Hoodoo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Hoodoo es una forma de magia utilizada por la población afroamericana del sur de los EE. UU. Esta magia, también conocida como conjure, incluye la tradición de la práctica de magia que se desarrolló a partir del sincretismo de un número de diferentes culturas y tradiciones mágicas traídas desde África.

El Hoodoo incorpora prácticas tradicionales de diversas religiones como las religiones tradicionales africanas, prácticas de los indígenas de América, tradiciones de algunos países de Europa y prácticas mágicas de grimorio. Si bien las prácticas populares como el Hoodoo son fenómenos culturales, lo que es especialmente innovador en esta tradición es la "extraordinariamente eficaz utilización de figuras bíblicas," en sus prácticas y en la vida de sus practicantes.[1]

La palabra Hoodoo fue documentada por primera vez en inglés estadounidense en 1875 y fue clasificada como un nombre o un verbo transitivo.[2][3]​ En AAVE, es a menudo utilizado para describir un hechizo o poción, pero también puede ser utilizado como un adjetivo para describir a un practicante. Algunos sinónimos regionales para Hoodoo son: invocación, evocar o brujería.[4]

No son todos sinónimos, sin embargo. Por ejemplo, brujería como sinónimo es problemático, en el sentido de que puede implicar un juicio moral negativo sobre la práctica del Hoodoo, o puede ser confundido con la contemporánea religión Wicca. Por otra parte, se considera que un médico Hoodoo no debe entenderse como un rootworker si él o ella no utiliza las raíces y las hierbas en sus prácticas mágicas. Por lo tanto, el rootwork puede entenderse como una subcategoría o un "tipo" de práctica del Hoodoo.

Orígenes[editar]

Un mapa del comercio transatlántico de esclavos

Aproximadamente 20 millones de esclavos de varios grupos étnicos, fueron transportados a las Américas, entre el siglo XVI y el siglo XIX, como parte del comercio transatlántico de esclavos (años 1500 al 1880).[5]​ El comercio transatlántico de esclavos a los Estados Unidos ocurrió entre los años 1619 y 1808, y el comercio ilegal de esclavos ocurrió entre 1808 y 1860 aproximadamente 500,000 esclavos africanos fueron transportados a los Estados Unidos.[6]​ Los grupos étnicos traídos a los Estados Unidos durante los años de la trata de esclavos fueron Kongo, Igbo, Akan, Mandé, Yoruba, Fon, Ewe y Fulbe entre otros.[7][8]​ Después de la llegada de diversos grupos étnicos a los Estados Unidos, Hoodoo fue creado por esclavos afroamericanos para su supervivencia espiritual como una forma de resistencia contra la esclavitud. "Porque la comunidad afroamericana no tenía las mismas ayudas médicas o psicológicas como la sociedad Europea Americana, estos miembros fueron forzados a confiar en unos a otros para sobrevivir". Como resultado, libre y esclavos afroamericanos confiaron en Hoodoo para su protección.[9]​ Diversos grupos étnicos africanos de África Occidental y África Central, trabajaban todos en la misma plantación. Estos diversos grupos étnicos africanos en los Estados Unidos, con el tiempo se fusionaron y se convirtieron en un grupo étnico más grande, llamado Afro-Americanos, quienes son los creadores de Hoodoo. La práctica del Hoodoo unificó esclavos americanos de diversos orígenes en América. A pesar de esta diversidad étnica en plantaciones Americanas, Africanos de África Occidental y África Central trajeron sus propias formas de conjurar que se convirtió en la práctica conocida como Hoodoo. Lo que los unía era su uso de conjurar para la liberación. Por ejemplo, la práctica del ring shout, (anillo de grito).[10]​ en Hoodoo diversos grupos étnicos africanos unificados en plantaciones de esclavos. El baile en círculo en sentido anti horario era (y es) practicado en África Central y en África Occidental para comunicarse con los ancestros y para posesión espiritual[11]​ Africanos esclavizados en Estados Unidos bajo el grito del anillo, y esta unidad de africanos diversos en América crearon una identidad Afroamericana[12]​ Es más, el Autor Tony Khail condujo investigaciones en comunidades Afroamericanas en Memphis, Tennessee y rastreó que los orígenes del Hoodoo se practican en África Central y Á frica Occidental. En Memphis, Khail condujo entrevistas con rootworkers negros y escribió acerca de las prácticas y la historia del Hoodoo Afroamericano en su libro A Secret History of Memphis Hoodoo. Por ejemplo, Kail grabó a los antiguos esclavos de las plantaciones en América del Sur, "Las creencias y prácticas de religiones africanas tradicionales sobrevivieron al medio pasaje (tráfico transatlántico de esclavos) y fueron perseverados entre muchos rootworkers y healers (curanderos) a los largo del sur. Muchos de ellos sirvieron como curanderos, consejeros y farmacéuticos para esclavos, soportando las penurias de la esclavitud.[13]Sterling Stuckey, un profesor de historia americana quien se especializó en el estudio de la esclavitud americana y a cultura e historia afroamericana en los Estados Unidos, afirma que la cultura africana en América desarrollada en una única práctica afroamericana espiritual y religiosa que fue la fundación para conjurar, la teología negra y los movimientos de liberación. Stuckey dio ejemplos en slave narratives, edredones afroamericanos, iglesias negras y continuó las prácticas culturales de los afroamericanos.[14]

Influencia de África Central[editar]

Kongo Yowa Cosmogram

Los orígenes de Bantu-Kongo en prácticas de Hoodoo son evidentes. De acuerdo a la academia de investigación, acerca del 40% de africanos enviados a loa Estados Unidos durante la trata de esclavos desde la región del Congo de África Central. La universidad Emory creó una base de datos online que muestra los viajes del tráfico transatlántico de esclavos. Esta base de datos muestra principalmente barcos de esclavos dejando África Central.[15][16]​ Las antiguas creencias y prácticas espirituales Congoleses están presentes en Hoodoo como el Kongo cosmogram (Cosmograma de Congo). La forma básica del Kongo cosmogram es una simple cruz con una línea. El Kongo cosmogram simboliza la salida del sol en el este y la puesta del sol en el oeste, y representa las energías cósmicas. La línea horizontal en el Kongo cosmogram representa el perímetro entre le mundo físico (reino de los vivos) y el mundo espiritual (reino de los ancestros). La línea vertical del cosmograma es el camino del poder espiritual de Dios en la parte superior viajando al reino de los muertos debajo donde residen los antepasados[17][18]​ El cosmograma o dikenga , como sea, no es un símbolo unitario como la cruz cristiana o la bandera nacional[19]​ El mundo físico reside en lo alto del cosmograma y el mundo espiritual (ancestral) reside en el fondo del cosmograma. En la línea horizontal hay una división acuosa que separa los dos mundos, el físico y el espiritual, en el cual, el agua tiene un papel importante en la espiritualidad afroamericana.[20][21]​ El símbolo de la cruz del Kongo cosmogram tiene una forma física en Hoodoo llamad "el cruce" donde los rituales Hoodoo son presentados para comunicarse con los espíritus y dejar los trabajos rituales espirituales o hechizos para deshacerse de las energías negativas[22]​ El Kongo cosmogram también es llamado el Bakongo cosmogram y la cruz Yowa. La cruz Yowa simboliza una bifurcación en el camino. Esta bifurcación en el camino es espiritual (un cruce sobrenatural) que simboliza la comunicación entre el mundo de los vivos y el mundo de los ancestros, que es dividido en la línea horizontal. Danzas del círculo sagrado en sentido anti horario en Hoodoo son presentadas para comunicarse con los espíritus ancestrales usando el signo de la cruz Yowa[23][24]​ La comunicación con los ancestros es una práctica tradicional en Hoodoo que fue llevada a los Estados Unidos durante el comercio de esclavos originario entre la gente Bantu-Kongo.[25][26]​ En Sabana, Georgia, en una iglesia histórica afroamericana llamada " First African Baptist Church" El símbolo del Kongo cosmogram fue encontrado en el sótano de la iglesia. Afroamericanos perforaron agujeros en el piso del sótano de la iglesia para hacer un Kongo cosmogram en forma de diamante para rezar y meditar. La iglesia fue también una parada en el ferrocarril subterráneo. Los huecos en el piso proveían aire respirable para esclavos fugitivos escondidos en el sótano de la iglesia.[27]​ En una iglesia afroamericana en la costa este de Virginia, Kongo cosmogram fue diseñado en los marcos de la ventanas de la iglesia. La iglesia fue construida frente a un eje de dirección este-oeste para que el sol diera en el este, sobre el campanario de la iglesia. El cementerio de la iglesia también mostraba continuas prácticas funerarias afroamericanas, de colocar similares a espejos encima de las tumbas.[28]​ El círculo del sol del Kongo cosmogram también influenció como los afroamericanos en Georgia rezaban. Fue grabado que algunos afroamericanos en Georgia rezaban en la salida y la puesta del sol.[29]

En otra plantación en Maryland, arqueólogos desenterraron artefactos que mostraban una mezcla de prácticas espirituales cristianas y de África Central entre personas esclavizadas.

