Aceite de maíz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Breve historia[editar]

El maíz, originario de América, se consume por lo menos desde el año 5000 antes de Cristo.

Fue introducido en Europa en el siglo XVI y era un alimento básico en la dieta de los Aztecas, Incas y Mayas.

Cualidades[editar]

El porcentaje de aceite de un grano de maíz oscila entre el 3,1 y el 5,7% del peso del mismo y el 83% de ese contenido graso se ubica en el germen. Este se separa del resto del grano en la primera etapa del proceso de molienda húmeda, obteniéndose de esta manera la materia prima para la recuperación del aceite.

Para aprovechar al cien por ciento sus propiedades nutricionales debe ser un aceite obtenido por presión en frío del germen de maíz fresco. El aceite de maíz refinado tiene mucho éxito ya que tiene una gran resistencia al enranciamiento y potencia el sabor de los alimentos.

Su riqueza en vitamina E (tocoferoles) lo hace por un lado muy estable y por otro lado contribuye a que sea ideal para prevenir enfermedades circulatorias, vasculares o enfermedades neurológicas y esterilidad. No contiene cantidades significativas de proteínas, carbohidratos ni fibra alimentaria.

Utilización[editar]

Para freír alimentos en hotelería y en el hogar, para la elaboración de margarina, mayonesa, en la industria de la panificación, consomés y siempre que se quiera sustituir la grasa animal.

Información nutricional del aceite de maíz sin refinar[editar]

  • 23 % de ácidos grasos monoinsaturados.
  • 60 % de ácidos poliinsaturados.
  • 12 % de ácidos saturados.
  • Es rico también en ácidos grasos linoleicos y oleicos.
  • Tiene cantidades significativas de vitamina E, vitamina A, vitamina D, hierro y calcio.

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]