Griegos bizantinos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los Griegos Bizantinos o Bizantinos eran los ciudadanos griegos o helenizados en la época medieval en Imperio bizantino (Imperio Romano del este), centrado en Constantinopla, al sur de los Balcanes, las Islas Griegas, Asia Menor (Turquía), Chipre, el norte de Egipto y los grandes asentamientos de Oriente Próximo. Durante el medievo, los griegos bizantinos se autodenominaban como Rhōmaîoi (Griego Ῥωμαῖοι, "Romanos") y Graikoí (Γραικοί, "Griegos"), pero en la actualidad son referidos como Bizantinos o Griegos Bizantinos.[1]

La estructura social de los bizantinos era principalmente rural, con una base agraria que consistía de campesinos y una pequeña parte de los pobres. Estos pobladores vivían en 3 tipos de comunidades: las chorion o pueblos, las agradion o aldeas y los proasteion o estados. Muchos de los altercados civiles que ocurrieron durante el tiempo del Imperio Bizantino fueron provocados por las facciones políticas en el Imperio, no por la gran cantidad de población que contenía. Los soldados que conformaban las fuerzas armadas del Imperio Bizantino eran seleccionados de campesinos y eran entrenados de manera anual. Cuando comenzó el siglo XI, más de la mitad de estas fuerzas armadas eran hombres en armas o mercenarios profesionales.

Hasta el siglo XX, la educación de los Griegos Bizantinos era más avanzada que en el Oeste, particularmente en la educación básica, resultando en latos niveles de alfabetismo en sus pobladores. Los mercaderes Bizantinos eran personas exitosas que tenían una gran importancia en el comercio internacional. A pesar de su rivalidad con los mercaderes Italianos, los mercaderes mantuvieron su posición a lo largo de la segunda mitad de la existencia del Imperio Bizantino. El clero también tenía una gran importancia, no solo por la mayor libertad con la que contaban a diferencia de su contraparte en el Oeste, ya que mantenían un patriarcado en Constantinopla que era considerado igual al Papa. Esta posición de poder fue construida poco a poco, desde el nacimiento del Imperio, bajo el reinado de Constantino el Grande (Su reinado fue de 306-337), y solo el 10% de su población era cristiana.

El lenguaje utilizado por los Bizantinos desde la época de Constantino había sido el griego, a pesar de que el latín era el lenguaje de los trámites administrativos. Desde el reinado del emperador Heraclius (Su reinado fue de 610-641), el griego fue el lenguaje dominante entre la población y también sustituyó al latín en los trámites administrativos. En sus inicios, el Imperio Bizantino tenía una población multicultural, sin embargo con la perdida de las provincias que no hablaban griego a lo largo del tiempo eventualmente los Bizantinos fueron la población dominante. A medida que pasaban los años, la relación que mantenía el Imperio con el Oeste se fue deteriorando, especialmente con Europa Latina.

Las relaciones fueron empeoradas por la ruptura entre la Iglesia católica del Oeste y la Iglesia Ortodoxa del Este que había llevado a los Bizantinos a ser juzgados como herejes en el Oeste. En los últimos siglos del Imperio Bizantino, especialmente después de la coronación del Carlo Magno (Rey de los Francos desde 768 al 814) en Roma en 800, los Bizantinos no eran considerados por los Europeos del Oeste como los herederos del Imperio Romano, sino como la contraparte del Este de los Reinos conformados por griegos. A pesar de ello, el Imperio Bizantino pudo denominarse como el Imperio Romano, continuando con la sucesión de Emperadores Romanos.

Terminología[editar]

El águila de dos cabezas, emblema de la Dinastía Palaiologos.

Durante la mayor parte de la Edad Media, los Griegos Bizantinos se identificaban como Rhōmaîoi (Ῥωμαῖοι, "Romanos", que se entendía como ciudadanos del Imperio Romano), un término que en el lenguaje griego se había convertido en sinónimo como Griegos Cristianos.[2] [3] También se identificaban como Graikoí (Γραικοί, "Griegos");[4] el etónimo era usado con regularidad para referirse a ellos mismos, con excepción de la correspondencia política oficial de la Cuarta Cruzada de 1204.[5]

El antiguo nombre Hellene era un sinónimo popular de pagano, y fue reutilizado como un etónimo en el Imperio Bizantino del siglo XI.[6]

En el Oeste el término "Romano" había adquirido un nuevo significado relacionado con la iglesia católica y el Papa en Roma, mientras que para los griegos el término "Romaioi" mantenía su relación con los bizantinos del Imperio Romano del Este.[7] Esta población se denominaban entre ellos Romaioi (Romanos), y el término de Bizantinos fue un exónimo que fue aplicado después, por historiadores como Hieronymus Wolf.[8] A pesar de ello, el término Griegos Bizantinos para Romaioi sigue siendo un tema controversial.[9]

La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que las siguientes características eran las que definían a esta civilización: 1)El lenguaje, cultura y literatura Griega, 2) La tradición y ley Romana, 3) La fe católica.[10] El término "Bizantino" fue adoptado por los académicos Occidentales cuando asumieron que cualquier cosa proveniente de roma es "Occidental", y por los Griegos nacionalistas modernos para dar sentido e identidad a los Griegos antiguos. [9] A la fecha, los griegos siguen usando "Romaioi" y "Graikoi" para referirse a ellos mismos. [11] Además de ello, El Imperio Romano del Este era en lenguaje y civilización, una sociedad Griega.[12]

