Viracocha

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Apu Qun Tiqsi Wiraqucha
Apu Qun Tiqsi Wiraqucha

Viracocha, Wiracocha o Huiracocha, también llamado el dios de los báculos o de las varas, es una divinidad del cielo que abarca la idea andina de un general "Dios Creador". Se cree que interviene en tiempos de crisis pero también es visto como un héroe cultural.[1] Los aspectos que se superponen en el panteón superior que consiste de Viracocha, Punchao, Inti, and Illapa, podrían derivarse de una sola entidad del dios del cielo y la tormenta. Algunas veces los aspectos tienen diferencias suficientes para adorarlos en una manera separada.[2]  

Viracocha es el más destacado entre los dioses andinos y su figura es la central de la Puerta del Sol de Tiwanaku . Es posible que su gran difusión se debiera a que los religiosos católicos buscaban un nombre para explicar a la gente indígena el concepto de dios. Además, añadieron a su nombre otras palabras a fin de recalcar su calidad de ser supremo, y de este modo se formó el nombre en quechua de: Apu Qun Tiksi Wiraqucha.[3]

Etimología[editar]

Cuando los primeros cronistas llegaron a América, el español estaba en plena evolución y su alfabeto aún carecía de normativa. En tales casos, era común el uso tanto de la "v" como de la "u" para representar indistintamente la vocal [u] y a la semiconsonante [w], hoy representadas como u o hu. [4] Por tal motivo fue mayoritariamente transcrito como Viracocha, aunque también algunos escribieron, Huiracocha y Huiraccocha. Otras versiones fueron Ticci, Tiqsi o Tiksi.

Según la cronista Sarmiento de Gamboa, Viracocha significa “grasa o espuma del mar” porque cuando el Dios salió de la tierra de Perú con sus criados, fueron caminando sobre las aguas como espuma.[5] Esto apoya la hipótesis que "Viracocha" resulta de la combinación de wira y qucha. En quechua, qucha es 'extensión de agua' mientras wira significa "grasa, grasoso.'[6]

Los datos lingüísticos, históricos y arqueológicos indican que el término Wiraqucha corresponde a la quechuización del término aymara Wilaquta (de wila: sangre y quta: lago), debido a los sacrificios de camélidos que eran celebrados por sociedades pre-Incas de habla aymara, alrededor del lago Titiqaqa. En tales sacrificios el lago quedaba teñido con la sangre de los animales sacrificados. [7]

Visiones sobre Viracocha[editar]

Varias crónicas y mitos describen a Viracocha como “el Hacedor,” un dios distante y poderoso, pero otros hablan sobre el aspecto del “héroe mítico” y las aventuras y peregrinaciones de él.[8]  

Según los cronistas[editar]

Sarmiento de Gamboa[editar]

En la historia de Sarmiento de Gamboa, hay varias descripciones de la creación del mundo por Viracocha. En el principio, existe uno que se llama Viracocha Pachaychachi. Después de crear el mundo oscuro, crea unos hombres gigantes a su semejanza. Cuando los seres humanos se rebelan y desobedecen sus órdenes, Viracocha Pachaychachi los convierte en piedra y causa una inundación gigante que cubre la tierra. Algunas de las naciones, además de Cuzco, dicen que algunas personas sobrevivieron pero los Inca creían que Viracocha creó hombres de nuevo. En la fábula de la segunda edad, Viracocha Pachaychachi salva a tres personas, uno de los cuales es nombrado Taguapácac. Viracocha crea la luz en el mundo y lleva a sus nuevos criados a un lago en Collao y la isla Titicaca. Él crea la luna, el sol y las estrellas. Cuando Taguapaca le desobedece, él es arrastrado hasta el fondo del lago. Después, los dos criados tomaron dos caminos diferentes, uno a través de la cordillera al mar del sur y el otro a través de los Andes. Viracocha toma el camino entre sus criados. Mientras caminan, ellos pueblan la tierra y crean las naciones del Perú.  Cuando Viracocha llega en la región de Chaca, la gente allí trata de matarlo. Él se arrodilla y le pide a los cielos para la protección.  Un fuego se cae del cielo y la gente tienen miedo. Viracocha termina el fuego con su palo y, luego, las personas lo adoren. Gamboa también describe que hay otros cuentos sobre la creación de Viracocha. Otro más dice que Viracocha es creado cerca de Titicaca y después él hace a los hombres a su semejanza para poblar la tierra. Todos tenen la misma lengua materna, pero después de un tiempo no pueden comunicarse. Después de crear el mundo y la gente, Viracocha contina su viaje para realizar milagros e instruir a sus criados.[5]

