Cometa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Los cometas son los cuerpos celestes constituidos por hielo, polvo y rocas que orbitan alrededor del Sol siguiendo diferentes trayectorias elípticas, parabólicas o hiperbólicas. Los cometas, junto con los asteroides, planetas y satélites, forman parte del sistema solar. La mayoría de estos cuerpos celestes describen órbitas elípticas de gran excentricidad, lo que produce su acercamiento al Sol con un período considerable. A diferencia de los asteroides, los cometas son cuerpos sólidos compuestos de materiales que se subliman en las cercanías del Sol. A gran distancia (a partir de 5-10 UA) desarrollan una atmósfera que envuelve al núcleo, llamada coma o cabellera, que está formada por gas y polvo. A medida que el cometa se acerca al Sol, el viento solar azota la coma y se genera la cola característica, la cual está formada por polvo y el gas de la coma ionizado.

Fue después del invento del telescopio cuando los astrónomos comenzaron a estudiar a los cometas con más detalle, advirtiendo entonces que la mayoría tienen apariciones periódicas. Edmund Halley fue el primero en darse cuenta de ello y pronosticó en 1705 la aparición del cometa Halley en 1758, para el cual calculó que tenía un periodo de 76 años, aunque murió antes de comprobar su predicción. Debido a su pequeño tamaño y órbita muy alargada, solo es posible ver los cometas cuando están cerca del Sol y por un corto periodo de tiempo.

Los cometas son generalmente descubiertos de manera visual o usando telescopios de campo ancho u otros medios de magnificación espacial óptica, tales como los binoculares. Sin embargo, aun sin acceso a un equipo óptico, es posible descubrir un cometa rasante solar en línea si se dispone de una computadora y conexión a Internet. En los años recientes, el Observatorio Rasante Virtual de David (David J. Evans) (DVSO) ha permitido a muchos astrónomos aficionados de todo el mundo descubrir nuevos cometas en línea (frecuentemente en tiempo real) usando las últimas imágenes del Telescopio Espacial SOHO. Un caso reciente (28 de noviembre de 2013) de un cometa rasante del Sol que resultó volatilizado al aproximarse al Sol ha sido ISON[1]​ que procedía probablemente de la nube de Oort. Las órbitas periódicas tienen forma de elipses muy excéntricas.[2][3][4][5]

Etimología[editar]

La palabra proviene del vocablo latín comēta y este a su vez del vocablo griego κομήτης, cuyo significado es «cabellera».[6]​</ref> Sin embargo, algunos cometas pueden tener un mayor contenido de polvo, lo que hace que se llamen "bolas de tierra heladas" .[7]

Origen[editar]

Los cometas provienen principalmente de dos lugares, la nube de Oort, situada entre 50 000 y 100 000 UA del Sol, y el cinturón de Kuiper, localizado más allá de la órbita de Neptuno.

Se cree que los cometas de largo periodo tienen su origen en la nube de Oort, que lleva el nombre del astrónomo Jan Hendrik Oort. Esta nube consiste de restos de la condensación de la nébula solar. Esto significa que muchos de los cometas que se acercan al Sol siguen órbitas elípticas tan alargadas que solo regresan al cabo de miles de años. Cuando alguna estrella pasa muy cerca del sistema solar, las órbitas de los cometas de la nube de Oort se ven perturbadas: algunos salen despedidos fuera del sistema solar, pero otros acortan sus órbitas. Para explicar el origen de los cometas de corto periodo, como el Halley, Gerard Kuiper propuso la existencia de un cinturón de cometas situados más allá de Neptuno, el cinturón de Kuiper.

Las órbitas de los cometas están cambiando constantemente: sus orígenes están en el sistema solar exterior y tienen la propensión a ser altamente afectados (o perturbados) por acercamientos relativos a los planetas mayores. Algunos son movidos a órbitas muy cercanas al Sol y se destruyen cuando se aproximan, mientras que otros son enviados fuera del sistema solar para siempre.

Si su órbita es elíptica y de período largo o muy largo, provienen de la hipotética nube de Oort, pero si su órbita es de período corto o medio-corto, provienen del cinturón de Edgeworth-Kuiper, a pesar de que hay excepciones como la del Halley, con un período de 76 años (corto), que proviene de la nube de Oort.

