Cántaro (recipiente)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cántaro de La Rambla (Córdoba)

En la alfarería española, se denomina cántaro[1] a la vasija de barro, de boca ancha de llenado y una o dos asas,[nota 1] empleada para transportar y contener líquidos. Recipiente de diferentes tamaños, sirviendo el mayor —de unos diez litros— como medida. Por extensión, también se llamaba cántaro al contenido del recipiente: un cántaro de leche, un cántaro de vino, etc.[2]

También se llama cántaro al recipiente de lámina de acero o palastro que sirve para transportar y contener la leche en las vaquerías.

Objeto emblemático de la cultura y la alfarería del agua,[3] la bibliografía del cántaro acompaña los primitivos textos hebreos,[4] y su reflejo en el Antiguo Testamento (Gedeón,[5] Moisés o Rebeca y Eliezer), y se populariza en el universo cristiano en algunos pasajes del Nuevo Testamento como el de la mujer samaritana que da de beber a Jesucristo o su protagonismo en las bodas de Caná.[nota 2] El rastro bibliográfico puede seguirse sin esfuerzo en la literatura romana y los textos filosóficos y místicos de Al-Ándalus,[nota 3] y especialmente en la poesía árabe en los reinos de taifas.[6] La utilidad del cántaro y su uso en los países de la sociedad de consumo prácticamente han desaparecido, convirtiéndose en un objeto de interés etnográfico y en pieza de coleccionismo.[nota 4]

Origen y formas[editar]

Cántaros de Lérida, Miranda (Asturias) y Sestrica (Zaragoza).

El modelo etimológico de referencia, el kantharos griego, era una gran copa con asas y base estilizada, de uso comunal en comidas, fiestas y rituales.[nota 5] Otro claro precedente prerromano del cántaro fue la vasija casi esférica de pasado neolítico (con ejemplos mediterráneos en la cerámica cardial y americanos en el aríbalo incaico); y un tercer modelo serían las vasijas bitroncocónicas (como una central térmica a la inversa) rastreables hasta el primer Milenio a.C. De estas formas primitivas evolucionó el cántaro aguador, manteniendo o mezclando los tres modelos básicos: el ovoide (como un huevo con asas embocado por uno de sus extremos), el globular (más redondo), y el fusiforme (más estilizado, como un pez).[7]

La forma más extendida es el huevo invertido con altos hombros donde apoyan las asas: los modelos más 'anchos de caderas' son habituales en la Meseta ibérica, el Valle del Ebro, Extremadura, Andalucía Occidental y el sur de Portugal. Y los cántaros ovoides más esbeltos, en todo el Levante español, desde Cataluña a Jaén y Granada, incluido Baleares.[8]

De la forma globular, quizá la más primitiva, quedan ejemplos entre las olas gallegas, los toneles asturianos y las tallas y bernegales canarios.[9]

Por su parte, los mejores ejemplos de cántaros fusiformes hay que buscarlos en Aragón (Sestrica, Jarque, Daroca), y piezas derivadas de los alfares desaparecidos de Guadalajara y de algunos focos conquenses.

Piezas alfareras de la familia de los cántaros: cántara, cantarilla y cantarillo, cantarica y cantarico, cantarellet (versión infantil -juguete de barro- del cántaro fragatino)...

Geografía del cántaro en España[editar]

Cántaros españoles (siluetas).

Llorens Artigas, en sus estudios sobre cerámica popular española, enumera una relación geográfica de los más distinguidos: Alaejos, Albox, Arroyo de la Luz, Calanda, Cantalapiedra, Cespedosa de Tormes, Daroca, Figueras, Fraga, Guadix, Jiménez de Jamuz, Mota del Cuervo, Magallón, Mallorca, Miravet, Moveros, Nijar, Niñodaguía (Orense), Ocaña, Olivenza, Priego, Tamames, Tamarite de Litera, Totana, Traiguera, Trigueros, Úbeda, Vera y Villafranca de los Caballeros.[10]

A su vez, las variedades regionales son muy numerosas. Sirva de ejemplo la lista de los distintos tipos de cántaros fabricados en Aragón: Alforjero, de aguador, de arrope, blanco -o cántara de reja-, de boca ancha (o de vino), grande de Jarque, de raya, de chorro y boca (Ateca), y el de Sestrica, urdido a mano.[11]

Cántaros americanos[editar]

Alfarería mexicana.

