Banco de Crédito del Perú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Banco de Crédito del Perú
Contigo, BCP
(Inglés: "with you, BCP")
Logobcp.png
Acrónimo BCP
Tipo Sociedad Anónima Abierta
Industria Finanzas, Banca comercial, Seguros
Fundación 1889
Sede central Ca. Centenario #156 La Molina, Lima Flag of Peru.svg Perú
Presidente del Directorio Dionisio Romero Paoletti
Directores Felipe Ortiz de Zevallos Madueño
Eduardo Hochschild Beeck
Roque Benavides Ganoza
Carlos del Solar Simpson
Jose Raimundo Morales Dasso
José Graña Miró Quesada
Reynaldo Llosa Barber
Juan Carlos Verme Giannoni
Fernando Fort Marie
Gerente General Walter Bayly Llona
Ingresos Crecimiento S/. 5.670.000.000,00
Propietario Bandera del Perú Grupo Crédito
Empleados Crecimiento 54,300 trabajadores aprox.
Sitio web https://www.viabcp.com/
[editar datos en Wikidata]

El Banco de Crédito del Perú (BCP) (BVL: CREDITC1) es un banco peruano creado en 1889. Fundado originalmente como Banco Italiano de Lima por un grupo de comerciantes italianos, la institución cambió de nombre a Banco de Crédito del Perú en 1941. Sus acciones cotizan tanto en la Bolsa de Valores de Nueva York como en la Bolsa de Valores de Lima y cuenta actualmente con con 237 locales, 786 cajeros automáticos, 1,400 agentes y 14,300 empleados, lo que lo hace el mayor banco del Perú.

Historia[editar]

Banco Italiano de Lima[editar]

Juan Francisco Raffo (Presidente), Gino Salocchi (Gerente General) y Rollin Thorne Sologuren (Director) con el resto del comité del Banco Italiano de Lima.

El 24 de febrero de 1889 se aprobaron los estatutos que dieron origen al Banco Italiano, fundado por comerciantes italianos y teniendo como primer presidente a don José Alberto Larco, en cuyo honor la Avenida José Larco en el distrito de Miraflores lleva su nombre. La mitad de las acciones fueron suscritas por los socios fundadores con capital nacional y generado por los comerciantes italianos radicados en el Perú. Inició sus actividades el 9 de abril de 1889, adoptando una política crediticia inspirada en los principios que habrían de guiar su comportamiento institucional en el futuro.

El Banco Italiano de Lima estaba ubicado en un pequeño local alquilado en el número 42 de la calle Mantas, que había pertenecido al antiguo Banco de Lima, y con apenas cinco personas en la planilla, abrió sus puertas. A la vuelta de dos décadas el Banco Italiano poseía ya sucursales en Callao, Chincha, Arequipa y Mollendo. Había constituido la Compañía de Seguros Italia y contribuido a la formación de la Compañía Nacional Salinera y la Caja de Depósitos y Consignaciones.

Durante los años veinte el banco experimentó su máximo esplendor, se modernizó la administración y se contrataron funcionarios en Italia; el más importante entre ellos era Gino Salocchi, que en 1927 sustituyó a Luis Morelli, un italo-peruano cuyos antepasados habían llegado al Perú a mediados del siglo anterior. En 1928, el banco abrió su nueva sede en el centro de Lima (Jirón Lampa) en un edificio que fue inaugurado el 21 de abril de 1929, coincidiendo con el cuadragésimo aniversario del banco, así como con la fecha en que se celebraba en Italia la fundación de la Roma Imperial.

En el ámbito empresarial cooperó con las empresas que necesitaban su ayuda fomentando así el desarrollo agrícola, minero, industrial, comercial y empresarial en beneficio de todo el país. Ésa es la génesis del banco más importante de la colonia italiana.

Actualidad del Banco de Crédito del Perú[editar]

En 1941, la familia Romero, propietaria de varias haciendas, adquiere el banco y el 1 de febrero de 1942 se acordó sustituir la antigua denominación social por la de Banco de Crédito del Perú. En la actualidad, el banco está controlado por la familia Romero, siendo Dionisio Romero Paoletti su Presidente, mientras que el actual Gerente General es Walter Bayly Llona.