Conforme los cometas van sublimando, acercándose al Sol y cumpliendo órbitas, van sublimando su material, y perdiéndolo por consecuencia, disminuyendo de magnitud. Tras un cierto número de órbitas, el cometa se habrá "apagado", y cuando se acaben los últimos materiales volátiles, se convertirá en un asteroide normal y corriente, ya que no podrá volver a recuperar masa. Ejemplos de cometas sin materiales volátiles son: 7968-Elst-Pizarro y 3553-Don Quixote.

Composición[editar]

Núcleo del cometa 103P/Hartley con chorros que fluyen hacia fuera. Imagen tomada por la sonda Deep Impact el 4 de noviembre de 2010.

Los cometas llegan a tener diámetros de algunas decenas de kilómetros y están compuestos de agua, hielo seco, amoníaco, metano, hierro, magnesio, sodio y silicatos. Debido a las bajas temperaturas de los lugares donde se hallan, estas sustancias se encuentran congeladas. Algunas investigaciones apuntan a que los materiales que componen los cometas son materia orgánica y resultan determinantes para la vida, lo que daría lugar a que en la temprana formación de los planetas impactaran contra la tierra y dieran origen a los seres vivos.

Cuando se descubre un cometa se lo ve aparecer como un punto luminoso, con un movimiento perceptible sobre el fondo de estrellas llamadas fijas. Lo primero que se ve es el núcleo o coma; luego, cuando el astro se acerca más al Sol, comienza a desarrollar lo que conocemos como la cola del cometa, que le confiere un aspecto fantástico.

Al acercarse al Sol, el núcleo se calienta y el hielo sublima, pasando directamente al estado gaseoso. Los gases del cometa se proyectan hacia atrás, lo que motiva la formación de la cola apuntando en dirección opuesta al Sol y extendiéndose millones de kilómetros.

Los cometas presentan diferentes tipos de colas. Las más comunes son la de polvo y la de gas. La cola de gas se dirige siempre en el sentido perfectamente contrario al de la luz del Sol, mientras que la cola de polvo retiene parte de la inercia orbital, alineándose entre la cola principal y la trayectoria del cometa. El choque de los fotones que recibe el cometa como una lluvia, aparte de calor, aportan luz, que es visible al ejercer el cometa de pantalla, reflejando así cada partícula de polvo la luz solar. En el cometa Hale-Bopp se descubrió un tercer tipo de cola compuesta por iones de sodio.

Cola de gas (azul en el esquema) y cola de polvo (amarillo)

Las colas de los cometas llegan a extenderse de forma considerable, alcanzando millones de kilómetros. En el caso del cometa 1P/Halley, en su aparición de 1910, la cola llegó a medir cerca de 30 millones de kilómetros, un quinto de la distancia de la Tierra al Sol. Cada vez que un cometa pasa cerca del Sol se desgasta, debido a que el material que va perdiendo nunca es repuesto. Se espera que, en promedio, un cometa pase unas dos mil veces cerca del Sol antes de sublimarse completamente. A lo largo de la trayectoria de un cometa, este va dejando grandes cantidades de pequeños fragmentos de material; cuando casi todo el hielo volátil ha sido expulsado y ya no le queda suficiente para tener coma, se dice que es un cometa extinto.

Cuando la Tierra atraviesa la órbita de un cometa, estos fragmentos penetran en la atmósfera en forma de estrellas fugaces o también llamadas lluvia de meteoros. En mayo y octubre se pueden observar las lluvias de meteoros producidas por el material del cometa Halley: las Eta Acuáridas y las Oriónidas.

Los astrónomos sugieren que los cometas retienen, en forma de hielo y polvo, la composición de la nebulosa primitiva con que se formó el Sistema Solar y de la cual se condensaron luego los planetas y sus lunas. Por esta razón el estudio de los cometas puede dar indicios de las características de aquella nube primordial.

