Ley de Defensa Permanente de la Democracia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bandera del Partido Comunista de Chile. Durante la década de 1940, la colectividad usó el nombre legal de Partido Progresista Nacional.

La ley 8987, de Defensa Permanente de la Democracia, fue una ley chilena publicada en el Diario Oficial el 3 de septiembre de 1948, conocida también como la Ley maldita, que tuvo por finalidad proscribir la participación política del Partido Comunista de Chile (PCCh).[1]​ Esta ley fue una modificación a la ley 6026 de 1937 —que había sido promulgada en el gobierno de Arturo Alessandri—, y que, pese a su impopularidad, siguió siendo utilizada hasta 1958, hacia el final del periodo presidencial de Carlos Ibáñez del Campo.

Esta ley dispuso la cancelación de la inscripción del Partido Comunista de Chile (aprobada por un corto período, tras llegar al poder en 1946, junto a Gabriel González Videla). Fueron borrados del registro electoral sus militantes, así como las personas sospechosas de participar en dicha organización. Esto afectó a regidores y alcaldes comunistas, quienes perdieron sus cargos, pero no a diputados y senadores electos, cuyas inhabilidades debían pasar por una sentencia judicial, la que solo afectó a algunos de ellos.

Similares sanciones se aplicaban para la administración pública, en las municipalidades y la educación primaria, secundaria y universitaria en la designación, contratación de sus empleados, además de prohibir toda organización, propaganda y toda asociación similar. Se sancionaban todas las reuniones o actos que interrumpieran el normal desarrollo de las actividades productivas (estaba permitido el derecho a huelga solo en el sector privado). También sancionaba a quienes cooperaran o efectuaran actos contrarios a la misma.

Fue derogada por ley 12927, sobre Seguridad del Estado, de 6 de agosto de 1958.[2]

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

La idea de proscribir al Partido Comunista se propuso en 1932 bajo el gobierno provisional socialista de Carlos Dávila Espinoza. Se le acusaba de instigar revueltas y por esa razón se pensó en ilegalizarlo, pero debido a que el Congreso había sido cerrado la propuesta no prosperó. Luego en el segundo periodo presidencial de Arturo Alessandri, bajo un clima de rebeliones, intentos golpistas y férrea oposición, se dio curso a la ley de seguridad del Estado 6026 de 1937. En 1941 se presentó un proyecto de ley para ilegalizar el Partido Comunista;[3]​ sin embargo, en un gesto conciliador, esta ley fue vetada por el presidente Pedro Aguirre Cerda. Ese mismo año, el futuro presidente Juan Antonio Ríos lanzó encendidas declaraciones contra el Partido Comunista: «Los comunistas no sólo han traicionado al partido radical, como partido signatario del Frente Popular, sino que a la inmensa mayoría del país».[4]​ Esto implicaba un claro quiebre entre Radicales, Comunistas y Socialistas. Pese al anticomunismo de Ríos, durante su gobierno abrió relaciones diplomáticas con la URSS, en gran medida por la alianza que esta tenía con Estados Unidos, en plena Segunda Guerra Mundial.

Relaciones entre González Videla y el PCCh[editar]

Gabriel González Videla junto con Harry S. Truman en su visita oficial a Estados Unidos en 1950.

No existe acuerdo entre los historiadores sobre las razones que impulsaron al gobierno de Gabriel González Videla a impulsar una ley de esta naturaleza.

Una de las tesis plantean que el Partido Comunista no supo establecer una relación fluida entre su nueva posición de partido gobernante y su tradicional política de agitación social. Esta dicotomía llevaba a que frecuentemente funcionarios del gobierno, militantes comunistas, aprobaran alzas de precios que posteriormente el partido rechazaba a través de violentas protestas callejeras, las cuales se fueron radicalizando aún más al entrar en escena las disputas entre comunistas y socialistas por el control del movimiento sindical. Otra teoría centran los orígenes de la Ley Maldita en la conformación de la Guerra Fría y el traspaso de dicho conflicto a Chile.[5]​ Por otra parte es posible observar que la razón de fondo contiene tintes de ambas tesis.

El 3 de noviembre de 1946 al asumir Gabriel González Videla conforma un gabinete integrado por radicales, liberales y comunistas como era el compromiso de su campaña presidencial. Lo cierto era que la inusual coalición de gobierno chilena era difícil de sostener en el escenario internacional que comenzaba a mostrar signos de distanciamiento entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, a lo que se unía la urgente necesidad de obtener financiamiento externo para los planes del gobierno. A los pocos meses, el (15 de abril de 1947), tras las elecciones municipales del día 6, que transformaron al PCCh en la tercera fuerza política (16.5% de los votos), los ministros liberales renunciaron y González Videla conformó un nuevo gabinete de administración. Sin romper con los comunistas, quienes conservaron sus gobernadores e intendentes, la alianza de gobierno comenzó a debilitarse.