Slave dance and music

Esta fue la rueda de Ezequiel en la biblia que se mezcló con el Kongo cosmogram de África Central. El Kongo cosmogram es una cruz a veces encerrada en un círculo que se parece a la cruz cristiana. Quizá esto explica la conexión que los esclavos afroamericanos tenían el símbolo cristiano, porque se parecía a su símbolo africano. También, el kongo cosmogram es evidencia de prácticas Hoodoo entre afroamericanos. En Carolina del Sur, arqueólogos desenterraron en una antigua plantación de esclavos cuencos de barros hechos por africanos que tenían grabado el kongo cosmogran dentro de estos. Esos cuencos de barro fueron usados por afroamericanos para rituales.[30]​ El kongo cosmogram simboliza el nacimiento,  la vida, la muerte y el ciclo de resurrección del alma humana[31]​y la armonía con el universo.[32]​El “ring shout” en Hoodoo tiene sus orígenes de la región del Congo con el Kongo cosmogram (Cruz Yowa) y el baile del anillo del grito en sentido antihorario que sigue el patrón de la salida del sol en el este y la puesta del sol en el oeste, y el “ring shout” sigue la naturaleza clínica de la vida representada en el kongo cosmogram (nacimiento, vida, muerte y resurrección).[33][34][35][36]​.Bailando a través de un círculo en sentido anti horario, los gritos del anillo o en su nombre original “ring shouters”, construían energías espirituales que resultaban en la comunicación con los espíritus ancestrales, lo que dirigió a la posesión espiritual. Los esclavos afroamericanos presentaban la danza en un círculo en sentido antihorario hasta que alguien era arrastrado al centro del anillo por el vórtice espiritual en el centro. El vórtice espiritual en el centro del “ring shout” era un reino espiritual sagrado. El centro del “ring shout” es donde los ancestros y el espíritu santo residen.[37]​.) La tradición del “ring shout” continúa en Georgia con los “shouters” del condado de McIntosh, Dakota del norte.[38]

En 1998 en una casa histórica en Annapolis, Maryland llamada la casa Brice arqueólogos desenterraron artefactos Hoodoo dentro de la casa vinculados a la gente del Congo en África Central. Esos artefactos son la práctica continua de las culturas Minkisi y Nkisi del Kongo en los Estados Unidos traídos por africanos esclavizados. Por ejemplo, arqueólogos encontraron artefactos usados por esclavos afroamericanos para controlar espíritus albergados dentro de paquetes llamados Nkisi. Esos espíritus dentro de los objetos fueron puestos en un lugar secreto para proteger un área o causar daño a los esclavistas.[39]​Los artefactos descubiertos en la casa James Brice eran grabados del kongo cosmogram como cruce de caminos (una X) dentro de la casa. Esto fue hecho para resguardar un lugar de un duro esclavista[40]​.Paquetes de Nkisi fueron encontrados en otra plantación en Virginia y Maryland. Por ejemplo, paquetes Nkisi fueron encontrados con el propósito de curación o desgracia. Arqueólogos encontraron objetos que se creían que eran de la población de esclavos afroamericanos de Virginia y Maryland, utilizados para tener poderes espirituales., como monedas, cristales, raíces,  recortes de uñas, garras de cangrejos, rosarios, huesos, acero, y otros objetos que fueron ensamblados juntos dentro de un paquete para conjurar un resultado específico; para protección o sanación. Esos objetos fueron escondidos dentro de las viviendas de las personas esclavizadas. Esas prácticas se mantuvieron en secreto lejos de los esclavistas.[41]

En Hoodoo un cruce es donde dos carreteras se encuentran en forma de una X. Los cruces en Hoodoo son originarios del Kongo cosmogram en Africa central. Es un cruce donde muchos africanos creen que se puede presenciar las poderes de Dios y se emerge de las aguas espirituales renovado.[42]

En el condado de Kings, en Brooklyn, New York en la granja de Lott, artefactos relacionados con el Congo fueron encontrados en el sitio. Los artefactos relacionados al Congo fueron un Kongo cosmogram gravado en cerámica y paquetes Nkisi que tenían tierra del cementerio y uñas de acero dejados por esclavos afroamericanos. Las investigaciones que se hicieron de las uñas de acero dieron como resultado que fueron usadas para prevenir azotes por parte de los esclavistas. También, el kongo cosmogram gravado fue usado por la población afroamericana en el condado de Kings como un cruce para rituales espirituales. Historiadores sugieren que la granja Lott fue una parada en el ferrocarril subterráneo para buscadores de libertad o esclavos fugitivos.Los artefactos del kongo cosmogram fueron utilizados como una forma de protección espiritual contra la esclavitud y para la protección de las personas esclavizadas durante su escape de la esclavitud en el ferrocarril subterráneo.[43]

En Darrow, Luisiana en la plantación de Ashland-Belle Helene historiadores y arqueólogos desenterraron prácticas del Kongo y del centro-oeste de África dentro de las cabañas de esclavos. Africanos esclavizados en Luisiana conjuraron los espíritus de sus ancestros del Kongo y los espíritus del agua usando conchas marinas. Otros encantos fueron encontrados en varias cabañas de esclavos, como monedas de acero, rosarios, piedras pulidas, huesos, y fueron convertidos en collares o guardados en sus bolsillos para protección. Esos artefactos proveyeron ejemplos de rituales africanos en la plantación de Ashland. Dueños de esclavos trataron de parar prácticas africanas entre sus esclavos, pero los esclavos afroamericanos disfrazaron sus rituales usando materiales estadounidenses, aplicando una interpretación africana, escondiendo sus encantos en los bolsillos y convirtiéndoles en collares, ocultando esas prácticas de los dueños de esclavos.[44]

En el condado de Talbot, Maryland en la plantación de Wye House donde Frederick Douglas fue esclavizado en su juventud, artefactos relacionados al Kongo fueron encontrados. Esclavos Afroamericanos crearon elementos para resguardarse de los espíritus malignos creando un ramo Hoodoo cerca a la entrada de chimeneas donde se creía que era por donde los espíritus entraban. El ramo Hoodoo contenía piezas de acero y zapatos de caballo. Esclavos afroamericanos ponían ojales en los zapatos y botas como trampa para espíritus. Arqueólogos también encontraron caras talladas en madera. Los tallados en madera tenían dos caras talladas e n ambos lados, lo que podría ser interpretado con el significado de que el conjuro afroamericano era un doctor de dos cabezas. Los doctores de dos cabezas en Hoodoo hace alusión a una persona que puede ver el futuro, y tiene conocimiento acerca de espíritus y cosas desconocidas.[45]​ En la plantación Levi Jordan en Brazoria, Texas cerca de la Costa del Golfo, investigadores sugirieron que Levi Jordan, el dueño de la plantación pudo haber transportado africanos cautivos desde Cuba de vuelta a su plantación en Texas. Esos africanos cautivos practicaban la religión Bantu-kongo en Cuba, e investigadores excavaron artefactos relacionados al Kongo en el sitio. por ejemplo, arqueólogos encontraron en una de las cabañas llamada "la cabaña del curandero" restos de nkisi nkondi con porciones de acero conducidas a figuras para activar estos espíritus. Investigadores encontraron un Kongo Bilongo que los esclavos afroamericanos crearon usando materiales de porcelana blanca creando una figura de muñeca. En la sección occidental de la cabaña ellos encontraron hervidores de acero y fragmentos de cadenas. Investigadores sugirieron que la sección occidental de la cabaña fue un altar para el espíritu Kongo Zarabanda.[46][47][48]​ En una plantación en Kentucky llamada Locust Grove en el condado de Jefferson, arqueólogos e historiadores encontraron amuletos hechos por esclavos afroamericanos que tenían el Kongo cosmogram grabado en monedas y rosarios. Rosarios azules fueron encontrados entre los artefactos, y en la espiritualidad africana los rosarios azules traen protección a quien lo lleva. Esclavos afroamericanos en Kentucky combinaron prácticas cristianas con creencias africanas tradicionales[49]

