Thomas Hobbes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Thomas Hobbes
Thomas Hobbes (portrait).jpg
Retrato de Thomas Hobbes por Wright. Londres, Galería Nacional de Retratos.
Información personal
Nombre de nacimiento Thomas Hobbes de Malmesbury
Nacimiento 5 de abril de 1588
Bandera de Inglaterra Westport, cerca de Malmesbury, Wiltshire, Inglaterra
Fallecimiento 4 de diciembre de 1679
(91 años)
Bandera de Inglaterra Derbyshire, Inglaterra
Nacionalidad inglesa
Lengua materna inglés
Religión Deísmo
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Filósofo
Obras notables Leviatán

Thomas Hobbes (/hɒbz/; Westport, cerca de Malmesbury, 5 de abril de 1588Derbyshire, 4 de diciembre de 1679), en ciertos textos antiguos Thomas Hobbes of Malmesbury,[1]​ fue un filósofo inglés considerado uno de los fundadores de la filosofía política moderna.[2][3]​ Su obra más conocida es el Leviatán (1651), donde sentó las bases de la teoría contractualista, de gran influencia en el desarrollo de la filosofía política occidental.[4]​ Además de en el ámbito filosófico, trabajó en otros campos del conocimiento como la historia, la ética, la teología, la geometría o la física.

Es considerado el teórico por excelencia del absolutismo político, si bien en su pensamiento aparecen conceptos fundamentales del liberalismo tales como el derecho del individuo, la igualdad natural de las personas, el carácter convencional del Estado (que conllevará a la posterior distinción entre este y sociedad civil), la legitimidad representativa y popular del poder político (al poder ser este revocado de no garantizar la protección de sus subordinados), etc.[5]​ Su concepción del ser humano como igualmente dependiente de las leyes de la materia y el movimiento (materialismo) sigue gozando de gran influencia; así como el tópico de la cooperación humana basada en un interés personal.

Juventud y educación[editar]

Thomas Hobbes nació en Westport, ahora parte de Malmesbury en Wiltshire, Inglaterra, el 5 de abril de 1588. Nacido prematuramente cuando su madre se enteró de la próxima invasión de la Armada española, Hobbes informó más tarde que: «mi madre dio a luz gemelos: yo mismo y el miedo».[6]​ Su niñez es casi desconocida y se desconoce el nombre de su madre.[7]​ Su padre, Thomas Sr., era el vicario de Charlton y Westport. Thomas Hobbes, el menor, tenía un hermano Edmund, aproximadamente dos años mayor, y una hermana. Thomas padre estuvo involucrado en una pelea con el clero local fuera de su iglesia, lo que le obligó a abandonar Londres y abandonar a la familia. La familia quedó bajo el cuidado del hermano mayor de Thomas, Francis, un rico comerciante sin familia. Hobbes Jr. fue educado en la iglesia de Westport desde los cuatro años, pasó a la escuela Malmesbury, y luego a una escuela privada mantenida por un joven llamado Robert Latimer, un graduado de la Universidad de Oxford. Hobbes fue un buen alumno, y alrededor de 1603 se fue a Magdalen Hall, la universidad predecesora de Hertford College, Oxford.[8]​ El director John Wilkinson era puritano, y tenía cierta influencia en Hobbes.

En la universidad, Hobbes parece haber seguido su propio plan de estudios; fue «poco atraído por el aprendizaje escolástico». No completó su grado B.A. hasta 1608, pero fue recomendado por Sir James Hussey, su maestro en Magdalen, como tutor de William, el hijo de William Cavendish, barón de Hardwick (y más tarde conde de Devonshire), y comenzó una relación de por vida con esa familia.[9]

Hobbes se convirtió en un compañero del joven William y ambos participaron en una gran gira por Europa en 1610. Hobbes estuvo expuesto a los métodos científicos y críticos europeos durante la gira, en contraste con la filosofía escolástica que aprendió en Oxford. Sus esfuerzos académicos en ese momento estaban dirigidos a un estudio cuidadoso de autores griegos y latinos clásicos, cuyo resultado fue, en 1628, su gran traducción de la Historia de la Guerra del Peloponeso de Tucídides, la primera traducción de esa obra al inglés de un Manuscrito griego. Se ha argumentado que tres de los discursos en la publicación de 1620 conocidos como Horea Subsecivae: Observaciones y Discursos también representan el trabajo de Hobbes de este período.[10]

Aunque se asoció con figuras literarias como Ben Jonson y trabajó brevemente como amanuense de Francis Bacon, no extendió sus esfuerzos a la filosofía hasta después de 1629. Su patrón Cavendish, entonces el conde de Devonshire, murió de la peste en junio de 1628. La condesa viuda despidió a Hobbes, pero pronto encontró trabajo, otra vez como tutor, esta vez para Gervase Clifton, el hijo de Sir Gervase Clifton, primer baronet. Esta tarea, principalmente desempeñada en París, finalizó en 1631 cuando volvió a encontrar trabajo con la familia Cavendish, como tutor de William, el hijo mayor de su alumno anterior. Durante los siguientes siete años, además de la tutoría, amplió su propio conocimiento de la filosofía, despertando en él la curiosidad sobre los debates filosóficos clave. Visitó Florencia en 1636 y luego fue un polemista regular en grupos filosóficos en París, mantenido por Marin Mersenne.

