José María Reina Barrios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
José María Reyna Barrios
José María Reina Barrios
General de División José María Reina Barrios
Museo Nacional de Historia de Guatemala

15 de marzo de 1892-8 de febrero de 1898
Predecesor Manuel Lisandro Barillas Bercián
Sucesor Manuel Estrada Cabrera

Datos personales
Nacimiento 24 de diciembre de 1854
San Marcos, Guatemala Flag of Guatemala.svg Guatemala
Fallecimiento 8 de febrero de 1898 (43 años)
Partido Liberal
Cónyuge Argelia Brenton
Profesión Militar
Alma máter Escuela Politécnica
Religión Católico


José María Reyna Barrios (San Marcos, 24 de diciembre de 1854Ciudad de Guatemala, 8 de febrero de 1898) fue Presidente de Guatemala del 15 de marzo de 1892 al 8 de febrero de 1898. Nació en San Marcos y era apodado Reinita o don Chemita por su baja estatura. Políticamente era uno de los moderados del Partido Liberal de Guatemala. A la edad de 14 años huyó de su casa para enlistarse en las filas de los rebeldes quienes se organizaban en Tapachula, listos para atacar al presidente conservador de Guatemala, Mariscal Vicente Cerna. Al mando de su tío Justo Rufino Barrios, fue redoblante de las fuerzas revolucionarias que derrocaron a Cerna el 30 de junio de 1871.

Gobierno[editar]

Reyna Barrios tomó posesión del Gobierno de Guatemala el 15 de marzo de 1892. Durante sus primeros años su gobierno se caracterizó por ser progresistas y generoso, y por otorgar libertades en los organimos del estado que nunca habian existido en el país: hubo un congreso que no estaba supeditado al presidente y los jueces no eran venales. Trabajó por asegurar las menos controvertidas de las reformas del presidente Justo Rufino Barrios, quien además era tío suyo. Tambien hubo libertad de prensa.

Estatua Ecuestre del General Reina Barrios.

Infraestructura[editar]

Durante su gobierno emprendió el embellecimiento de la Ciudad de Guatemala, a la que dotó de avenidas, alamedas y monumento siguiendo el ejemplo de París. De sus obras, aún se conservan el "Paseo de la Reforma" (o "Boulevard 30 de Junio", hoy Avenida de la Reforma) y el Parque Condordia (hoy parque Enrique Gómez Carrillo).[1]

Además se edificaron o remodelaron hermosos edificios como el Palacio Presidencial, que lamentablemente fueron destruidos, en su mayoría, por los célebres terremotos de 1917–18. Se dió un mejoramiento del Parque Reyna Barrios ubicado en el Paseo de la Reforma (con la construcción del Pabellón de la Exposición Centroamericana y la colocación de varias esculturas de animales provenientes de Europa) y se construyó el edificio de la Propiedad Inmueble, hoy en día Museo Nacional de Historia, en el centro de la Ciudad de Guatemala.

Mandó a hacer numerosos monumentos entre los que destacan:

  • Monumento de Cristóbal Colón (que originalmente se encontraba en el Parque Central de la Ciudad de Guatemala)
  • Esculturas de animales que adornan el Paseo de la Reforma, a la altura de lo que fue el Parque Reina Barrios.

En cuanto a las comunicaciones, se preocupó de la construcción de caminos y de la conexión de telégrafos. Asimismo, durante su gobierno se concluyeron dos tercios del trayecto entre Puerto Barrios en la costa atlántica y la ciudad de Guatemala, terminando en San Agustín Acasaguastlán (que por eso se llamó "Punta de Riel"), y tambien concluyó los 100 kilometros de vía ferrea entre el Puerto de San Jose en el Pacífico y la Ciudad de Guatemala.[2]

Economía[editar]

General Reina Barrios durante su gobierno.

