Tercera Roma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El águila bicéfala, escudo de armas de la última dinastía imperial del Imperio Romano de Oriente (Patriarcado Ecuménico, Constantinopla).

El término Tercera Roma describe la idea de que alguna ciudad, estado o país europeo es la sucesora del legado del Imperio romano (la "Primera Roma") y su estado sucesor, el Imperio bizantino (la "Segunda Roma").

La semilla de este concepto fue lanzada por Constantino el Grande, cuando mudó la capital de Imperio de Roma a Constantinopla, que pronto pasó a ser denominada "la Nueva Roma."[1]

Reclamos de Rusia[editar]

No habían sino transcurrido unas pocas décadas de la Caída de Constantinopla a manos de Mehmed II del Imperio otomano el 29 de mayo de 1453, cuando ya algunos nominaban a Moscú como la "Tercera Roma", o la "Nueva Roma".[2] Las raíces de este sentimiento comenzaron a gestarse durante el reinado del gran duque de Moscú Iván III, que había contraído matrimonio con Sofía Paleóloga. Sofía era sobrina de Constantino XI, el último Emperador bizantino e Iván podía reclamar ser el heredero del derrumbado Imperio Romano de Oriente (Imperio bizantino).

Inicialmente, la noción de la "Tercera Roma" no era necesariamente de naturaleza imperial, sino apocalíptica. Su propósito era destacar el rol de Rusia como el último recordatorio "en la selva", de la que alguna vez fue la grandiosa civilización cristiana, la mayoría de la cual había sucumbido ante la herejía -el Catolicismo romano era considerado herético por muchos creyentes ortodoxos-. Por lo tanto Rusia era considerada comparable a los siete mil israelitas que se habían rehusado a adorar a Baal durante la época del profeta Elías, una figura bíblica inmensamente popular en la Ortodoxia.

La historia de la "Tercera Roma" ("la Segunda Contantinopla") comenzó en Tver, durante el reinado de Borís de Tver, cuando el monje Fomá (Tomás) de Tver escribió La eulogía del Grande y Pío Príncipe Borís Alexándrovich en 1453.[3] [4]

La idea cristalizó con un panegírico compuesto por el monje ruso Filoféi de Pskov en 1510, el cual en una carta al gran Duque Basilio III, proclamó, "Dos Romas han caído. La Tercera se sostiene. Y no habrá una cuarta. ¡Nadie reemplazará tu reino de zar cristiano!" En forma contraria a la creencia popular errada, Filoféi explícitamente identifica a la Tercera Roma con Moscovia (el país) en lugar de con Moscú (la ciudad).

Además, Moscú se encuentra emplazada sobre siete colinas, al igual que Constantinopla o la Roma auténtica.

Reclamos otomanos[editar]

Mehmed II entra por las Puertas de Constantinopla, por Fausto Zonaro.

Luego de la caída de Constantinopla, Mehmed II se auto proclamó Kayser-i Rum, literalmente César de los romanos. El Imperio otomano también capturó Otranto durante este período y se ha especulado con que Mehmed II estuviera planeando tomar Roma cuando su campaña italiana quedó abortada a causa de su muerte súbita. El título cayó en desuso luego de su muerte, pero los cuerpos imperiales creados por Mehmed II sobrevivieron por varios siglos. El historiador turco İlber Ortaylı apoya este reclamo, citando al maquillaje multicultural del estado y la aceptación por parte del Sultán Mehmed de ciertas costumbres de la corte de Bizancio.

El profesor Ortaylı considera que el reclamo de Rusia al título es de naturaleza nominal, y que el Sultán Mehmed basó las políticas de su corte y conquistas en crear una tercera Roma, esta vez islámica (la primera Roma era politeísta, y la segunda cristiana).

Debe hacerse notar que Suleiman el Magnífico, luego de vencer al Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Carlos V, firmó un tratado en el cual es identificado con el título de Rey de España, en lugar de Emperador, lo cual induce a Suleiman a considerarse a sí mismo el verdadero sucesor de César.

