Glutamina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Glutamina
L-Glutamin - L-Glutamine.svg
L-Glutamine-zwitterion-3D-balls.png
Nombre (IUPAC) sistemático
Ácido 2-amino-4-carbamoilbutanoico
General
Símbolo químico Gln, Q
Fórmula molecular C5H10N2O3
Identificadores
Número CAS 56-85-9[1]
ChEBI 28300
ChemSpider 718
PubChem 738
Propiedades físicas
Masa molar 146,14 g/mol
Punto de fusión 458 K (185 °C)
Propiedades químicas
Acidez 2,17; 9,13 pKa
Solubilidad en agua soluble
Familia Aminoácido
Esencial No
Codón CAG, CAA
Punto isoeléctrico (pH) 5,65
Valores en el SI y en condiciones estándar
(25 °C y 1 atm), salvo que se indique lo contrario.

La glutamina (abreviada Gln o Q) es uno de los 20 aminoácidos que intervienen en la composición de las proteínas y que tienen codones referentes en el código genético; es una cadena lateral de una amida del ácido glutámico, formada mediante el reemplazo del hidroxilo del ácido glutámico con un grupo funcional amina. Está codificada en el ARN mensajero como 'CAA' o 'CAG'. Se trata de un aminoácido no esencial, lo que significa que el organismo puede sintetizarlo a partir de grupos amino presentes en los alimentos. Se trata del aminoácido más abundante en los músculos humanos (llegando a casi el 60% de los aminoácidos presentes) y está muy relacionado con el metabolismo que se realiza en el cerebro.[2] Sin embargo en ciertas circunstancias resulta necesaria su ingestión en la dieta mediante suplementación ya que evita la disminución del músculo debido a estres oxidativo.[cita requerida]

Funciones[editar]

La glutamina es una de las pocas moléculas de aminoácido que posee dos átomos de nitrógeno (normalmente solo poseen un átomo de N). Esta característica le convierte en una molécula ideal para proporcionar nitrógeno a las actividades metabólicas del cuerpo. Su biosíntesis en el cuerpo ayuda a 'limpiar' de amoníaco algunos tejidos (tóxicos en algunas concentraciones), en especial en el cerebro haciendo que se transporte a otras regiones del cuerpo. La glutamina se encuentra en grandes cantidades en los músculos del cuerpo (casi un 60% del total de aminoácidos),así como en la sangre y su existencia se emplea en la síntesis de proteínas (lo que le convierte en un suplemento culturista debido a los efectos ergogénicos de reparación de las fibras musculares). La glutamina se emplea en biosíntesis del oxidante glutationa. Los niveles de glutamina en sangre son a veces indicadores de un trastorno en el organismo de carácter catabólico, como pueda ser la necrosis intestinal.[cita requerida]

La glutamina posee un efecto tampón que neutraliza el exceso de ácido en los músculos (tal y como es el ácido láctico) generado especialmente en la práctica del ejercicio anaeróbico intenso. Este tipo de ácidos, acumulados en los músculos de los deportistas son una de las principales causas de la fatiga, además de la denominada catabólisis muscular, el efecto tampón se plasma en la disminución de la carga positiva de los iones H+ procedentes de los ácidos.[3] Algunas investigaciones han mostrado que la ingesta de suplementos de glutamina pueden proporcionar una capacidad adicional de tampón cuando el balance muscular ácido/alcalino en los músculos tiende a romperse para ser más ácido (permitiendo de esta forma que se puedan realizar ejercicios de musculación durante más tiempo y a una mayor intensidad).[4] La glutamina retira el amoniaco (residuo de la actividad deportiva anaeróbica) de ciertos tejidos y lo pone en el torrente sanguíneo, la glutamina junto con la alanina transportan más de la mitad del nitrógeno del organismo.[cita requerida] La glutamina previene la pérdida de masa muscular en tiempo de reposo, o bien cuando se desea realizar trabajo aeróbico intenso, el cual puede llevarnos a una pérdida temporal de este.[cita requerida]

