Elecciones legislativas de Argentina de 1912

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
← 1910 • Bandera de Argentina • 1914 →
Elecciones legislativas de Argentina de 1912
60 de los 120 diputados.
10 de los 20 senadores.
7 de abril de 1912
Tipo Legislativa
Período 1912-1914

Demografía electoral
Población 7.903.662
Hab. inscritos 998.699
Votantes 684.109
Participación
  
68.5%

Resultados
Blue flag waving.svg
Partido Conservador
Votos 115.427  
Senadores obtenidos 4  
Diputados obtenidos 14  
  
16.9%
Escudo de la UCR.svg
Unión Cívica Radical
Votos 115.087  
Senadores obtenidos 1 Green Arrow Up.svg 1
Diputados obtenidos 11 Green Arrow Up.svg 11
  
16.8%
Black flag waving.svg
Unión Cívica Nacional
Votos 60.557  
Senadores obtenidos 0  
Diputados obtenidos 7 Green Arrow Up.svg 6
  
8.9%

Coat of arms of Argentina.svg
Presidente de la Cámara de Diputados

Una elección legislativa se llevó a cabo en Argentina el 7 de abril de 1912, para escoger a 60 de los 120 diputados nacionales y 10 de los 20 senadores. Fueron unas elecciones históricas, ya que eran el primer proceso electoral celebrado bajo la Ley Sáenz Peña, que garantizaba el sufragio universal masculino, directo y secreto. Constituyeron, por lo tanto, las primeras elecciones democráticas de la historia argentina. El resultado fue una victoria para el Partido Conservador, que obtuvo 14 diputados y 4 senadores. Sin embargo, destaca el avance de la Unión Cívica Radical, que abandonó su habitual abstencionismo y obtuvo 11 diputados y 1 senador.[1]​ La participación electoral fue del 68.5%.[1]

Antecedentes[editar]

El régimen hegemónico del Partido Autonomista Nacional, (PAN) instaurado entre 1874 y 1880, fue posible gracias a un acuerdo entre Adolfo Alsina y Bartolomé Mitre, así como al fraude electoral sistemático, facilitado por el sistema de voto cantado, donde el sufragio era público y sumamente restringido. El régimen se disolvió de común acuerdo. Durante una visita a Roma en 1909, Roque Sáenz Peña, perteneciente a una de las familias más poderosas del país, tuvo la oportunidad de reunirse con el principal opositor al régimen, Hipólito Yrigoyen, líder exiliado de la Unión Cívica Radical (UCR). Durante sus numerosas discusiones, Saénz Peña fue sorprendido con la noticia de que sería candidato del PAN en las elecciones presidenciales de abril de 1910. Saénz Peña, que en 1892 había sido dejado de lado por el partido en favor de su padre Luis Sáenz Peña, era el contrapeso del presidente José Figueroa Alcorta contra el ala más reaccionaria del PAN. Convencido de la necesidad de una reforma relectoral, Sáenz Peña estuvo de acuerdo con Yrigoyen para avanzar hacia la celebración de elecciones libres y justas.[2]

Sáenz Peña mantuvo su palabra e Yirigoyen se encargó de convencer a la UCR de abandonar el abstencionismo electoral. El 10 de febrero de 1912, el Congreso de la Nación Argentina aprobó la Ley Sáenz Peña, redactada por el presidente,[3]​ con el político católico Indalecio Gómez como coautor.[4]​ Sin embargo, la ley excluía a las mujeres (que no recibirían el derecho al voto sino hasta 1947), y a la gran población inmigrante en la Argentina, la mayoría de los cuales aún no eran ciudadanos. Esto afectó principalmente a las grandes ciudades, como Buenos Aires o Rosario, donde más de la mitad de la población había nacido fuera del país.[5]

Resultados[editar]

Cámara de Diputados de la Nación Argentina[editar]

