Composición étnica de Chile

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pueblos de Chile
Machis Mapuche, 1900.
Trabajadores salitreros (incluido un niño). Foto de 1909.
Fotografía en la que se aprecia a Ricardo Kruger al centro de la imagen, recostado sobre su brazo izquierdo, conocido por defender la soberanía de Chile de los territorios patagónicos occidentales. Junto a la familia Eberhard.
Habitantes de la Isla de Pascua o Rapa Nui.

Con respecto a la composición étnica de Chile, el Estado no hace clasificaciones étnicas de la población y, más bien, la considera un grupo étnicamente homogéneo.[1][2]​ No obstante, existen fuentes que consideran que el grueso de la población chilena pertenece a dos grandes grupos étnicos, blancos y mestizos,[3]​ que juntos constituyen el 88,92 % de la población.[4]

Si bien existen diversos estudios sobre la estructura étnica de Chile, sus resultados varían tanto de un estudio a otro como de una estimación a otra:

  • El profesor mexicano Francisco Lizcano, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), calculó que el 52,7 % de los chilenos sería «criollo», el 39,3 %, mestizo; y el 8 %, indígena.[5]
  • Un estudio médico-sanguíneo publicado por el Journal of Medical Genetics (1994), dispuso que étnicamente la población chilena tenía un 64 % de aporte europeo y un 35 % de aporte americano, con vestigios de otra mezcla.[6]
  • El profesor español Joaquín Bosque Maurel concluyó una notable mayoría «criolla»,[7]​ citando el estudio Las migraciones en Ibero América (1992),[8]​ del catedrático español Eugenio García Zarza.
  • El antropólogo y profesor español Claudio Esteva Fabregat, de la Universidad de Barcelona, consideró en 1981 que culturalmente en el norte de Chile predomina un mestizaje equilibrado y que en el resto del país el mestizaje es abrumadoramente hispánico.[9]

De acuerdo a estudios de opinión, los propios chilenos se ven a sí mismos como mayoritariamente blancos. Es importante resaltar que en Chile, para denominarse parte de una minoría étnica en el Censo Nacional, es necesario acreditar pruebas como ancestros con apellidos descendientes de dichas etnias:

  • En la encuesta Latinobarómetro de 2007, el 53 % declaró que era blanco y el 33 %, mestizo.[10]​ En 2011 se volvió a consultar a los chilenos «¿a qué raza se considera perteneciente usted?», el 59 % dijo ser blanco; el 30 %, mestizo; y el 6 %, indígena.[11]

Con la descodificación del genoma humano en 2003 y el subsecuente desarrollo de la genética, ahora se puede conocer mediante estudios del ADN el origen ancestral de las personas y, colectivamente, de la población de un país. A partir de esto, el perfil promedio del individuo chileno sería fundamentalmente una mixtura gradual y combinada de herencias europeo-amerindias.[12][13][14]

Orígenes de la composición étnica chilena[editar]

Diversos historiadores calculan en casi un millón el número de indígenas habitando entre las zonas de Copiapó y Chiloé a la llegada de los conquistadores españoles, pero este número sufrió una fuerte disminución con la conquista de más del 50 %.[15][16]​ Entre 1541 y 1810 aproximadamente unos 46.000 españoles llegaron a Chile, en su mayoría andaluces, castellanos, extremeños, leoneses y vascos.[17]​ Sin embargo, un gran número de ellos terminaba por retornar a España o moría en la Guerra de Arauco la cual hasta 1664 causó la muerte de 25 000 españoles.[18]

Se estima que a comienzos del período colonial, a fines del siglo XVI, la población del Reino de Chile o Nueva Extremadura, es decir, del territorio comprendido entre Copiapó y Chiloé, estaba compuesta por aproximadamente 240 000 indígenas "pacíficos", unos 10 mil blancos, alrededor de 20 mil mestizos y unos 19 mil negros, mulatos y zambos.[19]

El proceso de mestizaje habría comenzado porque los españoles se emparejaban con mujeres mapuches (principalmente del grupo picunche) y de los otros pueblos indígenas de la zona. Esto se debió al bajo número de mujeres peninsulares que llegaban a América. También se debe incluir el aporte de los huarpes llevados a Santiago como virtuales esclavos desde el Cuyo. Dicha situación habría comenzado a cambiar con la llegada de un mayor volumen de mujeres españolas y por la disminución del mestizaje luego de la rebelión general indígena de 1598, que fijó la frontera de la colonia en el río Biobío, significando la pérdida del control español de los territorios ubicados entre el Biobío y Osorno y la disminución de la población indígena encomendada.[20]

Hacia 1620, la población estaba compuesta por alrededor de 300 mil habitantes, de los cuales el 5 % era blanco (peninsulares y criollos), el 13 % mestizo, el 7,5 % negro, mulato o zambo, y el 76 % indígena. En estas estimaciones de población se excluyen los denominados indígenas rebeldes, pues ellos habitaban territorios no controlados por los españoles, y sobre los cuales las estimaciones de población son más imprecisas. Sin embargo se estiman que eran 250 mil personas, con su aporte la población total se estima en más de 550.000 personas.[21]

Población rural del país en el siglo XIX según Claudio Gay.