En la vasta cultura alfarera de los pueblos nativos americanos (norte, meso y sudamericanos), existe una rica variedad de modelos de cántaros:

El cántaro en el lenguaje, la literatura y las tradiciones[editar]

En la lengua castellana y sus usos[editar]

  • En la familia lingüística del cántaro están: la cantarera y el cantaral, mueble o vasar usado para colocar los cántaros; la cantarería y el cantarero, referentes a la especialidad del oficio de alfarero que hace o vende cántaros o piezas de alfarería de agua.[13]
  • También abundan los dichos, expresiones populares y refranes: "llover a cántaros" (por una lluvia abundante);[nota 8] "tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió" (sobre los peligros de la reincidencia); "alma de cántaro" (para personas espíritualmente sencillas o ingénuas); en Asturias: "que dé la piedra n'cantaru o el cántaru na piedra, el cántaru se quiebra" (una reflexión rural sobre la fragilidad); también es asturiana la tradición mágica que consistía en depositar en un cántaro los nombres de las mozas y los mozos y casarlos según se iban sacando las papeletas (de los que quedaban al final sin casar se decía que "quedaron en cántaro").[14] Una de las tradiciones más extendidas en España era el llamado cántaro de novia, pieza decorada que los hombres regalaban a sus prometidas (una vez hecho público el compromiso) y que ellas usaban hasta el día de la boda, guardándolo luego con el resto del ajuar.[15]

En el simbolismo y la iconografía[editar]

  • El cántaro, como otras vasijas antropomórficas, entra en la iconográfica del simbolismo femenino, llegando a representar a la Gran Madre como receptáculo de vida. Huizinga relacionaba la iconografía mariana medieval con la forma de la vasija empleada en Holanda para beber. El cántaro roto, símbolo de la pérdida de la virginidad en diversas culturas, es rito nupcial entre el pueblo gitano.[16] Las coplas y seguidillas populares recogen toda esta simbología poética:[17]
La rosa fue a por agua y le dijo el lirio:
deja el cántaro rosa y vente conmigo.
Pobre cantarito mío,
hoy lo lloro amargamente
porque ayer me lo rompieron
caminito de la fuente.
  • Como imagen-símbolo, el cántaro ha sido utilizado también en heráldica. En el escudo de Alhabia, Almería, aparece un cántaro de oro en sinople; y en el municipio mexicano de Mier, dos cántaros en su escudo hacen alusión al antiguo nombre de la población: "Paso del cántaro". Por su parte, el escudo de la localidad de Bailén muestra un cántaro agujereado, en recuerdo de la leyenda de María Bellido durante la batalla de Bailén. En un estudio de 2007, Valero de Bernabé cataloga veinte apellidos españoles con cántaros en su escudo heráldico.[18]

En la literatura en lengua castellana[editar]

"Las muchachas del lugar volvían de la fuente con sus cántaros en la cabeza, volvían cantando y riendo con un ruido y una algazara que sólo pudieran compararse a la alegre algarabía de una banda de golondrinas cuando revolotean espesas como el granizo alrededor de la veleta de un campanario."

Gustavo Adolfo Becquer: El gnomo (leyenda), de 1863.

En el folclore y las tradiciones[editar]

Distintos estudios de las tradiciones folclóricas españolas registran la costumbre, en fiestas, de hacer carreras con el cántaro en la cabeza.[20]

Carreras de cántaros y paseadas[editar]

Carreras y paseadas festivas en: (arriba: siglo XX) Amorebieta y Cortes de Aragón; (abajo: siglo XXI) Paracuellos de la Ribera —con el curioso cántaro fusiforme de Sestrica—, Portugal y Los Pedroches.


En el País Vasco, se conserva documentación gráfica de ellas en Amorebieta (Zornotza),[21] en Ibarra (Orozco) y en Orereta. Del otro lado de los Pirineos, Roland Coquerel recoge esta costumbre en Pouyastruc.

También en Aragón se practican o practicaron carreras o "paseadas de cántaros", así, por ejemplo en: La Litera,[22] Almudévar, Almonacid de la Cuba y Paracuellos de la Ribera.

Otras localidades españolas con carreras de equilibrio: Borobia,[23] , en Soria; Añora,[24] , Los Pedroches y Dos Torres, en Córdoba; Montejaque,[25] en Málaga; Las Casiñas,[26] en Extremadura...