Existen numerosas evidencias de esta identificación, tal como cuando Ibrahim Pasha, Gran Visir de Suleiman, construyó estatuas en estilo romano en Constantinopla a pesar de que esto estaba reñido con la costumbre islámica, alegando que lo mismo era natural dado que el Imperio otomano era el sucesor de Roma.

Reclamos búlgaros[editar]

Es de destacar, que ya antes de Iván III, el zar Iván Alejandro de Bulgaria, relacionado con la última dinastía bizantina, ante la decadencia del Imperio romano de oriente en el siglo XIV, realizó reclamos similares. Los manuscritos búlgaros apoyaron la idea que Turnovo, la capital del Imperio búlgaro, era la nueva Constantinopla. Estos planes nunca se llevaron a cabo ya que los otomanos vencieron a los serbios en la Batalla de Kosovo en 1389, y pusieron fin al Segundo Imperio Búlgaro en 1396 con la ocupación del Despotato de Vidin. Sin embargo, las doctrinas, que se habían desarrollado al respecto previamente en Turnovo, fueron importadas a Moscú por Cipriano de Moscú, un clérigo de origen búlgaro que se convirtió en Metropolitano de Moscú en 1381.

Reclamos italianos[editar]

Giuseppe Mazzini, nacionalista y patriota italiano promovió la noción de la "Tercera Roma".[5] Expresó, "Luego de la Roma de los emperadores, luego de la Roma de los Papas, vendrá la Roma de la gente", haciendo referencia a la unificación de Italia y la designación de Roma como su capital.[6]

En sus discursos, el dictador italiano Benito Mussolini hacia referencia a su Italia fascista como la "tercera Roma."[7] Terza Roma (Tercera Roma; la Roma fascista luego de la Imperial y la Papal) era también el nombre del plan de Mussolini para expandir Roma hacia Ostia y el mar. El barrio denominado EUR fue el primer paso en este sentido.[8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Second Ecumenical Council, 381 AD, Canon III. Philip Schaff, D.D., LL.D. and Henry Wace, D.D., ed. (1994), Nicene and Post-Nicene Fathers, Second Series, Vol. 14, "The Seven Ecumenical Councils", Peabody MA: Hendrickson Publishers, p. 178 et seq. 
  2. Parry, Ken; David Melling (editors) (1999). The Blackwell Dictionary of Eastern Christianity. Malden, MA.: Blackwell Publishing. p. 490. ISBN 0-631-23203-6. 
  3. Robert Auty, Dimitri Obolensky (Ed.), An Introduction to Russian Language and Literature, p.94, Cambridge University Press 1997, ISBN 0-521-20894
  4. Alar Laats, The concept of the Third Rome and its political implications, p.102
  5. Giuseppe Mazzini
  6. Rome Seminar
  7. Martin Clark, Mussolini: Profiles in Power (Londres: Pearson Longman, 2005), 136.
  8. Discorso pronunciato in Campidoglio per l'insediamento del primo Governatore di Roma il 31 dicembre 1925, Internet Archive copia de un discurso de Mussolini.

Bibliografía[editar]

  • Dmytryshyn, Basil (transl). 1991. Medieval Russia: A Source Book, 850-1700. 259–261. Harcourt Brace Jovanovich. Fort Worth, Texas.
  • Poe, Marshall. “Moscow, the Third Rome: the Origins and Transformations of a ‘Pivotal Moment.’” Jahrbücher für Geschichte Osteuropas (2001) (In Russian: “Izobretenie kontseptsii “Moskva—Tretii Rim.” Ab Imperio. Teoriia i istoriia natsional’nostei i natsionalizma v postsovetskom prostranstve 1: 2 (2000), 61-86.)
  • Martin, Janet. 1995. Medieval Russia: 980-1584. 293. Cambridge University Press. Cambridge, UK.