Rabinal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rabinal
Entidad subnacional

Rabinal1927.jpg
Iglesia de Rabinal en 1927

Rabinal ubicada en Guatemala
Rabinal
Rabinal
Localización de Rabinal en Guatemala
Rabinal ubicada en Baja Verapaz
Rabinal
Rabinal
Localización de Rabinal en Baja Verapaz
Coordenadas 15°06′30″N 90°30′00″O / 15.108333333333, -90.5Coordenadas: 15°06′30″N 90°30′00″O / 15.108333333333, -90.5
Idioma oficial Español
Achí
Entidad Municipio de Guatemala
 • País Guatemala
 • Departamento Flag of Baja Verapaz, Guatemala.png Baja Verapaz
Alcalde Amado Pérez[1]
Eventos históricos  
 • Fundación 1537. Fray Bartolomé de las Casas, O.P. y Fray Pedro de Angulo, O.P.
Superficie  
 • Total 504 km²
Altitud  
 • Media 973 msnm
Población  
 • Total 45 000 hab.
 • Densidad 89,29 hab/km²
Gentilicio Rabinalense
Huso horario UTC−6
Fiestas mayores 25 de enero
Patrono(a) Pablo de Tarso y Nuestra Señora del Patrocinio
[editar datos en Wikidata]

Rabinal (significa «Lugar de la Hija del Señor») es un municipio del departamento de Baja Verapaz en la República de Guatemala. En la región de las verapaces, es uno de Municipios más antiguos, ya que fue fundado en 1537, por Fray Bartolomé de las Casas, O.P. y Fray Pedro de Angulo, O.P. con el nombre de «San Pablo». Ubicado en el centro norte del país. Es famoso por el Rabinal Achí, obra literaria representativa de la cultura maya prehispánica y limita con los siguientes municipios: al norte con Uspantán del Departamento del Quiché, al sur con Santa Cruz el Chol, Granados y Salama, al oriente con San Miguel Chicaj y al occidente con Cubulco también municipios de Baja verapaz. Cuenta con veintiocho aldeas y cincuenta caseríos y está ubicado en una depresión de la Sierra de Chuacús.[2]

División política[editar]

Rabinal se identifica con el emblema diseñado por Héctor Efraín Ayala Morales; cuyos elementos que lo integran dan un significado sustraído desde las épocas antiguas de su fundación tradicionalista hasta nuestra época presente, el escudo representa aspectos importantes del cual se describe cada uno de ellos:

Geografía física[editar]

Clima[editar]

La cabecera municipal de Rabinal tiene clima tropical (Clasificación de Köppen: Aw).

Gnome-weather-few-clouds.svg  Parámetros climáticos promedio de Rabinal WPTC Meteo task force.svg
Mes Ene. Feb. Mar. Abr. May. Jun. Jul. Ago. Sep. Oct. Nov. Dic. Anual
Temp. máx. media (°C) 27.5 28.8 30.5 30.7 30.0 28.5 28.4 28.7 28.3 27.8 27.7 27.8 28.7
Temp. media (°C) 20.5 21.4 23.1 23.8 23.7 23.2 23.0 23.0 22.7 22.2 21.3 20.8 22.4
Temp. mín. media (°C) 13.5 14.1 15.7 16.9 17.4 18.0 17.6 17.3 17.1 16.6 15.0 13.8 16.1
Precipitación total (mm) 5 9 10 24 90 188 125 69 132 84 27 6 769
Fuente: Climate-Data.org[3]

Ubicación geográfica[editar]

Es una región de bosque subtropical seco y en pocos lugares húmedo, con pendientes y quebradas pronunciadas. Es atravesado por el Río Negro o Río Chixoy y atraviesa la Sierra de Chuacús.

