Hombre superfluo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retrato de Turguénev, obra de Iliá Repin (1879).

El hombre superfluo, (en ruso: «лишний человек» o “lishni chelovek”), es un personaje tipo de la literatura rusa del siglo XIX. Su presencia en los poemas, novelas y en el teatro ruso es suficientemente recurrente para ser considerado un arquetipo nacional.[1] El hombre superfluo es habitualmente un aristócrata, inteligente, sensible y también idealista, pero lo que lo define es su nihilismo.[2] Al ser melancólico y dubitativo como Hamlet[2] acaba siendo incapaz de ocuparse de cualquier acción efectiva. Aunque el personaje es consciente de la estupidez y la injusticia de la sociedad que lo rodea, se considera incapaz de cambiar las cosas y acabará siendo un simple espectador.[1]

Eugenio Oneguin[editar]

Aleksandr Pushkin fue el primero que introdujo éste personaje tipo en Eugenio Oneguin (1833).[1] En este largo poema (o novela en verso) se relata la historia de un héroe byroniano, romántico, rico y soñador, que está aburrido de su vida. Se complica en un duelo absurdo en el cual mata a su mejor amigo (Lensky) y rechaza a la mujer que ama (Tatiana) que aparecerá posteriormente casada con un general.

Diario de un hombre superfluo[editar]

El término “hombre superfluo” se hizo popular tras la publicación del libro de Iván Turguénev Diario de un hombre superfluo (1850).[3] La mayoría de los héroes de Turguénev están dentro de esta categoría, como Rudin (1856), Bazárov en Padres e hijos y Sanin en Aguas de Primavera (1871).[2] .

El hombre superfluo en la literatura rusa[editar]

El ejemplo más extremo del hombre superfluo es el protagonista de Oblómov (1859) de Iván Goncharov.[1] Oblómov, es un aristócrata joven y generoso, que vive de las rentas de unas tierras que nunca visita y que pasa su vida confinado en su habitación, tumbado en su diván, pensando sobre lo que “podría” hacer cuando se levante.

A lo largo los siglos XIX y XX, los hombres superfluos continuaron dominando las novelas rusas y las obras dramáticas. Se basan en este personaje tipo algunos de los más atractivos caracteres de la literatura rusa como Pierre Bezújov (en Guerra y Paz de Leon Tolstói 1865-69), el príncipe Myshkin o el joven Ippolit (en El Idiota, de Fiódor Dostoievsky 1868-1869) y numerosos personajes de Antón Chéjov.[1]

La crítica rusa[editar]

El crítico radical Nikolái Dobroliubov consideró al hombre superfluo ruso como una consecuencia de la servidumbre.[1]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Goetz, Philip W. (Editor in Chief) (1990). The University of Chicago, ed. The New Encyclopaedia Britannica (en inglés) 11 (15th edición). Encyclopaedia Británica Inc. p. 399. ISBN 0852295111. 
  2. a b c Mori, Moisés (2007). Estampas rusas. Un álbum de Ivan Turgueniev (Segunda edición edición). Oviedo: KRK Ediciones. ISBN 9788483670330. 
  3. Turgueniev, Ivan. Agata Orzeszek, ed. Diario de un hombre superfluo. Oviedo: KRK Ediciones. ISBN 8496476111. 

Bibliografía[editar]

  • Goetz, Philip W. (Editor in Chief) (1990). The University of Chicago, ed. The New Encyclopaedia Britannica (en inglés) 11 (15th edición). Encyclopaedia Británica Inc. p. 399. ISBN 0852295111. 
  • Mori, Moisés (2007). Estampas rusas. Un álbum de Ivan Turgueniev (Segunda edición edición). Oviedo: KRK Ediciones. ISBN 9788483670330. 

Enlaces externos[editar]

http://www.britannica.com/EBchecked/topic/574296/superfluous-man