Itauguá (Paraguay)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Itauguá
Central department, Itauguá.PNG
País Paraguay
• Departamento Central
Ubicación 25°23′00″S 57°20′00″O / -25.383333333333, -57.333333333333Coordenadas: 25°23′00″S 57°20′00″O / -25.383333333333, -57.333333333333
• Altitud 170 msnm
• Distancia 29 km
Superficie 122 km²
Fundación 27 de junio de 1728 por Martín de Barúa
Población 99.395 hab.
• Densidad 1090.84 hab./km²
Gentilicio itaugüeño/a
Lengua Español y guaraní
Huso horario -4 Gmt
Código postal 2740
Pref. telefónico (595) (294)
Intendente municipal Luis A. Salinas Tanasio
Patrona Virgen Nuestra Señora del Rosario
[editar datos en Wikidata]

Nuestra Señora del Rosario de Itauguá o simplemente Itauguá es una ciudad de Paraguay, en el Departamento Central, situada a 30 km de la ciudad de Asunción capital del país. Es reconocida a nivel nacional e internacional por su exquisito y peculiar arte del ñandutí, un tipo de encaje derivado de bordados hispanos tales como el "Sol de Tenerife" (Islas Canarias), introducidos con la colonización en los siglos XVII y XVIII, al cual debe su denominación de “Ciudad del Ñandutí”, como también se la conoce. Se encuentra ubicada al Noreste del Departamento, siendo sus límites al Norte: el Lago Ypacaraí y Areguá al Sur: Itá y Pirayú, al Este:Ypacaraí y al Oeste: Capiatá y Julián Augusto Saldívar.

Fue fundada en 1728 por el barón Martín de Barúa, y es en la actualidad una de las ciudades con mayor índice de crecimiento demográfico y expansión urbana del Departamento Central, ubicándose en la 6º posición entre las ciudades más pobladas del departamento y el 12º lugar a nivel país, según las proyecciones estimadas por la DGEEC en el año 2008. También es una de las más extensas a nivel departamental, solamente superada en ese ámbito por Villeta, Nueva Italia, Luque e Itá.

Además, Itauguá se destaca por su patrimonio arquitectónico, su música folklórica y su entorno natural. Además es sede importantes instituciones tales como el Hospital Nacional, el Centro Educativo Itauguá (correccional de menores) y el emblemático Museo San Rafael. Por medio de la ordenanza departamental 12/04 fue declarada oficialmente “Capital del Ñandutí y Cuna de la Artesanía Departamental”.

Toponimia[editar]

Existen por lo menos dos hipótesis que tratan de establecer el origen del nombre:

La principal señala que proviene de un cauce hoy desaparecido que regaba parte de su territorio, el arroyo Itay, afluente del Jukyrymi. Así, al combinar el vocablo guaraní “itay” (agua proveniente de la piedra), más el sufijo “gua” que indica "pertenencia a un lugar", se obtiene la denominación de “Itaygua”, lo cual quiere decir “ originario de donde el agua surge entre las piedras”.

Otra versión sostiene que durante la época colonial, los primeros pobladores se concentraron en torno a un pequeño cerro de basalto, que es una piedra de color negro, lugar donde existía una capilla, a la cual los habitantes de la llamaban Capilla de "Itá Hüguá" (lugar de la piedra negra), que probablemente fuera un nicho o ermita. Esta presunción es puesta en tela de juicio por el historiador Dr. Mariano Celso Pedrozo, quien alega que no existieron rocas basálticas en la zona.

Para ambos casos se supone que, como a los españoles que vinieron en aquel entonces se les hacía difícil la pronunciación de esos sonidos nasales, lo establecieron como Itauguá, principalmente por razones de eufonía.

Características Ambientales[editar]

La ciudad de Itauguá se encuentra ubicada en una región privilegiada donde interactúan dos sistemas relevantes:

• un sistema ecológico conformado por la Cuenca del Lago Ypacaraí, con recursos naturales y paisajísticos muy significativos

• un sistema social técnico como es el que conforma la Gran Asunción.

Esto hace que Itauguá presente una diversidad de ambientes: el urbano, el rural productivo y el natural; lo cual lo distingue de otros distritos -o totalmente urbanos o predominantemente rurales- y en donde radica su fortaleza.

