Murallas de Lima

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Las murallas de Lima en un plano del año 1750
Portada de Maravillas que daba acceso a la Lima fortificada
Aspecto de la Portada del Callao, ubicada en el Ovalo de la Reina, en 1870
Parque de la Muralla: Restos del tajamar que aún se pueden observar

Las murallas de Lima fueron una fortificación constituida principalmente por muros y bastiones cuya finalidad fue defender la ciudad de Lima de posibles ataques del exterior. Fue construida entre 1684 y 1687 durante el gobierno del virrey Melchor de Navarra y Rocafull (Duque de la Palata).

La muralla estuvo ubicada en el trazo de las actuales avenidas Alfonso Ugarte, Paseo Colón, Grau y la margen izquierda del río Rímac. Durante la gestión municipal de Luis Castañeda Lossio se recuperó un tramo de los restos de la margen izquierda del río Rímac y que son ahora visibles formando parte del conjunto conocido como "Parque de la Muralla", aunque estos probablemente son de una construcción anterior conocida como "Tajamar de San Francisco". El baluarte Santa Lucía es un sector de la Muralla ubicado en los límites de Barrios Altos y El Agustino que todavía permanece en pie.[1]

Historia[editar]

Plano de la Ciudad de los Reyes en 1744 que fue publica en la obra de Jorge Juan y Antonio de Ulloa.

La antigua muralla se construyó alrededor de la ciudad para protegerla de los piratas, corsarios y ataques de los enemigos de la corona española en el siglo XVII. La muralla poseía 10 portales de ingreso y salida: Martinete, Maravillas, Barbones, Cocharcas, Santa Catalina, Guadalupe, Juan Simón, San Jacinto, Callao y Monserrate así como la portada de la Guía en el Barrio de San Lázaro (hoy distrito del Rimac).

Además de las murallas defensivas, estaba en la ribera del río Rímac el tajamar, que servía para proteger a la ciudad de las crecidas del referido río, y del cual algunas secciones todavía pueden ser vistas. Para ello se ha recuperado parte de dicho murallón en la zona posterior de la Iglesia de San Francisco, muy cerca del Palacio de Gobierno, en la cual se ha creado un espacio público al que se le ha dado el nombre de Parque de la Muralla. En dicho parque es posible observar restos de las bases que tuvo el tajamar, obra de los franciscanos en 1610. El referido Parque cuenta con un restaurante, una tienda de artesanías de distintas zonas del país, colocándose en el mismo la estatua del conquistador Francisco Pizarro, que durante muchos años estuvo emplazado en la ahora "Plaza Perú", ubicada a un costado del Palacio de Gobierno; además, se encuentra un museo de sitio que exhibe las piezas arqueológicas halladas en la zona.

Como parte de programas de expansión urbana y construcción de nuevas avenidas se procedió a su demolición en 1868 durante el gobierno de José Balta. Nunca sirvió para los fines que fue construida, al punto que Raúl Porras Barrenechea mencionó que "murió virgen de pólvora".

Situación actual[editar]

El nuevo Parque de La Muralla, construido en base al tajamar del Rímac, es un valioso espacio público recuperado para la ciudad de Lima como parte del proyecto de recuperación de la ribera del río Rímac. La Muralla abarcó desde la zona hoy recuperada hasta Monserrate, incluyendo la actual avenida Grau. Los trabajos para la construcción de una vía expresa en esa avenida pusieron al descubierto algunos vestigios.

En los Barrios Altos se encuentran vestigios de la Muralla en buen estado de conservación, por la zona de la Plazuela del Cercado y por el camal de Conchucos donde se encuentra lo que fuese el Bastión de Santa Lucía, uno de los puntos de vigilancia de la muralla, actualmente funciona un complejo deportivo. Es menester recordar que por esta zona existen 150 metros de La Muralla en excelente estado de conservación que la Municipalidad podría también recuperar.

Cuando en 1964 se ordenó la demolición de los solares de la calle Rastro de La Penitencia, se descubrió que las covachas coloniales servían aún como habitación de gente muy necesitada.

La Muralla no era un dechado de belleza. Salvo los portales de Maravillas (1807) en los Barrios Altos y El Callao, las otras puertas (10), a decir del pintor Juan Manuel Ugarte, no tenían mayor atractivo artístico. Lo que queda de la Muralla en Santa Lucia, si se encuentra en buen estado de conservación, y es por la institución religiosa que la protege de que no se destruya ahora en el 2013. Es una de las atracciones turísticas más importante aparte de que también alberga expociencia entre otros .

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Revista Caretas N°1854 [1]
  • Lima Amurallada, Programa 'A la Vuelva de la Esquina' [2]
  • La Portada de Maravillas, Blog 'Lima la Única' [3]