Otras estimaciones de fines del siglo XVII señalan que la población alcanzaba solamente los 152.000 habitantes, y que estaba compuesta por un 72 % de blancos y mestizos, un 18 % de indígenas y un 10 % de negros, mulatos y zambos.[22]​ Estas estimaciones excluyen a los habitantes de la zona controlada por el pueblo mapuche, al sur del Biobío, y al norte de Valdivia. Durante este siglo, un 25 % de los habitantes de Santiago fueron inscritos en sus partidas de bautismo como negros, mulatos o pardos.[23][24]​ Según Diffie, al comienzo del siglo XVIII el área entre el desierto de Atacama y el río Biobío tenía una población compuesta por 100.000 mestizos, 15.000 africanos y 10.000 blancos además de la existencia de 20.000 indígenas.[25]

En el Gobierno de Agustín de Jáuregui se realiza entre 1777 y 1778 el primer empadronamiento general de población del Obispado de Santiago, entre el desierto de Atacama y el río Maule, incluyendo la provincia de Cuyo, y señalaba que la población era de 259.646 habitantes y estaba compuesta por un 73,5 % de blancos, 7,9 % de mestizos, 8,6 % de indígenas y un 9,8 % de negros. Sin embargo, estos porcentajes son considerados poco fiables, ya que la población considerada como blanca incluía también a "descendientes de raza europea más o menos pura", varios historiadores acusan que aquella cifra es un intento de ocultar el origen mestizo, dejando la categoría de mestizos a los habitantes de zonas rurales pobres,[26]​ de hecho es probable que a fines del siglo XVIII había unos 150.000 mapuches y 700.000 chilenos fueran mestizos.[27]​ Se debe tener en cuenta que las castas no estaban claramente definidas, sobre todo a inicios de la Colonia, por ejemplo, el hijo de un español con una indígena podía ser considerado criollo y ser contabilizado como "español" en los recuentos si vivía con su padre, mientras que si vivía en el entorno de su madre era considerado un indígena y contabilizado como tal.[28]​ Por otra parte, el 19 % de los habitantes de la ciudad de Santiago son considerados negros o mulatos.[23]​ La población afrodescendiente durante ese siglo llegó a una cifra de 25.000, incluyendo la Provincia de Cuyo.[29]

La chilena Elisa Bravo cautiva de los mapuche, por Raimundo Monvoisin.

En 1784, Francisco Hurtado, Intendente de Chiloé, ordenó un empadronamiento de población de Chiloé según el cual la población ascendía a 26.703, de los cuales un 56,4 % era "españoles" y un 43,5 % "indios" (los mestizos se contaban dentro de la república de los españoles). Finalmente, en 1812, el Obispado de Concepción realiza un empadronamiento de población, del río Maule al sur, pero sin incluir a la población indígena no bautizada (estimada en 80.000 personas), ni a los habitantes de la provincia de Chiloé; el cual dio como resultado una población de 210.567, de los cuales el 86,1 % eran españoles y criollos, un 10 % de indígenas y un 3,7 % de mestizos, negros y mulatos.[30]

El mestizaje provendría fundamentalmente de la mezcla entre españoles y criollos de origen castellano, extremeño y vasco e indígenas pertenecientes principalmente a los pueblos diaguita, picunche y mapuche; y luego de estos con las diversas migraciones sucesivas. Al anexarse Antofagasta y Tarapacá, tras la Guerra del Pacífico (1880), se incorporaron aimaras y quechuas.[31]​ El censo del año 2002 señala que un 4,6 % de la población se considera a sí misma indígena, la cual, en su mayoría, también presenta grados variables de mestizaje.[32]

La Ocupación de la Araucanía acarreó un nuevo cambio demográfico. En esa época la población indígena en La Frontera compuesta principalmente por mapuches y pehuenches era de más de 190.000 personas,[33][34]​ de los que unos 10.000[34][35]​ a 30.000[36][37]​ fueron muertos, el número de mapuches sobrevivientes era de alrededor de 150.000.[16]​ En 1901[34]​ el Estado chileno contrato unos 24.000 europeos como colonos,[38]​ además de otros 12.000 que llegaron por sus propios medios,[38]​ en su mayoría eran españoles, franceses e italianos.[38]

Inmigración europea y árabe[editar]

Inmigrantes franceses en Chile.

Chile recibió una gran oleada de inmigrantes europeos, principalmente en la zonas norte y sur del país y en los puertos, durante los siglos XVIII, XIX y a principios del siglo XX. Los inmigrantes europeos que arribaron a Chile eran en su mayoría españoles, en particular vascos, se estima que en la actualidad los chilenos con algún origen vasco serían entre 1.600.000 (10 %) y 3.200.000 (20 %).[39][40][41][42][43]​ Además, llegaron al país alemanes, austríacos, británicos (incluyendo escoceses e irlandeses), croatas, franceses, griegos, holandeses, italianos y suizos.

