Apium graveolens

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Apio nabo»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Apium graveolens
Snijselderij Apium graveolens.jpg
Clasificación científica
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Asteridae
Orden: Apiales
Familia: Apiaceae
Género: Apium
Especie: Apium graveolens
[editar datos en Wikidata ]
Apio nabo
Celery2.png
Valor nutricional por cada 100 g
Energía 40 kcal 180 kJ
Carbohidratos 9.2 g
Grasas 0.3 g
Proteínas 1.5 g
Agua 88 g
Tiamina (vit. B1) 0.05 mg (4%)
Riboflavina (vit. B2) 0.06 mg (4%)
Niacina (vit. B3) 0.7 mg (5%)
Ácido pantoténico (vit. B5) 0.352 mg (7%)
Vitamina B6 0.165 mg (13%)
Vitamina C 8 mg (13%)
Vitamina K 41 μg (39%)
Calcio 43 mg (4%)
Hierro 0.7 mg (6%)
Magnesio 20 mg (5%)
Manganeso 0.158 mg (8%)
Fósforo 115 mg (16%)
Potasio 300 mg (6%)
Sodio 100 mg (7%)
Zinc 0.33 mg (3%)
% CDR diaria para adultos.
Fuente: Apio nabo en la base de datos de nutrientes de USDA.
[editar datos en Wikidata ]

El apio (Apium graveolens) es una especie vegetal perteneciente a la familia de las Apiáceas, antiguamente conocidas como umbelíferas.

Ilustración
Apium graveolens
Planta en flor
Detalle del tubérculo
Ilustración en Flora Batava

Descripción[editar]

Posee tallos estriados que forman una gruesa penca con hojas acuñadas. Toda la planta tiene un fuerte sabor acre, aunque el blanqueo de los tallos en el cultivo hace que pierdan estas cualidades, adquiriendo un sabor más dulce y el característico aroma que lo convierte en un buen ingrediente de ensaladas y sopas.

Distribución[editar]

Es oriundo de la zona mediterránea.

Historia[editar]

El uso medicinal del apio es viejo, como lo demuestra su presencia en la Capitulare de villis vel curtis imperii, una orden emitida por Carlomagno que reclama a sus campos para que cultiven una serie de hierbas y condimentos incluyendo "apium" identificada actualmente como Apium graveolens.

Cultivo[editar]

El apio nabo es también conocido como apionabo o apio rábano. Contrariamente al apio común (Apium graveolens var. dulce), del que se aprovecha la penca y las hojas, el apio nabo se cultiva para aprovechar su raíz grande y bulbosa. La raíz del apio nabo es generalmente gruesa y esférica, alcanzando dimensiones de 10-20cm de diámetro, y en su parte inferior tiene pequeñas raíces secundarias (raíces que suelen ser retiradas para su comercialización). Sus hojas son más pequeñas que las del apio, e igualmente tiesas y pinnadas.

Se puede encontrar todo el año aunque los mejores se encuentran en otoño e invierno.

Hay dos épocas de siembra: Invierno y primavera.

Propiedades y usos[editar]

El apio nabo se utiliza en cocina. Aunque este vegetal no es muy popular en España, donde el apio se cultiva con facilidad, su cultivo y uso aumenta en el centro y el norte de Europa, donde el apio se adapta más difícilmente, gozando en algunos países centroeuropeos de gran categoría culinaria. La raíz del apio nabo se puede utilizar cruda o cocida. La superficie exterior suele pelarse antes de su uso por ser demasiado dura. La carne del apio nabo es dura y compacta y de color hueso. El apio nabo tiene un suave sabor a apio, y a menudo se utiliza como aromatizante en sopas y guisos, aunque cada vez se utiliza más por si solo, por lo general en puré, o en guisos, gratinados y platos al horno. A diferencia de otros vegetales de raíz, que almacenan gran cantidad de almidón, la raíz de apio tiene sólo 5.6% de almidón.