Geografía[editar]

Superficie[editar]

114 Km² (122 Km² incluidas aguas distritales en el Lago Ypacaraí).

Clima[editar]

Cálido, húmedo, temperatura media anual de 28ºC, con una precipitación pluvial anual de 1500mm aproximadamente.

El cerro Patiño se constituye en toda una estampa del paisaje itaugueño.

Relieve[editar]

Topografía accidentada compuesta por zonas altas, marcados por los límites de la Cuenca del Lago Ypacaraí y zonas bajas, en el área que rodea al lago. Su cota es de un promedio de 140 ms. con respecto al nivel del mar, siendo su elevación más notable el Cerro Patiño, con 246 metros de altura.

Arroyo Estrella en la compañía Potrero Guasú.

Hidrografía[editar]

Forma parte de la cuenca hidrográfica del Lago Ypacaraí, cuya superficie es de 1100 Km2, lo cual hace que sea la mayor cuenca hidrográfica del Departamento Central. La extensión costera sobre el lago es aproximadamente de unos 4km.

El distrito está atravesado por cauces tributarios del mismo, los principales son el arroyo Jukyrymí y sus afluentes el Mboi’y y el Pasopé. Otros arroyos son Ybyraty, Lima, Estrella y Plata. Algunas lagunas y humedales completan el sistema hidrográfico.

Historia[editar]

Periodo Precolombino[editar]

Antes del descubrimiento del Paraguay, el actual territorio itaugueño se encontraba bajo el dominio de la nación Guaraní, precursores del subsiguiente asentamiento definitivo del pueblo. El panorama geográfico de la zona que habitaban comprendía una topografía accidentada, sin campos abiertos, con ondulaciones y causes de aguas cristalinas; propicias para una exuberante vegetación y variada fauna.

Esta abundancia de recursos y la estratégica ubicación en torno a la laguna Tapirakuai (hoy en día Lago Ypacaraí), el murallón del cerro Ybytypané (Cerro Patiño) y el arroyo Jukyrymí con sus afluentes, ofrecían inmejorables condiciones para establecimiento de grupos humanos. Por eso se afincaron allí algunos grupos de avanzada, descendientes de la gran familia de parcialidades guaraníes provenientes del este, de la cuenca del río Paraná y el litoral del océano Atlántico.

Si bien los mismos eran de naturaleza nómada, dejaron tras de sí rastros de su presencia, principalmente en las urnas de cerámica empleada en sus ritos funerarios, descubiertas ocasionalmente en varios puntos del municipio.

Poblamiento y fundación[editar]

Con el advenimiento de la conquista y colonización por parte de la corona española, la Orden Misionera Franciscana fue estableciendo varias reducciones indígenas en zonas cercanas a Asunción. Por ello, se puede afirmar que la primera fundación de Itauguá fue realizada mediante la tarea evangelizadora de los “silvícolas itaugueños” a cargo de los misioneros franciscanos asentados en Yaguarón, pueblo que durante los Siglos XVI y XVII fuera un importante centro operativo de catequización.

Esta ardua labor misional consiguió que, a principios del 1700, el catecumenado aborigen se estableciera en torno a una rústica capilla erigida en honor a la Virgen del Rosario, formando un primitivo núcleo poblacional. Las primeras construcciones no habrán sido más que mejoras del tapyi o choza indígena, pero la aldea así establecida logró consolidarse en torno a la plaza delimitada por la ordenanza virreinal, para la distribución de los solares familiares.

Ya desde la época del Gobernador Domingo Martínez de Irala, los grupos nativos asentados cerca del arroyo Itay pasaron a formar parte del sistema de Encomiendas o Mitas, o sea, un grupo indígena especial que no se constituía en pueblo propiamente dicho; pero que estaban nucleados en tierras propias y con vida social autónoma, sin dependencia de fuerzas civiles foráneas. Así quedaron establecidas las “Mitas” de Itay, que permanecían al cuidado de los gobernadores, y eran llamados a trabajar en grupos a la ciudad de Asunción, temporalmente; para luego volver a sus hogares con el correspondiente pago consistente en ropas o alimentos, ya que no había moneda circulante.

