Agresión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La agresión es un ataque no provocado producto de la práctica o del hábito de ser agresivo. Es una conducta hostil o destructiva cuya finalidad es provocar un daño a otro.

La agresión verbal se utiliza en ocasiones para intimidar o coaccionar durante los entrenamienos físicos militares.

Dollard afirma[cita requerida] que es cualquier conducta cuyo objetivo es causar un daño cierto a la persona a la que se dirige. Existe una polémica sobre conductas agresivas: Archer y Browne (1989) establecen[¿dónde?] tres características del caso prototípico de agresión:

  • Intención de causar daño.
  • Provocar daño real.
  • La existencia de alteración del estado emocional.

Geen hace una tajante distinción[¿dónde?] entre agresión colérica y agresión instrumental. La primera tiene un estado emocional negativo de cólera como reacción a alguna provocación previa y persigue causar daño que, mediante la agresión, pretende anular a la persona.

Etología[editar]

Machos de elefantes marinos peleando.

Los etologistas estudian la agresión en lo que respecta a la interacción y evolución de los animales en ambientes naturales. En dicho entorno la agresión puede comprender el contacto corporal mediante mordidas, golpes o empujones, pero la mayoría de los conflictos son resueltos mediante las amenazas y avances intimidatorios que no producen daño físico. Esta forma de agresión puede incluir el exponer el tamaño del cuerpo, cornamentas, garras o dientes; señales estereotipadas incluidas expresiones faciales; vocalizaciones tales como el canto de un ave; la liberación de químicos; y cambios en la coloración.[1] La expresión comportamiento agonístico a veces es utilizada para referirse a estas formas de comportamiento.

La mayoría de los etologistas creen que la agresión provee ventajas biológicas. La agresión puede ayudar a que un animal controle un territorio, incluidos recursos tales como alimentos y agua. La agresión entre machos a menudo tiene lugar para asegurar oportunidades de apareamiento, y resulta en la selección del animal más sano o más vigoroso. La agresión también puede producirse para autoprotegerse o para proteger a la cría.[2] La agresión entre grupos de animales también puede resultar en ventajas; por ejemplo, un comportamiento hostil puede forzar a una población de animales a penetrar en un territorio nuevo, donde la necesidad de adaptarse a un nuevo ambiente puede dar lugar a una mayor flexibilidad genética.[3]

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. van Staaden, Moira J.; Searcy, William A.; Hanlon, Roger T. (2011). «Signaling Aggression». Aggression. Academic Press. pp. 23-49. ISBN 978-0-12-380858-5. http://books.google.co.uk/books?id=zkp7nMtMNOgC. 
  2. Maestripieri, Dario (1992). «Functional Aspects of Maternal Aggression in Mammals». Canadian Journal of Zoology 70 (6):  pp. 1069–1077. doi:10.1139/z92-150. http://www.nrcresearchpress.com/doi/abs/10.1139/z92-150. 
  3. Carlson, Neil R.. Psychology: The Science Of Behaviour (4.ª edición). p. 420.