Advocación mariana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Inmaculada Concepción, de Murillo.

En el catolicismo, una advocación mariana es un modo de referirse a misterios, apariciones, dones o atributos de la Virgen María o a circunstancias históricas o geográficas que rodean a la devoción de una imagen determinada[1]​. La Iglesia católica admite numerosas advocaciones que significan la figura de la madre de Jesús o alguna de sus cualidades, a las que se rinde culto de diversas maneras.

Tipos de advocaciones[editar]

Podemos agrupar la mayoría de las advocaciones marianas en diversas categorias[2]​:

  1. Relativas a los misterios o pasajes de la vida de la Virgen, como la Anunciación, la Asunción, la Presentación, etc.
  2. Relativas a verdades teológicas abstractas, como la Esperanza, la Caridad, la Consolación, etc.
  3. Relativas a los estados físicos o piscológicos de la Virgen, como los Dolores, la Soledad, etc.
  4. Relativas a su condición de mediadora[3]​ y protectora de la humanidad, como Auxiliadora, las Mercedes, los Remedios, etc.
  5. Relativas a frutos, flores, aves... utilizados como símbolos de sus cualidades, como el Pino, la Granada, la Paloma, etc.
  6. Relativas a accidentes geográficos, generalmente coincidentes con los parajes donde se encuentran sus santuarios, como el Carmen, el Mar, Fátima, Lourdes, etc.

Las advocaciones marianas se suelen nombrar con las fórmulas “Santa María de”, “Virgen de” o “Nuestra Señora de”. Pero también, las advocaciones suelen dar lugar en muchos casos a nombres propios femeninos, compuestos del nombre María y su advocación: María del Carmen, María de los Dolores, María de Lourdes, etc.

Aunque el nombre sea diferente en cuanto al atributo relativo a la Virgen María siempre se refiere únicamente a ella, así se haga mención de varios nombres en un mismo momento, la instancia es la misma, la Virgen María.

Controversias[editar]

Desde los primeros siglos del Cristianismo primitivo existen registros que hablan de María como "Madre de Dios" (Theotokos) y este título fue declarado “dogma de fe” en el Concilio de Éfeso, hacia el año 431, rechazando así las ideas promulgadas por Nestorio quien afirmaba que María era únicamente Madre de " Jesús-Hombre" únicamente, y no Madre de "Jesús-Dios". Hasta entonces en la doctrina cristiana no había surgido una negativa acerca de esta verdad que es considerada por la Iglesia como fundamento de las demás atribuciones marianas, y por tanto de las distintas advocaciones hacia su persona. Esta consideración de María como Madre de Dios es defendida tanto por la Iglesia católica como por la Iglesia ortodoxa, y reafirmada inclusive por los iniciadores del Movimiento Protestante en el siglo XVI, propiciado por el ex-sacerdote alemán Martín Lutero, y mantenida posteriormente por Juan Calvino y Ulrico Zuinglio.[4]

Sin embargo, a medida que el proceso reformador avanzó a lo largo de los siglos, dentro de algunos movimientos post-reformantes que mantuvieron el cisma de Roma se originó un giro en su postura teológica sobre el papel de María. Desde entonces, por parte de las diversas manifestaciones del protestantismo, se ha producido una forma de "desacreditación histórica" de la Tradición de la Iglesia en la que influyó la postura hacia la religión de varios eruditos e investigadores europeos del iluminismo racionalista del siglo XVIII y en el liberalismo teológico del siglo XIX, incluyéndose en el caso lo referente. a escritos patrísticos acerca de la Madre de Jesús, y sus consecuentes concepciones dentro del catolicismo romano en los primeros tres siglos del cristianismo, y las múltiples "manifestaciones" mariológicas aceptadas y proclamadas a lo largo de la historia.

Postura de la Iglesia católica[editar]

De acuerdo con la doctrina de la Iglesia católica, las advocaciones que se dirigen a María son única y exclusivamente modos de llamarla desde el punto de vista bíblico relacionados a ella, acciones, lugares o mensajes que la identifican, nada más. Aclarando con ello que solo hay una Virgen María, siendo además estos representados a través de la pintura, arte y escultura pictórico religioso.