A partir de 1848 comenzó la inmigración de alemanes y franceses al país. La inmigración alemana fue patrocinada por el Estado chileno con propósitos de colonización para las regiones meridionales del país. Estos alemanes (incluyendo austríacos y suizos), atraídos por la composición natural de las provincias de Valdivia, Osorno y Llanquihue, se instalaron en las tierras vendidas por el Estado chileno para poblar la región. También se registra un gran número de alemanes llegados a Chile tras la primera y la segunda guerra mundial, especialmente en el sur (Valdivia o Temuco). Actualmente los descendientes de esos primeros inmigrantes viven en su mayoría en las grandes ciudades, siguiendo la lógica de concentración de la población, fenómeno que se observa progresivamente en Chile desde el siglo XX.

Otros grupos de inmigrantes históricamente significativos son los británicos,[44]​ los croatas, franceses, griegos,[45]italianos, libaneses, palestinos,[46]​ quienes forman la colonia más grande fuera del Medio Oriente, y suizos, entre otros.

En la secuelas de la Guerra civil española, 2.200 republicanos españoles, principalmente catalanes y vascos, desembarcaron del Winnipeg, un buque francés que había sido facilitado por Pablo Neruda, entonces cónsul en París, en el puerto de Valparaíso.

Inmigración de latinoamericanos[editar]

Durante las últimas décadas (1990 al presente), debido a la estabilidad política y la constante mejora socioeconómica de Chile, se ha constatado la atracción de un número significativo de inmigrantes de variados países latinoamericanos, los cuales representaban, al censo nacional de 2017, aproximadamente 1.200.000 personas, correspondiente al 7 % de la población residente en el territorio chileno, esto sin contar a su descendencia nacida en Chile, por efectos del ius soli.[47]​ Sus principales procedencias, y nacionalidades de origen, corresponde a: 288.233 venezolanos, 223.923 peruanos, 179.338 haitianos, 146.582 colombianos, 107.346 bolivianos, 74.713 argentinos, 36.994 ecuatorianos, 18.185 brasileños, 17.959 dominicanos, 15.837 cubanos y 8.975 mexicanos.[48]

Esto ha impulsado un cambio en la fisonomía de ciertas comunas del país donde se concentra su número. En comunas como Santiago Centro e Independencia, uno de cada tres residentes es un extranjero latinoamericano (28 % y 31 % de la población de estas comunas, respectivamente).[49]​ Otras comunas del Gran Santiago con altos números de inmigrantes son Estación Central (17 %) y Recoleta (16 %).[50]​ En las regiones del norte del país, por hallarse la principal actividad económica nacional, se ha constatado también un número alto de este tipo de inmigrantes. Por ejemplo, en la región de Antofagasta el 17,3 % de la población es extranjera latinoamericana, con comunas como Ollagüe (31 %), Mejillones (16 %), Sierra Gorda (16 %) y Antofagasta (11 %), con altos porcentajes de inmigrantes latinoamericanos, principalmente bolivianos, colombianos y peruanos.[51]

Pueblos indígenas[editar]

Mujer mapuche a principios del siglo XX.
Pueblos indígenas de Chile (Censo de 2002)[52]
Etnia Población %
Aymara 48 501 0,32
Atacameño 21 015 0,14
Kawésqar 2622 0,02
Kolla 3198 0,02
Mapuche 604 349 4,00
Quechua 6175 0,04
Rapanui 4647 0,03
Yagán 1685 0,01
Total 692 192 4,58

Si bien desde la llegada de los españoles al actual territorio de Chile se han tenido estimaciones más o menos fiables del volumen de población indígena en el país, solo a inicios del siglo XX se comenzó a censar a los aborígenes confiable y sistemáticamente. Según los resultados del censo de 1907, se determinó que había 101 118 indígenas en Chile, equivalentes al 3,12 % de la población total del país en ese año —3 231 022—,[53]​ concentrados preferentemente en las provincias de Cautín y Valdivia. Este número excluyó a los pueblos originarios del norte, de Rapa Nui y del extremo austral, pues solo se contabilizó a la población indígena de Arauco a Llanquihue.[54]

Según el censo de 2002, un 4,58 % de la población chilena, 692 192 personas de 14 años o más,[55]​ se declaró indígena[52]​ y perteneciente a uno de los ocho grupos étnicos reconocidos en la legislación de entonces[56]​ —en mayo de 2008, se añadió a la comunidad diaguita, la cual se contabilizará por primera vez en el censo de 2012—.[57]​ Del total de la población aborigen, 604 349 (87,31 %) se declaró mapuche, 48 501 (7,01 %) aimara, 21 015 (3,04 %) atacameño, 6175 (0,89 %) quechua, 4647 (0,67 %) rapanui, 3198 (0,46 %) kolla, 2622 (0,38 %) kawésqar y 1685 (0,24 %) yagán.