La segunda fundación de Itauguá o bien dicho la fundación oficial efectuada por la autoridad española, se cimentó sobre el poblamiento previo resultante de la actividad misionera y la presencia de estas mitas, con importante número de pobladores. En la historia de las ciudades del país fundadas durante la Colonia, se observa que algunas de ellas poseen actas de fundación, como por ejemplo las de Villarrica, Concepción, Villeta, entre otras. También existen otras comunidades (tava) o reducciones indígenas, que los españoles convirtieron en ciudades o pueblos, que por dar algunos nombres podemos citar a Ita, Yaguarón, San Ignacio, San Juan Bautista, Santa Rosa, San Estanislao, etc. Otras ciudades en cambio, surgieron por aglomeración de gente y no tienen una fecha de fundación precisa, como el caso de Itauguá.

En rigor, la instalación espontánea de los vecinos en suelo itaugueño se realizó varios años antes de la “fundación” del pueblo, la cual se produjo por disposición del barón Martín de Barúa, durante su corto periodo de mandato al frente de la Gobernación del Paraguay. Anexo a este trascendental suceso, el historiador y naturalista español Félix de Azara, funcionario del estado, que vino al país como ingeniero delineador (mensurador o topógrafo); ayudó a certificar el nacimiento del mismo en común acuerdo con la junta municipal, estableciendo así una fecha convencional: 27 de junio de 1728.

Ya sea por tradición o bien por ser práctico, lo cierto y concreto es que de manera oficial y a todos los efectos, se señala al Gobernador Martín de Barúa y Picazza como fundador de la ciudad, con el nombre de Nuestra Señora del Rosario de Itauguá, en la mencionada fecha.

Durante el gobierno de Barúa y Picazza, la aldea itaugueña ya presentaba una población suficiente para constituirse en una parroquia. Por lo tanto, era menester su correspondiente oficialización para el establecimiento de las instituciones criollas. Algunos aspectos que fueron tenidos en cuenta para oficializar dicha fundación fueron:

• La importancia de la Reducción preliminar al cristianismo en seguimiento de la evangelización franciscana, durante más de una década de adoctrinamiento.

• La incorporación de los criollos dentro del sistema de civilización y evangelización.

• La cercanía estratégica de las Misiones de Itá, Yaguarón y Capiatá.

• Su producción de bienes agrícolas y artesanales, muy necesarios para la región.

• Los acontecimientos de la caldeada época de los movimientos Comuneros, que obligaban al Gobernador a justificar su buena administración.

• El posible pedido correspondiente de la Orden Franciscana al Obispado y a la gobernación de aquel entonces, para la incorporación de más criollos, de tal modo a generar un rápido proceso de mestizaje.

Otra posible razón por cual se estableció la población en ese lugar, se debe a que en la época colonial existía un puesto de control o especie de aduana interna, en un lugar llamado Mba’e Pirungá, (es una degeneración del apellido del dueño original) que según referencias estaba ubicado entre el arroyo Mboi’y (víbora del agua) y otro arroyo (actualmente es el km 25 sobre la Ruta Mcal. Estigarribia), y por el otro lado un campo con bosquecillos que en ese entonces se llamaba Guazú Vira (ciervo de los pantanos), que se extendía hasta el cerro Caacupé.

La entonces capilla de Itauguá estaba ubicada entre los dos puestos de control de Mbae Pirungá y Guazú Virá, y dichos puestos eran custodiados en el camino o calle que empezaba en el km 24 hasta entroncar con la ciudad de Pirayú, el cual era denominado “Camino Real”.

Periodo Colonial[editar]

En su etapa temprana, el pueblo de Itauguá apenas establecido, no pudo sustraerse de los caldeados acontecimientos surgidos en torno de las Revueltas Comuneras, pues fue foco de acciones “anti regalistas”. En 1733, un grupo de vecinos asuncenos y lugareños acaudillados por Ramón Saavedra, se organizó en una “Junta del Pueblo” en Mbocajaty, para alzarse en contra la autoridad española, como reacción ante lo que se percibía como un atropello a los intereses del pueblo en favor de la poderosa Compañía de Jesús. Fue el mismo Saavedra quien tomó el mando de un contingente armado, que presentó combate en Guajaibity a las fuerzas del Gobernador Agustín de Ruiloba, el cual fue ultimado en el entrevero. Posteriormente, en 1735, los refuerzos del Virrey Baltazar García Ros habrían de imponerse a los comuneros en Tavapy (actual Roque González de Santacruz), poniendo fin a la revuelta. Varios de cabecillas fueron encarcelados, exiliados o ejecutados como en el caso de Saavedra.