El bizantino August Heisenberg (1869-1930) definió al Imperio Bizantino como "El Imperio Romano Cristiano de la Nación Griega".[13] El imperio era frecuentemente referido y conocido como el "Imperio de los Griegos" por los extranjeros y externos al mismo, gracias a la predominancia griega en el lenguaje, cultura y elementos demográficos.[14]

Perspectiva Histórica[editar]

Los Griegos Bizantinos, conformando la prosperidad y el poder del Imperio en gran medida, poco a poco cayeron bajo la dominancia de poderes extranjeros con el paulatino decaimiento del Imperio durante la edad media. En su mayoría cayendo bajo el reinado de los árabes musulmanes, los Bizantinos huían de sus tierras o eran dominados por nuevos monarcas musulmanes, recibiendo el estatus de Dhimmi. Durante los siglos siguientes, los cristianos sobrevivientes originarios del Imperio Bizantino cambiaron a ser antioqueños griegos, melquitas o se unieron a sociedades de cristianos árabes, que aun existen en la actualidad.

En contraparte, otros Bizantinos optaron por convertirse al Islam dando lugar a la turquificación, en especial aquellos en Anatolia.[15]

Sociedad[editar]

Mientras la movilización social en el imperio Bizantino era desconocida, el orden de la sociedad y los valores que se le exigían al hombre promedio eran propios de la corta de los cielos, misma que intento recrearse en la Corte Imperial de Constantinopla.[16] La sociedad incluía gente de todos los ámbitos sociales y culturales, ninguno siendo exclusivo o inamovible. Las clases más notorias de dichas cortes eran los pobres, los campesinos, los soldados, los maestros, empresarios y el clero.[16]

Los Pobres[editar]

Según un texto que data del año 533 d.C., un hombre era denominado "pobre" si no tenía 50 monedas de oro (aurei), que era una cantidad modesta de dinero, mas no insignificante.[17] Los bizantinos eran los herederos de los conceptos griegos de la caridad por el bien de la "polis"; a pesar de ello fueron los conceptos cristianos descritos en la Biblia que promovieron los hábitos de donar,[18] y específicamente ejemplos como el de Basil de Caesarea (equivalente griego de Santa Claus), Gregory de Nyssa y John Chrysotom.[18]

La cantidad de ciudadanos pobres fluctuó durante los siglos en los que el Imperio Bizantino existió, pero siempre se conservó un flujo constante de mano de obra para proyectos de construcción y gente para trabajar el campo. Los números sugieren un aumento en a finales del Siglo IV y V, ya que las invasiones bárbaras y el intento de evasión de impuestos provocó que la población rural se trasladara a las ciudades.[19]

Desde tiempos de Homero, existían ciertas categorías de pobreza: los ptochos (Griegos: πτωχός, "pobres pasivos") que eran de menor categoría que los penes (Griego: πένης, "pobres activos").[20] Estos formaron la mayoría de la infame muchedumbre de Constantinopla, cuya función era similar a la de la Primera Roma. A pesar de que se encuentran documentadas manifestaciones originadas por los pobres, la mayoría de las acciones de descontento civil son atribuidas a las facciones de Hippódromo, como los Verdes y los Azules.[21] Los pobres conformaban un porcentaje considerable de la población, pero incitaron a los cristianos a crear una larga red de hospitales (Griego: ιατρεία, iatreia) y asilos, como un modelo religioso y social que estaba centrado en la idea de que existencia de los pobres había sido provocada por los cambios en la sociedad provocados por la comunidad cristiana.[22]

Campesinado[editar]

No hay información exacta acerca de la cantidad de campesinos que había, pero se asume que la mayoría de los habitantes del Imperio Bizantino vivían de forma rural y en áreas agrarias.[23] En el Taktika del emperador Leo VI el sabio (Reinado 886-912), las profesiones que definían la forma de vida y eran el eje central de la población eran los campesinos (Griego: γεωργική, geōrgikē) y los soldados (Griego: στρατιωτική, stratiōtikē).[23] La razón para ello era que la mayoría de la comida del Imperio era producida por los campesinos, así como la mayor fuente de impuestos.[23]

La mayoría de los campesinos vivían en pueblos, cuyos nombres cambiaron paulatinamente del término clásico kome (Griego: κώμη) al nuevo término chorio (Griego: χωριό).[24] A pesar de que la agricultura y la ganadería eran las ocupaciones más comunes de los campesinos, no eran las únicas opciones. [24] Existen registros de que en el pueblo de Lampsakos, situado en la costa este de Hellespont, donde de 173 eran clasificados como campesinos, mientras que otros 60 clasificados como urbanos tenían otras profesiones de carácter más auxiliar.[24]

El Tratado de los Impuestos, preservado en la Biblioteca Marciana en Venecia, distingue entre 3 tipos de asentamientos, el chorion (Griego: χωρίον) o pueblo, el agridion (Griego: αγρίδιον) o aldea, y el proasteion (Griego: προάστειον) o estado.[24] Según registros del pueblo de Aphetos en el siglo XIV, donado al monasterio de Chilandar, el promedio de la propiedad de los terrenos era de solamente 3.5 modioi (0.08 ha).[25] Los impuestos para las poblaciones rurales incluidos el kapnikon (Griego: καπνικόν) o impuesto de fogaje, el synone (Griego: συνονή) o pago frecuente afiliado con el kapnikon, el ennomion (Griego: εννόμιον) o impuesto de pastaje, y el aerikon (Griego: αέρικον, que significa "del viento") que depende de la población de los pueblos y el rango variaba entre 4 a 20 monedas de oro anualmente.[26]

