Terrorismo en España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Terrorismo
General
Definición
Convenciones
Contraterrorismo
Guerra al Terrorismo
Lista de atentados
Listados
Organizaciones
Incidentes
Tipos
Nacionalista
Religioso
Terrorismo de Estado
Patrocinado por Estados
Racista
Narcoterrorismo
Político
Ecoterrorismo
Tácticas
Secuestro de embarcaciones
Asesinato
Bombas
Coche bomba
Hombre bomba
Secuestros
Secuestro express
Bioterrorismo
Terrorismo Nuclear
Ciberterrorismo
Configuraciones
Fachadas
Actos personales

En España, a lo largo de su historia, multitud de individuos, organizaciones o el propio estado han utilizado el terrorismo con diferentes objetivos, causando cientos de víctimas mortales. ETA es el grupo organizado más antiguo de los que utilizan el terrorismo en la actualidad. Por otro lado, los atentados del 11 de marzo de 2004 han sido los mayores en la historia del país.

Última década del siglo XIX y primer tercio del siglo XX[editar]

A partir de la década de 1890, el anarquismo español comenzó a utilizar el terrorismo, al que los anarquistas llamaban la "propaganda por el hecho".

  • Asesinato de Eduardo Dato en Madrid el 8 de marzo de 1921. Tres anarquistas catalanes le dispararon desde una motocicleta con sidecar, junto a Puerta de Alcalá, cuando regresaba del Senado.

Durante la dictadura franquista[editar]

El 12 de septiembre de 1948, anarquistas del MLE-CNT (Movimiento Libertario Español-Confederación Nacional del Trabajo) exiliados en Francia realizaron un intento de asesinato contra Francisco Franco. Su plan consistía en arrojar bombas incendiarias y de fragmentación desde una avioneta, aprovechando la presencia de Franco en la Bahía de la Concha con motivo de las regatas de traineras disputadas en San Sebastián. El plan fue abortado ante la presencia de un grupo de cazas y dos buques de guerra con artillería antiaérea.[1]

Primeros atentados de ETA[editar]

El primer atentado de ETA fue el asesinato de José Pardines Arcay agente la Guardia Civil en 1968.

El primer atentado indiscriminado fue el de la Calle del Correo, el 13 de septiembre de 1974.

Hasta el 30 de diciembre de 2006, cuando mató a sus últimas víctimas, dos ciudadanos ecuatorianos en el atentado de la T4 de Barajas, ha causado 873 víctimas mortales, ocurridas tanto durante la dictadura como durante la democracia.

Los objetivos de ETA son amplios, incluyendo a militares, policías, políticos, periodistas, empresarios, etc., y aunque nunca ha reconocido su intención de provocar atentados indiscriminados, lo que ellos atribuyen a "errores de cálculo", han provocado verdaderas matanzas como fue el caso de Hipercor.[2]

Los GRAPO[editar]

En 1975, con el asesinato de cuatro Guardias Civiles en Madrid, los Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre (GRAPO), se convierten en el segundo grupo terrorista activo en España (si descontamos a grupos menores como los Grupos de Acción Carlista). Desde entonces, han sido responsables de asesinatos, secuestros y extorsión económica.

A pesar de que su escasa actividad en comparación con ETA hizo pensar en varias ocasiones que había desaparecido, aún continúa, siendo su última víctima Ana Isabel Herrero, una empresaria de Zaragoza, el 6 de febrero de 2006[3]

Durante la transición democrática[editar]

La transición española a la democracia fue una época de especial virulencia terrorista.

En verano de 1975, el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), organización marxista-leninista que llevaba años combatiendo la dictadura de Franco, decide recurrir a la violencia, asesinando a 3 personas, miembros de la policía y la Guardia Civil. El régimen franquista contestó duramente, fusilando a dos de sus miembros el 27 de septiembre del mismo año. Estas ejecuciones causaron un gran rechazo popular en todo el mundo. Finalmente, se disolvieron en 1978.

También en esta época actuaron las Fuerzas Armadas Guanches (FAG, 1976-1978), un grupo independentista canario. En 1978 empezaron las acciones de Terra Lliure, un grupo independentista catalán, que no desaparecería hasta 1995. Entre 1978 y 1984 operó también Loita Armada Revolucionaria fue un grupo armado de la izquierda independentista gallego.

Englobados en el terrorismo tardofranquista se produjeron una serie de atentados a cargo de una serie de grupúsculos de extrema derecha neofascista o de estado, usando nombres como la Alianza Apostólica Anticomunista (AAA o "Triple A"), Antiterrorismo ETA (ATE), los Grupos Armados Españoles (GAE), los Guerrilleros de Cristo Rey o el Batallón Vasco Español (BVE). Sus víctimas mortales, entre 15 y 40 personas, incluyen desde abogados laboralistas de izquierdas (la "matanza de Atocha") a militantes de ETA, así como ciudadanos sin relación con la política. Su fracaso en su intento de abortar la transición los abocó a su desaparición definitiva en 1982.

A principios de los ochenta, ETA político-militar (rama escindida de ETA, cuyo miembro más conocido fue Mario Onaindia) decide renunciar a la violencia, y reconvertirse como un partido político.

