Línea Valencia-San Vicente Calders

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Valencia-San Vicente Calders
Karte Bahnstrecke Tarragona–Valencia.png
Lugar
Ubicación EspañaFlag of Spain.svg España
Descripción
Tipo Ferrocarril
Sistema Ancho ibérico
Inauguración 1868
Inicio Estación de Valencia-Norte
Fin Estación de San Vicente de Calders
Características técnicas
Longitud 299,70 km
Vías Doble vía (a excepción del tramo Calaf-Tarragona)
Ancho de vía 1668 mm
Electrificación
Velocidad máxima 220 km/h
Propietario Sociedad de los Ferrocarriles de Almansa a Valencia y Tarragona (1862-1891)
Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España (1891-1941)
RENFE (1941-2004)
Adif (actualidad)
Explotación
Estado En uso
Operador Renfe Operadora

La línea Valencia-San Vicente Calders[1]​ es una línea de ferrocarril de ancho ibérico de 299,7 km de longitud que forma parte la red ferroviaria española. Une el sur de Cataluña con la Comunidad Valenciana recorriendo las provincias de Valencia, Castellón y Tarragona. Siguiendo la catalogación de Adif es la línea 600.[2]

Fue construida por la Sociedad de los Ferrocarriles de Almansa a Valencia y Tarragona que la puso en servicio en su totalidad en el año 1868. En 1891, la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España se hizo con la línea al absorber la sociedad que la había construido. En 1941, la nacionalización del ferrocarril en España supuso la desaparición de Norte y su integración en RENFE. En la década de los 70 fue electricada. En 1997 se integró en el Corredor Mediterráneo, adaptando la línea a velocidades de 220 km/h duplicando la vía en la práctica totalidad del recorrido. Desde el 31 de diciembre de 2004 Adif es la propietaria de la línea.

Historia[editar]

El Talgo Barcelona-Murcia cerca de la estación de Aldea-Amposta-Tortosa, pk 185,2 de la línea.

Antecedentes[editar]

A mediados del siglo XIX, con el ferrocarril dando sus primeros pasos en España una de las primeras líneas que se planteó fue la unión de Madrid con la costa mediterránea.[3]​ Los puertos de Valencia, Alicante y Cartagena se alzaron rápidamente como las primeras opciones de un trazado que avanzaba desde la capital hasta Aranjuez y Almansa y que se decidió finalmente por parte del Gobierno que concluyera en Alicante. Eso no impidió el desarrollo de este novedoso medio de transporte en Valencia donde se construyó la línea Jativa-Valencia (completada en 1854) y la línea Valencia-Almansa (1859) que enlazaba con la Madrid-Alicante.[3]​ Ambas fueron obra de una misma compañía llamada inicialmente Compañía del Ferrocarril de Játiva a El Grao de Valencia y renombrada posteriormente a Compañía del Ferrocarril de El Grao de Valencia a Almansa.

Construcción[editar]

Completada la prolongación hacía el sur, el paso natural fue seguir hacia el norte para alcanzar Cataluña bordeando el mediterráneo para conectar con la red que también estaba creciendo en esa zona del país. Obtenida la concesión y recabados los fondos necesarios el 5 de marzo de 1862 se constituyó la Sociedad de los Ferrocarriles de Almansa a Valencia y Tarragona o AVT.[3]

Aprovechando la cómoda orografía el trazado y el impulso inicial se llegó con facilidad a Castellón, abriendo así los tres primeros tramos de la línea a lo largo de 1862:

En 1863, se añadió un nuevo tramo entre Castellón y Benicasim de poco más de 12 kilómetros. Llegado a este punto la construcción experimentó sus primeras dificultades ya que 1864 vino marcado por las dificultades económicas de la Sociedad Valenciana de Fomento, un banco valenciano que junto a José Campo formaba el núcleo inversor del proyecto. La otra gran dificultad la marcó el río Ebro. Para ello, el 10 de julio de 1865 se constituyó una comisión encargada de determinar en que punto se superaría el cauce del río y bajo qué condiciones. En la decisión entraron en juego diversos factores como las crecidas del río, la accesibilidad del puerto de Tortosa o las exigencias militares.[3]

Retomadas las obras, en 1865 se avanzó desde los dos extremos del trazado abriendo el tramo Tarragona-Amposta (69,15 km) y el Benicasim-Ulldecona (80,56 km). Aun así siguió mostrando debilidades económicas que se paliaron con la entrada de capital catalán y a que las obras se retrasasen hasta 1867 año en el cual se abrieron los dos últimos tramos entre Ullcona y Tortosa (29,27 km) y Amposta y Tortosa (13km). Solo quedaba, para completar la línea, construir el puente sobre el río Ebro que se decidió ubicar en Tortosa inaugurándolo el 21 de junio de 1868.

Evolución[editar]

En 1889, la muerte de José Campo principal impulsor de la AVT marcó el fin de una compañía que pudo superar sus problema económicos.[3]​ De esta forma, en 1891, la línea pasó integrarse en la red de Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España que gestionó la misma hasta que en 1941 se nacionalizó el ferrocarril en España y se creó RENFE.[3]​ Durante la Guerra civil, el puente ferroviario sobre el río Ebro resultó destruido, aunque sería reconstruido durante la posguerra.

En 1973 el trazado fue electrificado. En la década de los años 90 la línea sufrió importantes cambios al ser duplicada casi en su totalidad, y adaptada a velocidades máximas de 220 km/h. Se construyó a su vez la conocida como variante del Ebro con un nuevo puente sobre el río y una modificación del recorrido que suprimía el bucle de Tortosa.[4]​ Con ello la estación dejaba de formar parte de la línea como tal y pasaba a estar en fondo de saco, accesible desde un ramal de algo más de 13 kilómetros (la línea 620 de Adif) desde la nueva estación de Aldea-Amposta-Tortosa reubicada tras la construcción de la variante.

Características[editar]

La línea Valencia-San Vicente Calders es un eje norte-sur, de casi 300 kilómetros totalmente electrificado a 3000 V y de vía doble en ancho ibérico (1 668 mm) en la práctica totalidad de su recorrido con excepción del tramo entre la bifurcación de Calafat y Tarragona que es de vía única. Emplea diversos tipos de bloqueos principalmente, aunque no exclusivamente, Bloqueo Automático de Vía Doble Banalizada (BAB) con CTC (Control de Tráfico Centralizado). El tramo de vía única usa Bloqueo Automático en Vía Única (BAU) con CTC.[5]

La velocidad máxima permitida en prácticamente todo el recorrido es de 220 km/h,[5]​ con la excepción del tramo de vía única donde la velocidad se reduce hasta los 160 km/h.[5]

Servicios[editar]

Por la línea circulan trenes de las líneas de Media Distancia R16 y L7 de Renfe. También circulan trenes de larga distancia como trenes Euromed, Talgo, Arco, Alaris y Trenhotel.

Referencias[editar]

  1. «Investigación del accidente nº 063/2007». Ministerio de Fomento. Consultado el 14 de mayo de 2013. 
  2. «Red ferroviaria española». Ministerio de Fomento. Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2013. Consultado el 10 de mayo de 2013. 
  3. a b c d e f «Almansa á Valencia y Tarragona (AVT) Compañía del Ferrocarril de Almansa a Valencia y Tarragona». Spanishrailway. Consultado el 16 de mayo de 2013. 
  4. «El Corredor Mediterráneo: de la frustración a la desmesura». Ecomovilidad.net. Consultado el 16 de mayo de 2013. 
  5. a b c «Declaración sobre la red (2013)». Adif. Consultado el 10 de mayo de 2013. 

Enlaces externos[editar]