Inmigración italiana en el Perú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Italianos en el Perú
Bandera de Italia Bandera del Perú
Italiani in Perù
Inmigracion Italiana en el Perú.jpg
Italianos genoveses inmigrados al Perú
Población censal 30 513 residentes; 14 795 hombres y 15 718 mujeres, Ministero dell'Interno[1]
Descendencia estimada 1 400 000 descendientes de inmigrantes italianos[2][3]
Idiomas Español, italiano
Religiones Predomina el Catolicismo
Migraciones relacionadas Italianos en Argentina, Italianos en Chile, Italianos en Bolivia, Italianos en Ecuador
Asentamientos y comunidades activas
1.º Lima - Callao
2.º Lambayeque
3.º Moquegua
4.º Tacna[4]
5.º La Merced (Chanchamayo), Departamento de Junín[5]
6.º Cerro de Pasco, Departamento de Pasco[6]
Asociaciones civiles destacadas
1.º Circolo Sportivo Italiano
[editar datos en Wikidata]

La emigración italiana hacia el Perú ha sido una de las migraciones más tempranas del continente de América que, considerando sus características culturales, se distinguen como la América Anglosajona o América del Norte -que incluye a América Central y América del Sur denominada también Sudamérica, o América Latina que es donde inicialmente se desarrollaron las corrientes migratorias más importantes después de las de Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela, Chile y Perú siendo esta última la que tuvo presencia desde el Virreinato del Perú y el dominio del Imperio Español o Monarquía Hispánica entre el XVI y el XIX inclusive.

Emigración e inmigración italiana[editar]

Italia se vio afectada por el fenómeno de la emigración, especialmente en los siglos XIX y XX. El fenómeno se dio primero desde el norte de Italia (Véneto, Piamonte, Lombardía), (La Liguria, Génova) la zona norte más urbanizada, avanzada y culta de Italia y, después de 1880, también se genera un movimiento de la zona sur Italia Calabria, Campania, Puglia, Sicilia, Nápoles, etc.), según el Istituto Nazionale di Statistica (ISTAT, Instituto Nacional de Estadística) según los números la más pobre de Italia.

La Inmigración permitió el ingreso de los italianos de nacimiento al Perú, conllevando un cambio de su residencia sea esta temporal o definitiva. La Emigración italiana significó el desplazamiento de pobladores italianos que desde su ubicación originaria con destino al Perú y llevo consigo un cambio de su residencia habitual de los migrantes. La inmigración italiana permitió la entrada al Perú de italianos que nacieron de diferentes regiones de Italia, considerando alternativas de la migración aplicada a los movimientos de los oriundos italianos

Historia de la migración Europea en América del Sur[editar]

La Emigración europea y específicamente de los Inmigrantes procedentes de Italia, se incrementó durante los años, de la gran crisis migratoria en Europa a mediados del siglo XIX ya culminado la época del Perú, el Alto Perú, la Maynas y el Guayaquil.

La emigración italiana desde Europa a las Américas fue enorme en la segunda mitad del siglo XIX (4 de octubre de 1852) cuando se fundó en Génova, la Compañía Transatlántica para la navegación a vapor con América, cuyo principal accionista fue Víctor Manuel II de Italia. Esta compañía encargó a los astilleros de Blackwall los grandes vapores gemelos Génova , lanzado el 12 de abril de 1856, y el Turín, lanzado el 21 de mayo del mismo año.

En las primeras décadas del siglo XX, las naciones más populares para los emigrantes italianos fueron los Estados Unidos de América, Brasil y Argentina en América del Sur. Prácticamente la emigración masiva italiana en las Américas se agotó en los años sesenta del siglo XX, después del Milagro económico italiano. Los italianos, así como los demás inmigrantes europeos, dejaban su país básicamente por motivos económicos y socioculturales. La emigración, muy practicada en Europa, aliviaba a dichos países de presiones económicas, además de nutrirlos de un flujo de rentas que provenían del exterior, para nada despreciable, ya que era común que los inmigrantes hacia nuestro continente, enviaran remesas para los parientes que permanecían en Italia.

La mayoría de inmigrantes italianos al Perú tienen origen principalmente en la región italiana de Liguria; en menor proporción de Piemonte en lombardo; su capital y ciudad más poblada es Milán y está ubicada en Italia noroccidental y, también de Calabria, en grecocalabrés: Calavría; Kalabria; es la antigua Brucia romana), su capital es Catanzaro sede del consejo regional y la ciudad más poblada Regio de Calabria, está ubicada en Italia meridional.

Los italianos aun están en todo el territorio nacional, en mayor o menor medida en determinadas zonas, siendo su presencia mayor en Lima y Arequipa, luego Chiclayo, Trujillo, Tacna, en Ica, Piura, Cusco, Huánuco, Ancash, La Merced (Chanchamayo) Junin, Chimbote, etc. Los descendientes de italianos directos e indirectos en el Perú oscilan en alrededor de ± un millón 400 mil personas, equivalente en alrededor del 4,8% del total nacional.

Relación social e intercultural[editar]

Desde la época colonial, el puerto del Callao ha sido el mayor puerto marítimo, el más importante del Perú y uno de los más importantes de América.[7]​ Hoy en día posee en su circunscripción el principal puerto del país y el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, por lo que se constituye en la principal puerta de entrada al Perú. Estos a su vez son el puerto y aeropuerto 'naturales' de la ciudad de Lima. Los españoles junto a los italianos formaban la colonia europea más numerosa, en la época virreinal, muchos se quedaron luego en Ayacucho y los rencores contra su país de origen comenzaron a ser olvidados. Lo que definitivamente vino a dar impulso a la inmigración europea, fue el despegue de la economía peruana a partir de la década de 1840 con la exportación del guano, el auge de las actividades comerciales fue el principal factor de atracción. La poca presencia de un sector social local para activar el comercio generó una demanda que fue cubierta por los migrantes europeos.

La colonia italiana fue la más representativa por cuanto con su asentamiento, inserción y adaptación, demostraron sus características principales como inmigrantes. Siendo la colonia más numerosa hasta inicios de siglo XX, alcanzando unos 15 mil italianos de nacimiento viviendo en Perú para 1902. A finales del Virreinato ya había más de 2 mil italianos en todo el país. La mayor parte de ellos llegaba de la región ribereña al este de Génova (Liguria) donde se encuentran numerosos puertos pequeños que durante el siglo pasado tuvieron una intensa actividad marítima y de industria de astilleros: Nervi, Recco, Sori, Camogli, Santa Margherita, Rapallo, Zoagli, Chiavari, Lavagna, Sestri, Savona, Levante y Moneglia, entre otros. Actualmente, todas estas poblaciones pertenecen a la provincia de Génova; sin embargo, en el siglo pasado XX pertenecían a la provincia de Chiavari, que en 1922 pasó a formar parte de Génova. Por ello, muchos lígures que llegaron al Perú declaraban ser chiavareses, cuando en realidad provenían de poblaciones cercanas a Chiavari, que en esa época era la capital de provincia.

Familias nobles italianas, como los Médici, Cerruti, Andía y Lavalle se emparentaron rápidamente con la antigua tradicional aristocracia arequipeña. También, llegaron inmigrantes desde la provincia de La Spezia (Este de Génova), tanto desde la capital provincial como de las poblaciones ribereñas de Deiva, Levanto y Lerici» [8]​. Muy pocos fueron los que llegaron desde otras zonas de Italia. [9][10]

Durante el período colonial, el territorio que hoy corresponde a la Provincia Constitucional del Callao albergaba varias haciendas que abastecían de productos de pan llevar y azúcar a Lima y Callao, entre otros. Una de las más famosas era la hacienda Bocanegra, propiedad de la Compañía de Jesús, la que fue posteriormente expropiada por el gobierno virreinal al ser expulsada la orden. y luego adquirida por Tommaso Valle y tragodara en 1904 y en 1909, transferida a Giuseppe Cúneo y Eduardo Bosio Barcía.

En el caso específico de Italia, después de un largo período de más de 20 años de luchas para lograr la unificación del país en el siglo XIX, su población, particularmente rural y más pobre, tenía dificultades para sobrevivir tanto en las pequeñas propiedades que poseían o en los lugares donde simplemente trabajaban, como en las ciudades a donde migraban en busca de trabajo. En dichas condiciones, por lo tanto, la emigración era no solo estimulada por el gobierno, sino también una solución de subsistencia para las familias. De esta forma, es posible entender la salida de cerca de 7 millones de italianos en el período comprendido entre 1860 y 1920

Integración económica[editar]

Es evidente que los inmigrantes europeos en el Perú cumplieron un rol muy distinto al que llevaron a cabo en otros países americanos. En el caso peruano, las actividades a las que se dedicaron estuvieron asociadas en gran medida al sector comercial-empresarial y a determinado desarrollo político. [11][12]

Los primeros italianos en Perú, fueron los que comenzaron a llegar durante la conquista de América, que acrecentaron su presencia durante la Colonia y echaron profundas raíces durante la República. Los Inmigrantes italianos en el Perú si bien no llegaron en grandes cantidades, como en otros países de América. Estos tuvieron una característica especial, fueron en su mayoría parte de una cadena migratoria que en el transcurso del tiempo fue consolidándose. Aunque muy menor en cantidad en comparación con las producidas en Argentina y Brasil, podríamos decir, que fue muy "selecta".

La mayoría de inmigrantes italianos en el Perú eran de la región de la Liguria; en menor proporción de Piamonte, Lombardía y Calabria; se tratan de desplazar en el territorio nacional, siendo su presencia mayor en Lima y Arequipa; luego Chiclayo, Trujillo, Tacna, seguidamente en Ica, Piura, Cusco, Huánuco, Ancash, La Merced, Chimbote, etc. Los descendientes de italianos directos e indirectos en el Perú oscilan en alrededor de un millón 400 mil personas, equivalente en alrededor del 4,8% del total nacional.

Análisis histórico[editar]

El Perú, es un país multiétnico, desarrollado por la combinación de varios grupos de etnias diferentes. Considerando que los Siberianos habían llegado a América en el Pleistoceno, y los viajes anteriores realizados por los cartagineses, musulmanes andalusíes, vikingos o chinos.