La dieta de los campesinos consistía principalmente de grano y cereales, mientras que en las comunidades que estaban en los puertos vivían principalmente de pescado.[27] Pan, vino y las aceitunas eran importantes pilares de la dieta de los soldados Bizantinos que estaban en campañas, comiendo pan seco llamado paximadion (Griego: παξιμάδιον).[28] En la antigüedad como en tiempos modernos, los cultivos más comunes eran choraphia (Griego: χωράφια) eran de aceitunas y viñedos. Cuando Luitprand de Cremona, un visitante italiano, encontró la forma en que se irrigaba el vino griego saborizado con resina, cosa que admiraban las contrapartes de la cultura griega de otras regiones.[29]

A pesar de que la caza y la pesca eran actividades comunes entre los campesinos, la caza era principalmente en defensa del ganado y los cultivos.[30] La apicultura era una actividad apreciada y altamente desarrollada, desde el origen con los griegos hasta el final del imperio Bizantino.[31] Además de la agricultura, los campesinos también trabajaron como herreros (Griego: χαλκεύς, chalkeus), sastres (Griego: ράπτης, rhaptes) y zapateros (Griego: τζαγγάριος, tzangarios).[31]

Soldados[editar]

Durante el milenio que abarco el Imperio bizantino, hubo pocos periodos en los que no hubiera campañas militares presentes. Los soldados eran una parte común de la vida diaria, mucho más que en las sociedades Occidentales modernas.[32] Es difícil diferenciar entre los soldados romanos y bizantinos desde una perspectiva organizacional, es más sencillo hacerlo desde un perfil social.[32] Los libros militares conocidos como Taktika continuaron una tradición helénica y romana, y contenían información valiosa acerca de la forma de vida, hábitos, costumbres y apariencia de los soldados.[33]

Un soldado usando un klivanion y una espada spathion.

Similar a la situación de los campesinos, los soldados tenían profesiones secundarias, como médicos o técnicos.[34] La selección para el servicio militar era anual con llamados durante el invierno, donde se ejercían grandes eventos militares y esto era una parte fundamental de la vida de los soldados.[35]

Hasta el siglo XI, la mayoría de los reclutas eran escogidos de áreas rurales, mientras que los reclutas para mercaderes o artesanos sigue teniendo orígenes inciertos.[36] De ahí en adelante, los reclutadores profesionales sustituyeron a las antiguas formas, además de que contratar mercenarios era demasiado costosos para el gobierno.[36] A partir del siglo X en adelante, existían leyes que relacionaban el ser propietario de tierra y el servicio militar. Aunque el estado nunca asigno el pago de los servicios militares con tierra, la mayoría de los soldados usaban su pago para comprar terrenos y el gobierno haría menores cobros de impuestos en estos casos.[37] Algo que si exigía el estado a partir del siglo XII eran los impuestos por algunas propiedades llamadas pronoiai (Griego: πρόνοιαι). Como en la antigüedad, la comida que básica que recibían los soldados era un pan seco, que antes llamado boukelaton ahora se llamaría paximadion.

Profesores[editar]

La educación bizantina era el producto de la tradición griega educativa que se remontaba al siglo 5 a.C. [38] La organización educativa consistía en un tripartito, es decir, contaba con 3 partes que se formaron durante la era Helénica, mismos que se mantuvieron vigentes adoptando ciertos cambios, terminando con la caída de Constantinopla.[38] Las etapas de educación eran primaria donde los estudiantes estaban de los 6 a los 10 años.

Una página del siglo V o VI de la Illiada, usada para enseñar gramática.

Secundaria, que abarcaba de los 10 hasta los 16 y la educación superior.[39]

La educación primaria estaba al alcance de la mayoría de los ciudadanos del Imperio bizantino, no solo en las ciudades, sino en el campo. Esto contribuyo al alto grado de alfabetismo que era característico de Europa occidental, por lo menos hasta el siglo XII. [39] La educación secundaria estaba reservada para ciudades más grandes y la educación superior era exclusiva de Constantinopla.[39]

Los profesores de las escuelas primarias estaban en una posición social baja y daban lecciones simples de relatos fantásticos (Las fábulas de Aesop era comúnmente utilizado).[40] A pesar de ello, los profesores de gramática y retórica de las otras dos partes de la educación eran más respetados.[40] Estos profesores usaban textos griegos clásicos como la Ilíada de Homero o la Odisea, mismos que analizaban palabra por palabra para las explicaciones.[40] Los libros eran caros y escasos, por lo que normalmente solo los profesores que enseñaban con ellos poseían alguna copia.[41]

Mujeres[editar]

Escenas del matrimonio y la vida familiar en Constantinopla.

El estudio de las mujeres Bizantinas ha sido poco profundo debido a la escasa información y registros acerca de las mismas en la sociedad de esos tiempos.[42] Las mujeres estaban en desventaja en algunos aspectos como su estatus social, acceso a la educación y su poca libertad para viajar.[43] La vida de una mujer Griega podía dividirse en 3 partes, niñez, maternidad y viudez.[44]

La niñez era corta y peligrosa, mucho más para las niñas que para los niños.[44] Los padres celebraban el doble el nacimiento de un niño que el de una niña, y existe evidencia de infanticidio por medio de abandono y asfixia, a pesar de que esto estaba en contra de las leyes civiles y canónicas.[44] Las oportunidades educativas para las pequeñas eran reducidas, no podían asistir a las escuelas normales y en caso de recibir educación debía ser por medio de un tutor en casa.[45] Con muy pocas excepciones, la educación estaba limitada a saber leer la Biblia. Una excepción famosa de esto era la princesa Anna Comnena, cuya Alexiad demostraba un alto grado de educación. [46] La mayoría de las jóvenes tenían una vida casera haciendo labores agrarias, preparándose para el matrimonio.[46]

