Agresión sexual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Agresión sexual
Especialidad Medicina de emergencia
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Agresión Sexual es un delito en el que una persona atenta contra la libertad sexual de otra, empleando violencia o intimidación. En general se realiza tocando, con intenciones sexuales, a otra persona sin el consentimiento o ejerciendo la coerción de esa persona u obliga físicamente a una persona a participar en un acto sexual en contra de su voluntad.[1]​ Algunas de las variantes del delito puede comprender violencia sexual, que incluye violación (forzando la penetración vaginal, anal u oral o agresión sexual facilitada por drogas), , abuso sexual infantil o la tortura de la persona de manera sexual.[1][2][3]

Definición[editar]

En general, la agresión sexual se define como contacto sexual no deseado.[4]​ El Centro Nacional para Víctimas del Crimen declara:[5]

La agresión sexual adopta muchas formas, incluidos ataques como violación o intento de violación, así como cualquier contacto sexual no deseado o amenazas. Por lo general, una agresión sexual ocurre cuando alguien toca cualquier parte del cuerpo de otra persona de manera sexual, incluso a través de la ropa, sin el consentimiento de esa persona.

Tipos[editar]

Abuso sexual infantil[editar]

El Abuso sexual infantil es la conducta en la que una niña o niño es utilizado, con independencia de su voluntad o su consentimiento,[6]​ como objeto o estimularlo sexual por una persona con la que mantiene una relación asimétrica, es decir, de desigualdad, en lo que respecta a la edad, a la madurez y al poder.[7][8][9]

Las formas de abuso sexual infantil incluyen pedir o presionar a un niño para que participe en actividades sexuales (independientemente del resultado), exposición de los genitales a un niño, mostrar pornografía a un niño, real contacto sexual con un niño, contacto físico con los genitales del niño, visualización de los genitales del niño sin contacto físico o uso de un niño para producir pornografía infantil,[8][10][11]​ incluyendo transmisión digital en vivo de abuso sexual.[12]

Los efectos del abuso sexual infantil incluyen depresión,[13]trastorno de estrés postraumático,[14]ansiedad,[15]​ propensión a revictimización en la edad adulta,[16]​ lesiones físicas al niño, y un mayor riesgo de futuros actos de violencia interpersonal entre hombres, entre muchos otros problemas.[17][18]​ El abuso sexual por parte de un miembro de la familia es una forma de incesto. Es más común que otras formas de agresión sexual en niños y puede resultar en un trauma psicológico más grave a largo plazo, especialmente en el caso de incesto parental.[19]

Aproximadamente del 15 al 25 por ciento de las mujeres y del 5 al 15 por ciento de los hombres fueron abusados sexualmente cuando eran niños.[20][21][22][23][24][25]​ La mayoría de los delincuentes de abuso sexual conocen a sus víctimas. Aproximadamente el 30 por ciento de los perpetradores son parientes del niño, a menudo hermanos, padres, madres, hermanas y tíos o primos. Alrededor del 60 por ciento son otros conocidos, como amigos de la familia, niñeras o vecinos. Los extraños son los delincuentes en aproximadamente el 10 por ciento de los casos de abuso sexual infantil.[20]

Los estudios han demostrado que el daño psicológico es particularmente grave cuando los padres cometen una agresión sexual contra los niños debido a la naturaleza incestuosa de la agresión.[19]​ El incesto entre un niño o adolescente y un adulto relacionado ha sido identificado como la forma más extendida de abuso sexual infantil con una enorme capacidad de daño a un niño.[19]​ A menudo, el niño no informa sobre la agresión sexual a un niño por varias de las siguientes razones:

  • los niños son demasiado pequeños para reconocer su victimización o ponerlo en palabras
  • fueron amenazados o sobornados por el abusador
  • se sienten confundidos por temer al abusador
  • tienen miedo de que nadie les crea
  • se culpan a sí mismos o creen que el abuso es un castigo
  • se sienten culpables de las consecuencias para el autor[26]

Violencia doméstica[editar]

La violencia doméstica es la violencia ejercida en el terreno de la convivencia asimilada, por parte de uno de los miembros contra otro, contra algunos de los demás o contra todos ellos[27]​ Comprende todos aquellos actos violentos, desde el empleo de la fuerza física, hasta el hostigamiento, el acoso, o la intimidación, que se producen en el seno de un hogar, y que perpetra al menos un miembro de la familia contra algún otro familiar. El abuso doméstico no solo puede ser emocional, físico, psicológico y financiero, sino que también puede ser sexual. Algunos de los signos de abuso sexual son similares a los de la violencia doméstica.[28]

Agresión sexual a ancianos[editar]

La agresión sexual en personas de edad avanzada consiste en la victimización de personas mayores de 60 años, la mayoría de las cuales sufren de disminución de la funcionalidad, fragilidad y debilidad, y por lo tanto dependen de los cuidadores. Solo el 30 por ciento de las personas de 65 años o más que son víctimas denuncian el asalto a la policía. Los asaltantes más comunes son cuidadores, hijos adultos, cónyuges y compañeros de las residencia de personas mayores. Las señales de que un anciano está siendo agredido incluyen aumento del desgarro vaginal, sangrado, hematomas, infección, lesión pélvica, tejido blando o lesión ósea. Además, un estado de ánimo alterado podría ser una indicación de agresión sexual. Estos síntomas incluyen agitación extrema, trastorno de estrés postraumático, abstinencia, ataques de pánico, enfermedades de transmisión sexual, exacerbación de enfermedades existentes, trastornos del sueño y tiempos de recuperación más largos.[26]

Manoseo[editar]

El término "Manoseo" se usa para definir tocar o acariciar a otra persona de manera sexual sin el consentimiento de la persona. Se puede tocar a tientas debajo o sobre la ropa.

Violación[editar]

Violación es un delito sexual que consiste en el acto de tener relaciones sexuales con otra persona sin su consentimiento. Es un acto de agresión habitual en la violencia de género, cometido mayoritariamente por personas que tienen una relación muy cercana con las víctimas.[29][30]​ Aunque están estrechamente relacionados, los dos términos son técnicamente distintos en la mayoría de las jurisdicciones. La agresión sexual generalmente incluye la violación y otras formas de actividad sexual no consensuada.[4][31]

Abbey et alia. Afirman que las víctimas femeninas son mucho más propensas a ser agredidas por un conocido, como una amiga o compañera de trabajo, una pareja, un exnovio o un esposo u otra pareja íntima que por un completo extraño.[32]​ En un estudio de tratamientos hospitalarios por violación en la sala de emergencias, Kaufman et alia. Declaró que las víctimas masculinas como grupo sufrieron más traumas físicos y eran más propensas a haber sido víctimas de múltiples ataques de múltiples agresores. También se afirmó que las víctimas masculinas tenían más probabilidades de haber estado cautivas por más tiempo.[33]