El cántaro en las artes[editar]

Pintura[editar]

Las seductoras formas de esta vasija la hicieron habitual en el Siglo de Oro de la pintura española. Sugerida en los bodegones de Zurbarán y Luis Eugenio Meléndez, se muestra con precisión en joyas del barroco como El aguador de Sevilla y otras obras tempranas de Velázquez, y a lo largo de la producción pictórica de Murillo.

Las bodas de Caná, hacia 1670-1675, óleo sobre lienzo, 179 x 235 cm, Birmingham, The Barber Institute. Una "sinfonía alfarera".

Goya lo trata en varias ocasiones: Las mozas del cántaro, del Museo del Prado, La aguadora, en Budapest o el inquietante grabado El cántaro roto.[nota 9]

Ya en el siglo XX, lo vemos tanto en los figurativos, desde Romero de Torres a Pichot,[28] como en Picasso que lo pintó obsesivamente en sus bodegones y lo decoró en su etapa ceramista.

Escultura[editar]

Asociado al agua, el cántaro ha sido un recurso habitual en los conjuntos escultóricos de las fuentes ornamentales de las ciudades. Su protagonismo resulta más evidente en ejemplos como: la Ninfa del Cántaro de Málaga, la Fuente de la Samaritana, en Zaragoza, o La Rebeca de Bogotá.

Música[editar]

Como instrumento musical de percusión (golpeando su boca con la palma de la mano ahuecada), el cántaro sigue utilizándose en Hispanoamérica. En el folclore musical español, su uso en rondallas, pasacalles y grupos de baile prácticamente ha desparecido.

El cántaro de cobre. Galería de Julio Romero de Torres.[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cántaro es término de origen griego, «κάνθαρος», vertido al latín como «cantharus», jarro. Guillermo Fatás (1999), p. 67
  2. Álvaro Zamora (1981), pp. 50-51
  3. Henares Díaz, Francisco (2008). «La alfarería del agua» (PDF). Ediciones de la Universidad de Murcia:Revista Murciana de Antropología ISSN 1989-6204. Consultado el 18 de abril de 2012.
  4. El cántaro en la Biblia.
  5. Wikisource. Jueces: Capítulo 7.
  6. Reina, Manuel Francisco (2007). Antología de la poesía andalusí. Madrid: Biblioteca Edaf. ISBN 978-84-414-1832-5. 
  7. Sánchez Trujillano, María Teresa: Cántaros. Trabajos del Museo de la Rioja nº 3. Logroño, 1987. DP: LO-308-1987.
  8. Sánchez Trujillano, (1987) p.6
  9. En Canarias, el bernegal es la "tinaja que contiene el agua de beber" (Marcial Morera, "Diccionario histórico-etimológico del habla canaria", 2002).
  10. Llorens Artigas (1982), p. 184-186.
  11. Álvaro Zamora (1981), op.cit.: pp. 50-51.
  12. «Es cántaro de barro de los indios aunque de diferente hechuras de los nuestros, porque son de más barriga, el cuello más largo y la boca más pequeña y sin pico. En estas echan su vino y allí se cubre y de allí se gasta por que no tienen otro trasiego que de ella al estómago.»