Así, el Banco Italiano de Lima, el banco más antiguo todavía existente en el país, cerró su eficiente labor después de haber obtenido los más altos resultados[1] de la entonces pequeña banca. Con el propósito de conseguir un mayor peso internacional, el banco decidió instalar sucursales en Nassau (Bahamas) y en Nueva York (Estados Unidos), hecho que lo convirtió en el único banco peruano presente en dos de las plazas financieras más importantes del mundo. La expansión de sus actividades creó la necesidad de una nueva sede para la dirección central. Con ese fin se construyó entre 1989 y 1990 un edificio de 30,000 m2, aproximadamente, en el distrito de La Molina en Lima. Luego, con el objetivo de mejorar sus servicios, el banco estableció la Red Nacional de Teleproceso, que a fines de 1988 conectaba casi todas las oficinas del país con el computador central de Lima; asimismo, creó la Cuenta Corriente y Libreta de Ahorro Nacional, e instaló una extensa red de cajeros automáticos.

En 1994, el banco adquirió el Banco Popular de Bolivia, hoy Banco de Crédito de Bolivia. Un año más tarde, con el fin de brindar una atención aún más especializada, creó Credifondo, una nueva empresa subsidiaria dedicada a la promoción de los fondos mutuos; al año siguiente estableció Credileasing, empresa dedicada a la promoción del arrendamiento financiero. Durante el transcurso de la década, la oficina de representación en Santiago de Chile desarrolló una interesante actividad, dado el notable incremento de los capitales chilenos invertidos en empresas peruanas. La recuperación de los jóvenes talentos que emigraron entre 1970 y 1990 al extranjero, fue otro aspecto importante de esa década. Esos profesionales, sólidamente formados en centros académicos y empresas importantes de los Estados Unidos y Europa, han contribuido a confirmar la imagen que siempre tuvo el BCP: un Banco antiguo con espíritu siempre moderno. En la actualidad, la institución cuenta con 435 agencias,[2] 2,300 cajeros automáticos (ATM), 5,800 agentes BCP[3] y 14.311 empleados;[4] y bancos corresponsales en todo el mundo.

Sede Central[editar]

La sede central sirve como oficina principal y centro de operaciones para el banco. El edificio tiene más de 49,000 metros cuadrados en cinco niveles, las amplias plantas maximizan flexibilidad, incrementan su adaptabilidad futura y reduce su dependencia de ascensores. Debido al gran tamaño de los pisos, cada departamento está diseñado con elementos que les proveen de identidad propia. Todos los niveles están visualmente conectados en el lobby principal con un atrio en un bloque de vidrio elíptico que atraviesa toda la estructura. Los usos públicos están separados de las áreas de uso laboral como un volumen constructivo que se eleva 9 metros desde el suelo mediante columnas, las facilidades incluyen una cafetería, salas de telepresencia, un auditorio de 350 asientos y un imponente centro de servicios dedicado a sus colaboradores, denominado Plaza BCP..[5]

125 años: Un nuevo logo y una nueva meta[editar]

Antiguo logo del banco.

El 9 de abril de 2014, el Banco de Crédito del Perú cumplió 125 años de existencia habiendo visto pasar 2 guerras mundiales y decenas de gobiernos.

Las empresas peruanas que cumplen 125 años son escasas, es por eso que remodeló su Sucursal San Isidro, ahora existe un moderno edificio ubicado en este importante centro financiero, es su primer edificio inteligente tridimensional con una tecnología que no existe en otros países de la región.

En la fachada del edificio, ubicado en la Av. Juan de Arona y la Av. Rivera Navarrete en el distrito de San Isidro, se ha colocado una pantalla de 900 metros cuadrados y 25,000 luces LED, que se activan tocando una pantalla. Se trata de una obra implementada con tecnología LED que proyecta diferentes motivos artísticos cambiantes. Este sistema proviene de Inglaterra.

En el día, funciona con una primera capa de luces, y en la noche se produce una trama tridimensional impactante. Asimismo, la instalación es enteramente interactiva. Es decir, que a través de un una pantalla táctil del tamaño de una persona, el público podrá expresarse libremente haciendo bosquejos en el espacio de creación, que se proyectará en tiempo real en toda la superficie del edificio de 17 pisos.

Así mismo, deja a un costado su tradicional logo (inspirado en los símbolos matemáticos: por más), estrenando uno con un estilo diferente y la nueva meta trazada: ser el Banco más enfocado en el cliente.

Propiedad[editar]

La propiedad del Banco pertenece a Credicorp (12.7 %) y a su subsidiaria el Grupo Crédito SA (85 %). A su vez, Credicorp pertenece en su mayoría a la familia Romero (13.2 %) y a sus empresas Atlantic Security Holding (15.5 %), Urigeler Internacional (5.6 %) y Birmingham Merchant (2.9 %).

Véase también[editar]

Enlaces[editar]

Referencias[editar]