El poder de los terratenientes sobre los campesinos se acentuó bajo su mandato y la gran cantidad de moneda que acuñó para sus proyectos causó inflación y le hizo impopular.[2] Este exceso de moneda circulante se debió al endeudamiento para las obras de infraestructura y para la realización de la Exposición Centroamericana en 1897 (la cual, irónicamente, había sido planificada para mostrar los avances agrícolas, culturales y comerciales de Guatemala a posibles inversioniyas extranjeros pero fracasó cuando no se pudo terminar el ferrocarril interoceánico a tiempo). Además contribuyó sobremanera la entrada de Brasil al mercado del café (cultivo preferido de los gobiernos y terratenientes liberales).[3] Este endeudamiento, principalmente con bancos británicos, fue el principal factor para que su sucesor, el licenciado Manuel Estrada Cabrera, buscara afanosamente el apoyo político, económico y militar de los Estados Unidos, ya que en esos días las naciones europeas recurrían a invasiones militares cuando tenían que cobrar las deudas de las antiguas colonias españolas (como fue el caso de la Invasión Francesa a México en el siglo XIX). [4]

En 1897, provocó una baja en la cantidad de moneda de plata circulante, cuando relevó a los bancos de Guatemala de pagar en moneda corriente de oro o plata, facultándolos para hacerlo con sus propios billetes, de los que existían entonces alrededor de 10 millones de pesos en circulación. Por otro decreto posterior, dispuso el cambio gradual por plata de los propios billetes en los primeros meses de 1898, pero esto no llegó a cumplirse debido a su asesinato en febrero de ese año.[2]

Arte y Educación[editar]

Durante el gobierno de Reyna Barrios Guatemala había alcanzado algunos progresos en el orden intelectual, sobre todo en ideas escritas. Un gran número de periódicos se publicaban en la capital y en numerosas poblaciones de la república, aún en algunas predominantemente indígenas y que apenas eran algo más que aldeas.

En los comienzos de su gobierno, le dió un impulso poderoso a la enseñanza. Las escuelas normales fueron objeto de sus atenciones y su trabajo, aunque no tuvo tiempo de culminar esta obra. Al final de su primer año de gobierno, el presidente hizo una visita de pueblos (visitas que los presidentes de guatemaltecos realizaban con cierta frecuencia hasta 1944) y recogió muchos muchachos de las escuelas públicas de los pueblos y a los mejores les dió becas para la Escuela Normal de la Antigua. Esta escuela funcionó en los conventos de San Sebastián y luego en el de la Compañía de Jesús. [1]

El 21 de marzo de 1893 el decreto legislativo 193 dispuso que las juntas directivas de las facultades de la Universidad Nacional serían nombramientos del ejecutivo lo mismo que los catedráticos de las escuelas facultativas. Las facultades no procederían a elegir sus juntas directivas, no pudiendo sacar cátedras a oposición.[2]

En 1897, debido a la crisis económica derivada del embellecimiento de la infraestructura y el fracaso de la Exposición Centroamericana, Reyna Barrios empezó a ahorrar en educación, cerrando las escuelas. [5] Con respecto al cierre de escuelas, Federico Hernández de León en su obra Capitulos de Efemérides dice:

En la enseñanza el gobierno del General Reyna Barrios es de los que mejores ejecutorias puede mostrar. Sólo que el general Reyna Barrios, al final, inducido por los elementos incapaces que lo rodearon a las últimas, hasta decretó el cierre de las escuelas, refrendando tan inusitada disposición don Mariano Cruz, como Ministro del ramo. En aquellos días angustiosos, muchos espíritus nobles fundaron de un día para otro, las bases de una Universidad Popular, que llenara los vacíos obligados por la disposición oficial.
Tomado del artículo de F. Hernández de León: Capítulo de las Efemérides, Diaro La Hora, 22 de abril de 1959[1]

Himno Nacional[editar]

En 1896 convocó a un concurso para crear el Himno Nacional de Guatemala:

Considerando que se carece en Guatemala de un Himno Nacional, pues el que hasta hoy se conoce con ese nombre, no sólo adolece de notables defectos, sino que no ha sido declarado oficialmente como tal; y que es conveniente dotar al país de un himno que por su letra y música responda a los elevados fines en que todo pueblo culto presta esta clase de composiciones

.

