Aislamiento social

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El aislamiento social (en inglés «social withdrawal») se presenta cuando una persona se aleja totalmente de su entorno de manera involuntaria aunque pueda pensarse lo contrario. También es intentar o impulsar a la propia persona a que se aleje o se margine, afirmando cosas malas de ella, criticando sus actitudes o su aspecto, y/o denostando, deshonrando, calumniando, agraviando, o incluso vilipendiando a ella misma o a sus seres queridos.

Causas[editar]

A pesar de que se han llevado a cabo diferentes estudios para identificar las causas específicas del aislamiento social, la verdad es que las mismas son muy diversas y dependen de cada situación particular.

En algunos casos puede deberse a que la persona ha vivido condiciones anormales en su infancia, como ser que haya estado bajo una extrema sobreprotección, lo que le impidió relacionarse de forma normal con otras personas de su edad, y causando falta de seguridad, timidez, y práctica para establecer nuevas relaciones cuando es adulto.

Otro de los casos se da cuando la persona tiene algún tipo de condición médica que le complica o imposibilita salir. En esta situación, es posible encontrar gente que después de algún trastorno médico o accidente, se aparta completamente del resto de sus congéneres. También hay casos en donde el individuo no sufre de una condición médica extrema, pero se enfrenta a condiciones que le alejan o generan estereotipos, como algunos trastornos mentales.

Aislamiento social percibido en humanos[editar]

Las investigaciones indican que el aislamiento social percibido (PSI) es un factor de riesgo y puede contribuir a "un desempeño cognitivo general más deficiente y un funcionamiento ejecutivo más deficiente, un deterioro cognitivo más rápido, una cognición más negativa y depresiva, una mayor sensibilidad a las amenazas sociales y una autoprotección confirmatoria sesgo en la cognición social ".[1]​ El PSI también contribuye a acelerar el proceso de envejecimiento: Wilson et al. (2007) informaron que, después de controlar el tamaño de la red social y la frecuencia de la actividad social, el aislamiento social percibido predice el deterioro cognitivo y el riesgo de enfermedad de Alzheimer.[2]​ Además, las interacciones sociales de los individuos que se sienten socialmente aislados son más negativas y menos satisfactorias subjetivamente.[3]​ Esto contribuye a un círculo vicioso en el que la persona se vuelve cada vez más aislada.

Consecuencias[editar]

Quienes viven bajo esta condición suelen enfrentarse a diversas situaciones y problemas como:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cacioppo JT, Hawkley LC (October 2009). «Perceived social isolation and cognition». Trends in Cognitive Sciences 13 (10): 447-54. PMC 2752489. PMID 19726219. doi:10.1016/j.tics.2009.06.005. 
  2. «Loneliness and risk of Alzheimer disease». Consultado el 15 de marzo de 2009. 
  3. Hawkley LC, Preacher KJ, Cacioppo JT (2007). «Multilevel modeling of social interactions and mood in lonely and socially connected individuals». Oxford handbook of methods in positive psychology. Oxford: Oxford University Press. pp. 559-575. ISBN 978-0-19-517218-8. OCLC 61178188.