Tártaro (mitología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

En la mitología griega, el Tártaro (Tartărus,[1]​ y este del griego antiguo: Τάρτᾰρος,[2]​ Τάρταρος[3]​, romanización: Tártăros, Tártarospronunciación: clásica: tártaros, Koiné: tˈartaro̞s, bizantina: tˈartaros),[4]​ descrito como «oscuro y situado en el fondo de la tierra»,[5]​ es un profundo abismo usado como una mazmorra de sufrimiento y una prisión para los titanes.[3]​ En muchas ocasiones no está claro el límite y el nombre del inframundo como el Hades o Tártaro, pero lo cierto es que se encontraba bajo el inframundo, tan profundo a este como la Tierra, Gea, lo estaba del Cielo, Urano.[3]​ Según el Fedón (ca. 400 a. C.) de Platón, el Tártaro era el lugar donde las almas eran juzgadas después de la muerte y donde los malvados eran castigados.[6]​ En la Teogonía de Hesíodo, Tártaro es el tercero de los dioses primordiales en existir, después de Caos y Gea,[7]​ pero anterior a Erebo.[8]​ Desde el punto de vista cosmológico, el Tártaro era la región subterránea ubicada en las entrañas de la Tierra, como opuesto a la cúpula del cielo, que se situaba sobre ella. Hesíodo lo denomina tanto como en género neutral Τάρταρα (para referirlo como un lugar) como Τάρταρος, en calidad de personificación divina y progenitor de una prole.[9]

Familia[editar]

Según Higino, Tártaro es del linaje de Éter y la Tierra, pero es el único autor en darle filiación.[10]​ Como primordial o protogono brotó espontáneamente por sí mismo.[11]​ Depende de las versiones, fue el padre, con Gea, del monstruo Tifón,[12]​ de la dracaena Equidna[13]​ y de las tribus de gigantes que lucharon en la Gigantomaquia.[14]​ No obstante esta Equidna raptaba a caminantes hasta que fue muerta por Argos Panoptes, mientras se encontraba dormida.[15]​ Otra versión menos conocida nos describe la unión de Tártaro y Némesis, que produjo a los Telquines, llamados Acteo, Megalesio, Ormeno y Lico.[16]Campe pudiera ser prole también de Tártaro, aunque ningún autor ofrece su filiación, al menos Nono la imagina de manera similar a Tifón.[17]​ De igual manera Higino llama a la consorte de Tártaro con el nombre de Tártara, lo que parece ser una advocación ctónica de Terra,[18]​ y de la misma manera confunde titanes y gigantes, llamando a sus hijos Ceo, Jápeto, Encélado o Tifón, entre otros (y varios nombres más que se han conservado corruptos).[19]​ Las versiones órficas, que tanto gustan de la simbología, imaginaron a Tártaro como padre de Hécate.[20]

Mitología griega[editar]

En la mitología griega, el Tártaro es tanto una deidad como un lugar del mundo inferior, más profundo incluso que el Hades. En antiguas fuentes órficas y en las escuelas mistéricas es también la «cosa» ilimitada que existió primero, de la que nacieron la luz y el cosmos. En su Teogonía, Hesíodo cuenta que Tártaro era una de las deidades primordiales, junto con Caos, Gea y Eros. También asevera que un yunque de bronce caerá desde el cielo durante nueve días hasta alcanzar la Tierra, y que tardará nueve días más en caer desde ahí al Tártaro. En la Ilíada, Zeus dice que el Tártaro está «tan por debajo del Hades como la tierra lo está del cielo». Al ser un lugar tan alejado del sol y tan profundo en la tierra, está rodeado por tres capas de noche, que rodean un muro de bronce que a su vez abarca el Tártaro.[21]​ Mientras que, según la mitología griega, el Hades es el hogar de los muertos, el Tártaro tiene además una serie de habitantes. Cuando Cronos, el Titán reinante, tomó el poder encerró a los Cíclopes y Hecatónquiros en el Tártaro. Zeus los liberó para que le ayudasen en su lucha con los Titanes. Los dioses del Olimpo terminaron derrotándolos y arrojaron al Tártaro a muchos de ellos; los poetas citan explícitamente como Zeus condenó a Menecio, Crono, Arce, Jápeto y a otros titanes en general. Aun algunos titanes no fueron condenados allí, como Atlas, Epimeteo, Prometeo, Helio o las diosas titánides. La prisión de los titanes estaba custodiada por los Hecatónquiros, tres gigantes carceleros, cada uno provisto de cincuenta cabezas y cien fuertes brazos. Más tarde, cuando Zeus venció al monstruo Tifón, también lo arrojó al mismo pozo.[22]​ Al menos una versión órfica que nos dice que tanto Ofión como Eurínome fueron expulsados, por Crono y Rea, a las profundidades del Tártaro o el Océano.[23]