    Fray Pedro Simón
  13. Linés Escardó, Alberto (2005). Ram (ed.): «Cerámica del agua y su relación con la aridez». Consultado el 18 de abril de 2012.
  14. Cerámica tradicional asturiana: José Manuel Feito. Itto. de la Juventud y Promoción Comunitaria. Editora Nacional, Madrid 1985. p.295. ISBN 84-276-0716-4
  15. Sánchez Trujillano, (1987) p. 7
  16. Diccionario de Iconografía: Federico Revilla. Ediciones Cátedra, Madrid, 1990. p.78. ISBN 84-376-0929-1
  17. Ochoa, Eugenio (1840 digitalizado en 2011). «Canción de la sed de agua, por José Somoza». Apuntes para una Biblioteca de escritores españoles contemporáneos en prosa y verso. París: Bandry. Lib. Europea. p. 765. 
  18. Desde los Cantarelles levantinos, los Trullench aragoneses o los Sierralla vascos, hasta apellidos castellanos como: Borrajo, Laplaza, Merino y Ordovás. Luis Valero de Bernabé y Martín de Eugenio: Análisis de las características generales de la heráldica gentilicia española. Madrid, 2007. ISBN 978-84-669-3028-4 Tesis sobre heráldica gentilicia española.
  19. Estudio lopiano de Fausta Antonucci.
  20. Salvador Olaso Climent, Pere Lavega Burgues: Mil juegos y deportes populares y tradicionales, (p.86). Editorial Paidotribo, 2007. ISBN 978-84-8019-401-3
  21. Carrerra de cántaros en Amorebieta, en 1931. Foto-crónica del diario ABC de Sevilla.
  22. Carreras, en la GEA.
  23. Video de una carrera de cántaros en 2007.
  24. Porteo de cántaros: reglamento.
  25. Juego del cántaro
  26. Programa de fiestas en Las Casiñas
  27. Onofre Ricardo Contreras Jordán: Juego y deporte en el ámbito escolar (p.83). Ministerio de Educacion y Ciencia. Subdirección General de Información y Pubicaciones, Instituto Superior de Formación del Profesorado (España). Ministerio de Educación, 2006. ISBN 978-84-3694-173-9 Juego y deporte en el ámbito escolar.
  28. Poble pescador (1927)

Notas[editar]

  1. Existen modelos de cántaros sin asas en Galicia, Asturias y en la alfarería canaria más cercanos a las vasijas africanas, precolombinas y asiáticas, que coinciden en el uso tradicional de vasija grande destinada a acarrear líquido, agua por lo general.
  2. Nominalmente también protagoniza una de las ediciones matrices de los textos sagrados cristianos: la Biblia del Cántaro de 1602, obra de los monjes jerónimos Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera.
  3. Las traducciones árabes son "qulla" y "ŷarra", apreciándose una imprecisión evidente entre la palabra latina que se traduce como vaso de forma abierta y en época medieval de gran tamaño, y los significados árabes que se refieren más bien a formas cerradas. Guillermo Rosselló, El nombre de las cosas en Al-Andalus, p. 193.
  4. Información sobre índices de valoración de cántaros tradicionales. Sitio del Museo del Cántaro de Valoria la Buena.
  5. Si bien el recipiente utilizado para transporte y conservación del agua era la hidria y la vasija más evocadora el ánfora.
  6. San Luis Jilotepeque, en Guatemala, es conocido como la Tierra del Cántaro por la producción artesanal de la población femenina.
  7. En Ecuador, la Fundación Cántaro Azul, agrupa nueve instituciones que impulsan prácticas y hábitos que mejoren el estado de salud en comunidades rurales de escasos recursos.
  8. El cantautor extremeño Pablo Guerrero se hizo famoso con una canción que ilustra bien esta metáfora meteorológica.
  9. El grabado número 25 de los "Caprichos" de Goya: Si quebró el cántaro. Versión goyesca y contemporánea de la obra más emblemática del alemán Heinrich von Kleist

Bibliografía[editar]

  • Carmen Padilla Montoya, Equipo Staff, Paloma Cabrera Bonet, Ruth Maicas Ramos (2002). Diccionario de materiales cerámicos. Madrid: Subdirección General de Museos. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Secretaría General Técnica. Centro de Publicaciones. ISBN 8436936388. 
  • Fatás Cabeza, Guillermo; Borrás, Gonzalo. Diccionario de Términos de Arte. Madrid: Anaya. ISBN 84-7838-388-3.  Texto «año1993» ignorado (ayuda)
  • Álvaro Zamora, María Isabel (1981). Léxico de la cerámica y alfarería aragonesas. Zaragoza: Libros Pórtico. ISBN 84-85264-40-1. 
  • Rosselló Bordoy, Guillermo (1991). El nombre de las cosas en Al-Andalus: una propuesta de terminología cerámica. Palma de Mallorca: Museo de Mallorca: Societat Arqueològica Lul-liana. ISBN 84-86815-25-8. 
  • Llorens Artigas, J; Corredor Matheos, J (1982). Cerámica popular española. Barcelona: Editorial Blume. ISBN 84-8031-145-X |isbn= incorrecto (ayuda). 
  • Seseña, Natacha (1976). Barros y lozas de España. Madrid, Prensa Española. ISBN 84-2870-402-3. 
  • Torres Fernández, Pablo (1982-1985). Cántaros españoles. Madrid. Artemos. ISBN 84-86100-02-X. 

Enlaces externos[editar]