Partido/Alianza electoral Diputados Votos  %
Partido Conservador 14 115.427 16.9%
Unión Cívica Radical 11 115.087 16.8%
Unión Cívica Nacional 7 60.557 8.9%
Unión Nacional 7 59.814 8.7%
Partido Liberal de Corrientes (Corrientes) 3 43.630 6.4%
Partido Socialista 2 36.945 5.4%
Otros 16 252.649 36.9%
Total 60 684.109 100.0%

Senado de la Nación Argentina[editar]

Partido/Alianza electoral Senados
Partido Conservador 4
Partido Republicano de Jujuy 2
Unión Cívica Radical 1
Partido Socialista 1
Partido Popular de Mendoza 1
Partido Autonomista (Corrientes) 1
Total 10

Consecuencias[editar]

El presidente Roque Sáenz Peña hizo estas elecciones posibles a pesar de la presión dentro de su propia clase social.

Las primeras elecciones bajo la nueva ley electoral fueron legislativas, para renovar la mitad del Congreso de la Nación. La participación en las entonces catorce provincias del país y la Ciudad de Buenos Aires resultó en un número sin precedentes. Más del triple de participación que en las anteriores elecciones emitieron sufragio, con cerca de 700.000 votantes, dando una participación del 68.5%. Si bien la UCR abandonó el abstencionismo legislativo, no hizo así en las elecciones gubernatoriales, donde la falta de garantías era evidente. En las pocas provincias donde no realizó un boicot, como en La Rioja, la UCR fue ampliamente derrotada. Sin embargo, triunfó en perfilarse como el principal partido de la oposición, pues derrotó a la Unión Cívica Nacional (UCN), con la que había roto relaciones en 1890.[5]​ El Partido Conservador obtuvo 14 diputados, mientras que la UCR 11 y la UCN 7.[5]

Otra gran sorpresa de la jornada fue el Partido Socialista, que obtuvo 7 diputados y 1 senador. Hasta entonces, Alfredo Palacios era el único diputado del partido (el primer político socialista del continente americano en obtener un escaño en una legislatura), siendo electos en esta ocasión Nicolás Repetto y Mario Bravo.[6]

Como era de esperarse, el Partido Autonomista Nacional se derrumbó casi por completo, sufriendo escisiones masivas y formándose diversas ramas regionales. Lo poco que quedaba se reformó en el Partido Conservador, pero destaca también la Liga del Sur, de Lisandro de la Torre, cuyo sucesor, el Partido Demócrata Progresista, se convertiría en una fuerza política importante en las décadas de 1920 y 1930.[7]​ El PAN perdió mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, volviéndose muy dependiente de la Unión Nacional de Sáenz Peña, cuya principal fuerza estaba en el oeste del país.[1]​ El PAN sobrevivió hasta la elección de Hipólito Yrigoyen como primer presidente democrático de la Nación Argentina, en 1916.[1]

Las elecciones del Senado de la Nación Argentina se mantuvieron como responsabilidad de cada legislatura provincial, a pesar de las reformas electorales, en todos los distritos excepto la Ciudad de Buenos Aires.[8]​ La elección senatorial de Buenos Aires provocó cierto malestar por la victoria del socialista Enrique del Valle Iberlucea sobre el radical Leopoldo Melo por 42.000 a 39.000. La UCR solo obtuvo un Senador, por la Provincia de Santa Fe, Martín Albarracín. En la Provincia de Buenos Aires triunfó el conservador Marcelino Ugarte, y dicho partido se impuso también en San Juan, Santiago del Estero, Tucumán.[9]​ En Jujuy los dos senadores electos fueron cesados por Sáenz Peña en medio de acusaciones de fraude electoral, siendo reemplazados por los candidatos del Partido Republicano de Jujuy, Octavio Iturbe y Carlos Zabala, siendo esto otra victoria para la Liga del Sur,[6]​ alianza a la que pertenecían también Zabala e Iturbe.[7]

Referencias[editar]