Centro histórico de Lima

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Centro histórico de Lima, las fundaciones
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Lima1750.jpg
Plano de la ciudad de Lima con murallas de 1750.
Coordenadas 12°03′05″S 77°02′35″O / -12.05138889, -77.04305556Coordenadas: 12°03′05″S 77°02′35″O / -12.05138889, -77.04305556
País Flag of Peru.svg Perú
Tipo Cultural
Criterios iv
N.° identificación 500
Región Latinoamérica y Caribe
Año de inscripción 1988 (XII sesión)
Año de extensión 1991
[editar datos en Wikidata ]
Plano del Centro Histórico de Lima.
Fachada de la Casa de Osambela, edificio de estilo neoclásico, con reminiscencias del rococó, situado en el jirón Conde de Superunda. Vista de sus balcones, de estilo Luis XVI, ornamentados con guirnaldas y acompañados por 3 balcones de antepecho, y de los balcones vecinos.
Convento de Santo Domingo

El centro histórico de Lima es el área de la ciudad de Lima que abarca su emplazamiento original y su edificios más antiguos. El conjunto, emplazado entre los distritos del Cercado y del Rímac,[1] fue declarado Patrimonio de la Humanidad el año de 1988 y es uno de los más importantes destinos turísticos del Perú.

Fundación[editar]

Fue erigida como Ciudad de los Reyes por el conquistador español Francisco Pizarro el 18 de enero de 1535 en el asentamiento de la zona conocida como Limaq, en relación al óraculo de la nombrada como Huaca de Santa Ana, poco después. Posteriormente, el topónimo 'Lima' arrincona el uso del nombre español de la urbe. En los primeros mapas del Perú se pueden ver conjuntamente el nombre de Lima con el de Ciudad de los Reyes.

Patrimonio de la Humanidad[editar]

Durante las décadas del 50 y del 60 del siglo XX, el centro histórico de Lima entró en una etapa de modernización con la construcción de numerosos edificios de departamentos y de oficinas. Sin embargo, a partir de los años 1970, el área atravesó por un proceso de deterioro. Durante los años 1980 el proceso se agravó, sufriendo la zona el aumento de la circulación vehicular.

En el año 1988, la Unesco declaró el Convento de San Francisco y posteriormente en 1991 lo hizo extensivo al centro histórico de Lima como Patrimonio de la Humanidad[2] por su originalidad y la concentración de 608 monumentos históricos construidos en la época de la presencia hispánica, especialmente dentro del espacio llamado el Damero de Pizarro.

A fines de la década de los años 1990, durante la gestión de Alberto Andrade Carmona, se promulgó el reglamento del centro histórico de Lima, mediante la dación de la Ordenanza 062-MML (1994). En esta géstion edilicia el centro histórico de Lima experimentó una cierta recuperación, con la expulsión de los comerciantes ambulantes, la reducción del crimen y la recuperación de monumentos históricos.

Anexo:Patrimonio de la Humanidad en Perú

Los balcones de Lima[editar]

Entre las edificaciones del centro histórico de Lima existen muchísimos balcones de las épocas colonial y republicana los cuales otorgan a la ciudad de Lima una característica muy singular. Los tipos de balcones que presenta la ciudad son los balcones abiertos, balcones rasos, balcones de cajón, balcones corridos, entre otros.[3] Para lograr la conservación de los balcones limeños, la Municipalidad Metropolitana de Lima, durante la gestión del Alcalde Alberto Andrade Carmona, invitó, a empresas privadas y a personas naturales, a adoptar un balcón a fin de preservarlos tal como fueron originalmente. La profusión de estos balcones coloniales y republicanos en el centro histórico de Lima le dan armonía y originalidad al casco antiguo de la ciudad de Lima el cual, en el primer lustro de la década del 90 del siglo XX, fue declarado, por la UNESCO, como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Sin embargo, a la fecha, éstas piezas ricas en valor histórico vienen siendo olvidadas y afectadas por las construcciones realizadas en el área.

La opulencia colonial[editar]

En la época del Virreinato del Perú se creó un boato, una magnificencia, y una legendaria vida cortesana. La autoridad del Virrey, como representante de la monarquía española era particularmente importante, ya que su nombramiento suponía un ascenso importante y la culminación exitosa de una carrera en la administración colonial.

Las entradas a Lima de los nuevos virreyes eran especialmente fastuosas. Para la ocasión, se adoquinaban las calles con barras de plata desde las puertas de la ciudad de Lima hasta el Palacio del Virrey. Y todo esto acontecía mientras los españoles de la península, aún el propio rey, languidecían.

Casona de San Marcos y Parque Universitario[editar]

Este parque se construyó después de derribadas las murallas de Lima en 1870. actualmente se ubica el Centro cultural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y la Cripta de los Héroes en la antigua Iglesia de San Carlos, que junto con la casona de San Marcos fueron el antiguo convento de los jesuitas, que al ser expulsados de América, fue ocupado por el Real Convictorio de San Carlos y finalmente con el advenimiento de la República en la Universidad de San Marcos. Con motivo del centenario de la independencia del país en 1921, se enrejó y la colonia alemana dispuso construir la Torre del Reloj de 30 metros de altura. A las 12.00 horas, sus campanas tocan las notas del himno nacional, también se ubica en el parque la estatua de Hipólito Unanue.