En París[editar]

Thomas Hobbes

La primera área de estudio de Hobbes fue su interés en la doctrina física del movimiento y el momento físico. A pesar de su interés en este fenómeno, desdeñó el trabajo experimental en la física. Pasó a concebir el sistema de pensamiento para la elaboración del cual dedicaría su vida. Su esquema fue el primero en elaborar, en un tratado separado, una doctrina sistemática del cuerpo, que mostraba cómo los fenómenos físicos eran universalmente explicables en términos de movimiento, al menos cuando se entendía el movimiento o la acción mecánica. Luego seleccionó al Hombre del reino de la Naturaleza y las plantas. Luego, en otro tratado, mostró qué movimientos corporales específicos estaban involucrados en la producción de los fenómenos peculiares de sensación, conocimiento, afectos y pasiones mediante los cuales el Hombre entró en relación con el Hombre. Finalmente consideró, en su tratado de coronación, cómo los hombres se sintieron movidos a entrar en la sociedad, y argumentó cómo esto debe ser regulado si los hombres no quieren volver a caer en «brutalidad y miseria». Por lo tanto, propuso unir los fenómenos separados del Cuerpo, el Hombre y el Estado.

Hobbes. De Cive

Hobbes volvió a Inglaterra en 1637, a un país dividido por el descontento, que lo desestabilizó de la ejecución ordenada de su plan filosófico. Sin embargo, para el final del Parlamento Corto en 1640, había escrito un breve tratado llamado Los Elementos de la Ley, Natural y Política. No fue publicado y solo circuló como un manuscrito entre sus conocidos. Sin embargo, una versión pirateada fue publicada unos diez años más tarde. Aunque parece que gran parte de Los Elementos de la Ley fue compuesta antes de la sesión del Parlamento Corto, hay piezas polémicas del trabajo que claramente marcan las influencias de la creciente crisis política. Sin embargo, muchos (aunque no todos) los elementos del pensamiento político de Hobbes no se modificaron entre Los Elementos de la Ley y Leviathan, lo que demuestra que los eventos de la Guerra Civil Inglesa tuvieron poco efecto en su metodología contractualista. Sin embargo, los argumentos de Leviathan fueron modificados cuando se trataba de la necesidad del consentimiento para crear obligaciones políticas. A saber, Hobbes escribió en The Elements of Law que los reinos patrimoniales no estaban necesariamente formados por el consentimiento de los gobernados, mientras que en Leviathan argumentaba que sí lo eran. Esto fue quizás un reflejo de los pensamientos de Hobbes sobre la controversia del compromiso o de su reacción a los tratados publicados por los patriarcas, como Sir Robert Filmer, entre 1640 y 1651.

Cuando en noviembre de 1640 el Parlamento Largo sucedió al Corto, Hobbes sintió que estaba en desacuerdo debido a la circulación de su tratado y huyó a París y no regresó en 11 años. En París, se reincorporó a la camarilla en torno a Mersenne y escribió una crítica en las Meditaciones sobre la primera filosofía de Descartes, que se imprimió como el tercero entre los conjuntos de "Objeciones" adjuntas, con "Respuestas" de Descartes, en 1641. Un conjunto diferente de las observaciones sobre otros trabajos de Descartes tuvieron éxito solo al terminar toda la correspondencia entre los dos.

Hobbes también amplió sus propios trabajos con la tercera sección, De Cive, que se terminó en noviembre de 1641. Aunque inicialmente solo circuló en forma privada, fue bien recibida e incluyó líneas de argumentación que se repitieron una década más tarde en Leviathan. Luego volvió al trabajo duro en las dos primeras secciones de su trabajo y publicó poco, excepto un breve tratado sobre óptica (Tractatus opticus) incluido en la colección de tratados científicos publicados por Mersenne como Cogitata physico-mathematica en 1644. Se hizo una buena reputación en círculos filosóficos y en 1645 fue elegido con Descartes, Gilles de Roberval y otros para arbitrar la controversia entre John Pell y Longomontanus sobre el problema de cuadrar el círculo.

Guerra civil inglesa[editar]

Portada de la edición de 1651 de Leviathan.

La Guerra Civil inglesa estalló en 1642, y cuando la causa realista comenzó a declinar a mediados de 1644, los partidarios del rey huyeron a Europa. Muchos fueron a París y Hobbes los conocía. Esto revitalizó los intereses políticos de Hobbes y De Cive se volvió a publicar y se distribuyó más ampliamente. La impresión comenzó en 1646 por Samuel de Sorbiere a través de la prensa Elsevier en Ámsterdam con un nuevo prefacio y algunas notas nuevas en respuesta a las objeciones.

En 1647, Hobbes tomó el puesto de instructor matemático del joven Charles, Príncipe de Gales, que había venido de Jersey hacia julio.[11]​ Este compromiso duró hasta 1648 cuando Charles fue a Holanda.

La compañía de los realistas exiliados llevó a Hobbes a producir Leviathan, que expuso su teoría del gobierno civil en relación con la crisis política resultante de la guerra. Hobbes comparó el Estado con un monstruo (leviatán) compuesto de hombres, creado bajo la presión de las necesidades humanas y disuelto por la guerra civil debido a las pasiones humanas. El trabajo se cerró con una «Revisión y conclusión» general, en respuesta a la guerra, que respondió a la pregunta: ¿Tiene un sujeto el derecho de cambiar de lealtad cuando el poder de un antiguo soberano para protegerlo se pierde irrevocablemente?

