Un héroe de nuestro tiempo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un héroe de nuestro tiempo
Geroy nashego vremeni.gif
Portada de la primera edición de la novela (1840).
Autor Mijaíl Lérmontov
Género Novela
Idioma ruso
Título original Герой нашего времени
Editorial Iliá Glazunov y K.
País Flag of Russia.svg Rusia
Fecha de publicación 1840

Un héroe de nuestro tiempo (en ruso: Герой нашего времени) es una novela de Mijaíl Lérmontov escrita en 1839 y revisada en 1841. Es un ejemplo de la novela del hombre superfluo, notable por su impulsivo héroe byroniano (o antihéroe) Grigori Pechorin y por las bellas descripciones del Cáucaso.

Argumento[editar]

Duelo entre Pechorin y Grushnitski. Lienzo de Mijaíl Vrúbel

El libro está dividido en cinco cortos cuentos o novelas, más (en la segunda edición, con un prefacio del autor). Hay tres narradores principales: un joven escritor de viajes anónimo que recibió los diarios de Pechorin tras serle legados por el capitán Maksim Maksímych, (que se diría que es el propio Lérmontov), un capitán veterano que sirvió con Pechorin durante un tiempo durante la guerra del Cáucaso, y el propio Pechorin a través de sus diarios. Los cuentos describen a Pechorin como impulsivo, emocionalmente distante y manipulador, capaz de un gran coraje pero aburrido por su vida en general.

En el cuento más largo, La Princesa Meri, Pechorin flirtea con una princesa, mientras lleva a la vez una aventura con Vera, que había sido amante de él. Mata a su amigo Grushnitski (a quien desprecia) en un duelo en el que los participantes están plantados en el borde de un acantilado para que la muerte del perdedor pueda ser explicada como una caída accidental. Finalmente, Pechorin rechaza a una mujer y es abandonado por la otra.

El prefacio explica la idea del autor sobre su personaje: "Un Héroe de Nuestro Tiempo, mis quedos lectores, es de veras un retrato, pero no sólo de un hombre. Es un retrato construido de todas los vicios de nuestra generación en pleno esplendor. Me volveréis a decir que un ser humano no puede ser tan malvado, y yo os contesto que si podéis creer en la existencia de todos los villanos de la tragedia y el romance, ¿por qué no creéis que existe un Pechorin? Si podéis admirar a tipos mucho más repulsivos y aterradores, ¿por qué no sois más misericordiosos con este personaje, incluso si es ficticio? ¿No es porque hay más realidad de la que desearíais?"

Pechorin[editar]

Pechorin es la encarnación del héroe byroniano. Las obras de Byron eran de reputación internacional y Lérmontov menciona su nombre varias veces durante la novela. De acuerdo a la tradición byroniana, Pechorin es un personaje contradictorio. Es a la vez sensible y cínico. Está poseído por una extrema arrogancia, tiene una profunda visión interna de sí mismo y personifica la melancolía del héroe romántico que se cría en la futilidad de la existencia y la certeza de la muerte. Toda la filosofía de Pechorin en cuanto a la existencia está orientada hacia el nihilismo, creando en él una personalidad distanciada, alienada, propia del hombre superfluo de la literatura rusa del siglo XIX. El nombre Pechorin está tomado del río Pechora en el norte de Rusia, como homenaje a Eugenio Oneguin de Aleksandr Pushkin, llamado así por el río Onega.

Pechorin trata a las mujeres como un incentivo para conquistas sin fin y no las considera valiosas por ningún aspecto en particular. Considera a las mujeres como la princesa Meri como poco más que peones en la conquista romántica, que en efecto no tienen valor en su búsqueda sin fin de placer. Esto se muestra en su comentario respecto a la princesa Meri: "A menudo me pregunto por qué estoy intentando tan duramente ganar el amor de una chica que no tengo el deseo de seducir y con la que nunca me casaré."

La única contradicción en la actitud de Pechorin hacia las mujeres es sus sentimientos genuinos hacia Vera, quien a pesar de todo lo ama, quizás debido a sus culpas. Al final de La princesa Meri a uno se le presenta un instante de esperanza al ver cómo Pechorin cabalga tras Vera. El lector prácticamente asume que el sentido de su existencia puede ser obtenido y que Pechorin puede finalmente darse cuenta de que los sentimientos verdaderos pueden existir. Toda una vida de superficialidad y cinismo no puede ser erradicada tan fácilmente y cuando interviene el destino y fallece el caballo de Pechorin, no muestra más esfuerzo de redención: "Vi cuan fútil y falta de sentido era buscar la felicidad perdida. ¿Qué más quería? ¿Verla otra vez? ¿Para qué?"

La última aventura de Pechorin cronológicamente es la primera descrita en el libro, mostrando los acontecimientos que explican su caída en depresión y retiro de la sociedad por venir, que resultan en su muerte predicha a sí mismo. El narrador es Maksim Maksímych que nos cuenta la historia de la bella princesa cherquesa Bela. Bela es secuestrada por su propio hermano Azamat para Pechorin a cambio de su ayuda para robar al bravo dzhiguit Kázbich su bellísimo caballo. Maksim Maksímych describe la persistencia ejemplar de Pechorin para convencer a Bela de que se entregue sexualmente a él, a lo que con el tiempo ella accede. Tras vivir un tiempo con Pechorin, éste comienza explicarle a Bela sobre su necesidad de libertad, por lo que Bela empieza a temer que la deje. Aunque Bela es completamente devota de Pechorin, dice que no es su esclava, sino la hija de una jefe tribal cherqueso, explicándole que lo dejaría si él no la quiere. La simpatía de Maksim Maksímych por Bela le hace cuestionar las intenciones de Pechorin. Éste admite que la quiere y que está dispuesto a morir por ella, pero que tiene un corazón rebelde e insaciable, y que su vida se halla más vacía cada día. Piensa que su único remedio es viajar, para mantener su espíritu vivo.

Enlaces externos y referencias[editar]