Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares o EMDR (acrónimo en inglés de Eye Movement Desensitization and Reprocessing) es una técnica psicológica terapéutica utilizada para atenuar los efectos negativos de los eventos traumáticos.[1] El método fue creado y ha sido desarrollado desde 1987 por la doctora Francine Shapiro.

El EMDR es un modelo de psicoterapia complejo, e integra elementos y componentes procedentes de distintos enfoques. Sin embargo, lo más característico del EMDR es la utilización de la estimulación bilateral, ya sea mediante movimientos oculares, sonidos o golpecitos (tapping), con los que se estimula un hemisferio cerebral por vez. Junto con conceptos teóricos provenientes de otras teorías psicológicas (procesamiento bioinformacional, psicología conductual, cognitiva o humanística, sistemas familiares y psicodinámica), el EMDR toma prestados de varios modelos términos y técnicas, que integra de una manera particular.

El EMDR es, junto con las terapias cognitivo-conductuales, un tratamiento efectivo para el trastorno de estrés postraumático (TEPT).[1]

Aplicaciones[editar]

El EMDR constituye una alternativa de psicoterapia efectiva y de resultados perdurables en pacientes con TEPT y en trastornos asociados al espectro del trauma.

Se utiliza habitualmente en víctimas de violaciones, asaltos u otros hechos violentos; también se ha empleado para intervenciones in situ en lugares afectados por desastres naturales o provocados por el hombre (por ejemplo, con los 220 niños víctimas de las inundaciones de abril de 2003 en Santa Fe, Argentina).

Sin embargo, como la propia Francine Shapiro señala:

“Muchos de nosotros pensamos que el trauma consiste en los grandes acontecimientos que aparecen en los diarios. En el imaginario popular, se identifica como víctimas de un trauma a veteranos de guerra o a los supervivientes de una catástrofe natural o un ataque terrorista. Pero, por definición, trauma es cualquier hecho que haya tenido un efecto negativo duradero en una persona. Todos conocemos a alguien que ha perdido su trabajo, a sus seres queridos o simplemente sus posesiones y que ha sufrido verdaderamente por ello. Cuando alguien ver perturbada su paz de espíritu o bien nunca la ha tenido, se ve expuesto a serias consecuencias físicas y psicológicas, sea cual sea la causa. Al margen de los ‘disparadores’, por lo general las causas se encuentran en antiguas experiencias de la vida. A esas experiencias, las llamamos traumas”. (Francine Shapiro, Una Terapia Innovadora para superar la Ansiedad, el Estrés y el Trauma.; versión española: SAPsi Editorial, 2007)

Esta concepción del trauma permite aplicar el EMDR en casos en los cuales, según el DSM IV, no se cumplen los criterios específicos para el TEPT. Se han desarrollado protocolos especiales para el tratamiento de:

  • Duelo
  • Traumas recientes
  • Fobias (social y fobias específicas: a volar, alturas, agujas y otras)
  • Trastorno de pánico
  • Otros trastornos de ansiedad
  • Dolor crónico
  • Abuso de sustancias
  • Etc

Otros modelos psicoterapéuticos, como la Terapia Dialéctico-Comportamental de Marsha Linehan, o la Comunicación después de la Muerte Inducida, de Allan Botkin, cuentan con el EMDR entre sus herramientas.


Dejar de fumar con EMDR

El hábito de fumar es una conducta aprendida y se mantiene porque está asociada a muchas experiencias y sensaciones que son diferentes para cada persona. La mayoría de las personas fumadoras iniciaron su consumo a edades muy tempranas, en ambientes de ocio y entretenimiento. Todo esto queda automáticamente grabado en la mente. Esto es lo que se reproduce cuando la persona vuelve a dar una calada a un cigarro. Las sensaciones que se suelen dar son diferentes pero positivas por ejemplo, la sensación de bienestar al fumar después del desayuno o tras la comida. Estos suelen ser los cigarrillos más difíciles de quitar. Por otra parte, la nicotina actúa como tranquilizante o antidepresivo.

Trabajar con EMDR permite acceder a esos canales de información o memoria que la persona gracias a la nicotina esconde o camufla con falsas sensaciones de bienestar y calma. Al terminar el tratamiento dejan de fumar y tienen la creencia que el tabaco ya no es necesario en sus vidas y esto no les produce ninguna angustia, sino más bien todo lo contrario, se sienten liberados. Cada persona es diferente, por ello el tratamiento es totalmente individualizado ya que es un tratamiento eficaz y rápido, y al mismo tiempo ofrece a la persona recursos en su vida diaria para poder controlar el hábito.