Para la mayoría de las mujeres, la niñez terminaba cuando comenzaba su pubertad, seguida de un corto periodo de búsqueda y finalmente el matrimonio.[47] A pesar de que el matrimonio fuera acordado por la familia por regla, el matrimonio por amor no era algo raro. [47] La mayoría de las mujeres tenían muchos hijos pero pocos de ellos sobrevivían a la infancia, cosa que hacia que los duelos fueran parte de la vida diaria.[48] El control natal era principalmente por abstinencia, sin embargo existe evidencia de algunas otras formas, pero eran usadas principalmente por prostitutas.[49]

Por normas de decencia, las mujeres debían estar cubiertas por todo el cuerpo, a excepción de las manos.[50] La mayoría de las mujeres pobres usaban túnicas simples, y la mayoría eran obligadas a usar un maphorion (Griego μαφόριον), un velo para cubrir el cabello. A diferencia de ellas, las mujeres de buenos recursos gastaban grandes cantidades de dinero para adornar sus túncias con piedras preciosas y telas de mejor calidad.[50] Los divorcios eran difíciles de obtener, sin embargo la ley los permitía.[51] Es sabido que muchos esposos golpeaban a sus mujeres, aunque se conoce de casos en los que las mujeres eran quienes golpeaban a los maridos, así como Theodoro Prodromo describe en algunos de sus poemas.[51]

A pesar de que la expectativa de vida de las mujeres en el Imperio era menor que la de los hombres por la común muerte dando a luz, las guerras y los hombres casándose con mujeres mayores hacían de la viudez algo común. [51] A pesar de todas las limitaciones que tenían, había muchas mujeres con profesiones como artistas, mercaderes, comediantes y eruditas.[52]

Empresarios[editar]

La visión tradicional de los empresarios bizantinos como faltos de innovación y benefactores de la ayuda del gobierno ha comenzado a cambiar, en una visión de gente productiva.[53] La clase mercante, especialmente la de Constantinopla, se volvió una fuerza política y social con tal fuerza que hubo momentos en los que dicha clase pudo amenazar al emperador, durante los siglos XI y XII.[54] Esto fue logrado gracias a la eficiencia en el uso del crédito y otras innovaciones monetarias atribuidas a estos mercantes. Los mercantes invertían en productos financieros que llamaban (Griego: χρεοκοινωνία), el equivalente a lo que después los italianos llamarían commenda.[54]

Oro sólido de Justino II, 4.42 gramos 692.[55]

Eventualmente, el poder adquisitivo de los mercantes y empresarios bizantinos fue tal que podía influir los precios en mercados lejanos, tales como el del Cairo y Alejandría. [53] Como un reconocimiento a su influencia y triunfos, los emperadores les dieron el derecho de convertirse en miembros del senado, logrando por fin integrarse a la élite que gobernaba.[56] Esto terminó a finales del siglo XI cuando los cambios políticos propiciados por la aristocracia les permitieron asegurar el trono por más de un siglo.[56] Al terminar esto, los mercantes volvieron al poder durante la Tercera Cruzada.[57]

La razón por la que estos mercaderes no son reconocidos por los historiadores no se originaba por su falta de capacidad, sino por la rivalidad que mantenían con las otras clases de élite que gobernaban. La historia era escrita por gente que obedecía órdenes del gobierno, mismo que sentía celos si algún mercader exitoso se comparaba o incluso superaba la influencia que podía ejercer.[57] Estos mercaderes superaron a sus homólogos italianos, ya que la violencia de los italianos siempre les trajo problemas y sus negociaciones podían verse afectadas por esta razón.[57]

Clérigo[editar]

A diferencia de Europa Occidental donde los sacerdotes no tenían tanto contacto con la gente común, el clérigo del Imperio Romano del Este permanecía en constante contacto con la sociedad.[58] Los aspirantes al clero y subdiáconos eran tomados de cualquier lugar y se esperaba que tuvieran poco más de 20 años, los sacerdotes y cardenales se esperaba que tuvieran por lo menos 30 años.[58] A diferencia de la iglesia latina, la iglesia Bizantina le permitía a su clérigo casarse, siempre y cuando esto hubiera sucedido antes de empezar su labor. Los sacerdotes y cardenales debían seguir solteros.[58]

Mientras que la jerarquía religiosa era una contraparte de las divisiones administrativas del imperio, el clérigo estaba presente en más asuntos que la gente del emperador.[59] El problema del poder caesar/papa, normalmente asociado al imperio Bizantino, es ahora ententendido como una simplificación excesiva de las condiciones del Imperio.[60] Para el siglo V, el patriarca de Constantinopla era reconocido como el patriarca más improtante entre los 4 patriarcas con posiciones similares, con un estados de igual con el Papa en Roma.[58]

Las provincias eclesiásticas eran llamadas eparchies y estaban al cargo de arzobispos que supervisaban a sus subordinados obispos o episkopoi. Para la mayoría de la gente el sacerdote de su parroquia o papas (de la palabra griega para "padre") era la figura más reconocible y querida del clérigo.[58] [61]

Cultura[editar]

Lenguaje[editar]

Manuscripto del siglo IV, manuscrito Spetuagnit.