Ocurrida la conquista española en el siglo XVI, se originó una situación confusa y compleja entre los españoles durante la Colonia y los africanos traídos como esclavos, entremezclados entre sí y con los indígenas que ya vivían en todo el Perú, se crea una gran mestizo, o mixtura racial singular. Después de la independencia del Perú de España, Perú comenzó a vender más en Europa, especialmente a Inglaterra, Francia, Alemania, Italia y España. La tentativa de traer colonos europeos no había resultado por el momento; el Congreso aprobó el 17 de noviembre de 1849 la Ley General de Inmigración, conocida popularmente como la Ley china pertinente a la Inmigración china en el Perú, ya que patrocinaba la inmigración de chinos para las labores agrícolas y la extracción del guano de islas. Así empezaron a llegar al país los primeros trabajadores chinos o culíes como consecuencia del Tratado de Nankín o denominado Tratado desigual, firmado el 29 de agosto de 1842, fue un tratado de paz entre el Imperio británico y la Dinastía Qing que marcó el final de la Primera Guerra del Opio, firmado el 29 de agosto de 1842. Asimismo, entre 1849 y 1874, cerca de cien mil chinos fueron introducidos en el Perú en reemplazo de la mano de obra esclava negra de las grandes haciendas costeñas y con el objetivo de explotar el Guano.

En 2005, la ONU puso el número de inmigrantes en Perú en 42,000, lo que representa menos del 1% de su población. Sin embargo, un informe más reciente de la Dirección de Migraciones del Perú ha puesto en el número 64.303, El mayor grupo de residentes extranjeros de Argentina, que representa alrededor del 14% del total de algo más de 9,000 argentinos que viven en Perú. Los inmigrantes de los Estados Unidos son un poco más del 9% del total, con 5.800 ciudadanos de Estados Unidos que actualmente residen en el Perú. Otros grupos de inmigrantes en Perú incluyen chilenos, bolivianos, colombianos, brasileños español y chino. La mayoría de los residentes extranjeros en el Perú viven en Lima, con otras comunidades que se encuentran en La Libertad y Arequipa. El recuento de la población en el Perú se encuentra en aproximadamente 0,95 / 1.000 personas al año - en otras palabras, un poco más personas están dejando Perú para otros países que se están moviendo aquí. Lo que ha tenido un impacto mayor en el Perú que la migración ha sido la inmigración internacional, las personas que han sido desplazadas de sus hogares en el interior del país a causa de terrorismo en la década de 1990 y se han trasladado a las ciudades más grandes, costeras. Esta migración de personas ha causado una gran presión sobre la infraestructura de las ciudades como Lima]

[13]​, [14]​,[15]

Antonio Raimondi, naturalista italo-peruano.
Francisco Bolognesi, italo-peruano héroe nacional del Perú y Patrono del Ejército del Perú.

.

Siglo XVI - Siglo XVII[editar]

En dicho periodo y de manera paralela a la realidad existente en esa época del Perú la inmigración de italianos hacia el Perú se inició y se hizo posible debido a la alianza que España tenía con algunos estados italianos. En aquella época la denominada Italia española para designar al conjunto de territorios italianos dependientes de la Monarquía Hispánica del Antiguo Régimen (siglos XVI, XVII y XVIII). el Ducado de Milán, los Presidios de Toscana el Marquesado de Finale y los reinos de Nápoles, Sicilia, Cerdeña, formaban parte de la órbita española y muchos genoveses (especialmente ligures trabajaron en los puertos españoles de Cádiz y Sevilla, formándose grupos de comerciantes y marinos con permiso especial del gobierno español.

Dándoles la posibilidad de desembarcar en las colonias españolas en América, en cuanto favorezcan al estado ibérico. fueron reclutados debido a la falta de capitanes expertos en la marina española. Estos primeros emigrantes fueron en gran parte marineros, comerciantes, clérigos y algunos artistas renacentistas, representantes de la escuela romana de pintura, como los casos del jesuita manierista Bernardo Bitti y el de Mateo Pérez de Alesio, autor de la imagen bíblica del Antiguo Testamento en la Capilla Sixtina. Ambos ejercieron una influencia decisiva en la formación del Arte colonial hispanoamericano en el desarrollado en las colonias españolas en América, por tanto, en el arte colonial los mismos estilos artísticos que se desarrollan paralelamente en el continente europeo, principalmente el Renacimiento, el Barroco y el Rococó y la escuela de pintura colonial del Perú. Otro caso notorio es el del italiano Antonio Ricardo, que llegó al Perú desde el Virreinato de México y trajo consigo la primera imprenta que se estableció en Sudamérica en el año de 1584 por encargo de los padres jesuitas. Esta primera emigración colonial era muy pequeña: los italianos en Lima entre 1532 hasta mediados del siglo XVII sumaban una población de 343 ciudadanos, en su mayoría genoveses con algunos venecianos.

Doctrina christiana..., the first book printed in South America, in Lima, 1585, by Italian Antonio Ricciardi

Durante el mismo siglo, muchos italianos formaron parte de la armada española, como el caso del italiano Juan Bautista Pastene, navegante y explorador nacido en Génova al servicio de los españoles que combatió en las guerras civiles peruanas entre 1545 y 1548, además de su paso por Valparaíso y Santiago. Numerosos marinos y capitanes genoveses, con el tiempo se convirtieron en expertos navegantes en beneficio de la corona española. En síntesis, la presencia italiana durante el siglo XVI y Siglo XVII fue indirecta, se gestó bajo migraciones sucesivas, se puede afirmar de un “origen colonial de la presencia italiana en América del Sur”, estos migrantes eran en su mayoría navegantes y comerciantes.

Siglo XVII - Siglo XVIII[editar]

En el siglo XVII y XVIII, la prohibición de inmigrantes a las colonias españolas fue rígida, a pesar de ello continuaron arribando inmigrantes italianos de cualquier forma, muchos de manera clandestina. Para esta época no solo arribaron al Perú comerciantes y marinos, también numerosos religiosos y muchos representantes italianos miembros de la corte española. La presencia en el Perú del italiano padre jesuita Bernardo Bitti Camerino Italia 1548 - Lima 1610 fue un pintor italiano que desarrolló su trabajo en Lima Cuzco Ayacucho La Paz Sucre. El aporte español y, en general europeo, a la Escuela cuzqueña de pintura se produce desde época muy temprana, cuando se inicia la construcción de la catedral. Es la llegada del pintor Bernardo Bitti en 1575, la que marca un primer momento del desarrollo del arte cuzqueño; además contribuyó la presencia de Mateo Pérez de Alesio (Lecce, 1547 - Lima, 1628) pintor y escultor de origen italiano, activo durante casi toda su carrera artística en Perú, donde vivió más de 40 años, entre 1588 y 1628. Fue el pintor más importante en Lima durante largo tiempo, y tuvo mucha influencia en la escuela pictórica local incluso después de su muerte. Entre los casos más resaltantes de presencia italiana en el Perú de principios del siglo XVIII, encontramos la figura del virrey Carmíneo Nicolás Caracciolo Príncipe de Santo Buono, noble napolitano que formó parte de la corte de España y que gobernó el Virreinato del Perú entre los años de 1716 a 1719. arribando al Perú con un séquito de sirvientes y artistas italianos. Fue una notable presencia de artistas y pintores italianos, que trajeron al Perú el arte del renacimiento, fundando diversas escuelas de pintura

En la segunda mitad del siglo XVIII, con el arribo de los Borbones de la Casa de Borbón del Reino de Navarra dependiente de la corona de España; La presencia e inmigración italiana y de cualquier extranjero en América fue más tolerada, por que hizo declinar el rígido monopolio comercial español en Sudamérica. Aumentando la presencia de genoveses ligures en los puertos del pacífico meridional. Esta presencia no fue solo de comerciantes, también de intelectuales, como el Dr. Federico Bottoni en 1723, estuvo en Lima llegó como intérprete del Tribunal del Santo Oficio. Escribió una obra con el sugestivo título de: Evidencia de la Circulación de la Sangre. el doctor Bottoni, divulgó en Lima los extraordinarios avances de la medicina científica de la época. Paralelamente en 1790 arribó a Lima el milanés José Rossi y Rubí, el cual colaboró con un grupo de intelectuales, los cuales crearon la Sociedad de Amantes del País, sociedad que al inicio contó con el apoyo de diversos grupos sociales y colaboró en el Mercurio Peruano, en donde Rossi bajo el seudónimo de “Hesperiophilo”, reseñó al Perú como su patria. Asimismo, también tuvo la colaboración del italiano Roque Ceruti (Milán c. 1683 o 1686 - Lima 1760) compositor italiano destacado al Perú. Fue reclutado como director de la orquesta privada de Virrey del Perú; [16]​ "Roque Ceruti" († 1760) era un italiano músico destacado que vino al Perú como director de la orquesta privada del virrey y también fue el compositor del palacio". Fue Roque Ceruti el que impuso el barroco musical italiano en el Perú; habiendo sido maestro de capilla del palacio virreinal, durante el gobierno del virrey Marqués de Castell dos Rius, luego en la Catedral de Trujillo (Perú) y finalmente en la Basílica Catedral de Lima.

Napoleón es considerado como uno de los mayores genios militares de la Historia

En Europa el Tratado de Campoformio le dio a Francia el control de la mayoría del norte de Italia, así como el de los Países Bajos y el área del Rín. Una cláusula secreta prometía otorgar Venecia a Austria. Napoleón I Bonaparte marchó contra Venecia, ocupándola y acabando con más de 1.000 años de independencia. Posteriormente, en 1797, Bonaparte organizó los territorios ocupados en Italia en lo que se conoció como la República Cisalpina. su profundo conocimiento e inteligente aplicación de las tácticas militares convencionales. Como él decía:

He peleado en sesenta batallas y no he aprendido nada que no supiera anteriormente Napoleón Bonaparte

En 1792, ya en plena República, se da luz verde al proyecto de construcción de Claude Chappe y con la colaboración de su hermano Ignace Chappe para la primera red de telegrafía. En 1794 se transmite el primer telegrama de la Historia desde Lille a París; Bonaparte, fue el primero que hizo uso de sistemas de telecomunicación, de la denominada Le télégraphe Chappe o «línea Chappe de semáforos».

{{cita|Bonaparte, fue un maestro en materia de espionaje y de engaño. Frecuentemente ganó batallas al conocer de antemano el movimiento de las tropas enemigas. Durante su campaña de Italia, Bonaparte se convirtió en una figura influyente en la política francesa. Publicó dos periódicos, inicialmente para sus tropas, pero que circulaban también por Francia. En mayo de 1797 fundó un tercer periódico publicado en París llamado «Le Journal de Bonaparte et des hommes vertues». Las elecciones de 1797 dieron a los realistas mayor poder, lo que alarmó a Barras y sus aliados en el Directorio. Los monárquicos, por su parte, comenzaron a criticar a Bonaparte acusándole de haber saqueado Italia y de haberse excedido en su autoridad al negociar con Austria (lo cual en ambos casos era cierto). Bonaparte envió con prontitud al General Augereau a París para liderar un golpe de estado el Golpe de Estado de fructidor, eliminando políticamente a los realistas. Después de finalizar sus negociaciones con Austria, Napoleón regresó a París en diciembre siendo recibido como un héroe conquistador y la fuerza dominante en el gobierno.