Historia del estudio de los cometas[editar]

Estudio de órbitas[editar]

Movimiento de un cometa alrededor del Sol. (A) Sol, (B) Plutón, (C) Cometa

Hasta el siglo XVI, periodo en que Tycho Brahe realizó estudios que revelaron que los cometas debían provenir de fuera de la atmósfera terrestre, no se estableció definidamente si eran fenómenos atmosféricos u objetos interplanetarios. Luego, en el siglo XVII, Edmund Halley utilizó la teoría de la gravitación, desarrollada por Isaac Newton, para intentar calcular el número de órbitas de los cometas, descubriendo que uno de ellos volvía a las cercanías del Sol cada 76 o 77 años aproximadamente. Este cometa fue denominado cometa Halley y de fuentes antiguas se sabe que ha sido observado por humanos desde el año 66 a. C.

El segundo cometa al que se le descubrió una órbita periódica fue el cometa Encke, en 1821. Como el cometa de Halley, tuvo el nombre de su calculador, el matemático y físico alemán Johann Encke, que descubrió que era un cometa periódico. El cometa de Encke tiene el más corto periodo de un cometa, solamente 3,3 años, y en consecuencia tiene el mayor número de apariciones registradas. Fue también el primer cometa cuya órbita era influida por fuerzas que no eran del tipo gravitacional. Ahora es un cometa muy tenue para ser observado a simple vista, aunque pudo haber sido un cometa brillante hace algunos miles de años, antes que su superficie de hielo fuera evaporada. Sin embargo, no se sabe si ha sido observado antes de 1786, pero análisis mejorados de su órbita temprana sugieren que se corresponde con observaciones mencionadas en fuentes antiguas.

Estudio de sus características físicas[editar]

La composición de los cometas no fue probada hasta el periodo de la era espacial. A principios del siglo XIX, un matemático alemán, Friedrich Bessel originó la teoría de que había objetos sólidos en estado de vaporación: del estudio de su brillo, Bessel expuso que los movimientos no-gravitacionales del cometa Encke fueron causados por fuerzas de chorro creadas como material evaporado de la superficie del objeto. Esta idea fue olvidada por más de cien años, y luego, independientemente, Fred Lawrence Whipple propuso la misma idea en 1950. Para Whipple un cometa es un núcleo rocoso mezclado con hielo y gases, es decir, utilizando su terminología, una bola de nieve sucia. El modelo propuesto por ambos pronto comenzó a ser aceptado por la comunidad científica y fue confirmado cuando una flota de vehículos espaciales voló a través de la nube luminosa de partículas que rodeaban el núcleo congelado del cometa Halley en 1986 para fotografiar el núcleo y se observaron los chorros de material que se evaporaba. Luego, la sonda Deep Space 1 voló cerca del cometa Borrelly el 21 de septiembre de 2001, confirmando que las características del Halley son también comunes a otros cometas.[8][9]

Clasificación[editar]

Históricamente los cometas se han clasificado en función de su periodo orbital, de periodo corto o de periodo largo en función de si su periodo es menor o mayor de 200 años respectivamente. La razón de este criterio es que antiguamente cuando la capacidad de cálculo era más limitada, ese era el periodo orbital máximo para el que era relativamente fiable averiguar si ya había sido avistado con anterioridad o no y, por tanto, establecer su periodicidad.[10]

Cometas de periodo corto[editar]

Son los que su periodo orbital es menor de 200 años. Adicionalmente los cometas de periodo corto se agrupan en dos categorías:

  • Familia de Júpiter: cometas que presentan órbitas con bajas inclinaciones, de media 10º, un afelio muy cercano a la órbita de Júpiter y en todos los casos con órbitas en sentido directo. Se clasifican en este grupo aquellos cometas con periodos orbitales menores de 20 años.
  • Tipo Halley: presentan una mayor variedad de inclinaciones, una media de 41º, y en muchos casos con órbitas retrógradas. Se clasifican en este grupo cometas con periodos orbitales entre 20 y 200 años.