Tanto sectores del Partido Socialista como del Partido Radical cuestionaron el papel de los militantes comunistas en el gobierno a quienes acusaban de intervención electoral. Por su parte, un segmento del radicalismo ya había abandonado el partido en 1946, en protesta por su alianza con los comunistas, conformando el Partido Radical Democrático. A partir de abril, la agitación sindical se acentuó, tanto por el retiro del PCCh del gobierno, como por la situación económica, afectada por la escasez de divisas. En forma paralela, Estados Unidos comenzó a presionar para que la alianza con los comunistas se terminara completamente.

En agosto, un nuevo gabinete, integrado por Jorge Alessandri Rodríguez en Hacienda y un militar, como el almirante Holger, decidió enfrentar con mayor firmeza la ola de protestas y huelgas sindicales que estallaron en junio, como la de Correos y Telégrafos (liderada por dirigentes radicales), de los transportistas de Santiago donde el hecho terminó con varios muertos (con participación comunista, aunque también de otros sectores), de algunas secciones de los Ferrocarriles del Estado,[6]​ (sector donde había presencia de radicales, comunistas y socialistas) y la de los mineros del carbón en el sur de Chile (agosto y octubre de 1947) y Chuquicamata en el norte [7]​(octubre de 1947), donde la presencia comunista era fuerte. En septiembre, la violencia se acentuó en las zonas mineras del país, las que fueron controladas con la intervención de las Fuerzas Armadas y la relegación de dirigentes comunistas en la localidad de Pisagua.

Implementación[editar]

El 19 de abril de 1948, el Presidente envía un mensaje de proyecto "Sobre Defensa Permanente del Régimen Democrático", con el cual solicita al Congreso Nacional poderes especiales para controlar la agitación comunista que se expresa por medio del movimiento sindical. Partidarios de la dictación de la ley son liberales, conservadores, agrario-laboristas, la mayoría de los radicales y un sector de los socialistas; en contra están los comunistas, una minoría de los radicales, un sector de los socialistas y la Falange Nacional (futuro PDC). En septiembre de 1948, el Presidente González Videla conforma un nuevo gabinete denominado de Concentración Nacional, conformado por los partidos Radical, Liberal, Conservador Tradicionalista, Democrático y una facción socialista minoritaria, coalición que se mantendría en el poder hasta enero de 1950 y que obtendría un amplio triunfo en las elecciones parlamentarias de 1949.

En plena puesta en marcha de la ley, el comunismo logró la elección del diputado Víctor Galleguillos Clett, quien se "camufló" como militante del Partido Socialista Auténtico. El parlamentario, que alcanzó la reelección como socialista en 1953, fue uno de los pocos dirigentes del PCCh que pudo evadir los efectos de la ley y participar activamente en la política nacional. Otros militantes que entraron al Congreso utilizando la legalidad del socialismo fueron José Oyarce y Sergio González Espinoza.[8]​ Aun así, Juan Lamatta y José Avendaño, que también lograron ser electos, no llegaron a la Cámara porque el Tribunal Calificador de Elecciones estableció su calidad de comunistas y anuló sus votos.

Los efectos de dicha ley no lograron evitar del todo la acción política del PCCh, que -junto a sectores socialistas-, actuó a través de las organizaciones sindicales reunidas en la Confederación de Trabajadores de Chile (CTCH). Los anarquistas, por su parte, organizados en torno a la Confederación General de Trabajadores de Chile (CGT), respondieron a la represión apoyando la "revolución de la chaucha" de 1949. En marzo de 1950, el Presidente llama a los partidos de oposición a formar gobierno constituyendo un gabinete conformado por radicales, socialcristianos, falangistas y democráticos, la cual, pese a oponerse a la ley, no solo no la derogó, sino que hizo uso de ella de forma aún más radical que la coalición anterior.

La Ley de Defensa Permanente de la Democracia fue un tema de radical importancia en las elecciones presidenciales de 1952, en las cuales todos los candidatos prometieron su derogación. Sin embargo, el vencedor, Carlos Ibáñez del Campo, hizo uso de ella en reiteradas ocasiones durante su mandato.

En respuesta al clima represivo, las distintas centrales sindicales de la época se unen en torno a la figura del sindicalista Clotario Blest, fundando el 12 de febrero de 1953 la Central Única de Trabajadores de Chile (CUT). Entre las movilizaciones organizadas por la CUT destaca la gran huelga general de 7 de julio de 1955.[9]

En 1958 se constituyó el Bloque de Saneamiento Democrático, compuesto por la totalidad de los partidos políticos, salvo conservadores y liberales. Detrás de este movimiento convivía un legítimo interés en terminar con el cohecho, práctica extensamente difundida en la democracia chilena, así como restituir sus derechos políticos a los sancionados por la ley, como al mismo tiempo la no disimulada intención de recuperar los votos comunistas y frenar al candidato presidencial de derecha Jorge Alessandri Rodríguez, que había mostrado una sorprendente alza en sus aspiraciones en las elecciones presidenciales de ese año, de las que saldría vencedor. Este bloque, con mayoría en ambas cámaras del Congreso Nacional, se plantea como objetivos la reforma la ley electoral al establecer la cédula única electoral (hoja de votación impresa única), aprobar una ley de probidad administrativa y la derogación de la ley de Defensa de la Democracia. Todas las medidas resultan en las leyes de 1958.