Linguisticamente, Grecia medieval está situada entre la fase Helenística (Koine) y las fases modernas del lenguaje.[62] Desde la antigua era helenística, Grecia ha sido la lengua hablada por las élites educadas del Este Mediterráneo, hablada como lengua materna en el sur de los Balcanes, las islas Griegas, Asia menor y las antiguas colonias Helénicas griegas en el sur de Italia, el mar negro, Asia Occidental y el Norte de África.[63]

Al comienzo del Milenio Bizantino, el koine (Griego: κοινή) se mantuvo como la base para el Griego hablado y la escritura Cristiana, mientras que el Griego Ático era el lenguaje de los filósofos y los oradores.[64]

A medida que la Cristiandad se volvió la religión dominante, el Ático comenzó a ser usado en las escrituras giregas además de que usualmente se intercalaba con koine Griego.[64] A pesar de esto, del siglo VI al siglo XII, el Ático permaneció relacionado al sistema educacional; mayores eran los cambios del lenguaje a medida que se acercaban los periodos medios del Imperio bizantino.[64]

La población del Imperio Bizantino, al menos en las etapas iniciales, tenían una variedad de lenguas madres, incluyendo al Griego.[64] Estas incluían al latín, aramaico, cóptico, y las lenguas caucásicas, mientras que Cyrilo Mango también cita evidencia de bilingüismo en el sur y sureste.[65] Estas influencias, así como los antecedentes del árabe, celta, alemán, turco y eslavo, le dieron a Grecia medieval muchas palabras de otros idiomas que han sobrevivido hasta el griego moderno.[65] Del siglo XI en adelante, hubo un incremento del uso literario de uso popular.[65]

Después de la Cuarta Cruzada, huno un incremento con el contacto al Occidente, y la lingua franca de comercio se volvió el Italiano. En los Imperios de las cruzadas una educación clásica (Griego:παιδεία, paideia) dejó de ser un sine qua non del estatus social, ocasionando el incremento de la lengua popular.[65] Desde esta era muchas obras en el idioma popular fueron escritas por gente con un profundo estudio en la educación clásica.[65] Un ejemplo famoso de esto son los cuatro poemas Ptochoprodómicos, atribuidos a Theodoros Prodromos.[65] Del siglo XIII al siglo XV, los últimos siglos del Imperio, existen muchas obras que incluyen lamentos, fábulas, romances y crónicas escritas fuera de Constantinopla, escritas en un idioma popular designado por los estudiosos como el "Koine Bizantino".[65]

La gran variedad de palabras y uso del idioma griego como un idioma popular, con sus inicios en la antigua Grecia, continuo durante el reinado Otomano y persistió hasta la Grecia moderna, hasta 1976. El Koine Griego siguió siendo el idioma oficial de la Iglesia Griega Ortodoxa. Como se muestra en los poemas de Ptochoprodromos, una etapa temprana de Grecia moderna ya se había definido el rumbo del Griego desde el siglo XII. El griego Vernacular siguió siendo referido como "Romaico" hasta el siglo XX.[66]

Religión[editar]

En el tiempo de Constantino el grande (r. 306-337), solo el 10% de la población del Imperio Romano eran cristianos, con la mayoría de ellos siendo población urbana y en la parte Este del Imperio. La mayoría de la población aun seguía las enseñanzas de los antiguos dioses romanos y el camino de la religio.[67] A medida que la cristiandad se volvió un sistema filosófico completo, esto cambio.[68] Además, Constantino como el Pontifex Maximus era responsable del cultus o veneratio correcto de la deidad que fuera la oficial de las creencias romanas.[69] El cambio de las viejas deidades a las nuevas a las nuevas implico nuevos elementos en la vida cotidiana y la ruptura con viejas costumbres, como el arte pagano que fue destruido por el sello cristiano.[70]

El rey David en la morada Imperial.

La cristiandad llevó al desarrollo de fenómenos que serían característicos del Imperio Bizantino. Uno de los más representativos fue la gran conexión entre estado e iglesia, un legado del cultus Romano.[70] Además, la creación de la filosofía cristiana guiaba a los ciudadanos en su vida cotidiana.[70] Finalmente, la dicotomía entre las ideas cristianas de la Biblia y la paidea clásica griega que no podía ser dejada fuera, ya que mucho del estudio y filosofía cristianas dependían de ella.[68] [70] Todas estas características definieron el carácter de Grecia Bizantina y las percepciones que tendrían de ellos mismos y otros.

Los cristianos en la época de la conversión de Constantino constituían solo el 10% de la población.[67] Esto aumentaría hasta el 50% para finales del siglo IV y a 90% para el final del siglo V.[70] El emperador Justino I (r. 527 - 565) exterminó a todos los paganos restantes, que eran grandes estudiosos y campesinos analfabetas. La rápida conversión de la gente sugiere un cambio tan radical provocado por conveniencia, más que por convicción.[70]

La supervivencia del Imperio en el Este aseguró un rol activo del emperador en los asuntos religiosos. El estado bizantino heredo de sus antepasados paganos la rutina organizacional religiosa administrativa y financiera, y estas costumbres se aplicaron a la Iglesia cristiana. Siguiendo las rutas planteadas por Eusebius de Caesarea, los bizantinos consideraban al emperador como el mensajero representante de Cristo, responsable particularmente de la propagación del cristianismo entre los paganos y externos a la religión. El rol imperial en los asuntos de la iglesia, sorprendentemente, jamás definió un sistema legal.[71]

Gracias al decaimiento de roma y la pugna entre los patriarcados occidentales, la iglesia de Constantinopla llegó a ser, entre los siglos VI y XI, el centro de cristiandad más rico e importante.[72] A pesar de que el Imperio bizantino era solo un recuerdo del gran poder que alguna vez represento, la iglesia, como una institución, ejercía mucha influencia en asuntos internos del imperio y en externos con el resto del mundo. Como George Ostrogorsky afirma:[73]

"El patriarcado de Constantinopla continuo siendo el centro del mundo ortodoxo, con subordinados metropolitanos y arzobispos en el territorio de Asia menor y los Balcanes, ahora separados del imperio, como también es el caso de Caucasus, Rusia y Lituania. La iglesia siempre fue el elemento más estable del Imperio Bizantino."