Propiedades curativas[editar]

El apio se ha utilizado desde tiempos históricos tanto en la cocina como en la medicina naturista. Es una de las verduras que más propiedades medicinales posee. Se puede ingerir crudo, cocido o su jugo. Además de su crujiente textura y sabor, es una verdura “equilibrante”. Si se combina con otros vegetales como la zanahoria y el tomate, el jugo de apio ayuda a calmar los nervios y es un buen remineralizante. La ensalada de apio con un poco de sal puede usarse eficazmente para combatir el exceso de acidez del tubo digestivo y aliviar la colitis. La ensalada de apio y aguacate se recomienda en caso de enfermedades del estómago e intestino.

Ayuda al cuerpo a deshacerse de impurezas a través de su función diurética (por su contenido en un aceite volátil, el apiol). Se caracteriza por ser carminativo, sedante, aperitivo, digestivo (que no implica digestibilidad fácil por su alto contenido en fibra), emenagogo, depurativo, regenerador sanguíneo y ligeramente laxante. Ayuda a la formación del esmalte dentario. Disminuye las enfermedades hepáticas, combate las infecciones, ayuda a la eliminación de cálculos renales, mejora la memoria y en uso externo suele comportarse como un cicatrizante. Hay personas que creen que ingerir esta planta ayuda a aumentar la libido.

En jugo es eficaz para eliminar el exceso de ácido úrico, combatir el reumatismo, el sobrepeso, flatulencias, padecimientos nerviosos y menstruación escasa.

En cuanto al efecto diurético del apio, son las semillas las que provocan una mayor diuresis, siendo el cocimiento de éstas, útil en caso de hipertensión arterial, afección cardíaca congestiva, ansiedad e insomnio. Así mismo, la infusión de las semillas de apio resulta beneficiosa para combatir el síndrome premenstrual que produce incomodidades poco antes de la menstruación debido a la acumulación de líquido en los tejidos.

Varios estudios han puesto en evidencia que las semillas de apio reducen el contenido de glucosa en la sangre, lo que puede ser útil como auxiliar en el tratamiento de la diabetes, por supuesto, siempre bajo supervisión médica.

Precauciones[editar]

Los diuréticos pueden agotar el potasio y otras sales minerales almacenadas en el organismo, por lo que las personas que los usan deben comer alimentos con elevado contenido de potasio, como plátanos y verduras frescas, para reemplazar las sales minerales que se pierden por acción de los diuréticos. Cualquier diurético se debe usar en consulta con el médico.

Contraindicaciones[editar]

Por su efecto emenagogo es recomendable evitar consumir apio en cualquiera de sus formas durante el embarazo.

Aporte nutricional[editar]

Es común la creencia de que el apio resulta un vegetal difícil de digerir para el ser humano, además de ser considerado como un compuesto de calorías negativas, es decir, se quema más energía en procesar y digerir el apio que la energía que se obtiene de su digestión. Según diversas fuentes, este rumor no es realmente cierto, ya que las 6 calorías que se queman por ramillete de apio resulta poco significantes comparadas con las 13,6 Kcal que aportan 100 gramos de apio. De todas formas, el apio resulta muy positivo en la dieta humana debido a su alto contenido de fibra dietética, vitaminas y minerales, además de ser considerado un buen diurético debido al alto porcentaje de agua.

Propiedades[editar]

El bulbo contiene, además del aceite etéreo, almidón, azúcares, colina, tirosina, glutamina, asparragina y vitamina B-1 y B-2 que son necesarios para la función nerviosa y muscular. Por sus componentes, el jugo de apio restituye al cuerpo después de jornadas de ejercicio intenso o fiebres.

Variedades[editar]

Hay un gran número de variedades de apio nabo, sobre todo en Europa. Entre ellos se encuentran Prinz, Bola de nieve, De Reuil, Diamant, Gigante de Praga, Gigante Gennevilliers, Gigante de Dinamarca, Ibis, Kojak, Liso grueso de París, Naxos y Rodeo

Enfermedades[editar]

  • Con la Septoria apiicola (aparecen manchas amarillas en las hojas que acaban muriendo). La esclerotinia (hongo) y el foma del cuello (hongo) afectan al apio nabo.