En los Estados Unidos, la violación es un delito cometido principalmente contra la juventud. Una encuesta telefónica nacional sobre violencia contra las mujeres realizada por el Instituto Nacional de Justicia y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades encontró que el 18% de las mujeres encuestadas habían experimentado una violación completa o intentada en algún momento de su vida. vive. De estos, 22% eran menores de 12 años y 32% tenían entre 12 y 17 años cuando fueron violados por primera vez.[34][25]

El acto de quitarse el preservativo durante una relación sexual sin el consentimiento de la pareja, puede tratarse como una agresión sexual o una violación.[35]

Acoso sexual[editar]

El acoso sexual es intimidación, acoso psicológico o coerción de naturaleza sexual. También se puede definir como la promesa inoportuna o inapropiada de obtener una recompensas a cambio de favores sexuales.[36]​ La definición legal y social de lo que constituye acoso sexual difiere ampliamente según la cultura. El acoso sexual incluye una amplia gama de comportamientos, desde transgresiones aparentemente leves hasta formas graves de abuso. Algunas formas de acoso sexual se superponen con la agresión sexual.[37]

Agresión sexual masiva[editar]

La agresión sexual masiva es la agresión sexual colectiva a mujeres, y a veces niños, en público por grupo o grupos de hombres no relacionados. Por lo general, actuando bajo la cubierta protectora de grandes reuniones, las víctimas informaron haber sido manoseadas, frotadas, despojadas, golpeadas, mordidas, penetradas y violadas.

Efectos emocionales[editar]

Además de los traumas físicos, la violación y otras agresiones sexuales a menudo resultan en efectos emocionales a largo plazo, particularmente en niños víctimas. Estos pueden incluir, entre otros: negación, indefensión aprendida, genofobia, colpofobia coitofobia (miedo físico o psicológico a las relaciones sexuales), ira, auto-culpa, ansiedad, vergüenza, pesadillas, miedo, depresión, flashbacks (o memoria recurrente involuntaria), culpa, racionalización, cambios de humor, hipoestesia (o el entumecimiento: efecto secundario común de diversas afecciones médicas que se manifiesta como un sentido reducido del tacto o la sensación, o una pérdida parcial de sensibilidad a los estímulos sensoriales. Esto generalmente se conoce entumecimiento, promiscuidad, soledad, ansiedad social, dificultad para confiar en uno mismo u otros, dificultad para concentrarse. Ser víctima de agresión sexual puede conducir al desarrollo de trastorno de estrés postraumático, adicción, trastorno depresivo mayor u otros psicopatologías. La familia y los amigos experimentan cicatrices emocionales que incluyen un fuerte deseo de venganza, un deseo de "solucionar" el problema y/o seguir adelante, y una racionalización de que "no fue tan malo".[26]

Efectos físicos[editar]

Si bien la agresión sexual, incluida la violación, puede provocar un trauma físico, muchas personas que sufren agresión sexual no sufrirán ninguna lesión física.[38]​ Los Mitos de la violación sugieren que la víctima estereotípica de la violencia sexual es una joven magullada y maltratada. La cuestión central en muchos casos de violación u otra agresión sexual es si ambas partes dieron su consentimiento o no a la actividad sexual o si ambas partes tuvieron la capacidad de hacerlo. Por lo tanto, la fuerza física que resulta en lesiones físicas visibles no siempre se ve. Este estereotipo puede ser perjudicial porque las personas que han sufrido agresión sexual pero no tienen trauma físico pueden estar menos inclinadas a informar a las autoridades o buscar atención médica.[39]​ Sin embargo, las mujeres que experimentaron violación o violencia física por parte de una pareja eran más propensas que las personas que no habían experimentado esta violencia a reportar dolores de cabeza frecuentes, dolor crónico, dificultad para dormir, limitación de actividad, mala salud física y mala salud mental.[40]

Efectos económicos[editar]

Debido a la violación o agresión sexual, o la amenaza de, hay muchos impactos resultantes en los ingresos y el comercio a nivel macro. Cada agresión sexual (excluido el abuso infantil) implica una pérdidas económicas tangibles (pérdida de productividad, atención médica y de salud mental, servicios de policía/bomberos y daños a la propiedad) y casi un 200% más en calidad de vida perdida.[41]

La agresión sexual también tiene efectos económicos adversos para los víctimas a nivel micro. Por ejemplo, los víctimas de agresión sexual a menudo requieren tiempo libre del trabajo.[42]​ y enfrentan mayores tasas de desempleo.[43]​ Las sobrevivientes de violación por parte de una pareja íntima pierden importantes ingresos por día debido al tiempo libre no remunerado.[44]​ La agresión sexual también se asocia con numerosas consecuencias laborales negativas, que incluyen ausencias no remuneradas, rendimiento laboral disminuido, pérdida del trabajo y la incapacidad para trabajar, todo lo cual puede generar ingresos más bajos para las víctimas.[45]

Tratamiento médico y psicológico de las víctimas[editar]

En las emergencias, se ofrecen medicamentos de emergencia como anticonceptivos a mujeres violadas por hombres porque alrededor del 5% de esas violaciones resultan en embarazo.[46]​ Se administran medicamentos preventivos contra las Infecciones de transmisión sexual a las víctimas de todo tipo de agresión sexual, (especialmente para las enfermedades más comunes como clamidias, Gonorrea , Tricomoniasis y Vaginosis bacteriana) y se realizan extracción de sangre para detectar infecciones de transmisión sexual (como VIH, hepatitis B y sífilis).[46]​ Cualquier sobreviviente con abrasiones está inmunizado contra el tétanos si han transcurrido cinco años desde la última inmunización.[46]​ El tratamiento a corto plazo con una benzodiazepina puede ayudar con la ansiedad aguda y los antidepresivos pueden ser útiles para los síntomas de TEPT, depresión y ataques de pánico.[46]​ La Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares también se ha propuesto como tratamiento psiquiátrico para víctimas de agresión sexual.[47]​ Con respecto al tratamiento psicológico a largo plazo, la terapia de exposición prolongada ha sido probada como un método de tratamiento de TEPT a largo plazo para víctimas de abuso sexual.[48]

Maltrato a las víctimas después del asalto[editar]

Después de la agresión, las víctimas pueden ser agredidas y tildadas de prostitutas o sufrir Ciberacoso. Además, su credibilidad puede ser cuestionada. Durante los procedimientos penales, pueden prohibirse las publicaciones, juicios públicos y otras acciones por las leyes de protección contra violaciones para proteger a las víctimas del escrutinio público excesivo. Las respuestas sociales negativas a las revelaciones de agresiones sexuales de las víctimas tienen el potencial de provocar síntomas trastorno de estrés postraumático. El Aislamiento social, después de una agresión sexual, puede provocar que la víctima experimente una disminución en su autoestima y la probabilidad de rechazar avances sexuales no deseados en el futuro.[49]

Prevención[editar]

Tropas de EE.UU. en Afganistán realizan una carrera / caminata de 5 km durante el Mes de concientización sobre agresión sexual.

