Arroyo Maldonado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arroyo Maldonado
Arroyo Maldonado entubado.JPG
El arroyo, actualmente entubado.
Ubicación geográfica
Cuenca hidrográfica Cuenca del Plata
Nacimiento n/d
Desembocadura Río de la Plata
Ubicación administrativa
País(es) Flag of Argentina.svg Argentina
División(es) Bandera de Ciudad de Buenos Aires Ciudad de Buenos Aires y Bandera de Provincia de Buenos Aires Buenos Aires
Dimensiones
Longitud 21,30 km
Superficie de la cuenca 96[1] km²

El Arroyo Maldonado es un curso de agua de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la región centro-este de la Argentina. La mayor parte de su curso discurre entubado bajo la Av. Juan B. Justo y recorre 10 de los 48 barrios de la ciudad capital, que enumerados desde la entrada del arroyo en la ciudad hasta su desembocadura en el Río de la Plata, son: Versalles, Liniers, Villa Luro, Vélez Sarsfield, Floresta, Villa Santa Rita, Villa Mitre, Caballito, Villa Crespo y Palermo.

Descripción[editar]

El arroyo nace en la intersección de las calles Mármol y Coronel Lynch, al oeste de la ciudad de San Justo, en el partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires. Tiene una longitud aproximada de 21,3 km. Ya entubado en su origen, su curso superior sigue el trazado de la calle Mármol, cruza las vías del ferrocarril en las inmediaciones de la estación San Justo (todavía se puede apreciar la estructura metálica del puente, de la época en que el arroyo estaba a cielo abierto), pasa por debajo del campo deportivo del club Huracán de San Justo, sigue por la continuación de la calle Mármol, y mantiene su sentido suroeste - noreste corriendo bajo las calles P. de Arana y Pedro B. Palacios (Villa Don Bosco). Luego se interseca con varias calles, y tras pasar la Avenida General Díaz Vélez, cerca del cruce con la Avenida Rivadavia, ingresa en el partido de Tres de Febrero corriendo bajo las calles Vito Dumas y Maldonado en la localidad de Ciudadela; allí la calle Maldonado recibe el nombre de Avenida Juan Bautista Justo, (actualmente su nombre ha cambiado por el de Avenida Monseñor Bentivenga), unos quinientos metros antes de ingresar en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Dentro de la CABA el curso del Maldonado ha sido ligeramente rectificado, aunque la traza de la J. B. Justo, en líneas generales, corresponde con el antiguo cañadón que servía de cauce. Tras J. B. Justo, ya pasada la avenida Santa Fe, el nombre de la avenida bajo la cual corre el Maldonado es Intendente Bullrich, al concluir ésta, el túnel corre bajo el Parque Tres de Febrero inmediatamente al sur del Hipódromo Argentino de Palermo siguiendo el último tramo de la Av. Dorrego, más al este entubado corre bajo el Aeroparque Jorge Newbery hasta desembocar en el Río de la Plata por dos bocas ubicadas a ambos lados del pequeño espigón llamado Paseo Dorrego y Plaza Puerto Argentino.

Es el más importante arroyo entubado de la ciudad, le siguen luego en orden de importancia el Arroyo Medrano y el Arroyo Vega.

Toponimia[editar]

No se sabe el origen de su nombre. Según Ruy Díaz de Guzmán, que formó parte de la expedición de Pedro de Mendoza, su nombre deriva de la leyenda de la Maldonado, apellido de una mujer que vino desde España, junto a Pedro de Mendoza en 1536, y fue abandonada en las márgenes de este arroyo. Según la leyenda, esta mujer huyó al campo a causa de la hambruna que padecía la ciudad de Buenos Aires sitiada entonces por los querandíes y en una gruta de las barrancas ayudó a una puma a tener cría. Luego, para poder comer, se unió con los indígenas y tras esto fue capturada por los españoles quienes como castigo la ataron a un árbol en las orillas del arroyo en donde entonces merodeaban los yaguares (llamados por los españoles: "tigres"). Sin embargo cuando los españoles retornaron a buscar el cadáver de la mujer la encontraron viva cuidada por los pumas.[2]

Lo cierto es que ya el 4 de mayo de 1703, en una venta que los Rodríguez de Estela hacen al capitán Fernández de Castro, se menciona al arroyo como "cañada que va a desembocar al Río de La Plata en el pago de Matanza". En un documento Eclesiástico del 23 de octubre de 1730, en el que se menciona la fundación de seis curatos en él, decía que "se extiende desde las poblaciones de don José de Rojas por el sur, pago de la Matanza circulando hasta acabar en la boca de la cañada que llaman de Maldonado". En los mapas de 1790 a 1850 ya se lo denominaba "arroyo de Maldonado", y en un plano de 1811 era denominado "arroyo de Maldonado o cañada de Castro", ya que su curso superior cruzaba Monte Castro.[2]

Historia[editar]

El arroyo Maldonado fue uno de los límites naturales de la ciudad, antes que los barrios de Belgrano y Flores fueran incorporados en 1887.

El 22 de mayo de 1614 se inauguró el primer puente estable que tuvo la ciudad de Buenos Aires, en el cruce del Maldonado con la huella que luego se convirtió en la Avenida Santa Fe. Este puente fue mejorado posteriormente; en 1880 existía en ese lugar un amplio puente de sillería, ladrillos con arcos, los restos del mismo actualmente están soterrados.

El 28 de octubre de 1833, en el marco de la llamada "Revolución de los Restauradores", se enfrentaron en sus márgenes el Coronel Manuel de Olazábal y el Jefe Revolucionario, el también Coronel Martín Hidalgo.[2]

En el plano topográfico de Adolfo Sordeaux (1850) se lo ve recorriendo la llanura deshabitada y al cruzar "Palermo de San Benito" se interna por una zona de quintas. A la altura de lo que hoy día es la Avenida Santa Fe existía un puente en las tierras de un tal Bollini. En la zona conocida como la Chacarita de los Colegiales formaba una pronunciada curva.[2]

Las inundaciones eran habituales algunos vecinos comentan "Al producirse inundaciones se escuchaban pitadas de los agentes de policía, y en seguida aparecían los bomberos, provistos de botes, particularmente inundable era y es la zona del cruce de la Av. J. B. Justo con la calle Camargo en Villa Crespo, en ese punto antes del entubado existió una pequeña laguna. Eran frecuentes que los vecinos se subieran a los techos de las casas, porque en oportunidades el agua subía dos metros sobre el nivel del suelo". En diversos puntos de su curso unos puentes o pasarelas metálicas ayudaban a pasarlo.

Debutó siendo las orillas, el arrabal salvaje, cada vez más cercano y peligroso porque se iba poblando con la ralea humana que desembocaba con facilidad en el delito y el vicio, antes que en el trabajo. Zona belicosa y traicionera. Tierra de nadie, áspera y matrera. Se constituyó en los bajos fondos, que solo podía ser habitada por sectores socialmente excluidos.

También los inmigrantes arribados después de los años '80 del siglo pasado, encontraron albergue barato en la zona. Es la época en que se edificó Villa Crespo, sobre terrenos que pertenecieron a la quinta de Lebrero a fines del gobierno de Rosas. Su cuna fue una fábrica de calzado establecida hacia 1888, año en que también se remataron parcelas aledañas. Loteos baratos que se poblaron de obreros que encontraban conchabo en la fábrica cercana.

De ahí que el arroyo Maldonado presentara la alternancia de artesanos, obreros, proscriptos políticos luchadores y protestatarios, inmigrantes y nativos, con aventureros y fugitivos, la peor resaca social, el malevaje letal de caballo, chambergo y cuchillo. En aquellos días ser obrero o agitador era casi lo mismo que ser ladrón, estafador o asesino.

Cerca del Maldonado, por Palermo hubo un lugar famoso: lo de "Hansen" (como reza el tango: "Te acordás hermano / la rubia Mireya / , que quité en lo de Hansen / al guapo Rivera.."), que los conocedores definirían como una mezcla de prostíbulo suntuario con restaurant. Para otros un precursor del cabaret. Fue entonces que el arroyo Maldonado entró al mito porteño, donde sería perpetuado en un mundo de ensueño y nostalgia del ayer.[3]

El arroyo se convirtió en un depósito de chatarra. En épocas de lluvia, se formaba un gran lago de agua sucia, lo que era peligroso cuando se inundaba y rebalsaba, lo que convirtió la zona, en terrenos pocos valuados. Cabe mencionar que Jorge Luis Borges durante su niñez vivió en la zona del barrio de Palermo cercana a este arroyo y en algunos de sus relatos hace mención a los guapos y compadres así como a los prostíbulos que estos frecuentaban en sus orillas.

El 2 de abril de 1903, un pescador del Río de la Plata, patrón de una lancha llamada "Destino del Cielo", pescó una ballena de casi 30 metros de largo y 200 toneladas de peso en la desembocadura del arroyo. Ya muerta, la remolcó hasta Berazategui, apareciendo fotografiada en los periódicos del día.[4]

Un proyecto presentado a inicios de siglo XX suponía hacer íntegramente navegable el arroyo Maldonado al unirlo en su curso alto con el Riachuelo (o Río de la Matanza); este plan pronto fue dejado de lado.