Sin embargo, el censo de 1992 registró 932 000 miembros de pueblos aborígenes (esto entre personas mayores de 14 años; si se incluían a los menores de esa edad, se calculaban en 1 281 651 personas).[58]​ Esta reducción de un 30 % de la población indígena en una década se ha intentado explicar con diversos argumentos, desde aquellos que sostienen que se trata de un genocidio estadístico,[59]​ aquellos que sostienen que se trata de un genocidio burocrático con el fin de deslegitimar las peticiones indígenas,[60]​ hasta aquellos que sostienen que la diferencia se debe al cambio de las preguntas del censo, sin consecuencias socio-políticas. La población mapuche estimada actualmente en Chile, según varias ONGs pro indígenas, sería de unas 800 000 a 1 400 000 de personas, dependiendo de si se incluyen o no a quienes no conservan su cultura ni reconocen su herencia. Así, por ejemplo, la encuesta Casen contabilizó a 625 005 mapuches en 2006.[61]​ Organizaciones indígenas estiman en un millón y medio de indígenas en Chile.[59]

Otros grupos desaparecieron por la aculturación y la absorción misma resultante del mestizaje, como los pueblos chango, chono y picunche; mientras que un elevado número de selknam desapareció por el exterminio que los colonizadores de Tierra del Fuego llevaron a cabo a comienzos del siglo XX. Otros factores que contribuyeron a su extinción fueron las enfermedades contraídas del hombre blanco, principalmente la viruela, y el alcoholismo.

Según estudios genéticos, la mayor parte de la población indígena chilena exhibe grados variables de mestizaje.[62]

Estudios biológicos y genéticos[editar]

Se han realizado varios estudios genéticos para definir el perfil ancestral del individuo chileno:

Europeo Americano Africano Asiático Estudio, notas y referencias
67,9 % 32,1 % (Valenzuela et al, 1984): Marco de referencia sociogenético para los estudios de salud pública en Chile.
Fuente: Revista Chilena de Pediatría.[63][64]
64,0 % 35,0 % (Cruz-Coke et al, 1994): Genetic epidemiology of single gene defects in Chile.
Fuente: Universidad de Chile.[65]
51,6 % 42,1 % 6,3 % (Oliveira, 2008): O impacto das migrações na constituição genética de populações latino-americanas, fuente: Universidad de Brasilia.[12]​ Posteriormente referenciada y promediada con (Fuentes et al, 2014), en (Fuerst et al, 2016).[66]
51,9 % 44,3 % 3,8 % (Fuentes et al, 2014): Gene geography of Chile: Regional distribution of American, European and African genetic contributions, fuente: PubMed.[13]​ Muestra replicada en (Ruiz-Linares et al, 2014),[67]​ y posteriormente referenciada y promediada con (Oliveira, 2008), en (Fuerst et al, 2016).[66]
54,0 % 43,4 % 2,6 % Resultado promedio de tres modelos diferentes (Lamp-ld, Rfmix, particular),[Nota 1]​ aplicados en (Eyheramendy et al, 2015): Genetic structure characterization of Chileans reflects historical immigration patterns, fuente: Nature.[68]
57,2 % 38,7 % 2,5 % 1,7 % (Homburger et al, 2015): Genomic Insights into the Ancestry and Demographic History of South America.
Fuente: Plos One Genetics.[14]

Estudios regionales[editar]

Estudios en metrópolis

Cruz-Coke et al. (1994) determinó que la composición genética de tres ciudades del centro de Chile era la siguiente:[65]

Región Aporte europeo Aporte amerindio
Gran Concepción 75% 25%
Gran Santiago Este 81% 19%
Gran Santiago Norte 61% 39%
Gran Valparaíso 77% 23%

Estudios en regiones

Distribución regional de la ancestría europea, indígena y africana en Chile.

Según Fuentes et al. (2014), la mezcla racial por regiones es la siguiente:[13]

Región Aporte amerindio Aporte europeo Aporte africano
Arica-Parinacota 51,12% 44,79% 4,09%
Tarapacá 53,13% 41,17% 5,70%
Antofagasta 50,57% 44,20% 5,04%
Atacama 51,15% 46,98% 1,87%
Coquimbo 52,09% 44,93% 2,98%
Valparaíso 42,10% 53,64% 4,26%
Región Metropolitana 40,55% 54,91% 4,53%
O'Higgins 40,51% 56,64% 2,85%
Maule 43,02% 54,77% 2,20%
Bíobío y Ñuble 45,30% 51,09% 3,61%
Araucanía 53,21% 43,70% 3,09%
Los Ríos 53,70% 43,78% 2,51%
Los Lagos 50,22% 47,50% 2,28%
Aysén 55,55% 44,20% 0,25%
Magallanes 41,07% 56,76% 2,18%
ChileFlag of Chile.png Chile 44,34% 51,85% 3,81%

Estudios semirregionales

  • 49,0 % europeo; 48,0 % americano; 5,0 % africano (Ruiz-Linares et al., 2014): Admixture in Latin America: Geographic Structure, Phenotypic Diversity and Self-Perception of Ancestry, fuente: PLoS Genetics.[67]​ Estudio hecho en Arica, con 2/3 de la muestra provenientes de militares, proveniente de (Fuentes et al, 2014), y 1/3 de estudiantes de la Universidad de Tarapacá. Muestra posteriormente reutilizada por (Montalva et al, 2018) para estudios sobre persistencia de la lactasa.[69]

Estudios por grupos étnicos y líneas de herencia[editar]

Por grupo étnico

Ruiz-Linares et al. (2014) indagó la composición genética de acuerdo a la autopercepción étnica de la muestra tomada en Arica, 2/3 militar y 1/3 estudiantes de la Universidad de Tarapacá. Los resultados se muestran en la siguiente tabla:[67]

