Medusa (animal)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Medusas»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Medusas
Rango temporal: 505 Ma-0 Ma
Cámbrico-reciente
Jellyfish-monterey-2003-08.jpg
Chrysaora quinquecirrha
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Cnidaria
Clases

Tres clases de cnidarios presentan medusas:

[editar datos en Wikidata]

Las medusas, también llamadas aguamalas, malaguas, aguavivas, aguacuajada o lágrimas de mar, son animales marinos pertenecientes al filo Cnidaria (conocidos antes como celentéreos); son pelágicos, de cuerpo gelatinoso, con forma de campana de la que cuelga un manubrio tubular, con la boca y en el extremo inferior, a veces prolongado por largos tentáculos cargados con células urticantes llamados cnidocitos. Aparecieron hace unos 500 millones de años en el Cámbrico.[1]

Para desplazarse por el agua se impulsa por contracciones rítmicas de todo su cuerpo; toma agua, que se introduce en su cavidad gastrovascular y la expulsa, usándola como "propulsor".

El concepto de medusa no es taxonómico sino morfológico. Muchos cnidarios tienen una alternancia de generaciones, con pólipos sésiles que se reproducen asexualmente y medusas pelágicas que llevan a cabo la reproducción sexual. Solo los antozoos carecen de forma medusa; las otras tres clases de cnidarios (hidrozoos, escifozoos y cubozoos) poseen forma pólipo y forma medusa; dichas medusas presentan características distintivas en las tres clases, de modo que se puede hablar de hidromedusas, escifomedusas y cubomedusas respectivamente.

Morfología[editar]

Morfología de una hidromedusa
1.- Ectodermis; 2.- Mesoglea; 3.- Gastrodermis; 4.- Estómago; 5.- Canal radial; 6.- Canal circular; 7.- Tentáculo; 8.- Velo; 9.- Anillo nervioso externo; 10.- Anillo nervioso interno; 11.- Gónada; 12.- Manubrio; 13.- Boca; 14.- Exumbrela; 15.- Subumbrela.

Las medusas tienen forma de campana o sombrilla. La zona aboral (el polo opuesto a la boca, véase simetría radial) es convexa y se denomina exumbrela y la zona oral, cóncava, subumbrela. De ésta cuelga el manubrio, en el extremo del cual se abre la boca. Del borde de la exumbrela cuelgan varios tentáculos provistos de numerosos cnidocitos, las células urticantes típicas de los cnidarios.

A diferencia de las medusas, la mesoglea es típicamente muy gruesa; suele ser gelatinosa, pero puede alcanzar consistencia cartilaginosa en algunas especies.

La cavidad gastrovascular de aquellos animales posee un estómago central del que parten bolsas gástricas o diversos canales radiales, que pueden continuarse dentro de los tentáculos; de este modo, los nutrientes pueden distribuirse con mayor facilidad por todo el cuerpo. Su organismo está formado aproximadamente por un 96 % de agua.

La medusa más venenosa del mundo es la avispa marina.[cita requerida]

Hábitat de las medusas[editar]

El hábitat de las medusas es muy amplio, pues pueden vivir en todas las aguas de los océanos, y con más de 2.000 especies, han sido capaces de encontrar inmensidad de lugares donde prosperar. Algunas especies viven en las frías aguas del Ártico y otras viven en las cálidas aguas tropicales, algunas especies viven en la parte inferior del fondo del océano, mientras que otras lo hacen muy cerca de la superficie, algunos de ellos radican en los mares abiertos, y también se encuentran aquellos que viven cerca de la costa.

medusa moteada. Los cambios en la temperatura del agua pueden dar cuenta de donde las medusas podrán sobrevivir. La cantidad de comida disponible en cualquier lugar determinará también parte del lugar donde viven. Como resultado, su hábitat es en realidad cualquier parte del océano. Las especies más grandes de medusas, realizan movimientos verticales también, cuando las medusas se encuentran todavía en la fase de pólipo, deben encontrar algo en el agua donde adherirse, es sólo cuando son medusas adultas que flotan libremente.

