Economía de Afganistán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Economía de Afganistán
Rebuilt ministry finance.jpg
Ministerio de las Finanzas de Afganistán
Moneda afgani
Organizaciones SAARC, OCE
Estadísticas
PIB (PPA) 29,81 mil millones (2010)[1] (110.º)
Variación del PIB 8,9% (2010)
PIB per cápita 1.000 dólares
PIB por sectores agricultura 31%, industria 26% comercio y servicios 43% (2008)
Tasa de cambio 50 afganis por US$ 1
Inflación (IPC) 13,3% (2010)
IDH sin informaciones
Población bajo la línea de pobreza 36% (2009)
Coef. de Gini sin informaciones
Fuerza Laboral 15 millones (2010)
Desempleo 35% (2008)
Industrias principales pequeña producción de téxtiles, jabón, muebles, zapatos, fertilizantes, cemento; alfombras hechas a mano, gas natural, petróleo, carbón, cobre
Comercio
Exportaciones 547 millones (2010)[1]
Destino de exportaciones Estados Unidos 26,47%, India 23,09%, Pakistán 17,36%, Tayikistán 12,51% (2009)[1]
Importaciones 5 300 millones (2010[1] )
Origen de importaciones Pakistán 26,78%, Estados Unidos 24,81%, India 5,15%, Alemania 5,06%, Rusia 4,04% (2009)[1]
Finanzas Públicas
Deuda externa (Pública y Privada) 2,7 mil millones (2009)
Ingresos 1 mil millones (2010)
Gasto público 3,3 mil millones
Ayuda económica 2 775 millones (2005)
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses

La economía de Afganistán se recupera de décadas de conflictos, y ha mejorado después de la caída del régimen talibán en 2001, especialmente por la ayuda extranjera, la recuperación de la agricultura y el crecimiento del sector de servicios. El producto interior bruto sobrepasó los 22% en 2009.[1]

Historia[editar]

Metalúrgica en Kabul, durante la década de 1950.

Durante la época monárquica y la república de Daud el sector industrial fue creciendo en un país principalmente agropecuario. Sin embargo, antes de la Revolución sólo había 35 mil obreros en una población de aproximadamente 17 millones de habitantes.[2] El feudalismo era dominante: el 5% de los propietarios poseían más del 50% de las tierras fértiles.[3]

En 1978 tuvo lugar la Revolución de Saur, que instauró al partido comunista en el poder. El presidente Nur Mohammad Taraki inició una reforma agraria que enfrentó serios problemas.

Durante la década de 1980 la proporción de la industria extractora y transformadora creció del 3,3% (1978) al 10% (1985) del PNB. En el mismo período las inversiones en la industria nacional pasaron los 55 mil millones de afganis, o el 80% de todas las inversiones hechas en la economía en los 20 años que precedieron a la Revolución. En 1984, las inversiones en los sectores estatal y mixto aumentaron un 50%. Ese año se pusieron en funcionamiento 100 nuevas empresas. Entre las mayores empresas construidas figuran el yacimiento de gas de Jarkuduk, la fábrica de pilares de hormigón armado en Puli-Humri, la empresa textil de Kandahar, la fábrica de cemento en Herat, la empresa de entretenimiento técnico de camiones en Kabul y el puente para ferrocarril y camiones sobre el río Amu-Daria. En 1984 la cosecha superó los índices previos a la Revolución.[4]

El sector privado siguió existiendo. Se fundó la Cámara de Comercio e Industria para agrupar a los representantes del capital privado, en cuyo marco funcionaban más de veinte asociaciones de comerciantes.[4]

Con la ayuda de la Unión Soviética en el sector estatal de la economía, se construyeron cerca de doscientas empresas que proporcionaban la mayor parte de la producción global. Entre ellas, se encontraban las centrales hidroeléctricas en Naghlu y Puli-Humri, la fábrica de fertilizantes nitrogenados en Mazar-i-Sharif, la empresa panificadora y la de casas prefabricadas en Kabul.[4]

Con créditos de Checoslovaquia se creó una línea de trolebuses en Kabul, se equiparon las minas de hulla y se construyó una fábrica de cemento en Herat. Con los de Bulgaria, se construyeron una granja avícola, criaderos de ovejas y de seda, y se construyeron en conjunto una empresa avícola, una granja lechera, fábricas de ladrillos y de curtido de pieles y dos empresas para el pescado. La Alemania Democrática participó en la creación de una central telefónica automática en Kabul, en el tendido de líneas de comunicación y en la ampliación del sistema de suministro eléctrico en varias ciudades. Hungría participó en la construcción de una empresa de fármacos.[5]

A comienzos de los '80, el giro comercial entre Afganistán y Japón aumentó un 33% y ambos países crearon la firma comercial mixta Nichi-Afghan Limited. En la misma época, el intercambio comercial con la India aumentó un 50%.[5]

La guerra civil causó graves daños a la economía afgana. Solamente hasta 1985 la cifra de pérdidas ascendía a 35 mil millones de afganis.[6]

En 1992 se instauró un Estado Islámico. Desde 1996 se instauraron los talibanes.

Actualidad[editar]

El país es muy pobre, sin litoral y altamente dependiente de ayuda externa, de la agricultura y del comercio con países vecinos. Grande parte de la población continúa a sufrir por la falta de habitaciones, de agua limpia, electricidad, asistencia médica, y empleo.[1] Además del desempleo generalizado otro problema es la carencia de trabajadores y funcionarios públicos calificados.

La unidad monetaria es el afgani, que se divide en 100 puls. Desde 1981 hasta 1996, la tasa oficial de cambio fue fijada en 50 afganis por 1 dólar estadounidense. Desde 1999 quedó establecida en 3.000 afganis por 1 dólar, y en la actualidad la cotización del afgani fluctúa en el mercado.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g The World Factbook. Consultado el 19 de marzo 2011
  2. Red Army in Afghanistan.
  3. Afghanistan: Why the Russian bureaucracy invaded, by Ted Grant, 1980; introduction by Alan Woods, 2001.
  4. a b c Ashitkov, Vladímir; Guevorkián, Karén; Svetozárov, Vladímir; Rodríguez, Ramón; Pazos Pereira, Víctor (1986). La Verdad Sobre Afganistán. Moscú: Editorial de la Agencia de Prensa Nóvosti. p. 14. 
  5. a b Ashitkov y otros, ob. cit., p. 15.
  6. Ashitkov y otros, ob. cit., p. 22.