Paralelamente en el año 1790 arribó a Lima el italiano milanés José Rossi y Rubí, el cual colaboró con un grupo de intelectuales, los cuales crearon la Sociedad de Amantes del País, sociedad que al inicio contó con el apoyo de diversos grupos sociales y colaboró en el Mercurio Peruano, en donde Rossi bajo el seudónimo de “Hesperiophilo”, reseñó al Perú como su patria. Asimismo, también tuvo la colaboración del italiano Roque Ceruti (Milán c. 1683 o 1686 - Lima 1760) compositor italiano destacado al Perú. Fue reclutado como director de la orquesta privada de Virrey del Perú; Willi Apel (10 de octubre de 1893 y 14 de marzo de 1988) fue un Germano-estadounidense musicólogo y notable autor de varios libros dedicados a música. [17]Roque Ceruti († 1760) era un italiano "nacido músico que vino al Perú como director de la orquesta privada del virrey y también fue el compositor del palacio". Fue Roque Ceruti el que impuso el barroco musical italiano en el Perú; habiendo sido maestro de capilla del palacio virreinal, durante el gobierno del virrey Marqués de Castell dos Rius, luego en la Catedral de Trujillo (Perú) y finalmente en la Basílica Catedral de Lima.

Ya desde finales del siglo XVIII el monopolio comercial español en las colonias americanas se había debilitado. Esto favoreció la presencia de mercaderes y marineros de lo que en ese momento era aun la República de Génova. La invasión napoleónica favoreció la llegada no solo de refugiados políticos, sino también de comerciantes que salieron debido a la crisis económica producida por la invasión francesa en Italia. El Perú contó con la presencia del italiano Andrés Bolognesi, (Génova, alrededor de 1775 - Arequipa, 27 de agosto de 1834) fue un músico, profesor y compositor italiano. Padre del héroe peruano, Francisco Bolognesi. Destacó como maestro de capilla de la Catedral de Lima, durante los años de la Emancipación; violoncelista, organista, director de orquesta y coro.

Siglo XIX[editar]

Ya desde finales del siglo XVIII el monopolio comercial español en la colonia americana iba decreciendo. Esto favoreció la presencia de comerciantes y marinos de la época, provenientes de la República de Génova; asimismo, la invasión napoleónica genero un desplazamiento de prófugos políticos, ademas, de una masiva comerciantes ligures, que huían de la crisis económica producida por los franceses en la península italiana; es sólo a partir del siglo XIX que adquiere una importancia numérica. En Italia comenzó la emigración al exterior, compuesta por un flujo migratorio débil, el de los pioneros, que abandonaron las regiones nor-occidentales (entonces el reino de Cerdeña), pero sobre todo desde Liguria. No fue una emigración masiva, porque no fue impulsada por factores económicos o demográficos, sino por la expansión de los comerciantes de Liguria, que comenzaron a frecuentar los puertos de América del Sur con mayor libertad en comparación con el período anterior. La "cultura de la movilidad" fue un elemento importante entre estos inmigrantes que ya en la antigüedad viajaron por los mares del mundo. En general la inmigración italiana durante este período, logró un gran desarrollo económico y social, iniciándose primero como bodegueros, luego ingresaron al mundo del comercio y finalmente convirtiéndose en dueños de tierras. La motivación comercial de los inmigrantes italianos, se entremezcló con una sociedad peruana, en la que predominaba el consumo superfluo y una clase dirigente que vivía de manera aristocrática, cuyo origen era colonial. Los emprendedores italianos se convirtieron en la moderna burguesía peruana, no solo por el estilo de vida, sino también por la actividad que profesaban. Con la independencia del Perú en 1821, la presencia de inmigrantes italianos aumentó lentamente, ya que los primeros gobiernos republicanos fueron extremadamente favorables a la inmigración. Desde entonces, la presencia italiana en Perú ya no era indirecta, es decir, se separó de la relación con España y llegó directamente desde el puerto de Génova. Aquellos que llegaron en este temprano período de emigración moderna fueron reclutados por aquellos que habían llegado antes. El mecanismo de inserción fue el mismo durante el siglo XIX y el comienzo de este siglo, es decir, el comercio marítimo. La mayoría de los emigrantes que llegaron en el siglo XX eran marineros que abandonaron embarcaciones desde el puerto de Génova, que buscaban hacer negocios mercantiles en América. Giuseppe Canevaro (1803 - 1875), quien acumuló un gran capital dedicándose al comercio marítimo. Su hijo Napoleón fue invitado a estudiar en Italia la carrera de marina, arribando luego con el grado de Almirante y Ministro. Así podríamos seguir mencionando a Denegri, Larco, Figari, Basso, todos originarios de Liguria.

A inicios del siglo XIX Liguria fue anexada al Imperio Francés (1805) y dividida por Napoleón en tres departamentos: Montenotte, con capital en SavonaGénova y el departamento de los Apeninos, con capital en Chiavari

Mientras tanto, Bonaparte Fue proclamado como Emperador de los franceses (Empereur des Français) 18 de mayo de 1804, siendo coronado el 2 de diciembre; proclamado Rey de Italia el 18 de marzo de 1805 y coronado el 26 de mayo, ostentó ambos títulos hasta el 11 de abril de 1814 y, nuevamente, desde el 20 de marzo hasta el 22 de junio de 1815. Durante un periodo de poco más de una década, adquirió el control de casi toda Europa Occidental y Central mediante una serie de conquistas y alianzas, y solo tras su derrota en la Batalla de las Naciones, cerca de Leipzig, en octubre de 1813, se vio obligado a abdicar unos meses más tarde.

La ideología predominante del migrante fue el nacionalismo, del Resurgimiento (Risorgimento en it.) y, la independencia económica y política, al Perú arribaron muchos prófugos políticos desde 1820, como el médico Giuseppe Caffare di Barge, quien era un entusiasta propagandizador de ideas libertarias. Estuvo en Lima a inicios del siglo XIX, de donde debió salir por hostigamiento de las autoridades españolas; participó junto con Bolívar en el proceso de independencia de Venezuela y Perú. Tras las derrotas revolucionarias de 1848, volvió aquí con el Ejército Unido Libertador del Perú de Simón Bolívar, del cual era médico. Radicó en el Callao donde ejerció la medicina por muchos años; en su casa alojó a Giuseppe Garibaldi (Niza, Reino de Piamonte, fue un militar y político italiano. Junto con el rey de Cerdeña Víctor Manuel II, fue uno de los principales líderes y artífices de la Unificación de Italia

En el Perú en 1840, se desarrollaba la exportación del guano, a través del litoral peruano hoy Mar de Grau. Estos marinos mercantes italianos, provenían de la Riviera italiana o Riviera de Liguria en italiano, en particular del círculo de Chiavari, (Chiavari, Lavagna, Cogorno, La Spezia, entre otras). eran mayormente marinos quienes se establecían en Lima y Callao (zonas con mayor concentración de italianos durante el siglo XIX)

A partir de 1850 comenzó a arribar un grupo semi rural, que se hallaba sometido a la precaria economía agrícola de la Liguria del ochocientos. Estos últimos constituían la última clase social, de la inmigración italiana. También, llegaron al Perú otros exiliados como la figura del milanés Antonio Raimondi (1824-1890). Llegó en 1850 después de asistir a los cinco días de Milán; comenzó a trabajar en la Facultad de Medicina de la Universidad de San Marcos en Lima y pasó varios años estudiando geografía, mineralogía y otras disciplinas. Viajó por todo el territorio peruano, dibujó el primer mapa del país y luego escribió su gran obra sobre Perú, en varios volúmenes. Antonio Raimondi DellAcqua, es considerado el científico italiano más grande en el extranjero en este período y el geógrafo más eminente del Perú.[18]

El caso de Antonio Raimondi es bastante peculiar, pues a pesar de ser autodidacta (se doctoró en Ciencias en la Universidad de San Marcos) fue el mayor científico, perteneciente a los «Naturalistas de Italia del siglo XIX» en el Perú y quizás en el mundo

Pulperia italiana en Lima-Callao

Los datos censales de la época señalaron la presencia para 1857 de 3 469 italianos y para 1876, 5 000 italianos; siguiendo un modelo común: el ex-marino que con un pequeño capital propio monta un negocio de abarrotes (pulpería, chingana, fonda) y se dedica al mismo, ahorrando con tesón y trabajo duro, al crecer dicho negocio empleaba principalmente a familiares u otros connacionales, quienes venían de la misma Génova al Perú para trabajar. Es por esto que en el particular caso de la inmigración italiana en el Perú primaron los factores denominados por el profesor Bonfiglio, "de atracción"; la posibilidad de un empleo con ganancias que les permitieran ahorrar un capital y en un futuro mediano montar un negocio propio, era una muy buena oportunidad para un inmigrante genovés desempleado en el siglo XIX.

En 1857 eran 3 142 italianos en Lima, en 1876 llegaron a 10 000 migrantes. Constituida por emprendedores comerciantes, buscaron un mercado moderno que les diera independencia comercial en sus transacciones. Esto generó su asentamiento migratorio no solo en el Perú, sino también en el Atlántico (Argentina, Uruguay y Brasil). La poca tierra en la costa los condujo a los andes, donde se encontraron con población indígena, la cual trabajaron como mano operadora, de los latifundistas italianos. En 1858 se encontraban 3.469 italianos en suelo peruano; son el segundo grupo extranjero más numeroso detrás del colectivo alemán. En 1864, Lima tenía ya 314 ejercicios comerciales italianos, entre los cuales el historiador Vittorio Cappelli italiano de la región de calabria, nos recuerda los pulperos (emporios), y los fonderos, conocidos como tabernas (Bevilacqua, 2002, p. 100). En 1876 los italianos estaban distribuidos de la siguiente manera: en la zona costera 6.737, en la sierra 241 y en la selva 12 personas. En 1878 los italianos en Perú crecen a 7.000 personas, la mitad de ellos moraba en la ciudad de Lima. Su número asciende aproximadamente a 9.000 personas en el año de 1881 (Emilio Franzina, 1995, p. 433). Desde 1879, disminuye drásticamente el número de italianos, cuando Chile invadió Perú y se desató la Guerra del Pacífico (1879-1883); acontecimiento que los motivó a retornar a Italia (Bevilacqua, 2002, p. 100). Cosas particulares de la misma, los apelativos con los que la sociedad limeña de la época denominaba a los inmigrantes genoveses, el típico "bachiche", que vendría a ser una variante del nombre Juan Bautista en dialecto genovés (San Juan Bautista era el patrono de Génova), nombre muy común entre los inmigrantes. Asimismo, se hizo conocida la frase "el italiano de la esquina". Con el empeño particular de los genoveses, éstos prosperaban poco a poco, de tal manera que podían ya desarrollarse e invertir en negocios con mayor capital, como la tenencia de tierras de cultivo en provincias (el caso de G.B. Maurici y Agusto Susoni en Trujillo), industria vitivinícola (E. Copello, Santiago Queirolo), creación del Banco Italiano, entre otros; traspasando sus negocios originales a una nueva fuerza de inmigración emergente, los chinos y japoneses.