Compass rose pale.svg Uspantan, municipio del departamento de El Quiché Compass rose pale.svg
Cubulco, municipio del departamento de Baja Verapaz Norte San Miguel Chicaj, municipio del departamento de Baja Verapaz[4]
Oeste   Rosa de los vientos.svg    Este
Sur
Santa Cruz el Chol, Granados, municipios del departamento de Baja Verapaz[4] Salamá, municipio del departamento de Baja Verapaz

Gobierno municipal[editar]

Los municipios se encuentran regulados en diversas leyes de la República, que establecen su forma de organización, lo relativo a la conformación de sus órganos administrativos, tributos destinados para los mismos; esta legislación se encuentra dispersa en diversos niveles. Ahora bien, que exista legislación específica para los municipios no significa que a estos no les sean aplicables las normas contenidas en otros cuerpos normativos, pues aunque se trata de entidades autónomas, las mismas se encuentran sujetas, al igual que todas las entidades de tal naturaleza, a la legislación nacional.

Específicamente, las principales leyes que rigen a los municipios en Guatemala desde 1985 son:

Principales leyes que rigen a los municipios de Guatemala
No. Ley Descripción
1 Constitución Política de la República de Guatemala Le son aplicables diversos artículos generales de la misma, y además tiene una regulación legal específica en los artículos 253 al 262, que constituyen su base constitucional.
2 Ley Electoral y de Partidos Políticos Ley de carácter constitucional creada por la Asamblea Nacional Constituyente que aplicable a los municipios en diversos aspectos pero fundamentalmente en el tema de la conformación de sus autoridades electas, puesto que regula la manera en que se eligen y conforman.
3 Código Municipal Decreto 12-2002 del Congreso de la República de Guatemala. Tiene la categoría de ley ordinaria y contiene preceptos generales aplicables a todos los municipios, e inclusive contiene legislación referente a la creación de los municipios.
4 Ley de Servicio Municipal Decreto 1-87 del Congreso de la República de Guatemala. Regula las relaciones entra la municipalidad y los servidores públicos en materia laboral. Tiene su base constitucional en el artículo 262 de la constitución que ordena la emisión de la misma.
5 Ley General de Descentralización Decreto 14-2002 del Congreso de la República de Guatemala. Regula el deber constitucional del Estado, y por ende del municipio, de promover y aplicar la descentralización y desconcentración económica y administrativa.

El gobierno de los municipios de Guatemala está a cargo de un Concejo Municipal, de conformidad con el artículo 254 de la Constitución Política de la República de Guatemala, que establece que «el gobierno municipal será ejercido por un concejo municipal».[5] A su vez, el código municipal —que tiene carácter de ley ordinaria y contiene disposiciones que se aplican a todos los municipios de Guatemala— establece en su artículo 9 que «el concejo municipal es el órgano colegiado superior de deliberación y de decisión de los asuntos municipales […] y tiene su sede en la circunscripción de la cabecera municipal». Por último, el artículo 33 del mencionado código establece que «[le] corresponde con exclusividad al concejo municipal el ejercicio del gobierno del municipio».[6]

El concejo municipal se integra de conformidad con lo que establece la Constitución en su artículo 254, es decir «se integra con el alcalde, los síndicos y concejales, electos directamente por sufragio universal y secreto para un período de cuatro años, pudiendo ser reelectos».[5] Al respecto, el código municipal en el artículo 9 establece «que se integra por el alcalde, los síndicos y los concejales, todos electos directa y popularmente en cada municipio de conformidad con la ley de la materia».[6]

Existen también las Alcaldías Auxiliares, los Comités Comunitarios de Desarrollo (COCODE), el Comité Municipal del Desarrollo (COMUDE), las asociaciones culturales y las comisiones de trabajo. Los alcaldes auxiliares son elegidos por las comunidades de acuerdo a sus principios, valores, procedimientos y tradiciones, estos se reúnen con el alcalde municipal el primer domingo de cada mes. Los Comités Comunitarios de Desarrollo y el Consejo Municipal de Desarrollo tiene como función organizar y facilitar la participación de las comunidades priorizando necesidades y problemas así como buscar la solución de los mismos.