Grupo étnico Proporción de la muestra Aporte africano Aporte amerindio Aporte europeo
Negro 0,9% 13% 48% 39%
Blanco 37,9% 5% 40% 54%
Indígena 9,0% 3% 76% 22%
Mestizo 52,2% 5% 47% 49%

En pueblos indígenas

En consideración del número de apellidos americanos en progenitores, el promedio estimado para descendientes de americanos en el año 2015 es así:[70]

Número de apellidos indígenas en progenitores Promedio europeo Promedio americano
0 de 4 (88,3%) 62,0% 38,0%
1 de 4 (6,6%) 50,0% 50,0%
2 de 4 (2,8%) 40,0% 60,0%
3 de 4 (1,2%) 30,0% 70,0%
4 de 4 (1,0%) 18,0% 82,0%

De acuerdo a Cruz-Coke et al. (1994), la composición genética en aislamientos indígenas de Chile se distribuyó de la siguiente forma:[65]

Pueblo Aporte amerindio Aporte europeo
Alacaluf 91% 9%
Atacameño 88% 12%
Aymara 96% 4%
Mapuche 77% 23%
Pehuenche 95% 5%

Por líneas de herencia

  • 8,5 % amerindio por línea paterna (DYS199T: ADN-y); 88,2 % amerindio por línea materna (ADN-mt) en (Vieira-Machado et al, 2016): Uniparental ancestry markers in Chilean populations.[71]
  • 11,0 % europeo; 88,0 % amerindio; 1,0 % africano; por línea materna (ADN-mt) en (Gómez-Carballa et al, 2016): Revealing latitudinal patterns of mitochondrial DNA diversity in Chileans.[72]
  • Rocco et al., (2002),[73]​ y García et al., (2004),[74]​ generan una recopilación de los haplogrupos matrilineales dominantes de origen americano, diferenciado por zona geográfica, población y/o aislamiento indígena, a partir de los estudios de Merriwether et al., (1995), Moraga et al., (2000), Lalueza et al., (1996) y sus propias aportaciones. Los resultados, que son los siguientes, muestran una gran diversidad en el componente americano materno, dominante tanto entre poblaciones y aislamientos indígenas como en la muestra no indígena, y con una variación y diferencias importantes entre norte y sur:[73][74]
Localidad o población indígena h. mt. A h. mt. B h. mt. C h. mt. D Total mt.
ABCD
Fuente
aimaras 1 7,0% 68,0% 12,0% 13,0% 98,0% (Merriwether et al, 1995)
aimaras 2 7,0% 57,0% 18,0% 16,0% 98,0% (Rocco et al, 2002)
atacameños 1 12,0% 72,0% 11,0% 6,0% 100,0% (Merriwether et al, 1995)
atacameños 2 9,0% 61,0% 26,0% 4,0% 100,0% (Rocco et al, 2002)
Santiago 1 7,0% 21,0% 33,0% 23,0% 84,0% (Rocco et al, 2002)
Santiago 2 7,0% 26,0% 31,0% 20,0% 84,0% (Rocco et al, 2002)
huilliches 3,8% 28,8% 18,8% 48,8% 100,0% (Merriwether et al, 1995)
Carelmapu (Maullín) 4,3% 29,8% 38,3% 25,6% 98,0% (García et al, 2004)
Quetalmahue (Ancud) 0,0% 30,9% 35,7% 26,1% 92,7% (García et al, 2004)
Detif (Puqueldón) 11,1% 22,2% 37,0% 29,6% 89,9% (García et al, 2004)
mapuches 0,0% 7,2% 44,1% 48,6% 99,9% (Moraga et al, 2000)
pehuenches 1 2,9% 10,5% 41,0% 45,6% 98,0% (Moraga et al, 2000)
pehuenches 2 2,0% 9,0% 37,0% 52,0% 100,0% (Merriwether et al, 1995)
Laitec (Quellón) 0,0% 0,0% 35,7% 57,1% 92,8% (García et al, 2004)
fueguinos 0,0% 0,0% 42,2% 56,8% 100,0% (Lalueza et al, 1996)
yámanas 0,0% 0,0% 48,0% 52,0% 100,0% (Moraga et al, 2000)

Estudios en grupos socioeconómicos[editar]

Cruz-Coke et al. (1994) también estudio la composición genética de los distintos niveles socieconómicos:[65]

Ciudad Nivel socioeconómico Aporte europeo Aporte amerindio
Gran Santiago Alto 91% 9%
Medio 70% 30%
Bajo 41% 59%
Gran Valparaíso Alto 73% 27%
Medio 68% 32%
Bajo 48% 52%

Acuña et al. (2002) hace un análisis a las clases medias y bajas de Chile, con los siguientes resultados:[75]

Nivel socioeconómico Aporte europeo Aporte amerindio
Estrato socioeconómico medio 76,3% 37,1%
Estrato socioeconómico bajo 62,9% 23,7%

Bermejo et al. (2017) reutilizan la muestra de Ruiz-Linares et al. (2014) para generar una descomposición por clase social, con los siguientes resultados:[76]

