Fidelidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La fidelidad es una noción que en su nivel más abstracto implica una conexión verdadera con una fuente. Su significado original está vinculado a la lealtad (de una persona para con un señor o un rey) y la atención al deber. La palabra "fidelidad" deriva de la palabra fidelitas (latín), y su significado es servir a un dios.

Fidelidad[editar]

La fidelidad es la capacidad espiritual, el poder o la virtud de dar cumplimiento a las promesas. Prometer es una acción soberana; revela una gran soberanía de espíritu, ya que exige decidir hoy lo que se va a hacer en adelante, bajo condiciones que no se pueden prever. El que promete corre un serio riesgo porque se compromete a actuar de la forma que hoy juzga óptima en situaciones que pueden llevarle a pensar y sentir de modo distinto. El que es fiel cumple la promesa a pesar de los cambios en las ideas, las convicciones y los sentimientos, que pudiera provocar el tiempo. El que promete se adelanta al tiempo de modo lúcido y libre. El que cumple fielmente lo prometido lo hace consciente y voluntariamente. ¿Qué es lo que mueve su voluntad a mantenerse fiel? Es la decisión de crear su vida en cada instante conforme al proyecto establecido en el acto de la promesa.

También se puede decir que la fidelidad es la capacidad de no engañar, no traicionar a los demás. Es un valor moral que faculta al ser humano para cumplir con los pactos y compromisos adquiridos. La fidelidad es entonces el cumplimiento de la palabra dada.

Fidelidad sentimental[editar]

La Fidelidad en terminos sentimentales suele estar referida al compromiso que dos personas tienen entre si. Esto implica un contrato o compromiso entre ambas personas, esto es, el vivir el uno para el otro, independientemente de las circunstancias de la vida. Romper este vínculo equivale a ser "infiel". En diversas culturas este compromiso está ligado al noviazgo o matrimonio, siendo más profundo este último, valorando por encima el querer a la persona amada que a los sentimientos del propio ser. La Fidelidad, en este sentido es una virtud excelsa a unos ojos y un prejucio para otros. En los tiempos antiguos era motivo de escándalo mancillar el vínculo matrimonial (fidelitas). Considerado una afrenta a la persona amada, desde entonces a través de los tiempos no ha variado de forma que aún hoy en día sigue siendo un daño moral.

Iconología[editar]

Los romanos habían puesto a la fidelidad en el número de sus divinidades. Numa fue el primero que le erigió un templo y altares. Se le ofrecían flores, vino e incienso: sin embargo, estaba prohibido sacrificarle víctimas. Sus sacerdotes cubiertos de un velo blanco, símbolo del candor, eran conducidos en pompa al lugar del sacrificio en un carro a manera de arco, con la cabeza y las manos envueltas en un manto. La fidelidad se da a conocer muy bien por la llave que tiene, por su vestido blanco y por el perro que está a su lado.

En muchas medallas se ven por emblema de la fidelidad dos manos unidas. Se representa también esta diosa por una mujer que tiene un canastillo de frutos en una mano y en la otra espigas de trigo.[1]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]