El acoso sexual y la agresión pueden prevenirse principalmente mediante la educación, con énfasis en la escuela secundaria,[50]universidades,[51][52]​ lugar de trabajo[53]​ y programas de educación pública. Los programas para fraternizar entre hombres produce un "cambio de comportamiento sostenido".[51][54]​ Al menos un estudio mostró que las campañas creativas con eslóganes e imágenes que atraen la atención y que otorgan el consentimiento del mercado son herramientas efectivas para crear conciencia sobre la agresión sexual en el campus y los problemas relacionados.[55]

Varios programas de prevención de violación basados en la investigación han sido probados y verificados a través de estudios científicos. Los programas de prevención de violación que tienen los datos empíricos más sólidos en la literatura de investigación incluyen los siguientes: Los Programa de Hombres y Mujeres, también conocidos como los programas One in Four, fueron escritos por John Foubert.[56]​ y se enfoca en aumentar la empatía hacia las sobrevivientes de violación y motivar a las personas a intervenir como espectadores activos en situaciones de agresión sexual. Los datos publicados muestran que las personas de alto riesgo que vieron el Programa de Hombres y Mujeres cometieron un 40% menos de actos de comportamiento sexual coercitivo que los que no lo hicieron. También cometieron actos de coerción sexual que fueron ocho veces menos severos que un grupo de control.[57]​ Una investigación adicional también muestra que las personas que vieron el Programa de Hombres y Mujeres informaron más eficacia en la intervención y una mayor disposición a ayudar como espectadores activos después de ver el programa.[58]​ Varios estudios adicionales están disponibles documentando su eficacia.[51][59][60]

Traer a espectadores activos fue escrito por Victoria Banyard. Se centra en quiénes son los espectadores activos, cuándo han ayudado y cómo intervenir como espectador activo en situaciones de riesgo. El programa incluye un breve componente de inducción a la empatía y una promesa de intervenir en el futuro. Varios estudios muestran una fuerte evidencia de resultados favorables que incluyen una mayor eficacia del espectador activo, una mayor disposición a intervenir como espectadores activos y una menor aceptación del mito de la violación.[61][62][63]

El MVP: Mentors in Violence Prevention (Mentores en Prevención de Violencia) fue escrito por Jackson Katz. Este programa se enfoca en hablar sobre un espectador masculino que no intervino cuando la mujer estaba en peligro. Se hace hincapié en alentar a los hombres a ser espectadores activos en lugar de esperar cuando notan abuso. La mayor parte de la presentación está en el procesamiento de escenarios hipotéticos. Los resultados informados en la literatura de investigación incluyen niveles más bajos de sexismo y una mayor creencia de que los participantes podrían prevenir la violencia contra las mujeres.[64]

El programa Green Dot fue escrito por Dorothy Edwards. Este programa incluye tanto discursos motivadores como educación entre pares centrada en la intervención del espectador. Los resultados muestran que la participación en el programa está asociada con reducciones en la aceptación del mito de la violación y una mayor intervención del espectador.[65]

La ciudad de Edmonton, Canadá, inició una campaña de educación pública dirigida a posibles perpetradores. Los carteles en los baños de los bares y en los centros de transporte público recordaban a los hombres que "It's not sex...when she's wasted"[cita requerida] y "It's not sex when he changes his mind"[cita requerida] . La campaña fue tan efectiva que se extendió a otras ciudades. "El número de agresiones sexuales reportadas disminuyó en un 10 por ciento el año pasado en Vancouver, después de que los anuncios aparecieron en la ciudad. Fue la primera vez en varios años que hubo una caída en la actividad de agresión sexual".[66]

Jurisprudencia[editar]

Australia[editar]

En Australia, el término agresión sexual se usa para describir una variación de los delitos sexuales. Esto se debe a una variedad de definiciones y al uso de terminología para describir los delitos sexuales dentro de los territorios y estados, ya que cada territorio y estado tiene su propia legislación para definir violación, intento de violación, agresión sexual, agresión sexual agravada, penetración sexual o relaciones sexuales sin consentimiento y violencia sexual.

En el estado de Nueva Gales del Sur, la agresión sexual es un delito legal punible en virtud del artículo 61I de la Ley 1900 de delitos. El término "agresión sexual" es equivalente a "violación" en el lenguaje corriente, mientras que todas las demás agresiones de naturaleza sexual se denominan "agresión indecente".

Para ser responsable del castigo bajo la Ley 1900 de delitos, un delincuente debe tener la intención de cometer un acto sexual como se define en s61H(1) mientras tiene uno de los estados de conocimiento de no consentimiento definidos en s61HA(3). Pero tenga en cuenta que s61HA(3) es una norma objetiva que solo requiere que la persona no tenga motivos razonables para creer que la otra persona está dando su consentimiento.[67]​ La pena máxima por agresión sexual es de 14 años de prisión.[68]

La agresión sexual agravada es la relación sexual con otra persona sin el consentimiento de la otra persona y en circunstancias de agravación. La pena máxima es el encarcelamiento por 20 años bajo s 61J de la Ley de Delitos.

En el estado de Victoria, la violación es punible en virtud del artículo 38 de la Ley de delitos de 1958, con una pena máxima de 25 años de prisión.[69]

En el estado de Australia del Sur, la violación es punible en virtud del artículo 48 de la Ley de consolidación de la ley penal de 1935 (SA) con un plazo máximo de cadena perpetua.[70]

En el estado de Australia Occidental, la penetración sexual es punible en virtud del artículo 325 de la Ley del Código Penal de 1913 con una pena máxima de 14 años de prisión.[71]

En el Territorio del Norte, los delitos de relaciones sexuales y la indecencia grave sin consentimiento son punibles en virtud del artículo 192 de la Ley del Código Penal de 1983 y punibles con una pena máxima de cadena perpetua.[72]

En Queensland, la violación y la agresión sexual son punibles según el artículo 349, Capítulo 32 de la Ley del Código Penal de 1899 con una pena máxima de cadena perpetua.[73]

En Tasmania, la violación es punible según el artículo 185 de la Ley del Código Penal de 1924 con un castigo máximo de 21 años según el artículo 389 de la Ley del Código Penal de 1924.[74]

En el Territorio de la Capital Australiana, la agresión sexual es punible en virtud de la Parte 3 de la Ley de delitos 1900 con una pena máxima de 17 años.[75]

La agresión sexual se considera un crimen de género que resulta en el 85% de las agresiones sexuales que nunca llegan a la atención del sistema de justicia penal de acuerdo con la Oficina Australiana de Estadísticas.[76]​ Esto se debe a las bajas tasas de denuncia, el tratamiento de las víctimas y la desconfianza en el sistema de justicia penal, la dificultad para obtener pruebas y la creencia en los mitos sobre la agresión sexual.[77]​ Sin embargo, una vez que se acusa a una persona, el fiscal público decidirá si el caso procederá a juicio en función de si hay pruebas suficientes y si un caso es de interés público.[78]​ Una vez que el asunto ha llegado a juicio, el asunto generalmente será escuchado en el Tribunal de Distrito. Esto se debe a que los delitos de violencia sexual se clasifican principalmente como delitos procesables (delitos graves), en lugar de delitos sumarios (delitos menores). Los delitos sexuales también se pueden escuchar en la Corte Suprema, pero en general si el asunto se está escuchando como una apelación.