Consecuencias políticas[editar]

La dictación de esta ley generó divisiones internas en casi todos los partidos políticos legalmente constituidos:

El propio PCCh tuvo que inscribir militantes en los partidos Socialista y Socialista Popular para tratar de ingresar a cargos por la vía electoral, obteniendo magros resultados. Recién en las elecciones parlamentarias de 1957 la colectividad pudo elegir a seis diputados a través del Partido del Trabajo y del PS. Los parlamentarios tuvieron que esperar hasta la derogación de la ley en 1958 para regresar al partido.

Esta ley además le costó la carrera política a Gabriel Gonzalez Videla, relegándolo a la impopularidad, especialmente por personajes de gran influencia[10]​ y sectores de índole izquierdista que fueron afectados por dicha ley.

Referencias[editar]

  1. Ministerio del Interior (03 de septiembre de 1948), «Ley 8987: Modifica la Ley n.º 6.026 sobre seguridad interior del Estado, en la forma que indica», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 20 de marzo de 2011 .
  2. Ministerio del Interior (06 de agosto de 1958), «Ley 12927: Deroga Ley n.º 8987 de 1948 del Ministerio del Interior», Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, consultado el 20 de marzo de 2011 .
  3. Loveman, Brian; y Elizabeth Lira. «Las ardientes cenizas del olvido: vía chilena de reconciliación política 1932-1994 p. 77». 
  4. Loveman, Brian; y Elizabeth Lira. «Las ardientes cenizas del olvido: vía chilena de reconciliación política 1932-1994 p. 78». 
  5. «Gonzalez Videla: ¿un traidor o previsor?». Consultado el 3 de abril de 2014. 
  6. Sergio Villalobos. «Historia de Chile, Tomo 4, Volumen 4 .pp 853». 
  7. Rodrigo Mayorga (2011). «Escribir a Chile desde la escuela. Conciencia histórica e investigación escolar entre Centenarios (1910-2010) .pp 191». 
  8. Benavente, Andrés. «PARTIDO COMUNISTA Y SINDICALISMO POLITIZADO: UNA ESTRATEGIA DE SUPERVIVENCIA». CEP. Archivado desde el original el 23 de septiembre de 2015. 
  9. La Declaración de Principios de la CUT de 1953 señalaba: "El régimen capitalista actual fundado en la propiedad privada de la tierra, de los instrumentos y medios de producción y en la explotación del hombre por el hombre, que divide a la sociedad en clases antagónicas, explotados y explotadores, debe ser sustituido por un régimen económico social que liquide la propiedad privada hasta llegar a la sociedad sin clases, en la que se asegure al hombre y a la humanidad su pleno desarrollo, […] La Central Única de Trabajadores realizará una acción reivindicacionista encuadrada dentro de los principios y métodos de la lucha de clases, conservando su plena independencia de todos los Gobiernos y sectarismos político partidistas. Sin embargo, la Central Única de Trabajadores no es una central apolítica: por el contrario, representando la conjunción de todos los sectores de la masa trabajadora, su acción emancipadora la desarrollará por sobre los partidos políticos, a fin de mantener su cohesión orgánica. […] La lucha sindical es parte integrante del movimiento general de clases del proletariado y de las masas explotadas, y en esta virtud no puede ni debe permanecer neutral en la lucha social y debe asumir el rol de dirección que le corresponde. En consecuencia, declara que los sindicatos son organismos de defensa de los intereses y fines de los trabajadores dentro del sistema capitalista. Pero, al mismo tiempo, son organismos de lucha clasista que señalan como meta para la emancipación económica de los mismos, o sea, la transformación socialista de la sociedad, la abolición de clases y la organización de la vida humana mediante la supresión del estado opresor." Central Única de Trabajadores de Chile: Principios, Métodos de lucha, Estatutos, Programa inmediato, Ediciones CUTCH, 1953, Talleres de Obra ‘El Imperial’, Santiago, págs.. 2 y 3.
  10. «El Canto general de Neruda.». Archivado desde el original el 7 de abril de 2014. Consultado el 3 de abril de 2014. 

Bibliografía[editar]

  • Chile, República de. 1958. Ley de Defensa Permanente de la Democracia. Santiago (copia en PDF en Memoria Chilena)
  • Trabucco Godoy, Luis. 1953. Sobre la Ley n.º 8.987 (de Defensa Permanente de la Democracia)'. Editorial Jurídica de Chile. Santiago.