Durante los años de la composición de Leviathan, Hobbes permaneció en o cerca de París. En 1647, una enfermedad grave que casi lo mata lo incapacitó durante seis meses. Al recuperarse, reanudó su tarea literaria y la completó para 1650. Mientras tanto, se estaba produciendo una traducción de De Cive; los eruditos no están de acuerdo sobre si fue Hobbes quien lo tradujo.

En 1650, se publicó una edición pirateada de The Elements of Law, Natural and Politic. Se dividió en dos volúmenes pequeños. En 1651, la traducción de De Cive se publicó bajo el título Philosophicall Rudiments concerniente al gobierno y la sociedad. Mientras tanto, se produjo la impresión de la obra mayor, y finalmente apareció a mediados de 1651, titulada Leviatán, o la Materia, Forma y Poder de una riqueza común, eclesiástica y civil. Tenía el famoso grabado de la página del título que representaba a un gigante coronado por encima de la cintura que se elevaba por encima de colinas que dominaban un paisaje, sosteniendo una espada y un báculo y formado por diminutas figuras humanas.

El trabajo tuvo un impacto inmediato. Pronto, Hobbes fue más elogiado y censurado que cualquier otro pensador de su tiempo. El primer efecto de su publicación fue romper su vínculo con los realistas exiliados, que bien podrían haberlo matado. El espíritu secularista de su libro enfureció enormemente tanto a los anglicanos como a los católicos franceses. Hobbes apeló al gobierno inglés revolucionario para su protección y huyó a Londres en el invierno de 1651. Después de su sumisión al Consejo de Estado, se le permitió sumergirse en la vida privada en Fetter Lane.

Madurez en Inglaterra[editar]

En 1658, Hobbes publicó la sección final de su sistema filosófico, completando el esquema que había planeado más de 20 años antes. De Homine consistió en su mayor parte en una elaborada teoría de la visión. El resto del tratado se ocupó de forma somera de algunos de los temas más tratados en Human Nature y Leviathan. Además de publicar algunos textos polémicos en matemáticas y física, Hobbes también continuó produciendo trabajos filosóficos. Desde el momento de la Restauración, adquirió una nueva prominencia. El «hobbismo» se convirtió en sinónimo de todo lo que una sociedad respetable debería denunciar. El joven rey, el antiguo alumno de Hobbes, ahora Carlos II, recordó a Hobbes y lo llamó a la corte para concederle una considerable pensión de 100 £.

Tumba de Thomas Hobbes en la iglesia de San Juan Bautista, Ault Hucknall en Derbyshire

El rey fue importante para proteger a Hobbes cuando, en 1666, la Cámara de los Comunes presentó un proyecto de ley contra el ateísmo y la profanación. Ese mismo año, el 17 de octubre de 1666, se ordenó que el comité al que se remitió el proyecto de ley «debería estar facultado para recibir información tocante a libros como el ateísmo, la blasfemia y la profanación [...] en particular [...] el libro de El Sr. Hobbes llamado Leviatán».[12]​ Hobbes estaba aterrorizado ante la perspectiva de ser etiquetado como un hereje, y procedió a quemar algunos de sus documentos comprometedores. Al mismo tiempo, examinó el estado real de la ley de la herejía. Los resultados de su investigación se anunciaron por primera vez en tres Diálogos cortos agregados como Apéndice a su traducción latina de Leviathan, publicada en Ámsterdam en 1668. En este apéndice, Hobbes pretendía mostrar que, dado que el Tribunal Superior de la Comisión había sido sofocado, no había ningún tribunal de herejía en absoluto al que fuera susceptible de recurrir, y que nada podía ser una herejía, excepto oponerse al Credo de Nicea, lo cual, sostuvo, el Leviatán no hacía.

La única consecuencia del proyecto de ley fue que Hobbes nunca más podría publicar nada en Inglaterra sobre temas relacionados con la conducta humana. La edición de 1668 de sus obras fue impresa en Ámsterdam porque no pudo obtener la licencia del censor para su publicación en Inglaterra. Otros escritos no se hicieron públicos hasta después de su muerte, incluyendo Behemoth: la Historia de las Causas de las Guerras Civiles de Inglaterra y de los Consejos y Artificios por los cuales se llevaron a cabo desde el año 1640 hasta el año 1662.

Por algún tiempo, Hobbes ni siquiera pudo responder, independientemente de lo que intentaran sus enemigos. A pesar de esto, su reputación en el extranjero era formidable, y los extranjeros nobles o cultos que llegaron a Inglaterra nunca olvidaron presentar sus respetos al viejo filósofo.

Sus trabajos finales fueron una autobiografía en verso latino en 1672, y una traducción de cuatro libros de la Odisea en rimas inglesas, que condujeron a una traducción completa de la Ilíada en 1673 y la Odisea en 1675.

Muerte[editar]

En octubre de 1679, Hobbes sufrió un trastorno de la vejiga y luego un ataque de parálisis, de la que murió el 4 de diciembre de 1679, a los 91 años. Se dice que sus últimas palabras fueron: «Un gran salto en la oscuridad», pronunciado en sus momentos finales de consciencia.[13]​ Su cuerpo fue enterrado en la iglesia de San Juan Bautista, Ault Hucknall, en Derbyshire.