Plaza Mayor[editar]

El 18 de enero de 1535, el conquistador Francisco Pizarro funda la ciudad de Lima y estableció como su centro neurálgico la que hoy es la Plaza Mayor de la ciudad. En esta plaza se han desarrollado algunos de los más relevantes hechos de la historia de este país. Inicialmente, había pequeñas tiendas y comercios. Igualmente, fue el escenario de corridas de toros y empleada como sitio de ejecución de los condenados a muerte por el Tribunal de la Santa Inquisición. En el año 1651, se colocó en el centro de la plaza una pileta de bronce que perdura hasta la fecha.

Fue en la plaza mayor donde se proclamó, en 1821, el Acta de Independencia del Perú. La rodean el Palacio de Gobierno, la Municipalidad de Lima, la Catedral, el Palacio Arzobispal y el Club de la Unión, los cuales con excepción de la catedral, si propiamente colonial, forman un conjunto de arquitectura Neo-Colonial de las décadas de los 20 y 40 del siglo XX.

Plaza San Martín[editar]

Plaza de San Martín.

Esta plaza se inauguró el 28 de julio de 1921 con motivo del centenario de la independencia del Perú. El diseño de la plaza fue obra del arquitecto y artista español Manuel Piqueras Cotolí En la parte central, hay un monumento en honor del general José de San Martín, cuya obra pertenece al escultor español Mariano Benlliure. De los edificios que rodean esta plaza destacan el Gran Hotel Bolívar que en el siglo XX fue el más elegante de Lima, el grupo escultórico de Las Tres Gracias, el Club Nacional, el Teatro Colón y los portales de Zela y Pumacahua, todas las edificaciones que lo rodean tienen una gran unidad estilística neocolonial y academicista.

Plaza Italia[editar]

Su trazado data desde los inicios de la fundación de Lima, a mediados del siglo XVI. Fue conocida como Plaza Santa Ana en relación a la Iglesia del mismo nombre situada frente a la plaza. Don José de San Martín, en 1821, declara la Independencia del Perú en esta plaza; anteriormente lo hizo en la Plaza de Armas. Durante la República, y en honor a uno de sus más grandes huéspedes, el naturalista italiano Antonio Raimondi, el Estado peruano le cambia de nombre a 'Plaza Italia', tras la inauguración de su monumento.

Quinta Presa[editar]

La Quinta de Presa era la casa solariega de la aristocrática familia Carrillo de Albornoz y Bravo de Lagunas Marqueses de Montemar y Monteblanco, fue construida en el siglo XVIII, fuera del perímetro de las antiguas murallas de Lima, al otro lado del Río Rímac. El inmueble es de estilo barroco francés o rococó, adaptado al clima de la capital y a las condiciones de los materiales de construcción. Ha sido declarado monumento histórico nacional en 1972.[4]

Tribunal de la Santa Inquisición[editar]

El Tribunal del Santo Oficio fue establecido en el año 1570 con la finalidad de sancionar herejías y otros delitos contra la fe. Su abolición data de 1820. En la parte externa de esta construcción se puede apreciar un imponente pórtico neoclásico y, en el salón principal, un destacado techo de madera tallada, que es considerado el mejor conservado de la capital.

Véase también[editar]

Galería de imágenes[editar]

Referencias y precisiones[editar]

  1. Precisar lindes
  2. UNESCO. «World Heritage List: Latin America and the Caribbean» (en inglés). Consultado el 25 de enero de 2010.
  3. Marco Gamarra. «Los tipos de balcones de Lima» (en español). Consultado el 6 de agosto de 2010.
  4. Marco Gamarra. «Quinta Presa: un palacio en el Rímac» (en español). Consultado el 6 de agosto de 2010.

Bibliografía[editar]

  • Elliot, John H. (2001), «Perú, el legado de la historia. España en el siglo de la conquista». En: Ramón María Serrera; Luis Millones; José Villa Rodríguez (editores), La "Ciudad de Dios" en la ciudad barroca: macroconventos en el Perú colonial, Sevilla. ISBN 84-8455-026-5
  • Vargas Ugarte, Rubén (1949). Historia del Perú. Virreinato (1551-1600), Tomo I. S.J. Talleres gráficos de A. Baiocco y Cía, S.R. Ltda. 
  • Vargas Ugarte, Rubén (1954). Historia del Perú. Virreinato (siglo XVII), Tomo II. Buenos Aires: S.J. Ediciones, Librería Studium S.A. 
  • Wiesse, Carlos (1949). Apuntes de Historia Crítica del Perú (Época colonial). Lima, segunda edición. 

Enlaces externos[editar]

Video[editar]