En la ciudad de Lima quedan aun en funcionamiento algunos bares fundados en el siglo XIX por inmigrantes italianos, como el Bar Cordano (frente a Palacio de Gobierno), la Antigua Taberna Queirolo (en el boulevard Quilca, así como en Pueblo Libre) y el Juanito (fundado en 1937 por Juan Casusol), un popular y concurrido local de venta de sandwiches y licores en Barranco; entre otros

La inmigración italiana llegó al Perú, cuando todavía no se había iniciado y menos construido el canal de Panamá, este recién es inaugurado y abierto al tráfico marítimo el 15 de agosto de 1914. Influyendo en el proceso económico del Perú de la época. Comerciantes, agricultores y garzones, constituyeron una élite económica y dirigencial, muchos pasaron de capitanes de mar a capitanes de empresa. Desde 1880 hasta la primera década del siglo XX, se registra un descenso de la presencia italiana, de 10 000 a 6 000 individuos. Esto se dio por la crisis económica de los setenta, que afectaría hasta finales de siglo a los italianos; y la guerra con Chile, la cual destruyó su economía, comercios y sus estructuras productivas. Otro factor, fue el ingreso de un gran contingente de inmigrantes al Perú, además el mercado peruano era casi inexistente, y con ello las nuevas migraciones quitaron espacio económico a los comerciantes italianos, haciendo que sus negocios decrecieran. A pesar de ello el flujo migratorio continuó hasta la primera guerra mundial. La crisis se manifestó porque los comercios de montaña y el litoral peruano, fueron desprotegidos por el estado peruano, y tras la crisis de la guerra y las eventualidades de la economía decrecieron. Además, comenzaron a notarse en los primeros años de 1900, elementos ideológicos y racistas, que limitaron la presencia de la migración italiana espontánea hacia el Perú. Los años siguientes se siguieron manteniendo en el Perú los herederos de los industriales que migraron décadas antes. El caso peruano con relación a la migración italiana, es proveniente de una sola región de Italia (Génova), siendo un caso raro si se compara las migraciones itálicas al Brasil y la Argentina. Con el tiempo solo ingresaban al Perú, personas emprendedoras en industria, dejando de lado cualquier tipo de masa. La comunicación entre ambos países se registraba entre los migrantes o sobre algunos factores atractivos del país, o algún atentado migratorio contra algún representante de la colonia italiana. El Perú tuvo una preocupación extraña sobre las migraciones, a diferencia de los Estados Unidos y Argentina; el proteccionismo estatal trato de trabar esta expansión económica en beneficio del comercio peruano. En 1891 el número de italianos en Perú era de 4.511, excluidos los hijos nacidos en Italia; según Emilio Franzina la mayoría de ellos (2.400 individuos) moraba en la ciudad de Lima.

Los Italianos en el Cerro de Pasco[editar]

Para 1876, se registra oficialmente a 173 italianos en EL Cerro de Pasco: 141 varones y 32 mujeres jóvenes. De esa amplia nómina tenemos: Acquaronne, Acatinni, Anselmi, Agostini, Albertini, Amoretti, Antognazza, Alunni, Badaracco, Beloglio, Benvenutto, Birimisa, Bongera, Brizzio, Barcellandi, Brindani, Broncano, Burbano, Cafferata, Cresce, Carozzo, Cerrutti, Cilliani, Cossío, Cútolo, Castiglionne, Cortelezzi, Ciminago, Concatto, Cianchetta, Crosas, Crescianni, Chaparro, Chiessa, Chiarella, Demosti, Devicenci, Dellepiane, Domenicone, Falconí, Ferrari, Fioranni, Fernandini, Ferruzzo, Galantini, Giosne, Gianchetto, Graciani, Ísola, Landaveri, Languasco, Lampugnani, Leardi, Lercari, Litorno, Locatelli, Luchinni, Manzini, Macchiavello, Maggela, Mascardi, Marignano (Marqués de..), Merello, Mivielo, Morosini, Mognaschi, Montórfano, Manzini, Nagaro, Pellegrini, Piana, Pinazzi, Polastri, Politorno, Puccio, Raggio, Ratto, Ravelli, Reggiani, Rossi, Roggero, Rosazza, Serpella, Solari, Sibille, Stucchi, Seretti, Tasso, Travi, Ungaro, Valdettaro, Vianni, Vattuone. (Nómina de Comerciantes Italianos en el Cerro de Pasco; CÁMARA DE COMERCIO, diciembre 1901). La mayoría de los que llegaron a “Fare l’ América”, procedían de Génova, Liguria, Oneglia, Piamonte, Lombardía, Véneto, Chiavari, Sori, Ferrada, Zoagli, Como y Santa Margherita. Así, los Rosazza venían de la provincia de Biella, de la región de Piamonte; Los Acquaronne, de Porto Mauricio, provincia Imperia, región Liguria; los Cortelezzi de la región de Como; Los Languasco de Oneglia; los Agostini, del pueblo de San Giuliano di Puglia, provincia de Capobasso, región Milano; Los Badaracco, de la región de Lombardía; los Albertini, del pueblo de Levarange, provincia de Brescia y región, Lombardía, etc. Muchos trabajaron en tares diversas como mineros, carpinteros, albañiles, panaderos, aviadores y, la mayor parte, como comerciantes. El novelista alemán Federico GERSTAEKER dijo:

“Los más dinámicos elementos del Cerro de Pasco entre todos los demás, son italianos que aquí como en Lima, han convertido las esquinas de la ciudad en cafeterías y pulperías o negocios de abarrotes. Por todas partes ofrecen bebidas, panaderías, puestos de tabaco, dulcerías y otros mil objetos, en los que no piensan otros hombres”.

A nivel nacional, para 1858, la italiana era la segunda colonia europea en importancia numérica después de la alemana, (4,472) y antes que la francesa (2,693) y española (1,397) e inglesa (1,141). En 1871, habían sido oficialmente registrados sólo 1,321, pero el Consulado de Lima afirmaba que, de los 5,000 italianos establecidos en el Perú, por los menos, 3,500 residían en la capital. En 1891 se informa que, sobre 4,511 italianos llegados al Perú; 2,179 estaban en Lima, 800 en el Callao, 172 en el Cerro de Pasco, 147 en Ica, 118 en Chincha, y 55 en Arequipa. Algunos se dedican a la atención de las famosas pulperías que en el Cerro toman el nombre de “Chinganas”, que expendía por menor, pan, queso, manteca, vino, frutas, licores y otros comestibles. Algunos italianos se dedicaron a la minería con gran éxito. En 1876, Giovanni Costa y Marco Aurelio Denegri, eran propietarios de varias haciendas minerales (Ingenios). El éxito fue tal que, en 1888, constituyeron en Génova la Sociedad “Fonderie e Miniere di argento del Perú” con un capital inicial de 400,000 libras esterlinas, aumentándolo a 700,000 al año siguiente, totalmente suscrito por genoveses. Don Marco Aurelio Denegri, además, elevó concienzudos informes de la realidad minera del Cerro de Pasco a las autoridades pertinentes. El aporte de esta nutrida colonia italiana fue muy significativo, no sólo en el terreno comercial donde descolló grandemente reunida en el correspondiente consulado, sino también en el terreno cultural. Los diarios de aquellos años nos dan amplios detalles al respecto. Su principal característica fue la laboriosidad, tenacidad y tendencia al ahorro. En el plano religioso influyeron bastante para acrecentar nuestra devoción por el “poverello de Asís”, San Francisco de Asís. (Fuente: Inmigración extranjera en el Cerro de Pasco” en la ACADEMIA NACIONAL DE HISTORIA)

Después de la guerra con Chile, la economía peruana vivió una fuerte represión, a pesar del gran dinamismo del industrial italiano. Otro hecho que generó la disminución de la presencia italiana en el Perú, entrado el siglo XX, fue la diferenciación cultural; lo que provocó su integración, no solo a nivel de colectividad, sino también institucionalmente. Pero a pesar de los problemas, La comunidad italiana siguió la tendencia de invertir en empresa, entre ellos encontramos a Faustino G. Piaggio, Gio Batta Isola, Gerbolini, Sanguineti, Carbone, etc. La inmigración italiana realizó un proceso de [sedentarización] de marinos y armadores de Liguria, que manejaron la maquina a vapor inglesa, para su asentamiento económico e industrial en el Perú. La primera señal de industrialización se dio a mediados de ese siglo, y pasado el apogeo de la Revolución Industrial, durante el primer gobierno de Ramón Castilla Presidente Constitucional de la República Peruana

Siglo XX[editar]

¿Quiénes fueron los primeros dueños de Lima? Lima 1905. El Jirón de la Unión adornado con algunos banderines italianos

En 1901 se registra una tendencia migratoria creciente: en la costa vivían 9.205 italianos, en la sierra 1.027 y en la selva 136 (Franzina, 1995, p. 434). La disminución numérica no tiene nada que ver con la posición económica de los italianos, que en las primeras décadas del siglo XX, tienen casi la mitad de las industrias en el Perú. En 1889 crean el Banco Italiano y desde 1885 hasta 1943 se publicó el periódico italiano La voce d’Italia. En los años veinte del siglo XX se encuentran en Perú 13.000 peninsulares, prevalentemente de origen ligur; ellos dieron vida a escuelas, sociedades deportivas y crearon un hospital. En los años treinta del mismo siglo los inmigrantes chinos remplazaron los pulperos de los ligures y en la segunda posguerra el proceso de integración hará que la colonia italiana se disuelva al interior de la sociedad peruana (Bevilacqua, 2002, p. 100). Durante la II Guerra Mundial Italia rompió relaciones con Perú ya que este último tomó partido contra Italia, lidiando en pro de la coalición de los aliados. Tras la declaración de guerra, la representación diplomática italiana abandonó Perú, pero las buenas relaciones entre la comunidad italiana y la clase dirigente peruana impidieron que los sucesos políticos comprometieran la convivencia fraterna. En ese período se asiste a la disolución de la colectividad italiana, a la disminución del flujo migratorio y a un declino de las viejas instituciones italianas, las mismas que pasaron a manos de peruanos. El flujo migratorio italiano vuelve a dinamizarse sólo en el segundo posguerra, empero no volverá a ser tan caudal como antaño; desde entonces la comunidad italiana se asienta numéricamente por debajo de las 6.000 personas (Bonfiglio, 1999, p. 298). En resumen, la presencia de italianos en Perú se destaca por tres rasgos específicos: el limitado ingreso de agricultores y campesinos; pocos italianos emprendieron otras actividades por fuera del comercio y de la actividad de empresa; pocos italianos repatriaban definitivamente (Franzina, 1995, p. 438).

