Gabriel González Videla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «González Videla»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Gabriel González Videla
Gabriel Gonzalez Videla.jpg
Gabriel González Videla luciendo la banda presidencial.

Flag of the President of Chile.svg
Presidente de la República de Chile
3 de noviembre de 1946-3 de noviembre de 1952
Predecesor Juan Antonio Iribarren
(como vicepresidente)
Sucesor Carlos Ibáñez del Campo

Emblema Senado de la Republica Chile.png
Senador de la República de Chile
por la Primera Agrupación Provincial (Tarapacá y Antofagasta)
15 de mayo de 1945-3 de noviembre de 1946

Emblema de la Cámara de Diputados de Chile.png
Diputado de la República de Chile
por la Cuarta Circunscripción Departamental (La Serena, Coquimbo, Elqui, Ovalle, Combarbalá e Illapel)
15 de marzo de 1930-15 de mayo de 1941

Datos personales
Nacimiento 22 de noviembre de 1898
Bandera de Chile La Serena, Chile
Fallecimiento 22 de agosto de 1980 (81 años)
Bandera de Chile Santiago, Chile
Partido Partido Radical (hasta 1971)
Cónyuge Rosa Markmann
Profesión Abogado
Ocupación Abogado, diplomático y político
Alma máter Universidad de Chile

Firma G. Gonzalez Videla.jpg
Firma de Gabriel González Videla

[editar datos en Wikidata]

Gabriel González Videla (La Serena, 22 de noviembre de 1898 - Santiago, 22 de agosto de 1980) fue un político chileno, presidente de la República de Chile entre 1946 y 1952.

Infancia y juventud[editar]

Nació en La Serena el 22 de noviembre de 1898. Sus padres fueron Gabriel González Castillo y Teresa Videla, cuya familia, tiene origen en Murcia y se halla establecida tanto en Argentina como en Chile. Gabriel era el mayor de los 18 hijos que tuvo el matrimonio.[1] Fue tío del humorista Alejandro González Legrand, más conocido como Coco Legrand, hijo de uno de sus hermanos, José González Videla.

Realizó sus estudios en el Liceo de La Serena y después se trasladó a Santiago donde ingresó en la Escuela de Derecho en la Universidad de Chile. Para costear sus estudios universitarios se empleó en la agencia del diario El Sur. En 1919 se convirtió en secretario privado de Carlos Dávila, director del diario La Nación. Esta actividad le puso en contacto con el mundo político, conociendo directamente a las más importantes figuras nacionales de su época.[2] También trabajó en la Dirección Central de Estadística.

González Videla, que había hecho el servicio militar, fue movilizado como oficial del Ejército en 1920 para la llamada «Guerra de don Ladislao» durante la presidencia de Juan Luis Sanfuentes. Se graduó de abogado el 2 de diciembre de 1922 y su memoria trató sobre Estadística chilena. El mismo año de su titulación, su padre quedó paralítico, por lo que debió hacerse cargo de la familia; regresó a La Serena, donde abrió su estudio profesional, y ejerció en la zona hasta 1929.[3]

En 1926 contrajo matrimonio con Rosa Markmann, conocida como Miti,[4] con quien tuvo tres hijos, Silvia, Rosita y Gabriel.

Trayectoria política[editar]

En 1915, influenciado por sus profesores radicales,[5] ingresó al Centro de Propaganda Radical Manuel A. Matta, iniciando su carrera en el Partido Radical.[6] En 1923 se inició como masón en la logia «Luz y Esperanza».

En 1925, debido a una acalorada intervención suya en la Asamblea Radical de La Serena, en que pedía el cese de la actividad política de los militares, fue ordenada su detención por parte del Ministerio de Defensa. Al ser arrestado, González Videla aprovechó un descuido de sus aprehensores al ser trasladado a la prefectura y escapó, refugiándose en el Club Social de La Serena, obteniendo un recurso de amparo que anuló la detención. Esta situación le puso en el primer plano político de las provincias del norte, llegando a reunirse incluso con el presidente Arturo Alessandri por el incidente.[7] Apoyado por las asambleas radicales de Coquimbo, fue elegido en 1930 diputado del Congreso Termal, el cual se conformó por acuerdo entre el presidente Carlos Ibáñez y los partidos políticos, sin realizarse elecciones.[8]