En el riñón la glutamina ejerce un rol importante en las células del túbulo renal, junto a la glutaminasa, para la síntesis del amoniaco (NH3), el cual es uno de los compuestos que utiliza el riñón como un buffer urinario, para la estabilización del pH sanguíneo.[cita requerida]

Biosíntesis[editar]

La síntesis de la glutamina consiste en la reacción química entre el glutamato con la molécula de NH4+ y a raíz de esta síntesis se insertan dos grupos aminos por cada molécula sintetizada).[cita requerida]

Presencia[editar]

Se encuentra en alimentos de origen animal y vegetal con alto contenido proteico, el problema que existe es que se destruye con el cocinado de los mismos y en muchas ocasiones se deben comer crudos (el perejil y las espinacas crudas son una buena fuente de glutamina[2] ); los lácteos, carnes (cruda y ahumada) y frutos secos tienen alto contenido en glutamina, sobre todo el queso fresco. Se han encontrado trazas de L-Glutamina en alimentos fermentados como puede ser el miso[5]

Usos[editar]

Este aminoácido en suplemento dietético sírve para que los músculos ejercitados no bajen de volumen. En ciertas ocasiones, como el estrés, traumas o infecciones, puede ser considerado como "semiesencial". Se emplea en casos en los que algunas dolencias han postrado a un paciente en cama durante un periodo largo de tiempo, los atletas de musculación lo emplean debido a sus efectos "constructores" de músculo, así como en los pacientes de cancer y sida.[2] Esto es debido a que las situaciones de trauma, cirugía y demás situaciones de estrés hacen que los músculos liberen glutamina al torrente sanguíneo con la consiguiente pérdida de masa muscular. La suplementación de L-glutamina puede ser beneficiosa en casos de artritis, enfermedades inmunodeficientes, fibrosis, desordenes intestinales, úlceras pépticas, daños en los tejidos debido a radiación, cancer (en algunos casos se detectan niveles anormales submínimos de glutamina) , etc. La glutamina se comercializa en polvo y en cápsulas. Los suplementos deben guardarse en un ambiente seco ya que la humedad favorece la hidrólisis de la glutamina en amoníaco y en ácido piroglutámico. La glutamina no debería ser administrada a personas con cirrosis, problemas renales, síndrome de Reye,[6] o cualquier otro problema de salud resultante de un exceso de amoniaco en sangre. Investigaciones realizadas en animales han mostrado que la administración de glutamina tiene efectos de reducción del apetito, sin embargo este efecto no se ha estudiado en humanos.[7] Se ha administrado con éxito en la nutrición parenteral de los pacientes hospitalarios (en dosis estándares, que van desde los 2.8 hasta los 7.3 gramos/1000 calorías).

L-Glutamina es biosintetizada por el hígado y los pulmones. Durante el ejercicio de musculación intenso se liberan ciertas cantidades de glutamina superiores a las cantidades que sintetiza el cuerpo humano. Los estudios científicos han demostrado que este consumo desgasta las reservas naturales de glutamina en los músculos,[8] es por esta razón por la que ciertos atletas lo emplean como suplemento dietético. Por ejemplo los atletas que realizan ejercicio anaeróbico liberan cerca de un 45% comparado con los niveles anteriores a la realización del ejercicio. Cuando los mismos atletas prosiguen con ejercicio aeróbico durante 10 días, su concentración de glutamina en el plasma desciende hasta un 50%. El descenso en los niveles de glutamina se mantiene incluso seis días tras la recuperación del ejercicio. Estos datos sugieren que este tipo de atletas necesita una suplementación de glutamina en sus dietas capaz de reponer las reservas en los músculos. Los atletas que someten a un sobre-esfuerzo a sus músculos (sin un adecuado reemplazo de glutamina) incrementan su riesgo de infección y a menudo se recuperan más lentamente de los daños sufridos.[8]

Beneficios para la salud[editar]

Podemos realizar un listado de todas aquellas circunstancias en las cuales se puede considerar importante o en las que se hace necesario consumir glutamina; donde la glutamina tiene beneficios, aunque en realidad sabemos que no es ni mucho menos indispensable ni tampoco obliga. Las más destacadas serían las siguientes:

  • En situaciones de estrés
  • Cuando hay traumatismos musculares o golpes.
  • La práctica de deporte que exige considerable esfuerzo físico.
  • Cuando existe un proceso de recuperación de cualquier tipo de lesión.
  • Intensidad de entrenamientos.
  • Cuando se detecta una infección en los músculos o en la piel.
  • Si presenta quemaduras de cualquier grado.
  • En caso de presentar agotamiento físico.
  • Desórdenes alimenticios que provocan de alguna forma lo que se conoce como catabolismo de los músculos.
  • Determinadas patologías o enfermedades relacionadas con la práctica del deporte.
  • Entrenamientos que exigen una larga resistencia física.[9]

Protocolo[editar]

Se suele administrar en cantidades diarias que rondan los 50 miligramos/kilogramo de peso corporal. Es aconsejable tomar la glutamina cuando el estómago está vacío para que no interactúe con otros aminoácidos obtenidos de la dieta.[cita requerida]

Efectos secundarios[editar]

Varios estudios practicados en atletas han demostrado que la glutamina no causa efectos secundarios.[cita requerida]

Fuentes[editar]

Los alimentos de origen animal son una fuente fundamental de este aminoácido. Los huevos, el cerdo y el pollo se encuentran entre los alimentos que mayor concentración presentan. Destacan entre ellos las carnes crudas, y sobre todo el pavo. En cuanto a los pescados, gran fuente de este aminoácido es el salmón. Todos ellos son beneficiosos para recuperarse de un gran esfuerzo físico, pues esta molécula favorece la recuperación del tejido dañado. Es recomendable que estos alimentos se consuman de la manera más natural posible, evitando que los animales hayan sido alimentados con hormonas u otras sustancias. Los lácteos son otra de las fuentes de glutamina naturales. Destacan la leche, el yogurt y, sobre todo, los quesos frescos. Se trata de alimentos protéicos que, al igual que la carne y el pescado, ayudan a reparar el tejido dañado tras un gran esfuerzo físico. Otro de los alimentos ricos en este aminoácido son los vegetales. Sobre todo son las espinacas, el perejil y la col los de mayor concentración de glutamina. Además, para no perder ninguna de sus propiedades, es recomendable consumirlos crudos. Finalmente, podemos encontrar glutamina en productos de suplementación alimentaria que podemos encontrar en tiendas especializadas. Y es que, todos estos alimentos, a los que hay que añadir, además, las legumbres y los cereales integrales, son considerados fuentes de glutamina, aminoácido que ayuda a la recuperación de la masa muscular y al desarrollo del cerebro.[10]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Número CAS
  2. a b c "Prescription for Nutritional Healing", Phyllis A. Balch, Avery, 2006
  3. "Increased plasma bicarbonate and growth hormone after an oral glutamine load", Welbourne, T.C. Am J Clin Nutr, 61: 1058-61, 1995.
  4. "Interorgan glutamine metabolism during acidosis", Welbourne, T.C., & Joshi, S. Jnl Parent Ent Nutr, 14: 775-855, 1990.
  5. «Glutamine». Vitamins & health supplements.
  6. Cooper, Arthur J.L. "Role of glutamine in cerebral nitrogen metabolism and ammonia neurotoxicity", Mental Retardation and Developmental Disabilities Research Reviews, Volume 7, Issue 4, Pages 280 - 286, 2001
  7. Opara, E.C., Petro A., et al. "L-glutamine supplementation of a high fat diet reduces body weight and attenuates hyperglycemia and hyperinsulinemia in C57BL/6J mice", en J Nutr, 126: 273-79, 1996.
  8. a b "Depression of plasma glutamine concentration after exercise stress and its possible influence on the immune system,", Keast, D., Arstein, D., et al. Med J Aust, 162; 15-8, 1995.
  9. «Las funciones de recuperación de la glutamina». Consultado el 06 de julio de 2014 lidioma=español.
  10. «La Glutamina - Todo lo que necesitas saber». Consultado el 20 de noviembre de 2013 lidioma=español.