En las primeras décadas del siglo XX se acabó la emigración desde la región italiana Liguria y empezó una desde el sur de Italia (Basilicata, Sicilia). [19]​ En 1910 residían apenas 6 000 italianos, casi todos en el área de la capital y sus alrededores. Los italianos eran 3 774 en 1940, casi como en 1850. Crecieron a 5 716 en 1961 y se redujeron a 4 062 en 1981.[20]​ Actualmente unos 40 000 italianos de idioma italiano, son residentes en el Perú, concentrados en el área metropolitana de la capital [21]​, aunque muchos de ellos quizás sean italo-peruanos con doble nacionalidad.[22]​ La emigración italiana se ha estabilizado y desde 1970 casi nadie emigra de Italia al Perú. El 2007 las autoridades italianas declararon que casi 26 000 personas de pasaporte italiano estaban residenciadas en el Perú, pero muchas tienen doble pasaporte y son descendientes de italianos (que han nacido en esta nación latinoamericana y que han solicitado el pasaporte italiano para trabajar en Italia). En la actualidad, existe una buena cantidad de apellidos italianos que no tienen documentación original de antepasados italianos.

El Guano[editar]

El Guano y las Aves Guaneras

El Guano de las islas peruanas significó para el mundo triplicar los rendimientos agrícolas, alejando los Catástrofe malthusiana que pronosticaban hambrunas bajo el supuesto que la producción crecería en progresión aritmética y la población en forma geométrica. La prosperidad no se aprovechó en el Perú, cuando terminó el auge de la era del guano, el Perú se encontraba sumamente endeudado con el Imperio británico [23]

El guano de las islas se recolectaba en islas e islotes del océano Pacífico, en el caso peruano en las islas Chincha, en el Perú, fue explotado en el siglo XIX y principios del siglo XX y fue su gran producto de exportación mientras duro la denominada era del guano.

A partir del año 1845 comenzó a explotarse, y por sus propiedades como fertilizante era importado por países como Inglaterra y Estados Unidos. la producción guanera se realizó entre 1850 y 1860. A partir de 1870 empezó su disminución; y en 1879, con la Guerra del Pacífico, el agotamiento de los depósitos guaneros. El guano peruano tuvo y tiene una gran demanda por ser un fertilizante natural, promotor del auge de la agricultura ecológica.

El 17 de noviembre de 1872 se creó la Sociedad de Inmigración Europea, cuya finalidad era facilitar el arribo de inmigrantes por medio del establecimiento de secciones de la sociedad dedicadas a atraer población de algunos países de Europa: Inglaterra e Irlanda; Francia, Bélgica y Suiza; Suecia, Noruega y Dinamarca; Italia, España y Portugal. Las secciones de la Sociedad procurarían brindar todas las facilidades a los inmigrantes: lugares de alojamiento, traslado, semillas, animales, etcétera. Asimismo, se otorgarían ventajas para la adquisición de terrenos y se les buscaría trabajo a los artesanos y obreros, con el objeto de ofrecer todas las condiciones necesarias para su inserción en la sociedad peruana. Aparentemente, los resultados de estos esfuerzos no pudieron imitar los casos de Argentina, Brasil, Uruguay o Chile, pues la inmigración europea al Perú fue escasa y los planes de inmigración se frustraron una vez más. Cosamalon, Jesús (2011). Banco Central de Reserva del Perú - IEP Instituto de Estudios Peruanos, ed. Compendio de Historia Económica del Perú IV: Economía de la primera centuria independiente. Perú: Contreras Carranza, Carlos, ed. p. 551. 

Médicos y Científicos Italianos[editar]

El primer médico italiano en Perú del que se tiene noticia fue Federico Bottoni, el médico siciliano (nació en Messina), que llegó al Perú en 1723 donde difundió por primera vez aquí conocimientos sobre circulación de la sangre. Bottoni, Federico (1723). Kessinger Pub Co, ed. Circulacion-Sangre. Italia: Editorial Castalia, S.A. p. 98. ISBN 978-1120279620. 

Durante todo el siglo XIX, los italianos instalados en el Perú, tuvieron que afrontar una profunda inestabilidad política, social y económica. Esto se trató de aliviar, a través de la creación de “La Sociedad Italiana “de Beneficencia de Lima [24]​, [25]

Los héroes italianos e italo-peruanos[editar]

El más famoso en estos años fue el distinguido general Francisco Bolognesi, hijo de un emigrante italiano, que se distinguió en la guerra del Pacífico y al cual es dedicada una de las plazas principales de Lima. [26]

Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho
(frase histórica de Bolognesi, pronunciada antes de morir en la Batalla de Arica, 1880)

Francisco Bolognesi es considerado héroe nacional y fue declarado Patrono del Ejército del Perú por el gobierno del Perú en 1951 (Orden General del Ejército de 1951). Sucesivamente fue elevado al grado de Gran Mariscal del Perú en 1989. [27]​Claudio Rebagliatti (1843-1909) fue el músico más influyente en el Perú a fines del siglo XIX, a quien se debe la versión definitiva del Himno Nacional y adicionalmente la recopilación y arreglos de música folklórica peruana, principalmente costeña (álbum sudamericano).

En 1857 los italo-peruanos eran 3 142 y en 1876 alcanzaron a ser casi 10 000, concentrados casi todos en la capital y en el Callao. Como consecuencia de la Guerra del Pacífico, muchos de ellos se marcharon. Antes de la Primera Guerra Mundial hubo una emigración de algunos centenares de campesinos italianos, originarios del sur de Italia (Campania, Calabria y del Veneto[28]

Los Bomberos Italianos en el Perú[editar]

En el año 1872, a los nueve días del mes de Octubre, el coronel del ejercito peruano Domingo Ayarza, tuvo la feliz idea de convocar a los italianos residentes en esta localidad, para hacerles entrega de una bomba a brazos contra incendios, que el gobierno le había remitido, para que mediante un concurso se formara una compañía de Bomberos Voluntarios. Todos los italianos de chorrillos respondieron presurosos a la llamada y el resultado no se hizo esperar fundándose la compañía Garibaldi un 13 de octubre de 1872. . En funciones la Bomba, eligió a su primera junta directiva nombrando a Don Ulderico Tenderini como su Comandante responsable. Tal fue la iniciación de las labores de la Bomba, que continuaron en forma infatigable, salvando cuánto obstáculo pudiera presentarse, hasta que vino la fatídica Guerra del pacífico a ensombrecerlo todo.

Fundada en 1862, seguida por la compañía de bomberos fundada en 1866, la cual tuvo una gran participación durante el conflicto con España de la misma época.

Los Trece Garibaldinos[editar]

El 2 de marzo de 1881 el New York Times informó sobre la masacre chilena de los trece bomberos italianos de la Bomba Garibaldi de Chorrillos. {{cita|“Algún día un sentimiento similar recorrerá todo el mundo cuando los embajadores extranjeros publiquen informes autenticados del número de sus conciudadanos que fueron bárbaramente asesinados en Chorrillos, Barranco y Miraflores. Los chilenos están intentando paliar el asesinato de italianos afirmando que encontraron a muchos de ellos con gorras que decían “Garibaldi”, lo que los llevó a creer que pertenecían al Ejército [peruano]. Esto, sin embargo, no es excusa, desde el momento que su General había sido informado que todos los extranjeros llevaban placas distintivas de una clase u de otra, y que sus propiedades habían sido marcadas de acuerdo con los planes, los que también fueron enviados al general Baquedano. Sólo una visita a Chorrillos los primeros días [después de la batalla] puede proporcionar una idea de las escenas que debieron tener lugar cuando estuvo en manos de la soldadesca embriagada, de la misma manera que sólo una visita a los campos de batalla puede infundir la convicción que los heridos fueron asesinados dondequiera que fueron encontrados”. El asesinato de los heroicos bomberos italianos que luchaban contra el incendio de Chorrillos –al día siguiente de la Batalla de San Juan– causó indignación en el país y en el cuerpo diplomático extranjero acreditado en el Perú. Además, los embajadores de las naciones europeas denunciaron la matanza de extranjeros y el saqueo de sus propiedades. El New York Times recogió la protesta por el “bárbaro asesinato de numerosos extranjeros” cometido por los criminales de guerra chilenos en Chorrillos, Barranco y Miraflores. El New York Times también reportó la devastación y saqueo de Chorrillos y el repase de heridos por las alcoholizadas bestias chilenas. El texto del periódico estadounidense es el siguiente: “Sólo una visita a Chorrillos durante los días [posteriores] puede proporcionar una idea de las escenas que deben haberse producido cuando [Chorrillos] cayó en manos de la soldadesca ebria, de la misma manera que sólo una visita a los campos de batalla puede transmitir el convencimiento que los heridos fueron asesinados donde quiera que fueron encontrados.” New York Times, New York, 2 de marzo de 1881.