Son pocas las referencias que se tienen del poblado en años posteriores. Hacia 1761 sus habitantes ya alcanzaban un millar, con predominancia étnica indígena guaraní, con unos pocos españoles y criollos; a los que se añadieron algunos pardos libres, manumitados por el Gobernador Pedro Melo de Portugal en 1782.

En 1769, fue declarado vice parroquia de Pirayú por disposición del Obispo De la Torre, con lo que se dio inicio al remozamiento de la primigenia capilla y a la posterior edificación de un nuevo templo, que concluyó en 1795. Para ese año, la población era de 2235 habitantes, y seis años después, sumaba 2.796.

Por tanto, la tasa de crecimiento en aquella época podría ser estimada en 50 nuevos pobladores por año, en contraste con las localidades de los alrededores, como Itá, Yaguarón e Ypané, que sufrieron una recesión demográfica motivada por varios factores, como el éxodo de los indígenas ante el abuso del sistema de las “mitas”.

Periodo Independiente[editar]

Siglo XIX[editar]

Los albores de la de la gesta de Mayo de 1811 encontraron a Itauguá asumiendo su “mayoría de edad” como población, con el establecimiento de elementos que definirían su carácter urbano, tales como:

• La apertura de calles circundantes a la plaza del templo parroquial.

• La división en cuadrículas de las manzanas, con el trazado de dichas calles, que no existía con anterioridad pues solo se utilizaban caminos de trazado irregular.

• La construcción de unidades habitacionales seriadas, para solares familiares.

El periodo de la dictadura francista supuso para al Paraguay el aislamiento y el nulo contacto con elementos extranjeros. Esto favoreció el auge de la manufactura artesanal, cuyo punto culminante sería, aproximadamente en esa época, el nacimiento del ñandutí, símbolo cultural de la ciudad y del país.

Otro evento trascedente se dio en 1830, a cien años de la fundación, cuando el templo parroquial fue totalmente refaccionado, con el agregado de “diez lances con sacritía” y el aporte de “ornamentos trasladados desde Areguá” y “una campana proveniente de Itapúa”.

Hacia 1850 Itauguá administraba hasta la parroquia de la ciudad de Areguá y toda la actual ciudad de Ypacarai, y extendía la población al oeste en la zona de Mba'e Pirungá (actualmente Mboi'y), donde estaba el puesto aduanero. Desde la independencia hasta la época de López la autoridad estaba a cargo de un "Jefe Político" que cumplía la función de todos los poderes políticos. Recién hacia 1851 se nombró un Juez de Paz en la zona.

A partir de la segunda mitad el S. XIX, la zona tuvo un crecimiento económico y poblacional muy grande, en especial durante el gobierno de Carlos A. López, cuando se construyeron los módulos de viviendas seriadas, un gran adelanto para la época, de las que se conservan hasta hoy día edificaciones emblemáticas como el Museo San Rafael, la recova (galería) ubicada sobre la calle Tte. Esteban Martínez y otros. La inauguración del servicio regular del tren hasta las estaciones de Patiño y Guazú Vira (hoy Ypacarai) el 27 de marzo de 1862, estableció un hito en la modernización de la infraestructura pública del trasporte.

Durante la Guerra contra la Triple Alianza, su población debió ser evacuada, siguiendo las tácticas de la “guerra arrasada” ordenada por el Mariscal Francisco Solano López; tras la ocupación de la capital y la retirada de las tropas hacia las Cordilleras, a principios del año 1869. Por ello, al igual que otras poblaciones aledañas, Itauguá fue saqueada por los invasores. Muchos de sus habitantes ya no volverían al terruño, victimas del enemigo, el agotamiento, las enfermedades y el hambre que acompañaba los restos del ejército paraguayo.

Una vez concluida la hecatombe, la reorganización poblacional y social fue lenta. A fines del siglo XIX e inicios del siglo XX se produjo el arribo de grupos de inmigrantes provenientes de Europa y Medio Oriente, que contribuyeron significativamente a dinamizar la vida de la comunidad, además de dejar su impronta en el apellido de sus descendientes, tales como los Alé, Barbotte, Bittar, Brondel, Carnibella, Cóppulo, Daiub, Goodacre, Matteucci, Pettengill, Tanasio, Tottil, por citar algunos.