La palabra "goofer" en polvo de goofer o en su nombre original "goofer dust" tiene orígenes Kongo, esto viene de la palabra Kongo "Kufwa" que significa morir.[50]​ El "mojo bag" o bolsa de mojo en Hoodoo tiene orígenes Bantu-Kongo. Las nolsas de mojo son llamadas "toby" y la palabra toby deriva de de la palabra Kongo tobe[51]​ También la palabra mojo se originó de la palabra Kikongo mooyo. La palabra mooyo significa que los ingredientes naturales tienen su propio espíritu residente que puede ser utilizado en bolsas mojo para traer suerte y protección.[52]​ La bolsa mojo o la bolsa conjuro derivan de Minkisi, Bantu-Kongo. El Nkisi como singular y Minkisi como plural, es cuando un espíritu o varios habitan un objeto creado a mano a partir de un individuo. Esos objetos pueden ser una bolsa (bolsa mojo o bolsa conjuro) calabazas, cochas y otros recipientes. Varios elementos son puestos dentro de una bolsa para darle a un espíritu en particular un trabajo que hacer. Bolsas Mojo y minkisis son llenadas con tierra de cementerio, hierbas, raíces y otros materiales por el sanador espiritual llamado Nganga. Los sacerdotes espirituales en Ádrica Central se convierten en rootworkers y doctores Hoodoo en comunidades afroamericanas. En Sudamérica doctores conjuro o "conjure doctors" crean bolsas mojo similares a las bolsas de los Ngangas minkisi, ambas alimentadas con ofrendas de Whiskey.[53]​ Otros ejemplos de orígenes Kongo de la bolsa mojo son encontrados en la historia de Gullah Jack. Gullah Jack fue un Africano de Angola quien llevaba una bolsa conjuro (mojo bolsa) en un barco de esclavos dejando Angola hacia Estados Unidos. En Carolina del Sur, Gullah Jack acostumbraba usar el conocimiento espiritual que aprendió en Angola y hacia bolsas conjuro para otras personas esclavizadas para su protección espiritual.[54][55][56]​ Otros orígenes Bantu-Kongo es hacer la marca de una cruz (Kongo cosmogram) pararse en esta y hacer un juramento. Esta práctica se realiza en África Central y los Estados Unidos por comunidades Afroamericanas. El Kongo cosmogram es usado también como un poderoso encanto de protección cuando se dibuja en el suelo, solo la marca de la cruz en forma de X se dibuja; los emblemas solares o círculos al final y las flechas no.[57][58]

Entre otras prácticas Bantu-Kongo está el uso de bastones conjuro. Los bastones conjuro en Estados Unidos son decorados con objetos específicos para conjurar espíritus y obtener resultados específicos. Esta práctica fue llevada a los Estados Unidos desde África Central durante la trata transatlántica de esclavos. Un sinnúmero de bastones conjuro son usados actualmente por familias Afroamericanas. En África Central entre los Bantu-Kongo, curanderos rituales son llamados banganga y usan bastones rituales (llamados rituales conjuro en Hoodoo).Esos bastones rituales de los Banganna conjuran espíritus y sanación para las personas. Los curanderos Banganga en África Central se convirtieron en doctores conjuro y herboristas en las comunidades Afroamericanas en los Estados Unidos.[8][59]El museo de Arte de Harn en la Universidad de Florida colaboro con otros museos alrededor del mundo, con el fin de comparar bastones conjuro afroamericanos con bastones ritual de África Central; se encontraron similitudes entre ambos y otros aspectos de la cultura afroamericana que se originó de la gente bantú-kongo.[60]

Museo de Brooklyn 22.198 Bastón / Este bastón es de la colección "ARTS" de África. La gente Bantu-Kongo en África Central y Afroamericanos en Estados Unidos elaboraban bastones similares.

Protecciones espirituales de Bakongo influenciaron decoraciones de patios Afroamericanos. En África Central, la gente Bantu-Kongo decoraba sus patios y entradas con cestas y objetos brillantes rotos para protegerse de los espíritus malignos y de los ladrones. De esta práctica se originó el árbol de la botella en Hoodoo. En todo el sur de los Estados Unidos en vecindarios Afroamericanos, hay algunas casas que tienen árboles de botella y cestos puestos en las puertas de entrada para protección espiritual contra conjuros y espíritus malignos. Un hombre Afroamericano en Carolina del Norte enterró una jarra con agua y una cuerda debajo de las escaleras para protección. Si alguien lo conjurara, la cuerda se convertiría en una serpiente. El hombre lo llamó inkabera..[61]

En Florida, fueron encontradas prácticas funerarias realizadas por Afroamericanos. Investigadores notaron las similitudes entre las tumbas de Afroamericanos residentes en Florida y la gente Bakongo en África Central. Lápidas en forma de T fueron vistas en cementerios de afros y las tumbas en la región del Kongo. La forma peculiar de las lápidas en forma de T en cementerios afro en Florida del Norte durante los años 1920s y 1950s, corresponde a la mitad inferior del Kongo cosmogram, lo que representa el reino de los ancestros y el poder espiritual. En la espiritualidad Bantu-Kongo el reino de los espíritus esta representado en color blanco. Los afroamericanos decoraron la tumbas de sus familiares con elementos blancos como conchas blancas marinas. Las conchas marinas representan la división acuosa en la línea horizontal del Kongo cosmogram, la cual es un límite entre el reino de los vivos y el reino de los muertos. Colocando cochas marinas en las tumbas, los Afroamericanos estaban creando una barrera entre los que recién habían fallecido y los vivos, manteniendo su espíritu en el reino de los muertos, perteneciente al Kongo cosmogram.[62][63]​ La práctica de colocar conchas marinas arriba de las tumbas en cementerios Afroamericanos continuó más allá de la década de los 50s, y se encontró en Archer, Florida. Investigadores encontraron otras prácticas funerarias continuas en cementerios afro en Florida. En la región Kongo, la gente Bakongo ponía objetos rotos arriba de las tumbas para que de esa manera los recién fallecido pudieran viajar a la tierra de los muertos. Los elementos rotos representan que la la conexión de la persona al mundo de los vivos se rompe cuando muere, entonces necesita volver al mundo de los muertos. Esta práctica fue encontrada en cementerios afro en Florida entre los Gullah Geechee, que son las personas que habitan Sea Islands en Estados Unidos.[64][65]​ Las prácticas conjuro de los Afroamericanos en Georgia fueron influenciadas por los Bakongo y otros grupos étnicos de África Occidental cuando un barco de esclavos del Wanderer importo ilegalmente 409 esclavos Africanos a Jekyll Island, Georgia en 1858.[66]

Historiadores de la Universidad del Sur de Illinois en Africana, en el departamento de Estudios Africanos documentaron que acerca de 20 palabras del lenguaje Kikongo están en el lenguaje Gullah. Esas pocas palabras indican la continuidad de las tradiciones Africanas en Hoodoo y conjuro. Esas pocas palabras tienen significados espirituales. En África Central,espiritualmente, sacerdotes y curanderos son llamados Nganga. En el Lowcountry de Carolina del Sur entre los Gullah un mago es llamado Nganga. Algunas palabras Kikongo tienen una "N" "M" al principio. Como sea, cuando las personas Bantu-Kongo fueron esclavizadas en Carolina del Sur las letras "N" y "M" se eliminaron de algunos nombres. Por ejemplo, En África Central la palabra espiritual para referirse a la madre es Mama Mbondo. En Lowcountry, Carolina del Sur, en comunidades Afroamericanas la palabra espiritual para referirse a la madres es Mama Bondo. Para agregar, durante la esclavitud, en Charleston Carolina del Sur, se documentó que había una comunidad de esclavos que hablaba Kikongo.

