Horario de verano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
«No puedes parar el tiempo... pero puedes atrasarlo una hora a las 2 a.m. del 28 de octubre cuando acaba el horario de verano y empieza el tiempo estándar». Anuncio de Estados Unidos de 2001 para recordar el cambio de hora.
En esta clepsidra antigua, un conjunto de engranajes hacen girar un cilindro que muestra la longitud de las horas apropiada para cada fecha.

El horario de verano (o tiempo de ahorro de luz) (en inglés Daylight saving time o DST) es el horario que sigue la convención por la cual se adelantan los relojes para usar más la luz diurna. Normalmente los relojes se adelantan una hora a principios de la primavera y se retrasan de nuevo en otoño. Muchas culturas antiguas, en cambio, alargaban las horas diurnas en verano. El horario de verano moderno fue propuesto por primera vez por Benjamin Franklin y posteriormente, en 1907, por William Willett. Se empleó ampliamente por primera vez en 1916, durante la Primera Guerra Mundial, para ahorrar carbón. A pesar de las controversias, muchos países lo vienen empleando desde entonces. Los detalles difieren dependiendo del país y son modificadas a veces.

El añadir tiempo de luz diurna a las tardes beneficia al comercio, a la práctica deportiva y otras actividades a las que favorece la presencia de luz tras la jornada laboral,[1] pero puede ocasionar problemas a la agricultura y a otras ocupaciones que dependen del tiempo de exposición a la luz solar.[2] El incremento vespertino de luz puede ayudar a disminuir los accidentes de tráfico,[3] pero sus efectos sobre la salud y la incidencia del crimen están menos claros. Se dice que mediante el horario de verano se ahorra energía eléctrica al reducirse la necesidad de iluminación artificial,[4] pero las evidencias que lo apoyan son débiles,[5] dado que el horario de verano puede estimular la aparición de picos de demanda, lo que incrementa los costes.[6]

Por otra parte, los cambios de horario dificultan la percepción del tiempo y pueden causar problemas de sueño a las personas, así como trastocar reuniones, viajes, facturación de equipaje, el mantenimiento de registros, dispositivos médicos y el uso de maquinaria pesada.[7] Muchos sistemas dirigidos por computadoras son capaces de ajustar sus relojes automáticamente, pero se llegan a producir errores, sobre todo cuando las reglas del horario de verano cambian.[8]

Origen[editar]

William Willett adaptó la idea de Benjamin Franklin del horario de verano.

Algunas civilizaciones antiguas, como la egipcia, la romana y la mesopotámica, ajustaban los horarios al sol con mayor flexibilidad de lo que lo hace el horario de verano, normalmente dividiendo el tiempo de luz en doce horas de igual duración (horas temporarias), por lo que las horas de luz eran más largas durante el verano.[9] [10] Por ejemplo, las clepsidras romanas tenían diferentes escalas para los distintos meses del año: en la latitud de Roma, la tercera hora tras el amanecer, la hora tertia, empezaba (usando el horario moderno) a las 09:02 y duraba 44 minutos en el solsticio de invierno, pero en el de verano empezaba a las 06:58 y duraba 75 minutos.[11] Si bien Hiparco de Nicea inventó, en el siglo II a. C., el sistema de 24 horas de igual duración, más útil para realizar cálculos, no fue sino hasta que en el siglo XIV se inventó el reloj mecánico cuando pudo adoptarse un sistema de horas fijas.[9]

Durante su servicio como enviado extranjero en Francia, Benjamin Franklin publicó anónimamente una carta en 1784 en la que declaraba que los parisinos ahorraban velas levantándose más temprano, empleando así más luz solar.[12] Se publicó por primera vez en la sección "Économie" del diario Journal de Paris. La versión revisada en inglés recibe el nombre de «An Economical Project»,[13] título que no le puso Franklin.[14] La moderada sátira de Franklin proponía imponer un impuesto a las contraventanas, racionar las velas y despertar a los ciudadanos tañendo las campanas de las iglesias y disparando cañones al amanecer, de acuerdo con su proverbio: «Early to bed and early to rise / Makes a man healthy, wealthy, and wise.» ("Temprano a la cama y temprano al despertarse / vuelve al hombre saludable, rico y sabio.")[15] Franklin no propuso cambiar el horario.

Como la antigua Roma, la Europa del siglo XVIII no disponía de horarios precisos. Sin embargo, esto cambió pronto, pues el ferrocarril y las redes de comunicación hicieron necesaria la estandarización del tiempo de una forma que no se conocía en tiempos de Franklin.[16]

En 1905 el constructor inglés William Willett concibió el horario de verano durante un paseo a caballo previo al desayuno, cuando se sorprendió al pensar cuántos londinenses dormían durante la mejor parte de un día de verano.[17] Muy aficionado al golf, le disgustaba acortar su recorrido en el crepúsculo. Dos años más tarde publicó su propuesta,[18] pero su idea no se aplicó inmediatamente. Alemania, sus aliados, y sus zonas ocupadas fueron los primeros países europeos en emplear el horario de verano, que se aplicó por primera vez el 30 de abril de 1916. Reino Unido, la mayor parte del resto de los estados en guerra, y muchos países neutrales europeos les siguieron. Rusia y y otros pocos países esperaron al año siguiente, y los Estados Unidos no lo emplearon hasta 1918. Desde entonces se han producido muchas propuestas, ajustes y revocaciones.[19]

Política[editar]

El horario de verano ha causado controversia desde que se aplicó por primera vez. Sus partidarios argumentan, en palabras de Winston Churchill, que ayuda a «incrementar las posibilidades de encontrar salud y felicidad entre los millones de personas que viven en este país», refiriéndose al Reino Unido.[20] Sus críticos «detectan la huesuda y azulada mano del puritanismo, ansiosa por llevar a la cama a la gente más temprano y levantarlos más temprano, para hacerlos más saludables, ricos y sabios a pesar de sí mismos».[21] Históricamente los minoristas, deportistas y turistas se han manifestado a favor del horario de verano, mientras que los agricultores y la industria del entretenimiento se han opuesto.

