Bartolomé Bermejo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Bartolomé Bermejo, llamado también Bartolomé de Cárdenas (Córdoba, hacia 1440Barcelona, hacia 1498), fue un pintor gótico español activo en el último cuarto del siglo XV en tierras de la Corona de Aragón.

Biografía[editar]

De la vida de Bartolomé Bermejo, uno de los más destacados pintores del estilo hispano-flamenco, apenas se tienen datos. Se sabe que nació en Córdoba, pues en 1490 firmó la Piedad de la catedral de Barcelona con la fórmula «Bartolomeus Vermeio Cordubensis». Por su estilo, se supone que estudió en Flandes.

Sus trabajos documentados se localizan principalmente en los territorios de la Corona de Aragón, donde colaboró con Martín Bernat, su más directo seguidor, y Miguel Ximénez, entre otros, en obras como la restauración de la policromía del retablo mayor de la Seo de Zaragoza. Antes de su llegada a Aragón pudo estar en Valencia, donde dejó el San Miguel de la iglesia de Tous firmado «Bartolomeus Rubeus», actualmente en la National Gallery, Londres, con un donante perfectamente caracterizado a la manera de Dierick Bouts. Se documenta su actividad como pintor en Daroca entre 1474 y 1477, ocupado en el retablo mayor de la parroquial de Santo Domingo de Silos, aunque su presencia en esta ciudad es posible que sea algo anterior. En 1477 se trasladó a Zaragoza donde consta su presencia hasta finales de 1484, con obras en la Seo del Salvador y la primitiva basílica del Pilar, para la que en colaboración con Martín Bernat ejecutó el retablo del mercader Juan Lobera, contratado en 1479 y entregado el 10 de diciembre de 1484.[1] Desde 1486 se le encuentra documentado en Barcelona, donde compitió con Jaume Huguet por la adjudicación de la pintura de las puertas del órgano de Santa María del Mar y firmó en 1490 el retablo de la Piedad con san Jerónimo y el donante, el canónigo Luis Desplá. Debía de residir aún en Barcelona en 1498, cuando se data la Santa Faz de la catedral de Vich, su última obra documentada.

Estilo[editar]

Resurrección de Cristo (c. 1475), Museo Nacional de Arte de Cataluña.

La obra de Bartolomé Bermejo se inscribe en la tendencia hispano flamenca, siendo el maestro más representativo de la escuela aragonesa, sin vínculos con la pintura andaluza pese a su nacimiento en Córdoba.

Su estilo está influido por la escuela flamenca, en particular por Roger van der Weyden, Jan van Eyck y Dirk Bouts, pero a quien más se acerca quizá sea al portugués Nuno Gonçalves por comunidad de intereses y formación análoga.

Rasgos flamencos en su arte son el manejo empírico de la perspectiva, la representación minuciosa de los detalles y la óptima técnica al óleo, que utiliza junto con el temple, así como el naturalismo en los rostros y el paisaje.

Obra[editar]

La mayor parte de su obra fue realizada en territorios de la antigua Corona de Aragón y sus asuntos son siempre los religiosos, aunque pudo incluir retratos del natural en las figuras de los donantes incorporados en algunas de sus tablas más célebres.

Santo Domingo de Silos[editar]

Santo Domingo de Silos entronizado como abad posiblemente sea la obra más divulgada del autor. Santo Domingo aparece sentado en posición frontal, con rígida majestuosidad; viste una rica capa pluvial y cubre su cabeza con la mitra espiscopal, minuciosamente tratadas en los detalles de los bordados figurativos. En el trono, entre tracerías góticas, se representan en animadas figuras las siete virtudes, a la manera de fingidas esculturas policromadas.

Originalmente sirvió como tabla central del retablo mayor de la iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos de Daroca (Zaragoza). El contrato para su ejecución fue firmado por Bermejo en 1474, diciéndose vecino de Daroca, y por él se comprometía a dar por terminado el retablo en dos años, pero en 1477 Martín Bernat firmó un nuevo contrato obligándose a terminar lo que Bermejo había dejado sin concluir, acordándose posteriormente que Bermejo, trasladado a Zaragoza, se encargaría de realizar allí las tablas del banco y el encarnado de las tablas pintadas por Bernat.[2] De este retablo, desmantelado por un incendio sufrido en su iglesia en el siglo XVIII, se conserva en el Museo del Prado, además de esta tabla central, la que representa al rey Fernando I de Castilla acogiendo a santo Domingo de Silos, y en colección privada la dedicada a la muerte del santo.

Piedad Desplá[editar]

Detalle de la Piedad Desplá, en la catedral de Barcelona.

La Piedad, también conocida como Piedad del canónigo Desplá o del arcediano Lluís Desplà, fue pintada para la catedral de Barcelona por encargo del arcediano Lluís Desplá en 1490 y se conserva en el Museo catedralicio de Barcelona.

Se trata de una pintura de madurez y sin duda una de sus obras maestras. Destaca su paisaje, amplio y profundo, y la magistral caracterización de los personajes, cuyo verismo los hace parecer retratos.

Retablo de la Virgen de Montserrat[editar]

Retablo de la Virgen de Montserrat, catedral de Acqui Terme. A Bermejo corresponde la tabla central, siendo las tablas laterales obra probable del taller de Rodrigo de Osona.

El retablo de la Virgen de Montserrat o Retablo della vergine di Montserrat se conserva en la sacristía de la catedral gótica de Acqui Terme (ciudad y sede episcopal del Piamonte, en la provincia de Alessandria en Italia). La bien caracterizada figura del donante guarda cierta semejanza con la del San Miguel de Londres y se estima por ello que el retablo podría haber sido pintado en Valencia en las mismas fechas, antes del traslado del pintor a Aragón, o en 1485, si Bermejo pasó por Valencia tras partir de Zaragoza, pues se trata nuevamente de una obra en colaboración en la que a Bermejo corresponde únicamente la tabla central, siendo las laterales y las grisallas de los reversos probablemente obras del taller de Rodrigo de Osona.

La pintura forma parte de un tríptico en el que se representa a la Virgen con el Niño y un donante en su tabla central, y en los paneles laterales, divididos cada uno en dos registros, El nacimiento de la Virgen con la Presentación del Niño Jesús en los superiores y San Francisco de Asís recibiendo los estigmas con San Sebastián en los inferiores. La técnica es óleo sobre tabla y cabe destacar la amplitud de sus paisajes crepusculares con fondos urbanos y arquitecturas góticas.

Otras obras[editar]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Lacarra Ducay, Mª del Carmen, «Encuentro de Santo Domingo de Silos con Fernando I de Castilla», en Aragón en la Edad Media, X-XI (1993), pp. 450-454.
  2. La documentación relativa a este retablo se encuentra recogida en Mañas Ballestín, F., «La escuela de pintura de Daroca: documentos para su estudio (1372-1537)», El Ruejo. Revista de estudios históricos y sociales, nº 2 (1996), docs. X-XII, págs. 57-62. El contrato fue firmado el 5 de septiembre de 1474 entre el vicario perpetuo de la parroquia de Santo Domingo de Silos y el «honorabilis Bartolomeus el Bermejo pintor, habitator dicte civitatis Daroce».

Bibliografía[editar]

  • Diccionario Larousse de la Pintura, I, Planeta-Agostini, 1987.
  • Azcárate Ristori, J.M.ª de, y otros, Historia del Arte, Ediciones Anaya, S.A., Madrid, 1986. ISBN 84-207-1408-9
  • Lafuente Ferreri, E. Historia de la pintura española.Biblioteca Básica Salvat.
  • Monreal, L., La pintura en los grandes museos, Tomo 1, Editorial Planeta, S.A., 1975. ISBN 84-320-0460-X
  • Olivar, M., Cien obras maestras de la pintura, Biblioteca Básica Salvat. P. 52: La Piedad del arcediano Lluís Desplà; tabla, 1490 (Museo catedralicio de Barcelona)

Para saber más[editar]

  • Zueras Torrens, F., Bartolomé Bermejo: el pintor nómada, Diputación Provincial de Córdoba, 1983. ISBN 84-500-8951-4
  • Ruiz i Quesada, F. Y otros, La pintura gótica hispanoflamenca : Bartolomé Bermejo y su época, Museo Nacional de Arte de Cataluña = Museu Nacional d'Art de Catalunya; Museo de Bellas Artes (Bilbao) 2003. ISBN 84-8043-107-5
  • León Villaverde, A., Bartolomé Bermejo y el reino de Valencia, Institución Alfonso el Magnánimo (Valencia), 2006. ISBN 84-7822-465-3

Enlaces externos[editar]