Un profesor de la universidad de Yale, el Doctor Robert Farris Thompson hizo investigaciones académicas en África y en los Estados Unidos y rastreó los orígenes de Hoodoo (conjuro afroamericano) hasta el pueblo Bantu-Kongo de África Central en su libro Flash of the Spirit: African & Afro-American Art & Philosophy. Thompson es un historiador de arte africana y a través de su estudio de arte africana encontró orígenes de prácticas espirituales afro americanas de ciertas regiones de África. [67]​ El historiador académico Albert J. Raboteau en su libro, Slave Religion: The "Invisible Institution" in the Antebellum South, marcó los orígenes de Hoodoo (conjuro, rootwork) practicado desde los Estados Unidos hasta el oeste y centro de África. Esos orígenes desarrollaron una cultura de esclavos en los Estados Unidos que fue social, espiritual y religiosa.[68]

Influencia de África Oeste[editar]

Una bolsa gris-gris de África occidental, el origen de la bolsa mojo (bolsa de conjurar) en Hoodoo [69]

Otro origen africano de Hoodoo es la mojo bag. La mojo bag en Hoodoo tiene orígenes del Oeste y Centro de África. La palabra mojo proviene de la palabra de África del oeste "mojuba". Mojo bag también son llamadas gris gris bag, toby, conjure bag, y mojo hand.[70]​ Otra influencia en Hoodoo de África O este es el Islam. Como resultado del tráfico trasatlántico de esclavos, algunos musulmanes de África del Oeste que practican el Islam fueron esclavizados en los Estados Unidos. Antes de su llegada al sur de Estados Unidos, musulmanes de África del Oeste mezclaron creencias islámicas con prácticas espirituales del oeste de África. En plantaciones al sur de los Estados Unidos Musulmanes esclavizadas de África Occidental mantuvieron algo de su cultura islámica tradicional. Practicaban oraciones islámicas, llevaban turbantes y los hombres vestían los tradicionales pantalones de pierna ancha. Algunos musulmanes de África occidental esclavizados practicaban Hoodoo. En vez de utilizar oraciones cristianas para hacer encantos, usaban oraciones islámicas. El atuendo islámico de los médicos conjurados musulmanes negros esclavizados era diferente al de los otros esclavos, lo que hacia fácil identificarlos y pedir servicios de conjuro con respecto a la protección de propietarios de esclavos.[71][72]​ Los Mandingo (Mandinga) fueron el primer grupo étnico musulmán importados desde Sierra Leona, en África Oeste, hacia Estados Unidos. La gente Mandingo fue conocida por su sus poderosas bolsas conjuro llamadas gris-gris (después llamada bolsa mojo en Estados Unidos). Algunas personas de la tribu Mandingo pudieron llevar sus bolsas gris-gris cuando abordaron el barco de esclavos hacia las llamadas "Américas", de esa manera, pudieron traer sus tradiciones. Las personas esclavizadas asistían con musulmanes negros esclavizados por servicios de conjuro pidiendo que les hagan una bolsa gris-gris (bolsas mojo) para protección contra la esclavitud.[73]

Los orígenes yoruba de África Occidental están evidenciados en Hoodoo. Por ejemplo, la entidad embaucadora yoruba llamada Eshu-Elegba reside en la encrucijada, y la gente Yoruba deja ofrendas para Eshu-Elegba en el cruce. El cruce tiene un poder espiritual en Hoodoo y los rutuales son presentados allí, donde hay un espíritu al cual son entregadas las ofrendas. Sin embargo, el nombre de dicho espíritu no es Eshu-Elegba, porque muchos de los nombre Africanos de las deidades se perdieron durante la esclavitud, pero la creencia de que el espíritu reside en la encrucijada y que se le deberían dar ofrendas proviene de África del Oeste. El espíritu Yoruba Eshu-Elegba se convirtió en el hombre de la encrucijada en Hoodoo.[74]​ El folklorista Newbell Niles Puckett, gravó un sinnúmero de rituales de cruce de caminos en Hoodoo pertenecientes a Afro Americanos en el Sur y explicó su significado. Puckett escribió.. "Posiblemente esta costumbre de sacrificar en la encrucijada se debe a que la idea de que los espíritus, como hombres, viajan por las carreteras y será más probable dar con la ofrenda en la encrucijada que en cualquier otra parte.[75]​ Además de dejar ofrendas y presentar rituales en la encrucijada, a veces los trabajos espirituales o hechizos son dejados en el cruce para remover energías no deseadas.[76][77][78]

En Annapolis, Maryland, arqueólogos descubrieron evidencia de prácticas de África del Oeste y África Central. Un ramo espiritual Hoodoo que contenía uñas, una hacha de piedra y otros elementos, fue hallado incrustado cuatro pies en las calles de Maryland, cerca de la capital. La hacha hallada dentro del manojo mostraba una conexión cultural con la deidad Yoruba Chango.Chango era (y es) un Orisha temido en Yorubalandia, porque está asociado con los rayos y truenos; y el miedo y respeto hacia los rayos y truenos permanecía en la comunidad Afro Americana. El Folklorista Puckett escribió..."el trueno denota a un creador enojado" Puckett grabó un sinnúmero de creencias rodeadas por el miedo y respeto por los truenos y rayos en la comunidad Afro Americana. En Hoodoo, los objetos golpeados por los rayos tienen un gran poder. Sin Embargo, el nombre "Chango" y los nombres de otras deidades afro americanas se perdieron durante la esclavitud. Por lo tanto, el nombre "Chango" no existe en Hoodoo pero si el nombre "Dios del Trueno". Personas negras esclavizadas y libres en New York fueron conocidas entre blancos del área por hacer juramentos a los rayos y truenos. Durante la conspiración de esclavos en 1741 en New York, los hombres afro americanos hicieron un juramento a los rayos y truenos.[79][80][81]

Los herreros son respetados en las comunidades negras debido a sus conocimiento de los misterios del metal y sus propiedades espirituales.

Otra influencia Yoruba en Hoodoo es el uso del hierro. Las herraduras de los caballos son hechas de dicho metal. En África del Oeste, Los herreros son respetados porque están conectados con el espíritu del hierro. Entre los Yoruba , el espíritu Orisha Oggun corresponde al hierro siendo llamado "dios del hierro". La gente de África del Oeste esclavizada en los Estados Unidos mantenían respeto hacia herreros en las plantaciones y le daban cierto reconocimiento al hierro. Las herraduras son hechas de metal y se utilizan en Hoodoo como amuleto de protección.

En Maryland arqueólogos desenterraron en la Casa Wye artefactos relacionados con creencias espirituales Yoruba y prácticas en reverencia a Oggun, Por lo cual, los Afroamericanos incorporan herraduras y herramientas de metal en Hoodoo, porque el espíritu que corresponde al metal puede ser invocado para protección contra daño físico y psicológico. Las influencias culturales de Yoruba de mantuvieron en Hoodoo, pero los nombres y símbolos de los espíritus Orisha no están presentes porque mucha información se perdió durante la esclavitud; Por lo tanto, solo los elementos naturales que corresponden a cada Orisha permanecen.[82][83]​ Adicionalmente, el la plantación Kingsmill en Williamsburg, Virginia, herreros esclavizados crearon cucharas que, según historiadores; tienen tallados símbolos de África Occidental que tienen un significado cosmológico espiritual. En Alexandria, Virginia historiadores encontraron en una cabina de esclavos una figura de hierro forgado hecha por herreros esclavizados en el siglo 18, muy similar a estatuas de Oggun hechas por herreros de las tribus Edo, Fon, Mande y Yoruba en África Occidental. Los Herreros de África del Oeste esclavizados en los Estados Unidos fueron altamente respetados y temidos por personas negras esclavizadas porque ellos tenían la habilidad de forjar armas.Gabriel Prosser fue un Afro americano esclavizado en Richmond, Virginia y fue herrero. En 1800, Gabriel Prosser planeó una revuelta de esclavos en Virginia. Historiadores afirman que Prosser fue el líder de la revuelta ya que el era herrero, y las personas esclavizadas respetaban y temían a los herreros debido a su habilidad de forjar armas y su conexión con el espíritu del hierro. Prosser y otros herreros esclavizados hicieron armas para la rebelión, pero la revuelta nunca sucedió porque dos esclavos informaron a las autoridades.[84][85]

Algunos afroamericanos oraron a los espíritus africanos del agua cuando bautizaron a los miembros de la iglesia.