Situación filosófico-social de su época[editar]

  • En los albores del Renacimiento, el filósofo italiano Nicolás Maquiavelo expuso en su principal obra, El príncipe (1513), la teoría de que el gobernante no debe regir sus actos por normas morales o procedentes del derecho natural, sino que debe reconocer como única guía el bien del Estado.
  • Por su parte, Jean Bodin propugnó que el Estado debía asumir la soberanía absoluta (summa potestas) sobre el pueblo.
  • Contra el concepto de razón de Estado argüido por los anteriores fueron formuladas las teorías contractualísticas de Althusius, según las cuales la soberanía descansa en el pueblo, y el iusnaturalismo de Hugo Grocio, que definió la injusticia como aquello que parece contrario a la comunidad de los seres sensitivos.
  • Samuel von Pufendorf, quien aplicó al derecho el método deductivo de las ciencias matemáticas, adquirió valor el concepto de respeto recíproco.
  • En su tratado más famoso, Leviatán (1651), Hobbes señaló formalmente el paso de la doctrina del derecho natural a la teoría del derecho como contrato social. Según este filósofo inglés, en la condición de estado de naturaleza todos los hombres son libres y, sin embargo, viven en el perpetuo peligro de que acontezca una guerra de todos contra todos (Bellum omnium contra omnes). Desde el momento en que la sumisión por pacto de un pueblo al dominio de un soberano abre una posibilidad de paz, no la verdad, sino el principio de autoridad[14]​ (en tanto sea garante de la paz) constituye el fundamento del derecho.

Pensamiento filosófico[editar]

Thomas Hobbes ha sido considerado a lo largo de la historia del pensamiento como una persona oscura. De hecho, en 1666, en Inglaterra se quemaron sus libros luego de haber sido tachado de ateo. Posteriormente, tras su muerte, se vuelven a quemar públicamente sus obras.

En vida, Hobbes tuvo dos grandes enemigos con los que mantuvo fuertes tensiones: la Iglesia de Inglaterra y la Universidad de Oxford.

La obra de Hobbes, no obstante, es considerada como una de las fundamentales en la ruptura con la línea de la Edad Media y el inicio de la Modernidad. Sus descripciones de la realidad de la época son brutales.

Más tarde diría respecto a su nacimiento: . «El miedo y yo nacimos gemelos»La frase alude a que su madre dio a luz de forma prematura por el terror que infundía la Armada Invencible española, que se acercaba a las costas británicas.

Pensamiento mecanicista[editar]

Aunque sobre todo conocido por su filosofía política, Thomas Hobbes escribió acerca de una gran cantidad de campos como historia, geometría, teología, ética, filosofía general y ciencia política.[15]

Muchas de sus opiniones son controvertidas, como su defensa del fisicalismo o materialismo mecanicista, teoría según la cual la naturaleza de todo lo que existe en el mundo es exclusivamente física y que no deja espacio la existencia de otras entidades naturales, como la mente, el alma, ni sobrenaturales. Según Hobbes, todos los animales, inclusive los humanos, no son más que máquinas de carne y hueso.

A mediados del siglo XVII, época en la que Hobbes escribía, esta teoría metafísica gozaba de una mayor aceptación. El conocimiento de las ciencias físicas aumentaban a gran velocidad y aportaban explicaciones cada vez más claras sobre fenómenos que antes eran confusos o mal interpretados.

Hobbes estuvo siempre en contacto con la Real Sociedad de Londres, ente científico fundado en 1660 y había conocido a pensadores franceses como Marin Mersenne, Pierre Gassendi, Descartes y al astrónomo italiano Galileo Galilei, a quién se considera como padre de la ciencia moderna, y estaba muy vinculado a Francis Bacon cuyo pensamiento había contribuido a revolucionar la práctica científica. En el campo de las ciencias y de las matemáticas, Hobbes vio la contrapartida perfecta para la filosofía escolástica medieval que había tratado de reconciliar las aparentes contradicciones entre la ciencia y la fe. Al igual que muchos pensadores de la época, creía que la ciencia no tenía límites y que gracias a ella cualquier fenómeno de la naturaleza del mundo podía recibir una explicación formulada científicamente.[16]

El hombre es una máquina[editar]

"¿Qué es en realidad el corazón sino un resorte; y qué los nervios sino diversas fibras; y qué las articulaciones si no ruedas que dan movimiento a todo el cuerpo?"

En Leviatán, Hobbes afirma que el universo, es decir, toda la masa de las cosas, son corpóreas(que poseen cuerpo). Defiende la idea de que cada uno de estos cuerpos posee longitud, dureza y profundidad, y que aquello que no tiene cuerpo, no forma parte del universo.

Aunque Hobbes afirma que la naturaleza de todo es puramente física, no dice que el hombre pueda percibir todo lo físico. Declara que algunos cuerpos y objetos, a los que llaman espíritus, son imperceptibles aunque ocupen espacio y tengan dimensiones físicas. Algunos de ellos son espíritus animales y son responsables de la mayoría de la actividad animal, especialmente de la humana. Estos espíritus animales se mueven alrededor del cuerpo y transmiten información. [16]

Hobbes defendió el concepto de que los seres humanos son puramente físicos y que, por consiguiente, está regido por las leyes del universo. En estos dos conceptos, su pensamiento es parecido al de Spinoza. Sin embargo, se diferencia en gran medida de éste al afirmar que diciendo que el ser humáno es más que una máquina biológica. Hobbes interpretó la naturaleza mental presentando una visión general y bastante esquemática de lo que pensaba que la ciencia acabaría revelando. Incluso así, tan solo consigue cubrir ciertas actividades mentales como el apetito, la versión y la motricidad voluntaria todos ellos fenómenos que se puedan explicar desde un punto vista mecanicista. Según Hobbes, se mueve continuamente para alcanzar sus deseos. Este movimiento se clasifica en dos tipos: de acercamiento, cuando la persona se acerca a las cosas que desea; y de alejamiento, cuando esta se aleja de las cosas que ponen en peligro su vida. Así, dice que la sociedad está siempre en movimiento.