De este nuevo concurso salió premiada la obra de Rafael Álvarez Ovalle esta vez musicalizando un poema amparado con el seudónimo de "Anónimo". Hubo descontento entre los que no ganaron, quienes hicieron llegar su queja hasta el primer mandatario. Reina Barrios, en presencia de los miembros de su gabinete y otras personalidades y maestros de arte musical, volvieron a escuchar todas las composiciones que compitieron en el concurso, habiendo salido electa nuevamente por unanimidad, la del maestro Rafael Álvarez Ovalle.

El autor de la letra del Himno Nacional, permaneció en el más profundo misterio hasta 1910 en que se descubrió que su autor era el poeta cubano José Joaquín Palma, pues este reveló su secreto, antes de morir, de que él era el autor de la letra del himno de Guatemala.

El estreno del Himno Nacional tuvo lugar en el acto lírico literario celebrado en el Teatro Colón la noche del domingo 14 de marzo de 1897, como uno de los principales puntos del programa de festejos de la Exposición Centroamericana, habiendo sido condecorado con medalla de oro y diploma de honor el maestro Rafael Álvarez Ovalle.

Politica Exterior[editar]

Influyó en la política centroamericana, organizando la primera Exposición Centroamericana en 1897 y presionó a Ponciano Leiva para que dejara la presidencia de Honduras ganada en un golpe de estado.[6]

Extensión de su mandato[editar]

Por decreto de 24 de abril de 1897,la Asamblea Nacional Legislativa prorrogó sus sesiones por el tiempo que fuera necesario. Cuatro días más tarde, y unos pocos antes de ser disuelta por el presidente, por decreto número 360 de 28 de abril, nombraba primer y segundo designados a la presidencia, respectivamente, al licenciado Manuel Estrada Cabrera y al general Manuel Soto. [2]

Luego de disolver a la Asamblea, convocó a una nueva Asamblea Constituyente en agosto de 1897, la cual prorrogó su mandato por otros cuatro años. Su nuevo gabinete estuvo conformado de la siguiente forma:

  • Gobernación y Justicia: Mariano Cruz (en sustitución de Manuel Estrada Cabrera)
  • Instrucción Pública: Mariano Cruz
  • Relaciones Exteriores: Antonio Batres Jáuregui
  • Hacienda: Francisco C. Castañeda
  • Fomento: Feliciano García
  • Guerra: Gregorio Solares

Revolución Quetzalteca de 1897[editar]

Maqueta original del Arco Conmemorativo de la gesta de 1897 (como se encuentra en 2014). En 2007, la ciudad de Quetzaltenango erigió un arco conmemorativo de la gesta de 1897 en la entrada principal de la ciudad. Este arco ya había sido planificado desde el año en que ocurrieron los hechos, y su maqueta se encuentra en el Panteón de los Mártires en el Cementerio de Quetzaltenango.[7]

Esta prórroga creó descontento entre la población guatemalteca, que se dió cuenta de que las intenciones del gobernante ya no eran únicamente el progreso del país. Se dieron protestas y el 7 de septiembre insurrectos tomaron los cuarteles y las oficinas públicas de San Marcos y marcharon rumbo a Quetzaltenango con un ejército improvisado formado por trabajadores, comerciantes y profesionales. Los líderes del movimiento, Juan Aparicio, hijo (acaudalado filántropo), y Sinforoso Aguilar (alcalde primero de Quetzaltenango), fueron traicionados por un supuesto amigo y entregados a los militares leales a Reyna Barrios. El Presidente ordenó fusilarlos el 13 de septiembre sin previo juicio.[7]

La sociedad quetzalteca suplicó al presidente que los condenados no fueran fusilado, a lo que Reyna Barrios finalmente accedió y pidió a su Ministro de Gobernación Estrada Cabrera que telegrafiara el mensaje. El Ministro que también era quetzalteco, retrasó el envío del telegrama, el cual llegó a su destino después de la muerte de Aparicio. Aparentemente, Estrada Cabrera tenía un problema personal con Aparicio por no haber logrado apoderarse de la Empresa Eléctrica de Quetzaltenango, y aprovechó la circunstancia para eliminarlo. [2] Al darse cunta, Reina Barrios envía a Estrada Cabrera a Costa Rica a una comisión diplomática; al regresar de ese país, Estrada Cabrera fue removido como Secretario de Gobernación. [2]

En cuanto a Aparicio y Aguilar, así como dos centenares de los caídos en la batalla de Quetzaltenango, fueron sepultados en una fosa común en el cementerio de Quetzaltenango conocida desde entonces como el Panteón de los Mártires.