Nivel
Socioeconómico
Aporte amerindio
A (est. HGDP)
Aporte mapuche
B (no HGDP)
Aporte aymara
C (no HGDP)
Aporte europeo
1—2% AFR—A
1—3% AFR—BC
ABC1 28,0% 34,0% 1,0% 70,0%—62,0%
C2 36,0% 38,0% 6,0% 62,0%—53,0%
C3 40,0% 40,0% 8,0% 58,0%—49,0%
DE 39,0% 40,0% 7,0% 59,0%—50,0%

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Resultados de los tres modelos aplicados en (Eyheramendy et al, 2015): 55,2 % europeo; 42,4 % americano; 2,4 % africano según (modelo Lamp-ld); 54,4 % europeo; 43,2 % americano; 2,4 % africano según (modelo Rfmix); y 52,3 % europeo; 44,7 % americano; 3,0 % africano según (modelo propio).[68]

Referencias[editar]

  1. Hoberman, Gabriela (12 de abril de 2007). Examining State Failure in Chile: The Ethnic Dilemma in the Mapuche Community (PHP). Annual Conference of the Midwest Political Science Association (en inglés). p. 28. Consultado el 27 de junio de 2011. 
  2. Waldman Mitnick, Gilda (2004). «Chile: indígenas y mestizos negados» (PHP). Política y cultura (México) (21). ISSN 0188-7742. Consultado el 22 de julio de 2011. 
  3. Medina Lois, Ernesto, y Ana María Kaempffer R. (1979). «Capítulo Segundo: La situación de salud chilena y sus factores condicionantes - Población y características demográficas: Estructura racial». Elementos de salud pública (Biblioteca digital de la Universidad de Chile). Archivado desde el original el 16 de septiembre de 2009. Consultado el 22 de marzo de 2011. 
  4. Instituto Nacional de Estadísticas (INE) (abril de 2013). «Resultados finales - Censo de 2012». Consultado el 2 de abril de 2013. 
  5. Lizcano Fernández, Francisco, Composición étnica de las tres áreas culturales del continente americano al comienzo del siglo XXI, pp. 195, 197, 198 y 227 
  6. Cruz-Coke, R., y R. S. Moreno (septiembre de 1994). «Genetic epidemiology of single gene defects in Chile». Journal of Medical Genetics. PMC 1050080. Consultado el 29 de marzo de 2013. 
  7. http://www.geografia.fflch.usp.br/publicacoes/Geousp/Geousp13/Geousp13_Intercambio_Maurel.htm
  8. http://books.google.cl/books/about/Las_migraciones_en_Iberoam%C3%A9rica.html?id=tmMPAAAAYAAJ&redir_esc=y
  9. Esteva Fabregat, Claudio «La hispanización del mestizaje cultural en América» Revista Complutense de Historia de América, (Madrid: Universidad Complutense de Madrid). pp. 182-183 (1981)
  10. Informe Latinobarómetro 2007, página 87 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  11. Informe Latinobarómetro 2011, Latinobarómetro, p. 58.
  12. a b «http://repositorio.unb.br/bitstream/10482/5542/1/2008_NeideMOGodinho.pdf». Consultado el 3 de abril de 2017. 
  13. a b c M, Pulgar I, Gallo C, Bortolini MC, Canizales-Quinteros S, Bedoya G, González-José R, Ruiz-Linares A, Rothhammer "Gene geography of Chile: Regional distribution of American, European and African genetic contributions" Revista Médica Chilena (Marzo de 2014);142(3):281-9. doi 10.4067/S0034-98872014000300001.
  14. a b Homburguer et al (2015). Genomic Insights into the Ancestry and Demographic History of South America 11 (12). PloS One Genetics. doi:10.1371/journal.pgen.1005602. Consultado el 19 de agosto de 2016. 
  15. Instituto Nacional de Estadísticas (2009). «Padrones y censos de un incipiente Chile durante la colonia». Retratos de nuestra identidad: Los censos de población en Chile y su evolución histórica hacia el Bicentenario. Chile. pp. 31-32. ISBN 978-956-323-037-6. Consultado el 28 de junio de 2011. 
  16. a b Calbucura, Jorge. «El proceso legal de la abolición de la propiedad colectiva: El caso mapuche». Consultado el 28 de junio de 2011. «De acuerdo a la estimación de Hernández (1985:14) cuando comienza la invasión de los españoles, en el actual territorio chileno, la población mapuche alcanzaba la cifra cercana al millón de personas. Tres décadas después eran reducidos a unos 600.000». 
  17. Torras, Daniel, y Carlos Sampayo; dirección: Carlos Gispert (2001). «Tomo I: Territorio, población, ciudades y agricultura». Enciclopedia de Chile (Barcelona, España: Editorial Océano) 1: 190-191. ISBN 84-494-1076-2. 
  18. Carta reproducida por Ricardo E. Latcham: La capacidad guerrera de los araucanos, p.39, Santiago, 1915.
  19. Carretero Pardo, Sebastián. «La colonia en Chile» (PDF). Archivado desde el original el 17 de noviembre de 2011. Consultado el 28 de junio de 2011. 
  20. Memoria Chilena - La población durante el período colonial
