Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO)
Bandera del GRAPO.svg
Operacional Desde 1975
Objetivos Establecer un Estado socialista en España.
Regiones activas Flag of Spain.svg España
Ideología Socialismo marxismo-leninismo, antirrevisionismo, federalismo, estatismo, antiburguesía
Brazo político Partido Comunista de España (reconstituido)
Estatus El Gobierno de España considera que tanto los GRAPO como su supuesto brazo político, el PCE(r), constituyen una sola estructura terrorista.

Los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) son una organización terrorista española, de extrema izquierda, nacida en 1975.

En 2006, la Audiencia Nacional consideró que los GRAPO eran el brazo armado del Partido Comunista de España (reconstituido), el cual dirigía la organización.[1]

Historia[editar]

Primeros años (1968-1975)[editar]

Sus orígenes se remontan a 1968, con el nacimiento en París de la Organización Marxista-Leninista de España (OMLE)[2] escindidos del Partido Comunista de España (PCE), que acusaba de "revisionistas" no solo al PCE, sino también a la URSS y a los partidos que la apoyaban. La OMLE se autodisolvería durante su I Congreso, en 1975, surgiendo de ahí el PCE(r) y su supuesto brazo armado: los GRAPO[cita requerida].

La primera acción armada que todos los medios están de acuerdo en atribuir a los GRAPO tuvo lugar el 2 de agosto de 1975, en el canódromo de Madrid, cuando Enrique Cerdán Calixto, Abelardo Collazo Araújo y José Luis González Zazo, alias "Caballo", atentaron contra dos miembros de la Guardia Civil en un Simca 1000 de color blanco, resultando muerto Casimiro Sánchez García, y su compañero, herido de gravedad.[3] Sin embargo, según la página Testimonios Víctimas del Terrorismo, el primer muerto atribuible a esta banda armada sería Juan Antonio Alba Escalera (Barcelona, 8 de Octubre de 1975).[4] Unos días después del atentado del 2 de agosto, se perpetró otra acción terrorista (esta vez en Barcelona), acabando con la vida del agente de la Policía Armada Diego del Río Martín. Era el 29 de septiembre de 1975.[5]

El atentado que dio nombre a la banda se produjo tan sólo dos días después, el 1 de octubre de 1975, contra cuatro miembros de la Policía Armada en Madrid. Las víctimas fueron Joaquín Alonso Bajo, Agustín Ginés Navarro, Antonio Fernández Ferreiro y Miguel Castilla Martín. Al que estaba en la Avenida del Mediterráneo lo asesinaron Enrique/Fernando (según el diario ABC y Pío Moa, respectivamente) Cerdán Calixto (alias "Costa", autor del disparo y jefe del comando), Pío Moa Rodríguez (alias "Verdú", el que, supuestamente, le fracturó el cráneo con un martillo, extremo que desmiente él mismo[6] ) y un estudiante perteneciente a la Organización Democrática de Estudiantes Antifascistas (ODEA), Francisco Brotons Beneyto (más tarde miembro del Comité Central del Partido) que actuó como conductor; al que estaba en la calle Marqués Corbera lo asesinaron Eugenio Jesús Bueno de Pablos (autor de los disparos), José María Sánchez Casas y Juan Carlos Delgado de Codes, alias "Herrera" y jefe del comando; el que fue asesinado en la calle Agustín de Foxà, junto a la Plaza Castilla, lo fue por el comando dirigido por Abelardo Collazo Araújo (alias "Alfonso", autor de los disparos), José Balmón Castell y otro miembro que actuaba como conductor; el que estuviera en la calle Valmojado, fue asesinado por Manuel Gil Araújo (alias "José") y por Fernando Hierro Chomón, autor de los disparos de escopeta de cañón recortado que acabaron con su vida.[3] Este cuádruple asesinato es en respuesta a los cinco últimos fusilamientos en España durante la dictadura franquista. Se trata de tres miembros del FRAP y dos miembros de ETA, que se produjeron el 27 de septiembre de 1975.

Los GRAPO tras la muerte de Franco (1975-1982)[editar]

Tras la muerte de Franco, los GRAPO continuaron su actividad armada mediante la realización de acciones terroristas más violentas. En esos primeros años de la Transición, los GRAPO realizaron secuestros y atentados con una fuerte repercusión social. La amnistía de 1976 y los golpes policiales convirtieron al PCE(r) en un grupo residual y muy minoritario. Los GRAPO mantuvieron esporádicamente sus acciones armadas a pesar de que varias veces se dio por desmantelada a la organización. Sólo unos pocos militantes siguieron colocando explosivos, realizando atracos y extorsionando a empresarios contando con un casi nulo apoyo social. A lo largo de su historia han asesinado a más de 80 personas, la mayoría policías y militares.