Betanzos:[editar]

La historia de Betanzos es muy similar del mito de Sarmiento de Gamboa. Viracocha emerge del lago Titicaca y crea una raza de hombre. Pero, lo enfurecen y entonces los transforma en piedra. Después crea el sol, las estrellas, y la luna. Otra vez, hace hombres y crea las varias provincias del Perú. Forma diferentes linages de la humanidad y da a cada grupo una diferente ropa, lenguaje, canción, sistema agrícola y religión. Envia algunos hombres a las montañas, los ríos, y las cuevas. Manda que dos de los hombres toman una ruta específica para poblar la tierra. Ellos toman el mismo camino que los criados en el relato de Sarmiento de Gamboa.[8] Viracocha toma el Camino Real que va a la sierra hacia una región que se llama Caxamalca. Encuentra un grupo de gente que no lo reconocen y entonces tratan de matarlo. Viracocha causa que se cae fuego del cielo y la gente tienen miedo de morirse. Él les dice que es su Dios, el creador, y ellos empiezan a adorarlo. Continúa su viaje, al llegar a Cusco y unirse a los dos hombres que envió antes. Juntos desaparecen sobre el mar. [9]

Más Información:[editar]

Los cronistas señalan que Tiqsi Viracocha vino de Tiahuanaco y creó unos seres a su semejanza. Algunas versiones mencionan que él hizo el mundo; que en su peregrinaje llegó a Cacha donde sus habitantes trataron de matarlo: él se arrodilló, levantó las manos al cielo e hizo bajar de lo alto un fuego que abrasó la comarca. Luego siguió su camino y llegó al mar, donde se encontró con sus servidores y se embarcó con ellos.

Según la visión andina[editar]

Manuscrito de Huarochirí:[editar]

La identidad de Viracocha está combinada con la del ídolo Cuniraya en el primer capítulo del Manuscrito de Huarochirí. La adición del nombre de Viracocha para adorar ese ídolo muestra que fue invocado y respetado. Y la gente le adora antes de empezar trabajo duro en los campos.

El mito que sigue explica las hazañas de Cuniraya Viracocha y la manera en que él engaña la huaca bella Cavillaca. Todos los huacos la desean pero sin embargo ella no durmió con nadie. Un día, Cuniraya Viracocha se transforma en un pájaro y planta su germen masculino en una fruta. Cuando ella come la fruta, ella se pone embarazada sin tener relaciones sexuales. Cuando Cavillaca intenta de identificar el padre de su hijo, Cuniraya Viracocha aparece como un mendigo pobre y trata de recuperar a su hijo. Ella no le cree y sale corriendo hacia el mar donde ella y su hijo se transforman en islas. Él intenta encontrarla y le pida a varios animales para ayuda, pero llega demasiado tarde. Cuando llegar al mar, viola a la hija más joven de Pachacamac, otra deidad. Cuando la madre trata de castigarlo, él se escapa. Vagando por la tierra, Viracocha es conocido por engañar a los hombres.[10]

Guamán Poma[editar]

En la obra de Guamán Poma, el nombre de Viracocha aparece como “uari uircocha runa” para referirse a la primera generación de los indios. El texto declara que “estos dichos indios se llamaron Uari Uiracocha runa porque descendieron de los dichos españoles.”[11] El cuento conecta el linaje de los indos con el linaje de los españoles porque todos descendieron de Adán, Eva y Noé. Ellos adoraban el Dios, el creador, y no los ídolos, demonios o huacas. A través del tiempo, la gente perdió “la fe y esperanza de Dios y la letra y mandamiento de todo perdieron”[11] pero el cuento afirma que ellos tenían “una sombrilla y luz de conocimiento del criador y hacedor del mundo.”[11] Las personas que siguieron no tuvieron una variación de “Viracocha” como una parte de su nombre.[11]