Opositor a Ibáñez, durante la crisis económica y política de 1931 pidió la renuncia al mandatario, lo que motivó una nueva orden de detención en su contra. González Videla se resistió al arresto y se atrincheró en su hogar, evitándose un enfrentamiento por la intervención de los presidentes de las cámaras. Tras la caída de Ibáñez, presentó su renuncia al Parlamento, la que fue rechazada, por lo que se inhabilitó tomando parte en un juicio en contra del fisco.[9]

En 1932 fue derrocado el gobierno del presidente Juan Esteban Montero, lo que motivó la renuncia de la directiva radical que había colaborado con mandatario. La nueva Junta Central Radical eligió por unanimidad a Gabriel González Videla como nuevo presidente del partido. En ese cargo tomó contacto con los otros presidentes de partidos y con las guarniciones militares de Antofagasta y La Serena, con el fin de provocar la caída del gobierno de Carlos Dávila.[10]

Tras varios cambios de gobierno, en octubre de 1932 asumió como presidente Abraham Oyanedel, quien convocó a elecciones parlamentarias y presidenciales. Los presidentes de los partidos Conservador y Liberal conversaron con González Videla para darle su apoyo a una posible candidatura presidencial suya, pero este rechazó la oferta, ofreciendo en cambio, a nombre del partido, la candidatura a Arturo Alessandri, quien sería elegido presidente.[11] González Videla fue elegido diputado por la provincia de Coquimbo, ocupando entre enero y julio de 1933 el cargo de Presidente de la Cámara de Diputados. Fue reelegido diputado en 1937.

Aunque el Partido Radical inicialmente apoyó al gobierno de Alessandri, el giro a la derecha del presidente provocó un distanciamiento con el radicalismo. En 1936 González Videla postuló al Senado en una elección complementaria, siendo derrotado por el candidato de derecha en una violenta elección, lo que motivó el distanciamiento de González Videla del presidente Alessandri.[12] [13]

González Videla apoyó la formación del Frente Popular, que implicaba una alianza entre los radicales y los partidos de izquierda. En 1937 fue elegido nuevamente presidente del Partido Radical, siendo además designado presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Frente Popular. Al año siguiente cedió su cargo como líder de la coalición a Marmaduque Grove, como gesto ante la renuncia de Grove a su candidatura presidencial a favor de Pedro Aguirre Cerda.[14]

El 21 de mayo de 1938, durante la lectura del mensaje anual del presidente, González Videla pidió la palabra para realizar una protesta contra el gobierno. No se le fue concedida y los parlamentarios opositores comenzaron a retirarse del recinto, lo que provocó una serie de altercados, produciéndose un disparo por parte del líder naci Jorge Gonzalez von Marees. Horas más tarde, ordenada la detención del líder naci, González Videla intentó impedirla, argumentando la inviolabilidad del Parlamento, siendo ambos detenidos por carabineros, aunque Gonzalez Videla seria liberado al instante por la intervención del Presidente de la Camara.[15] Posteriormente, y para vengar lo ocurrido, Gonzalez Videla atacó a puñetazos en el Congreso al ministro del Interior, Luis Salas Romo.[16]

Actuación diplomática[editar]

Tras la victoria de Pedro Aguirre Cerda, González Videla fue nombrado en 1939 como Embajador en Francia y correspondiente en Bélgica y Luxemburgo. Fue testigo de la derrota de Francia ante la Alemania Nazi tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Las difíciles condiciones durante la huida del cuerpo diplomático de París provocaron la muerte de su hijo recién nacido.[17] Durante su actuación como embajador participó en el rescate de republicanos españoles.[18]

Algunos autores han interpretado que su experiencia diplomática le dio lecciones que servirían para su futura política anticomunista, al estar el comunismo proscrito en la Europa ocupada por el fascismo.[19] Otros rechazan esta interpretación, argumentando que González Videla no daba legitimidad a las acciones del fascismo contra los partidos políticos, que incluían a los radicales.[20]

En 1941, después del fallecimiento de Pedro Aguirre Cerda, se enfrentó a Juan Antonio Ríos «en las elecciones internas que designarían el candidato del radicalismo a la presidencia. Como los resultados fueron muy estrechos, un tribunal de honor resolvió en favor de Ríos».[21]