Los alcaldes que ha habido en el municipio son:

Autoridades municipales que ha habido en Rabinal
Año Nombre Obras
2012-2016 Luis Morales Osorio[7]
2016-2017 Amado Pérez Xitumul[1] Pérez Xitumul fue asesinado junto al concejal 3.° de la municipalidad el 1 de febrero de 2017 en las afueras del poblado de Rabinal; fue el tercer alcalde o exalcade en morir asesinado en menos de una semana en Guatemala: el 25 de enero de 2017 apareció el cuerpo sin vida del alcalde Valeriano Rodríguez Cos de Samayac, en el deparatmento de Suchitepéquez y el 30 de enero fue asesinado el ex alcalde de Malacatán, en el departamento de San Marcos, Juan Raúl Fuentes.[8]

Historia[editar]

Los dominicos en las Verapaces[editar]

Fray Bartolomé de las Casas, O.P., quien junto a los frailes Rodrigo de Landa, Pedro de Angulo y Luis de Cáncer iniciaron la catequización de las Verapaces en 1542.[9] [10]

En noviembre de 1536, el fraile Bartolomé de las Casas, O.P. se instaló en Santiago de Guatemala. Meses después el obispo Juan Garcés, que era amigo suyo, le invitó a trasladarse a Tlascala. Posteriormente, volvió a trasladarse a Guatemala. El 2 de mayo de 1537 consiguió del gobernador licenciado Don Alfonso de Maldonado un compromiso escrito ratificado el 6 de julio de 1539 por el Virrey de México Don Antonio de Mendoza, que los nativos de Tuzulutlán, cuando fueran conquistados, no serían dados en encomienda sino que serían vasallos de la Corona.[11] Las Casas, junto con otros frailes como Pedro de Angulo y Rodrigo de Ladrada, buscó a cuatro indios cristianos y les enseñó cánticos cristianos donde se explicaban cuestiones básicas del Evangelio. Posteriormente encabezó una comitiva que trajo pequeños regalos a los indios (tijeras, cascabeles, peines, espejos, collares de cuentas de vidrio...) e impresionó al cacique, que decidió convertirse al cristianismo y ser predicador de sus vasallos. El cacique se bautizó con el nombre de Juan. Los nativos consintieron la construcción de una iglesia pero otro cacique llamado Cobán quemó la iglesia. Juan, con 60 hombres, acompañado de Las Casas y Pedro de Angulo, fueron a hablar con los indios de Cobán y les convencieron de sus buenas intenciones.[12] [13]

Las Casas, fray Luis de Cáncer, fray Rodrigo de Ladrada y fray Pedro de Angulo, O.P. tomaron parte en el proyecto de reducción y pacificación, pero fue Luis de Cáncer quien fue recibido por el cacique de Sacapulas logrando realizar los primeros bautizos de los habitantes. El cacique «Don Juan» tomó la iniciativa de casar a una de sus hijas con un principal del pueblo de Cobán bajo la religión católica.[14]

Las Casas y Angulo fundaron el pueblo de Rabinal, y Cobán fue la cabecera de la doctrina católica. Tras dos años de esfuerzo el sistema de reducción comenzó a tener un éxito relativo, pues los indígenas se trasladaron a terrenos más accesibles y se fundaron localidades al modo español. El nombre de «Tierra de Guerra» fue sustituido por el de «Vera Paz» (verdadera paz), denominación que se hizo oficial en 1547.[9] [15]

Doctrina de los dominicos[editar]

Escudo de la Orden de Predicadores.