Aparte de los sentidos, de los pensamientos y de la razón, la mente no tiene más movimiento.

Thomas Hobbes

En la introducción al Leviatán, usando como punto de partida el mandato délfico «¡Conócete a ti mismo!», Hobbes presenta una lectura peculiar a partir de entonces. Aborda explícitamente en el capítulo De Corpore, donde Hobbes afirma que podemos conocer la mente humana no solo por métodos sintéticos, pero también "por la experiencia de cualquier hombre que solo examinará su propia mente", es decir, mediante la introspección podemos conocer el comportamiento del ser humano.[17][18]

Filosofía de la religión[editar]

Hobbes intenta aplicar a Dios y a otras entidades religiosas, como los ángeles, el concepto de espíritu animal. Sin embargo, defiende que únicamente dios, en ningún otro espíritu físico, se pueda determinar como incorpóreo. Según hobbes, la naturaleza divina de los atributos de Dios no es algo que el intelecto humano pueda llegar a comprender íntegramente, por lo que el término incorporo es el único capaz de reconocer y honrar la sustancia incognoscible de Dios.[16]

Muchas personas han llamado a Hobbes ateo, tanto durante su vida como más recientemente. Sin embargo, la palabra "ateo" no significaba lo mismo en el siglo XVII. De todas formas, deja claro que cree que la existencia y la naturaleza de todas las entidades religiosas son una cuestión de fe, no de ciencia, y que Dios, en concreto, seguirá estando siempre en más allá de nuestra comprensión. Todo lo que el ser humano puede saber de Dios es que existe y que es la causa primera y operador del universo. [19]

Pensamiento político[editar]

La época de Hobbes se caracteriza por una gran división política que confrontaba dos bandos bien definidos:

  • Monárquicos, que defendían la monarquía absoluta aduciendo que la legitimidad de esta venía directamente de Dios.
  • Parlamentarios, que afirmaban que la soberanía debía estar compartida entre el rey y el pueblo.

Hobbes se mantenía en una postura neutra entre ambos bandos, ya que, si bien afirmaba la soberanía del rey, afirmaba también que el poder de este no provenía de Dios.

Leviatán[editar]

Junto con los Dos tratados sobre el gobierno civil, de John Locke, y El contrato social, de Rousseau, el Leviatán es una de las primeras obras de entidad que abordan la naturaleza humana, el origen de la sociedad y cómo se organiza la sociedad.

En Leviathan, Hobbes expuso su doctrina de la fundación de estados y gobiernos legítimos y creó una ciencia objetiva de la moralidad. Esto dio lugar a la teoría del contrato social. Leviathan fue escrito durante la Guerra Civil Inglesa; gran parte del libro se ocupa de demostrar la necesidad de una autoridad central fuerte para evitar el mal de la discordia y la guerra civil.

Partiendo de la definición de hombre y de sus características explica la aparición del derecho y de los distintos tipos de gobierno que son necesarios para la convivencia en sociedad. El origen del Estado es el pacto que realizan las personas entre sí, mediante el cual se subordinan desde ese momento a un gobernante, quien a su vez procura el bien de todos los súbditos y de sí mismo. De ese modo se conforma la organización social.

A partir de una comprensión mecanicista de los seres humanos y sus pasiones, Hobbes postula cómo sería la vida sin el gobierno, una condición que él llama el estado de naturaleza. En ese estado, cada persona tendría derecho, o licencia, a todo en el mundo. Esto, argumenta Hobbes, conduciría a una «guerra de todos contra todos» (bellum omnium contra omnes). La descripción contiene lo que se ha llamado uno de los pasajes más conocidos de la filosofía inglesa, que describe el estado natural en que estaría la humanidad, si no fuera por la comunidad política:[20]

En tal condición, no hay lugar para la industria; porque su fruto es incierto; y, en consecuencia, no hay cultura en la tierra; no hay navegación, ni uso de las mercancías que pueden importarse por mar; ningún edificio cómodo; no hay instrumentos para mover y quitar cosas que requieren mucha fuerza; ningún conocimiento de la faz de la tierra; sin cuenta de tiempo; sin artes; sin letras; ninguna sociedad; y que es lo peor de todo, miedo continuo y peligro de muerte violenta; y la vida del hombre, solitaria, pobre, desagradable, brutal y baja.[21]

En tal estado, las personas temen a la muerte y carecen tanto de las cosas necesarias para una vida cómoda como de la esperanza de poder trabajar para obtenerlas. Entonces, para evitarlo, las personas acceden a un contrato social y establecen una sociedad civil. Habla del derecho de naturaleza, al que se refiere como la libertad de utilizar el poder que cada uno tiene para garantizar la autoconservación. Cuando una persona se da cuenta de que no puede seguir viviendo en un estado de guerra civil continua, surge la ley de naturaleza, que limita al hombre a no realizar ningún acto que atente contra su vida o la de otros. De esto se deriva la segunda ley de naturaleza, en la cual cada hombre renuncia o transfiere su derecho, mediante un pacto o convenio, a un poder absoluto que le garantice un estado de paz.