En términos religiosos, Macedonia Griega Bizantina es también un factor importante ya que fue la casa de los santos Cyrilo y Methodius, dos hermanos griegos de Thessalonika (Salonika) que fueron enviados en una misión financiada por el estado para evangelizar a los eslavos de los Balcanes y Europe central y Europa del Este. Esto involucro a los hermanos a traducir la Biblia cristiana al lenguaje de los eslavos, para lo cual inventaron un alfabeto que seria conocido como el antiguo eslavo de la iglesia. En el proceso, esto otorgó a los hermanos el estatus de pioneros de la literatura eslava y como los primeros que introdujeron la civilización Bizantina y la cristiandad ortodoxa a los eslavos paganos.

Percepciones[editar]

Autopercepción[editar]

En el imperio Bizantino, un Griego o un ciudadado Helenico era normalmente llamado Rhōmaîos (Ῥωμαῖος), que era el primero en oponerse a un foráaneo, ethnikós (Greek: ἐθνικός).[74] Los griegos bizantinos eran y se percibían a si mismos como los descendientes de los Griegos Clásicos[75]

Constantino el Grande presenta Constantinopla a la Virgen María.

[76] [77] , los herederos políticos del Imperio Romano, [78] [79] y los seguidores de los Apóstoles.[75] Con esto, el sentido de "Romanidad" era diferente de otros contemporáneos Occidentales. "Romaic" era el nombre el lenguaje vulgar Griego, a diferencia de "Helénico" que era la forma literaria doctrinal.[80] "Griego" (Γραικός) se había convertido un sinónimo de "Romano" (Ῥωμαῖος) y "Cristiano" (Χριστιανός) para referirse a un cristiano griego del Imperio Romano del Este.[2] Siempre existió un rechazo, negligencia e indiferencia hacia todo aquello que no fuera Griego, ya que se convertía en algo "bárbaro".[81]

Discursos Oficiales[editar]

En los discursos oficiales, "todos los habitantes del Imperio eran súbditos del Emperador, lo que los hacía Romanos". Aunque la definición de Rhōmaios era "político o estadístico"[82] . Para ser reconocido como un verdadero e incuestionable "Romano", era necesario ser un Griego Ortodoxo, hablar Griego.[82] A pesar de ello, la uniformidad que se originó con estos rasgos no fue suficiente como para borrar algunas diferencias culturales, sin embargo no era lo que pretendían. [81] [82] El mayor halago que podía ofrecerse a un externo o un ciudadano que no era romano era llamarlo andreîos Rhōmaióphrōn (ἀνδρεῖος Ῥωμαιόφρων, una persona de pensamiento romano).[74]

Identidad Regional[editar]

A menudo, la identidad geográfica podía sobreponerse a la de Rhōmaios. El término xénos (Griego: ξένος) y exōtikós (Griegok: ἐξωτικός) significaban "personas foráneas a las comunidades locales", a pesar de que si eran o no del mismo Imperio Bizantino.[74] "Cuando una persona estaba fuera de casa era un extraño y era tratado con cautela y sospecha. Un monje del Occidente de Asia menor que llegaba a un monasterio en Pontus era tratado como un extraño por todo el mundo. El trato entre personas de diferentes regiones era hostil."[83]

Renacimiento del Helenismo[editar]

Desde un punto de vista evolutivo, el Imperio Bizantino era un imperio de diferentes etnias y culturas que había emergido como el Imperio Cristiano, que muy pronto puso en aprietos el Imperio Helénico del Este, y terminó su historia milenaria en el año 1453, como un estado Griego Ortodoxo: un Imperio que se convirtió en una nación, casi comparándose con una del mundo moderno.[84] La presencia de una rica cultura literaria fue también un factor fundamental entre el Griego del Este y el Latín del Oeste y la educación de ambos.[85] Era un Imperio multicultural donde el elemento Helénico era predominante, especialmente en el periodo final.[82]

El idioma común y el estado, los marcadores de identidad que se convertirían en la base fundamental del nacionalismo surgido en Europa del silo XIX, por accidente, fueron un factor común y determinante en el periodo Medieval de la historia Griega.[86] Al principio del siglo XX, ciertos intelectuales Griegos Bizantinos empezaron a usar el antiguo etiónimo Griego Héllēn (Griego: Ἕλλην) para describir la civilización del Imperio bizantino.[87]

Durante etapas posteriores del Imperio Bizantino, el emperador Theodoro I Laskaris (r. 1205 -1222) intentaron revivir la tradición helénica promoviendo el estudio de la filosofía, ya que desde su opinión existía el peligro de que la filosofía "pudiera abandonar a los griegos para buscar refugio en los Latinos". En una carta al papa Gregorio IX, el Emperador Bizantino John Vatalzes (r. 1221-1254) afirmaba que se le había otorgado el regalo de la realeza de Constantino el Grande, y puso especial énfasis en su descendencia "Helénica", exaltando la sabiduría de la gente Griega. El estaba presentado a la cultura helénica como una parte integral del imperio Bizantino como una forma de desafiar las afirmaciones Latinas.[88]

Los Griegos Bizantinos siempre se habían sentido superiores por ser los herederos de una civilización más antigua, pero esas identificaciones étnicas no habían sido políticamente populares hasta ese momento.[88] Con ello, en el crecimiento del poder de Venecia y Génova en el Este del Mediterráneo, asociaciones con Helénicos tomaron una gran raíz de la élite Bizantina, guiados por un deseo de diferenciarse del Occidente latino y tener una propia autoridad como Griegos.[89]