Taxonomía[editar]

Apium graveolens fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum 1: 264–265. 1753.[1]

Etimología

Apium: nombre genérico que deriva de apium, un nombre latino antiguo para el apio o perejil.[2]

graveolens: epíteto latíno que significa "con fuerte olor".[3]

Sinonimia
  • Apium dulce Mill.
  • Apium graveolens subsp. butronensis (D.Gómez & G.Monts.) Aizpuru[4] [5] [6]
  • Apium graveolens subsp. dulce (Mill.) Lemke & Rothm.
  • Apium graveolens var. butronensis D. Gómez & G. Monts. in Aseg. & al.
  • Apium graveolens var. dulce (Mill.) Poir. in Lam.
  • Apium graveolens var. rapaceum (Mill.) Poir. in Lam.
  • Apium rapaceum Mill.[7]
  • Apium celleri Gaertn.
  • Apium decumbens Eckl. & Zeyh.
  • Apium integrilobum Hayata
  • Apium lobatum Gilib.
  • Apium lusitanicum Mill.
  • Apium maritimum Salisb.
  • Apium palustre Thore
  • Apium vulgare Bubani
  • Carum graveolens (L.) Koso-Pol.
  • Celeria graveolens (L.) Britton
  • Helosciadium ruta DC.
  • Helosciadium rutaceum St.-Lag.
  • Selinum graveolens Krause
  • Seseli graveolens Scop.
  • Sison ruta Burm.f.
  • Sison trifidum Burm. ex DC.
  • Sium apium Roth
  • Sium graveolens Vest[8]

Nombre común[editar]

  • Castellano: apio, apio acuático,[4] [5] [6] apio bastardo, apio blanco, apio borde, apio bravo, apio bravío, apio común, apio acuático, apio de agua, apio de arroyo, apio de arroyos, apio de huerta (3), apio de laguna, apio de las lagunas, apio de los huertos, apio de monte, apio dulce, apio laguna, apio nabo, apio palustre, apio silvestre, celerio, célery, habit, perejil de agua[7]

En Venezuela se le suele llamar apio España para evitar confusión con la arracacha, a la cual se le da el nombre de apio propiamente dicho.

Referencias[editar]

  1. Apium graveolens en Trópicos
  2. En Nombres Botánicos
  3. En Epítetos Botánicos
  4. a b Gobierno Vasco. Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial, Agricultura y Pesca (ed.): «Apium graveolens ssp. butronensis Apio acuático» (en es). Patrimonio natural y biodiversidad. Consultado el 22 de agosto de 2012.
  5. a b Gobierno Vasco (ed.): «Flora amenazada» (en es). Biodiversidad :: Especies Amenazadas del País Vasco: Flora. Consultado el 22 de agosto de 2012.
  6. a b Campos, J. A.. «Apium graveolens ssp. butronensis Apio acuático» (en es). Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España. Consultado el 22 de agosto de 2012.
  7. a b «Apium graveolens». Real Jardín Botánico: Proyecto Anthos. Consultado el 24 de noviembre de 2009.
  8. Apium graveolens en PlantList

Bibliografía[editar]

  • Aguilella, A.; Puche, F. Diccionari de Botànica. Col. Educació. Materials 71. València: Universitat de València; 2004
  • Barceló MC, Benedí C (coord.), Blanché C, Hernández H, Gómez A, Martín J, Molero J, Ribera MA, Rovira MA, Rull J, Seoane JA, Simon J, Suárez M, Vallès J. Botànica Farmacèutica. Ensenyament de Farmàcia (pràctiques). Text-guia. Col·lecció Textos docents núm. 279. Barcelona: Edicions Universitat de Barcelona; 2008.
  • Bolòs O, Vigo J, Masalles RM, Ninot JM. Flora manual dels Països Catalans. 3 ed. Barcelona: Pòrtic; 2005
  • Sosa Gómez, Reinaldo. El Poder Medicinal de las Plantas. Asociación Publicadora Interamericana. México, 1998.

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]