En 1887, su territorio sufrió la desmembración de la estación de Tacuaral, que luego pasó a ser la ciudad de Ypacaraí, a causa de un pedido efectuado por los vecinos, ante el gran movimiento progresista que alcanzó la misma gracias a la infraestructura de la vía férrea. Esta no sería la única intervención relacionada con su integridad territorial, puesto que años más tarde, en 1906, un decreto del Poder Ejecutivo lo integraría al Departamento de Paraguarí junto a los partidos de Carapeguá, Tabapy, Caballero, Escobar, Yaguarón, Pirayú e Ypacaraí. Por último, en 1945, otro decreto habría de ubicarlo definitivamente en el Departamento de la Asunción o Central.

El 23 de diciembre de 1892, bajo la iniciativa del cura párroco Andrés Avelino Insaulrralde, se conformó una “Asociación Popular” destinada a movilizar a la población para la reconstrucción del templo parroquial Virgen del Rosario, el cual se encontraba el ruinoso estado desde la post guerra del 70. Los trabajos se iniciaron en 1896 y culminaron doce años después, requiriendo ingentes esfuerzos de la comunidad para costear las obras, las cuales alcanzaron un costo global de 78.972,90 pesos fuertes de la época. La consagración de la nueva iglesia se realizó el 4 de Octubre de 1908, con un solemne acto que contó con la presencia del presidente de la república, Dr. Emiliano González Navero.

Población[editar]

Itauguá cuenta con 89.449 habitantes en total, de los cuales 44.997 son varones y 44.451 son mujeres, según proyecciones de la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos.

Ésta se distribuye de forma irregular a lo largo del territorio, ocupando el 46% de la superficie municipal. Podemos dividir al municipio en tres grandes áreas de concentración poblacional:

Casco urbano histórico[editar]

Concentra los mayores índices de densidad habitacional y las principales instituciones de la comunidad. Es también el motor económico del municipio.

En él se resguarda el importante patrimonio arquitectónico y las pautas culturales que definen la idiosincrasia itaugueña. Contiene a los barrios tradicionales, los cuales son principales y frecuentes protagonistas de las actividades realizadas en la comunidad.

Área dormitorio[editar]

Comprende principalmente una franja sobre la Ruta Mcal. Estigarribia, que se extiende en dirección este-oeste por 3 kilómetros aproximadamente. Allí predomina la población proveniente de diversos puntos del país, atraída por la facilidad de acceso a la tierra y la cercanía de la gran Asunción. Incluye a las compañías Mboiʼy, Mbocajaty Norte y Sur, las villas Conavi y en los útimos años a los asentamientos o "territorios sociales" tales como Gaspar R. de Francia, Virgen de Caacupé, Sarita, etc.

Área rural[editar]

Se destaca por un sistema de vida que está relacionado a la producción agropecuaria a pequeña y mediana escala. En algunos compañías como Potrerito o Guajaibity, se encuentra en transición entre el ambiente rural productivo y el urbano. En los últimos años ha acusado una significativa disminución en el porcentaje habitantes, según los datos arrojados por el censo de población del año 2002.

División territorial[editar]

Compañias de itauguá.

El territorio de Itauguá está conformado por una zona urbana y 16 compañías aledañas.

Zona Urbana[editar]

Históricamente, el área urbana de Itauguá estaba comprendida en un radio de 1 Km. medido desde la iglesia Virgen del Rosario, limitado principalmente por grandes propiedades privadas o terrenos anegadizos en la zona del arroyo Jukyrymí. Actualmente este radio no condice con la realidad, siendo de esta manera mucho más extenso la zona que abarca.

Posteriormente, el crecimiento de la población con la consiguiente conformación de nuevos barrios, especialmente a partir de la década del 50 del pasado siglo, extendió el área a ambos lados de la Ruta 2, consolidándola como el espacio de mayor densidad habitacional del municipio.