Algunas afirmaciones de la asociación del Helenismo continuaron y se incrementaron durante la dinastía Palaiologana. Los estudioso, profesor y traductor, John Argyropoulos, dirigiéndose al emperador Juan VIII (r. 1425-1448) como "Rey sol Helénico" e incitó al último emperador bizantino, Constantino Xi Palaiologos (r. 1449 - 1453), a proclamarse a si mismo como "Rey de los Helénicos". Durante este mismo periodo, el filósofo neo-platónico George Gemistos Plethon promovió "Somos Helénicos por raza y cultura", y propuso el renacimiento del Imperio Bizantino siguiendo un sistema utópico Helénico centrado en Mystras.[90] De acuerdo al historiador George Spharantzes, poco antes de la caída de Constantinopla, el Último Emperador Bizantino incitó a sus soldados a recordar que eran descendientes de Griegos y Romanos.[91]

Percepción Occidental[editar]

La entrada de los Cruzados a Constantinopla, por Eugène Delacroix, 1840.

A los ojos de Occidente, después de la coronación de Carlo Magno, los Bizantinos no eran reconocidos como los herederos del Imperio Romano. Los Bizantinos eran más bien percibidos como la continuación corrupta de la antigua Grecia, y eran frecuentemente referidos como el Imperio de los Griegos. Estas negaciones de la herencia del Imperio Romano darían lugar al primer resentimiento de los Griegos hacia los "Latinos" o "Francos", así como los llamaban los Griegos.[81] [92] [93]

La opinión popular Occidental se ve reflejada en el Transalio militae, escrita por un autor latino anónimo que afirma que los griegos habían perdido su valor y su buena educación, que hacía un contraste con los Griegos Bizantinos contemporáneos, que generalmente eran vistos como gente pacifica y mediocre.[81] [92] [93] Con esta reputación, parece extraño a ojos modernos que las continuas operaciones militares Bizantinas, que eran una parte fundamental de las fuerzas armadas y la política externa, estuvieron en contra de las fuerzas del Islam y los Estados Islámicos a partir del siglo VIII, que después se convertirían en diplomacia.[94]

Referencias[editar]

Citas[editar]