Colonización Italiana en Chanchamayo[editar]

La Sociedad de Inmigración Europea se forma en mayo de 1873 durante el gobierno civilista de Manuel Pardo, con la finalidad de atraer inmigrantes europeos hacia el Perú. Entre 1874 y 1875 se patrocinó la llegada de 3000 inmigrantes, la mayor parte de los cuales eran italianos, así como suizos y franceses destinados a labores en las haciendas de la Costa, pero debido a los bajos salarios pagados en dichas haciendas, estos inmigrantes fueron llevados a terrenos de la selva central, en Chanchamayo y se fundó el pueblo de La Merced (hasta ese entonces era un fortín militar). En 1875 se firmó un acuerdo entre el Estado y los colonos italianos, quienes se trasladarían al valle de Chanchamayo y recibirían de parte del Estado los gastos de transporte, herramientas de labranza y un salario hasta que empiecen a producir sus cosechas propias. Un factor que favoreció la comunicación fue el funcionamiento del ferrocarril hasta Huancayo, viaje que hasta la llegada del tren tomaba una semana a lomo de mula. Inicialmente la colonia estuvo conformada por 145 colonos europeos, en su mayoría italianos, protegidos por una guarnición de 15 militares en el Fuerte de San Ramón. Estos colonos se establecieron 14 km río arriba, en La Merced. En la Memoria que presenta la Sociedad de Inmigración Europea a su presidente D. Aurelio Denegri con referencia al año 1875 se consigna la llegada de 795 italianos, 19 franceses, 27 españoles y 1 alemán pagados por la Sociedad de Inmigración, y de 60 italianos, 6 franceses y 8 españoles los cuales pagaron su pasaje. La llegada de más inmigrantes se detuvo debido al costo alto del pasaje de barco. De estos 916 europeos, 188 fueron a Chanchamayo, estableciendo la colonia en La Merced, aplicando la distribución y títulos de propiedad de las tierras de acuerdo a la ley de 1832 referente a la colonización de Loreto. Lamentablemente, las escasas vías de comunicación hicieron que rápidamente estos colonos se trasladen a las ciudades y dejen los terrenos que les habían sido designados. Posteriormente se dieron órdenes de construcción de vías de comunicación hacia dicha zona de la selva central. El 27 de noviembre de 1890 se dio la Ley de construcción de un camino del poblado de La Merced hacia un punto navegable del Río Pichis; siendo inaugurado el 15 de noviembre de 1891 un camino de herradura que comunicaba San Luis de Shuaro con Puerto Bermúdez, a orillas del Río Pichis. Alejandro Arrigoni, italiano venido al Perú junto con Antonio Raimondi en 1850, fue Agente consular italiano en Pacasmayo y apoya la colonización italiana en el departamento de Lambayeque enviando un documento al ministerio Italiano de Asuntos Exteriores en 1890, comentando favorablemente las obras que había emprendido la empresa Peruvian Corporation para irrigar tierras y construir ferrocarriles en la costa norte. El caso de la colonización italiana en Chanchamayo fue el típico ejemplo de colonización dirigida por el estado peruano en el siglo XIX, donde se destinó dinero para atraer colonos, los cuales una vez llegados no encontraron las condiciones adecuadas para subsistir, prosperar ni tampoco vías de comunicación y como es de suponer, estos colonos se trasladaron a las ciudades en busca de un mejor porvenir. La excepción a este tipo de colonización, en la cual los colonos se quedaron en la localidad destinada, fue el caso de Pozuzo, explicable básicamente por la inaccesibilidad geográfica del mismo, así como la idiosincrasia de los colonos.

Balneario de Chucuito[editar]

Balneario de Chucuito

Chucuito es un pintoresco balneario, ubicado en El Callao formando la cintura de la península de La Punta, famoso por ser un barrio de pescadores El Balneario de Chucuito es un pintoresco barrio-balneario remodelado que cuenta con un gran número de construcciones de estilo republicano, ubicado en el distrito de El Callao. Forma la cintura de la península donde se encuentra el distrito de la punta, siendo la puerta de entrada al distrito, aquí se establecieron una gran cantidad de inmigrantes italianos entre el siglo XIX y XX, quienes se dedicaban mayormente a la pesca. Su arquitectura es predominantemente civil, la mayoría de sus construcciones son viviendas de inicios del siglo XX en madera y otras hechas sobre la base de quincha y adobe. Chucuito, es un bello balneario de estilo genovés a donde acude mucha gente durante el verano para disfrutar de sus frías aguas y un sol cálido.

La Sociedad Nacional de Industrias del Perú[editar]

Los orígenes de la fundación de la Sociedad Nacional de Industrias (Perú) tienen como esencia la inquietud de formar una agrupación que represente al sector industrial fomentando y protegiendo los intereses de la industria privada nacional, la misma que fue acogida e impulsada por el presidente Nicolás de Piérola, siendo fundada el 12 de junio de 1896, tiene su sede en Lima y sedes regionales en las ciudades de Arequipa, Trujillo, Huancayo y Chiclayo. Cuenta con 58 comités sectoriales relacionados a la industria de alimentos y bebidas, química, papel, etc. Fomentando además, la internacionalización de los productos peruanos dentro de los estándares de calidad internacional que marcan la tendencia de consumo a nivel mundial. hubieron italianos e italo-peruanos que participaron como presidentes fueron entre otros:

  • Gio Balta Isola 1915-1924
  • Santiago Gerbolini Isola 1963-1965
  • Gonzalo Raffo Uzátegui 1967-1969
  • Eduardo Dibós Chappuis 1969-1970
  • Juan Tudela Bentín 1973-1977
  • Ernesto Lanatta Piaggio 1981-1983
  • Carlos Verme Katz 1983-1985
  • Gabriel Lanatta Piaggio 1987-1989
  • Luis Vega Monteferri 1991-1993
  • Roberto Niesta Brero 1994-1995, 2002-2004
  • Manuel Guillén Yzaga Salazar 200-2002

El banco italiano de Lima[editar]

Juan Francisco Raffo Novelli (Presidente), Rollin Thorne (Director) y Gino Salocchi (Gerente General) con el resto del comité del Banco Italiano de Lima
Antiguo edificio del Banco Italiano de Lima

El 24 de febrero de 1889 se fundó el Banco Italiano por comerciantes italianos y teniendo como primer presidente al italiano ligure Dn. José A. Larco. La mitad de las acciones fueron suscritas por los socios fundadores con capital nacional y generado por los comerciantes italianos radicados en el Perú. Posteriormente, inició sus actividades el 9 de abril de 1889, adoptando una política crediticia inspirada en los principios que habrían de guiar su comportamiento institucional en el futuro. El Banco Italiano de Lima estaba ubicado en un pequeño local alquilado en el número 42 de la calle Mantas, que había pertenecido al antiguo Banco de Lima, y con apenas cinco personas en la planilla, abrió sus puertas. Pasadas dos décadas, el Banco Italiano poseía ya sucursales en Callao, Chincha, Arequipa y Mollendo. Había constituido la Compañía de Seguros Italia y contribuido a la formación de la Compañía Nacional Salinera y la Caja de Depósitos y Consignaciones. Durante los años veinte, el banco experimentó su máximo esplendor, se modernizó la administración y se contrataron funcionarios en Italia; el más importante entre ellos era Gino Salocchi, que en 1927 sustituyó al italo peruano Dn. Luis Morelli como Gerente General, En 1928, el banco abrió su nueva sede en el centro de Lima (Jirón Lampa), en un edificio que fue inaugurado el 21 de abril de 1929, coincidiendo con el cuadragésimo aniversario de la fundación del banco, así como con la fecha en que se celebraba en Italia la fundación de la Roma Imperial. En el ámbito empresarial, el Banco Italiano cooperó con las empresas que necesitaban su ayuda, fomentando así el desarrollo agrícola, minero, industrial, comercial y empresarial en beneficio de todo el país. Actualmente se denomina Banco de Crédito del Perú y su presidente del directorio es hijo de Dionisio Romero Seminario, quien recibió la posta hace bastantes años a su hijo mayor un descendiente italo peruano Dn. Dionisio Romero Paoletti.

El Comercio y la Industria[editar]

Pasado el apogeo de la Revolución Industrial, durante el primer gobierno de Ramón Castilla Presidente Constitucional de la República Peruana, en la segunda mitad del siglo XIX, se dio en el Perú la primera señal de industrialización. En aquel momento, a finales de la década de 1840, algunos hombres de negocios trataron de aprovechar el renacimiento del mercado de consumidores de la capital a través del Banco Italiano quien apoyó a los italianos emprendedores <<pioneros≫ al desarrollo y generación de las nuevas industrias. El precursor fue el mercader Jorge Moreto, quien abrió una fábrica de cristalería y utensilios en 1841; pero luego Brondi y luego los italianos hermanos Bosio y Cía. ya asentados en el Callao, ampliaron la gama de productos e incluso, contrataron administradores europeos para llevar adelante el próspero negocio.

La migración masiva se remonta a dos acontecimientos notables en su historia: la unificación italiana en 1861 y la formación de la República en 1946; previamente se sucedieron las dos guerras mundiales, que provocaron el crecimiento de situaciones de conflicto social, crisis económica y precarización de las condiciones de vida; por lo que la migración se convirtió en una válvula de escape frente a dichas contradicciones internas, al crecimiento demográfico y a las situaciones de pobreza en varias zonas de Italia, especialmente en la parte mediterránea. En el momento de la unificación, gran parte de la población italiana se concentraba en el área rural, casi el 70% de la población está formada por agricultores. “La unificación quebrantó el sistema feudal: desde el Medievo y particularmente al sur, las tierras eran la propiedad inalienable de los aristócratas, las organizaciones religiosas o del rey. La descomposición del feudalismo y la nueva distribución de las tierras no permite a los pequeños agricultores vivir de su producción”. Holtz, Melanie (2009): La gran emigración italiana

los italianos genoveses Joseph Bosio y Francesco Bosio a través de su compañía Bosio y Cía. puso en operación definitiva la fábrica de cristales planeada previamente, bajo el amparo de una resolución gubernativa [29]​ de octubre de 1846 que les otorgó un privilegio extraordinario por nueve años y les entregó un terreno fiscal con otras concesiones. Esta industria se hizo realidad. Ya en 1848 se trasladó de Lima al Callao y Bosio y Cía. efectuó la inauguración oficial el 8 de octubre de 1848.

Los italianos que llegaron al Perú en esos siglos inicialmente se transformaron en comerciantes que se dedicaban al negocio del cabotaje y la venta al por menor, pero con el pasar de los años se convirtieron en exitosos empresarios.