La corona española se enfocó en la catequización de los indígenas; las congregaciones fundadas por los misioneros reales en el Nuevo Mundo fueron llamadas «doctrinas de indios» o simplemente «doctrinas».[16] Originalmente, los frailes tenían únicamente una misión temporal: enseñarle la fe católica a los indígenas, para luego dar paso a parroquias seculares como las establecidas en España; con este fin, los frailes debían haber enseñado los evangelios y el idioma español a los nativos.[16] Ya cuando los indígenas estuvieran catequizados y hablaran español, podrían empezar a vivir en parroquias y a contribuir con el diezmo, como hacían los peninsulares..[17]

Pero este plan nunca se llevó a cabo, principalmente porque la corona perdió el control de las órdenes regulares tan pronto como los miembros de éstas se embarcaron para América.[18] Por otra parte, protegidos por sus privilegios apostólicos para ayudar a la conversión de los indígenas, los misionares solamente atendieron a la autoridad de sus priores y provinciales, y no a la de las autoridades españolas ni a las de los obispos. Los provinciales de las órdenes, a su vez, únicamente rendían cuentas a los líderes de su orden y no a la corona; una vez habían establecido una doctrina, protegían sus intereses en ella, incluso en contra de los intereses del rey y de esta forma las doctrinas pasaron a ser pueblos de indios que se quedaron establecidos para todo el resto de la colonia.[17]

Las doctrinas fueron fundadas a discreción de los frailes, ya que tenían libertad completa para establecer comunidades para catequizar a los indígenas, con la esperanza de que estas pasaran con el tiempo a la jurisdicción de una parroquia secular a la que se le pagaría el diezmo; en realidad, lo que ocurrió fue que las doctrinas crecieron sin control y nunca pasaron al control de parroquias.[17] La administración colectiva por parte del grupo de frailes eran la característica más importante de las doctrinas ya que garantizaba la continuación del sistema de la comunidad en caso falleciese uno de los dirigentes.[19]

En 1638, los dominicos separaron a sus grandes doctrinas —que les representaban considerables ingresos económicos— en grupos centrados en sus seis conventos:[20] Los conventos estaban en: la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, Amatitlán, Verapaz, Sonsonate, San Salvador y Sacapulas.[20] Específicamente el convento de la Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, la doctrina abarcaba los poblados de Chimaltenango, Jocotenango, Sumpango, San Juan Sacatepéquez, San Pedro Sacatepéquez, Santiago Sacatepéquez, Rabinal, San Martín Jilotepeque, Escuintla, Milpas Altas, Milpas Bajas, San Lucas Sacatepéquez, y el Barrio de Santo Domingo en la ciudad.[20]

Rey Carlos III de España, promotor de las reformas borbónicas.

En 1754, en virtud de una Real Cédula parte de las Reformas Borbónicas, todos los curatos de las órdenes regulares fueron traspasados al clero secular. [21]

En 1765 se publicaron las reformas borbónicas de la Corona española, que pretendían recuperar el poder real sobre las colonias y aumentar la recaudación fiscal.[22] [23] Con estas reformas se crearon los estancos para controlar la producción de las bebidas embriagantes, el tabaco, la pólvora, los naipes y el patio de gallos. La real hacienda subastaba el estanco anualmente y un particular lo compraba, convirtiéndose así en el dueño del monopolio de cierto producto. Ese mismo año se crearon cuatro subdelegaciones de la Real Hacienda en San Salvador, Ciudad Real, Comayagua y León y la estructura político administrativa de la Capitanía General de Guatemala cambió a quince provincias:[24]

Además de esta redistribución administrativa, la corona española estableció una política tendiende a disminuir el poder de la Iglesia Católica,[25] el cual hasta ese momento era prácticamente absoluto sobre los vasallos españoles. Esta política de disminución de poder de la iglesia se basaba en la Ilustración [26]

Tras la Independencia de Centroamérica[editar]

El Estado de Guatemala fue definido de la siguiente forma por la Asamblea Constituyente de dicho estado que emitió la constitución del mismo el 11 de octubre de 1825: «el estado conservará la denominación de Estado de Guatemala y lo forman los pueblos de Guatemala, reunidos en un solo cuerpo. El estado de Guatemala es soberano, independiente y libre en su gobierno y administración interior.»[27]

