Aleixo Garcia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Aleixo García, o Alejo García (Portugal, siglo XV - San Pedro del Ycuamandiyú, 1525), fue un navegante de origen portugués que participó en varias expediciones en América del Sur. Formó parte de la expedición española bajo el mando del capitán Juan Díaz de Solís al Río de la Plata.

Se le considera el descubridor del Paraguay, pues en su tercer viaje, en 1524 emprendió una travesía junto con cuatro exploradores y 2000 guaraníes que cruzó la provincia de Santa Catalina (Brasil), que entonces estaba en el borde de la zona atribuida a la Corona de Castilla por el Tratado de Tordesillas, el actual territorio de Paraguay y el Chaco Boreal, arribando hasta las estribaciones de las sierras andinas altoperuanas. Durante el viaje de vuelta fue atacado por los indios guaycurúes, falleciendo en el territorio del cacique Guacaní en 1525.

Biografía[editar]

Se desconoce el lugar y fecha de nacimiento de Alejo García, solo se sabe su origen portugués y su voluntaria participación como marino al servicio de Castilla en la expedición de Juan Díaz de Solís, y que más tarde murió en tierras del actual Paraguay cuando volvía de su expedición.

Alejo García participó en la expedición española de Juan Díaz de Solís a la América Austral y el Pacífico (1515-1516), que fracasó al morir asesinado Juan Díaz y parte de la tripulación por antropófagos, al parecer de cultura guaraní, en las costas orientales del Río de la Plata, actualmente Uruguay. A la vuelta su carabela hundió y tuvieron que desembarcar en la costa del actual Brasil, en el estado de Santa Catalina, lugar que reunió 18 náufragos de la expedición de Solís (14 castellanos y 4 portugueses) y algunos pocos más portugueses procedentes de expediciones lusas, y donde se enteraron de la existencia de "grandes riquezas" en el interior del continente, particularmente en la que fue llamada Sierra de la Plata o del Imperio del Rey Blanco. Siete de estos hombres fueron capturados por la expedición de Cristóvão Jacques a finales de 1516 y, más tarde, cambiados por la corona por un grupo de doce presos portugueses capturados en el Caribe (entre ellos, Estevão Frois, irónicamente uno de los capitanes a quien posiblemente se atribuye el viaje [[2]] que habría precedido al de Solís al Río de la Plata).[1]

Pocos años después organizó por su cuenta una nueva expedición en la que figuraban gran número de guerreros guaraníes, llamados avá en su idioma, para recorrer aquellas tierras. Entre 1521 y 1525 recorrió el río Paraguay, llegó hasta los límites orientales del Tawantinsuyu, atacó la región de Cochabamba, en lo que hoy es Bolivia, pasando por el Chaco Boreal. La expedición consiguió encontrar las riquezas que buscaba, pero fue atacada por los payaguás que mataron a buena parte de sus integrantes, entre ellos a Alejo, que fue enterrado en donde hoy se levanta la ciudad de San Pedro de Ycuamandiyú, capital del departamento paraguayo de San Pedro.

La saga de Alejo García[editar]

La expedición que organizó Alejo García partió el verano de 1524 del Porto dos Patos, actual Florianópolis, ubicado frente a la isla de Santa Catalina, en territorios que hoy pertenecen a Brasil, rumbo al Alto Perú. Desde que la expedición de Juan Díaz de Solís entrara al puerto después de su naufragio hasta que Alejo García organizó su aventura pasaron 8 años en los que permaneció en el puerto dos Patos conviviendo con los nativos. Allí oyó hablar de las riquezas incaicas en relatos que narraban una montaña toda ella de plata y un poderoso Rey Blanco. Reunió un grupo de 2000 hombres, la inmensa mayoría indios, y partió a la conquista del Imperio inca.

La expedición tardó cuatro meses en llegar al lugar donde hoy está la ciudad de Asunción en Paraguay. Se alimentaban recolectando frutos silvestres y miel.

Cuando alcanzaron las fronteras incas, cerca de la actual ciudad de Sucre, atacaron los puestos fronterizos y llegaron a estar a menos de 150 km del Cerro de Potosí, que en aquel entonces era una montaña entera de plata pura y había dado lugar a las historias que García había oído en Santa Catalina. El Rey Blanco era el sapa inca Huayna Cápac, que residía en Cuzco.

Una vez que saqueó la zona por donde se movió, llevándose mucho oro y plata, se volvió por el río Paraguay, donde la expedición fue atacada por los indígenas llamados por los guaraníes payaguás, que mataron a una buena parte de la misma y a Alejo García.

La ruta que abrió Alejo García fue muy utilizada después. Por ella pasaron Martim Afonso de Sousa (quien fundó la ciudad de San Vicente), Álvar Núñez Cabeza de Vaca (en 1541) y Ulrico Schmidl (en 1553). Por esos mismos caminos pasaron los jesuitas que fundaron las reducciones donde cristianizaban a los guaraníes.

El origen de los nombres Argentina y Río de la Plata[editar]

El origen de los topónimos Argentina y Río de la Plata no se debe a la abundancia de este metal en tierras rioplatenses ni argentinas. En 1526, el navegante italiano Sebastián Caboto (1484-1557) y sus hombres encontraron en el estuario de la desembocadura del río Uruguay y Paraná en el Atlántico a unos indígenas que traían mucha plata. Gaboto pensó que había abundancia de plata en las orillas del río y así lo llamaron (Río de la Plata). En realidad esos indígenas eran restos de la expedición de Alejo García al Perú. Aunque se aclaró la procedencia, el nombre no se pudo cambiar.

En 1602, Martín del Barco Centenera (1535-1605) escribió el «poema histórico» Argentina y conquista del Río de la Plata con otros acaecimientos de los reinos del Perú, Tucumán y el Estado del Brasil, donde utilizó por primera vez el topónimo «Argentina» (de argentum, plata en latín).

Referencias[editar]

  1. [1] Náufragos, traficantes e degredados: as primeiras expedições ao Brasil, Volume 2 de Coleção Terra Brasilis, Autor: Eduardo Bueno, Editora Objetiva, 2006- ISBN 8573028203, 978857302820

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]