En 1942 fue nombrado por el presidente Ríos como embajador en Brasil. Centró su trabajo en la idea de una complementariedad económica entre Chile y Brasil respecto a las materias primas, firmando un Tratado de Comercio y Navegación en 1943. Concebía al Brasil como la gran potencia de Sudamérica y su proceso de industrialización como ejemplo a seguir. Renunció al cargo de embajador en 1944. [22]

Fue parte de la delegación chilena en la Conferencia de San Francisco en 1945.[23]

En 1945 fue elegido senador por Tarapacá y Antofagasta y al año siguiente, luego de la muerte de Ríos, candidato a presidente de la República por la Alianza Democrática (radicales, comunistas y demócratas). En las elecciones obtuvo una mayoría relativa con un 40 % de los votos, por lo que el Congreso Nacional tuvo que dirimir entre Eduardo Cruz-Coke y González Videla, que ganó gracias al apoyo del Partido Liberal.

Gobierno (1946 - 1952)[editar]

Política interna[editar]

Gabriel González Videla junto a su esposa Rosa Markmann Reijer en una visita a Estados Unidos.

En el ámbito político, dos leyes dictadas bajo su mandato tendrían notable trascendencia: la primera es la promulgada en 1949, que otorgaba a la mujer plenos derechos políticos, alcanzando así la igualdad cívica con el hombre. El voto femenino se hacía extensivo a las elecciones parlamentarias y presidenciales, sumando así al proceso democrático a un importante sector del país que había quedado al margen por largo tiempo. Por cierto, González Videla nombró a la primera mujer que ocupó el cargo de ministro de Estado en América Latina: Adriana Olguín, que ocupó la cartera de Justicia.

La segunda es la llamada Ley Maldita: al asumir el gobierno, González Videla contaba con el apoyo de radicales, liberales y comunistas. Sin embargo, una serie de conflictos con algunos de estos últimos, unidos a la presión del gobierno estadounidense, lo llevaron a dictar la Ley de Defensa de la Democracia, mediante la cual se prohibía la existencia del Partido Comunista. Al mismo tiempo, reprimió con violencia las protestas sociales (en particular, las de los mineros) y rompió relaciones diplomáticas con la Unión Soviética y los demás países del llamado bloque oriental.

El poeta y senador comunista Pablo Neruda se transforma entonces en el más fuerte antagonista del presidente, pronunciando en el Senado discursos y publicando artículos contra el Gobierno en el extranjero, ya que el diario del Partido Comunista chileno, El Siglo, estaba bajo censura. Neruda criticó fuertemente a González Videla, llamándolo «rata», lo acusó de ser amigo de los nazis durante sus años de embajador en París y de invitarlos a elegantes cenas a la embajada chilena, de vender el país a empresas estadounidenses (a la primera dama Rosa Markmann le incriminó el ocultar sus orígenes judíos mientras vivieron en Europa durante la Segunda Guerra Mundial), y de enriquecerse comprando diamantes a europeos empobrecidos y casando a su descendencia con las familias más ricas de América del Sur. La furia de Neruda es comprensible si se toma en cuenta que había sido uno de los responsables de su campaña electoral. El poeta no le perdonaría nunca su traición y el que lo persiguiera: en sus libros Canto General y Confieso que he vivido le dedica poéticas injurias, y en el discurso pronunciado al recibir el Premio Nobel de Literatura en 1971 recordará su huida de Chile.

Gabinete de Subsecretarios: el 2.º de izquierda a derecha es el de Economía, Raúl Fernández Longe, el 4.º González Videla, el 5.º, Manuel Trucco Gaete, de RR.EE.

Una vez producida la salida de los comunistas del gobierno, y luego de una transición dirigida por un gabinete de administración donde proliferaban las figuras independientes, en especial Jorge Alessandri Rodríguez en el Ministerio de Hacienda, González Videla llamó a conservadores y liberales, constituyendo, junto con los radicales, demócratas y una facción de socialistas, el llamado gabinete de Concentración Nacional (julio de 1948). Con él, el gobierno triunfaría en las elecciones parlamentarias de 1949. Sin embargo, diversos opositores intentarían organizar un golpe de Estado para derrocarlo e instalar en el poder al general Carlos Ibáñez del Campo, pero la idea fracasó al ser descubierto el denominado Complot de las patitas de chancho.