Entubado[editar]

En 1924, las autoridades decidieron entubar el arroyo, como solución a todos los problemas que éste ocasionaba en la ciudad. Las excavaciones empezaron en 1929 durante el gobierno de Hipólito Yrigoyen y el primer tramo hasta la calle Bolvia, finalizó en 1933. Luego de este importante trabajo, que necesitó cientos de obreros y maquinarias, se dio inicio a la segunda fase de la obra, un verdadero trabajo de ingeniería, que consistió en levantar columnas para contener a la gran losa. Para realizar el conducto se usaron 5000 toneladas de hierro en barra, 20000 t de cemento, 70000 toneladas de pedregullo y 55000 t de arena, se demolieron los viejos puentes (algunos quedaron soterrados como el del cruce de la Avenida Santa Fe) y construyeron otros; así, desde 1939 casi todo el Maldonado en su trayecto por la Capital Federal quedó "entubado" en un conducto de hormigón de sección rectangular cuyo techo está compuesto por vigas que son sostenidas por columnas -inicialmente las columnas iban a tener un perfil hidrodinámico fusiforme para evitar las turbulencias y acelerar el flujo de las aguas pero luego la sección de las vigas fue también rectangular-, tal túnel (cuyo "techo" es la Avenida Juan Bautista Justo) tiene 3,60 m de altura y un ancho que va de 16 a 18,20 m , en el centro del "piso" de tal túnel existe un relativamente estrecho canal. El último tramo, desde Segurola a la Avenida General Paz, se terminó en la década del 40.[5]

Pero tal obra de ingeniería con el tiempo resultó insuficiente: el crecimiento de la zona densamente edificada en la cuenca del Maldonado hace que las aguas pluviales escurran mucho más velozmente que cuando la zona tenía pasturas y bosques. De este modo con una hora de lluvia de entre 30 a 40 mm el túnel queda colmado y se inundan los terrenos adyacentes; un paliativo de los 1990 fue el establecer tabiques que unen a las columnas pero resultó asimismo insuficiente. Posteriormente a 1939 se realizó un canal que unía el curso medio del Maldonado con el arroyo Cildáñez, el objetivo de este canal era el de derivar parte de las aguas del Maldonado durante las crecidas; este canal también hoy se halla entubado y corre bajo las calles Ruiz de los Llanos y Basualdo.

Fue el trabajo más trascendental de la época en Buenos Aires, diseñado y alcantarillado por Obras Sanitarias de la Nación.

Avenida Juan B. Justo[editar]

Mapa de la Av. Juan B. Justo. Parte del arroyo corre por debajo de esta avenida.

Luego del entubado, fue hecha una calle de tierra sobre el arroyo; y en 1936 fue construida la actual Av. Juan B. Justo. Sin embargo, las inundaciones persistieron, de modo que a fines de siglo XX se construyó un túnel aliviador bajo el lecho del arroyo y las dos hileras de columnas que soportan al techo del túnel principal por donde corre el arroyo fueron unidas por tabiques para reducir las turbulencias y facilitar el escurrimiento de las aguas. Pese a todas estas obras el arroyo Maldonado, como la mayoría de los arroyos (hoy entubados) de la Ciudad de Buenos Aires, sigue provocando inundaciones.[6] [7] [8] [9]

Obras en la actualidad[editar]

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está llevando a cabo una obra de enorme importancia para reducir significativamente las inundaciones en la cuenca del Maldonado. La obra consiste en construir dos canales aliviadores, uno a cada lado del cauce original, desde la desembocadura en el río de la Plata hasta la intersección de las avenidas Juan B. Justo y Niceto Vega. Desde este último cruce hasta la zona de Flores, se construye un solo canal aliviador. Estos canales tienen un diámetro de 7 metros y cada uno de ellos tiene una capacidad de transporte de agua superior a la del canal original, por lo que una vez concluida la obra el volumen de agua a transportar se duplica.

La moderna máquina que realiza la obra es de origen canadiense y realiza la excavación, retira el material del suelo que va horadando y a su vez realiza el anillado hermético del túnel, quedando este terminado y listo para su uso. El avance máximo es de 18 metros por día. La máquina, que es controlada desde Italia funciona las 24 horas y en septiembre 2010 ya había finalizado el primer túnel corto de casi 5 Km de largo. Una segunda máquina que realiza el túnel largo (9,5 km) entre el Río de la Plata y la calle Cuenca en Flores, se encontraba al 15 de noviembre de 2010 sobre el cruce de Avenida del Libertador y Avenida Bullrich.