El destino de la propuesta de 1907 de Willett muestra muchos intereses políticos involucrados. La propuesta atrajo muchos partidarios, como Balfour, Churchill, Lloyd George, MacDonald, Eduardo VII de Inglaterra (que empleó un horario de verano de media hora en Sandringham), el director de Harrods y el gerente del Banco Nacional. Sin embargo, la oposición fue más fuerte: incluía al Primer Ministro Asquith, Christie (el Astrónomo Real), George Darwin, Napier Shaw (director de la Oficina Meteorológica), muchas organizaciones agrarias y propietarios de teatros. Tras muchas vistas, la propuesta fue derrotada por un estrecho margen en una votación del Parlamento del Reino Unido de 1909. Los aliados de Willett hicieron propuestas similares cada año desde 1911 hasta 1914, sin éxito.[22] Los Estados Unidos eran aún más reacios: el representante de los Estados Unidos Andrew Peters, de Massachusetts, propuso el horario de verano en mayo de 1909, pero la idea no prosperó en el comité.[23]

Los minoristas están generalmente a favor del horario de verano. United Cigar Stores apoyó una propuesta de 1918.

La Primera Guerra Mundial cambió la balanza de apoyos, pues el horario de verano se propuso para aliviar las durezas de la guerra en cuanto al ahorro de carbón y los apagones nocturnos para dificultar los bombardeos. Tras su aplicación por parte del Imperio Alemán, el Reino Unido aplicó por primera vez el horario de verano el 21 de mayo de 1916.[24] Los intereses minoristas y de ciertos sectores de la manufactura liderados por el industrial de Pittsburgh Robert Garland pronto empezaron a ejercer presión para la aprobación del horario de verano. La entrada en la guerra de los Estados Unidos en 1917 aportó los motivos para superar las objeciones, y a partir de 1918 se aplicó el horario de verano.[25]

La guerra terminó y volvió a desnivelar la balanza. Los agricultores seguían en desacuerdo con el horario de verano, y muchos países lo revocaron tras la guerra. El Reino Unido fue una excepción: continuó con el horario de verano pero durante años ajustó las fechas de transición por diversas razones, entre ellas reglas especiales durante las décadas de 1920 y 1930 para evitar cambios de hora en las mañanas de Pascua.[26] Los Estados Unidos fueron más convencionales: el Congreso lo revocó en 1919. El presidente Woodrow Wilson vetó la revocación dos veces, pero su segundo veto fue anulado,[27] y sólo unas pocas ciudades del país conservaron el horario de verano localmente.[28]

El sucesor de Wilson, Warren G. Harding, se opuso al horario de verano por considerarlo un "engaño". Razonando que la gente debía levantarse e ir a trabajar más temprano en verano, ordenó a los empleados federales de Washington, D.C., que empezaran a trabajar a las 08:00, y no a las 09:00, durante el verano de 1922, y dejó que las empresas privadas decidieran si querían seguir su ejemplo. Una parte de ellas lo hizo, pero otra no, lo que provocó un desbarajuste al que los críticos pusieron nombres como «Daylight Slaving Time»;[29] [30] El experimento no se repitió.[31]

Desde Willett, el mundo ha visto muchas propuestas, ajustes y revocaciones del horario de verano, con motivaciones políticas similares.[32] En el Reino Unido, la industria del deporte y el ocio al aire libre apoya la propuesta del Single/Double Summer Time (SDST - ), una variante en la que se adelanta una hora en invierno y dos en verano.[33] En los Estados Unidos, la Asociación de Fabricantes de Artículos Deportivos (Sporting Goods Manufacturers Association) y la Asociación Nacional de Supermercados National Association of Convenience Stores ejercieron presión y lograron que se extendiera el horario de verano en 2007;[34] a mediados de la década de 1980, Clorox y 7-Eleven patrocinaron una coalición para apoyar la extensión de 1987, y los senadores de Idaho votaron a su favor porque pensaban que así más restaurantes de comida rápida venderían más papas fritas procedentes de Idaho.[1]

Ventajas e inconvenientes[editar]

La propuesta hecha por Willett en 1907 aseguraba que el horario de verano incrementaba las oportunidades de practicar actividades de ocio al aire libre durante las horas de luz vespertinas. Obviamente esto no cambia la longitud del día: los días más largos próximos al solsticio de verano en las latitudes altas dan pie a desplazar el horario de luz de la mañana a la tarde para que la luz matutina no se desperdicie.[18]

Según Thomas C. Schelling, el acuerdo general de la población sobre el horario a seguir resulta más ventajoso que la adopción del horario de verano de forma individual. De acuerdo con esta consideración, un individuo obtendría una ventaja mayor al seguir toda la población el horario de verano que si por su cuenta decidiese levantarse más temprano, pues la coordinación aporta un gran beneficio.[35] Sin embargo, muchos hacen caso omiso al horario de verano y alteran sus horarios para coordinarse con la luz del sol, o con colegas distantes.[36] El horario de verano no se emplea durante el invierno porque las mañanas son más oscuras: quizá los trabajadores no tienen tiempo libre con luz solar, y los niños tendrían que volver de la escuela cuando ya ha anochecido.[5]

Uso de la energía[editar]

Carta de Franklin sobre la luz diurna, a menudo mal citada. No mencionó el horario de verano, y la primera vez que se publicó no tenía título ni pie de autor.[12]