Según Hobbes, la sociedad es una población debajo de una autoridad soberana, a quien todos los individuos en esa sociedad ceden algunos derechos en aras de la protección. Cualquier poder ejercido por esta autoridad no puede ser resistido, porque el poder soberano del protector se deriva de que los individuos entreguen su propio poder soberano para su protección. Los individuos son por lo tanto los autores de todas las decisiones tomadas por el soberano.[22]​ «El que se queja del daño de su soberano se queja de que él mismo es el autor, y por lo tanto no debe acusar a nadie más que a sí mismo, ni a sí mismo de la injuria porque hacer daño a uno mismo es imposible». No hay doctrina de la separación de poderes en la discusión de Hobbes.[23]​ Según Hobbes, el soberano debe controlar los poderes civiles, militares, judiciales y eclesiásticos, incluso las palabras.[24]

Ideas con respecto al Crimen[editar]

A pesar de que generalmente no se lo cataloga como tal, Hobbes puede ser reconocido como uno de los antecesores de la Escuela Clásica de la criminología, puesto que el mismo ya reconoce en Leviatán los principios de legalidad, jurisdiccional y de proporcionalidad de la pena.[25]

En tanto que también reconoce la existencia de un cálculo de costos y beneficios de los actores, ya que si la pena es inferior a los beneficios del crimen, deja de ser castigo y pasa a ser el precio de la ilegalidad, así sostiene que «si el daño infligido es menor que el beneficio de la satisfacción que naturalmente sigue al delito cometido, este daño no queda comprendido en tal definición, y es más bien el precio o redención y no la pena señalada a un delito. En efecto, es consustancial a la pena tener como fin la disposición de los hombres a obedecer la ley, fin que (si es menor que el beneficio de la transgresión) no se alcanza; antes bien, se aleja uno en sentido contrario».[26]

Algunos autores ligan también a Hobbes a los teorías económicas de la criminología además de a la Escuela Clásica[27]​ pues sostienen que la disuación del castigo depende de que el mismo sea efectivo y no haya impunidad, en palabras de Hobbes: «La ambición y la codicia son, también, pasiones absorbentes y opresoras, y, en cambio, la razón no siempre actúa para resistirlas; por tanto, en cuanto la esperanza de impunidad aparece, se manifiestan sus efectos».[28]

Obras[editar]