Más Información:[editar]

En el antiguo Cuzco, se le dio gran importancia al ser "el que envió a Manco Cápac y Mama Ocllo a fundar una ciudad". Con el paso de los años se fue olvidando el culto a este dios, y se le dio más importancia al dios Sol (Inti), hasta el reinado de Yahuar Huacac ('[el que] llora sangre'), que mandó a construir el templo de Wiracocha en la ciudad del Cuzco, ya que Sinchi Roca en su reinado bautizó a akamama como qusqu (Cuzco).

La llegada de los españoles[editar]

Los cronistas dan varios pedazos de evidencia en cuanto a por qué los españoles se llamaban Viracocha.

  1. Los españoles tenían una apariencia similar a Viracocha según las descripciones de varias fuentes.[8]
    1. Sarmiento de Gamboa relata que Viracocha “fue un hombre de mediana estatura, blanco y vestido de una ropa blanca a manera de alba ceñida por el cuerpo, y traía un báculo y libro en las manos.”[5]
    2. Betanzos lo describe como “un hombre alto de cuerpo y que tenía una vestidura blanca que le daba hasta los pies que traía ceñida; e que traía el cabello corto y una corona hecha en la cabeza a manera de sacerdote...traía en los manos cierta cosa que a ellos les parece el día de hoy como estos breviarios que los sacerdotes traían en los manos”[9]  
    3. Cieza de León describe a Viracocha como “un hombre blanco de crecido cuerpo” [12]
    4. Titu Cusi Yupanqui Inca describe las barbas coloradas de los españoles, los animales con herraduras de plata, la lengua escrita, y el ruido de sus arcabuces que los conecta con el dios del Trueno, Illapa. Entonces supone que eran enviados por Ticsi Viracocha. Con el descubrimiento que los españoles eran mortales, Titu Cusi revela que ellos eran mandados por el demonio.[8]  [13]
  2. Los españoles llegaron del mar, de la manera que Viracocha y sus criados partieron según ejemplos en la mitología. Viracocha tiene un origen marítimo.[8]
  3. Según Fioravanti, la dirección del camino de los españoles, que comienza en el mar y va de norte a sur, es la inversa de la dirección que Viracocha y sus criados (o hijos en algunos versiones) tomaron.[8]
  4. Según Garcilaso de la VegaInca Viracocha, el líder del pueblo incaico que tenía este título de Viracocha como un símbolo de su poder y relación con el dios altísimo, entregó una profecía en la que se declaró que un día los Incas perdería su “idolatría y su imperio”[14] a las manos de una gente de una tierra lejana.

Conversión al cristianismo[editar]

Los escolares y crónicas de habían variado los cuentos de la identidad de Viracocha.

  1. Bartolomé de Las Casa dice que viracocha significa “criador de todas las cosas”[6]
  2. Betanzos confirma este cuando dice que “Viracocha quiere decir y podremos tener que dice dios”[9]  
  3. Polo, Sarmiento, Blas Valera y Acosta también ven Viracocha como un creador[6]  
  4. Guamán Poma, la cronista indígena, considera que “viracocha” significa “criador”[11]  

Algunos autores como Garcilaso, Betanzos, y Pedro de Quiroga revelan que Viracocha no fue el nombre original de “dios” y demuestran una perplejidad antes el significado.[6] Según Garcilaso el nombre de Dios en el lenguaje general de Perú fue “Pachacama” y no Viracocha.[14] Pero los intérpretes españoles atribuyeron la identidad del creador supremo a Viracocha durante las primeras décadas de la colonización.[6]

Según Antoinette Molinié Fioravanti, los españoles llamaron a Viracocha el “dios creador” para “luchar contra el politeísmo que representa el culto a las Huacas, las múltiples divinidades locales a las cuales se atacaron los extirpadores de idolatría.  Además la creencia andina en un dios supremo servía a demostrar que la revelación de un dios único y universal era “natural” para la condición humana”[8]     