Cahabón fue uno de los municipios originales del Estado de Guatemala en 1825; se encontraba en el departamento de Verapaz cuya cabecera era Cobán y tenía a los municipios de Cobán, Cahabón, Tactic, Salamá y Rabinal, además del distrito de Petén.{{harvnp|Pineda de Mont|1869|p=468}

La constitución del Estado de Guatemala promulgada el 11 de octubre de 1825 también estableció los circuitos para la administración de justicia en el territorio del Estado; Rabinal fue sede del circuito del mismo nombre, el cual incluía a las haciendas y trapiches de Salán, El Chol, Urrán, Rabinalá, Cubulco y Chibuc.[28]

Durante la Reforma Liberal[editar]

Rabinal fue elevado a la categoría de Villa, según Decreto No. 63 del 29 de octubre de 1825 y posteriormente en 1893 fue elevado a la categoría de ciudad, según tomo No. 32897 Acuerdo Gubernativo del Ministerio de Gobernación y Justicia sin número del 2-08:

Decreto de elevaciónn de Rabinal a la categoría de Villa
General José María Reina Barrios, presidente de Guatemala de 1892 a 1898.

En los depósitos del Archivo General de Centro América, se encuentra el tomo No. 32897 de Acuerdos Gubernativos del Ministerio de Gobernación y Justicia del Período junio a diciembre de 1893 y el acuerdo gubernativo sin número de fecha 2 de agosto de 1893 que copiada literalmente dice:

Palacio Nacional. Guatemala 2 de agosto de 1893.

el Presidente Constitucional de la República con vista de la solicitud de la Municipalidad de la Villa de Rabinal, Departamento de Baja Verapaz, sobre que se eleve a la categoría de la ciudad la referida villa, por la importancia a que ha llegado por su comercio é industrias y por el grado de cultura que ha alcanzado en estos últimos años; y atendiendo además a que la población cuenta con más de diez mil habitantes y posee competente número de escuelas y los edificios públicos indispensables para el bien servicio y conformándose con el dictamen fiscal.

Acuerda:

Acceder a la solicitud de que se ha hecho mérito.

Comuníquese, Reyna Barrios.
El secretario de Gobernación y Justicia Manuel Estrada Cabrera

República de Guatemala.
—Tomado de El Guatemalteco, 2 de agosto de 1893[29]

A principios de 1897, durante el gobierno del general José María Reyna Barrios, la revista cultural La Ilustración Guatemalteca empezó a publicar artículos sobre los estudiantes más aventajados de los colegios e institutos del país. En la edición del primero de enero de ese año, hicieron un reconocmiento a tres estudiantes del Instituto Agrícola de Indígenas: Victoriano Abac, Evaristo Manuel T. -originario de Pichec en Rabinal- y Pedro Bertrán, de quienes publicaron escritos autobiográficos en castellano y su fotografía. La introducción que se hizo a dichos escritos, es representativa de lo que se pensaba de los indígenas en Guatemala en ese tiempo:

Los indios que se redimen
Estudiantes aventajados del Instituto Agrícola de Indígenas. Ellos son: Victoriano Abac, Evaristo Manuel T. y Pedro Bertrán.[30]

En nuestra galería de los alumnos más aprovechados durante el año de 1896 en los establecimientos de enseñanza, ocupan simpático lugar tres indios, como representantes de la raza desventurada durante tres siglos de colonia y setenticinco años de república, hasta que el actual gobernante guatemalteco fundó un Instituto especial para redimirla con las luces del siglo. Tres años lleva apenas de existencia aquel colegio, y ya los 205 inditos que allí se educan, entre otras ventajas obtienen la inapreciable de hablar y escribir el idioma nacional. Como muestra de que en tan poco tiempo logran adelantos, y para que el lector patriota goce con la ingenua expresión de nuestros aborígenes que se regeneran con la enseñanza, publicamos las autobiografías de los que figuran en nuestro grabado. No les hemos hecho la más leve corrección; van como han salido de aquellos cerebros donde un claro de luz comienza a borrar atavismos y a dar energías que, en no lejano tiempo, harán de ellos fuerzas útiles a la patria.
—La Ilustración Guatemalteca, 1 de enero de 1897.[30]

