Marko Mrnjavčević

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Marko Mrnjavčević
Marko Mrnjavcevic.JPG
El Rey Marko en un fresco sobre la entrada sur del monasterio de Marko cerca de Skopie (capital de la actual República de Macedonia).
Rey del territorio serbio
(por derecho)
13711395
Predecesor Vukašin Mrnjavčević
Sucesor Ninguno (título abolido)
Información personal
Coronación 1371
Nacimiento c.1335
Fallecimiento 17 de mayo de 1395
Rovine, Valaquia (en la actual Rumania)
Religión Ortodoxo serbio
Familia
Dinastía Mrnjavčević
Padre Vukašin Mrnjavčević
Madre Alena
Consorte Jelena

Mrnjavcevic - Illyrian Coat of arms.png
Escudo de Marko Mrnjavčević

[editar datos en Wikidata]

Marko Mrnjavčević (en serbio: Марко Мрњавчевић; nacido hacia 1335 y fallecido en 1395) fue por derecho rey de los serbios entre 1371 y 1395, mientras que de hecho, gobernó sobre un territorio de Macedonia occidental centrado en la ciudad de Prilep. Es conocido por muchos nombres, Príncipe Marko (en serbio: Краљевић Марко, Kraljević Marko) y Rey Marko (en búlgaro: Крали Марко y en macedonio: Kрaле Марко), todos utilizados por la tradición oral de los eslavos meridionales, para el cual se convirtió en una figura importante durante la ocupación otomana de los Balcanes.

El padre de Marko, Vukašin, compartió el poder con el emperador serbio Uroš V, cuyo reinado estuvo marcado por el debilitamiento del gobierno central y la lenta desintegración del Imperio serbio. Las posesiones personales de Vukašin incluyeron tierras en Macedonia occidental, Kosovo y Metohija. En 1370 o 1371, coronó a Marko y le dio el título de «rey joven», lo que permitió a este último poder suceder a Uroš, quien no tenía hijos.

El 26 de septiembre de 1371, su padre fue derrotado y muerto por los otomanos durante la batalla del río Maritza; unos dos meses después, el emperador Uroš murió también. Este acontecimiento hizo a Marko el rey del territorio serbio, pero no fue reconocido por la nobleza de serbia, que se había vuelto totalmente independiente del gobierno central. En una fecha incierta después de 1371, Marko se convirtió en un vasallo otomano, y en 1377, una parte significativa del territorio que heredó de Vukašin le fue arrebatado por otros miembros de la nobleza. El rey Marko fue en realidad un señor local que gobernó sobre un área relativamente pequeña en Macedonia. Murió el 17 de mayo de 1395 en las filas del ejército otomano durante una batalla contra Valaquia en Rovine, cerca de Craiova (en la actual Rumanía).

Aunque únicamente fue un soberano de modesta importancia histórica, se convirtió en una figura importante en la tradición oral de los eslavos meridionales. Es honrado como un héroe nacional por los serbios, macedonios y búlgaros, inmortalizado por el folclore como el protector valiente y poderoso de los débiles, que combatió la injusticia y las fuerzas turcas a principios de la ocupación otomana. También financió la construcción del monasterio de San Demetrio cerca de Skopie, mejor conocido como el «monasterio de Marko» y completado en 1376.

Biografía[editar]

Antes de 1371[editar]

Vukašin, el padre de Marko, sobre un fresco de la iglesia de Psača, en la República de Macedonia.
Los Estados serbios y búlgaros a mediados del siglo xiv.

Marko nació alrededor de 1335 como el primogénito de Vukašin Mrnjavčević y su esposa Alena. El patronímico «Mrnjavčević» deriva de Mrnjava [el padre de Vukašin], descrito en el siglo xvii por el historiador raguseo Mavro Orbini como un noble menor de Zahumlia (un principado medieval entre la actual Bosnia y Herzegovina y el sur de Dalmacia en la actual Croacia). Según Orbini, los hijos de Mrjnava nacieron en Livno, en el oeste de Bosnia, donde pudo haberse asentado después de la anexión de Zahumlia por Bosnia en 1326. La familia Mrnjavčević pudo haber apoyado posteriormente al emperador (zar) serbio Esteban Dušan en sus preparativos para la invasión de Bosnia, así como las otras familias de Zahumlia. Por temor a represalias, emigraron a Serbia antes del inicio del conflicto. Estas preparaciones pudieron haber comenzado dos años antes de la invasión, que tuvo lugar en 1350. Fue durante este año que Vukašin, el padre de Marko, es mencionado por primera vez en escrito. El texto en cuestión dice que fue hecho gobernador (župa) de Prilep por Dušan, ciudad que fue adquirida por Serbia de Bizancio en 1334 con otras partes de la región de Macedonia. En 1355, el emperador murió de un ataque al corazón cuando alrededor de cuarenta y siete años.