Condenados en el Tártaro[editar]

En autores posteriores el Tártaro ya se había convertido en el lugar donde el castigo se adecúa al crimen, un infierno en el sentido más prosaico. Allí pagaban su pena perpetuamente condenados célebres (o mejor dicho, infames) de todas las estirpes genealógicas. Sísifo, que era un ladrón y un asesino, fue condenado a empujar eternamente una roca cuesta arriba solo para verla caer por su propio peso;[24]​ dicen que osó delatar al propio dios fluvial Asopo el paradero de Egina, delatando al propio Zeus.[25]​ También allí se encontraba Ixión, el primer humano que derramó sangre de un pariente. Hizo que su suegro cayese a un pozo lleno de carbones en llamas para evitar pagarle los regalos de boda. Su justo castigo fue pasar la eternidad girando en una rueda en llamas, que poetas posteriores ubicaron en el Tártaro, en vez de los cielos.[26]​ El crimen de Tántalo fue servirle a los dioses a su propio hijo Pélope desmenuzado y hervido, en un banquete.[27]​ También se atrevió a robar ambrosía, el alimentos de los dioses, y compartir los secretos divinos con sus compañeros. [28]​ Otros más incluso añaden un tercer delito, el robo con el perjurio, pues Pandáreo había robado el mastín dorado de Zeus y lo confió a Tántalo, que más tarde juró no haberlo recibido. Ahora cuelga, consumido perennemente por la sed y el hambre, de la rama de un árbol frutal sobre un lago cuyas olas le llegan a la cintura, y a veces a la barbilla; cada vez que intenta alcanzar una fruta una ráfaga de viento la aparta de su alcance, y cada vez que intenta beber el agua escapa de sus labios y sus manos.[29]​ Las Danaides, por haber matado a sus esposos el día de su boda, cada una con un alfiler, fueron condenadas con la tarea interminable de transportar agua en cántaros perforados como cedazos.[30]Ticio permanece tendido en el llano, sin poder defenderse; dos buitres de un lado y de otro le roían el hígado por haber intentado violar a Leto yendo hacia Pito.[31]Ascálafo delató a su señor Hades que Perséfone había comido semilla de granada, por lo que Deméter puso sobre él una pesada roca en el Hades,[32]​ pero después de ser liberado por Heracles lo transformó en un búho.[33]Salmoneo fue encerrado en el Tártaro por pretender ser el dios Zeus, hasta que el auténtico Zeus lo mató con un rayo.[34]Flegias, para vengar la muerte de su hija Corónide, le prendió fuego a un templo de Apolo en Delfos, hasta que Apolo lo mató asaeteándolo.[35]Anfión, enloquecido de dolor por haber perdido a todos sus hijos a manos de Apolo y Ártemis, se atrevió a profanar un santuario de Apolo y éste lo acribilló a flechazos, enviándolo al Tártaro.[36]Pirítoo fue condenado a no poderse levantar de una silla, castigo impuesto por Hades por haber pretendido a Perséfone en un intento de rapto. [37]​ También los Alóadas, por haber pretendido a Ártemis y osar apilar montes para asediar el propio Olimpo; fueron atados con serpientes a cada lado de una columna; y entre ellos, sobre la columna a la que fueron atados, estaba posada un autillo.[38]​ También se dice que Apolo castigó a Crotopo por haber maltratado a su hija, que estaba grávida de Apolo. [39]

Mitología romana[editar]

En la mitología romana, el Tártaro es el lugar a donde se enviaba a los pecadores. Virgilio lo describe en Libro VI de la Eneida como un lugar gigantesco, rodeado por el flamígero río Flegetonte y triples murallas para evitar que los pecadores escapen de él. Está guardado por una hidra con cincuenta enormes fauces negras, que se sentaba en una puerta chirriante protegida por columnas de diamante. Dentro, hay un castillo con anchas murallas y un alto torreón de hierro. Tisífone, la Furia que representaba la venganza, hace guardia insomne en lo alto de este torreón, azotando un látigo. Dentro hay un pozo del que se dice que profundiza en la tierra el doble de la distancia que hay entre la tierra de los vivos y el Olimpo. En el fondo de este pozo están los Titanes, los Alóadas y otros muchos pecadores. Dentro del Tártaro hay muchos más pecadores, castigados de forma parecida a los de los mitos griegos.