Al retrasar el horario nominal al amanecer y en el crepúsculo, se incrementa el empleo de luz artificial por la mañana y se reduce por la tarde. Como la sátira de Franklin apuntó, se ahorra energía si el ahorro vespertino supera al incremento matutino, lo que puede ocurrir si la gente necesita más luz por la tarde que por la mañana. Sin embargo, no se han encontrado evidencias estadísticas significativas para apoyar esta hipótesis. El Departamento de Transporte de los Estados Unidos concluyó en 1975 que el horario de verano puede reducir el uso de la electricidad en un 1 por ciento durante marzo y abril,[4] pero el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología revisó el estudio del Departamento de Transporte en 1976 y no halló indicios que apuntaran a un ahorro de energía significativo.[5] En 2000, cuando algunas partes de Australia empezaron a usar el horario de verano a finales del invierno, el consumo de electricidad no decreció, pero tanto el pico de consumo de energía de la mañana como los precios se incrementaron.[6] En los Estados Unidos no hay evidencias claras de que se ahorrase electricidad a causa de la extensión del horario de verano que se introdujo en 2007,[37] y aunque una empresa de servicio público comunicó un decremento en marzo de 2007, otras cinco no lo hicieron.[38] El empleo del horario de verano puede incrementar el consumo de gasolina: en los Estados Unidos, la demanda de gasolina creció un 1 por ciento en marzo del 2007.[39] Cuanto más cerca del Ecuador esté un país, menos justificado está el cambio de horario, puesto que la duración de los días es más semejante en invierno y en verano. Por supuesto, hay países divididos: un horario para cada zona.

En España, un estudio realizado por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) en el año 2011 encontró un ahorro del 5% en el consumo de energía eléctrica doméstica durante los meses con horario de verano.[40]

Efectos económicos[editar]

Efecto de los cambios de horario sobre el amanecer y el ocaso en Bilbao en 2009.

Los minoristas, fabricantes de equipamiento deportivo y otros negocios se benefician del incremento de luz por las tardes, pues favorece el que sus clientes vayan de compras y practiquen deportes al aire libre. Por ejemplo, en 1984 la revista Fortune estimó que la extensión de siete semanas del horario de verano les proporcionaría 30 millones de dólares adicionales a los establecimientos 7-Eleven. La National Golf Foundation estimó que la extensión incrementaría los ingresos de la industria de 200 a 300 millones de dólares.[41] Por otra parte, el horario de verano puede perjudicar a los agricultores y otras actividades cuyo trabajo está determinado por el sol. Por ejemplo, la cosecha de los cereales se realiza cuando el rocío se evapora, así que cuando los granjeros llegan más temprano en verano su trabajo es menos valioso.[2] El horario de verano también perjudica las tasas de audiencia de los programas en prime-time.[42] También salen perjudicados los teatros y cines, especialmente los autocines.[43]

Los cambios de horario tienen una cierta correlación con un decremento de la eficiencia económica. En 2000 el horario de verano conllevó una pérdida estimada de 31 mil millones de dólares en el mercado de acciones.[44] Los cambios de horario y el horario de verano tienen un coste económico directo, pues conllevan trabajo extra para llevar a cabo reuniones y perjudican a las actividades computarizadas. Por ejemplo, el cambio de las fechas de inicio y final del horario de verano en Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda en 2007 causó problemas informáticos, pues hubo que actualizar los sistemas para afrontar este imprevisto.[45]

Seguridad pública[editar]

Panfleto de William Willett promoviendo el horario de verano que llegó a las diecinueve ediciones.[18]

En 1975 el Departamento de Transporte estadounidense informó que se habían reducido en un 0,7 por ciento los accidentes de tráfico durante el horario de verano, y estimó que la reducción real sería de un 1,5 a un 2 por ciento,[4] pero en 1976 un estudio del Instituto de Estándares no encontró evidencias que apoyasen estas conclusiones.[5] En 1995 el Instituto de Seguros para Carreteras Insurance Institute for Highway Safety estimó que se había producido una reducción del 1,2 por ciento, y una reducción del 5 por ciento en atropellamientos mortales a transeúntes.[3] Otros han encontrado reducciones similares.[46] En el Reino Unido se proyecta aplicar el Single/Double Summer Time (SDST) ("Horario de verano simple/doble") para reducir los accidentes de tráfico de un 3 a un 4 por ciento respecto al horario de verano habitual.[47] No está claro si la interrupción de la costumbre del sueño contribuye a los accidentes mortales inmediatamente tras los cambios de horario. Se observó una correlación entre los cambios de horario y los accidentes en los Estados Unidos, pero no en Suecia. Si acaso este efecto bianual existe, es mucho menor que la reducción global de accidentes.[48] [49]

En la década de 1970 la Administración de Asistencia para la Aplicación de la Ley (Law Enforcement Assistance Administration) de los Estados Unidos (LEAA) halló una reducción de entre el 10 y el 13 por ciento en los crímenes violentos en Washington, D.C., durante el horario de verano. Sin embargo, la LEAA no filtró otros factores, examinó sólo dos ciudades y concluyó que el crimen se había reducido únicamente en una de ellas y sólo en ciertas categorías de crímenes. El Departamento de Transporte declaró que «es imposible concluir con certeza que se puedan hallar beneficios equivalentes en todo el país».[50] Aunque la luz diurna hace que las víctimas potenciales se sientan más seguras, esto puede favorecer el crimen.[51]

Un beneficio indirecto de los cambios de horario es aprovecharlos como recordatorio para tareas de mantenimiento semestrales. En muchos países los bomberos animan a los ciudadanos a utilizar los cambios de horario como recordatorio para reemplazar las baterías de los detectores de humo y de monóxido de carbono. Esto es especialmente importante en otoño, justo antes de la temporada de uso de calefactores, cuando hay más probabilidad de incendio. Otras tareas bianuales son la revisión de las salidas de incendio y la familiarización con planes de emergencia, la inspección de las luces de los vehículos, la búsqueda de materiales peligrosos en áreas de almacenamiento y la reprogramación de los termostatos.[52] [53] [54] Sin embargo, no es una función esencial del horario de verano, y las zonas sin horario de verano pueden emplear también el comienzo de la primavera y el otoño como recordatorios.[55]

Salud[editar]

