Quinta (urbanismo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Casa Quinta de Bolívar de modelo hispano

El término quinta, desde el punto de vista urbanístico, adopta distintos significados según cada región o país, aunque siempre manteniendo relación con bienes inmuebles. Inicialmente designaba "la quinta parte de la producción" que el arrendador (llamado quintero) entregaba al dueño de una finca; pero más tarde se aplicó la denominación de quinta a esa misma finca rústica o granja.

En Argentina, Paraguay y Uruguay[editar]

Inicialmente, ya en el siglo XVI el término quinta aludía a la quinta fracción de terreno que un adelantado, como representante de la corona, adjudicaba a un nuevo vecino español o mancebo de la tierra; estas "quintas" pasaron a ser huertas con alguna vivienda adjunta. Tales huertas quintas servían para aprovisionar a una villa (con el significado de ciudad), aprovisionamiento que incluía frecuentemente la producción de vinos como el de La Costa.

Entre los comedios de los siglos XIX y XX el significado de quinta fue mutando en la región rioplatense, así si aún en las postrimerías de los 1960s se podía hablar de "quintas" refiriéndose a parcelas suburbanas en las que existía alguna producción agrícola o pecuaria, ya desde ese entonces predomina la significación de una finca en las proximidades de una ciudad grande. De tal modo en Argentina y Uruguay se utiliza la denominación quinta o casa quinta para referirse a un tipo de propiedad destinada generalmente a pasar los fines de semana o los períodos vacacionales no muy lejos de las grandes urbes. Las casas quintas suelen estar conformadas por uno o más chalets dentro de una extensión considerable de terreno parquizado, forestado, o con amplios jardines, y que frecuentemente incluye una piscina y espacio para practicar deportes (tenis, vóley, fútbol), así como un quincho y parrillas para hacer asados, y en ocasiones dependencias para el personal y sala de máquinas.

Por otro lado, el término quinta, a secas, alude a una pequeña o mediana huerta o extensión de terreno donde se cultivan generalmente frutales u hortalizas, muchas veces formando parte de una propiedad o vivienda, aunque ésta se encuentre en una ciudad.

En España[editar]

Entorno típìco de una quinta de recreo

En España, con el correr del tiempo, quinta ha acabado significando "finca de recreo".

En México[editar]

En México, una quinta es un conjunto habitacional privado pequeño, con casas concentradas en un terreno delimitado y con un solo acceso, generalmente controlado. Puede contar con equipamiento urbano y recreativo localizado al centro del conjunto.

Es también un tipo de casas de lujo, que se comercializan bajo un concepto de exclusividad.

En Perú[editar]

En el Perú, se define como "Quinta" al conjunto de viviendas edificadas sobre lotes de uso exclusivo, con acceso por un espacio común o directamente desde la vía pública. Así se encuentra en el texto del Reglamento Nacional de Edificaciones, Norma G.040 Definiciones, publicado en 8 de junio del 2006 en la separata de Normas Legales del diario oficial El Peruano.

El tratamiento legal de las Quintas exige que, al momento de convertir un inmueble matriz en una Quinta, mediante la Subdivisión del mismo, se apruebe el Reglamento Interno de propiedad exclusiva y propiedad común (o independización y co-propiedad), según lo establece el artículo 42 del Reglamento de Inscripciones del Registro de Predios (Resolución del Superintendente Nacional de los Registros Públicos Nº 248-2008-SUNARP-SN.

En República Dominicana y Venezuela[editar]

En la República Dominicana y en Venezuela se denominan quintas inmobiliarias a las viviendas de lujo, equivalentes a los chalets en España.

En Chile[editar]

La casaquinta es de concepto muy parecido al usado en Argentina y Uruguay, la casaquinta es de origen colonial (siglo XVII) y es una propiedad de al menos 1 o dos hectáreas rodeada de altos muros por sus cuatro costados, parte de los cuales son estructurales para la vivienda principal. La casaquinta española se compone de uno o dos patios interiores cerrados rectangulares, un patio principal para los dueños y un patio secundario destinado a la servidumbre, a través de él se pasaba a un sector destinado a la agricultura de árboles frutales y el esparcimiento. Colindante a esta estaba la parcela, fundo o chacra destinado al pastoreo.