Leyendo la biografía de Evaristo Manuel T. se obtiene una descripción de la situación de los aborígenes guatemaltecos a finales del siglo xix: en perfecto castellano describe que era originaro de la aldea Pichec en el municipio de Rabinal, Baja Verapaz; desde temprana edad ayudó en las tareas del hogar, principalmente pastoreando el ganado y haciendo encomiendas para sus padres. Esta actividad la realizó hasta los once años de edad, cuando las autoridades de Pichec le exigieron a sus padres que lo llevaran a la escuela de la aldea; allí estuvo hasta que sufrió un accidente y se fracturó un brazo, lo que lo forzó a abandonar la escuela y a regresar con sus padres y ayudarlos en las tareas agrícolas.[31] Al año siguiente logró continuar sus estudios en Cobán, a cambio de servir al Inspector de Instrucción Pública como sirviente en su despacho, pero nuevamente tuvo que dejar de estudiar para ayudar a sus padres hasta que, finalmente, obtuvo una beca para estudiar en el Instituto Agrícola en 1894.

Educación[editar]

En Rabinal funciona el Centro de Formación de Artesanos, el cual es patrocinado por la Fundación Juan Bautista Gutiérrez y capacita a jóvenes de ambos sexos en corte y confección, carpintería, herrería, sastería y electricidad residencial[32]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Prensa Libre, 8 de septiembre de 2015
  2. Escalante Herrera, 2007.
  3. «Climate: Rabinal». Climate-Data.org (en inglés). Consultado el 20 de agosto de 2015. 
  4. a b SEGEPLAN, s.f.
  5. a b Asamblea Constituyente, 1985
  6. a b Congreso de Guatemala, 2012
  7. Prensa Libre, 2011
  8. elPeriódico, 1 de febrero de 2017.
  9. a b Pons Sáez, 1997, p. XIX a XXIX
  10. Hernández, Bernal (2015). Bartolomé de las Casas (españoles eminentes). España: Penguin Random House. p. 120. ISBN 9788430617340. 
  11. Anabitarte, 1991, p. 107.
  12. Anabitarte, 1991, p. 109.
  13. Anabitarte, Héctor (1991). «Grandes Personajes. Bartolomé de las Casas». Edición Colaborativa del 75 Aniversario (Labor). ISBN 84-335-7100-1. 
  14. Anabirtarte, 1991, p. 108-109.
  15. Pons Sáez, Nuria (1997). La conquista del Lacandón. México: Universidad Nacional Autónoma de México. ISBN 968-36-6150-5. 
  16. a b van Oss, 1986, p. 17-19
  17. a b c van Oss, 1986, p. 53
  18. van Oss, 1986, p. 25
  19. van Oss, 1986, p. 54.
  20. a b c Belaubre, 2001, p. 39.
  21. Juarros, 1818, p. 338.
  22. Melchor Toledo, 2011, p. 110.
  23. Estrada Herrera, s.f., pp. 3,4
  24. Melchor Toledo, 2011, p. 111
  25. Melchor Toledo, 2011, p. 111.
  26. Melchor Toledo, 2011, p. 112.
  27. Pineda de Mont, 1869, p. 463
  28. Pineda de Mont, 1869, pp. 465-466.
  29. Reyna Barrios, 1893.
  30. a b Abac, Manuel T. y Bertrán, 1897, p. 168.
  31. Abac, Manuel T. y Bertrán, 1897, p. 169.
  32. Siedler, 28 de enero de 2008, p. 47

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]