El horario del verano playa ejerce varios efectos sobre la salud. En las sociedades con horarios de trabajo fijos proporciona más luz vespertina para ejercitarse al aire libre. Altera la exposición al sol; pero la cuestión sobre si es beneficioso o no depende de la localización y el horario de la persona, pues la luz solar dispara la síntesis de vitamina D en la piel, pero la sobreexposición puede provocar cáncer de piel. La luz solar influye fuertemente sobre la depresión invernal. El horario de verano puede ayudar en casos de depresión, haciendo que las personas se levanten más temprano,[56] pero algunos declaran lo contrario.[57] La Foundation Fighting Blindness (Fundación contra la Ceguera), organización presidida por el magnate Gordon Gund que combate la ceguera, logró que en el año 2005 se extendiera el horario de verano,[1] [34] pero éste también puede perjudicar a los aquejados de nictalopía.[58] Por otro lado, se ha encontrado que el lunes siguiente al inicio del horario de verano, hay un notable incremento en ataques cardíacos; y de manera inversa, estos se reducen cuando se vuelve al horario de invierno.[59]

Los cambios de horario reducen la duración y la eficiencia del sueño,[60] y el gobierno de Kazajistán citó problemas de salud debido a los cambios de horario como la razón principal para abolir el horario de verano.[61]

Complejidad[editar]

El William Willett Memorial siempre está en horario de verano.

Los cambios de horario tienen la clara desventaja de la complejidad. La gente debe acordarse de cambiar el horario. Los que cruzan con frecuencia límites de zonas horarias tienen que llevar un registro de diferentes reglas de horarios de verano, pues no todos los sitios tienen las mismas. La duración del día pasa a ser variable. Se producen con frecuencia faltas de coordinación en reuniones, viajes, sistemas de facturación y de registro, que pueden resultar caras.[62] En la proximidad de la transición de otoño de 03:00 a 02:00, un reloj muestra el periodo de 02:00 a 03:00 dos veces, lo que puede llevar a confusión.[63]

Los sistemas computarizados pueden necesitar un periodo de inactividad o un reinicio cuando se cambia de hora. El ignorar este requisito dañó una fábrica de acero en 1993.[7] Los dispositivos médicos pueden tener problemas que dañen a los pacientes, sin que sea obvio para el personal del hospital que tengan que permanecer alerta.[64] Estos problemas se complican cuando las normas del horario de verano cambian, como ocurrió en 2007 en los Estados Unidos. Los desarrolladores de software deben probar y quizá modificar los programas, y los usuarios deben instalar actualizaciones y reiniciar aplicaciones.[8]

Algunos cambios de hora pueden evitarse ajustando los relojes continuamente[65] o al menos más gradualmente—por ejemplo, Willet al principio sugirió emplear transiciones de 20 minutos semanales—pero esta complejidad añadida nunca se ha aplicado.

El horario de verano puede incrementar las desventajas del tiempo estándar. Por ejemplo, cuando se lee un reloj de sol se debe tener en cuenta el horario de verano además de la zona horaria y las discrepancias naturales.[66] Además, el horario de verano complica las recomendaciones que dependen de la hora para evitar la exposición solar.[67]

Traslado del gasto energético[editar]

Un horario de invierno (fuera del periodo vacacional) en el cual hubiera muchas horas sin luz solar por la mañana, trasladaría el gasto energético (y por tanto coste económico) a la industria y los demás sectores laborales, que es donde se encuentra gran parte la población por la mañana. Aun así, hay que tener en cuenta que el mundo empresarial a veces usa la iluminación permanente y con independencia de la luz exterior.

Por otro lado, hay iluminación que se enciende entre la puesta y la salida del sol, como las farolas que iluminan calles y carreteras. En este caso, en verano están menos tiempo encendidas que en invierno. Pero este ahorro no es debido precisamente al cambio de hora, sino a que durante el verano hay más horas de luz natural.

En cambio, el horario de invierno (en el cual el peso de las horas sin luz solar se apoya básicamente en la tarde; es decir, cuando la mayoría de la población sale del trabajo) traslada el gasto energético a la población.

La diversidad en su aplicación[editar]

Begin CEST.svg
End CEST.svg
Los relojes se adelantan en primavera
cuando empieza el horario de verano...
Y se atrasan en otoño cuando acaba.
El empleo del horario de verano está más extendido en países situados a mayor latitud en ambos hemisferios.
     Se emplea     Ya no se emplea     Nunca se empleó

En el caso típico en primavera, se adelanta una hora a las 02:00 y el día tiene 23 horas, mientras que en otoño se atrasa una hora y se pasa de las 03:00 a la 02:00, repitiendo esa hora, así que ese día tiene 25 horas. Un reloj digital no muestra las 02:00 en el cambio de primavera, sino que pasa de 01:59:59 a las 03:00:00.

Los cambios de hora se programan normalmente en una noche de fin de semana para atenuar los desbarajustes. Los cambios de una hora son lo más habitual, pero la isla de Lord Howe de Australia emplea cambios de media hora.[68] En el pasado se han empleado cambios de veinte minutos y de dos horas.