Hoodoo también tiene orígenes Vudú. Por ejemplo, el ingrediente principal usado en el polvo de goofer es la piel de serpiente. Las serpientes, son veneradas en prácticas espirituales de África Occidental, porque representan divinidad. El espíritu del agua Vudú de África Occidental Mami Wata sostiene una serpiente en una mano. Esta reverencia por las serpientes llegó de los Estados Unidos durante la trata de esclavos y en Hoodoo, la piel de serpiente es usada en la preparación de polvos conjuro. [86]​ Puckett explicó que el origen de la reverencia hacia las serpientes en Hoodoo, se origina en el honor a la serpiente en la tradición Vudú de África Occidental.[87]​ Esto fue documentado por un esclavo granjero en Misuri, donde brujos agarraban serpientes y ranas disecadas y las molían en polvo para hechizar a la gente. Un brujo conjurador, hizo polvo de una serpiente y una rana disecada, lo puso en un frasco y lo enterró bajo los escalones de la casa con el objetivo de hechizar a la persona. Cuando el individuo objetivo bajaba las escaleras sentía dolor en sus piernas. Las serpientes en Hoodoo son usadas para curaciones, protección y para maldecir a la gente.[88]​Los espíritus del agua, llamados Simbi también son venerados en Hoodoo, lo cual viene de prácticas espirituales de África Occidental y África Central. Cuando los los africanos fueron traídos a Estados Unidos para ser esclavizados, ellos mezclaron prácticas espirituales africanas con prácticas bautismales cristianas. Esclavos africanos rezaban a los espíritus del agua y no al Dios cristiano cuando bautizaron a los miembros de la iglesia. Algunos afro americanos rezaban a los espíritus del agua Simbi durante servicios bautismales.[89][90]

Artefactos Hoodoo y evidencias de rituales Hoodoo fueron encontrados dentro de cabañas de esclavos en los Estados Unidos.

Los orígenes Igbo de África Occidental también se evidencian en Hoodoo. Ambrose Madison, un plantador prominente en la Virginia colonial y abuelo del ex presidente de Estados Unidos James Madison, murió en su plantación (Mount Pleasant después renombrada Montpelier) como resultado de una enfermedad desconocida. De acuerdo a investigaciones del historiador Douglass Chambers, la familia de Ambrose Madison cría que el fue envenenado por tres de sus esclavos Igbo. La evidencia de que los esclavos Igbo envenenaron a Madison es limitada, sin embargo, el libro ofrece un poco de información sobre personas Igbo en Virginia. De acuerdo a estudios académicos, la mayoría de personas importadas desde África Occidental a Virginia durante la trata de esclavos eran Igbo.[91]​La práctica espiritual del pueblo Igbo es llamada Odinani que fue traída a los Estados Unidos durante la trata trasatlántica de esclavos. Las personas Igbo tienen su propio conocimiento de hierbas y prácticas espirituales que dio forma al Hoodoo en los Estados Unidos. La comunicación con los ancestros es una práctica importante en Hoodoo que que se originó de África Occidental y África Central. El pueblo Igbo creen que los miembros de la familia pueden reencarnar en la línea familiar. Para garantizar este proceso, se realizan las ceremonias de entierro adecuadas. La gente Igbo y otros grupos étnicos en África Occidental tienen dos entierros para los miembros de su familia; uno físico y otro espiritual. Las ceremonias de entierro de los Afro Americanos fueron influenciados por la cultura del pueblo Igbo quienes creen en el cuidado y respeto por los muertos y los ancestros. Si a los miembros de la familia no se le dio un entierro apropiado, el alma sufrirá en la vida futura. Afro Americanos en Virginia practican las dos ceremonias de entierro de sus muertos que fue influenciada por la gente Igbo. El primer entierro es colocar el cuerpo en la tumba y el segundo entierro es espiritual, que envuelve celebrar la vida de la persona después de la muerte y lamentar la pérdida. Estas prácticas aseguraron que los familiares regresarían al reino ancestral o reencarnarían de nuevo en la familia.[92][93][94]

La s prácticas Hoodoo también incluyen como los Afro Americanos enterraban a sus muertos. El vertido de libaciones sobre la tumba de un ancestro a un miembro de la familia recién fallecido, es una manera de honrar y elevar su espíritu. Esta práctica se hace en Virginia y otras comunidades Afro Americanas originarias de África Occidental.[95]​ En otras prácticas espirituales de Afro Americanos en Virginia se puede rastrear a la gente Igbo. El conjuro (Hoodoo) prácticas de curanderos negros en Virginia fueron documentados en narrativas esclavistas. Por ejemplo, algunos doctores conjuro negros usaban bastones de conjuro para contactar espíritus. El bastón conjuro documentado en Virginia tenía una serpiente envuelta alrededor. En Virginia, curanderos negros y carpinteros tallaron serpientes en sus bastones.[96]​ Algunos Afro Americanos en Virginia son descendientes del pueblo Igbo y sus prácticas conjuro son similares.[96]​ por ejemplo, las pintones (serpientes) son veneradas entre la gente Igbo porque son mensajeras de Dios y representan la divinidad. Esta reverencia a las serpientes entre los Igbo fue llevada a Virginia durante el tráfico trasatlántico de esclavos. [97][96]​ Otras prácticas conjuro que rastrean al pueblo Igbo es la práctica de enterrar jarros y otros elementos para causar desgracia a las personas. Todo lo que la persona tenía que hacer era caminar encima de esta y la magia causaba un efecto negativo en sus vidas. Esta práctica también fue encontrada en otras partes de África.[98]

La plantación Stagville localizado en el condado de Durham, North Carolina; arqueólogos encontraron artefactos hechos por esclavos Afro Americanos vinculados a prácticas espirituales en África Occidental. Los artefactos encontrados fueron palo de zahorí, bastón y conchas de cauri. Los dueños de La plantación Stagville fue una familia rica esclavista llamados la familia Bennehan; ellos esclavizaron a 900 Afro Americanos. Stagville fue una de las plantaciones más grandes en el Sur de Estados Unidos. Dentro de la casa Bennehan, un bastón fue encontrado entre las paredes para maldecir a la familia. Una persona esclavizada secretamente colocó un bastón para poner espíritus en sus esclavistas, poniendo una maldición en la familia por haberlos esclavizado. El bastón fue tallado en una imagen de un espíritu serpiente (deidad) de África Occidental llamado Damballa.En África centro-occidental y en las comunidades afroamericanas solo iniciados entrenados en los secretos de serpientes y espíritus se les permitía tener un palo de magia. Esos palos curaban enfermedades, y el espíritu del palo de magia podía advertir al conjurador el peligro inminente.[99]​ En el sitio fueron encontradas conchas y fueron usadas por afroamericanos esclavizados para conectar con espíritus del agua "para asegurar guía espiritual sobre cuerpos de agua". En África del Oeste las conchas fueron usadas como moneda y corresponden a los espíritus africanos del agua.[100]​Otras supervivencias culturales africanas entre la gente Gullah es ponerle a sus hijos nombres africanos. Lingüísticos notaron idénticos o similares en la Nación Gullah Geechee que se puede rastrear en Sierra Leona, un país en África Occidental. Algunos afroamericanos en Carolina del Sur y Georgia continúan poniendo nombres africanos a sus hijos. Estos se hace por razones culturales y espirituales. La razón espiritual es para que sus ancestros le provean a sus hijos poderes espirituales y protección espiritual. La razón cultural es para que sus hijos sepan la región de África de donde vienen sus ancestros.[101][102]