En el Antiguo Testamento y los Apócrifos[editar]

La versión griega de la Biblia conocida como Septuaginta, utiliza el término Tártaro en el Libro de Job (Job 40:20 y 41:32, 42 en algunas versiones) como traducción del hebreo הַשָּׂדֶ֗ה (haśśāḏeh) que las demás versiones interpretan como "del campo". El texto griego del Libro de Enoc refiere que Dios puso al arcángel Uriel "a cargo del Mundo y del Tártaro" (1 Enoc 20:2). En la misma obra se indica que el Tártaro es el lugar donde fueron encarcelados los doscientos ángeles caídos conocidos como Grigori o Vigilantes.[40]​ Los Oráculos Sibilinos, obra judía pero que pretendía ser considerada pagana, menciona repetidamente al Tártaro como sinónimo del Seol.

En el Nuevo Testamento y la literatura gnóstica[editar]

El sustantivo Tártaro no es usado en el Nuevo Testamento, pero sí la forma verbal ταρταρόω (tartaròō) que es una forma apocopada del griego clásico κατα Ταρταρὁω (kata-tartaròō) "arrojar hacia abajo al Tártaro", en un único pasaje de la Segunda Carta de Pedro (2:4) un escrito que se cuenta entre los más tardíos de la Biblia. Este pasaje ha sido visto por los estudiosos como un eco de la mención del Tártaro en el Libro de Enoc.[41]​ El texto gnóstico Hipóstasis de los Arcontes, descubierto en Nag Hammadi, presenta al Tártaro como el lugar al cual Zoe, la hija de Sofía, arroja a Ialdabaoth, el Demiurgo. [42]

En la cultura popular[editar]

Novelas y series[editar]

Tártaro aparece como un elemento del universo ficticio de las novelas del escritor Rick Riordan que tienen como protagonista a Percy Jackson. A semejanza del resto de la serie, se basa en la mitología griega: es un lugar del inframundo donde los espíritus de los monstruos derrotados viajan y se someten a la regeneración, permitiéndoles regresar finalmente a la Tierra. Al igual que los antiguos griegos, Riordan también personifica a Tártaro como un ser sensible; en este caso, esposo de Gea y padre de los Gigantes.

En la novela Titán de Stephen Baxter, los astronautas denominan "Base Tártaro" a su lugar de aterrizaje en lel satélite de Saturno; Titán.

En la serie de manga Fairy Tail, Tártaro es el nombre de uno de los tres principales gremios oscuros (miembro de la Alianza Balam).

En la serie My Little Pony: La Magia de la Amistad, el Tártaro es el lugar donde se encierra a los prisioneros más peligrosos y poderosos.

Videojuegos[editar]

Tartarus es uno de los principales lugares en Persona 3 pero en lugar de ser un sitio subterráneo, es una torre alta que solo aparece en la noche, durante la Hora Oscura.

Tártaro es también el nombre del jefe final en el videojuego Halo 2, rival principal del Inquisidor.

En las simulaciones de Assassin's Creed: Odyssey los prisioneros se escapan del Tártaro con el objetivo de llegar al mundo de los vivos.[43]

En el videojuego Hades, el protagonista Zagreo (hijo de Hades) busca escapar desde su hogar en lo más profundo del inframundo hasta la superficie, siendo la etapa inicial el Tártaro.