Las estrategias de coordinación difieren cuando zonas horarias adyacentes cambian de hora. La Unión Europea cambia de hora a la vez, a la 01:00 UTC; por ejemplo, la hora de Europa Oriental siempre está una hora adelantada respecto a la hora central europea.[26] La mayor parte de Norteamérica cambia de hora a las 02:00, así que las zonas adyacentes no realizan el cambio simultáneamente. Por ejemplo, el Tiempo de la Montaña puede tener momentáneamente cero o dos horas de adelanto sobre la Tiempo del Pacífico. Los distritos de Australia van más lejos y no siempre se ponen de acuerdo con las fechas de inicio y final del horario de verano; por ejemplo, en 2006 Tasmania adelantó sus relojes el 1 de octubre, Australia Occidental el 3 de diciembre y el resto de zonas con horario de verano el 29 de octubre.[69]

Las fechas de inicio y final pueden diferir con la localización y el año. Desde 1996, el horario de verano europeo se ha venido aplicando desde el último domingo de marzo al último de octubre; antes las reglas no eran uniformes en todos los estados de la unión.[26] A partir de 2007 la mayoría de los estados de Estados Unidos y provincias y territorios de Canadá aplicaron el horario de verano del segundo domingo de marzo al primero de noviembre.[70] El cambio de 2007 fue parte de la Ley de Políticas Energéticas (la Energy Policy Act; previamente, de 1987 a 2006, las fechas de inicio y final eran el primer domingo de abril y el último de octubre, y el Congreso podrá volver a las fechas anteriores una vez que se haya completado un estudio sobre el consumo energético.[71]

Las fechas de inicio y final se invierten en el hemisferio sur. Por ejemplo, en Chile hasta el año 2010 aplicaba el horario de verano desde el segundo domingo de octubre hasta el segundo domingo de marzo, en cambio a partir del año 2012 aplicará un nuevo horario de verano el que será a partir del día 28 de abril de cada año hasta el uno de septiembre del mismo año con transiciones a las 00:00.[72] La diferencia de tiempo entre el Reino Unido y Chile puede ser, por tanto, de tres, de cuatro o de cinco horas, dependiendo de la época del año. Fuente: http://www.gob.cl/informa/2012/02/22/gobierno-anuncia-fechas-de-cambio-de-hora-para-el-ano-2012.htm

China occidental, Islandia y otras zonas están al oeste de su zona horaria ideal, así que es como si tuvieran horario de verano todo el año. Por ejemplo, Saskatoon, Saskatchewan, está a 106°39′ O de longitud, ligeramente al oeste del centro de la Zona Horaria de Montaña (Mountain Time Zone) ideal (105°O), pero Saskatchewan tiene el Tiempo Central Estándar (90°O) todo el año, así que siempre está unos 67 minutos adelantada respecto al tiempo solar.[73] El Reino Unido e Irlanda pusieron a prueba el horario de verano durante el año completo desde 1968 hasta 1971, pero lo abandonaron a causa de su impopularidad, especialmente en las regiones del norte.[74]

El oeste de Francia, España y otras zonas tienen la zona horaria cambiada y además aplican el horario de verano, así que el efecto es el de tener horario de verano en invierno y una hora extra en verano. Lo mismo sucede en otras zonas, como por ejemplo Nome, Alaska, está a 165°24′O de longitud, lo que está al oeste del centro de la zona de Tiempo Central Samoano (165°O), pero tiene el horario de Alaska (135°O) con horario de verano DST, así que está ligeramente más de dos horas adelantado en invierno y tres en verano.[75]

El horario de verano normalmente no se usa cerca del Ecuador, pues los tiempos de amanecer y anochecer no varían lo suficiente como para justificarlo. Algunos países lo emplean sólo en algunas regiones; por ejemplo, el sur de Brasil lo emplea, mientras que el Brasil ecuatorial no.[76] Sólo una minoría de la población mundial emplea el horario de verano, pues Asia y África en general no lo hacen.

Informática[editar]

La mayor parte de sistemas informáticos pueden cambiar de hora automáticamente cuando cambia el horario de verano. Las dos implementaciones más empleadas en la actualidad son zoneinfo y la de Microsoft Windows.

Zoneinfo[editar]

La base de datos zoneinfo asigna un nombre a los cambios de hora históricos y predecibles de una región. Esta base de datos la usan muchos programas informáticos, incluyendo la mayoría de sistemas operativos Unix, Java Oracle;[77] la base de datos de HP «tztab» es similar pero incompatible.[78] Cuando las autoridades cambian las normas del horario de verano las actualizaciones de zoneinfo se instalan como parte del mantenimiento ordinario del sistema operativo. En los sistemas Unix la variable de entorno TZ de un proceso especifica el nombre del lugar, como por ejemplo en TZ='America/New_York'.

Sistemas más antiguos pueden emplear sólo los valores TZ requeridos por POSIX, que especifican como mucho un momento de inicio y final en su valor. Por ejemplo TZ='EST5EDT,M3.2.0/02:00,M11.1.0/02:00' especifica el horario de Norteamérica que empezará en 2007. TZ debe de cambiarse cuando cambian las normas del horario de verano, y el nuevo valor de TZ se aplica a todos los años, lo que afecta también a fechas antiguas.[79]

Microsoft Windows[editar]

El proceso para ajustar y actualizar la configuración del horario de verano en Microsoft Windows varía con cada versión.[80] Windows Vista y Windows 7 pueden tener al menos dos reglas finales e iniciales por cada zona horaria. En una zona canadiense con horario de invierno, una configuración de Vista no tiene problemas con horas del periodo 1987-2006 y posteriores a 2006, pero puede tener problemas con las anteriores. Los sistemas Microsoft Windows antiguos pueden almacenar sólo un inicio y una regla para cada zona, así que la misma zona canadiense sólo estará exenta de errores para las fechas posteriores a 2006.[81]

Estas limitaciones han causado problemas. Por ejemplo, antes de 2005, el horario de verano en Israel variaba cada año, y en algunos no se aplicó. Windows 95 tenía las reglas correctas sólo para 1995, así que ocasionó problemas los demás años. En Windows 98 Microsoft se rindió y marcó Israel como si no tuviese horario de verano, así que los israelíes tenían que cambiar de hora manualmente dos veces al año. La ley de horario de verano israelí de 2005 marcó reglas predecibles, pero Windows no podía representar las fechas de la norma de forma que no fuesen dependientes del año. Algunas soluciones parciales pueden ser cambiar los ficheros de zona horaria cada año[82] y hay una herramienta de Microsoft que lo hace automáticamente.[83]

Notas y referencias[editar]