Los intelectuales cristianos, San Agustín y también Tomás de Aquino, sostuvieron que los filósofos de todas las naciones habían obtenido un conocimiento de la existencia de un Dios supremo. Pero, el filósofo medieval de Europa creaba que sin el auxilio de la Revelación, la gente no puede logar una sabiduría de verdades más grandes como “La Trinidad.”[6]  

Según César, la decisión de usar “Dios” por “Viracocha” representa el primer paso en la evangelización de los inca.[6]  Hay varios argumentos en favor de esta estrategia:

  1. Era ineficaz a explicar el “Dios” español porque la gente indígena no entendían el concepto
  2. Nombrar a Viracocha como “Dios” facilitaba la sustitución de la concepción autóctona de la divinidad por la concepción cristiana.[6]    

Pero hay razones también que otros, como las cronistas indígenas de Garcilaso y Guamán Poma, pusieron una énfasis en la cultura monoteísta de los Inca.  Según Cesar, los autores quisieron mostrar que el conocimiento de un dios creador representa una “evangelización prehispánica frustrada”[6] que habían tenido pasos al conocimiento del Dios cristiano y también que los reyes filósofos como Inca Pachacuti habían encontrado al Dios desde la “filosofía natural.”[6]  

Doctrina[editar]

En el Tahuantinsuyo, el culto a Viracocha fue muy restringido, pues aparte del templo de Quisuar Cancha eran pocos los santuarios dedicados en su honor y todos estaban localizados en la zona del Cusco. Su imagen se encontraba también en el Coricancha, y según los cronistas existía cierta rivalidad entre el culto a Viracocha y el culto a Inti, el dios sol.

Viracocha al igual que otras deidades, fue nómada[15] y tenía un compañero alado, el pájaro Inti, una especie de pájaro mago, conocedor de la actualidad y del futuro, representado en mitos orales como un picaflor de alas de oro (Quri qinqi).

Se da al dios todopoderoso la facultad de dirigir la construcción de todo lo visible e invisible.

Comienza su obra en el mundo de los antiguos (ñawpa pacha) tallando en la piedra las figuras de los dos primeros seres humanos, de los primeros hombres y mujeres que van a ser los cimientos de su trabajo. Estas estatuas las va situando Viracocha en los sitios correspondientes y, a medida que les da nombre, se animan y toman vida en la oscuridad del mundo primigenio (ñaupa pacha), porque todavía no se ha ocupado el dios de dar la luz a la Tierra, solamente iluminada por el resplandor del Tití, un puma salvaje y ardiente que vive en la cima del mundo, seguramente el jaguar que se entremezcla con otros animales en las representaciones totémicas del Imperio inca y de las culturas preincas anteriores.

Este mundo de aquí o Kay Pacha, todavía está en tinieblas porque Viracocha posterga todo su labor de erección de un mundo completo, al nacimiento de los seres humanos que van a disfrutar de él.

Satisfecho con los humanos, el dios prosiguió su proyecto, ahora poniendo en su lugar a sus hijos el Sol (Inti), a la Luna (Mama Quilla), y a las estrellas infinitas, hasta cubrir toda la bóveda celestial con sus luces.

Después, Viracocha se dirige al norte para, desde allí, llamar a su lado a las criaturas que él acaba de dotar con vida propia.

Al partir de Tiahuanaco, Tiqsi Huiracocha había delegado las tareas secundarias de la creación en sus dos ayudantes, Tocapu Huiracocha e Imaymana Huiracocha, quienes emprenden inmediatamente las rutas del este y del oeste de los Andes, para a su paso por tan largos caminos dar vida y nombre a todas las plantas y a todos los animales que van haciendo aparecer sobre la faz de la tierra, en una hermosa misión auxiliar y complementaria de la realizada antes por su dios y señor Huiracocha, misión que terminan junto a la orilla del mar, para después perderse regiamente en sus aguas, una vez cumplida la tarea ordenada por el dios creador principal del universo de los incas y preincas al parecer desde la época de Caral.

Debido a este principal icono de la mitología inca, en el quechua moderno, sobre todo en los Andes centrales, es un tratamiento de respeto (como señor).