En 1980 surgirá también en Andalucía los Grupos Armados 28 de Febrero (GAVF), cuyos actos no pasaron de daños materiales.

Durante los años 80 estaría activo el grupo asturiano Andecha Obrera, en lengua asturiana "Colaboración Obrera". Su marco de actuación siempre estuvo ligado a conflictos obreros, como el conflicto naval, o al conflicto lingüístico como la explosión de un artefacto en la estación de FEVE de Gijón tras la sanción que la empresa ferroviaria interpuso a un trabajador por usar la lengua asturiana.

Durante el gobierno de Felipe González[editar]

Desde mediados de los años 70 aparecen los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), grupo terrorista de estado ilegal, creado por elementos de los principales grupos legales de la ultraderecha con el fin de hacer la "guerra sucia" a todo grupo de izquierda incluyendo también a ETA, y que podría considerarse como continuación del terrorismo tardofranquista. Entre 1983 y 1987 realizaron 23 asesinatos, así como varios secuestros, torturas y delitos económicos. Sus actos se producían principalmente en el País Vasco francés, por entonces refugio habitual de etarras, ya que el gobierno francés no colaboraba con el español en su lucha contra ETA. Sus víctimas incluían a militantes y simpatizantes de ETA, así como gente ajena al terrorismo.

En 1987, ETA perpetró el atentado de Hipercor y el de la casa cuartel de Zaragoza, con 21 y 11 muertos, respectivamente.[4] En 1991 murieron 10 personas en el atentado contra la casa cuartel de Vich (Barcelona).[5]

Tras la desaparición del GAL, el gobierno francés empezó a colaborar con el español a la hora de combatir a ETA, lo que acabó efectivamente con el llamado "santuario francés".

El Exército Guerrilheiro do Povo Galego Ceive (EGPGC) Vio la luz pública en 1986 y perseguía el objetivo de la independencia de Galicia en un estado socialista. Llevó a cabo unos noventa atentados, muchos de ellos voladuras de torres de alta tensión en los montes gallegos, el último de los cuales tuvo lugar el 13 de septiembre de 1991.

Durante el gobierno de Aznar[editar]

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 supusieron un duro golpe para el terrorismo a nivel mundial, al incrementarse las medidas antiterroristas en todo el mundo y embargarse todas sus cuentas corrientes.

La sospecha de la existencia de grupos terroristas islamistas en España se convierte en esta época en una certeza. Ya en 1985 se produjo un atentado contra el restaurante madrileño El Descanso, frecuentado por militares estadounidenses, que mató a 18 personas e hirió a más de 100. En la década de los 90 (1990s) ya se habían establecido los primeros grupos islamistas radicales en España; estos grupos, principalmente de origen argelino o sirio fueron interconectándose y captando miembros entre los inmigrantes[6] El 11 de marzo de 2004 un atentado islamista en Madrid mató a 191 personas e hirió a más de 2000, siendo el atentado más sangriento ocurrido en España.

En la actualidad[editar]

La actividad de ETA se ha ido reduciendo con los años, principalmente debido a las acciones policiales y al progresivo rechazo social y político a sus acciones. Sus últimas víctimas mortales fueron los policías Bonifacio Martín Hernando y Julián Envit Luna, en 2003; aunque continuó el resto de sus acciones hasta el 24 de marzo de 2006 cuando se anunció un "alto el fuego permanente"[7] que llevó al denominado proceso de paz y en el que el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el 29 de junio de 2006, anunció a los medios de comunicación en un comunicado oficial en el Congreso de los Diputados el inicio de conversaciones directas con ETA.

Tras el Atentado en el Aeropuerto de Madrid-Barajas de 2006 de ETA, éste se consideró zanjado, si bien la banda terrorista posteriormente declaró que El proceso no está roto y el alto el fuego permanente continúa vigente. En 2011 la banda terrorista ETA dio su cese definitivo a la espera de su disolución.

El la actualidad el terrorismo en España ha disminuido gracias al cese definitivo de ETA, aunque otras organizaciones como Resistencia Galega han causado explosiones sin daños personales pero si materiales, también el terrorismo islamista (Yihadismo) por parte de organizaciones como Al Qaeda mantienen en alerta a España, actualmente se han llevado a cabo multiples detenciones por parte de la policía a estos yihadistas.

Organizaciones de víctimas[editar]

Existe toda una serie de asociaciones de víctimas del terrorismo, de las cuales las más activas son la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) (fundada en 1981) y la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo (fundada en 2004 a causa del atentado).

Referencias[editar]

  1. Antonio Téllez Solá, Historia de un atentado aéreo contra el general Franco. Virus Editorial, 1993.
  2. El Mundo, "Hipercor y Vic, los atentados más sangrientos de ETA en Cataluña" [1]
  3. El Mundo. Detienen en Bilbao al presunto miembro de los GRAPO que asesinó a una empresaria en Zaragoza. [2]
  4. ABC: Cuando la bestia etarra se hizo aún más brutal.
  5. Eco Diario: Vic (Barcelona) recordará hoy a las víctimas del atentado de ETA en su casa cuartel.
  6. Auto del magistrado Juan del Olmo sobre el 11-M. Página 1440. [3]
  7. El Mundo, "ETA anuncia un 'alto el fuego permanente'" [4]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias