La ley de Herodes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La ley de Herodes es una película mexicana de 1999 dirigida por Luis Estrada. Se trata de una comedia satírica sobre la corrupción política en México específicamente durante los mandatos encabezados por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el país. Es protagonizada por Damián Alcázar, Pedro Armendáriz Jr., Isela Vega y Salvador Sánchez.

La película está ambientada en 1949, año en que gobernaba el presidente Miguel Alemán Valdés, sin embargo debido a que fue filmada y estrenada durante la última década en que gobernó el PRI antes de su primera derrota en elecciones nacionales, la trama se aludió más a una crítica hacia los sexenios de Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo.[1]

El largometraje ganó once premios Ariel, entre ellos Mejor película, Mejor dirección, Mejor actor (para Alcázar) y Mejor actor de reparto (para Armendáriz Jr.). La ley de Herodes es la primera película de la tetralogía, no oficial, que dirige Luis Estrada con intención de crítica al gobierno mexicano, sucedida por El infierno, Un mundo maravilloso y La dictadura perfecta.

Argumento[editar]

En el año 1949 los habitantes de la localidad de San Pedro de los Saguaros (N. la localidad no existe en la realidad) decapitan de un machetazo al Presidente Municipal cuando trataba de huir del lugar con el dinero de los presupuestos del pueblo.

El licenciado López (Pedro Armendáriz Jr.), Secretario de Gobierno del estado, decide entonces nombrar a Juan Vargas (Damián Alcázar) encargado de un basurero y miembro del Partido Revolucionario Institucional, es nombrado alcalde interino por el gobernador del estado. Al principio, el nuevo alcalde intenta hacer el bien, pero falta de fondos, el hecho de que la mayoría de los aldeanos no hablan español, Vargas afronta su misión con las mejores intenciones, pero observa el insuficiente presupuesto que su municipio maneja, y le plantea ese problema al secretario de Gobierno. Éste le dice que no le puede otorgar más dinero, pero le entrega un texto de la Constitución mexicana y un arma, "la ley y el orden", con lo cual Vargas entiende que debe arreglárselas solo y la oposición tanto del médico local (un ruidoso candidato a la alcaldía del Partido Acción Nacional) como de Doña Lupe (la dueña del burdel) paralizan sus esfuerzos. Pidiendo ayuda a su superior, López, el secretario del gobernador priista, le entregan una copia de la constitución de México y un revólver y le dicen que la única ley es la ley de Herodes: traducida literalmente: "o te jodes o te follada "(" o te chingas o te jodes "). En su camino de regreso, se encuentra con un estadounidense caucásico en la carretera cuando su auto se descompone; el estadounidense mira debajo del capó, vuelve a conectar un cable y luego le pide a Vargas cientos de dólares. Dice que es el alcalde de San Pedro y que es bueno para el dinero, y luego se ríe mientras se aleja. De regreso al pueblo, un soborno de Doña Lupe lo encamina hacia la corrupción.

Cuando Vargas se ha convertido así en el ejecutivo, el legislativo y el poder judicial de la aldea, todo en una sola persona, pronto se vuelve corrupto, primero acepta los sobornos de Doña Lupe (que se extiende a hacer visitas gratuitas a las chicas del burdel), y luego pasa a extorsionar. el dueño de la tienda local y todos los aldeanos incluso por las infracciones más pequeñas. Al ser interrogado, declara que está financiando un nuevo proyecto para llevar electricidad al pueblo con la ayuda de un ingeniero estadounidense (en realidad, el estadounidense que conoció antes, habiendo aparecido en San Pedro queriendo su dinero), una farsa que es obvio cuando solo se levanta un poste de luz; aun así, los aldeanos no se dan cuenta de esto, excepto el médico. Vargas se vuelve cada vez más corrupto, y cuando el nuevo guardaespaldas de Doña Lupe lo golpea severamente después de que ella se resiste a su autoritarismo, los mata a ambos en represalia. Incrimina a Filemón, el borracho local, por el crimen, y de camino a entregarlo a las autoridades estatales mata a Filemón en medio de la vía. Cuando regresa a la ciudad, descubre que su esposa (no ciega sobre sus visitas al burdel) y el estadounidense están teniendo una aventura, y el estadounidense huye. Mientras tanto, Vargas levanta falsas acusaciones contra el médico local, asignándole el papel de autor intelectual en el asesinato de Doña Lupe; sin embargo, también se revela que el médico ha estado abusando sexualmente de la adolescente que le sirve de sirvienta, y Vargas usa esto para chantajearlo para que abandone el pueblo o se enfrente a la cárcel. Habiéndose librado de sus enemigos, Vargas se obsesiona con el poder hasta el punto que todo el pueblo lo desprecia, cobrando impuestos absurdos por todo, encarcelando a los que se niegan a pagar, confiscando sus posesiones (incluidos los animales) y reescribiendo varias leyes a las suyas. caprichos absurdos y tiránicos.

Es en medio de esto que López y su secuaz, Tiburón, llegan a San Pedro, fugitivos luego de que los hombres de López intentaran disparar contra su rival por la gobernación del estado, quien también es sobrino del presidente Alemán. Al ver que el pueblo tenía riquezas después de todo, López exige todo el dinero que Vargas ha extorsionado a los aldeanos. Al descubrir que su esposa se ha escapado con el estadounidense, llevándose toda la fortuna con ellos, Vargas se enfurece y mata tanto a López como a Tiburón. Entonces, Vargas parece encontrarse con su desaparición cuando está rodeado por una multitud de aldeanos con antorchas, pero a diferencia del alcalde anterior, evita este destino trepando por el único poste que levantó, y se salva cuando llegan varios coches de policía, calientes. tras la pista de López. Vargas reaparece al final de la película dando un discurso en el Congreso de la Unión, un lugar que ganó como premio por matar a López. Como Vargas dice en su discurso que su partido es la democracia, la película pasa a la escena de un nuevo alcalde que llega a San Pedro de los Saguaros exactamente de la misma manera que lo hizo Vargas al principio.

Impacto Social[editar]

El filme no fue bien visto por las autoridades encargadas de la difusión cinematográfica en México, pues cuando hubo de ser sometida al filtro de la censura, aún se vivía bajo la dictadura de partido ejercida por el PRI y se avecinaba un año electoral, el 2000. Sin embargo, la fuerte presión ejercida por el público -ansioso de ver una película de contenido político sin censura- y por varios medios impresos que se atrevieron a denunciar el bloqueo del cual era objeto, logró que fuera finalmente exhibida en plena época de campañas electorales.

Puede considerársela como una de las grandes películas mexicanas de los últimos cuarenta años, no solamente por su calidad, humor irónico y mordaz, sino también por haber influido en muchos votantes para destronar del poder al partido hegemónico al cual retrata de cuerpo entero, con todos sus vicios, defectos y contradicciones. Lo que llama poderosamente la atención es la capacidad de síntesis de la que hace gala, pues refleja fielmente el estilo de gobernar priista, las relaciones internas de poder en el partido, sus reglas para llevar a cabo la sucesión de los gobernantes, su forma de relacionarse con la Iglesia, con la oposición y con los Estados Unidos de América, y de cómo mediante el autoritarismo y la corrupción, el PRI, el gobierno, el Estado y sus instituciones, llegaron a convertirse en una y la misma cosa. Y todo con la finalidad de consolidarse no sólo en la cumbre del sistema político mexicano, sino de constituirlo en exclusiva.

Existe el libro "La ley de Herodes y otros cuentos" de Jorge Ibargüengoitia, escrito en 1967, que si bien refleja muchas realidades culturales de lo mexicano, no guarda ninguna relación con la película ni el guion de esta, a pesar de la creencia que muchos tienen de que sí fue basada en esta obra.

Frases relevantes del filme[editar]

  1. ¿Por qué no quieren que la veas? (Frase de los comerciales del filme, para indicar que a pesar del intento de veto en México se logró estrenar)
  2. ¡El que no transa no avanza! (este refrán sirve para justificar a todo funcionario público que lucra indebidamente (transgredir = transar) con su cargo público, alegando que solo así prosperará notablemente).
  3. ¡Este país no tiene solución! (frase usada para quejarse por no ver un progreso significativo en un país y por sí ver los mismos problemas sociales, políticos y económicos).
  4. ¡Ahora sí me saliste más cabrón que bonito! (frase que se utiliza para referirse a alguien que resultó más astuto de lo que se esperaba).
  5. ¡Te tocó la ley de Herodes, o te chingas o te jodes! (refrán que se refiere a que debes hacer algo que no quieres, pero te obligan a hacerlo y lo debes hacer por el bien propio).
  6. ¡Están pobres porque quieren, cabrones! (frase para decirle a los ciudadanos que sufren carencia y falta de prosperidad por sus actitudes, y no por culpa del gobierno como ellos alegan).
  7. ¡Ah que mi licenciado, igual que los demás, na'más llegandito y ya quiere su mordida! (Expresión delicada, que se refiere al soborno que exigen varios funcionarios recién iniciando su cargo para permitir actividades ilegales).
  8. Si en este país hubiera democracia, el presidente usaría sotana. (sirve para recalcar la influencia del catolicismo en México.)
  9. ¡Para tus impuestos no tienes, pero que tal para esto, eh! (Comentario que se refiere a los ciudadanos evasores de impuestos que derrochan su dinero en otras cosas).
  10. ¡La dictadura perfecta! (Frase que se refiere a que el sistema de gobierno de un solo partido político que gana todas las elecciones presidenciales, fue llamado así por Mario Vargas Llosa, escritor peruano. En realidad, esta frase fue acuñada por Vargas Llosa nueve años antes de la exhibición de la película "La Ley de Herodes". La última película de Estrada, estrenada en 2014, se titula con este nombre: La dictadura perfecta).

Una de las partes más controvertidas de la película es la charla durante la cena con las personas más importantes de San Pedro de los Saguaros, donde se comenta brevemente sobre temas políticos que en México fueron muy delicados hace tiempo: La política de Expropiación petrolera de Lázaro Cárdenas, el unipartidismo mexicano y los resultados de la Revolución mexicana.

Elenco[editar]

Escenas inéditas[editar]

  1. Vargas carga al cadáver que recibió el primer día de funciones fuera del palacio municipal hacia su coche y lo transporta a la localidad rural de Las Margaritas. La escena fue suprimida por alterar la historia del filme y el cadáver fue enterrado en San Pedro de Los Saguaros.
  2. Vargas coge un lechón del corral antes de llevárselo al secretario de Gobierno como obsequio.
  3. Vargas pregunta a su secretario municipal cómo interpretar una fracción de un artículo que no comprende al leer su compendio de leyes; su secretario le aconseja que lo haga como lo entienda, pero siempre procediendo con justicia. También le aclara que esas leyes las redactan quienes no conocen los problemas reales de la sociedad.
  4. Después de disparar accidentalmente a Doña Lupe en la pierna, Vargas huye, se esconde brevemente y espantado detrás de un enorme cactus, después huye de nuevo.
  5. Antes de organizarse la cena donde Vargas invitaría a las personas más importantes de San Pedro, él irrumpe en la choza de un humilde habitante y le arrebata un pavo. La escena fue suprimida por alterar la historia.
  6. Vargas ordena la tala de una palmera que después se usaría para hacer el poste de luz que mandaría levantar en el pueblo.
  7. Vargas contempla el poste erguido como su primera gran obra municipal, durante el crepúsculo.
  8. Vargas sale del Palacio Municipal con Filemón aprehendido para subirlo a su coche y enviarlo a la cárcel, mientras sucede esto habla con su secretario.
  9. Ramírez confiesa durante un interrogatorio policiaco, después del atentado contra el licenciado Terrazas. La escena fue suprimida por alterar el curso de la historia.
  10. Vargas cobra sus absurdos impuestos a unos humildes habitantes, y les arrebata su única gallina por no tener manera de pagarle.
  11. Vargas, al temer agresiones de la población, carga la munición de su revólver y se le dispara accidentalmente.

Canciones[editar]

Canciones incluidas en la banda sonora:

Título Compositor Intérprete
Que me lleve la tristeza Marcial Alejandro Salvador “El Negro” Ojeda
La barca de oro (Dominio Público) Salvador “El Negro” Ojeda
La cama de piedra (Cuco Sánchez) Salvador “El Negro” Ojeda

Premios[editar]

  • La película fue nominada a 14 arieles, pero ganó:
  1. Mejor actor
  2. Mejor actor de cuadro
  3. Mejor disfraz
  4. Mejor peinado
  5. Mejor director
  6. Mejor maquillaje
  7. Mejor escenografía
  8. Mejor guion original
  9. Mejor coactuación masculina
  10. Mejor coactuación femenina
  11. El Ariel Dorado
  • Los arieles de plata que no ganó:
  1. Mejor coactuación masculina para Salvador Sánchez.
  2. Mejor actor de cuadro para Martín Camacho.
  3. Mejor Luis Estrada.
  4. Mejor Música Compuesta para Cine para Santiago Ojeda.

Más información en: Resultados de la XLII Entrega del Ariel, del año 2000.

  • En el Festival de Filmes de la Habana del año 2000, ganó cuatro premios que le fueron otorgados a Luis Estrada:
  1. Premio de la Universidad de la Habana.
  2. Mejor edición de filme
  3. Premio CARACOL.
  4. Premio Martin Luther King Memorial Center.
  • En el Festival Internacional de Cine Ajijic del año 2000, ganó el premio Los Charales por el mejor filme del estudio otorgado a Luis Estrada.
  • En el Festival Internacional de Cine de Valladolid del año 2000, ganó 2 premios:
  1. Mejor actor para Damián Alcázar.
  2. Mejor Fotografía para Norman Christianson
Sin embargo, fue nominado para el premio Espiga de Oro, que se le hubiera otorgado a Luis Estrada, sin lograr ganarlo.
  • En el 2004, la sociedad de filmes políticos de los Estados Unidos le nominó al premio PFS, sin lograr ganarlo.
  • En el festival MTV Movie Award del año 2001, fue nominado al premio MTV North Feed - Favorite Film que se le hubiera otorgado a Luis Estrada.
  • En el Festival de Cine de Cartagena del año 2001, fue nominado al premio Golden India Catalina como mejor película, que se le hubiera otorgado a Luis Estrada, sin lograr ganarlo.

Comentarios[editar]

Este filme ocupa el lugar 51 dentro de la lista de las 100 mejores películas del mexicanas, según la opinión de 27 críticos y especialistas del cine en México, publicada por el portal Sector Cine en junio de 2020.[2]

Referencias[editar]

  1. «"La Ley de Herodes"». Misión Política. 21 de julio,2015. Archivado desde el original el 12 de agosto de 2017. Consultado el 7 de agosto,2017. 
  2. Sector Cine (9 de junio de 2020). «Las 100 mejores películas mexicanas de la historia». Consultado el 5 de julio de 2020. 

Enlaces externos[editar]