Al respecto[editar]

  • Wiraqocha. Mit. Rel.Dios supremo de la mitología tawantinsuyana, representado por un personaje de raza blanca, de luengas barbas.[16]
  • viracocha |wiraqucha|. Dios que adoraban los indios; y de ahí, por cosa divina, llamaban a los españoles hijos de aquel Dios[17]
  • wiraqucha el dios creador y civilizdor del mundo andino. Españoles que vinieron al Perú, quienes recibieron este nombre, por creerlos emisarios de la divinidad principal.[18]
  • huiracocha /wiraqucha/, término aculturado que designaba a los españoles. Huiracocha, la deidad sureña asimilada por los incas y/o españoles a los demás héroes culturales andinos, probablemente con propóditos de subyugación espiritual ( cf. con Cuniraya Huiracocha).[19]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cook, Noble David, and Alexandra Parma Cook. People of the Volcano : Andean Counterpoint in the Colca Valley of Peru. Durham : Duke University Press, 2007. Web.
  2. Demarest, Arthur Andrew. Viracocha : The Nature and Antiquity of the Andean High God. Cambridge, Mass. : Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University, 1981. Peabody Museum Monographs Web.
  3. «Glosbe Quechua-English Dictionary». Consultado el 3 de mayo de 2016. 
  4. «Spanish orthography». Wikipedia, the free encyclopedia (en inglés). 8 de abril de 2016. Consultado el 6 de mayo de 2016. 
  5. a b c Sarmiento de Gamboa, Pedro, and Ángel Rosenblat. Historia De Los Incas. 3. ed. / edición y nota preliminar de Angel Rosenblat. ed. Buenos Aires : Emecé, 1947, c1942.Biblioteca Emecé De Obras Universales : Sección 10, Historia y arquelogía Web.
  6. a b c d e f g h i j Itier, César. Viracocha o El Océano: Naturaleza y Funciones De Una Divinidad Inca. Lima: IFEA; IEP, 2012. Print.
  7. Rodolfo Cerrón-Palomino, Las lenguas de los incas: el puquina, el aimara y el quechua
  8. a b c d e f g Molinié-Fioravanti, Antoinette. "El Regreso De Viracocha." Bulletin de l'Institut francais d'études Andins 16.3-4 (1987)Web.
  9. a b c Betanzos, Juan de, María del Carmen Martín Rubio, and Digitalia (Firm). Suma y narración De Los Incas [Electronic Resource].Web.
  10. versión bilingüe quechua-castellano de José María Arguedas, edición y estudio al cuidado de José Ignacio Úzquiza González, and José María Arguedas. El Manuscrito De Huarochirí : Libro Sagrado De Los Andes Peruanos.Web.
  11. a b c d e Guamán Poma de Ayala, Felipe, and Franklin Pease G. Y. Nueva crónica y Buen Gobierno;. Lima,: Casa de la Cultura del Perú, 1969. Web.
  12. Cieza de Leon, Pedro de (1992). La crónica del Perú. Calpe. 
  13. Yupanqui, Titu Cusi, and Ebrary Academic Complete Subscription Collection. An Inca Account of the Conquest of Peru [Electronic Resource]. Boulder : University Press of Colorado, Aug. 2005. Web.
  14. a b Vega, Garcilaso de la, and Ana Gerzenstein. Comentarios Reales. [Buenos Aires]: Plus Ultra, [1967]. Coleccion Clasicoshispanoamericanos, 10-11 Web.
  15. «El camino de Viracocha, la suprema divinidad del mundo andino». Consultado el 10 de agosto de 2011. 
  16. Diccinario quechua español-quechua. Municipalidad del Cusco (1995)
  17. Arte y vocabvlario en la lengva general del Perv.. Anónimo, edición supervisada por R. Cerrón Palomino. PUCP (2014)
  18. Diccionario Runa simi- Español. Abdón Yaranga Valderrama BNP ( 2003)
  19. Ritos y tradiciones de Huarochirí. Gerald Taylor ( editor, revisor) 820011)

Bibliografía[editar]

Enlaces[editar]