Las mismas han adquirido variadas interpretaciones acerca de su verdadero valor doctrinal dentro del cristianismo, Por lo que la mayoría de confesiones religiosas ajenas al catolicismo y por parte de algunos estudiosos bíblicos escépticos, han considerado a estas "formas de idolatría" o "actos de devoción anti-bíblicos para imponer la religión católica", relacionando bajo el campo socio-cultural similitudes con creencias que ha existido dentro de los pueblos "paganos" ahora cristianizados, obviándose la parte teológica cristiana que existe para comprender a las mismas.

También ocurre por otras causas entre ellas: El poco estudio de la verdadera concepción de la doctrina católica hace que el mismo se desfigure en muchas ocasiones por consecuencia de la “mala formación doctrinaria” o “poca profundización en la misma” por parte de algunos confesos al catolicismo, re-definiendo sin mala intención el verdadera significado que dichas advocaciones poseen, en forma variada y en muchas ocasiones incluso contradictoria a la explicación de la Iglesia católica, ocasionándose por ello disputas internas, que ha provocado cismas variadas por considerarlas supersticiones.

Significado de "advocación"[editar]

El término "advocación" no figura en ninguno de los libros que componen la Biblia. Podemos apreciar en las siguientes citas bíblicas de la versión Reina Valera 1960 dirigidas al Dios Judeocristiano; donde se mencionan de modo implícito la esencia del significado del actual término, con varios modos de llamarle o invocarle:

"El Dios que te sacó de Egipto". Deu 16:1

"El Dios de Jacob". Sal 20:1

"El Señor de los Ejércitos" Sal 84:1

Pero las mismas se dirigen siempre al mismo Dios, únicamente se recuerda sus portentos y detalla atributos. Del mismo modo pero de forma inferior a Dios, se aplica dicha similitud en la Virgen María.

"María se apareció en España en el Pilar a Santiago Apóstol" / Advocación: La Virgen del Pilar.

"María se apareció a tres pastorcitos en Fátima" / Advocación: Nuestra Señora de Fátima.

"María se presentó con 3 Rosas explicando su significado" / Advocación: Rosa Mística.

El problema acá radica sobre las apariciones, la devoción y la veneración mariana específica. La Biblia no es explícita en ningún pasaje sobre el tema,[5]​ en el caso de considerarse la postura protestante de la "Sola Escritura como la única regla para aceptar una doctrina de fe" (Lo cual del mismo modo no ha sido demostrado explicito dentro de la interpretación bíblica, por lo que es considerada auto-contradictoria como refutación).[6]

Celebración[editar]

La Iglesia Católica conmemora las distintas advocaciones de la Virgen a lo largo del año litúrgico, algunas incluidas en el Calendario romano general y la mayoría en los calendarios propios de las iglesias locales o las órdenes religiosas. Algunas de las más populares son:

Muchas advocaciones locales se celebran coincidiendo con la Asunción o la Natividad o durante el mes de mayo, que la Iglesia dedica tradicionalmente a la Virgen.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Advocaciones marianas». 
  2. González Gómez, Juan Miguel (1992). Escultura mariana onubense : historia, arte, iconografía. Instituto de Estudios Onubenses "Padre Marchena" , Excma. Diputación Provincial de Huelva. p. 17. ISBN 8485268873. OCLC 15683701. 
  3. «Mediación Universal de María Santísima | Rosal Misionero». www.rosalmisionero.net. Consultado el 7 de julio de 2018. 
  4. Apologética católica.org María y los reformadores
  5. udayton.edu Maria y las advocaciones
  6. Catholic.net ¿Sola scriptura?

Bibliografía[editar]

  • José Mª Montes: El libro de los santos, Alianza Editorial, Madrid, 2001, ISBN 84-206-7203-3.

Enlaces externos[editar]