En el videojuego Age of Mythology, la historia de la campaña trata de los intentos del titán Cronos por escapar del Tártaro.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. LEWIS, Charlton Thomas; SHORT, Charles. «Tartărus». A Latin Dictionary (en inglés). Consultado el 7 de abril de 2012. 
      • Charlton Thomas Lewis (1834 - 1904): abogado, escritor y lexicógrafo+ estadounidense.
  2. WODDHOUSE, S. C. «Τάρτᾰρος». English-Greek Dictionary A Vocabulary of the Attic Language (en inglés). Consultado el 7 de abril de 2012. 
  3. a b c Georg Autenrieth. «Τάρταρος». A Homeric Dictionary (en inglés). Consultado el 7 de abril de 2012. 
    • AUTENRIETH, Georg: Diccionario homérico para escuelas e institutos (A Homeric Dictionary for Schools and Colleges). Harper and Brothers. Nueva York. 1891.
      • Texto inglés, con índice electrónico, en el sitio del Proyecto Perseus.
        • Georg Autenrieth (1833 - 1900): filólogo alemán.
          • El título original alemán de la obra es Wörterbuch zu den Homerischen Gedichten (Diccionario de los poemas homéricos), y fue publicada en 1873; la 9ª ed. es de 1902. La traducción inglesa se publicó por primera vez en 1880.
        • Harper and Brothers: después, HarperCollins.
  4. LIDELL, Henry George; SCOTT, Robert. «The nether world (inglés)». A Greek-English Lexicon (en inglés). Consultado el 1 de abril de 2012. 
  5. Hesíodo: Teogonía 116-119
  6. Platón: Fedón 113e
  7. HESÍODO: Teogonía 116–119
  8. Aristófanes: las Aves 685 ss
  9. Hesíodo: Teogonía 119, 821. Antonio Ruiz de Elvira: Mitología clásica (1982, editorial Gredos, p. 60)
  10. HIGINO: Fabulae, Preface 4
  11. Aristófanes: Las aves 685 ss; Hesíodo: Teogonía 116 ss. Nótese que la inclusión del Tártaro en el poema es una interpolación posterior.
  12. Teogonía 820–822
  13. Pseudo-Apolodoro: Biblioteca mitológica I 6, 3; II 1, 2; Higino: Astronomía II 15
  14. Higino: proemio de las Fábulas, 4. Nótese que en la versión hesiódica los gigantes nacieron de la sangre de Urano en contacto con Gea (Teogonía 176).
  15. Pseudo-Apolodoro: Biblioteca mitológica II 1, 2
  16. Baquílides, fr. 52, citado por Tzetzes sobre la Teogonía de Hesíodo
  17. Nono: Dionisíacas XVIII 237, 257
  18. Higino: Fábulas 52
  19. Higino: proemio de las Fábulas, 4
  20. Argonautas órficas, 975
  21. Homero: Ilíada VIII 13 ss
  22. Hesíodo: Teogonía 119, 682, 721, 723 a, 725, 736, 807, 822, 868
  23. Apolonio de Rodas, Argonáuticas, I 503
  24. Homero: Odisea XI 593-600
  25. Pseudo-Apolodoro: Biblioteca mitológica I 9, 3
  26. Virgilio: Geórgicas III 39 y IV, 486; Ovidio: Metamorfosis IV 461–465 y X 42
  27. Píndaro: Odas Olímpicas I 24–38
  28. Píndaro: Odas Olímpicas I 60
  29. Homero: Odisea XI 582-592
  30. Luciano: Diálogos marinos VI; Ovidio: Heroidas XIV; Horacio: Odas III 11.30.
  31. Homero: Odisea, XI 576-581
  32. Pseudo-Apolodoro: Biblioteca mitológica I 5, 3.
  33. Pseudo-Apolodoro: Biblioteca mitológica II 5, 12.
  34. Virgilio: Eneida VI 585–594
  35. Himno Homérico a Apolo, XV 3; Píndaro: Píticas III 13; Servio, Comentario sobre la Eneida VI 618; Estacio, Tebaida I 713
  36. Higino: Fábulas IX 4; Luciano: Sobre la danza 41
  37. Pseudo-Apolodoro: Biblioteca mitológica II 5, 12; Horacio: Odas IV 7
  38. Higino: Fábulas XXVIII
  39. Pseudo-Ovidio: Ibis 574 ss
  40. Kelley Coblentz Bautch A Study of the Geography of 1 Enoch 17–19: "no One Has Seen what I Have Seen" (en inglés) pág. 134.
  41. Paul V. Harrison, Robert E. Picirilli James, 1, 2 Peter, Jude Randall House Commentaries 1992 pág. 267.
  42. Bentley Layton The Gnostic Scriptures: "Reality of the Rulers" 95:5 p.74
  43. «Tartaro en Odyssey». Consultado el 28 de noviembre de 2020. 

Enlaces externos[editar]