  • 1602. Traducción al latín de Euripides' Medea (perdido).
  • 1620. Three of the discourses in the Horae Subsecivae: Observation and discourses (A Discourse of Tacitus, A Discourse of Rome, y A Discourse of Laws).[15]
  • 1626. De Mirabilis Pecci, Being the Wonders of the Peak in Darby-shire, (poema primero publicado en 1636)
  • 1629. Eight Books of the Peloponnesian Warre, traducido con una introducción de Tucídides: Historia de la Guerra del Peloponeso
  • 1630. A Short Tract on First Principles, British Museum, Harleian MS 6796, ff. 297-308: ed. crítica con comentarios y traducción al francés por Jean Bernhardt: Court traité des premiers principes, París, PUF, 1988 (autoría dudosa) Algunos críticos atribuyen esta obra a Robert Payne).[29]
  • 1637. A Briefe of the Art of Rhetorique (en la edición de Molesworth el título es The Whole Art of Rhetoric)[nota 1]
  • 1639.[nota 2]Tractatus opticus II, (British Library, Harley MS 6796, ff. 193-266; 1ª edición completa 1963)
  • 1640. Elements of Law, Natural and Politic (circuló solo en copias manucritas, y la 1ª edición impresa, sin el permiso de Hobbes en 1650)
  • 1641. Objectiones ad Cartesii Meditationes de Prima Philosophia (3ª serie de Objections)
  • 1642. De Cive (latín, 1ª edicón limitada)
  • 1643. De Motu, Loco et Tempore (1ª edición de 1973 con el título: Thomas White's De Mundo Examined)[30]
  • 1644. Part of the Praefatio to Mersenni Ballistica (en F. Marini Mersenni minimi Cogitata physico-mathematica. In quibus tam naturae quàm artis effectus admirandi certissimis demonstrationibus explicantur)
  • 1644. Opticae, liber septimus (escrito en 1640) en Universae geometriae mixtaeque mathematicae synopsis, editó Marin Mersenne (reimpreso por Molesworth en OL V pp. 215-248 con el título Tractatus Opticus)
  • 1646. A Minute or First Draught of the Optiques (Harley MS 3360; Molesworth publicó solo la dedicación a Cavendish y la conclusión en EW VII, pp. 467-471)
  • 1646. Of Liberty and Necessity (se publicó sin el permiso de Hobbes en 1654)
  • 1647. Elementorum Philosophiae Sectio Tertia De Cive (2ª edición expandida con un nuevo Prefacio al Lector)
  • 1650. Answer to Sir William Davenant's Preface before Gondibert
  • 1650. Human Nature: or The fundamental Elements of Policie (primeros trece capítulos de The Elements of Law, Natural and Politic, publicado sin la autorización de Hobbes)
  • 1650. Pirated Edition of The Elements of Law, Natural and Politic, cambiada para incluir dos partes:
    • Human Nature, or the Fundamental Elements of Policie.[nota 3]
    • De Corpore Politico.[nota 4]
  • 1651. Philosophical Rudiments concerning Government and Society (tradujo al inglés De Cive).[nota 5]
  • 1651. Leviathan, or the Matter, Forme, and Power of a Commonwealth, Ecclesiasticall and Civil. Ediciones españolas:
    • Leviatán (traducción de Escohotado, A., 2003). Buenos Aires: Losada. ISBN: 9789500392532.
    • Leviatán o la materia, forma y poder de un estado eclesiástico y civil (traducción de Mellizo, C., 2009). Madrid: Alianza Editorial. ISBN: 9788420682808.
  • 1654. Of Libertie and Necessitie, a Treatise.
  • 1655. De Corpore (latín).
  • 1656. Elements of Philosophy, The First Section, Concerning Body (traducción anónima inglesa de De Corpore).
  • 1656. Six Lessons to the Professor of Mathematics
  • 1656. The Questions concerning Liberty, Necessity and Chance (reimpreso de Of Libertie and Necessitie, a Treatise, con la adición de la réplica de Bramhall y respuesta de Hobbes a Bramahall)
  • 1657. Stigmai, or Marks of the Absurd Geometry, Rural Language, Scottish Church Politics, and Barbarisms of John Wallis.
  • 1658. Elementorum Philosophiae Sectio Secunda De Homine.
  • 1660. Examinatio et emendatio mathematicae hodiernae qualis explicatur in libris Johannis Wallisii.
  • 1661. Dialogus physicus, sive De natura aeris.
  • 1662. Problematica Physica (traducido al inglés en 1682 como Seven Philosophical Problems).
  • 1662. Seven Philosophical Problems, and Two Propositions of Geometru (publicado póstumamente).
  • 1662. Mr. Hobbes Considered in his Loyalty, Religion, Reputation, and Manners. Por medio de Letter to Dr. Wallis (autobiografía en inglés).
  • 1666. De Principis & Ratiocinatione Geometrarum.
  • 1666. A Dialogue between a Philosopher and a Student of the Common Laws of England (publicado en 1681).
  • 1668. Leviathan (traducción al latín)
  • 1668. An Answer to a Book published by Dr. Bramhall (se publicó en 1682)
  • 1671. Three Papers Presented to the Royal Society Against Dr. Wallis. Junto con Considerations sobre Dr. Wallis his Answer to them.
  • 1671. Rosetum Geometricum, sive Propositiones Aliquot Frustra antehac tentatae. Cum Censura brevi Doctrinae Wallisianae de Motu.
  • 1672. Lux Mathematica. Excussa Collisionibus Johannis Wallisii.
  • 1673. Traducciones al inglés de Homero: La Ilíada y Odisea.
  • 1674. Principia et Problemata Aliquot Geometrica Antè Desperata, Nunc breviter Explicata & Demonstrata.
  • 1678. Decameron Physiologicum: Or, Ten Dialogues of Natural Philosophy.
  • 1679. Thomae Hobbessii Malmesburiensis Vita. Authore seipso (autobiografía en latín, tranducida al inglés en 1680).
Obra póstuma
  • 1680. An Historical Narration concerning Heresie, And the Punishment thereof (en español: Una Narración Histórica sobre la Herejía, y el Castigo consecuente).
  • 1681. Behemoth, or The Long Parliament. [nota 6]​ Edición española: Behemoth (traducción de Rodilla, M. A.). Madrid: Tecnos.
  • 1682. Seven Philosophical Problems (traducción inglesa de Problematica Physica, 1662)
  • 1682. A Garden of Geometrical Roses (traducción inglesa de Rosetum Geometricum, 1671)
  • 1682. Some Principles and Problems in Geometry (traducción inglesa de Principia et Problemata, 1674)
  • 1688. Historia Ecclesiastica Carmine Elegiaco Concinnata.

Notas[editar]

  1. Fue realizada una nueva edición por Harwood, J. T. (1986). The Rhetorics of Thomas Hobbes and Bernard Lamy (en inglés). Carbondale: Southern Illinois University Press.
  2. Para esta fecha véase los argumentos empleados en Horstmann, F. (2006). Nachträge zu Betrachtungen über Hobbes' Optik (en alemán). Berlín: Mackensen. pp. 19-94. ISBN 978-3-926535-51-1
  3. Capítulos 14-19 de la primera parte de Elements de 1640.
  4. Parte dos de Elements de 1640.
  5. Los estudiosos modernos no tienen consenso acerca de si esta traducción fue obra de Hobbes. Para un estudio pro-Hobbes, véase la introducción de H. Warrender a De Cive: The English Edition en la Clarendon Edition of the Works of Thomas Hobbes (Oxford, 1984). En detrimento de Hobbes, véase la investigación de Noel Malcolm en «Charles Cotton, Translator of Hobbes' De cive» en Aspects of Hobbes (Oxford, 2002).
  6. Escrito en 1668, no publicada a requerimiento del rey. La primera edición (pirateada) data de 1679.