La restrictiva política económica seguida por Alessandri, que permitió en parte controlar la inflación y conseguir un amplio superávit fiscal, no era del todo compartida por la coalición de gobierno, en especial por los radicales, que querían incrementar el gasto fiscal, particularmente aumentando los salarios de los empleados públicos, con miras a beneficiarse de los mismos y mantenerse en el gobierno en las elecciones presidenciales de 1952. Una huelga de empleados públicos en enero de 1950 —apoyada por los radicales en desmedro del gobierno que la consideraba ilegal—, provocó la salida del gobierno de los conservadores y liberales.

En ese escenario, Gabriel González Videla convocó a los partidos de oposición socialcristianos, falangistas, democráticos, agrario-laboristas y las facciones socialistas a formar gobierno, a lo que sólo respondieron los dos primeros, formándose el llamado gabinete de Sensibilidad Social. Éste, minoritario en ambas cámaras, acabó por restar toda iniciativa al presidente, que llevaría adelante un régimen de mera administración hasta el término de su gobierno.

Fue así como se convirtió en el único presidente chileno que gobernó con partidos de todo el espectro político: inició su mandato con sectores de la izquierda, luego los partidos de derecha (Concentración Nacional) y terminó gobernando con los del centro.

González Videla fue uno de los primeros jefes de Estado adictos a pasar fines de semana y los veranos en el Palacio Presidencial de Cerro Castillo con recepciones que él y su esposa organizaban allí. La pareja presidencial también adquirió fama por decorar el La Moneda con finos y antiguos muebles franceses, así como con valiosas obras de arte.

El 4 de noviembre de 1952, le entregó el mando de la nación a Carlos Ibáñez del Campo, terminando así 14 años de gobiernos radicales.

Economía[editar]

Durante su administración, bajo la dirección de la CORFO, se creó la refinería de petróleo de Concón, la Fundición Nacional de Paipote, la Industria Azucarera Nacional (Iansa), la Siderúrgica Huachipato (CAP) y se siguieron construyendo centrales hidroeléctricas.

Para dotar al país de profesionales técnicos bien capacitados, se fundó la Universidad Técnica del Estado en las bases de la Escuela de Artes y Oficios y de la Escuela de Minas de Copiapó (actuales Universidad de Santiago de Chile y Universidad de Atacama, respectivamente). Posteriormente la universidad estableció nuevas sedes, con lo que afianzó su carácter nacional y llegó a ser la tercera universidad más importante de Chile, la segunda en cobertura y la primera en ciencias aplicadas, hasta 1981 cuando fue disuelta por la dictadura militar, convirtiendo sus sedes en universidades.

En el ámbito de conectividad vial nacional se construyó la carretera Panamericana que uniría el norte de Chile con la capital nacional, en reemplazo del ya obsoleto Ferrocarril Longitudinal Norte, reduciendo notablemente los tiempos de viaje.

Para dar impulso productivo a lo que en aquella época constituía la provincia de Coquimbo, González Videla llevó a cabo el llamado Plan Serena en la ciudad del mismo nombre, que tenía como objetivo descentralizar la inversión estatal, a gran escala, generando un polo económico, cultural y turístico en la provincia. Para ello se fomentó la industria minera y portuaria, la conectividad terrestre y marítima, la producción de energía eléctrica y el turismo. En el plan se puso especial atención en la protección del nutrido patrimonio histórico con que contaba el casco antiguo serenense, generando nueva infraestructura educacional y pública con un estilo neocolonial. Además, contemplaba la recuperación de espacios públicos y el hermoseamiento de algunos otros. También fueron otorgadas parcelas en la zona costera a un grupo de colonos italianos con el fin de fomentar la agricultura, se realizó también una modernización del puerto de Coquimbo.

En materia eléctrica, la administración de González logró un incremento de un 71% de este tipo de energía, gracias a la puesta en funcionamiento de las centrales El Sauzal (VI Región), El Abanico (Los Ángeles) y Pilmaiquén; además, se inició la construcción de las centrales de Los Molles (entró en servicio en 1952), Cipreses (V Región) y Pullinque (Panguipulli, 1962).