  1. Rosser, 2011, p. 2: "George Finlay's History of the Byzantine Empire from 716 to 1057, published in 1857, was the first occasion of "Byzantine Empire" being used in a modern historical narrative in English."
  2. a b Harrison, 2002, p. 268: "Roman, Greek (if not used in its sense of 'pagan') and Christian became synonymous terms, counterposed to 'foreigner', 'barbarian', 'infidel'. The citizens of the Empire, now predominantly of Greek ethnicity and language, were often called simply ό χριστώνυμος λαός ['the people who bear Christ's name']."
  3. Earl, 1968, p. 148.
  4. Dindorfius, 1870, "Prisci Fragmenta", p. 305 ("Γραικὸς μὲν εἶναι τὸ γένος"); Paul the Silentiary. Descriptio S. Sophiae et Ambonis, 425, Line 12 ("χῶρος ὅδε Γραικοῖσι"); Theodore the Studite. Epistulae, 419, Line 30 ("ἐν Γραικοῖς").
  5. Angelov, 2007, p. 96 (including footnote #67); Makrides, 2009, Chapter 2: "Christian Monotheism, Orthodox Christianity, Greek Orthodoxy", p. 74; Magdalino, 1991, Chapter XIV: "Hellenism and Nationalism in Byzantium", p. 10.
  6. Cameron, 2009, p. 7.
  7. Encyclopædia Britannica (2009), "History of Europe: The Romans".
  8. Ostrogorsky, 1969, p. 2.
  9. a b Kaldellis, 2007, p. 338.
  10. Baynes y Moss, 1948, "Introduction", p. xx; Ostrogorsky, 1969, p. 27; Kaldellis, 2007, pp. 2–3; Kazhdan y Constable, 1982, p. 12.
  11. Merry, 2004, p. 376; Institute for Neohellenic Research, 2005, p. 8; Kakavas, 2002, p. 29.
  12. Hamilton, 2003, p. 59.
  13. Winnifrith y Murray, 1983, p. 113; Heisenberg, Kromayer y von Wilamowitz-Moellendorff, 1923, "Staat und Gesellschaft des Byzantinischen Reiches", p. 364: "Byzanz ist das christlich gewordene Römerreich griechischer Nation."
  14. Ahrweiler y Laiou, 1998, p. vii; Lapidge et al., 1999, p. 79; Hidryma Meletōn Chersonēsou tou Haimou, 1973, p. 331; Ostrogorsky, 1969, pp. 28, 146; Gross, 1999, p. 45; Davies, 1996, p. 135.
  15. Vryonis, 1971.
  16. a b Cavallo, 1997, p. 2.
  17. Cavallo, 1997, p. 15.
  18. a b Cavallo, 1997, p. 16.
  19. Cavallo, 1997, p. 18.
  20. Cavallo, 1997, pp. 15, 17.
  21. Cavallo, 1997, pp. 21–22.
  22. Cavallo, 1997, pp. 19, 25.
  23. a b c Cavallo, 1997, p. 43.
  24. a b c d Cavallo, 1997, p. 44.
  25. Cavallo, 1997, p. 45.
  26. Harvey, 1989, pp. 103–104; Cavallo, 1997, pp. 44–45.
  27. Cavallo, 1997, p. 47.
  28. Cavallo, 1997, p. 49.
  29. Cavallo, 1997, p. 51.
  30. Cavallo, 1997, p. 55.
  31. a b Cavallo, 1997, p. 56.
  32. a b Cavallo, 1997, p. 74.
  33. Cavallo, 1997, p. 75.
  34. Cavallo, 1997, p. 76.
  35. Cavallo, 1997, p. 77.
  36. a b Cavallo, 1997, p. 80.
  37. Cavallo, 1997, p. 81.
  38. a b Cavallo, 1997, p. 95.
  39. a b c Encyclopædia Britannica (2009), "Byzantine Education".
  40. a b c Cavallo, 1997, p. 96.
  41. Cavallo, 1997, p. 97.
  42. Cavallo, 1997, p. 117.
  43. Cavallo, 1997, p. 118.
  44. a b c Cavallo, 1997, p. 119.
  45. Cavallo, 1997, pp. 119–120.
  46. a b Cavallo, 1997, p. 120.
  47. a b Cavallo, 1997, p. 121.
  48. Cavallo, 1997, p. 124.
  49. Cavallo, 1997, p. 125.
  50. a b Cavallo, 1997, p. 127.
  51. a b c Cavallo, 1997, p. 128.
  52. Rautman, 2006, p. 26.
  53. a b Laiou y Morrison, 2007, p. 139.
  54. a b Laiou y Morrison, 2007, p. 140.
  55. Grierson, 1999, p. 8.
  56. a b Laiou y Morrison, 2007, p. 141.
  57. a b c Laiou y Morrison, 2007, p. 142.
  58. a b c d e Rautman, 2006, p. 23.
  59. Rautman, 2006, p. 24.
  60. Encyclopædia Britannica (2008), "Caesaropapism".
  61. Harper, Douglas (2001–2010). «Pope». Online Etymology Dictionary. Consultado el 25 de mayo de 2011. 
  62. Alexiou, 2001, p. 22.
  63. Goldhill, 2006, pp. 272–273.
  64. a b c d Alexiou, 2001, p. 23.
  65. a b c d e f g Alexiou, 2001, p. 24.
  66. Adrados, 2005, p. 226.
  67. a b Mango, 2002, p. 96.
  68. a b Mango, 2002, p. 101.
  69. Mango, 2002, p. 105.
  70. a b c d e f Mango, 2002, p. 111.
  71. Meyendorff, 1982, p. 13.
  72. Meyendorff, 1982, p. 19.
  73. Meyendorff, 1982, p. 130.
  74. a b c Ahrweiler y Laiou, 1998, pp. 2–3.
  75. a b Kazhdan y Constable, 1982, p. 12; Runciman, 1970, p. 14; Niehoff, 2012, Margalit Finkelberg, "Canonising and Decanonising Homer: Reception of the Homeric Poems in Antiquity and Modernity", p. 20.
  76. Pontificium Institutum Orientalium Studiorum, 2003, p. 482: "As heirs to the Greeks and Romans of old, the Byzantines thought of themselves as Rhomaioi, or Romans, though they knew full well that they were ethnically Greeks." (see also: Savvides y Hendricks, 2001)
  77. Kitzinger, 1967, "Introduction", p. x: "All through the Middle Ages the Byzantines considered themselves the guardians and heirs of the Hellenic tradition."
  78. Kazhdan y Constable, 1982, p. 12; Runciman, 1970, p. 14; Haldon, 1999, p. 7.
  79. Browning, 1992, "Introduction", p. xiii: "The Byzantines did not call themselves Byzantines, but Romaioi—Romans. They were well aware of their role as heirs of the Roman Empire, which for many centuries had united under a single government the whole Mediterranean world and much that was outside it."
  80. Runciman, 1985, p. 119.
  81. a b c d Ciggaar, 1996, p. 14.
  82. a b c d Ahrweiler y Laiou, 1998, pp. vii–viii.
  83. Mango, 1980, p. 30.
  84. Ahrweiler y Aymard, 2000, p. 150.
  85. Millar, Cotton y Rogers, 2004, p. 297.
  86. Beaton, 1996, p. 9.
  87. Mango, 1965, p. 33.
  88. a b Angold, 2000, p. 528.
  89. Speck y Takács, 2003, pp. 280–281.
  90. Makrides, 2009, p. 136.
  91. Sphrantzes, 1477. Sphrantzes's record of the events in regard to the fall of Constantinople was a personal one, as he served under the Paleologi. Two other versions of the speech exist in various forms – one by Leonardo of Chios, and the other by Makarios Melissenos in the 16th century.
  92. a b Fouracre y Gerberding, 1996, p. 345: "The Frankish court no longer regarded the Byzantine Empire as holding valid claims of universality; instead it was now termed the 'Empire of the Greeks'."
  93. a b Halsall, Paul (1997). «Medieval Sourcebook: Urban II: Speech at Council of Clermont, 1095, Five versions of the Speech». Fordham University. Consultado el 1 de diciembre de 2009. 
  94. Holt, Andrew (January 2005). «Massacre of Latins in Constantinople, 1182». Crusades-Encyclopedia. Consultado el 1 de diciembre de 2009. «It is said that more than four thousand Latins of various age, sex, and condition were delivered thus to barbarous nations for a price. In such fashion did the perfidious Greek nation, a brood of vipers, like a serpent in the bosom or a mouse in the wardrobe evilly requite their guests—those who had not deserved such treatment and were far from anticipating anything of the kind; those to whom they had given their daughters, nieces, and sisters as wives and who, by long living together, had become their friends.» 

Fuentes[editar]

Lecturas adicionales[editar]