En el año 2008, la Junta Municipal aprobó la extensión del ejido urbano a 1842 hectáreas, permitiendo así que importantes sectores de las compañías quedaran integrados al mismo. Esta medida tuvo como finalidad la de obtener mayor información acerca de los inmuebles y lotes, para el ordenamiento del catastro. Sin embargo, aún se deben reglamentar sus alcances, especialmente a lo que respecta a las delimitaciones barriales, imposiciones tributarias, servicios básicos y otros.

Los barrios de la zona urbana son:

Sector Sur: San Roque, Santa Teresa, Ycuá Naranja, Ocara Poty, Corazón de Jesús, San Isidro, 6 de Enero, Cristo Rey y Niño Jesús.

Sector Norte: Guadalupe, San Vicente de Paul, San José Obrero, Virgen del Rosario, Villa Jardín, Arsenio Erico, Santa Teresa y María Auxiliadora.

Compañías[editar]

Al principio, las Compañías habrían sido lugares o parajes informales de prolongación del Centro urbano, para su uso, residencia o por su labranza, como parte no urbanizada. Se tiene como referencia convencional a la Ruta Nº 2 “Mcal. Estigarribia” que atraviesa longitudinalmente el municipio dividiéndolo en partes casi iguales.

Al Norte[editar]

Estanzuela: a orillas del lago, es reconocida por la tradicional producción de frutilla.

Patiño: donde se encuentra la estación del ferrocarril.

Guayaibity: histórico escenario de una batalla durante las Revueltas Comuneras.

Mbocajaty del Norte: asiento de importantes industrias.

Valle Karê: uno de los enclaves productores del Ñandutí.

Cañadita:

Ybyraty: notable por la explotación de sus canteras de caolín.

Al Sur[editar]

Mboiʼy: posee las mayores características urbanas entre las demás compañías.

Aldama Cañada: debe su nombre a la “Hacienda Aldama” antiguamente establecida allí.

Mbocajaty del Sur: cuna del insigne vate Don Félix Fernández, autor de la canción “Cerro Cora”.

Huguã Potí: cubierta por importantes remanentes boscosos

Itauguá Guasú: sede del Gran Hospital Nacional.

Potrerito: es una zona de transición urbana-rural.

Guasuvirá: antaño la compañía más extensa, que incluía a las actuales ciudades de Ypacaraí y Pirayú.

Potrero Guasú: importante zona de producción agrícola y ganadera.

Ñu Poʼi: allí se encuentra la naciente del arroyo Jukyrymí.

Economía[editar]

Sector Primario[editar]

Agricultura[editar]

Producción frutihortícola para renta y autoconsumo (lechuga, berro, frutilla, tomate, locote, melón, sandía), algodón, batata, caña dulce, coco, mandioca, maní, maíz, plantas medicinales, poroto, sésamo, zapallo. Floricultura

Pecuaria[editar]

Avicultura y cría de bovinos, equinos y porcinos a pequeña escala. Tambos lecheros. Piscicultura.

Sector Secundario[editar]

Desde el siglo XIX, Itauguá se ha carcterizado por su producción de materiles cerámicos.
Industria Fabril[editar]

Alimentaria, de la Construcción, Químicas, Sidero-Metalúrgicas, Textil, Autopiezas

Industria Manufacturera[editar]

Calzados, Curtiembres, Aserraderos, Mataderos, Olerías.

Artesanía[editar]

Ñandutí

Itauguá se caracteriza especialmente por la elaboración y venta del ñandutí, manteles , vestimentas, encajes, etc. La producción es exportados a países europeos principalmente. Los turistas manifiestan su interés por él, considerándolo un producto imperecedero que conquista fácilmente el mercado internacional.

Sector Terciario[editar]

Bancos, financieras, casas de cambio, cooperativas, importante actividad comercial se genera en torno al Mercado Municipal, de cobertura local y regional.

Sobre la Ruta II Mariscal José Félix Estigarribia se desarrolla la principal franja comercial, donde se destacan los destinados a venta de artesanía, principalmente del Ñandutí. Los demás comercios forman parte del centro de abastecimiento local, tales como: farmacias, supermercados, ferreterías, talleres mecánicos, y otros tipos de negocios como almacenes de suela, carnicerías, mercerías, librerías, boutiques, herrerías, etc.