La práctica de tallar serpientes en "palos de conjuro" para eliminar maldiciones, espíritus malignos y traer sanación, se encontró en comunidades afro en Islas del Mar entre el pueblo Gullah Geechee La reverencia a serpientes en el Hoodoo afroamericano se originó de sociedades de África Occidental. [101]​ Otra práctica en Hoodoo que tiene sus orígenes de África Occidental es humedecer bolsitas de conjurar y bolas de la suerte con whisky (ron). Se cree que las bolsas conjuro y las bolas de la suerte tienen un espíritu y para mantenerlo vivo, los conjuradores lo humedecen con whisky una vez a la semana. Dicha práctica tiene sus raíces en Guinea, Costa de África.[103]​ La práctica de la magia de huellas de pies tiene sus orígenes en Ghana. Se utiliza la huella del pie de una persona para alejar a alguien, ,mezclando la huella del pie con hierbas, raíces e insectos; ingredientes específicos usados en Hoodoo para enviar lejos a alguien, y moler hasta convertirlo en polvo y colocar el polvo en un recipiente y tirarlo en un río que fluye y sale del pueblo, y en unos días la persona abandonara el poblado.[104][105]​ Entre la gente Tshi en Ghana, la posesión espiritual no se limita a las personas, objetos animados e inanimados pueden ser poseídos por espíritus. Esta misma creencia entre los negros del sur fue documentada por el folklorista Puckett.[106]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Smith, Theophus H. 1994. Conjuring Culture: Biblical Formations of Black America. New York: Oxford University Press. p. 3.
  2. Por ejemplo, el grupo Creedence Clearwater Revival, en su canción "Nacido en el Bayou," en la línea: "Aún puedo escuchar ese viejo perro ladrando, persiguiendo 'un Hoodoo allí", se refiere a un médico Hoodoo; alguien que lleva a cabo prácticas Hoodoo.
  3. Merriam Webster Online «Copia archivada». Archivado desde el original el 2 de enero de 2011. Consultado el 11 de octubre de 2007. 
  4. Hyatt, Harry Middleton. 1970-1978. Hoodoo- invocación - Brujería - Rootwork. 5 vols. Hannibal: Western
  5. Walsh, John (19 de abril de 2011). «The use of Library of Congress Subject Headings in digital collections». Library Review 60 (4): 328-343. ISSN 0024-2535. doi:10.1108/00242531111127875. Consultado el 22 de septiembre de 2021. 
  6. «Historical Dictionary of United States-Africa Relations». The SHAFR Guide Online. Consultado el 22 de septiembre de 2021. 
  7. Health hazard evaluation report: HETA-88-320-2176, U.S. Department of the Interior, National Park Service, Yellowstone National Park, Wyoming.. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control, National Institute for Occupational Safety and Health. 1 de febrero de 1992. Consultado el 22 de septiembre de 2021. 
  8. a b James S., Coleman (2013). «Kongo across the Waters». African Arts. Consultado el 21 de septiembre de 2021. 
  9. Douglass, Frederick (26 de marzo de 2009). Chapter VI. Oxford University Press. Consultado el 22 de septiembre de 2021. 
  10. Smithsonian Miscellaneous Collections. Volume 59.. Smithsonian institution,. 1913. Consultado el 22 de septiembre de 2021. 
  11. «Encyclopedia». JAMA 279 (17): 1409. 6 de mayo de 1998. ISSN 0098-7484. doi:10.1001/jama.279.17.1409-jbk0506-6-1. Consultado el 22 de septiembre de 2021. 
  12. Hazzard-Donald, Katrina (9 de febrero de 2009). «Dance». African American Studies Center (Oxford University Press). Consultado el 22 de septiembre de 2021. 
  13. Licht, Walter (1980). «Cotton Row to Beale Street: A Business History of Memphis. By Robert A. Sigafoos. Memphis, Memphis State University Press, 1979. Pp. xv + 384. $21.95.». Business History Review 54 (4): 551-552. ISSN 0007-6805. doi:10.2307/3114228. Consultado el 22 de septiembre de 2021. 
  14. Stuckey, Sterling (28 de octubre de 2013). Slave Culture. Oxford University Press. ISBN 978-0-19-993167-5. Consultado el 22 de septiembre de 2021. 
  15. Pickett, Carmelita N. (15 de junio de 2010). «The Trans‐Atlantic Slave Trade Database: Voyages2010246Managing editor David Eltis. The Trans‐Atlantic Slave Trade Database: Voyages. Atlanta, GA: Emory University Digital Library Last visited February 2010. Gratis 2008‐ URL: www.slavevoyages.org». Reference Reviews 24 (5): 65-66. ISSN 0950-4125. doi:10.1108/09504121011058049. Consultado el 24 de septiembre de 2021. 
  16. Young, Jason R. (2007). Rituals of resistance : African Atlantic religion in Kongo and the lowcountry South in the era of slavery. Louisiana State University Press. ISBN 978-0-8071-3279-1. OCLC 85444054. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  17. Comer, J. (1 de diciembre de 2000). «Keep Your Head to the Sky: Interpreting African American Home Ground. Edited by Grey Gundaker and Tynes Cowan (Charlottesville and London: University Press of Virginia, 1998. viii plus 344pp.)». Journal of Social History 34 (2): 452-454. ISSN 0022-4529. doi:10.1353/jsh.2000.0139. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  18. «NPS.gov Homepage (U.S. National Park Service)». www.nps.gov (en inglés). Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  19. Gundaker, Grey (2011-06). «The Kongo Cosmogram in Historical Archaeology and the Moral Compass of Dave the Potter». Historical Archaeology 45 (2): 176-183. ISSN 0440-9213. doi:10.1007/bf03376840. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  20. «Magic, Magic Bowls, Astrology in Judaism». Encyclopaedia of Judaism. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  21. Mazama, Ama. «African Burial Ground Project». Encyclopedia of Black Studies (SAGE Publications, Inc.). Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  22. Anderson, Jeffrey E. (1 de febrero de 2007). «Conjure in African American Society». Nova Religio 10 (3): 128-130. ISSN 1092-6690. doi:10.1525/nr.2007.10.3.128. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  23. Crowley, Daniel J.; Thompson, Robert Farris (1984-05). «Flash of the Spirit: African and Afro-American Art and Philosophy». African Arts 17 (3): 17. ISSN 0001-9933. doi:10.2307/3336063. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  24. Hazzard-Donald, Katrina (15 de diciembre de 2012). Mojo Workin'. University of Illinois Press. ISBN 978-0-252-03729-0. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  25. Thompson, Robert Farris (1984). Flash of the spirit : African and Afro-American art and philosophy (1st Vintage books ed edición). Vintage Books. ISBN 978-0-307-87433-7. OCLC 780097374. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  26. Health hazard evaluation report: HETA-96-0264-2713, Hagerman Fossil Beds National Monument, National Park Service, U.S. Department of the Interior, Hagerman, Idaho.. U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health. 1 de septiembre de 1998. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  27. Foster Gage Mark, (ed.). Aesthetics Equals Politics (en inglés). p. 153. Consultado el 24 de septiembre de 2021. 
  28. Carnegie, Charles V. (2001-06). «Representations of Blackness and the Performance of Identities; Signs of Diaspora, Diaspora of Signs: Literacies, Creolization, and Vernacular Practice in African America:Representations of Blackness and the Performance of Identities.;Signs of Diaspora, Diaspora of Signs: Literacies, Creolization, and Vernacular Practice in African America.». American Anthropologist 103 (2): 569-571. ISSN 0002-7294. doi:10.1525/aa.2001.103.2.569. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  29. Herzog, G. (1 de octubre de 1941). «Drums and Shadows. Survival Studies among the Georgia Coastal Negroes. Savannah Unit Georgia Writers' Project, Works Progress Administration. Foreword by Guy B. Johnson. Photographs by Muriel and Malcom Bell, Jr. Athens: University of Georgia Press, 1940. 274 pp. 24 plates. $3.00». Social Forces 20 (1): 120-121. ISSN 0037-7732. doi:10.2307/2571035. Consultado el 25 de septiembre de 2021. 