Una vez que se escucha el asunto, la fiscalía debe proporcionar evidencia que pruebe "más allá de toda duda razonable" que el delito fue cometido por el acusado. El estándar de prueba es vital para controlar el poder del Estado.[79]​ Si bien, como se indicó anteriormente, cada jurisdicción (Estado y Territorio) tiene su propia legislación sobre delitos sexuales, hay muchos elementos comunes a cualquier delito penal que aconsejan cómo se define el delito y qué debe probar la fiscalía para encontrar al acusado. culpable.[79]​ Estos elementos se conocen como Actus Reus, que comprende el elemento físico[80]​ y el Mens Rea que comprende el elemento mental.[81]

Los casos notables de agresión sexual que han resultado en condenas son Regina v Bilal Skaf [2005][82]​ y Regina v Mohommed Skaf [2005][83]​ que fueron muy visibles en Nueva Gales del Sur dentro de los medios de comunicación en la década de 2000. Estos casos fueron seguidos de cerca por los medios de comunicación y condujeron a cambios legislativos como la aprobación de la Ley de Enmienda de Delitos (Agresión Sexual Agravada en la Compañía) 2001 No 62[84]​ que aumentó dramáticamente las oraciones para 'violadores de pandillas' al crear una nueva categoría de crimen conocida como Agresión Sexual Agravada en Compañía. También se hicieron cambios a la Ley de Delitos (Procedimiento de Sentencia) de 1999.[85]​ Este cambio se conoce como la Enmienda de Delitos (Procedimiento de Sentencia) (Declaración de Impacto a las Víctimas) 2004 No 3[86]​ que amplía la categoría de delitos respecto de los cuales un Tribunal Local puede recibir y considera las Declaraciones de Impacto de las Víctimas para incluir algunos delitos procesables que generalmente son tratado de forma sumaria.

Canadá[editar]

La agresión sexual se define como el contacto sexual con otra persona sin el consentimiento de esa otra persona. El consentimiento se define en la sección 273.1 (1) como " el acuerdo voluntario del demandante para participar en la actividad sexual en cuestión ".

La Sección 265 del Código Penal define los delitos de agresión y agresión sexual. La sección 271 penaliza la "agresión sexual", la sección 272 penaliza la "agresión sexual con un arma, las amenazas a un tercero o causar daños corporales" y la sección 273 criminaliza "Agresión sexual agravada".

Consentimiento[editar]

La ausencia de consentimiento define el delito de agresión sexual. La sección 273.1 (1) define el consentimiento, la sección 273.1 (2) describe ciertas circunstancias en las que se obtiene "sin consentimiento", mientras que la sección 273.1 (3) establece que la subsección (2) "no limita" las circunstancias en las que "sin consentimiento" se obtiene (es decir, la subsección (2) describe "algunas" circunstancias que consideran que el acto no es consensuado, pero otras circunstancias, no descritas en esta sección, también pueden considerar que el acto se cometió sin consentimiento). El "no consentimiento" a la agresión sexual también está sujeto a la Sección 265 (3), que también describe varias situaciones en las que el acto se considera no consensuado. En 2011, el Tribunal Supremo de Canadá en la ley2011 SCC 28 interpretó las siguientes disposiciones para determinar que una persona debe tener una mente activa durante la actividad sexual para dar su consentimiento, y que no puede dar su consentimiento por adelantado.[87][88]

Interpretación parcial de la Corte Suprema del "consentimiento"[editar]

El jurado de la Corte Suprema de Terranova y Labrador falló a favor de una defensa que contribuyó a la interpretación de las leyes de consentimiento.[89]​ Las defensas declararon y el juez Valerie Marshall recordó al jurado.:[90]

  • porque un demandante está borracho no disminuye su capacidad de consentimiento.
  • porque un demandante no puede recordar si dio su consentimiento no significa que no podría haber dado su consentimiento.[91]

La frase acuñada con respecto a esta defensa fue "Moral versus consentimiento legal" [92]

Alemania[editar]

Antes de 1997, la definición de violación era: "Quien obligue a una mujer a tener relaciones extramaritales con él o con una tercera persona, por la fuerza o la amenaza de peligro presente para la vida o la extremidad, será castigado con no menos de dos años encarcelamiento".[93]

En 1997, se adoptó una definición más amplia con la 13a enmienda penal, sección 177-179, que se ocupa del abuso sexual.[94][cita requerida]La violación generalmente se denuncia a la policía, aunque también se permite denunciar al fiscal o al tribunal de distrito.[94][cita requerida]

El Código Penal dice:[95]

Sección 177
Agresión sexual por uso de fuerza o amenazas; violación
  1. Quien coacciona a otra persona
    1. por la fuerza;
    2. por amenaza de peligro inminente para la vida o las extremidades; o
    3. explotando una situación en la que la víctima está desprotegida y a merced del delincuente,
    sufrir actos sexuales por parte del delincuente o una tercera persona en su propia persona o participar activamente en actividades sexuales con el delincuente o una tercera persona, estará sujeto a prisión de no menos de un año.
  2. En casos especialmente graves, la pena será de prisión no inferior a dos años. Un caso especialmente grave generalmente ocurre si
    1. el delincuente realiza relaciones sexuales con la víctima o realiza actos sexuales similares con la víctima, o permite que la víctima se realice sobre sí mismo, especialmente si degradan a la víctima o si implican penetración en el cuerpo (violación); o
    2. el delito es cometido conjuntamente por más de una persona.

Las subsecciones (3), (4) y (5) proporcionan estipulaciones adicionales sobre la sentencia dependiendo de circunstancias agravantes o atenuantes. La Sección 178 establece que " Si el delincuente por agresión sexual o violación (sección 177) causa la muerte de la víctima al menos por negligencia grave, la pena será prisión de por vida o no menos de diez años.

República de Irlanda[editar]

Como en muchas otras jurisdicciones, el término agresión sexual se usa generalmente para describir delitos sexuales no penetrativos. La Sección 2 de la Ley de Derecho Penal (Violación) de 1981 establece que un hombre ha cometido una violación si tiene relaciones sexuales con una mujer que en el momento de la relación sexual no lo consiente, y en ese momento él sabe que ella no consiente el coito o él es imprudente en cuanto a si ella lo consiente o no. Según la Sección 4 de la Ley de Derecho Penal (Enmienda de violación) de 1990, la violación significa una agresión sexual que incluye la penetración (por leve que sea) del ano o la boca por el pene o la penetración (por leve que sea) de la vagina por cualquier objeto retenido o manipulado por otra persona. La pena máxima por violación en Irlanda es la cadena perpetua.[96]

Sudáfrica[editar]

La Ley de reforma del derecho penal (delitos sexuales y asuntos conexos) de 2007 creó el delito de agresión sexual, reemplazando un delito de derecho común de "asalto indecente". "Agresión sexual" se define como la violación sexual ilegal e intencional de otra persona sin su consentimiento. La definición de la ley de "violación sexual" incorpora una serie de actos sexuales, incluido cualquier contacto genital que no equivale a la penetración, así como cualquier contacto con la boca diseñado para causar excitación sexual. Los actos no consensuales que involucran penetración real son violación en lugar de agresión sexual.

Inspirar ilegal e intencionalmente la creencia en otra persona de que serán violadas sexualmente también equivale a agresión sexual. La Ley también creó los delitos de "agresión sexual obligada", cuando una persona obliga a una segunda persona a cometer un acto de violación sexual con una tercera persona; y "asalto sexual forzado", cuando una persona obliga a otra persona a masturbarse o cometer otros actos sexuales por sí misma.[97]

Reino Unido[editar]

Inglaterra y Gales[editar]

La agresión sexual es un delito legal en Inglaterra y Gales. Está creado por la sección 3 de la Ley de delitos sexuales de 2003 que define "agresión sexual" como cuando una persona (A)

  1. intencionalmente toca a otra persona (B),
  2. el contacto es sexual,
  3. B no da su consentimiento para tocar, y
  4. A no cree razonablemente que B consienta.

Se debe determinar si una creencia es razonable teniendo en cuenta todas las circunstancias, incluidos los pasos que A ha tomado para determinar si B consiente.

Las secciones 75 y 76 se aplican a un delito en virtud de esta sección.

Una persona culpable de un delito bajo esta sección es responsable:

  1. en condena sumaria, a prisión por un período que no exceda los 6 meses o una multa que no exceda el máximo legal o ambos;
  2. en condena por acusación, a prisión por un período no superior a 10 años.[98]

Irlanda del Norte[editar]

La agresión sexual es un delito legal. Está creado por el artículo 7 de la "Orden sobre delitos sexuales (Irlanda del Norte) 2008". La agresión sexual se define de la siguiente manera:[99]

Agresión sexual
(1) Una persona (A) comete un delito si:
:( a) toca intencionalmente a otra persona (B),
:( b) el contacto es sexual,
:( c) B no da su consentimiento para tocar, y
:( d) A no cree razonablemente que B consienta.

Escocia[editar]

La agresión sexual es un delito legal. Está creado por la sección 3 de la "Ley de delitos sexuales 2009" (Escocia). La agresión sexual se define de la siguiente manera:[100]

Agresión sexual
(1) Si una persona ("A") -
:( a) sin el consentimiento de otra persona ("B"), y
:( b) sin ninguna creencia razonable de que B consiente,
hace cualquiera de las cosas mencionadas en la subsección (2), luego A comete un delito, que se conoce como el delito de agresión sexual.
(2) Esas cosas son, que A—
:( a) penetra sexualmente, por cualquier medio y en cualquier medida, con la intención de hacerlo o imprudente en cuanto a si hay penetración, la vagina, el ano o la boca de B,
:( b) toca intencionalmente o imprudentemente a B sexualmente,
:( c) participa en cualquier otra forma de actividad sexual en la que A, intencionalmente o imprudentemente, tiene contacto físico (ya sea contacto corporal o contacto por medio de un implemento y ya sea a través de la ropa) con B,
:( d) eyacula intencionalmente o imprudentemente el semen en B,
:( e) intencionalmente o imprudentemente emite orina o saliva a B sexualmente.

Estados Unidos[editar]

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos define la agresión sexual como "cualquier tipo de contacto o comportamiento sexual que ocurra sin el consentimiento explícito del destinatario. La definición de agresión sexual es una actividad sexual como relaciones sexuales forzadas, sodomía forzada, abuso sexual infantil, incesto, caricias e intentos de violación ".[101]

Cada estado de EE. UU. Tiene su propio código de leyes y, por lo tanto, la definición de conducta que constituye un delito, incluida una agresión sexual, puede variar hasta cierto punto según el estado.[102][103]​ Algunos estados pueden referirse a la agresión sexual como "agresión sexual" o "conducta sexual criminal".[104]

España[editar]

Es un término jurídico utilizado en el derecho penal de España (art. 178 CP), que denomina el delito que abarca todos los actos de contenido sexual violento sin consentimiento de la víctima. El delito protege la libertad sexual de las personas, e incluye como manifestación agravada, la penetración sexual violenta no consentida (art. 179 CP), conocida como "violación", expresión que fue eliminada del Código Penal español, al igual que su condición de delito autónomo. La aparición del delito de "agresión sexual" en España, es parte de una tendencia internacional de reforma de las denominaciones y la manera de organizar conceptualmente los llamados "delitos sexuales", eliminando denominaciones como "violación" y "estupro", así como el peso moral en perjuicio de la víctima, de la penetración no consentida, entendida como "asesinato moral" o "mancillación", presente cuando los delitos sexuales son entendidos como un ataque a la honestidad de las víctimas.[105]​ El delito de "agresión sexual" en España, se diferencia del delito de "abuso sexual" (arts. 181-182 CP): ambos consisten en actos de contenido sexual no consentidos, pero mientras en la "agresión sexual" hay violencia o intimidación, en el "abuso sexual" no hay violencia, ni intimidación.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Peter Cameron, George Jelinek, Anne-Maree Kelly, Anthony F. T. Brown, Mark Little (2011). Textbook of Adult Emergency Medicine E-Book. Elsevier Health Sciences. p. 658. ISBN 978-0702049316. Consultado el 30 de diciembre de 2017. 
  2. «Sexual Assault Fact Sheet». Office on Women's Health. Department of Health & Human Services. 21 de mayo de 2015. Consultado el 11 de marzo de 2018. 
  3. Assault, Black's Law Dictionary, 8th Edition. See also Ibbs v The Queen, High Court of Australia, 61 ALJR 525, 1987 WL 714908 (sexual assault defined as sexual penetration without consent); Sexual Offences Act 2003 Chapter 42 s 3 Sexual assault (United Kingdom), (sexual assault defined as sexual contact without consent), and Chase v. R. 1987 CarswellNB 25 (Supreme Court of Canada) (sexual assault defined as force without consent of a sexual nature)
  4. a b «Sexual Assault». Rape, Abuse & Incest National Network. Consultado el 11 de mayo de 2019. 
  5. «The National Center for Victims of Crime – Library/Document Viewer». Ncvc.org. Archivado desde el original el 20 de julio de 2012. Consultado el 9 de diciembre de 2011. 
  6. Para algunos autores, como se indica más adelante en el artículo, es relevante, para la definición de «abuso sexual», la especificación de la no existencia de consentimiento por parte del menor en las conductas sexuales llevadas a cabo por el adulto.
  7. Véase LAMEIRAS FERNÁNDEZ, María: Aproximación psicológica..., págs. 68-69.
  8. a b «Child Sexual Abuse». Medline Plus. U.S. National Library of Medicine. 2 de abril de 2008. Archivado desde el original el 5 de diciembre de 2013. 
  9. «Guidelines for psychological evaluations in child protection matters». American Psychologist 54 (8): 586-93. 1999. PMID 10453704. doi:10.1037/0003-066X.54.8.586. «Abuse, sexual (child): generally defined as contacts between a child and an adult or other person significantly older or in a position of power or control over the child, where the child is being used for sexual stimulation of the adult or other person». 
  10. Martin, Judy; Anderson, Jessie; Romans, Sarah; Mullen, Paul; O'Shea, Martine (1993). «Asking about child sexual abuse: Methodological implications of a two stage survey». Child Abuse & Neglect 17 (3): 383-92. PMID 8330225. doi:10.1016/0145-2134(93)90061-9. 
  11. «Child sexual abuse definition from». the NSPCC. Archivado desde el original el 7 de febrero de 2012. Consultado el 9 de diciembre de 2011. 
  12. Brown, Rick; Napier, Sarah; Smith, Russell G (2020), Australians who view live streaming of child sexual abuse: An analysis of financial transactions, Australian Institute of Criminology, ISBN 9781925304336  pp. 1–4.
  13. Roosa, MW; Reinholtz, C; Angelini, PJ (1999). «The relation of child sexual abuse and depression in young women: Comparisons across four ethnic groups». Journal of Abnormal Child Psychology 27 (1): 65-76. PMID 10197407. 
  14. Widom, CS (1999). «Posttraumatic stress disorder in abused and neglected children grown up». The American Journal of Psychiatry 156 (8): 1223-9. PMID 10450264. doi:10.1176/ajp.156.8.1223. 
  15. Levitan, Robert D.; Rector, Neil A.; Sheldon, Tess; Goering, Paula (2003). «Childhood adversities associated with major depression and/or anxiety disorders in a community sample of Ontario: Issues of co-morbidity and specificity». Depression and Anxiety 17 (1): 34-42. PMID 12577276. doi:10.1002/da.10077. 
  16. Messman-Moore, T. L.; Long, P. J. (2000). «Child Sexual Abuse and Revictimization in the Form of Adult Sexual Abuse, Adult Physical Abuse, and Adult Psychological Maltreatment». Journal of Interpersonal Violence 15 (5): 489-502. doi:10.1177/088626000015005003. 
  17. Teitelman AM, Bellamy SL, Jemmott JB 3rd, Icard L, O'Leary A, Ali S, Ngwane Z, Makiwane M. Childhood sexual abuse and sociodemographic factors prospectively associated with intimate partner violence perpetration among South African heterosexual men. Annals of Behavioral Medicine. 2017;51(2):170-178
  18. Dinwiddie, S.; Heath, A. C.; Dunne, M. P.; Bucholz, K. K.; Madden, P. A. F.; Slutske, W. S.; Bierut, L. J.; Statham, D. B. et al. (2000). «Early sexual abuse and lifetime psychopathology: A co-twin–control study». Psychological Medicine 30 (1): 41-52. PMID 10722174. doi:10.1017/S0033291799001373. 
  19. a b c Courtois, Christine A. (1988). Healing the Incest Wound: Adult Survivors in Therapy. W. W. Norton & Company. p. 208. ISBN 978-0-393-31356-7. 
  20. a b Julia Whealin (22 de mayo de 2007). «Child Sexual Abuse». National Center for Post Traumatic Stress Disorder, US Department of Veterans Affairs. Archivado desde el original el 30 de julio de 2009. Consultado el 7 de junio de 2020.  |archive-url= y |urlarchivo= redundantes (ayuda); |archive-date= y |fechaarchivo= redundantes (ayuda)
  21. David Finkelhor (Summer–Fall 1994). «Current Information on the Scope and Nature of Child Sexual Abuse». The Future of Children. (1994) 4(2): 31–53. Archivado desde el original el 13 de octubre de 2008. 
  22. «Crimes against Children Research Center». Unh.edu. Archivado desde el original el 23 de agosto de 2013. Consultado el 9 de diciembre de 2011. 
  23. «Family Research Laboratory». Unh.edu. Archivado desde el original el 26 de noviembre de 2011. Consultado el 9 de diciembre de 2011. 
  24. Gorey, Kevin M.; Leslie, Donald R. (1997). «The prevalence of child sexual abuse: Integrative review adjustment for potential response and measurement biases». Child Abuse & Neglect 21 (4): 391-8. PMID 9134267. doi:10.1016/S0145-2134(96)00180-9. 
  25. a b «Adult Manifestations of Childhood Sexual Abuse». www.aaets.org. American Academy of Experts in Traumatic Stress. Archivado desde el original el 3 de abril de 2018. Consultado el 28 de diciembre de 2018. 