  21. Historia y Ciencias Sociales. Historia de Chile 2009. Página 99.
  22. Icarito - La Colonia: Población y sociedad
  23. a b "Presencia africana en Chile: relato de una ausencia" (25 de abril de 2010). Artículo de El Mercurio sobre el libro Huellas de África en América compilado por la historiadora Celia L. Cussen.
  24. Muchos de los actuales estudiosos, incluyendo a Cussen son muy críticos de Diego Barros Arana, historiador que en su Historia jeneral de Chile (Volumen 3) decía que la población africana nunca destacó en la Colonia y que al independizarse Chile, era el país hispanoamericano con mayor población blanca, un millón de personas. De Los vascos, Oñati y los Elorza. Por Waldo Ayarza Elorza (1995), pp. 54.
  25. Enciclopedia de Chile. Tomo III. Historia, Instituciones & Sociedad, ed. Océano, edición por Daniel Torras & Carlos Sampayo, dirección Carlos Gispert, 2001, Barcelona, España, ISBN 84-494-1076-2. En 1700 la población del territorio chileno al norte del Biobío se estimaba en 100.000 mestizos, 10.000 blancos y 15.000 afrodescendientes (pp. 639). Los 20.000 indígenas son la población de dicho grupo estimada en 1696 en dicho territorio (pp. 633).
  26. José Bengoa (2009). "Mirada Global - Mestizaje al sur del mundo".
  27. Museo regional de la Araucanía
  28. Biografía de Chile . Historia de Chile - La Colonia - El proceso de mestizaje
  29. Ernesto Medina Lois & Ana María Kaempffer R. (1979) "Elementos de Salud Pública"
  30. INE - Censo de 1813. Introducción
  31. El Gradiente Sociogenético Chileno y sus Implicaciones Etico-Sociales
  32. Estructura racial
  33. Opinión: El Pueblo Mapuche: “Los esclavos de esta época”. Por Mirna Concha, periodista.
  34. a b c Territorio del pueblo mapuche: un derecho en amenaza constante por Abel Lizama Pino y Victor Vielma Vargas, pág. 4 y 5.
  35. El pueblo mapuche
  36. Ocupación de la Araucanía, ...o Pacificación??
  37. La verdad no descubierta de la Araucanía
  38. a b c Etapa de la emigración alemana en Chile.
  39. Diariovasco.
  40. entrevista al Presidente de la Cámara vasca.
  41. vascos Ainara Madariaga: Autora del estudio "Imaginarios vascos desde Chile La construcción de imaginarios vascos en Chile durante el siglo XX"
  42. Basques au Chili.
  43. Contacto Interlingüístico e intercultural en el mundo hispano.instituto valenciano de lenguas y culturas.Universitat de València Cita: " Un 20 % de la población chilena tiene su origen en el País Vasco"
  44. Biografía de Chile Historia de Chile - Otros Artículos - Británicos y Anglosajones en Chile durante el siglo XIX
  45. Griegos de Chile
  46. descendientes de árabes en porcentajes.
  47. Biblioteca del Congreso Nacional de Chile: Nacionalidad y ciudadanía. Artículo 10, inciso primero de la Constitución de 1980. Consultado el 3 de marzo de 2019.
  48. «Demográficas y Vitales». www.ine.cl. Consultado el 14 de febrero de 2019. 
  49. Canal 13: Censo 2017: 28% de habitantes en la comuna de Santiago son inmigrantes. Publicado el 5 de mayo de 2018. Consultado el 3 de marzo de 2019.
  50. Estas son las comunas de Chile con mayor porcentaje de población extranjera. 24 Horas Chile. Publicado el 5 de mayo de 2018. Consultado el 5 de marzo de 2019.
  51. El 11% de los habitantes de Antofagasta son extranjeros. Soy Antofagasta. Publicado el 5 de mayo de 2018. Consultado el 5 de marzo de 2019.
  52. a b Instituto Nacional de Estadísticas (INE) (marzo de 2003). «Censo 2002: Síntesis de resultados» (PDF). www.ine.cl. 
  53. Instituto Nacional de Estadísticas (INE) (s/f). «Preguntas frecuentes - Censo - 54.-¿Cuántos censos de población se han realizado? - Censos de población en Chile» (PHP). www.ine.cl. Consultado el 2 de noviembre de 2012. 
  54. Gundermann K., Hans, Jorge Iván Vergara del S. y Rolf Foerster G. (2005). «Contar a los indígenas en Chile. Autoadscripción étnica en la experiencia censal de 1992 y 2002» (PHP). Estudios atacameños (San Pedro de Atacama) (30): 91-115. ISSN 0718-1043. doi:10.4067/S0718-10432005000200006. Consultado el 1 de noviembre de 2012. 
  55. Iglesia.cl (s/f). «Los pueblos indígenas - Más sobre pueblos originarios: Datos a nivel nacional» (HTML). www.iglesia.cl. Consultado el 27 de junio de 2011. 