  30. [Gundaker, Grey (2011). "The Kongo cosmogram in Historical Archaeology and the Moral Compass of Dave the Potter". Historical Archaeology. 45 (2): 176–183. doi:10.1007/BF03376840. JSTOR 23070096. S2CID 164497371. Retrieved 25 February 2021. «The Kongo cosmogram in Historical Archaeology an The Moral Compass of Dave the Potter»]. 
  31. «Atlanta University Centre (AUC), Robert W. Woodruff Library». African Studies Companion Online. Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  32. Carballo, David M. (2012). Cooperation and collective action : archaeological perspectives. University Press of Colorado. ISBN 978-1-60732-208-5. OCLC 823170592. Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  33. Hazzard-Donald, Katrina (9 de febrero de 2009). «Dance». African American Studies Center (Oxford University Press). Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  34. INTRODUCTION. Duke University Press. 14 de mayo de 2014. pp. 1-23. Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  35. Buis, Johann S. (1998). Shout because you're free : the African American ring shout tradition in coastal Georgia. University of Georgia Press. ISBN 978-0-8203-4361-7. OCLC 784959326. Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  36. Dent, Cedric (20 de enero de 2016). McIntosh County Shouters. Oxford Music Online. Oxford University Press. Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  37. Hazzard-Donald, Katrina (9 de febrero de 2009). «Dance». African American Studies Center (Oxford University Press). Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  38. Smithsonian Miscellaneous Collections. Volume 59.. Smithsonian institution,. 1913. Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  39. [Cooksey, Susan (2013). "Kongo across the Waters". African Arts. 46 (4): 80–82. doi:10.1162/AFAR_a_00109. JSTOR 43306192. S2CID 57565417 «Kongo across the Waters»]. 
  40. Annapolis. Routledge. 5 de noviembre de 2013. pp. 22-26. Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  41. «CBS News/New York Times Monthly Poll, May 1994». ICPSR Data Holdings. 14 de mayo de 1996. Consultado el 10 de octubre de 2021. 
  42. Salamone, Frank A. (9 de febrero de 2009). «Atlanta University». African American Studies Center (Oxford University Press). Consultado el 11 de octubre de 2021. 
  43. Blair, Lorrie (2016). Maintaining Academic Integrity. SensePublishers. pp. 43-47. Consultado el 11 de octubre de 2021. 
  44. Chaney, Edward E. (1986-04). «Elmwood: The Historic Archaeology of a Southeastern Louisiana Plantation. R. Christopher Goodwin, Jill-Karen Yakubik, and Cyd Heymann Goodwin. Jefferson Parish Historical Commission, Metairie, Louisiana, and R. Goodwin Association Inc., New Orleans, 1984. ix + 70 pp., figures, tables, glossary, references cited. $15.00 (paper).». American Antiquity 51 (2): 439-439. ISSN 0002-7316. doi:10.2307/279973. Consultado el 15 de noviembre de 2021. 
  45. «The Problem Religion within the World of Slaves». 
  46. GASKINS, NETTRICE R. (6 de diciembre de 2019). THE HIDDEN CODE OF THE KONGO COSMOGRAM IN AFRICAN AMERICAN ART AND CULTURE. Bucknell University Press. pp. 139-151. Consultado el 15 de noviembre de 2021. 
  47. Cooksey, Susan; Poynor, Robin; Vanhee, Hein (2013-12). «Kongo across the Waters». African Arts 46 (4): 74-87. ISSN 0001-9933. doi:10.1162/afar_a_00109. Consultado el 15 de noviembre de 2021. 
  48. McDavid, Carol (1997-09). «Descendants, decisions, and power: The Public Interpretation of the archaeology of the levi jordan plantation». Historical Archaeology 31 (3): 114-131. ISSN 0440-9213. doi:10.1007/bf03374235. Consultado el 15 de noviembre de 2021. 
  49. YOUNG, AMY L (1996). «TENNESSEE ANTHROPOLOGIST». ARCHEAEOLOGICAL EVIDENCE OF AFRICAN - STYLE RITUAL AND HEALING PRACTICES IN THE UPLAND SOUTH. Consultado el 15 DE NOVEIMBRE DE 2021. 
  50. Wood, B. J. (1 de junio de 2015). «Lowcountry Digital Library; Lowcountry Digital History Initiative». Journal of American History 102 (1): 330-331. ISSN 0021-8723. doi:10.1093/jahist/jav302. Consultado el 16 de noviembre de 2021. 
  51. Thompson, Robert Farris (1984). Flash of the spirit : African and Afro-American art and philosophy (1st Vintage books ed edición). Vintage Books. ISBN 978-0-307-87433-7. OCLC 780097374. Consultado el 16 de noviembre de 2021. 
  52. CHAPTER 10. Public Availability and Library Participation SEPTEMBER 1996–DECEMBER 1997. Princeton University Press. 31 de diciembre de 2012. pp. 230-263. Consultado el 16 de noviembre de 2021. 
  53. Calo, Mary Ann (1999). «African American Art and Critical Discourse Between World Wars». American Quarterly 51 (3): 580-621. ISSN 1080-6490. doi:10.1353/aq.1999.0037. Consultado el 16 de noviembre de 2021. 
  54. Bodek, Richard; Kelly, Joseph (2020). Maroons and the marooned : runaways and castaways in the Americas. ISBN 1-4968-2724-4. OCLC 1140371495. Consultado el 16 de noviembre de 2021. 
  55. Young, Jason R. (2007). Rituals of resistance : African Atlantic religion in Kongo and the lowcountry South in the era of slavery. Louisiana State University Press. ISBN 978-0-8071-3279-1. OCLC 85444054. Consultado el 16 de noviembre de 2021. 
  56. Thompson, Robert Farris (1984). Flash of the spirit : African and Afro-American art and philosophy (1st Vintage books ed edición). Vintage Books. ISBN 978-0-307-87433-7. OCLC 780097374. Consultado el 16 de noviembre de 2021. 
  57. Anderson, Jeffrey E. (1 de febrero de 2007). «Conjure in African American Society». Nova Religio 10 (3): 128-130. ISSN 1092-6690. doi:10.1525/nr.2007.10.3.128. Consultado el 16 de noviembre de 2021. 
  58. Thompson, Robert Farris (1984). Flash of the spirit : African and Afro-American art and philosophy (1st Vintage books ed edición). Vintage Books. ISBN 978-0-307-87433-7. OCLC 780097374. Consultado el 16 de noviembre de 2021. 
  59. Thompson, Robert Farris (1984). Flash of the spirit : African and Afro-American art and philosophy (1st Vintage books ed edición). Vintage Books. ISBN 978-0-307-87433-7. OCLC 780097374. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  60. Cooksey, Susan (2016-09). «The African Art Collection at the Samuel P. Harn Museum of Art, University of Florida». African Arts 49 (3): 68-83. ISSN 0001-9933. doi:10.1162/afar_a_00301. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  61. Gundaker, Grey; Cowan, Tynes (1998). Keep your head to the sky : interpreting African American home ground. University Press of Virginia. ISBN 0-8139-1807-3. OCLC 38948394. Consultado el 22 de noviembre de 2021. 
  62. Cemetery Diversity. Bison Books. 1 de junio de 2021. pp. 105-126. Consultado el 25 de noviembre de 2021. 
  63. Thompson, Robert Farris (1984). Flash of the spirit : African and Afro-American art and philosophy (1st Vintage books ed edición). Vintage Books. ISBN 978-0-307-87433-7. OCLC 780097374. Consultado el 25 de noviembre de 2021. 
  64. Cooksey, Susan; Poynor, Robin; Vanhee, Hein (2013-12). «Kongo across the Waters». African Arts 46 (4): 74-87. ISSN 0001-9933. doi:10.1162/afar_a_00109. Consultado el 25 de noviembre de 2021. 
  65. Pinckney, Roger (1998). Blue roots : African-American folk magic of the Gullah people (First edition edición). ISBN 1-56718-524-X. OCLC 39313496. Consultado el 25 de noviembre de 2021. 
  66. Georgia Writers' Project. Savannah Unit (1986). Drums and shadows : survival studies among the Georgia coastal Negroes. University of Georgia Press. ISBN 0-8203-0850-1. OCLC 13257774. Consultado el 25 de noviembre de 2021. 
  67. Thompson, Robert Farris (1984). Flash of the spirit : African and Afro-American art and philosophy (1st Vintage books ed edición). Vintage Books. ISBN 978-0-307-87433-7. OCLC 780097374. Consultado el 9 de diciembre de 2021. 