En 1976 secuestraron al presidente del Consejo de Estado, Antonio María de Oriol y Urquijo, y posteriormente, ya en 1977, también secuestraron al presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, Emilio Villaescusa Quilis. Estos dos secuestros finalizaron el 11 de febrero tras ser liberados por la policía. El 24 de agosto de 1978 se produjo un ataque contra dos policías en Vigo, los cuales resultaron heridos.[7] El día 26 de agosto un grupo atracó una sucursal del Banco del Noroeste.[8] El 28 de ese mismo mes un grupo llamado Liga Armada Galega reivindicó los dos atentados anteriores junto al asesinato de un guardia civil en Santiago de Compostela,[9] si bien posteriormente el GRAPO reivindicó la autoría y acuso a la LAG de ser un "invento".[10] El 8 de enero de 1979 asesinaron al presidente de la Sala VI del Tribunal Supremo español, Miguel Cruz Cuenca, y perpetraron un atentado contra una cafetería madrileña que produjo ocho muertos.

Declive[editar]

En 1982 los GRAPO ofrecen un alto el fuego al gobierno de Felipe González y, tras las negociaciones con el Ministerio del Interior en 1983, los GRAPO pierden aún más apoyo ya que parte de sus miembros abandonaron las armas.

Tras una intensa campaña durante 1984, la nueva reorganización quedó frustrada el 18 de enero de 1985 cuando en una amplia operación en diversas ciudades de España fueron detenidas 18 personas. Según explicó el entonces Ministro del Interior, José Barrionuevo el 21 de enero, prácticamente todos los integrantes en activo fueron detenidos, habiéndose escapado Manuel Pérez Martínez, alias camarada Arenas y Milagros Caballero Carbonell, al estar fuera de España desde hacía aproximadamente un mes.

En 1987 se reorganizan con un nuevo comando itinerante. Meses más tarde, en 1988, asesinan en su vivienda del centro de La Coruña al empresario gallego Claudio San Martín, entonces presidente de Caixa Galicia.

En 1995 secuestran en Zaragoza al empresario Publio Cordón; si bien la banda siempre argumentó que había sido liberado, el 19 de julio de 2012 se supo, tras la detención de 3 supuestos militantes de los GRAPO en Sevilla y Cádiz, que el empresario murió dos semanas después de ser secuestrado mientras trataba de escapar de la vivienda donde lo tenían oculto en el sur de Francia. En 1999 vuelven a confirmar su permanencia asaltando una sucursal bancaria en Valladolid y colocando una bomba en una sede del PSOE en Madrid.

En 2000, en un intento de atraco a un furgón blindado en Vigo, matan a dos vigilantes de seguridad y a otro lo dejan herido de gravedad. Ese mismo año es desmantelada la cúpula de la organización con la detención en París de siete dirigentes. El 17 de noviembre de 2000, los GRAPO matan a un agente de Policía que patrullaba en solitario en el barrio madrileño de Carabanchel de un tiro en la nuca. Además, colocan diversas bombas contra empresas y edificios públicos. En 2002 son detenidos 14 miembros de la organización (8 en Francia y 6 en España) quedando la banda prácticamente desmantelada. Sin embargo, en 2003 vuelven a reaparecer con el atraco a una sucursal bancaria en Alcorcón, y son arrestados otros 18 miembros de la organización. Ese mismo año el juez Baltasar Garzón suspendió las actividades del PCE(r) por considerarlo el brazo político de los GRAPO.

El 6 de febrero de 2006 los GRAPO reaparecen, ocasionando la muerte de Ana Isabel Herrero e hiriendo a su esposo, el empresario Francisco Colell, dueño de una empresa de trabajo temporal, en un tiroteo ocurrido en la calle Cervantes de Zaragoza y reivindicándolo mediante una carta remitida a la delegación de la cadena de televisión Antena 3 en esa misma ciudad. El 26 de febrero de ese mismo año es detenido Israel Torralba como presunto autor del atentado, a quien también se atribuyen los asesinatos de la banda cometidos en el año 2000[2].

El 9 de junio de 2006, fruto de la investigación tras el atentado de Zaragoza, se detiene en la localidad catalana de Reus a otros tres miembros de los GRAPO, entre ellos el considerado su máximo dirigente de la banda en el momento, Juan García Martín(El País, Indymedia).

El 4 de julio de 2006, dos miembros de los GRAPO atracan una sucursal de Caixa Galicia en Santiago de Compostela. Secuestran durante una hora, y a cara descubierta, al director de la agencia 1 de Caixa Galicia en la ciudad. Tras asaltarlo en plena calle Rosalía de Castro, lo encañonan con una pistola y le acompañan hasta la sucursal bancaria, ubicada en el número 89 de esta calle, para atracarla. Se hicieron con un botín de aproximadamente 20.000 euros.

La investigación policial apunta que los atracadores fueron Israel Clemente y Xurxo García Vidal. Según fuentes de la investigación, son los integrantes de los GRAPO que presuntamente asesinaron a Ana Isabel Herrero en Zaragoza el 6 de febrero de 2006, y que atracaron otro banco en Castellón de la Plana el 16 de marzo de 2006, hiriendo de un tiro en la pierna al director de la entidad.