Habrá momentos en que una medusa se mueve por sí misma en su hábitat, y hay momentos en los que forman floraciones que pueden ser desde un puñado hasta miles de ellas en un lugar determinado. Las áreas más saladas del océano parecen tener más floraciones que otras localidades.

Los expertos han descubierto que las medusas existen hace alrededor de 700 millones de años. El hecho de que hayan sido capaces de adaptarse a los cambios de su hábitat con el tiempo nos indica que continúan siendo capaces de evolucionar en función de sus alrededores, a pesar de que las personas comenzaron a pasar más tiempo en los océanos, y existen problemas como la contaminación que continúan prosperando.

La contaminación del agua donde viven las medusas ha sido un problema para su hábitat, los estudios demuestran que las toxinas de diversos tipos de contaminación, los derrames de petróleo y sustancias químicas pueden ser fatales para las finas capas de piel de la medusa. Esto puede resultar en que no produzcan descendencia, también puede acortar su período de vida de manera significativa.

Las medusas tienden a hacerlo bien en cautiverio, con las condiciones adecuadas. Deben ser acuarios especiales para su movimiento, de modo que no queden atrapadas en las esquinas. Muchos grandes acuarios, en las grandes ciudades, ofrecen cerramientos de vidrio para que la gente pueda tener una mirada cercana y personal a las medusas.

Sin embargo, mantener una medusa puede ser muy caro, si tenemos en cuenta que necesitan esquinas redondeadas en sus acuarios, también necesitan de agua corriente constante para sobrevivir. Aún así los beneficios de aprendizaje son a menudo suficientes para justificar dichos gastos.

Es posible conseguir un kit para el hogar, en donde puedes tener pequeñas especies de medusas como mascotas. Sin embargo requieren de mucho cuidado, así que no será una mascota ideal si no posee el tiempo necesario para ofrecérselo, infórmese en una tienda de mascotas, esto puede ayudarle a determinar si serás capaz de ofrecerles lo que sus mascotas necesitan para sobrevivir.

Reproducción y desarrollo[editar]

Desarrollo de las escifomedusas.

Del huevo se libera una larva llamada plánula pelágica en forma de pera y completamente ciliada que, cuando encuentra un sustrato apropiado, se fija y se transforma en un pólipo asexual; los pólipos producen medusas sexuadas que cierran el ciclo.

En las clases Hydrozoa y Scyphozoa, los pólipos se reproducen asexualmente formando yemas de las cuales surgirán medusas sexuadas, cosa que no ocurre en Cubozoa:

  • Hydrozoa. Las hidromedusas se forman por gemación a partir de yemas (gonóforos) sobre los pólipos, ya sea a partir de sus paredes o en gonozoides especializados.
  • Scyphozoa. Las escifomedusas se originan a partir de pequeños pólipos por un proceso llamado estrobilación, en el cual el pólipo (escifistoma) se divide en discos sobrepuestos; estos discos se liberan como larvas pelágicas llamadas éfiras que darán origen a medusas sexuadas.
  • Cubozoa. En los cubozoos, cada pólipo origina una sola cubomedusa a través de una metamorfosis completa (no hay gemación ni estrobilación).

La mayoría de las medusas tienen los sexos separados (dioicas). Durante la reproducción sexual, las medusas liberan los gametos (óvulos y espermatozoides) en el agua, donde se da la fecundación, o bien los espermatozoides fecundan los óvulos en el interior del cuerpo de la medusa hembra.

Bioluminiscencia[editar]

Algunos tipos de medusa son bioluminiscentes, es decir, brillan. Tanto algunas medusas marinas como algunas dulceacuícolas tienen esta capacidad. Las medusas usan su bioluminiscencia para advertir a sus depredadores de su toxicidad. Un ejemplo de medusa bioluminiscente es la hidromedusa gelatina cristal (Aequorea victoria).

