Concierto para piano n.º 5 (Beethoven)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El concierto para piano n.º 5 en mi bemol mayor, op. 73, conocido popularmente como El Emperador, fue el último concierto para piano del compositor Ludwig van Beethoven. Fue escrito entre 1809 y 1811 en Viena y está dedicado a Rodolfo de Austria, protector y pupilo de Beethoven. Fue estrenado el 28 de noviembre de 1811 en la Gewandhaus de Leipzig. En 1812 Carl Czerny, alumno del compositor, estrenó la obra en Viena.

Orquestación y estructura[editar]

Tema principal del primer movimiento.

El concierto está orquestado para piano, 2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes en si bemol, 2 fagotes, 2 trompas, 2 trompetas, timbales en mi bemol y si bemol, y cuerdas.

El emperador está dividido en los tres movimientos estándar de los conciertos:

  1. Allegro
  2. Adagio un poco mosso
  3. Rondo - Allegro ma non troppo

El concierto tiene una duración aproximada de cuarenta minutos, y como todos los conciertos para piano de Beethoven, el primer movimiento es particularmente largo, de aproximadamente veinte minutos de duración.

Tema principal del tercer movimiento.

Este está escrito siguiendo la forma sonata, con tres temas, y se inicia con una particular introducción. Los dos primeros temas son introducidos por la orquesta en la exposición, pero al final de la segunda exposición el piano presenta un virtuoso y triunfante tercer tema. Beethoven usará este recurso en más conciertos. La coda del movimiento es particularmente larga y compleja.

Concierto para piano n.º 5
1. Allegro
2. Adagio un poco mosso
3. Rondo - Allegro ma non troppo

En la introducción la orquesta ejecuta tres acordes, seguidos cada uno de ellos por una pequeña cadenza, de naturaleza improvisatoria pero escrita en la partitura. Esto hace que sea particularmente larga, algo que anuncia obras románticas futuras como el concierto para violín de Mendelssohn o el concierto para piano n.º 1 de Chaikovski.

El segundo movimiento posee un gran lirismo, y es sin duda el más conocido de los tres movimientos. El tema es introducido por la orquesta, a lo que sigue la exposición pianística. El tema se repite en tres ocasiones con distintas variaciones. La coda termina introduciendo, lentamente, el tema principal del tercer movimiento.

Este sigue ininterrumpidamente al segundo y es un típico rondó italiano, de la forma (ABACABA). El tema principal es interpretado por el piano y luego respondido por la orquesta. Escalas en el piano introducen el segundo tema, que también es respondido por la orquesta. En la sección C, mucho más larga, se presenta el tema A en tres tonalidades diferentes.

Enlaces externos[editar]