Durante su administración se creó la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), se perforaron 73 nuevos pozos. Construye el oleoducto de Manantiales al Estrecho de Magallanes. Instala una plata condensadora de gases. Exporta el lubricante crudo y comienzan los trabajos de la usina de Concón.[24]

Sello conmemorativo de la visita del Presidente Gabriel González Videla de Chile a Brasil en junio de 1947

Relaciones internacionales[editar]

El saludo de dos presidentes: González Videla y Juan Domingo Perón (1946).
Gabriel González Videla durante la inauguración de la Base General Bernardo O'Higgins en la Antártica, en 1948.

Con el objetivo de asegurar los derechos de Chile en la Antártica, fundó las bases Arturo Prat y Bernardo O'Higgins. Inauguró personalmente esta última, convirtiéndose así en el primer presidente del mundo en visitar el sexto continente.[25]

Al final de su mandato, se firmó la Declaración de Santiago (1952), mediante la cual Chile, Perú y Ecuador reconocían las 200 millas de Zona Económica Exclusiva.

Harry Truman, cuyo gobierno presionó a Chile para que aprobara la ley contra los comunistas, invitó a González Videla a visitar Estados Unidos en 1950, le envió su avión privado y lo recibió con máximos honores.

Mantuvo estrechas relaciones con el gobierno de Bolivia, enviándole pertrechos militares durante la guerra civil de 1949. Sostuvo conversaciones para iniciar negociaciones con el fin de otorgar una salida al mar a Bolivia, proponiendo la entrega de un corredor terrestre al norte de Arica, a cambio de una serie de compensaciones económicas para Chile, especialmente la utilización de las aguas del lago Titicaca; sin embargo, quedaron estancadas tanto por la negativa recepción en la opinión pública de ambas naciones como por la negativa de Perú a otorgar su beneplácito a la utilización de las aguas del lago.

Después de su mandato[editar]

Terminado su mandato, abandonó por varios años la política activa para reaparecer en 1957, como precandidato del Partido Radical para las elecciones de 1958, pero declinó de su postulación en favor de Luis Bossay. En 1964 colaboró activamente con la campaña presidencial del senador radical Julio Durán. Sin embargo, su imagen estaba ya muy dañada ante la opinión pública, por lo que su participación política fue casi nula e incluso resistida por algunos sectores.

En 1971 renunció a su partido de toda la vida, en desacuerdo con la incorporación de éste a la Unidad Popular, y en 1973 tomó un papel activo en la oposición al gobierno socialista de Salvador Allende. Desde 1973 y hasta su muerte colaboró con el gobierno del general Augusto Pinochet como vicepresidente del Consejo de Estado.

En 1975 publicó sus Memorias, en dos volúmenes.[26]

Falleció en Santiago el 22 de agosto de 1980, a la edad de 81 años. Sus funerales se realizaron en su natal La Serena.

Homenajes póstumos[editar]

Monumento a Gabriel González Videla en La Serena.

En 1957 se fundó la Base Presidente Gabriel González Videla en la Antártida, bautizada con su nombre por haber sido el primer presidente del mundo en visitar ese continente.[25]

El 26 de agosto de 1981 se inauguró una plaza con su nombre y un monumento en el centro de La Serena, frente a la Plaza de Armas y a un costado de la que fuera su casa. En 1984 comenzó a funcionar el Museo Histórico Gabriel González Videla, ubicado en su antigua mansión de La Serena.

Su estatua ha sido atacada en dos oportunidades. La primera, el 15 de noviembre de 1986 con un artefacto explosivo que dañó una extremidad;[27] y la segunda el 7 de octubre de 2012, con pintura roja y mensajes alusivos a la "Ley Maldita", la censura, el exilio de Pablo Neruda y las restricciones sindicales, entre otros, que fueron parte de su mandato.[28]

Establecimientos educacionales y calles llevan su nombre, pero ha habido también pérdidas de su memoria: así, su casa de Ñuñoa fue demolida por orden de sus nietos, lo que generó malestar en los vecinos, quienes consideraron que se destruía patrimonio histórico del país.

