Concierto para piano n.º 4 (Beethoven)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Concierto para piano y orquesta n° 4 en Sol mayor Opus 58 de Ludwig van Beethoven fue compuesto entre in 1805 y 1806; de él no existen copias autógrafas.

La obra está escrita para un piano solo y una orquesta que contiene: 1 flauta, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagots, 2 cornos, 2 trompetas, timbales y cuerdas. Como es usual en el concierto clásico, tiene tres movimientos:

Concierto para piano n.º 4
Primer movimiento: Allegro moderato
Segundo movimiento: Andante con moto y Tercer movimiento: Rondo (Vivace)
Interpretado por Debbie Hu (piano).

  • Allegro moderato
  • Andante con moto
  • Rondo (Vivace)

El cuarto concierto fue estrenado por Beethoven como solista en un concierto privado dado en marzo de 1807 en el palacio de su patrón, el príncipe Lobkowitz. Sin embargo, el estreno público no fue hasta el 22 de diciembre de 1808 en el Theater an der Wien de Viena de nuevo con Beethoven al piano. Este fue parte de un concierto «maratón» que fue la última aparición pública de Beethoven como solista con orquesta, y además también fue el estreno de su Fantasía para piano, orquesta y coro, Op. 80, Quinta y Sexta sinfonías. También se representaron el aria Ah, pérfido! y tres movimientos de la Misa latina en sol bemol Op. 86. Beethoven dedicó el concierto a su amigo, alumno y patrón el Archiduque Rudolf de Austria. Un comentario en el Allgemeine Musikalische Zeitung de mayo de 1809 dice que «[este concierto] es el más admirable, singular, artístico y complejo concierto que Beethoven haya escrito». Empero, después de su estreno la obra fue olvidada hasta 1836, cuando fue reflotada por Félix Mendelssohn.

El primer movimiento comienza con un solo de piano, que toca acordes simples en la tónica principal antes de modular a la dominante. Sorprendentemente, la orquesta entra entonces en Si mayor, lo que crea un cambio a un acorde de tercera que se revela en sí como un motivo del primer movimiento.

Franz Liszt caracterizó el segundo movimiento como un diálogo entre el piano (Orfeo) y las Furias, representada por las cuerdas al unísono. Su quieto final en Mi menor se enlaza sin pausa con los acordes de Do mayor que comienzan el finale.

El tercer movimiento es un Rondo con un tema muy rítmico, diferente en su carácter de aquél del primer movimiento, más en tono de diálogo y calmado.

Emil Ludwig, el más importante biógrafo de Beethoven, lo considera también el «más perfecto concierto para solo instrumento jamás compuesto».

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]