Los psicólogos que aplican EMDR para esta adicción afirman que este es uno de los tratamientos más efectivos que existen ya que va dirigido directamente a la raíz del problema, la parte psicológica

En situaciones traumáticas es frecuente que la persona presente numerosas creencias negativas en torno a esta experiencia, tales como culpabilidad, responsabilidad con respecto a la posibilidad de control y a la imposibilidad de defenderse. En una situación normal, las creencias negativas son comparadas con las creencias posibles de las que todos disponemos dando una solución adaptativa más adecuada a la realidad, y todo esto es posible gracias al sistema natural adaptativo de procesamiento de la realidad.

El trauma según el EMDR[editar]

El EMDR describe el trauma como una información almacenada en el cerebro de manera disfuncional, a partir de una experiencia considerada traumática; al ser archivada de ese modo, no puede ser utilizada ni integrada a la experiencia cotidiana del sujeto, y por consiguiente se convierte en responsable de los síntomas del paciente.

Más exactamente, la información queda asociada a los sistemas de memoria implícita de modo similar al momento en el que fue experimentada la experiencia traumática. De ello se desprende que, cuando se ve enfrentado a una situación que guarda cierta relación de similitud o resonancia respecto de la experiencia que resultó traumática, el sujeto se convierte en víctima de una reacción que va desde la desazón al miedo, el rechazo, la ira, o bloqueos a nivel muscular o fisiológico.

En ocasiones, el sujeto no advierte la incoherencia de tales reacciones, pero en muchas otras, estas últimas van acompañadas de desconcierto o de frustración por parte del individuo, que llega incluso a reprocharse a sí mismo por protagonizarlas aun siendo consciente de lo innecesario, indebido y contraproducente de las mismas.

El trabajo del terapeuta de EMDR consiste en ayudar al paciente a reintegrar el o los sucesos traumáticos, de modo que éstos no sigan causándole dolor y sufrimiento.

Se conocen dos tipos de trauma: 'Traumas con T mayúscula' donde el tipo de experiencia traumática es física, ya sean abusos físicos, sexuales o accidentes. 'Traumas con t minúscula' donde el tipo de trauma es únicamente emocional, un divorcio o el desapego de la madre a su hijo  a una edad muy temprana

Formación[editar]

Actualmente, la formación necesaria para convertirse en terapeuta de EMDR exige cursar dos bloques de 20 horas de duración, a los que hay que sumar otras 5 horas de supervisión. Ha habido discusiones al respecto, ya que sólo EMDRIA otorga las habilitaciones a entrenadores, pero tal plan formativo garantiza la coherencia de la aplicación de EMDR: así, un terapeuta de Israel trabajará básicamente con el mismo procedimiento que uno de Guatemala.

Efectividad y reconocimientos[editar]

En 2002, el Consejo Nacional de Salud Mental de Israel designó al EMDR como uno de los tres tratamientos preferidos para víctimas del terrorismo; el Departamento de Salud de Irlanda del Norte, por su parte, lo consideró como uno de los dos tratamientos a elegir para víctimas de trauma. Recientemente, el Departamento de Defensa y el Department of Veteran Affairs (Departamento de Asuntos de Excombatientes) de Estados Unidos han publicado varios informes que sitúan al EMDR dentro de la categoría de terapias con mayor nivel de evidencia científica, y recomiendan su uso en el tratamiento del TEPT.

Distintas investigaciones han demostrado que tres sesiones de 90 minutos de EMDR permiten cambiar el criterio para Trastorno de Estrés PosTraumático (TEPT) en entre el 80 y el 100 % del total de individuos que presenta una única experiencia de trauma, incluida una violación, un accidente o un desastre. En el caso de individuos que han sufrido traumas múltiples, el tiempo de tratamiento es mayor: se calcula que son necesarias entre 8 y 12 horas de tratamiento para eliminar de un 77 a 80 % del TEPT causado por trauma múltiple (véanse artículos).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b WHO Guidelines Approved by the Guidelines Review Committee (2013). «Guidelines for the Management of Conditions Specifically Related to Stress». Geneva: World Health Organization. ISBN 978-92-4-150540-6. PMID 24049868.