  26. a b c «About Sexual Violence». Pcar.org. Archivado desde el original el 20 de octubre de 2014. Consultado el 10 de septiembre de 2016. 
  27. Mora Chamorro, Héctor (2008). Manual de protección a víctimas de violencia de género. Editorial Club Universitario. p. 90. ISBN 978-84-8454-696-2. 
  28. «Sexual Violence». Archivado desde el original el 2 de abril de 2015. 
  29. Roberts, Albert R.; Ann Wolbert Bergess; CHERYL REGEHR (2009). Victimology: Theories and Applications. Sudbury, Mass: Jones & Bartlett Publishers. p. 228. ISBN 978-0-7637-7210-9. 
  30. Krantz, G.; Garcia-Moreno, C (2005). «Violence against women». Journal of Epidemiology & Community Health 59 (10): 818-21. PMC 1732916. PMID 16166351. doi:10.1136/jech.2004.022756. 
  31. «Sapphire». Metropolitan Police Service. Archivado desde el original el 6 de diciembre de 2012. Consultado el 18 de enero de 2010. 
  32. Abbey, Antonia; Beshears, Renee; Clinton-Sherrod, A. Monique; McAuslan, Pam (2004). «Similarities and Differences in Women's Sexual Assault Experiences Based on Tactics Used by the Perpetrator». Psychology of Women Quarterly 28 (4): 323-32. PMC 4527559. PMID 26257466. doi:10.1111/j.1471-6402.2004.00149.x. 
  33. Kaufman, A; Divasto, P; Jackson, R; Voorhees, D; Christy, J (1980). «Male rape victims: Noninstitutionalized assault». The American Journal of Psychiatry 137 (2): 221-3. PMID 7352580. doi:10.1176/ajp.137.2.221. 
  34. Tjaden, Patricia; Thoennes, Nancy. «Prevalence, Incidence, and Consequences of Violence Against Women: Findings From the National Violence Against Women Survey Control and Prevention». National Criminal Justice Reference Service. National Institute of Justice Centers for Disease Control and Prevention. p. 2. Archivado desde el original el 25 de diciembre de 2018. Consultado el 28 de diciembre de 2018. «rape is a crime committed primarily against youth: 18 percent of women surveyed said they experienced a completed or attempted rape at some time in their life and 0.3 percent said they experienced a completed or attempted rape in the previous 12 months. Of the women who reported being raped at some time in their lives, 22 percent were under 12 years old and 32 percent were 12 to 17 years old when they were first raped.» 
  35. The Age, 3 June 2019, One in three women victim to 'stealth' condom removal
  36. Paludi, Michele Antoinette; Barickman (1991). Academic and Workplace Sexual Harassment. SUNY Press. pp. 2–5. ISBN 978-0-7914-0829-2. 
  37. Dziech et al. 1990, Boland 2002
  38. Kennedy KM, la heterogeneidad de las investigaciones existentes relacionadas con la violencia sexual, la agresión sexual y la violación impide el metanálisis de los datos sobre lesiones. Revista de Medicina Legal y Forense. (2013), 20 (5): 447–459
  39. Kennedy KM, La relación de la lesión de la víctima con la progresión de los delitos sexuales a través del sistema de justicia penal, Journal of Forensic and Legal Medicine 2012: 19 (6): 309-311
  40. Mandi, Dupain (2014). «Developing and Implementing a Sexual Assault Violence Prevention and Awareness Campaign at a State-Supported Regional University». American Journal of Health Studies 29 (4): 264. 
  41. Miller, Cohen, & Weirsema (1996). «Victim Costs and Consequences: A New Look». National Institute of Justice. Archivado desde el original el 15 de mayo de 2016. Consultado el 1 de septiembre de 2016. 
  42. Tjaden & Thoennes (2006). «Extent, Nature, and Consequences of Rape Victimization: Findings from the National Violence Against Women Survey». National Institute of Justice. U.S. Department of Justice, Office of Justice Programs. Archivado desde el original el 16 de septiembre de 2016. Consultado el 1 de septiembre de 2016. 
  43. Byrne, Christina A.; Resnick, Heidi S.; Kilpatrick, Dean G.; Best, Connie L.; Saunders, Benjamin E. (1999). «The socioeconomic impact of interpersonal violence on women». Journal of Consulting and Clinical Psychology 67 (3): 362-366. doi:10.1037/0022-006x.67.3.362. 
  44. Chrisler, Joan C.; Ferguson, Sheila (1 de noviembre de 2006). «Violence against Women as a Public Health Issue». Annals of the New York Academy of Sciences 1087 (1): 235-249. Bibcode:2006NYASA1087..235C. ISSN 1749-6632. PMID 17189508. doi:10.1196/annals.1385.009. 
  45. Loya, Rebecca M. (1 de octubre de 2015). «Rape as an Economic Crime The Impact of Sexual Violence on Survivors' Employment and Economic Well-Being». Journal of Interpersonal Violence 30 (16): 2793-2813. ISSN 0886-2605. PMID 25381269. doi:10.1177/0886260514554291. 
  46. a b c d Varcarolis, Elizabeth (2013). Essentials of psychiatric mental health nursing. St. Louis: Elsevier. pp. 439-442. 
  47. Posmontier, B; Dovydaitis, T; Lipman, K (2010). «Sexual violence: psychiatric healing with eye movement reprocessing and desensitization». Health Care for Women International 31 (8): 755-68. PMC 3125707. PMID 20623397. doi:10.1080/07399331003725523. 
  48. Schiff, M; Nacasch, N; Levit, S; Katz, N; Foa, EB (2015). «Prolonged exposure for treating PTSD among female methadone patients who were survivors of sexual abuse in Israel». Social Work & Health Care 54 (8): 687-707. PMID 26399489. doi:10.1080/00981389.2015.1058311. 
  49. Relyea, M.; Ullman, S. E. (2013). «Unsupported or Turned Against». Psychology of Women Quarterly 39 (1): 37-52. PMC 4349407. PMID 25750475. doi:10.1177/0361684313512610. 
  50. Smothers, Melissa Kraemer; Smothers, D. Brian (2011). «A Sexual Assault Primary Prevention Model with Diverse Urban Youth». Journal of Child Sexual Abuse 20 (6): 708-27. PMID 22126112. doi:10.1080/10538712.2011.622355. 
  51. a b c Foubert, John D. (2000). «The Longitudinal Effects of a Rape-prevention Program on Fraternity Men's Attitudes, Behavioral Intent, and Behavior». Journal of American College Health 48 (4): 158-63. PMID 10650733. doi:10.1080/07448480009595691. 
  52. Vladutiu, C. J.; Martin, S. L.; Macy, R. J. (2010). «College- or University-Based Sexual Assault Prevention Programs: A Review of Program Outcomes, Characteristics, and Recommendations». Trauma, Violence, & Abuse 12 (2): 67-86. PMID 21196436. doi:10.1177/1524838010390708. 
  53. Yeater, E; O'Donohue, W (1999). «Sexual assault prevention programs Current issues, future directions, and the potential efficacy of interventions with women». Clinical Psychology Review 19 (7): 739-71. PMID 10520434. doi:10.1016/S0272-7358(98)00075-0. 
  54. Garrity, Stacy E. (2011). «Sexual assault prevention programs for college-aged men: A critical evaluation». Journal of Forensic Nursing 7 (1): 40-8. PMID 21348933. doi:10.1111/j.1939-3938.2010.01094.x. 
  55. Thomas, KA; Sorenson, SB; Joshi, M (2016). «"Consent is good, joyous, sexy": A banner campaign to market consent to college students». Journal of American College Health 64 (8): 639-650. PMID 27471816. doi:10.1080/07448481.2016.1217869. 
  56. Foubert, John (2011). The Men's and Women's Programs: Ending Rape Through Peer Education. New York: Routledge. ISBN 978-0-415-88105-0. [página requerida]
  57. Foubert, John D.; Newberry, Johnathan T; Tatum, Jerry (2008). «Behavior Differences Seven Months Later: Effects of a Rape Prevention Program». Journal of Student Affairs Research and Practice 44 (4). doi:10.2202/1949-6605.1866. 
  58. Langhinrichsen-Rohling, J.; Foubert, J. D.; Brasfield, H. M.; Hill, B.; Shelley-Tremblay, S. (2011). «The Men's Program: Does It Impact College Men's Self-Reported Bystander Efficacy and Willingness to Intervene?». Violence Against Women 17 (6): 743-59. PMID 21571743. doi:10.1177/1077801211409728. 
  59. Foubert, J. D.; Godin, E. E.; Tatum, J. L. (2009). «In Their Own Words: Sophomore College Men Describe Attitude and Behavior Changes Resulting from a Rape Prevention Program 2 Years After Their Participation». Journal of Interpersonal Violence 25 (12): 2237-57. PMID 20040715. doi:10.1177/0886260509354881. 
  60. Foubert, John D.; Cremedy, Brandynne J. (2007). «Reactions of Men of Color to a Commonly Used Rape Prevention Program: Attitude and Predicted Behavior Changes». Sex Roles 57 (1–2): 137-44. doi:10.1007/s11199-007-9216-2. 
  61. Banyard, Moynihan & Plante, 2007Plantilla:Full citation needed
  62. Banyard, Plante & Moynihan, 2004Plantilla:Full citation needed
  63. Banyard, Ward, Cohn, Plante, Moorhead, & Walsh, 2007Plantilla:Full citation needed
  64. Cissner, 2009Plantilla:Full citation needed
  65. Coker, Cook-Craig, Williams, Fisher, Clear, Garcia & Hegge, 2011Plantilla:Full citation needed
  66. «Edmonton Sexual Assault Awareness Campaign: 'Don't Be That Guy' So Effective City Relaunches With New Posters (PHOTOS)». Huffingtonpost.ca. December 2012. Archivado desde el original el 2 de septiembre de 2016. Consultado el 10 de septiembre de 2016. 
  67. Consulte la Ley de delitos 1900 (NSW) s61 HA(3)
  68. s61H(1) Crimes Act 1990
  69. Ley de delitos de 1958 (VIC)
  70. Ley de consolidación de la ley penal de 1935 (SA).
  71. Ley del Código Penal de 1913 (WA)
  72. Ley del Código Penal de 1983 (NT)
  73. Ley del Código Penal de 1899 (QLD)
  74. Código Penal de 1924 (TAS)
  75. Ley de delitos 1900 (ACT)
  76. Oficina Australiana de Estadísticas. (2005) Encuesta de seguridad personal. Canberra: ABS
  77. Heath, M. (2005). La ley y los delitos sexuales contra adultos en Australia (Temas No. 4). Melbourne: Centro australiano para el estudio de la agresión sexual
  78. Lievore, D. (2005). Decisiones procesales en casos de asalto sexual en adultos. Tendencias y cuestiones en materia de delincuencia y justicia penal, 291, enero. Canberra: Instituto Australiano de Criminología
  79. a b «Sexual assault laws in Australia». 27 de febrero de 2011. Archivado desde el original el 6 de marzo de 2017. Consultado el 5 de marzo de 2017. 
  80. Ryan v R [1967] HCA 2; 121 CLR 205
  81. He Kaw Teh v R (1985) 157 CLR 523
  82. R v Bilal Skaf [2005] NSWCCA 297,16 de septiembre de 2005
  83. R v Mohommed Skaf [2005] NSWCCA 298, 16 de septiembre de 2005
  84. Ley de Enmienda de Delitos (Agresión Sexual Agravada en la Compañía) 2001 No 62
  85. Ley de Delitos (Procedimiento de Sentencia) de 1999 NSW
  86. Ley de Delitos (Procedimiento de Sentencia) Enmienda (Declaraciones de Impacto de las Víctimas) 2004 No 3
  87. «Criminal Code». Laws.justice.gc.ca. Archivado desde el original el 9 de noviembre de 2011. Consultado el 9 de diciembre de 2011. 
  88. Mike Blanchfield (27 de mayo de 2011). «Woman can't consent to sex while unconscious, Supreme Court rules». The Toronto Star. Archivado desde el original el 12 de junio de 2013. Consultado el 27 de mayo de 2011. 
  89. Barry, Garrett; Boone, Marilyn (24 de febrero de 2017). «Protest follows not guilty verdict in RNC officer Doug Snelgrove sexual assault trial». CBC News (CBC News). Archivado desde el original el 4 de marzo de 2017. Consultado el 4 de marzo de 2017. «Demonstration held on court steps following verdict». 
  90. Mullaley, Rosie (23 de febrero de 2017). «Case of police officer accused of sexual assault in jury's hands». The Telegram. Archivado desde el original el 23 de febrero de 2017. Consultado el 4 de marzo de 2017. 
  91. «Here's why the issue of consent is not so clear in sexual assault cases». The Canadian Press (Global News). 3 de marzo de 2017. Archivado desde el original el 3 de marzo de 2017. Consultado el 4 de marzo de 2017. 
  92. «'Consent is a very complex issue': Lawyer looks at Snelgrove sexual assault trial». CBC News (Canada: Yahoo!). 25 de febrero de 2017. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2017. Consultado el 4 de marzo de 2017. 
  93. «Kunarac, Vukovic and Kovac - Judgement - Part IV». Icty.org. Archivado desde el original el 12 de marzo de 2016. Consultado el 10 de septiembre de 2016. 
  94. a b Bottke, Wilfried (1999). «Sexuality and Crime: The Victims of Sexual Offenses». Buffalo Criminal Law Review 3 (1): 293-315. JSTOR 10.1525/nclr.1999.3.1.293. doi:10.1525/nclr.1999.3.1.293. 
  95. «GERMAN CRIMINAL CODE». Gesetze-im-internet.de. Archivado desde el original el 15 de noviembre de 2012. Consultado el 10 de septiembre de 2016. 
  96. Grupo Nacional de Desarrollo de Directrices SATU. Violación / agresión sexual: directrices nacionales sobre derivación y examen clínico forense en Irlanda. 3ra edición; 2014. Disponible en www.hse.ie/satu
  97. «Welcome to the official South African government online site! | South African Government». Info.gov.za. 11 de agosto de 2016. Archivado desde el original el 29 de junio de 2011. Consultado el 10 de septiembre de 2016. 
  98. «Sexual Offences Act 2003». Legislation.gov.uk. Archivado desde el original el 15 de octubre de 2016. Consultado el 10 de septiembre de 2016. 
  99. «The Sexual Offences (Northern Ireland) Order 2008». Legislation.gov.uk. 26 de mayo de 2011. Archivado desde el original el 14 de noviembre de 2011. Consultado el 1 de agosto de 2011. 
  100. «Sexual Offences (Scotland) Act 2009». Legislation.gov.uk. 26 de mayo de 2011. Archivado desde el original el 29 de julio de 2011. Consultado el 1 de agosto de 2011. 
  101. «Sexual Assault». United States Department of Justice. 23 de julio de 2014. Archivado desde el original el 10 de octubre de 2016. Consultado el 14 de septiembre de 2017. 
  102. «State Law Report Generator». RAINN. Rape, Abuse & Incest National Network. Archivado desde el original el 14 de septiembre de 2017. Consultado el 14 de septiembre de 2017. 
  103. Scheb, John M.; Scheb II, John M. (2008). Criminal Law (5 edición). Cengage Learning. p. 20. ISBN 978-0495504801. Archivado desde el original el 6 de noviembre de 2017. 
  104. Larson, Aaron (13 de septiembre de 2016). «Sexual Assault and Rape Charges». ExpertLaw. Archivado desde el original el 14 de septiembre de 2017. Consultado el 14 de septiembre de 2017. 
  105. Asua Batarrita, Adela (1998). «Las agresiones sexuales en el nuevo Código Penal: imágenes culturales y discurso jurídico». Análisis del Código Penal desde la perspectiva de género. Vitoria, Gazteiz: Emakunde. Instituto Vasco de la Mujer. pp. 47-101. 

Enlaces externos[editar]