Referencias[editar]

  1. Hobbes, T. (1682). Tracts of Mr. Thomas Hobbs of Malmsbury. Containing: I. Behemoth, the History of the Causes of the Civil Wars of England, from 1640. to 1660. printed from the author's own copy: Never printed (but with a thousand faults) before. II. An Answer to Arch-Bishop Bramhall's Book, called the Catching of the Leviathan: Never printed before. III. An Historical Narration of Heresie, and the Punishment thereof: Corrected by the true Copy. IV. Philosophical Problems, dedicated to the King in 1662. but never printed before. Londres.
  2. «Thomas Hobbes: Moral and Political Philosophy». Internet Encyclopedia of Philosophy. UTM. Consultado el 23 de marzo de 2018. 
  3. Sheldon (2003). The History of Political Theory: Ancient Greece to Modern America (en inglés). Nueva York: Peter Lang. p. 79. ISBN 9780820423005. 
  4. Lloyd; Sreedhar, S. (2012). Hobbes's Moral and Political Philosophy. 
  5. Manent (1994). «III. Hobbes and the New Political Art». An Intellectual History of Liberalism (en inglés). Nueva Jersey: Princeton University Press. pp. 20-38. ISBN 9780691034379. 
  6. Vita carmine expressa, (1679) in T. Hobbes, Opera Latina, edited by William Molesworth, London, 1839, vol. I, p. lxxxvi. 
  7. Jacobson, Norman (1987). «Review of Thomas Hobbes: Radical in the Service of Reaction». Political Psychology 8 (3): 469-471. doi:10.2307/3791051. Consultado el 16 de enero de 2018. 
  8. «Hertford College | University of Oxford». www.hertford.ox.ac.uk. Consultado el 16 de enero de 2018. 
  9. «Hobbes biography». www-groups.dcs.st-and.ac.uk. Consultado el 16 de enero de 2018. 
  10. Hobbes, Thomas (1995). Reynolds, Noel; Saxonhouse, Arlene, eds. Three Discourses: A Critical Modern Edition of Newly Identified Work of the Young Hobbes. University of Chicago Press. 
  11. «Thomas Hobbes». www.nndb.com. Consultado el 16 de enero de 2018. 
  12. «House of Commons Journal Volume 8: 17 October 1666 | British History Online». www.british-history.ac.uk (en inglés). Consultado el 17 de enero de 2018. 
  13. Norman Davies, Europe: A history p. 687. 
  14. Vélez, Fabio (2014). La palabra y la espada. A vueltas con Hobbes. Madrid: Maia. ISBN 978-8492724567. 
  15. a b Hobbes, T. (1995). Reynolds, N.; Saxonhouse, A., eds. Three Discourses: A Critical Modern Edition of Newly Identified Work of the Young Hobbes. Chicago: University of Chicago Press. 
  16. a b c Montserrat, Asensio; Will., Buckingham; Antón, Corriente (2011). El libro de la filosofía (1ª ed edición). Akal. p. 112-115. ISBN 9788446034261. OCLC 1025681684. Consultado el 14 de agosto de 2018. 
  17. Renz, Ursula (8 de agosto de 2017). «Self-Knowledge and Knowledge of Mankind in Hobbes' Leviathan». European Journal of Philosophy (en inglés) 26 (1): 4-29. ISSN 0966-8373. doi:10.1111/ejop.12227. Consultado el 14 de agosto de 2018. 
  18. Replogle, Ron (1987). «Personality & Society in Hobbes's "Leviathan"». Polity 19 (4): 570-594. doi:10.2307/3234704. Consultado el 14 de agosto de 2018. 
  19. Duncan, Stewart (2017). Zalta, Edward N., ed. The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Summer 2017 edición). Metaphysics Research Lab, Stanford University. Consultado el 14 de agosto de 2018. 
  20. Gaskin, J. C. A. «Introduction». Human Nature and De Corpore Politico. (en inglés). Oxford University Press. 
  21. «Chapter XIII. Of the Natural Condition of Mankind as Concerning Their Felicity and Misery. Hobbes, Thomas. 1909-14. Of Man, Being the First Part of Leviathan. The Harvard Classics». www.bartleby.com. Consultado el 17 de enero de 2018. 
  22. Gaskin. "Of the Rights of Sovereigns by Institution". Leviathan. Oxford University Press. p. 117. 
  23. "1000 Makers of the Millennium", p. 42. Dorling Kindersley, 1999. 
  24. Vélez, F. (2014). La palabra y la espada: a vueltas con Hobbes. Maia Ediciones. ISBN 9788492724567. 
  25. Caro, M. A. (2017). El pensamiento de Aristóteles, Hobbes y Marx en las teorías criminalísticas contemporáneas. Cadernos de Dereito Actual, (8), 257-266.
  26. Hobbes, T. (2006) Leviathan. Ed. A&C Black. p. 126-127.
  27. Caro, M. A. (2017). El pensamiento de Aristóteles, Hobbes y Marx en las teorías criminalísticas contemporáneas. Cadernos de Dereito Actual, (8), 257-266.
  28. Hobbes, T. (2006) Leviathan. Ed. A&C Black. p. 121.
  29. Richard Tuck, Timothy Raylor, y Noel Malcolm se inclinaron en favor de Robert Payne. Karl Schuhmann, Cees Leijenhorst, y Frank Horstmann lo hicieron por Thomas Hobbes. Véanse los excelentes y completos ensayos: Robert Payne, the Hobbes Manuscripts, and the "Short Tract" (Malcolm, N. [2002]. Aspects of Hobbes. Oxford: Oxford University Press. pp. 80-145) y Der vermittelnde Dritte (Horstmann, F. [2006]. Nachträge zu Betrachtungen über Hobbes' Optik. Berlín: Mackensen. p. 303-428. ISBN 978-3-926535-51-1)
  30. Un análisis crítico de Thomas White (1593-1676): De mundo dialogi tres, Parisii, 1642.

Enlaces externos[editar]