Medusas en el acuario Inbursa, México.

Toxicidad de los tentáculos[editar]

Las medusas poseen tentáculos formados por células urticantes, o nematocistos, que usan para capturar presas y como forma de defensa. Estas células contienen una cápsula con un filamento tóxico (venenoso). Al contacto con una presa, los filamentos se eyectan e inyectan veneno. Los tentáculos de medusas muertas que a veces se encuentran en la playa pueden envenenar por varias semanas.[2]

La toxicidad de la picadura de la medusa varía según la especie. La mayoría de las medusas que encuentran los bañistas provocan picaduras dolorosas y con una sensación de ardor, pero pasajeras. Sin embargo, se aconseja a los bañistas inmediatamente salir del agua, porque existe la posibilidad de padecer un shock anafiláctico y ahogarse.[3]

Las picaduras de la medusa fisalia, también llamada carabela portuguesa (Physalia physalis) y ortiga de mar (Chrysaora quinquecirrha) rara vez son mortales. Las picaduras de la medusa avispa de mar (Chironex flecheri, Chiropsalmus quadrigatus) pueden causar la muerte en minutos.

Algunos peces como el "chicharro" son inmunes al veneno de las medusas y por eso las utilizan como escondite a los posibles predadores.

Medusas de los géneros Cyanea y Physalia llegan a tener tentáculos de hasta 40 metros, en los cuales algunos peces se refugian. Pero en contacto con el hombre, se pueden producir ciertas reacciones alérgicas que podrían causar la muerte.

Algunas especies de medusa[editar]

Cubozoa

Hydrozoa

Scyphozoa

Alimentación humana[editar]

Las medusas Rhopilema (Rhopilema hispidum y Rhopilema esculentum) y Nemopilema (Nemopilema nomura), son comestibles.[4]


Alimentación de la medusa[editar]

las medusas zooplancton, las medusas adultas, en cambio, se alimentan de crustáceos (cangrejos, camarones, langostinos), peces pequeños, larvas, huevos de otros animales acuáticos y hasta incluso otras medusas. Las medusas son animales marinos, que habitan principalmente en aguas cálidas y tropicales. Estos animales acuáticos son carniboros, por lo general tienen en cuenta las corrientes marinas y los vientos para poder encontrar su alimento. Para atrapar a sus alimentos utilizan sus tentáculos y luego lo pasan a su boca. Carecen de cabeza y están formadas por un cuerpo gelatinoso -en forma de campana o sombrilla- de cuyo centro cuelga un manubrio tubular, en el extremo inferior del cual se encuentra una abertura que sirve tanto de boca como de ano. De la parte inferior del cuerpo nacen una gran cantidad de tentáculos, largos y delgados, que utilizan para cazar animales de los cuales alimentarse. El cuerpo de las medusas es transparente, ya que está formado en un 96% de agua, por lo que a menudo es fácil ver lo que una medusa ha comido recientemente. Las medusas comen todo aquello que logran atrapar con sus sensibles tentáculos, formados por células urticantes o nematocistos, que usan para paralizar sus presas o como forma de defensa. Estas células contienen una cápsula con un filamento venenoso, que al contacto con una presa se eyectan e inyectan veneno. Las medusas tienen un interesante y sencillo modo de alimentarse, mediante un sistema similar a un saco llamado celenteron o cavidad gastrovascular; ellas ingieren su comida por la boca, y el desecho es expulsado también por la boca.

Son animales que viven solos o en grupos y sus costumbres son totalmente acuáticas. La mayoría de las medusas viven menos de 1 año, en general entre 3 y 6 meses.

Referencias[editar]

  1. The National Science Foundation.
  2. «Toxicidad del veneno de las medusas: composición». Medusas Wiki (en español de España). 14 de octubre de 2016. Consultado el 12 de abril de 2017. 
  3. «Picadura de Medusa - Prevenir y Curar». Consultado el 2 de septiembre de 2016. 
  4. [1]

Enlaces externos[editar]