La industrias en general se vieron revitalizadas y se fueron impulsando los sectores económicos en la nación: La industria agrícola, textil (Fábrica de Tejidos Santa Catalina (1898); Fabrica de tejidos San Jacinto (1897) de propiedad de Gio Batta Isola y Giacomo Gerbolini; y Santiago Gerbolini propietario de la Fábrica Pacifico (1915), alimentaria D'Onofrio de propiedad de Pedro D'Onofrio e hijos; Fabrica de fideos Cogorno de propiedad (1954). de Eugenio Cogorno genovés italiano, funda Molino Excélsior S.A., Molino Trujillo, Fábrica de Fideos Cogorno S.A., Planta de Alimentos Balanceados S.A. se fusionan en Cogorno S.A. y en el año 2,002 la Línea P14 de Pavan; Fábrica Nicolini de Luigi Nicolini Bollentini, hijo de los italianos Bartolomeo Nicolini y Angela Bollentini, llega al Perú en 1884 crea Molino La Unión (luego Nicolini Hermanos), en Lima. Nicolini), vitivinícola (Queirolo fundada por el genovés italiano Don Santiago (Giacomo) Queirolo Raggio, en la actualidad tienen sus herederos 225 hectáreas de viñedos en Ica y Cañete, así como con una planta de elaboración que dispone de tecnología de punta en este campo, sumándose a ella la planta de envasado que se encuentra en Pachacamac. Bodegas y Viñedos Tabernero[30]​cuenta con más de 300 hectáreas cultivadas se funda en 1897, son propietarios actualmente la familia descendiente de italianos Hermanos Rotondo Donola). En el Sector Pesquero, destacó Don Marco Ghio Costa y algunos también de las finanzas (Banco Italiano y Compañía de Seguros de Italia). Asimismo, en el mismo sector, el italo peruano Don Luis Banchero Rossi Tacna, Perú, proveniente de una familia italiana de escasos recursos, fue uno de los más importantes productores y exportadores de harina y aceite de pescado peruano y uno de los principales impulsadores de la Industria pesquera en Perú que llevó al Perú a ser el Primer productor y exportador de harina de pescado en el mundo. En 1968, fue presidente de la Sociedad Nacional de Pesquería. promovió la investigación científica oceanográfica y donó equipos para incentivar el consumo de pescado en la población. Sector alimenticio Molitalia S.A. se remonta al 2 octubre de 1964, fecha en que un grupo de descendientes de inmigrantes italianos, Franco Pizzolli, Ernesto Lanata Piaggio, Gabriel Lanata Piaggio, Arturo Madueño, Renato Lercari Piaggio y Luis Piaggio Matute, fundan la empresa.

Actual comunidad italiana[editar]

Casas italianas con fachadas de estilos lombardo y andaluz y balcones republicanos en Chacas, Ancash

La Actual comunidad italiana y sus descendientes italo-peruanos se integraron favorablemente dentro de la sociedad peruana de la colonia y de las primeras décadas del Perú independiente.

“Las relaciones entre el Perú e Italia son de crecimiento y fortalecimiento no sólo porque nos une una relación histórica, cultural y económica, sino porque a nivel de tratamiento de inmigrantes conocemos su realidad y su problemática por haber sido durante años un país de migrantes”. 

El encargado de los asuntos consulares de la Embajada de Italia en Lima, Francesco Tafuri, informó sobre la situación de los casi 90 mil peruanos que radican en Italia.  Ante la Comisión Especial de peruanos en el exterior, que preside el congresista Hildebrando Tapia (UN), el diplomático dijo que la mayoría de los peruanos reside en las ciudades de Milano y Roma, y que trabajan como enfermeros (as) y otros brindan servicio doméstico.  Así mismo, dio cuenta de que, debido a la crisis económica internacional, este año su país no ha otorgado visas de trabajo para los extranjeros porque aumentó la tasa de desempleo. A pesar de ello, dijo Francesco Tafuri, son excelentes las relaciones bilaterales entre Perú e Italia, y que la comunidad peruana es bien recibida en su país y “son muy apreciados como trabajadores”. 

El presidente de la comisión especial destacó el nivel óptimo de las relaciones peruana-italianas, y añadió que es conocedor del respeto del gobierno italiano hacia los derechos humanos y el apoyo que le da a la comunidad peruana.

[31]

Cultura[editar]

Claudio Rebagliatti (1843-1909) fue el músico más influyente en el Perú a fines del siglo XIX, a quien se debe la versión definitiva del Himno Nacional y adicionalmente la recopilación y arreglos de música folklórica peruana, principalmente costeña (álbum sudamericano).

La Unesco en el 1982, en la "Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales" hizo la siguiente declaración a la comunidad internacional:

...la Cultura puede considerarse actualmente como el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y las letras, los modos de vida, los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias y que la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden. La cultura, en su rica diversidad, posee un valor intrínseco tanto para el desarrollo como para la cohesión social y la paz. La diversidad cultural es una fuerza motriz del desarrollo, no sólo en lo que respecta al crecimiento económico, sino como medio de tener una vida intelectual, afectiva, moral y espiritual más enriquecedora. Esta diversidad es un componente indispensable para reducir la pobreza y alcanzar la meta del desarrollo sostenible, gracias, entre otros, al dispositivo normativo, elaborado en el ámbito cultural. Simultáneamente, el reconocimiento de la diversidad cultural - mediante una utilización innovadora de los medios y de los TIC en particular - lleva al diálogo entre civilizaciones y culturas, al respeto y a la comprensión mutua. Por consiguiente, el fomento de la diversidad cultural - "patrimonio cultural de la humanidad" (Declaración Universal de la Unesco sobre la Diversidad Cultural, 2001) y su corolario, el diálogo, constituye un verdadero reto en el mundo de hoy y se sitúa en el núcleo mismo del mandato de la Unesco

El Museo de Arte Italiano[editar]

La comunidad italiana, residente, donó al Perú el Museo de Arte Italiano, por el Centenario de la Independencia del Perú en 1921, el Museo de Arte Italiano está adscrito al Consejo Internacional de Museos de l’UNESCO. Es un museo público en Lima, Perú, que está bajo la administración del Ministerio de Cultura del Perú. El Museo tiene una edificación de estilo neorenacentista correspondiente a la Arquitectura del Renacimiento o renacentista diseñada y construida durante el período artístico del Renacimiento europeo, que abarcó los siglos XV y XVI. Alberga esculturas de bronce y mármol, pinturas y cerámicas de más de 120 artistas italianos de principios del siglo XX.[32]​ Hasta el día de hoy el Museo de Arte Italiano, es el único museo de arte europeo en el país.

Educación[editar]

Italia ha tenido un papel importante en la educación superior peruana. Es uno de los cuatro primeros países que impulsaron la creación del llamado "Espacio Europeo de Educación Superior" (Declaración de Sorbona, mayo de 1998) [33]

La tarea educativa bicultural, democrática e integradora en el desarrollo de los niños y adolescentes como futuros guías del País, en base al conocimiento y valoración de las culturas italiana y peruana. Tener instituciones en continuo crecimiento y desarrollo con solidez académica, pedagógica y deportiva; con identidad cultural ítalo-peruana, que brinde a calidad y eficiencia. Educación de calidad, dirigida al crecimiento de la persona, sustentada en la formación humanista, cultural, científica, enriquecida con el aporte de la fusión de las culturas italiana y peruana, generando alumnos sentimientos de identidad y asimilación de valores de ambas culturas. La comunidad italiana tiene en la actualidad dos escuelas italianas que operan en Lima

En Italia se inició la reforma de los tipos de educación superior, conocida como Proceso de Bolonia (Declaración de Bolonia, junio de 1999), que luego se fue implementando en toda Europa. En el Perú estudiar en los colegios de estructura italiana en el Perú les permite a los educandos descendientes de italianos, adherirse a dicha formación, con el apoyo y respaldo de la Embajada de Italia en el Perú, tendrá la oportunidad de reflejar la disposición de la República Italiana de la embajada, los entes educativos nacionales e italianos. La comunidad italiana tiene en la actualidad dos escuelas italianas que operan en Lima:

El Colegio Italiano "Antonio Raimondi"[editar]

Archivo:Colegio Italiano Antonio Raimondi.jpg
Colegio Italiano Antonio Raimondi símbolo de los sólidos vínculos que unen al Perú e Italia

Con sede actual en el Distrito de La Molina[34]​ (que emite títulos reconocidos en ambos países y ofrece un curso de estudio desde el jardín de infantes hasta la escuela secundaria).

El Colegio "Dante Alighieri"[editar]

Con sede en el antiguo local del Colegio Antonio Raimondi en Santa Beatriz (Lima) distrito de Limaciudad de Lima Cercado [35]​ que recientemente obtuvo la paridad para los ciclos primario y secundario de primer grado.[36][37]​ especializado en la difusión del idioma italiano;

La cooperación cultural entre los dos países también es intensa; con el apoyo de la colonia italiana en el Perú, construyó el edificio donde hoy está situado el Istituto Italiano di Cultura, administrado por la Agregaduría Cultural de la Embajada Italiana. punto de encuentro de dos culturas.

Instituto Italiano de Cultura en Lima[editar]

Archivo:Istituto Italiano di Cultura Lima Peru.jpg
Instituto Italiano de Cultura en Lima

El Instituto Italiano de Cultura en Lima[38]​ ofrece cursos en lengua y cultura italiana. Aproximadamente 7000 inscripciones se hicieron en 2015. [39]​ En el año 2000, fue declarado por el Estado Peruano como parte del Patrimonio Cultural de la Nación.

En el Perú, la competencia para la tutela del Patrimonio Cultural de la Nación, está encargada el Ministerio de Cultura a través del Instituto Nacional de Cultura

La Plaza Italia[editar]

La Plaza Italia en Barrios Altos - Lima

La plaza Italia es un antiguo espacio público en el Cercado de Lima (Lima, Perú), en el sector de los Barrios Altos. Es una de las primeras plazas públicas de la ciudad de Lima y sirve como uno de los principales puntos de conexión entre esta zona con el resto del casco histórico de la ciudad. Fue la segunda plaza trazada por los españoles en Lima durante la Colonia. La primera fue la Plaza de Armas. Don José de San Martín, en 1821 la escogió como una de las cuatro plazas donde se declaró la Independencia del Perú. A mediados del siglo XIX, en sus alrededores, se establece el barrio italiano más grande de la ciudad destacando entre ellas la Quinta Carbone y la Quinta Baselli. En honor a uno de sus más ilustres vecinos, el naturalista italiano Antonio Raimondi, se le cambia de nombre a Plaza Italia tras la inauguración del monumento. Es considerada Patrimonio Cultural de la Nación (1972)

Representación Diplomática y Consular[editar]

Archivo:Embajada de Italia en el Perú.jpg
Ambasciata d'Italia a Lima Embajada Italiana en Lima

