Héroe byroniano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término héroe byroniano define un tipo de personaje heroico que es a la vez idealizado e imperfecto, retratado por primera vez en el poema épico semi-autobigráfico de Lord Byron Las peregrinaciones de Childe Harold (Childe Harold’s Pilgrimage, 18121818). En esta obra, al igual que en posteriores obras literarias, los atributos del héroe byroniano incluyen:

  • Alto nivel de inteligencia y percepción.
  • Sofisticado y educado.
  • Misterioso, magnético y carismático.
  • Suele tener conflictos con la integridad y la ley.
  • Tener emociones conflictivas, tendencias bipolares o cambios bruscos de humor.
  • Autocrítico e introspectivo.
  • Desagrado por las instituciones y las normas sociales.
  • Ser un exiliado, un excluido o un «fuera de la ley».
  • Desprecio hacia los privilegios y el rango, tanto propios como ajenos.
  • Tener un pasado conflictivo.
  • Ser cínico, exigente y/o arrogante.
  • Poder de seducción y atracción sexual
  • Un solitario, a menudo rechazado por la sociedad.
  • Atributos oscuros o no habituales en un héroe.
  • Tendencia autodestructiva.

Los predecesores literarios del héroe byroniano en inglés pueden ser seguidos hasta la interpretación de John Milton de Lucifer y hasta los villanos y tiranos de la ficción gótica.

Después Las peregrinaciones de Childe Harold, el héroe byroniano apareció en otras varias obras de Byron, incluyendo una serie de poemas de temas orientales: Giaour (The Giaour, 1813), El corsario (The Corsair, 1814) y Lara (1814); y en Manfredo (Manfred, 1817).

Byron tuvo influencia sobre diversos autores y artistas del romanticismo como a Dumas en su Conde de Montecristo y sobre escritores de ficción gótica durante el siglo XIX. Uno de los ejemplos más recientes es el Stephen Dedalus de Retrato del artista adolescente de James Joyce. El héroe byroniano también aparece en muchas novelas contemporáneas y en el cine moderno, como un precursor del antihéroe.

Véase también[editar]