En junio de 2007 se produjo la supuesta desarticulación de la estructura de los GRAPO, registrando dos pisos francos en Barcelona. El 11 de mayo de 2009, la Gendarmería francesa encontró un zulo de los GRAPO cerca de París, que funcionaba a modo de arsenal, desmintiendo así la supuesta desarticulación de la banda. El 10 de marzo de 2011 un pequeño artefacto hizo explosión en un piso de Santiago de Compostela en el que residía antiguamente Xosé Antonio Sánchez Bugallo, alcalde de la ciudad y miembro del PSOE. Ese mismo día se produjo la detención del antiguo miembro del GRAPO Telmo Varela Fernández acusado de ser uno de los responsables de los atentados.[11] En un posterior registro de su domicilio se halló material para confeccionar cócteles molotov,[12] si bien el atentado se considera vinculado al grupo Resistencia Galega.

Militantes históricos[editar]

  • Fernando Silva Sande: miembro de la organización desde 1975, fue el máximo responsable de esta en el terreno militar. Tras ser detenido y cumplir condena varias veces, en 1992 se fugó de la prisión de Granada, volviendo a ser detenido en París en noviembre de 2000.
  • Enrique Cuadra Echeandía: condenado en 1998 a 27 años de prisión por el secuestro del empresario aragonés Publio Cordón. Está considerado como el responsable del comando, la persona que recibió la orden de ejecutar el secuestro de una persona adinerada para recaudar fondos para la banda.
  • Francisco Brotons Beneyto: dirigente en los años más sangrientos de la banda. Fue detenido en Benidorm en 1977 pero se fugó dos años después. Interlocutor en las negociaciones de 1996 en las que trató, sin éxito, de llegar al abandono de la lucha armada, pasaría 25 años en la cárcel tras su detención en 1980. Es autor de Memoria antifascista: Recuerdos en medio del camino, Navarra, Miatzen, 2002.
  • Fernando Hierro Chomón: autor de numerosos atentados, fue detenido en agosto de 1977 pero se fugó de la prisión un año después. De nuevo detenido en 1980, pasó 20 años en prisión. Participante en las negociaciones con el gobierno en 1996, fue detenido en París en 2002.
  • Josefina "Fina" García Aramburu: detenida en 1979 por pertenencia al Comité Central del PCE(r) en Madrid, fue liberada en 1981. Posteriormente se la considera integrante del Comando Central de los GRAPO en el que habría ordenado y participado en diversas acciones terroristas (atracos, extorsiones, colocación de explosivos...) entre las que se incluyen el asesinato de dos policías nacionales en Barcelona, un Teniente de la Policía Nacional en Valencia[13] y un guardia civil en La Coruña. Detenida de nuevo en 1983 junto con su esposo Joaquín Calero Arcones permanecerá en prisión hasta 2000. Al año siguiente vuelve a pasar a la clandestinidad integrándose en el Comité Central del PCE(r) y en 2002 la detiene la policía francesa en París. Juzgada y condenada en Francia, fue extraditada a España en 2006 permaneciendo en prisión hasta febrero de 2008.
  • José María Sánchez Casas: dirigente y miembro fundador de la banda. Mantuvo prolongadas huelgas de hambre en los años 1989 y 1991. Excarcelado en julio de 1997, tras permanecer 18 años en prisión. Falleció en 2001 mientras esperaba un trasplante de corazón.
  • Pío Moa: miembro fundador de la banda, tomó parte en uno de los asesinatos del 1 de octubre de 1975 que dieron nombre a la banda. Sobre su participación, Moa afirma que le quitó el arma a un policía sin que tuviera necesidad de golpearle por encontrarse ya muerto, como afirmaron algunos testigos. Sospechoso de ser un topo infiltrado, fue expulsado de la organización en 1977. Curiosamente, se alejó gradualmente del marxismo y la izquierda convirtiéndose en escritor revisionista de derechas Fue colaborador habitual del periódico digital Libertad Digital de donde tuvo que salir por diferencias ideológicas con la dirección del mismo. Ha colaborado también en el Economista y en la actualidad trabaja para Intereconomía.

Las víctimas[editar]

Según la Fundación de Víctimas del Terrorismo, los GRAPO en total son responsables de 84 muertes y 3 secuestros, los dos primeros resueltos por las fuerzas policiales con la liberación de los secuestrados; y el último, el de Publio Cordón, terminó con su muerte aunque eso se supo hasta el 19 de julio de 2012, de hecho nunca se encontró el cadáver.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Brotons, Francisco, Memoria antifascista: Recuerdos en medio del camino, Navarra, Miatzen, 2002.
  • Gómez Parra, Rafael. GRAPO: Los Hijos de Mao, Madrid, Editorial Fundamentos, 1991.
  • Novales, Fernando. El tazón de hierro: Memoria personal de un militante de los GRAPO, Madrid, Editorial Crítica, 1989.
  • Moa, Pío. De un tiempo y de un país, Encuentro, Madrid, 2002. ISBN 84-7490-657-1

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]