La Ambasciata d'Italia a Lima (Embajada Italiana en Lima). La representación diplomática y consular de la Embajada Italiana en Lima, tiene la tarea de garantizar la protección de los intereses italianos y de ítalo descendientes y las Relaciones bilaterales dentro de las fronteras nacionales y binacionales y ofrecerles diversos servicios. Los servicios ofrecidos deben prestarse de conformidad con los principios de igualdad, imparcialidad, eficacia y transparencia, con el objetivo de proteger a los ciudadanos italianos contra los derechos fundamentales y las libertades personales. La protección se refiere, por ejemplo, a casos de muerte, accidente, enfermedad grave, arresto o detención, actos de violencia, asistencia en caso de crisis graves (desastres naturales, disturbios civiles, conflictos armados, etc.), expedición de documentos de viaje. de emergencia causa pérdida o robo del pasaporte. etc. [40]​, Hay profundos lazos de amistad y estima entre Italia y Perú, gracias al diálogo entre los dos países, en presencia de numerosos ciudadanos peruanos en Italia y una gran comunidad italiana en el Perú (la abrumadora mayoría de los cuales tienen al menos la doble ciudadanía). Otro dossier extremadamente importante en Perú es la arqueología. Tres misiones arqueológicas italianas han recibido una contribución financiera del MAECI - Ministero degli Affari Esteri MAECI - (Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional es el Ministerio de Asuntos Exteriores del gobierno de la República de Italia). El Palazzo della Farnesina, llamado a menudo simplemente la Farnesina, es la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Italiana. Se encuentra entre el Monte Mario y el Tíber, en la zona del Foro Itálico de Roma. Su nombre procede de que se sitúa en una zona que perteneció al papa Paulo III Farnese, y aquí estaban los llamados Orti Farnesiani («huertos farnesianos»), de donde proviene el nombre «la Farnesina». [41]

Periódico Digital[editar]

El periódico Il Messaggero Italo-peruviano Il giornale della comunità italiana in Perù es una excelente fuente de información. [42]Il Messaggero Italo-Peruviano, Il giornale della comunità italiana in Perù

Peruanos de ascendencia italiana[editar]

Políticos[editar]

Empresarios[editar]

Deportistas[editar]

Artistas[editar]

Otros personajes[editar]

Asociaciones peruano italianas[editar]

Algunas asociaciones italo-peruanas representan a la comunidad italiana y a la inmensa cantidad de ciudadanos descendientes de italianos residentes en el Perú, con antepasados de origen italiano inicialmente del norte de Italia o Italia noroccidental e Italia septentrional y luego emigraron desde Italia del sur o Italia insular desde la época de la Monarquía Hispánica.

  • Agencia ICE de Comercio Exterior [www.italtrade.com/peru]
  • Associazione alpini del Perù'
  • Associazione Amigos del Museo de Arte Italiano [erminiocogorno@yahoo.com]
  • Associazione dei Discendenti Italiani in Perú - ADIPERÙ [10]
  • Associazione educativa Antonio Raimondi [administracion@ciaraimondi.edu.pe]
  • Associazione Emiliano - Romagnola del Perù [nuccia@amauta.rcp.net.pe]
  • Associazione Emilia-Romagna [info@aerrs.it]
  • Associazione ex-alunni della scuola Antonio Raimondi [alumnos@ciaraimondi.edu.pe]
  • Associazione italiana italia 2000 [maurocarla@terra.com.pe]
  • Associazione italiani del Perù [italiani@correo.dnet.com.pe]
  • Associazione italiani di Lambayeque [saita@terra.com.pe]
  • Associazione italo peruviana di Ucayali "a. Raimondi" [giovmr@camaralima.org.pe]
  • Asociación Italiana Peruana Monopoli-Bari "Regione Puglia"[11]
  • Associazione Lucani nel Perù [12]
  • Associazione Liguri del Perù [13]
  • Associazione Lombardi del Perù [gallmaxbianchi@terra.com.pe]
  • Associazione Nazionale Alpini [14]
  • Associazione nazionale combattenti e reduci [italiani@correo.dnet.com.pe]
  • Associazione Piemontesi del Perù' [15]
  • Associazione Sarda del Perù [16]
  • Associazione Siciliani del Perù
  • Associazione toscani del Perù [karspar@tsi.com.pe]
  • Associazione Veneti nel Mondo Perù [17]
  • Camera di Comercio Italiana [18]
  • Casa degli italiani (Tacna) Cal. Deustua Nro. 140
  • Comitato degli italiani al stero [19]
  • Comitato tricolore per gli italiani nel mondo [mino@wayna.rcp.net.pe]
  • Com.it.es. [20]
  • Circolo Sportivo Italiano Società Canottieri Italia [www.circoloperu.net]
  • Circolo Tentrino di Lima [21]
  • Dirección del Fondo Italo Peruano (FIP) [www.fondoitaloperuano.org]
  • Dirección General del Club de Deportes Italianos [www.circolo.pe]
  • Istituto culturale italo-peruviano [www.institutoitaloperuano.com]
  • Italica Gens [www.italicagens.org]
  • Istituto Italiano di Cultura [22]
  • Museo de la Dirección de Raimondi [www.museoraimondi.org.pe]
  • Patronato INCA CGIL [www.inca.it]
  • Patronato ITAL-UIL [www.italuil.it]
  • Rivista "incontri" [inglesi@ec-red.com]
  • Societá Italiana di Benefincenza e Assitenza (SIBA) [23]
  • Società Italiana d'IStruzione "Scuola Santa Margherita".

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Governo italiano-Ministero dell'Interno-Italianos en Perú al 31.12.2012
  2. Italianos étnicos en el mundo
  3. http://www.espejodelperu.com.pe/Poblacion-del-Peru/Inmigracion-Italiana-al-Peru.htm
  4. Tacna y los Inmigrantes Italianosl
  5. [1]
  6. (Fuente: Inmigración extranjera en el Cerro de Pasco” en la Academia Nacional de Historia)
  7. PUCP. «El puerto del Callao en la época colonial». Consultado el 24 de diciembre de 2012. 
  8. (Bonfiglio 1994: 50)
  9. Patrucco, Sandro (2005) italianos en la Lima Borbónica, Su presencia e Inserción en la Sociedad Virreinal (1700-1800). Tesis Pucp, Universidad Católica del Perú. [2]
  10. Giovanni Bonfiglio Volpe. «La presenza italiana in Perù, una prospettiva storica». Consultado el «1 de enero de 2017». 
  11. Inmigración Italiana al Perú
  12. historia-de-la-inmigración-italiana-en-américa-del-sur- Renata Bueno
  13. Fuente1:[3] La migración mundial en cifras Una contribución conjunta del DAES y la OCDE al Diálogo de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Migración y el Desarrollo, celebrado el 3 y 4 de octubre de 2013]
  14. Fuente2:PERÚ: Estadísticas de la Emigración Internacional de Peruanos e Inmigración de Extranjeros, 1990 - 2013
  15. Fuente3:del Movimiento Migratorio Peruano
  16. Willi Apel (10 de octubre de 1893 y 14 de marzo de 1988), fue un Germano-estadounidense musicólogo y notable autor de varios libros dedicados a la música. "Diccionario de música de Harvard 1969 Página 662
  17. Diccionario de música de Harvard 1969 Página 662
  18. Giovanni Bonfiglio.La presenza italiana in Perù
  19. Lucani nel Perù.
  20. Pacciardi, Lelio. Impronte italiche nel Perù. p. 132
  21. Italianos residentes en el Perú al 2017
  22. [26574 Art. 10, art. 11 .pdf «Ley de Nacionalidad»]. Consultado el 20 de junio de 2014. «Art. 10.- Las personas que gozan de doble nacionalidad, ejercitan los derechos y obligaciones de la nacionalidad del país donde domicilian; Art. 11.- La doble nacionalidad no confiere a los extranjeros que se naturalicen, derechos privativos de los peruanos por nacimiento. Los peruanos por nacimiento que gozan de doble nacionalidad, no pierden los derechos privativos que les concede la Constitución». 
  23. El Guano y las Aves Guaneras
  24. “La Sociedad Italiana de Beneficencia de Lima“
  25. Centro Residencial Gerontológico Gio Batta Isola, Centro Residencial Gerontológico Gio Batta Isola
  26. Biografía de Francisco Bolognesi
  27. Bolognesi Patrono del Ejército Peruano
  28. Storia dell'immigrazione peruviana (en italiano)
  29. Privilegio para establecer en el Callao una Fábrica de Cristales a favor de José (Joseph) Bosio y Francisco (Francesco) Bosio, se ha expedido la Resolución Gubernamental siguiente. Diario Oficial El Peruano, Lima, sábado 10 de octubre de 1846, Núm. 30, Tomo XVI; p.130; Fe de erratas Periódico Oficial El Peruano, Lima, miércoles 14 de octubre de 1846, Núm. 31, Tomo XVI; p.135. https://books.google.com.pe/books?id=uj5PAQAAMAAJ&printsec=frontcover#v=onepage&q&f=false/
  30. [4]
  31. [5]
  32. «Museo de Arte Italiano en Lima». Consultado el 2015. 
  33. http://www.eees.es/pdf/Sorbona_ES.pdf
  34. [6]
  35. Colegio "Dante Alighieri" Centro di Lingua e cultura italiana
  36. Colegio Italiano "Antonio Raimondi" y el Colegio "Dante Alighieri
  37. Scuola italiana Antonio Raimondi
  38. El Instituto Italiano de Cultura en Lima
  39. El Instituto Italiano de Cultura en Lima
  40. Embajada Italiana en Lima
  41. Relaciones bilaterales
  42. "Messaggero Italo-peruviano" en el Web
  43. Decreto Ley N° 14170 [7]
  44. La sistematización de la experiencia [8]; Intelligence in Peru:Between Democratic Reform and Regression, Compendio de la Historia General del Ejército del Perú [9]
  45. [...] El principal propulsor de la biblioteca fue el coronel Juan Bossio Collas, quien había sido profesor de Táctica de la Escuela Superior de Guerra[...].
  46. Jorge Loayza. «¿Quiénes fueron los primeros dueños de Lima?». Diario la república. Consultado el «1 de enero de 2017». 
  47. «Luis Felipe Bosio Suito». Consultado el «1 de enero de 2017». 
  48. «Hugo Fernando Bosio Perich». Consultado el «1 de enero de 2017». 

Bibliografía[editar]

  • Chiaramonti, Gabriella. Empresarios italianos y proceso de industrialización en el Perú entre finales del siglo XIX y la primera guerra mundial. Actas de la sexta reunión de historiadores latinoamericanistas europeos. Stockolm, 1981.
  • Favero, Luigi e Tassello, Graziano.Cent'anni di emigrazione italiana (1876-1976). Cser. Roma, 1978.
  • Flores Galindo, Alberto. Perú: identità e utopia. Ponte delle Grazie. Firenze, 1991.
  • Jensen de Souza Ferreira, James. Familias italianas en el Perú (Bolognesi, Canevaro, Guinassi, Barberi, Ayulo). Revista del Instituto Peruano de Investigaciones Genealógicas, 17. Lima, 1990.
  • Pacciardi, Lelio. Impronte italiche nel Perú Editorial Eco del Mundo. Lima, 1960.

Enlaces externos[editar]