Túneles aliviadores[editar]

Los túneles aliviadores fueron iniciados durante el gobierno de Aníbal Ibarra, en el 2001, y se dieron por completados en agosto de 2012 durante el gobierno de Mauricio Macri. El primer túnel aliviador llamado Largo, con una longitud de 9 864 m, toma aguas excedentes del Maldonado en la intersección de la Avenida Juan B. Justo con la calle Cuenca, así un 70% del caudal del arroyo es derivado; el mismo Túnel Largo posee otra conexión aguas abajo en la intersección de las avenidas Juan B.Justo y Avenida Honorio Pueyrredón, en esta segunda conexión se deriva un 28% de caudal. Este túnel largo tiene una sección circular de unos 6,90 m de diámetro y corre en ligera pendiente a unos 30 metros bajo el nivel del suelo. Fue construido entre el 31 de diciembre de 2009 y el 25 de noviembre de 2011. Por su parte, el segundo túnel aliviador, llamado Túnel Corto, toma las aguas excedentes durante las crecidas en la intersección de las avenidas Juan B. Justo y Niceto Vega y tiene una longitud de 4 561 m, un diámetro similar al del Túnel Largo y corre también a unos 30 metros bajo el nivel del suelo. Este túnel corto puede captar un 56% de las aguas excedentes en el bajo valle del Maldonado. Ambos túneles concluyen en un pozo único de 35 metros de profundidad y 40 de diámetro ubicado en Punta Carrasco poco antes de desaguar en el Río de la Plata. Para desagotarse, este sistema no usa maquinarias sino que se basa en principios hidrostáticos (básicamente la presión del agua hace que la misma ascienda al nivel del Río de la Plata y drene en tal río).

En la literatura[editar]

Antonio Palestra describe al arroyo en 1943:

Imagen del Maldonado,
barro y sauce,
cardo y cielo
...
lo enfurecía el verano
con sus tormentas de fuego
entonces su agua, rabiosa,
se desataba en el viento
y atropellaba a los ranchos[2]

Baldomero Fernández Moreno lo hace en "Al arroyo Maldonado" (1916):

Maldonado, Maldonado, arroyuelo miserable, te mueres en todas partes...arroyuelo no me hables...

Jorge Luis Borges se ocupó de él en Elegía de los portones:

Había huecos de tunas y la finalidad el Maldonado, jirones de agua pobre en la sequía y verdad de guapo en que flameaba el norte más acá del Pacífico

Y también en "Un cuchillo en el norte":

Allá por el Maldonado, que hoy corre escondido y ciego

León Benarós contaba que:"el Maldonado crecía a veces, arrastrando los ranchos miserables como una ablución, purificadora y mortal".

Horacio Peroncini lo recordaba en "Allí no más":

Cuando chiquilín, por allí cruzaba el Maldonado. El campo estaba, entonces al alcance de un silbido...esa noche, como tantas noches,le vino a fortuna recordar aquellos días de arroyo, eran entonces diez o doce chiquilines en una suerte de pesca de ranas y mojarras: por lo general una pesca magra, algún chapuzón temerario, cierta vagancia inocente

Enrique González se expresa en un sainete:

El Arroyo Maldonado, que cruza la ciudad como un barbijo en un rostro malevo, o El Arroyo Maldonado se vanagloria de conservar, entre sus páginas de todo, el suceso rojo que emocionó las hojas del boletín de última hora...


Alberto Vacarezza y Carlos Mauricio Pacheco, en su sainete El arroyo Maldonado cantaban enamorados:

No importa que me haiga dao esquinazo tu querer... El mejor tiempo fue ayer; aquí te espero al costao del arroyo Maldonado y al arroyo has de volver

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. [1] Atlas Ambiental de Buenos Aires
  2. a b c d e Juan Carlos Maucor (2011). El Maldonado, un arroyo con historia. Historias de la Ciudad. Año XI nº 56 Julio. ISSN 1514-8793. 
  3. José Oscar Frigerio,El arroyo Maldonado no sólo corre en la leyenda, Todo es Historia, N° 219, Bs. As., julio de 1985.
  4. Diario La Nación (Argentina), Suplemento ilustrado del 2 de abril de 1903. Citado en: El Maldonado, un arroyo con historia, por Juan Carlos Maucor, Historias de la Ciudad. Año XI nº 56 Julio (2011)
  5. Víctor Pais (2009), La avenida Juan B. Justo cumple 72 años, Revista Tras Cartón nro. 37.
  6. [2]
  7. [3]
  8. [4]
  9. [5]

Coordenadas: 34°35′27″S 58°26′20″O / -34.59083, -58.43889