  68. Raboteau, Albert J. (2004). Slave religion : the "invisible institution" in the antebellum South (Updated ed edición). Oxford University Press. ISBN 978-1-4294-3253-5. OCLC 78517064. Consultado el 9 de diciembre de 2021. 
  69. Anderson, Jeffrey E. (2015). The Voodoo encyclopedia : magic, ritual, and religion. ISBN 978-1-61069-208-3. OCLC 900016740. Consultado el 25 de marzo de 2022. 
  70. Jaynes, Gerald David (2005). Encyclopedia of African American society. ISBN 978-1-4522-6541-4. OCLC 808377012. Consultado el 9 de diciembre de 2021. 
  71. E. Curtis IV, Edward (02-09-2009). Muslims in America (en inglés). ISBN 9780199745678. Consultado el 24 de marzo de 2022. 
  72. Diouf, Sylviane A. (1998). Servants of Allah : African Muslims enslaved in the Americas. New York University Press. ISBN 0-8147-1904-X. OCLC 39147778. Consultado el 25 de marzo de 2022. 
  73. Diouf, Sylviane A. (1998). Servants of Allah : African Muslims enslaved in the Americas. New York University Press. ISBN 0-8147-1904-X. OCLC 39147778. Consultado el 25 de marzo de 2022. 
  74. Anderson, Jeffrey E. (2015). The Voodoo encyclopedia : magic, ritual, and religion. ISBN 978-1-61069-208-3. OCLC 900016740. Consultado el 25 de marzo de 2022. 
  75. Pound, Louise; Puckett, Newbell Niles (1926-11). «Folk Beliefs of the Southern Negro». American Speech 2 (2): 105. ISSN 0003-1283. doi:10.2307/451161. Consultado el 25 de marzo de 2022. 
  76. Harvey, P. (1 de diciembre de 2007). «JEFFREY E. ANDERSON. Conjure in African American Society. Baton Rouge: Louisiana State University Press. 2005. Pp. xiv, 230. $39.95». The American Historical Review 112 (5): 1555-1555. ISSN 0002-8762. doi:10.1086/ahr.112.5.1555. Consultado el 25 de marzo de 2022. 
  77. Pemberton, John. «Eshu-Elegba: The Yoruba Trickster God». Eshu-Elegba: The Yoruba Trickster God. Consultado el 24 de marzo de 2022. 
  78. Pound, Louise; Puckett, Newbell Niles (1926-11). «Folk Beliefs of the Southern Negro». American Speech 2 (2): 105. ISSN 0003-1283. doi:10.2307/451161. Consultado el 25 de marzo de 2022. 
  79. Putting flesh on the bones: History-Anthropology collaboration on the New York City African Burial Ground Project. Routledge. 1 de julio de 2016. pp. 76-83. ISBN 978-1-315-43537-4. Consultado el 31 de marzo de 2022. 
  80. Pound, Louise; Puckett, Newbell Niles (1926-11). «Folk Beliefs of the Southern Negro». American Speech 2 (2): 105. ISSN 0003-1283. doi:10.2307/451161. Consultado el 31 de marzo de 2022. 
  81. Brunelle, Gayle K. (1992-06). «The Mysterious History of Columbus: An Exploration of the Man, the Myth, the Legacy». History: Reviews of New Books 20 (4): 176-177. ISSN 0361-2759. doi:10.1080/03612759.1992.9950649. Consultado el 31 de marzo de 2022. 
  82. Leone, Mark P.; Tang, Amanda (5 de diciembre de 2014). «Definitions in Historical Archaeology». The Oxford Handbook of Historical Archaeology (Oxford University Press). Consultado el 31 de marzo de 2022. 
  83. Phillips, Evelyn Newman (2000-06). «Keep Your Head to the Sky: Interpreting African American Home Ground:Keep Your Head to the Sky: Interpreting African American Home Ground.». American Anthropologist 102 (2): 390-391. ISSN 0002-7294. doi:10.1525/aa.2000.102.2.390. Consultado el 31 de marzo de 2022. 
  84. Walter C. Rucker. River Flows On : Black Resistance, Culture, and Identity Formation in Early America.. LSU Press. ISBN 978-0-8071-4888-4. OCLC 1124399786. Consultado el 31 de marzo de 2022. 
  85. Chater, Kathleen (31 de marzo de 2020). Genealogy and the Black Past. Liverpool University Press. pp. 331-342. Consultado el 31 de marzo de 2022. 
  86. Doktor Snake, Denise (2011). The voodoo hoodoo spellbook. Weiser Books. ISBN 9781578635139. OCLC 713189482. Consultado el 11 de abril de 2022. 
  87. Pound, Louise; Puckett, Newbell Niles (1926-11). «Folk Beliefs of the Southern Negro». American Speech 2 (2): 105. ISSN 0003-1283. doi:10.2307/451161. Consultado el 11 de abril de 2022. 
  88. Federal Writers' Project (Fwp), Works Project Administration (Wpa) (1938). Missouri slave narratives (en inglés). North American Book Distributors, LLC. ISBN 9781878592842. Consultado el 11/04/2022. 
  89. Raboteau, Albert J. (2004). Slave religion : the "invisible institution" in the antebellum South (Updated ed edición). Oxford University Press. ISBN 978-1-4294-3253-5. OCLC 78517064. Consultado el 11 de abril de 2022. 
  90. Anderson, Jeffrey E. (2008). Hoodoo, voodoo, and conjure : a handbook. ISBN 978-0-313-34222-6. OCLC 428815541. Consultado el 11 de abril de 2022. 
  91. Fairfax, Colita Nichols (2017-01). «Lynn Rainville, Hidden History: African American Cemeteries in Central Virginia. Charlottesville, VA: University Press of Virginia, 2014. Pp 194. Cloth $33.21, Paper $19.50.». The Journal of African American History 102 (1): 100-102. ISSN 1548-1867. doi:10.5323/jafriamerhist.102.1.0100. Consultado el 21 de abril de 2022. 
  92. Hildebrand, Jennifer (2006). «"Dere Were No Place in Heaven for Him, an' He Were Not Desired in Hell": Igbo Cultural Beliefs in African American Folk Expressions». The Journal of African American History. Consultado el 20 de abril de 2022. 
  93. Casper, S. E. (1 de junio de 2006). «DOUGLAS B. CHAMBERS. Murder at Montpelier: Igbo Africans in Virginia. Jackson: University Press of Mississippi. 2005. Pp. x, 325. $45.00». The American Historical Review 111 (3): 793-794. ISSN 0002-8762. doi:10.1086/ahr.111.3.793. Consultado el 21 de abril de 2022. 
  94. Casper, S. E. (1 de junio de 2006). «DOUGLAS B. CHAMBERS. Murder at Montpelier: Igbo Africans in Virginia. Jackson: University Press of Mississippi. 2005. Pp. x, 325. $45.00». The American Historical Review 111 (3): 793-794. ISSN 0002-8762. doi:10.1086/ahr.111.3.793. Consultado el 21 de abril de 2022. 
  95. Rainville, Lynn (2014). Hidden history : African American cemeteries in central Virginia. ISBN 1-306-39669-7. OCLC 869525272. Consultado el 24 de abril de 2022. 
  96. a b c Brent Chambers, Douglas (2005). Asesinato en Montpellier (en inglés). Universidad de Mississippi. ISBN 9781617034374. Consultado el 24 de abril de 2022. 
  97. Jell-Bahlsen, Sabine (2008). La diosa del agua en la cosmología igbo. Prensa mundial de África. p. 189;200. ISBN 9781592214822. Consultado el 24 de abril de 2022. 
  98. Kail, Tony (2019). Historias de Rootworkers y Hoodoo en el Medio Sur (en inglés). Editorial Arcadia. ISBN 9781439668276. Consultado el 24 de abril de 1998. 
  99. Alan Johns, Sherman E. Pyatt, Sherman E. Pyatt, Alan Johns (1999). Diccionario y catálogo de la vida popular afroamericana del sur. Prensa de madera verde. p. 74. ISBN 9780313279997. Consultado el 24 de abril de 2022. 
  100. Grey Gundaker, Tynes Cowan, ed. (1998). Mantén tu cabeza en el cielo. Prensa de la Universidad de Virginia. p. 93;94;105. ISBN 9780813918242. 
  101. a b Servicio de Parques Nacionales (2005). [chrome-extension://efaidnbmnnnibpcajpcglclefindmkaj/viewer.html?pdfurl=https%3A%2F%2Fwww.nps.gov%2Fethnography%2Fresearch%2Fdocs%2Fggsrs_book.pdf&clen=8163688&chunk=true «Cultura gullah del país bajo»]. Oficina Regional Sureste de NPS. Consultado el 24 de abril de 2022. 
  102. «Los Gullah: Arroz, Esclavitud, y la conexión entre Sierra Leona y América.». 
  103. Puckett, Newbell Niles (1926). Creencias populares del negro del sur (en ingles). Chapel Hill, prensa de la Universidad de Carolina del Norte; Londres, H. Milford. p. 233. Consultado el 24 de abril de 2022. 
  104. Proyecto de escritores de Georgia, Proyecto de escritores de Georgia. Unidad de sabana (1986). tambores y sombras. Prensa de la Universidad de Georgia. p. 200. ISBN 9780820308517. 
  105. Hurston, Zara (1931). «Hoodoo en América». El periódico del folklore americano. Consultado el 24 de abril de 2022. 
  106. Puckett, Newbell Niles (1926). Creencias populares del negro del sur (en ingles). Chapel Hill, prensa de la Universidad de Carolina del Norte; Londres, H. Milford. p. 115. Consultado el 24 de abril de 2022. 

Enlaces externos[editar]