Turismo. Hotelería, bares y restaurantes. Hola Soy Salvaax :3

Infraestructura[editar]

La ciudad cuenta con abastecimiento de agua potable a través de Juntas de Saneamiento Ambiental y no cuenta con alcantarillado sanitario. Cuenta, además, el club 12 de octubre, el polideportivo denominado “Dr. Nicolás Leoz” y el correccional de menores "Panchito López".

Cultura[editar]

Calle céntrica de Itauguá.
Edificación de estilo colonial.

Música[editar]

Itauguá es cuna de importantes artistas y grupos musicales, principalmente del ámbito de la música folklórica paraguaya y latinoamericana. Varios de ellos han ganado importantes trofeos y reconocimientos a nivel regional. Entre los más destacados se encuentran Vocal Dos, Grupo Evolución, Grupo Surgente, Trova Bohemia, las Guitarras de Itauguá, Los Moyanos, el dúo de guitarras Richer Palma, Isidro Benítez.

Con respecto a música clásica, cuenta con una filial del Conservatorio Nacional de Música y la Asociación Filarmónica de Itauguá (AFI), con su Orquesta de Cámara “Fernando Centurión”, los cuales frecuentemente realizan presentaciones tanto en el país como en el extranjero.

El rock en los últimos años ha experimentado un importante crecimiento de la mano de grupos como Los Profanos, Palosanto, Karma, Radio Base y Vinilo`s.

Tradición ecuestre[editar]

La Asociación de Jinetes Pioneros Itaugueños desde hace más de quince años viene realizando una destacada labor en la preservación y difusión de las tradiciones propias del campo, así como de la música denominada "sortijera".

Cinematografía[editar]

En la ciudad de Itauguá se han rodado algunos largometrajes tales como:

• Paraguay (1945), documental estadounidense producido por Julien Bryan.

• La sangre y la semilla (1960), coproducción paraguayo-argentina.

• Novena (2011), de Enrique Collar.

• Costa Dulce (2013), de Enrique Collar.

Turismo y sitios de Interés[editar]

Recursos Naturales[editar]

  • Cerro Patiño y serranías: También conocido como Ybytypané, es el punto más elevado del municipio, con 246 metros de altura y más de dos kilómetros de extensión. Constituye una prolongación de la cordillera de los Altos y un importante remanente de la cobertura boscosa del departamento. Su fauna está estrechamente relacionada al ecosistema del lago Ypacaraí. Ideal para campamentos, senderismo y otras actividades al aire libre.
  • Lago Ypacaraí
  • Canteras de Caolín: Principales proveedoras de materia prima para la importante industria de la construcción. Depósitos sedimentarios que contienen restos fósiles de organismos marinos.
  • El Cerrito: Curiosa formación, es un pequeño montículo ubicado en el barrio Arsenio Erico. Mirador natural donde resaltan los afloramientos rocosos y peculiares especies arbóreas que lo pueblan. Se encuentra allí un reservorio de agua potable de la ciudad.
  • Arroyos Lima, Estrella y Plata: Rodeados por exuberante vegetación, estos cursos de agua cristalina son lugares concurridos especialmente durante los meses de verano. El primero de ellos forma la pileta natural llamada Urakuraʼa, delimitada por rocas basálticas. El segundo corre entre profundas cárcavas a lo largo de su curso. El último marca el límite con Pirayú.


Edificios Emblemáticos[editar]

  • Iglesia Virgen del Rosario: De estilo neoclásico, sus planos fueron realizados en el Uruguay a pedido del entonces embajador, y luego presidente de la nación, Dr. Pedro P. Peña. El autor de su diseño, que ha permanecido en el anonimato, se inspiró en el concepto del “triángulo de Velázquez” para armonizar el frontis torre con sus lances. Su construcción demandó doce años, ya que los trabajos se iniciaron en 1896 y concluyeron en 1908. Está circundada por una plazoleta que es centro de actividades litúrgicas y civiles.
  • Casas seriadas: Edificadas bajo los gobiernos del Dr.Gaspar Rodríguez de Francia y Don Carlos A. López. Se encuentran en buen estado de conservación y constituyen una de las primeras muestras de viviendas urbanas planificadas en el país. Una anécdota acerca de ellas: en la vivienda de la Srta. Julia Álvarez, fue ejecutada por primera vez la polka “Colorado” por dos músicos de la compañía Guajaibity, a pedido del Gral. Bernardino Caballero, como serenata a dicha joven, que a la sazón era su prometida.
  • Museo Parroquial San Rafael: Fundado en 1964 por el Padre Mariano Celso Pedrozo, es el primer museo parroquial del interior del país. Contiene obras del arte sacro e imaginería, entre las que se destaca la imagen del Arcángel San Rafael del S.XVII, restos del retablo original de la iglesia, armas y pertrechos de las Guerras Contra la Triple Alianza y del Chaco, efectos personales del poeta Félix Fernández, entre otros objetos de interés. En una sección especial se encuentra el museo del Ñandutí.
  • Estación del Ferrocarril: Fue el punto obligado de entrada a la ciudad durante las primeras décadas del siglo XX. Es una edificación de mediano porte, de estilo fabril, con gruesas paredes y pilastras de hierro forjado. Pertenece al patrimonio de Ferrocarriles del Paraguay (FEPASA).