Fotografías del Panteón de los Mártires en el Cementerio de Quetzaltenango:

Asesinato[editar]

Licenciado Manuel Estrada Cabrera, Presidente de Guatemala de 1898 a 1920. Era el Primer designado a la Presidencia cuando murió Reyna Barrios.
Museo Nacional de Historia de Guatemala

Durante su gestión, Reina Barrios se preocupó por la cultura de Guatemala, trayendo al pais a varias companías de teatro. El 8 de febrero de 1898, cuando se dirigía visitar a una de las actrices de dichas companías llamada Josefina Roca, fue asesinado por Edgar Zollinger, ciudadano británico de origen suizo y que radicaba en Guatemala, en donde trabajaba para Juan Aparicio, hijo en las fincas que éste tenía en Quetzaltenango. Curiosamente, el presidente fue asesinado a las 8 de la noche, en la 8 calle, frente a la casa número 8, nomenclatura antigua. Por su parte, Zollinger, fue muerto a golpes por la policía a pocas cuadras de donde había ocurrido el crimen. Cuando el cádaver de Zollinger yacía tendido en la esquina de la 10a. Calle y 5a Avenida, se acercó el gendarme Emilio Ubico y apartando a los curiosos disparó un tiro a la cabeza del cadáver. [8]

Se ha sugerido que el licenciado Manuel Estrada Cabrera, entonces primer designado para la presidencia, persuadió a Zollinger para ejecutar el crimen (puesto que Reina Barrios habia ordenado fusilar al jefe y amigo personal de Zollinger -Juan Aparicio- unos meses antes, y Reyna Barrios había enviado a Estrada Cabrera a Costa Rica destituyéndolo de su puesto de Ministro de Gobernación),[2] pero no hay prueba absoluta de ello.[3] Es esta acusación simplemente una leyenda negra contra Estrada Cabrera, que fue difundida en 1905, cuando éste impulsó su primera reelección.[9] Por otro lado, otra hipótesis apunta a que el asesinato fue perpetrado a modo personal por Zollinger en venganza por el fusilamiento de don Juan Aparicio, que había sido su benefactor cuando llegó a Guatemala.[8]

El General Reyna Barrios fue sepultado en las catacumbas de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de Guatemala, con autorización del arzobispo Ricardo Casanova, a pesar de que Reina Barrios era un masón de alto grado.[8]

Referencias[editar]

  1. a b c Hernández de León, F. El Capítulo de las Efemérides, Diario La Hora, 22 de abril de 1959
  2. a b c d e f g h Arevalo Martínez, R. Ecce Pericles, Tipografía Nacional, Guatemala, 1945.
  3. a b Luján Muñoz, J. Las Revoluciones de 1897, La Muerte de J. M. Reina Barrios y la Elección de M. Estrada Cabrera Artemis y Edinter. 2003
  4. Buchenau, J. Under the Shadow of the Giant: the making of Mexico's Policy to Central America. (1876-1930) University of Alabama, Estados Unidos, 1996
  5. Torres Espinoza, E. Enrique Gómez Carrillo, el cronista errante. 2a. Edicion. Guatemala, 2007
  6. The Five Republics of Central America, p. 123
  7. a b | http://www.albedrio.org/htm/noticias/platina230308.htm
  8. a b c Fernández Ordóñez, R. | Disparos en la Obscuridad. El Asesinato del General José María Reina Barrios Universidad Francisco Marroquín, Departamento de Educación, Guatemala, 2008
  9. Yo, el supremo
    Artículo de la Revista Domingo de Prensa Libre, por Gustavo Adolfo Montenegro

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Manuel Lisandro Barillas Bercián
Coat of arms of Guatemala.svg
Presidente de Guatemala
1892-1898
Sucesor:
Manuel Estrada Cabrera