  1. a b c James C. Benfield (24 de mayo de 2001). «Statement to the U.S. House, Committee on Science, Subcommittee on Energy». Energy Conservation Potential of Extended and Double Daylight Saving Time. Serial 107-30. http://commdocs.house.gov/committees/science/hsy73325.000/hsy73325_0.HTM. Consultado el 16 de mayo de 2007. 
  2. a b «Daylight savings time». Minnesota House Public Information OfficeSession Weekly (1991). Consultado el 21 de marzo de 2003. «…Minneapolis Star, Enero. 28, 1959.… 'Los agricultores se quejan de que no pueden llegar a sus campos más temprano que de costumbre... porque el sol de la mañana no seca el rocío durante el horario de verano. ' ».
  3. a b Susan A. Ferguson; David F. Preusser; Adrian K. Lund; Paul L. Zador; Robert G. Ulmer (1995). «Daylight saving time and motor vehicle crashes: the reduction in pedestrian and vehicle occupant fatalities». American Journal of Public Health (Diario Americano de Salud Pública) (American Public Health Association) 85 (1):  pp. 92–95. PMID 7832269. http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?pubmedid=7832269. 
  4. a b c Linda L. Lawson (24 de mayo de 2001). «Statement to the U.S. House, Committee on Science, Subcommittee on Energy». Energy Conservation Potential of Extended and Double Daylight Saving Time. Serial 107-30. http://commdocs.house.gov/committees/science/hsy73325.000/hsy73325_0.HTM. Consultado el 16 de mayo de 2007. 
  5. a b c d Mark Gurevitz (04-04-2006). Daylight saving time. Congressional Research Service. http://opencrs.cdt.org/document/RS22284/. Consultado el 01-06-2007. 
  6. a b Ryan Kellogg; Hendrik Wolff (2007). Does extending daylight saving time save energy? Evidence from an Australian experiment. Center for the Study of Energy Markets. http://repositories.cdlib.org/ucei/csem/CSEMWP-163. Consultado el 16-05-2007. 
  7. a b Peter G. Neumann (1994). «Computer date and time problems». Computer-Related Risks. Addison-Wesley. ISBN 0-201-55805-X.  Consultado el 26 de mayo de 2007.
  8. a b Stephen Tong; Joseph Williams (2007). «Are you prepared for daylight saving time in 2007?». IT Professional (IEEE Computer Society) 9 (1):  pp. 36–41. http://www.computer.org/portal/pages/itpro/content/Daylight_Saving_Time_2007.html. 
  9. a b [Masters] (abril de 2006). «Why is a day divided into 24 hours?». Departamento de Astronomía de la Universidad de Cornell. Consultado el 27-01-08.
  10. B.L. Ullman (1918). «Daylight saving in ancient Rome». The Classical Journal 13 (6):  pp. 450–451. http://links.jstor.org/sici?sici=0009-8353%28191803%2913%3A6%3C450%3ADSIAR%3E2.0.CO%3B2-Z. 
  11. Jérôme Carcopino (1968). «The days and hours of the Roman calendar». Daily Life in Ancient Rome: The People and the City at the Height of the Empire. Yale University Press. ISBN 0300000316. 
  12. a b Benjamin Franklin, escrito anónimamente (26-04-1784). «Aux auteurs du Journal» (en francés). Journal de Paris (117). 
  13. Full text - Benjamin Franklin - The Journal of Paris, 1784
  14. A.O. Aldridge (1956). «Ensayo de Franklin sobre la luz diurna». American Literature 28 (1):  pp. 23–29. http://links.jstor.org/sici?sici=0002-9831%28195603%2928%3A1%3C23%3AFEODS%3E2.0.CO%3B2-W. 
  15. Seymour Stanton Block (2006). «Benjamin Franklin: America's inventor». American History. http://www.historynet.com/magazines/american_history/3036996.html. 
  16. Eviatar Zerubavel (1982). «The standardization of time: a sociohistorical perspective». The American Journal of Sociology 88 (1):  pp. 1–23. http://links.jstor.org/sici?sici=0002-9602%28198207%2988%3A1%3C1%3ATSOTAS%3E2.0.CO%3B2-H. 
  17. David Rooney (2007). «Royal Observatory commemorates William Willett». Petts Wood & District Residents' Association. Consultado el 27 de marzo de 2007.
  18. a b c William Willett (1907). The waste of daylight. http://webexhibits.org/daylightsaving/willett.html. Consultado el 16-05-2007.  | William Willett (1914) (PDF). The waste of daylight. http://www.pettswoodvillage.co.uk/Daylight_Savings_William_Willett.pdf. Consultado el 16-05-2007. 
  19. Prerau. Seize the Daylight. pp. 51–89. 
  20. Winston S. Churchill (28-04-1934). «A silent toast to William Willett». Pictorial Weekly. http://www.winstonchurchill.org/i4a/pages/index.cfm?pageid=266. 
  21. Robertson Davies (1947). «XIX, Sunday». The Diary of Samuel Marchbanks. Clarke, Irwin. 
  22. Prerau. Seize the Daylight. pp. 12–24. 
  23. Prerau. Seize the Daylight. pp. 72–73. 
  24. Prerau. Seize the Daylight. pp. 51–70. 
  25. Prerau. Seize the Daylight. pp. 80–101. 
  26. a b c Joseph Myers (21 de enero de 2007). «History of legal time in Britain». Consultado el 11 de mayo de 2007.
  27. Prerau. Seize the Daylight. pp. 103–110. 
  28. Robert Garland (1927). Ten years of daylight saving: from the Pittsburgh standpoint. Carnegie Library of Pittsburgh. http://www.clpgh.org/exhibit/dst.html. Consultado el 16 de mayo de 2007. 
  29. juego de palabras con "Daylight Saving Time", horario de verano y "Slaving", esclavitud
  30. Raw Fisher (11 de abril de 2007). The Washington Post (ed.): «Next on the Daylight Saving Express: Make It Year-Round». Consultado el 27 de enero de 2008.