  56. Ministerio de Planificación y Cooperación (MIDEPLAN) (5 de octubre de 1993). «Ley 19253 de 1993» (HTML). Consultado el 24 de abril de 2011. «El Estado reconoce como principales etnias indígenas de Chile a: la Mapuche, Aimara, Rapa Nui o Pascuenses, la de las comunidades Atacameñas, Quechuas y Collas del norte del país, las comunidades Kawashkar o Alacalufe y Yámana o Yagán de los canales australes». 
  57. Instituto Nacional de Estadísticas (INE) (2 de noviembre de 2011). «Informe y conclusiones finales - Consulta nacional indígena - Censo 2012» (PDF). www.censo.cl. Archivado desde el original el 12 de enero de 2012. Consultado el 13 de diciembre de 2011. 
  58. «Revistas Electrónicas UACh - Minga Online». Consultado el 2009. 
  59. a b Entrevista a la dirigente mapuche Eugenia Calquín
  60. El genocidio burocrático, de Sabina Bassani "Benedicto Melin, presidente regional de las comunidades mapuche en Chile, habla de "genocidio burocrático" pues según estimaciones de las organizaciones indigenistas, son alrededor de 1.400.000 personas.
  61. «Los pueblos indígenas de Chile». 
  62. Carlos Valenzuela, Medwave (enero de 2002). «El gradiente sociogenético chileno y sus implicaciones ético-sociales». Archivado desde el original el 19 de noviembre de 2007. Consultado el 29 de noviembre de 2007. 
  63. Valenzuela C. (1984). Marco de Referencia Sociogenético para los Estudios de Salud Pública en Chile. Revista Chilena de Pediatría; 55: 123-7.
  64. Vanegas, J.; Villalón, M.; Valenzuela, C. (2008). Consideraciones acerca del uso de la variable etnia/raza en investigación epidemiológica para la Salud Pública: A propósito de investigaciones en inequidades. Revista Médica de Chile, 136(5), 637-644. doi: 10.4067/S0034-98872008000500014.
  65. a b c d Cruz-Coke, Ricardo (1994). «Genetic epidemiology of single gene defects in Chile» (PDF). Facultad de Medicina de la Universidad de Chile (Santiago de Chile). Consultado el 7 de octubre de 2011. 
  66. a b «Admixture in the Americas: Regional and National Differences». Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  67. a b c Ruiz-Linares et al (2014). «Admixture in Latin America: Geographic Structure, Phenotypic Diversity and Self-Perception of Ancestry». Consultado el 3 de abril de 2017. 
  68. a b Eyheramendy, S.; Martínez, F.; Manevy, F.; Vial, C.; Repetto, G. (2015): Genetic structure characterization of Chileans reflects historical immigration patterns. Nature Communications, volumen 6, artículo: 6472.
  69. Montalva, N.; Adhikari, K.; Liebert, A.; Mendoza, J. (2018). Adaptation to milking agropastoralism in Chilean goat herders and nutritional benefit of lactase persistence. Annals of Human Genetics · September 2018 with 249 Reads. doi: 10.1111/ahg.12277.
  70. Cifuentes, L. (15 de octubre de 2015): Todos somos mestizos. Facultad de Medicina, Universidad de Chile. Consultado el 5 de mayo de 2019.
  71. Vieira-Machado, C. D., Tostes, M., Alves, G., Nazer, J., Martinez, L., Wettig, E., Orioli, I. M. (2016). Uniparental ancestry markers in Chilean populations. Genetics and Molecular Biology, 39(4), 573–579. doi: 10.1590/1678-4685-GMB-2015-0273
  72. Gómez-Carballa et al (2016). Revealing latitudinal patterns of mitochondrial DNA diversity in Chileans. Science Direct. doi:10.1016/j.fsigen.2015.10.002. Consultado el 19 de agosto de 2016. 
  73. a b Rocco P, Paola, Morales G, Carmen, Moraga V, Mauricio, Miquel P, Juan Francisco, Nervi O, Flavio, Llop R, Elena, Carvallo S, Pilar, & Rothhammer E, Francisco. (2002). Composición genética de la población chilena: Distribución de polimorfismos de DNA mitocondrial en grupos originarios y en la población mixta de Santiago. Revista médica de Chile, 130(2), 125-131. https://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872002000200001
  74. a b GARCÍA, F.; MORAGA, M.; VERA, S.; HENRÍQUEZ, H.; LLOP, E.; OCAMPO, C; ASPILLAGA, E. y ROTHHAMMER, F. (2004). Origen y microdiferenciación de la población del archipiélago de Chiloé. Revista chilena de historia natural, 77(3), 539-546. https://dx.doi.org/10.4067/S0716-078X2004000300012
  75. M. Acuña, H. Jorquera, L. Cifuentes & L. Armanet (2002). Frequency of the hypervariable DNA loci D18S849, D3S1744, D12S1090 and D1S80 in a mixed ancestry population of Chilean blood donors. Genet. Mol. Res. 1 (2): 139-146.
  76. Lorenzo Bermejo J, Boekstegers F, González Silos R, Marcelain K, Baez Benavides P, et al. (2017) Subtypes of Native American ancestry and leading causes of death: Mapuche ancestry specific associations with gallbladder cancer risk in Chile. PLOS Genetics 13(5): e1006756.