Se ha propuesto utilizar el parámetro de Tisserand respecto Júpiter, (Tj),[11]​ que en el fondo es una medida de la influencia gravitatoria de dicho planeta sobre otro cuerpo, para clasificar los cometas ya que permanece prácticamente invariante durante la evolución dinámica de los mismos e indicaría asimismo una historia evolutiva diferente para cada grupo de cuerpos definido de este modo. Además se ha demostrado que al menos el 10% de los cometas de la Familia de Júpiter evolucionarán a periodos de entre 20 y 200 años dentro de los próximos 400 años, es decir, pasarán de estar clasificados como de la Familia de Júpiter a la de Tipo Halley. En cambio el 92% de los cometas de periodo corto se mantienen dentro de su clasificación cuando se les clasifica por el parámetro de Tisserand:

  • Familia de Júpiter: aquellos que presentan Tj mayor que 2. Adicionalmente, si Tj es mayor de 3, los cometas no cruzan la órbita de Júpiter, quedándose en órbitas o bien interiores, denominados entonces como de tipo Encke, o bien exteriores, denominados de tipo Chiron, clasificación discutida puesto que es a la que pertenecerían los centauros, cuya actividad es intermitente.
  • Tipo Halley: aquellos que presentan Tj menor que 2. Este parámetro indica que su captura en una órbita periódica se ha debido a un único encuentro con Júpiter pero su influencia posterior es mucho más reducida.

Con esta clasificación hay tres cometas, 126P/IRAS, P96/Machholz y 8P/Tuttle que pasarían de ser considerados de la Familia de Júpiter a ser de Tipo Halley a pesar de sus reducidos periodos orbitales.[10]

Designación y denominación[editar]

En 1994 la IAU estableció una serie de criterios para la designación de los cometas para ser empleados a partir de 1995.[12][13][14]

A partir de ese momento, los cometas se designan provisionalmente por su año de descubrimiento seguido de una codificación alfanumérica en la que el primer elemento es una letra mayúscula que designa la quincena del mes en que fue descubierto, desde A-primera quincena del mes de enero hasta Y-segunda quincena del mes de diciembre, y un número que indica el orden en que fue descubierto dentro de esa quincena.

La clasificación del cometa se indica mediante prefijos:

  • P/, cometas periódicos, entendidos estos como los que se ha observado su paso por el perihelio al menos dos veces o bien tienen un periodo orbital de menos de 200 años.
  • C/, cometas no periódicos, entendidos como los que no cumplen las condiciones anteriores.
  • D/, para el caso de cometas que han desaparecido, como por ejemplo el cometa Shoemaker-Levy 9, llamado de esta manera antes de 1995, que tras su impacto contra Júpiter en 1994 y la entrada en vigor de la nueva denominación, fue designado como D/1993 F2.
  • X/, para cometas para los que las observaciones realizadas no son suficientes para determinar su órbita.
  • A/, para designar cuerpos que aunque inicialmente clasificados como cometas, finalmente son considerados como asteroides.
  • I/, clasificación añadida en 2017 para incluir objetos como 1I/ʻOumuamua, el cual en un principio fue denominado como cometa C/2017 U1, más tarde al comprobar que no tenía actividad fue renombrado como asteroide A/2017 U1, para finalmente, al comprobarse que su órbita era fuertemente hiperbólica, que no estaba ligado gravitacionalmente al sol y eventualmente escaparía del Sistema Solar y pudiendo ser por ello considerado como un objeto interestelar, crearse una nueva clasificación para ese tipo de objetos.[15]

Una vez establecida la periodicidad de un cometa, se le asigna un número de orden secuencial que precede a la clasificación. El Minor Planet Center es el encargado del mantenimiento de la lista de cometas peródicos numerados.[16]

Ya desde finales del siglo XIX se tiene la costumbre de denominar a los cometas con los nombres de sus descubridores. Tal costumbre se mantiene y la IUA únicamente ha redactado reglas más claras a la hora de dar el crédito de los descubrimientos, dado también que han proliferado proyectos de búsqueda sistemática de objetos que han dado lugar a un gran número de descubrimientos. Los nombres de los descubridores se añaden a la designación sistemática entre paréntesis y en un número máximo de dos, excepcionalmente tres. Generalmente, solo en el caso de que los cometas estén numerados, se utiliza únicamente la denominación en lugar de la designación sistemática puesto que en ese caso ya no puede haber ambigüedades, aunque no obstante se recomienda el uso de esa designación. Así por ejemplo, el cometa Halley puede designarse como 1P/ 1682 U1 (Halley) o 1P/Halley o incluso puede abreviarse como 1P.[17][18]

Cometas famosos[editar]

Algunos de los cometas más famosos:

Influencia cultural de los cometas[editar]

El tapiz de Bayeux, que conmemora la invasión normanda de Inglaterra del año 1066 y en la que se ve representado el paso del cometa Halley.