  31. Prerau. Seize the Daylight. pp. 115–118. 
  32. David P. Baron (2005). «The politics of the extension of daylight saving time». Business and its Environment (5th ed. edición). Prentice Hall. ISBN 0-13-187355-5. 
  33. «Propuesta escrita para el SDST» (PDF). Royal Society for the Prevention of Accidents (Real Sociedad para la Prevención de Accidentes) (Oct. 2006). Consultado el 16 de mayo de 2007.
  34. a b Alex Beam (26-07-2005). «Dim-witted proposal for daylight time». Boston Globe. http://www.boston.com/news/globe/living/articles/2005/07/26/dim_witted_proposal_for_daylight_time/. Consultado el 16-05-2007. 
  35. Thomas C. Schelling (2006) [1972]. «Hockey helmets, daylight saving, and other binary choices» (PDF). Micromotives and Macrobehavior. W. W. Norton. ISBN 0-393-32946-1.  Consultado el 26-05-2007.
  36. Daniel S. Hamermesh; Caitlin Knowles Myers; Mark L. Pocock (2006). Time zones as cues for coordination: latitude, longitude, and Letterman. National Bureau of Economic Research. http://ssrn.com/abstract=913313. Consultado el 16-05-2007. 
  37. Adrienne Kandel (22-02-2007) (PDF). Electricity savings from early daylight saving time. California Energy Commission. http://www.energy.ca.gov/2007publications/CEC-200-2007-001/CEC-200-2007-001.PDF. Consultado el 16-05-2007. 
  38. Cindy Cline (21-03-2007). «Early daylight saving time hasn't saved energy in Ottawa». CFRA. http://www.cfra.com/headlines/index.asp?nid=47980. Consultado el 16-05-2007.  | Jim Goddard (02-04-2007). «No saving to hydro and gas bill with earlier time change». News1130. http://www.news1130.com/news/topstory/article.jsp?content=20070402_125254_4680. Consultado el 16-05-2007.  | Lisa Lee (02-04-2007). «Early U.S. Daylight Savings a bust in power savings». Reuters. http://www.reuters.com/article/domesticNews/idUSN0244783020070402. Consultado el 16-05-2007.  | «Daylight saving time reduces power consumption». AM770CHQR. 03-04-2007. http://www.770chqr.com/news/news_local.cfm?rem=62257. Consultado el 16-05-2007.  | Ned Potter (04-04-2007). «Final word on daylight saving—not». ABC News. http://blogs.abcnews.com/scienceandsociety/2007/04/final_word_on_d.html. Consultado el 16-05-2007. 
  39. Shawn McCarthy (18-04-2007). «Has daylight saving time fuelled gasoline consumption?». The Globe and Mail. http://www.theglobeandmail.com/servlet/story/RTGAM.20070418.wxrdst18/BNStory/. Consultado el 16-05-2007. 
  40. «¿Realmente se ahorra energía con el horario en verano?». Consultado el 11 de diciembre de 2012.
  41. Downing. Spring Forward. pp. 147–148. 
  42. Rick Kissell (20-03-2007). «Daylight-saving dock ratings». Variety. http://www.variety.com/article/VR1117961488.html. Consultado el 16-05-2007. 
  43. Todd D. Rakoff (2002). A Time for Every Purpose: Law and the Balance of Life. Harvard University Press. p. 26. ISBN 067400910X. 
  44. Mark J. Kamstra; Lisa A. Kramer; Maurice D. Levi (2000). «Losing sleep at the market: the daylight saving anomaly». The American Economic Review (American Economic Association) 90 (4):  pp. 1005–1011. http://links.jstor.org/sici?sici=0002-8282%28200009%2990%3A4%3C1005%3ALSATMT%3E2.0.CO%3B2-C. 
  45. Ben Arnoldy (07-03-2007). «Latest computer glitch: daylight saving time». The Christian Science Monitor. http://www.csmonitor.com/2007/0307/p02s01-stct.html. Consultado el 16-05-2007. 
  46. Douglas Coate; Sara Markowitz (2003). «The effects of daylight and daylight saving time on US pedestrian fatalities and motor vehicle occupant fatalities (Los efectos de luz del día y el horario de verano sobre las víctimas estadounidenses: peatones y conductores de automóvil)». Accident Analysis & Prevention (Elsevier) 36 (3):  pp. 351–357. doi:10.1016/S0001-4575(03)00015-0. PMID 15003579. 
  47. J. Broughton; M. Stone (1998). A new assessment of the likely effects on road accidents of adopting SDST ("Una nueva evaluación de los probables efectos del SDST sobre los accidentes de tráfico"). Transport Research Laboratory. http://www.trl.co.uk/store/report_detail.asp?srid=2529. Consultado el 16-05-2007. 
  48. Jason Varughese; Richard P. Allen (2001). «Fatal accidents following changes in daylight savings time: the American experience». Sleep Medicine (Elsevier) 2 (1):  pp. 31–36. doi:10.1016/S1389-9457(00)00032-0. 
  49. Mats Lambe; Peter Cummings (2000). «The shift to and from daylight savings time and motor vehicle crashes». Accident Analysis & Prevention 32 (4):  pp. 609–611. doi:10.1016/S0001-4575(99)00088-3. 
  50. House Committee on Energy and Commerce, Subcommittee on Energy Conservation and Power (24 de abril de 1985). Daylight saving time. Serial No. 99-4. U.S. GPO. pp. 26. 
  51. B.A.J. Clark (2003) (PDF). Outdoor lighting and crime, part 2: coupled growth. Astronomical Society of Victoria. http://amper.ped.muni.cz/light/crime/OLCpt2.pdf. Consultado el 16-05-2007. 
  52. «Turn back your clocks». Consumer Reports. Oct. 2006. http://www.consumerreports.org/cro/home-garden/news/october-2006/end-of-daylight-saving-time-10-06/overview/0610_daylight-saving-time.htm. Consultado el 16-05-2007. 
  53. «A timely day to check your smoke alarm». New Zealand Fire Service. 13-03-2002. Consultado el 15-05-2007. 