Dušan fue sucedido por su hijo de diecinueve años, Uroš, que pareció ver en Marko Mrnjavčević un hombre de confianza. El nuevo emperador lo nombró el líder de una embajada a Ragusa (la actual Dubrovnik en Croacia) a finales de julio de 1361 para negociar la paz entre el Imperio serbio y la República de Ragusa, un conflicto que estalló a principios de ese año. Aunque no pudo hacer la paz, Marko consiguió negociar la liberación de los comerciantes serbios de Prizren que habían sido retenidos como prisioneros por los raguseos. Una inscripción en 1356 sobre el muro de una iglesia en la región macedonia de Tikveš, menciona a un Nikola y a un Marko como gobernadores de aquella región, pero la identidad de este Marko es incierta.

La muerte de Dušan fue seguida por el incremento de actividades separatistas en el Imperio serbio. Los territorios del suroeste, como Epiro, Tesalia, y las tierras en el sur de Albania, se separaron en 1357. Sin embargo, el núcleo del Estado (las tierras occidentales, incluyendo Zeta y Travunia con el alto valle del río Drina; las tierras de Serbia central; y Macedonia), siguió siendo leal a Uroš, el nuevo emperador. Sin embargo, la nobleza local mostró una independencia cada vez mayor frente a su emperador incluso en aquellas regiones que todavía estaban controladas por el gobierno central. El monarca serbio fue débil e incapaz de contrarrestar estas tendencias separatistas, convirtiéndose en un poder inferior en sus propios dominios. Los nobles serbios también combatían unos con otros por territorio e influencia.

Fresco del Rey Marko en el monasterio de Varoš, Prilep, República de Macedonia, realizado hacia 1371.

Vukašin Mrnjavčević era un político hábil y poco a poco asumió el papel principal en el imperio. En agosto o septiembre de 1365 Uroš lo coronó como rey, y lo hizo su cogobernante. Para 1370, el patrimonio potencial de Marko se incremento cuando su padre extendió sus posesiones personales desde Prilep más allá de Macedonia, Kosovo y Metojia, adquiriendo Prizren, Pristina, Novo Brdo, Skopie y Ohrid. En una carta que firmó el 5 de abril de 1370, Vukašin menciona a su esposa, la reina Alena (господинь зємли срьбьскои и грькѡмь и западнимь странамь). A finales de 1370 o comienzos de 1371, Mrnjavčević coronó a su hijo «rey joven». Este título era concedido a los herederos presuntos de los reyes serbios para asegurar su sucesión al trono. Debido a que Uroš no tenía hijos, Marko podía convertirse así en su sucesor, comenzando una nueva dinastía de soberanos serbios, y marcaría el final de la dinastía Nemanjić, que había gobernado el país por doscientos años. La mayoría de los nobles serbios no estuvieron contentos con la situación, y esto fortaleció sus deseos de independencia de la autoridad central.

Vukašin también buscó una esposa con buenas conexiones para su hijo mayor. Una princesa de la noble familia croata de los Šubić de Dalmacia fue enviada por su padre, Grgur, a la corte de su pariente Tvrtko I, el señor (ban) de Bosnia, con el fin de que fuera criada y casada por la madre de este, Jelena Šubić. Esta última era la hija de Jorge II Šubić, cuyo abuelo materno era el rey serbio Dragutin Nemanjić. El ban y su madre aprobaron la idea de Vukašin de unir a la princesa Šubić con su hijo, y el matrimonio estuvo a punto de concertarse. Sin embargo, en abril de 1370, el papa Urbano V envió una carta a Tvrtko en la cual prohibía el matrimonio de una católica con el «hijo de Su Magnificencia el Rey de Serbia, un cismático» (filio magnifici viri Regis Rascie scismatico). El papa también notificó al rey Luis I de Hungría, el señor nominal del ban, de la inminente «ofensa a la fe cristiana», y el matrimonio jamás llegó a realizarse. Marko finalmente se casó con Jelena (hija de Radoslav Hlapen, el señor de Veria y Édessa y el más importante noble serbio en el sur de Macedonia).

Durante la primavera de 1371, Marko participó en los preparativos para una campaña contra Nikola Altomanović, el principal señor en el oeste del imperio. La campaña fue planificada de modo conjunto por el rey Vukašin y Đurađ I Balšić, señor de Zeta (que estaba casado con Olivera, la hija del rey). En julio de ese año padre e hijo acamparon con su ejército frente a Escútari, en el territorio de Balšić, dispuestos a liderar una ofensiva sobre Onogošt, en las tierras de Altomanović. El ataque jamás se produjo, ya que los otomanos estaban amenazando las tierras del déspota Jovan Mrnjavčević (señor de Serres y hermano menor del monarca serbio) y las fuerzas de los Mrnjavčević se dirigieron rápidamente hacia el este. Después de buscar aliados en vano, los hermanos entraron en el territorio otomano controlado. En la batalla de Maritza, el 26 de septiembre de 1371, los turcos aniquilaron al ejército serbio; los cuerpos de Vukašin y Jovan nunca fueron hallados. El lugar de la batalla, cerca del pueblo de Ormenio en el actual oeste de Grecia, desde entonces ha sido llamado como Sırp Sındığı («derrota Serbia») en turco. El resultado de la batalla de Maritza tuvo grandes consecuencias para la región, dado que había abierto los Balcanes a los turcos.

Después de 1371[editar]

El Reino de Prilep, uno de los Estados serbios en los que se disolvió el anterior Imperio serbio en el siglo xiv.

Cuando su padre murió, el «rey joven» Marko se convirtió en rey y cogobernante con el emperador Uroš. Sin embargo este último murió el 2 o 4 de diciembre de 1371, y Marko quedo como el único soberano del Estado serbio. Sin embargo, los nobles serbios se negaron a reconocerlo, y los movimientos separatistas continuaron aumentando. Después de la derrota de su familia y la destrucción de sus ejércitos, la casa de Mrnjavčević perdió su poder. Los señores de Marko aprovecharon la situación para tomar partes significativas de su patrimonio. En 1372, Đurađ I Balšić tomó Prizren y Peć, y el príncipe Lazar Hrebeljanović ocupó Pristina. Finalmente, en 1377, Vuk Branković, otro noble serbio, se había apoderado de Skopie y el magnate albanés Andrea Gropa se hizo prácticamente independiente en Ohrid; sin embargo, pudo haber seguido siendo su vasallo como lo había sido de Vukašin. El yerno de Gropa, Ostoja Rajaković del clan de Ugarčić de Travunia, era un pariente de Marko. Fue uno de los nobles serbios de Zahumlia y Travunia (principados adyacentes a la actual Bosnia y Herzegovina) que recibieron tierras en las zonas recién conquistadas de Macedonia durante el reinado del emperador Dušan.

La única ciudad importante que permanecía en poder del rey era Prilep, donde su padre había comenzado su ascenso al poder. El rey Marko era un príncipe menor que administraba un pequeño Estado en el oeste de Macedonia, que limitaba al norte con Skopie y los montes Šar, al este por los ríos Vardar y el Crna, y al oeste por Ohrid. Los límites en el sur son inciertos. El rey ni siquiera era el único líder en su dominio, ya que compartía el poder con su hermano menor Andrijaš, que también poseía su propio feudo en el pequeño reino. Su madre, Alena había tomado los hábitos monásticos luego de la muerte de su marido, adoptando el nombre de Jelisaveta, pero fue cogobernante con su segundo hijo [Andrijaš] algún tiempo después de 1371. Otro hermano, Dmitar, vivía en las tierras de Andrijaš. Todavía había otro hermano, Ivaniš, del cual se sabe poco. La fecha en la que Marko se convirtió en vasallo otomano es desconocida, pero esto probablemente no se produjo inmediatamente después de la batalla de Maritza.

Las ruinas de la fortaleza de Marko sobre Prilep, conocidas como las Markovi Kuli, las «torres de Marko».

En algún momento Marko se separó de Jelena y vivió con Todora, la esposa de un hombre llamado Grgur, y Jelena fue devuelta a su padre en Veria. Luego buscó reconciliarse con su esposa, pero debió enviar primero a Todora con su suegro. Dado que el territorio de Mrnjavčević limitaba al sur con las tierras de Hlapen, la reconciliación pudo haber sido política. El escriba Dobre, un súbdito de Marko, transcribió un libro litúrgico para la iglesia del pueblo de Kaluđerec, y cuando terminó, compuso una inscripción que comienza de la siguiente manera:

Слава сьвршитєлю богѹ вь вѣкы, аминь, а҃мнь, а҃м. Пыса сє сиꙗ книга ѹ Порѣчи, ѹ сєлѣ зовомь Калѹгєрєць, вь дьны благовѣрнаго кралꙗ Марка, ѥгда ѿдадє Ѳодору Грьгѹровѹ жєнѹ Хлапєнѹ, а ѹзє жєнѹ свою прьвовѣнчанѹ Ѥлєнѹ, Хлапєновѹ дьщєрє.

Gloria a Dios el Finalizador eternamente y para siempre, amén, amén, amén. Este libro fue escrito en Porečje, en el pueblo llamado Kaluđerec, en los días del piadoso Rey Marko, cuando entregó a Todora la esposa de Grgur a Hlapen, y tomó de nuevo a su primera esposa Jelena, la hija de Hlapen.

La fortaleza de Marko se encontraba sobre una colina al norte de la actual Prilep; sus parcialmente conservados restos son conocidos como Markovi Kuli («torres de Marko»). Debajo de la fortaleza está el pueblo de Varoš, sitio de la Prilep medieval. El pueblo contiene el monasterio de San Miguel, reformado por Marko y Vukašin, y cuyos retratos se encuentran en las paredes de la iglesia del monasterio. Marko también fue el fundador (ktetor) de la iglesia Santo Domingo en Prizren, que fue finalizada en 1371, poco antes de la batalla de Maritza. En la inscripción sobre la entrada de la iglesia, Marko es llamado «rey joven».

El monasterio de San Demetrio, popularmente conocido como monasterio de Marko, está en el pueblo de Markova Sušica (cerca de Skopje) y fue construido desde alrededor de 1345 a 1376 (o 1377). Los reyes Marko y Vukašin, sus ktetors, están representados en la entrada sur de la iglesia del monasterio. Marko es un hombre de aspecto austero en ropa púrpura, que lleva una corona adornada con perlas. Con la mano izquierda sostiene un rollo, cuyo texto comienza: «Yo, en Cristo Dios el piadoso rey Marko, construí e inscribí este templo divino... » En su mano derecha, sostiene un cuerno que simboliza el cuerno de aceite con el que los reyes del Antiguo Testamento eran ungidos en su coronación. Se dice que Marko se muestra así como el rey escogido por Dios para conducir a su pueblo a través de la crisis tras la batalla de Maritza.

Marko acuñó su propio dinero, en común con su padre y otros nobles serbios de la época. Sus monedas de plata pesaban 1,11 gramos, y se producían en tres tipos. En dos de ellas, el anverso figura un texto de cinco líneas: ВЬХА/БАБЛГОВ/ѢРНИКР/АЛЬМА/РКО («En Cristo Dios, el Piadoso Rey Marko»). En el primer tipo, el reverso representa a Cristo sentado en un trono; en el segundo, Cristo está sentado en una mandorla. En el tercer tipo, el reverso representa a Cristo en una mandorla; el anverso figura el texto de cuatro líneas БЛГО/ВѢРНИ/КРАЛЬ/МАРКО («Piadoso Rey Marko»), que Marko también uso en la inscripción de la iglesia. Omite la designación territorial de su título, probablemente en reconocimiento tácito de su poder limitado. A pesar de que su hermano Andrijaš también acuñó sus propias monedas, la oferta de dinero en el territorio gobernado por los hermanos Mrnjavčević consistía principalmente en las monedas acuñadas por el rey Vukašin y el zar Uroš. Alrededor de 150 de las monedas de Marko sobreviven en colecciones numismáticas.

Para 1379, el príncipe Lazar Hrebeljanović, el gobernante de la Serbia del Morava, emergió como el más poderoso noble serbio. Aunque se proclamó autocrátor de todos los serbios (самодрьжць вьсѣмь Србьлѥмь), no fue lo suficientemente fuerte como para unir todas las tierras serbias bajo su autoridad. Las familias Balšić y Mrnjavčević, Constantino Dragaš (un Nemanjić por su madre), Vuk Branković y Radoslav Hlapen gobernaban sus feudos sin consultar a Lazar. Además de Marko, Tvrtko I fue coronado rey de los serbios y de Bosnia en 1377 en el monasterio de Mileševa. Maternalmente relacionado con la dinastía Nemanjić, Tvrtko se había apoderado de las porciones occidentales del anterior Imperio serbio en 1373.

El 15 de junio de 1389, las fuerzas serbias, conducidas por Lazar, Vuk Branković, y un vasallo de Tvrtko, Vlatko Vuković de Zahumlia, se enfrentaron al ejército otomano del sultán Murad I en la batalla de Kosovo, la batalla más conocida en la historia medieval de Serbia. Con la mayor parte de los dos ejércitos aniquilados y sus principales líderes muertos, el resultado de la batalla no fue concluyente. Sin embargo, las restantes fuerzas serbias eran insuficientes como para defender sus tierras, mientras que los turcos todavía tenían muchas tropas en el este. Como resultado, los principados serbios que no eran vasallos de los otomanos se llegaron a convertir durante los siguientes años.

En 1394, un grupo de vasallos otomanos en los Balcanes renunciaron a su vasallaje. Aunque Marko no estaba entre ellos, sus hermanos menores Andrijaš y Dmitar se negaron a permanecer bajo el dominio turco. Ellos emigraron al reino de Hungría, y entraron al servicio del rey Segismundo. Viajaron a través de Ragusa, donde retiraron dos tercios del depósito de su difunto padre de 96.73 kilogramos (213,3 libras) de plata, y dejaron el tercio restante para Marko. Aunque Andrijaš y Dmitar fueron los primeros nobles serbios en emigrar a Hungría, la migración serbia hacia el norte continuaría durante la ocupación otomana.

En 1395 los turcos atacaron Valaquia para castigar a su gobernante, Mircea I, por sus incursiones en su territorio. Tres vasallos serbios combatieron en el bando otomano: Marko, Constantino Dragaš y Esteban Lazarević (hijo y heredero de Lazar). La batalla de Rovine ocurrió el 17 de mayo de 1395, fue un triunfo para los valacos; Marko y Dragaš murieron. Después de sus muertes los turcos anexaron sus tierras, combinándolos en una provincia otomana centrada en Kyustendil. Treinta y seis años después de la batalla de Rovine, Constantino el Filósofo escribió la Biografía del Déspota Esteban Lazarević y registró lo que dijo Marko a Dragaš en la víspera de la batalla: «Le pido al Señor ayudar a los cristianos, no importa si soy el primero en morir en esta guerra».

En la poesía popular[editar]

En la poesía épica serbia[editar]

Marko Mrnjavčević es el héroe más popular de la poesía épica serbia, en la cual es llamado «Kraljević Marko» (con la palabra kraljević que significa «príncipe» o «hijo del rey»). Este título informal se aplicaba a los hijos del rey Vukašin en fuentes contemporáneas como un apellido (Marko Kraljević), y fue adoptado por la tradición oral serbia como parte del nombre de Marko.

Los poemas sobre Marko Kraljević no siguen una trama; lo que les une en un ciclo poético es el héroe mismo, con sus aventuras iluminando su carácter y personalidad. El épico Marko tuvo una esperanza de vida de 300 años; los héroes de los siglos xiv y xvi que aparecen como sus compañeros incluyen a Miloš Obilić, Relja Krilatica, Vuk el Dragón Ardiente y Janko Sibinjanin y su sobrino, Banović Sekula. Muy pocos hechos históricos sobre Marko se pueden encontrar en los poemas, pero reflejan su conexión con la desintegración del Imperio serbio y su vasallaje a los otomanos. Estaban compuestos por poetas anónimos serbios durante la ocupación otomana de su país. Según el eslavista estadounidense George Rapall Noyes, ellos «combinan el pathos trágico con la comedia casi obscena de la manera digna de un dramaturgo isabelino».

Man seated under a tree bowing a musical instrument, surrounded by listeners
Un cantante herzegovino con una guzla (dibujo de 1823). Los poemas épicos serbios eran cantados y acompañados a menudo por este instrumento tradicional.

Los poemas épicos reconocen a Marko como el hijo de Vukašin, que corresponde a la verdad histórica, pero algunos reemplazan a Alena, su madre, por una tal Jevrosima, hermana del vaivoda Momčilo, señor de Pirlitor, una fortaleza situada en el macizo del monte Durmitor, actualmente en Montenegro. Momčilo es descrito como un hombre de gran tamaño, con tremenda fuerza y atributos mágicos, como un caballo con alas y una espada con ojos. Vukašin habría matado con la ayuda de Vidosava, la joven esposa del vaivoda, a pesar de un intento de Jevrosima por salvar a su hermano. En vez de casarse con Vidosava, ahora viuda, Vukašin también la mató luego, para luego tomar a Jevrosima en su capital, Escútari, donde la desposo. Ella le dio dos hijos, Marko y Andrijaš. El personaje de Momčilo corresponde a una figura histórica, el bandido y mercenario búlgaro Momchil, que estuvo durante un tiempo al servicio del emperador Dušan de Serbia antes de convertirse en déspota y morir en 1345 en una batalla contra los bizantinos. En algunos poemas, Marko y Andrijaš nacieron de una wili, una ninfa eslava, que Vukašin había tomado como esposa después de capturarla en un lago y luego de haberle quitado las alas para que no pudiera escapar.

Al crecer, Marko desarrolló una personalidad fuerte, y su padre dijo un día que no tendría ningún control sobre su hijo, que iba donde quería, bebía y discutía. Marko se convirtió en un hombre extraordinariamente grande y fuerte, con una mirada a la vez aterradora y algo cómica. Llevaba una capucha de piel de lobo que caía en sus ojos oscuros, sus bigotes negros eran del tamaño de una oveja de seis meses, y su capa estaba hecha de una piel de lobo hirsuto. Un sable de acero de Damasco colgaba de su cinturón y sostenía una lanza colgada a la espalda. Marko también tiene una maza muy pesada, colgando en el lado izquierdo de su silla de montar, equilibrada por una bota de vino bien llena en el lado derecho de la silla. Su agarre era lo suficientemente fuerte como para exprimir gotas de agua de una pieza de madera de cornejo seco. Su increíble fuerza le permitió derrotar a algunos de los más grandes campeones de su tiempo, a menudo contra todo pronóstico.

Marko era generalmente acompañado por su fiel caballo pinto Šarac, quien podía hablar. Cuando Marko bebía, Šarac también tomaba la misma cantidad de vino que su maestro. Este caballo podía saltar a una longitud de tres lanzas de alto y cuatro de largo, permitiendo por ejemplo a Marko perseguir y capturar a la peligrosa wili Ravijojla. Esta ninfa luego se convirtió en su hermana ante Dios, prometiendo ayudarlo si caía en malas situaciones. Cuando Ravijojla ayudó a matar al monstruo Musa Kesedžija (quien tenía tres corazones y que casi lo venció), Marko entristeció por haber matado a un hombre mejor que él mismo.

Marko es representado como un protector de los débiles, un combatiente contra los turcos y las injusticias en general. Era un protector de los valores tradicionales y patriarcales: por ejemplo, se introdujo en un campo militar turco para decapitar al soldado que mató a su padre, abolió el impuesto sobre el matrimonio mediante el asesinato del tirano que había al pueblo Kosovo, salvo a la hija del sultán de un matrimonio que no quería, liberó a tres vaivodas serbios encerrados en un calabozo y ayudó a los animales en peligro. Ilustrando su carácter benéfico y salvador, un poema dice «que será recordado como un día favorable en el año».

El Príncipe Marko y Musa Kesedžija, pintura de Vladislav Titelbah (1900). Marko es el personaje de la derecha.

Una característica memorable de Marko es su devoción por su madre, Jevrosima. Siempre pedía su consejo y la obedecía incluso si iba en contra de sus deseos e impulsos. Ella vivía junto con su hijo en su castillo de Prilep, y aparece como la estrella de la suerte que lo llevó al bien y apartarlo del mal, siguiendo el camino de las virtudes cristianas. Un poema muestra la honestidad y la fuerza moral de Marko diciendo que era la única persona que conocía el testamento del emperador Dušan, y por lo tanto el nombre de su heredero. Marko se negó a promover a sus parientes dando el trono a su padre o tíos, pero siguió la verdadera voluntad del fallecido emperador y nombrar al hijo de éste, Uroš, heredero al trono de Serbia. Esto casi le costó la vida, su padre Vukašin intentó matarlo después de este anuncio.

Marko también es a veces representado como un leal vasallo del sultán, luchando contra forajidos para proteger el Imperio otomano. Cuando era convocado por el sultán, participaba en sus campañas militares. En esta relación, Marko, sin embargo, conservaba su sentido de dignidad y fuerte personalidad. El sultán también expresaba varias veces su ansiedad sobre este vasallo ardiente y rebelde. Los poemas sugieren otra cosa dan a entender que Marko era más fuerte que su soberano el sultán. Esto podría ser una razón para su popularidad con los serbios.

La muerte del Príncipe Marko, pintura de Novak Radonić (1848).

Además de su honestidad habitual, Marko se muestra caprichoso, colérico e incluso a veces cruel, pero sólo en raras ocasiones. Debido a su apariencia y su comportamiento caricaturizado, pero también por su ingenio, Marko es también visto como un personaje de cómic. Así que cuando su madre le ordena que deje sus aventuras sangrientas para arar los campos, obedece de manera humorística arando la carretera del sultán en lugar de los campos. Cuando llegaron unos jenízaros, que transportaban un cargamento de oro, le ordenaron que detuviera se detuviera de arar la carretera, pero este los mató con su arado, se apoderó del oro y se lo llevó a su madre diciendo: « ¡mire lo que he arado para usted hoy! »

Marko tenía 300 años y cabalgó con Šarac, que tenía 160 años, por la orilla del mar hacia el monte Urvina cuando una wili le dijo que iba a morir. Marko luego se detuvo sobre un pozo y no vio ningún reflejo de su cara en el agua, lo que confirmaría las palabras de la wili. Mató a Šarac para lo que los turcos no lo usaran para trabajos domésticos, y dio a su querido compañero un digno entierro. Marko rompió su espada y lanza, arrojó su maza al mar antes de tumbarse a morir. Su cuerpo fue encontrado siete días más tarde por Vaso, el abad del monasterio de Hilandar (que se encuentra en el Monte Athos). Vaso tomó los restos del príncipe y lo enterró en su monasterio, en la cual no escribió el nombre de su tumba.

En la poesía épica búlgara y macedonia[editar]

El desfiladero de Demir Kapiya, en la República de Macedonia, que Marko habría creado con un golpe de su espada.

«Krali Marko» ha sido uno de los personajes más populares del folklore búlgaro durante siglos. Los cuentos épicos búlgaros en general (y aquellos sobre Marko en particular) parecen provenir de la parte suroeste de la región búlgara, principalmente en la actual República de Macedonia. Por lo tanto, los cuentos son también parte de la herencia étnica de la actual Macedonia.

Según leyenda local la madre de Marko fue Evrosiya (Евросия), hermana del vaivoda búlgaro Momchil (que gobernó un territorio en las montañas Ródope). Durante su nacimiento aparecieron tres narecnitsi (hadas hechiceras), prediciendo que iba a ser un héroe y reemplazaría a su padre (el rey Vukašin). Cuando el rey oyó esto, echó a su hijo en una cesta al río para deshacerse de él. Una samodiva llamada Vila los encontró y se lo llevo, convirtiéndose en su madre adoptiva. Debido a que Marko bebió la leche de la samodiva, adquirió poderes sobrenaturales y se convirtió en un luchador por la libertad de Bulgaria contra los turcos. Tenía un caballo alado llamado Sharkolia («moteado») y una hermanastra, Gyura. Las leyendas búlgaras incorporan fragmentos de la mitología y las creencias paganas, aunque la épica de Marko fue creada tardíamente como en los siglos xiv-xviii. Entre las canciones épicas búlgaras, las canciones sobre Krali Marko son comunes y cruciales. Los folcloristas búlgaros que recogen estas historias incluyen al educador Trayko Kitanchev (en la región de Resen de Macedonia occidental) y Marko Cepenkov de Prilep (en toda la región).

En las leyendas[editar]

Las leyendas de los eslavos meridionales sobre Kraljević Marko o krali Marko se basan principalmente en mitos mucho más antiguas que el histórico Marko. Difiere en la leyenda de los poemas populares; en algunas zonas fue imaginado como un gigante que caminaba paso a paso en las colinas, con su cabeza tocando las nubes. Se decía que había ayudado a Dios para dar forma a la tierra, y creó la garganta del río en Demir Kapija («Puerta de Hierro») con un golpe de su sable. Esto drenó el mar que cubría las regiones de Bitola, Mariovo y Tikveš en Macedonia, haciéndolos habitables. Después de formar la tierra, Marko arrogantemente hizo alarde de su fuerza. Dios lo mando a dejar una bolsa tan pesada como la tierra en un camino; cuando Marko trató de levantarla, perdió su fuerza y se convirtió en un hombre común y corriente.

Las leyendas también dicen que Marko adquirió su fuerza después de ser amamantado por una veela. El rey Vukašin lo arrojó a un río porque no se le parecía, pero el niño fue salvado por un boyero (que lo adoptó, era amamantado por una veela). En otros relatos, Marko era un pastor (o boyero), que encontró los hijos de una veela perdidos en un monte, y los protegió contra el sol (o les dio agua). Como recompensa su madre lo amamantó tres veces, y pudo levantar y lanzar una gran roca. Una versión istriana cuenta que Marko hizo una sombra para dos serpientes, en lugar de los niños. En una versión búlgara, cada uno de los tres tragos de leche que succionó del pecho de la veela se convirtió en una serpiente.

Marko es asociado con grandes bloques solitarios y hendiduras en las rocas; se dice que los bloques eran arrojados por él desde una colina, y las hendiduras eran sus huellas (o las huellas de los cascos de su caballo). También esta relacionado con las características geográficas tales como colinas, valles, acantilados, cuevas, ríos, arroyos y arboledas, que creó o en lo que hizo algo memorable. A menudo llevan su nombre, y hay muchos topónimos—desde Istria en el oeste hasta Bulgaria en el este—que derivan de su nombre. En las historias búlgara y macedonia, Marko tenía una hermana igual de fuerte con quien competía en el lanzamiento de piedras.

En algunas leyendas, el caballo maravilla de Marko era un regalo de una veela. Una historia serbia cuenta que estaba buscando un caballo que pudiera aguantarlo. Para probar al corcel, lo agarraba por la cola y lo ondeaba sobre su hombro. Al ver un potro pinto enfermo propiedad de algunos carreteros, Marko lo agarró por la cola, pero no pudo moverse. Compró (y curó) al potro, llamadolo Šarac. Se convirtió en un caballo muy poderoso y compañero inseparable del héroe. Una leyenda macedonia dice que Marko, siguiendo el consejo de una veela, capturó a un caballo enfermo en una montaña y lo curó. De los parches con costras en la piel del caballo crecieron pelos blancos, y se convirtió en uno pinto.

Según la tradición popular Marko jamás murió; vive en una cueva, en una guarida cubierta de musgo o en una tierra desconocida. Una leyenda serbia relata que Marko se enfrentó una vez en una batalla en la que tantos hombres murieron que los soldados (y sus caballos) nadaron en sangre. Levantó sus manos hacia el cielo y dijo: "¿Oh Dios, qué hare ahora?" Dios se apiadó de Marko, y lo transporto a una cueva (donde golpeo su sable en una roca y se quedó dormido). Habiendo musgo en la cueva; Šarac se lo comía poco a poco, mientras que el sable emergía lentamente de la roca. Cuando el sable tocara al suelo y Šarac terminara con el musgo, Marko despertará y volverá a entrar en el mundo. Algunos supuestamente lo vieron después de descender en un pozo profundo, donde vive en una gran casa en frente de la cual ve a Šarac. Otros lo vieron en una tierra lejana, viviendo en una cueva. Según la tradición macedonia bebió del «agua de las águilas», lo que le hizo inmortal; y está con Elías en el cielo.

Marko en la cultura moderna[editar]

Retrato de Marko por Mina Karadžić, alrededor de 1850.
Estatua ecuestre de Marko por Ivan Meštrović en un billete de 50 dinares yugoslavos.

Durante el siglo xix, Marko fue objeto de varias dramatizaciones. En 1831 el drama húngaro Príncipe Marko, posiblemente escrito por István Balog, se realizó en Buda y en 1838, el drama húngaro Príncipe Marko: Gran Héroe de Serbia por Celesztin Pergő fue puesta en escena en Arad. En 1848 Jovan Sterija Popović escribió la tragedia El Sueño del Príncipe Marko, en la cual la leyenda del Marko durmiente es su motivo central. Petar Preradović escribió el drama Kraljević Marko, que glorifica la fuerza de los eslavos meridionales. En 1863 Francesco Dall'Ongaro presentó su drama italiano, La Resurrección del Príncipe Marko.

De todas las figuras épicas o históricas serbias, Marko es considerado como la mayor inspiración para los artistas visuales; una monografía sobre el tema enumera a 87 autores. Sus más antiguas representaciones conocidas son frescos del siglo xiv en los monasterios de Marko y Prilep. Un dibujo de Marko del siglo xviii se encuentra en los Evangelios de Čajniče, un manuscrito medieval perteneciente a una iglesia ortodoxa serbia en Čajniče, en la región de Bosnia oriental. El dibujo es simple, único en la descripción de Marko como un santo y reminiscencia en relieves stećak. Vuk Karadžić escribió que durante su infancia vio una pintura de Marko llevando un buey sobre su espalda.

Las litografías de Marko del siglo xix fueron hechas por Anastas Jovanović, Ferdo Kikerec y otros. Los artistas que pintaron a Marko durante ese siglo incluyen a Mina Karadžić, Novak Radonić y Đura Jakšić. Los artistas del siglo xx incluyen a Nadežda Petrović, Mirko Rački, Uroš Predić y Paja Jovanović. Una escultura de Marko montado en Šarac por Ivan Meštrović se reprodujo en un billete y sello yugoslavo. Los ilustradores modernos con Marko como tema incluyen a Alexander Key, Aleksandar Klas, Zuko Džumhur, Vasa Pomorišac y Bane Kerac.

Los motivos artísticos de las múltiples obras sobre Marko son: Marko y Ravijojla, Marko y su madre, Marko montando a Šarac, Marko disparando una flecha, Marko arando los caminos, el combate entre Marko y Musa y la muerte de Marko. Además, varios artistas han tratado de producir un retrato realista de Marko basándose en sus frescos. En 1924 la cervecería de Prilep introdujo una cerveza ligera llamada Krali Marko.

Fuentes[editar]

Fajfrić, Željko (7 December 2000). Котроманићи (en serbio). Project Rastko.


Enlaces externos[editar]