Referencias[editar]

  1. González Videla, 1975, p. 11.
  2. González Videla, 1975, p. 46.
  3. Apartado Estudios y vida laboral en la reseña biográfica de González Videla, Biblioteca del Congreso Nacional; acceso 08.04.2012
  4. Portilla, Pablo (14 de junio de 2009). «Restos de ex primera dama Rosa Markmann de González Videla serán enterrados esta tarde en La Serena» (SHTML). www.latercera.com. Consultado el 4 de febrero de 2014. 
  5. González Videla, 1975, p. 28-32.
  6. Guzmán Hernández, 1946, p. 25.
  7. González Videla, 1975, p. 99-101.
  8. González Videla, 1975, p. 105-107.
  9. González Videla, 1975, p. 109-117.
  10. González Videla, 1975, p. 133-134.
  11. Alessandri, 1967, p. 3-4.
  12. González Videla, 1975, p. 145-149.
  13. Huneeus, 2009, p. 45-46.
  14. González Videla, 1975, p. 165-180.
  15. Vial, 2001, p. 495-198.
  16. González Videla, 1975, p. 197-199.
  17. González Videla, 1975, p. 292-294.
  18. Garay y Soto, 2013, p. 35-36.
  19. Huneeus, 2009, p. 51-54.
  20. Garay y Soto, 2013, p. 39.
  21. «Gabriel González Videla (1898-1980)». memoriachilena.cl. Consultado el 8 de abril de 2012. 
  22. Garay y Soto, 2013, p. 48.
  23. Garay y Soto, 2013, p. 51.
  24. Luis Palma Zuñiga. «Historia Del Partido Radical .pag.259». 
  25. a b Secretaría del Tratado Antártico (2011). «SMH 37: Sitio histórico O'Higgins» (ASPX). www.ats.aq. Consultado el 4 de diciembre de 2013. 
  26. Gabriel González Videla. Memorias, Editora Nacional Gabriela Mistral, Santiago, 1975; tomo 1 y 2
  27. «El primer atentado contra don Gabriel». El Día. 14 de octubre de 2012. Consultado el 25 de marzo de 2014. 
  28. «Vándalos dañan la estatua de Gabriel González Videla». El Día. 8 de octubre de 2012. Consultado el 25 de marzo de 2014. 

Bibliografía[editar]

  • Alessandri, Arturo (1967). Recuerdos de gobierno: administración 1932-1938. Santiago de Chile: Nascimento. 
  • Garay, Cristián; Soto, Ángel (2013). Gabriel González Videla: "No a los totalitarismos, ya sean rojos, pardos o amarillos...". Santiago de Chile: Bicentenario. ISBN 978-956-8979-42-3. 
  • González Videla, Gabriel (1975). Memorias. Santiago de Chile: Gabriela Mistral. 
  • Guzmán Hernández, Jorge (1946). Gabriel González Videla : Biografía : Análisis crítico de su programa. Santiago de Chile. 
  • Huneeus, Carlos (2009). La guerra fría chilena: Gabriel González Videla y la ley maldita. Santiago de Chile: Debate. ISBN 978-956-8410-26-1. 
  • Vial, Gonzalo (2001). Historia de Chile (1891-1973) Volumen V: De la República Socialista al Frente Popular (1931-1938). Santiago de Chile: Zig-Zag. ISBN 956-12-1403-2. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Juan Antonio Iribarren
Vicepresidente de Chile
Flag of the President of Chile.svg
Presidente de la República de Chile

3 de noviembre de 1946 - 3 de noviembre de 1952
Sucesor:
Carlos Ibáñez del Campo
Predecesor:
Mariano Fontecilla Varas
Embajador de Chile en Brasil
1942 - 1944
Sucesor:
Raúl Morales Beltramí
Predecesor:
Luis Aldunate Echeverría
Embajador de Chile en Francia
1939 - 1941
Sucesor:
Luis Cubillos Achurra
Predecesor:
Juan Antonio Ríos
Presidente del Partido Radical
1937 - 1939
Sucesor:
Florencio Durán
Predecesor:
Samuel Guzmán García
Presidente de la Cámara de Diputados
9 de enero de 1933 - 10 de julio de 1933
Sucesor:
Gustavo Rivera Baeza
Predecesor:
Alberto Cabero
Presidente del Partido Radical
1932
Sucesor:
Luis Alamos Barros