  54. «CSPC and USFA encourage consumers to spring forward with fire safety in mind». U.S. Consumer Product Safety Commission; U.S. Fire Administration. 09-03-2007. Consultado el 16-05-2007. 
  55. Amy Fackler (8 de abril de 2005). «Prevent household fires». Yahoo Health. Consultado el 16 de mayo de 2007.
  56. Henry Olders (2003). «Average sunrise time predicts depression prevalence». Journal of Psychosomatic Research 55 (2):  pp. 99–105. doi:10.1016/S0022-3999(02)00479-8. PMID 12932507. 
  57. Shari Roan (05-03-2007). «Change in daylight saving time may affect moods». Los Angeles Times. 
  58. «Daylight savings». Moderatrix Musings (12 de marzo de 2007). Consultado el 28 de marzo de 2007. «Ahora tengo que conducir hacia el trabajo a oscuras. Esto es un problema real para mí, pues tengo una nictalopía terrible y evito conducir a oscuras a todo coste. Simplemente no es seguro (especialmente para los otros conductores, dado que no puedo saber dónde están.)».
  59. «Daylight Saving Impacts the Timing of Heart Attacks». American College of Cardiology (29 de marzo de 2014). Consultado el 7 de abril de 2014.
  60. Tuuli A. Lahti; Sami Leppämäkia; Jouko Lönnqvista; Timo Partonen (2006). «Transition to daylight saving time reduces sleep duration plus sleep efficiency of the deprived sleep». Neuroscience Letters 406 (3):  pp. 174–177. doi:10.1016/j.neulet.2006.07.024. PMID 16930838. 
  61. «Kazakhstan abolishes daylight saving time». Sociedad kazajstaní en el Reino Unido (21 de marzo de 2005). Consultado el 28 de marzo de 2007.
  62. Paul McDougall (01-03-2007). «PG&E says patching meters for an early daylight-saving time will cost $38 million». InformationWeek. http://www.informationweek.com/news/showArticle.jhtml?articleID=197700487. Consultado el 16-05-2007. 
  63. «Daylight saving time: rationale and original idea». WebExhibits. Consultado el 6 de febrero de 2007.
  64. Daniel G. Schultz (1 de marzo de 2007). «Unpredictable events in medical equipment due to new daylight savings time change». Center for Devices and Radiological Health, Food and Drug Administration. Consultado el 13 de abril de 2007.
  65. Jesse Ruderman (1 de noviembre de 2006). «Continuous daylight saving time». Indistinguishable from Jesse. Consultado el 21 de marzo de 2007.
  66. Ann Parker (11-03-2007). «Sundials put old slant on telling time». Santa Cruz Sentinel. http://www.santacruzsentinel.com/archive/2007/March/11/style/stories/01style.htm. Consultado el 16-05-2007. 
  67. Leith Holloway (1992). «Atmospheric sun protection factor on clear days: its observed dependence on solar zenith angle and its relevance to the shadow rule for sun protection». Photochemistry and Photobiology 56 (2):  pp. 229–34. PMID 1502267. 
  68. Colin Oriti (7 de junio de 2007). «An essential guide to Lord Howe». Lord Howe Island Tourism Association. Consultado el 24 de junio de 2007.
  69. «Implementation dates of daylight saving time within Australia». Bureau of Meteorology (22 de noviembre de 2006). Consultado el 11 de mayo de 2007.
  70. Tom Baldwin (12-03-2007). «US gets summertime blues as the clocks go forward 3 weeks early». The Times. http://www.timesonline.co.uk/tol/news/world/us_and_americas/article1499835.ece. Consultado el 16-05-2007. 
  71. «Energy Policy Act of 2005, Public Law 109-58 § 110» (8 de agosto de 2005). Consultado el 10 de mayo de 2007.
  72. «Historia de la hora oficial de Chile». Chilean Hydrographic and Oceanographic Service (2 de marzo de 2007). Consultado el 10 de mayo de 2007.
  73. «Time zones & daylight saving time». Institute for National Measurement Standards (5 de mayo de 2007). Consultado el 10 de mayo de 2007.
  74. Philip Johnston (22-01-2007). «Is it time to lighten our darkness?». The Daily Telegraph. http://www.telegraph.co.uk/opinion/main.jhtml?xml=/opinion/2007/01/22/do2202.xml. Consultado el 16-05-2007. 
  75. Doug O'Hara (11 de marzo de 2007). «Alaska: daylight stealing time». Far North Science. Consultado el 11 de mayo de 2007.
  76. «Decretos sobre o Horário de Verão no Brasil». Time Service Dept., National Observatory, Brazil (2006). Consultado el 2 de junio de 2007.
  77. Paul Eggert; Arthur David Olson (13 de marzo de 2007). «Sources for time zone and daylight saving time data». Consultado el 23 de marzo de 2007.
  78. «tztab(4)». Hewlett-Packard Co.HP-UX Reference: HP-UX 11i Version 3 (2007). Consultado el 16 de mayo de 2007.
  79. «Other environment variables». The Open GroupIEEE Std 1003.1-2004 (2004). Consultado el 16 de mayo de 2007.
  80. «Daylight saving time help and support center». Microsoft Corp. (13 de marzo de 2007). Consultado el 22 de marzo de 2007.
  81. «Visual Studio and daylight saving time change». Microsoft Corp. (2007). Consultado el 22 de marzo de 2007.
  82. «Windows daylight savings timezones for Israel». Lingnu Open Source Consulting (20 de abril de 2005). Consultado el 22 de marzo de 2007.
  83. «Microsoft support entry regarding daylight saving time in Israel» (en hebreo). Microsoft Corp. (2007). Consultado el 22 de marzo de 2007.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

En español
En inglés