Los cometas han llamado la atención de los hombres de todas las civilizaciones. Generalmente eran considerados un mal augurio. Se ha relacionado la súbita aparición de cometas con hechos históricos, como batallas, nacimientos (véase Jesucristo) o muertes. Estas creencias perduran hasta nuestros días, aunque tienen mucho menos predicamento que en la antigüedad.

En la antigüedad, su aparición venía acompañada de malos presagios. Los astrólogos le atribuían el augurio de muerte inminente de algún rey o emperador. Pero lo cierto es que, si bien este tipo de creencias ha sido superado por la mayoría de las personas, existe todavía el temor de un posible impacto sobre la superficie de la Tierra de efectos apocalípticos.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. «ISON: El cometa del siglo que se desvaneció». Consultado el 7 de febrero de 2014. 
  2. Johnston, Robert (2 de agosto de 2014). «Known populations of solar system objects». Consultado el 19 de enero de 2015. 
  3. Erickson, Jon (2003). Asteroids, Comets, and Meteorites: Cosmic Invaders of the Earth. The Living Earth. New York: Infobase. p. 123. ISBN 978-0-8160-4873-1. 
  4. Couper, Heather; Dinwiddie, Robert; Farndon, John; Henbest, Nigel; Hughes, David W.; Sparrow, Giles; Stott, Carole; Stuart, Colin (2014). The Planets: The Definitive Guide to Our Solar System. Londres: Dorling Kindersley. p. 222. ISBN 978-1-4654-3573-6. 
  5. Harper, Douglas. «Comet (n.)». Online Etymology Dictionary. Consultado el 30 de julio de 2013. 
  6. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «cometa : Del lat. comēta, y este del gr. κομήτης komḗtēs, der. de κόμη kómē 'cabellera'.». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 12 de enero de 2016. 
  7. «Evidence from ESA's Rosetta Spacecraft Suggests that Comets are more "Icy Dirtball" than "Dirty Snowball"». Times Higher Education. 21 de octubre de 2005. 
  8. «Hubble's Last Look at Comet ISON Before Perihelion». ESA/Hubble Press Release. Consultado el 20 de noviembre de 2013. 
  9. Clay Sherrod, P. Clay; Koed, Thomas L. (2003). A Complete Manual of Amateur Astronomy: Tools and Techniques for Astronomical Observations. p. 66. ISBN 978-0-486-15216-5. 
  10. a b Levison, H. F. (1996). «Comet Taxonomy». En Rettig, T.W., Hahn, J. M., ed. Completing the Inventory of the Solar System, Astronomical Society of the Pacific Conference Proceedings 107: 173-191. Bibcode:1996ASPC..107..173L. Consultado el 25 de junio de 2020. 
  11. Carusi, A.; Kresak, L.; Perozzi, E.; Valsecchi, G. B. (noviembre de 1987). «High-Order Librations of Halley-Type Comets». Astronomy and Astrophysics 187: 899-905. Bibcode:1987A&A...187..899C. Consultado el 25 de junio de 2020. 
  12. «Cometary Designation System». Minor Planet Center (en inglés). Consultado el 13 de junio de 2020. 
  13. «Naming of Astronomical Objects». International Astronomical Union (en inglés). Consultado el 13 de junio de 2020. 
  14. «Designación del nombre de cometas». Tayabeixo. Asociación Larense de Astronomía. Consultado el 13 de junio de 2020. 
  15. «MPEC 2017-V17 : New designation scheme for interstellar objects». Minor Planet Center (en inglés). 6 de noviembre de 2017. Consultado el 13 de junio de 2020. 
  16. «Periodic Comet Numbers». Minor Planet Center. Consultado el 13 de junio de 2020. 
  17. «IAU comet-naming guidelines». Minor Planet Center. Consultado el 13 de junio de 2020. 
  18. Marsden, B. G (enero de 1995). «New Designations for Old». International Comet Quarterly (en inglés) 17: 3-6. Bibcode:1995ICQ....17....3M. Consultado el 13 de junio de 2020. 

Enlaces externos[editar]