Festividades[editar]

  • Festivales de verano Viernes Culturales
  • Aniversario fundacional: La ciudad se viste de fiesta a finales del mes de junio para recordar su aniversario, los festivales con danzas, música y grupos folklóricos captan la atención de otras ciudades.
  • Expo Frutilla
  • Festival del Ñandutí: Es una de las máximas expresiones culturales de este distrito, que anualmente atrae a una gran cantidad de público desde hace más de tres décadas. La primera edición tuvo lugar en junio de 1970, originada en la denominadas “peñas luneras”. En este evento tienen participación grandes artistas como Juan Cancio Barreto, Grupo Generación, Trova Bohemia, Quemil Yambay, Vocal Dos, Oscar Pérez y su Conjunto y también el reconocido grupo Juan Carlos Oviedo y los Hermanos Acuña.
  • Fiestas patronales

Plazas y Monumentos[editar]

  • Monumento al Ñandutí: La postrera obra del reconocido escultor Hermann Guggiari está hecha de metal y su altura es de 18 metros. Representa a un árbol en cuyo ramaje se extienden los “ojos” dechados de este encaje. Situado al inicio del área urbana, en torno a intersección del antiguo Tapé Tujá (Tte. Esteban Martínez) y la moderna Ruta 2, cuenta con una plazoleta circundante.
  • Monumento a la Tejedora del Ñandutí: Constituida por un retablo labrado en madera. Fue erigido en el año 1998, por una comisión vecinal del Bº San Roque, como homenaje a la mujer itaugueña, cuyas ágiles manos dan origen al primoroso Ñandutí, símbolo de la comunidad.
  • Memorial al Soldado Desconocido: En la plaza de la municipalidad, consiste en un monolito con varias placas donde están inscriptos los nombres de los 220 itaugueños inmolados durante la Guerra del Chaco. Está rematada por la estatua del solado paraguayo hecha en metal.
  • Plaza de la Junta de Saneamiento
  • Peatonal del Casco Histórico
  • Paseo José Asunción Flores
  • Plaza Martín de Barúa

El Ñanduti[editar]

Es un encaje tejido en agujas, que se borda en bastidores circulares. El tejido da un detalle muy delicado a un sinfín de artículos del vestir, así como decorativos. Es preciso llegar hasta Itauguá para escuchar la leyenda del Ñandutí, que con emoción y orgullo es contada por las pobladoras.

Deportes[editar]

Estadio Juan Canuto Pettengill.

El equipo más importante de la ciudad es el Club 12 de Octubre de Itauguá, que juega en la Primera División del Fútbol paraguayo, y cuyo escudo es un Ñandutí. Su estadio es el Juan Canuto Pettengil, el estadio más grande de Itauguá. Le sigue el Club San Rafael con su frondoso estadio que día a día va mejorando. Su rival en la ciudad es el equipo Olimpia de Itauguá, pero que no juega en las divisiones más importantes del fútbol paraguayo.

Referencias[editar]

  • Pedrozo, Dr. M. C., (1994).4 Eras de la historia de Itauguá. Asunción: Artes Gráficas Zamphirópolos.
  • Reportaje al País. Tomo 1. Edición 2001. Asunción Paraguay.
  • Geografía Ilustrada del Paraguay - ISBN 99925-68-04-06 - Distribuidora Arami S.R.L.
  • La Magia de nuestra tierra. Fundación en Alianza. Asunción. 2007.

Enlaces externos[editar]