Accidente nuclear de Fukushima I

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Accidente nuclear de Fukushima I
Fukushima I by Digital Globe.jpg
Imagen de los cuatro edificios del reactor dañado.
・Izquierda (Unidad 4) es la dirección de Iwaki.
・Derecha (Unidad 1) es la dirección de Sōma.
Suceso Accidente nuclear
Fecha 11 de marzo de 2011
Hora 14:46 (UTC+9)
Causa Daños en varios reactores producidos por el Terremoto y tsunami de Japón de 2011
Lugar Bandera de Japón Ōkuma, prefectura de Fukushima, Japón
Coordenadas 37°25′12″N 141°01′57″E / 37.42, 141.0325Coordenadas: 37°25′12″N 141°01′57″E / 37.42, 141.0325

El accidente nuclear de Fukushima I (福島第一原子力発電所事故 Fukushima Daiichi Genshiryoku Hatsudensho jiko?) ocurrió en la central nuclear Fukushima I el 11 de marzo de 2011 a las 14:46 (UTC+9) después de un terremoto de magnitud 9,0 en la Escala sismológica de magnitud de momento, en la costa noreste de Japón[1]​. La planta nuclear, operada por la empresa Tokyo Electric Power Company (TEPCO), contenía seis reactores de agua en ebullición construidos entre 1971 y 1979[2]​.

El lunes 11 de abril la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA) elevó el nivel de gravedad del incidente a 7 en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares para los reactores 1, 2 y 3, el máximo en la escala INES y el mismo nivel que alcanzó el accidente de Chernóbil de 1986.[3]

La central[editar]

Sala de control del reactor de Fukushima en 1999.

La central nuclear Fukushima I (福島第一原子力発電所 Fukushima Daiichi Genshiryoku Hatsudensho?, Fukushima I NPP, 1F), diseñada por la compañía estadounidense General Electric empezó a ser construida en 1967, y fue puesta en funcionamiento en 1971.[4]​ Cuenta con seis reactores nucleares del tipo BWR que juntos constituyen uno de los 25 mayores complejos de centrales nucleares del mundo con una potencia total de 4,7 GW. Fue construida y gestionada independientemente por la compañía japonesa TEPCO. A pesar de conocerse el riesgo de tsunamis de más de 38 metros en su emplazamiento, la central sólo contaba con un muro de contención de 8 metros y numerosos sistemas esenciales se encontraban en zonas inundables.[5]​ Estas deficiencias de diseño fueron críticas en la gravedad de las consecuencias del siniestro.

Unidad Tipo de reactor Inauguración Producción eléctrica
Fukushima 1 – 1 BWR - 3 26 de marzo de 1971 460 MW
Fukushima 1 – 2 BWR - 4 18 de julio de 1974 784 MW
Fukushima 1 – 3 BWR - 4 27 de marzo de 1976 784 MW
Fukushima 1 – 4 BWR - 4 18 de abril de 1978 784 MW
Fukushima 1 – 5 BWR - 4 12 de octubre de 1978 784 MW
Fukushima 1 – 6 BWR - 5 24 de octubre de 1979 1100 MW

Accidentes el 11 de marzo de 2011 y sucesión de explosiones[editar]

Posición del reactor.
・La unidad 6 es la dirección de Sōma.
・La unidad 4 es la dirección de Iwaki.

Antes del sismo y el posterior tsunami, los reactores 1, 2 y 3 estaban operando, mientras que las unidades 4, 5 y 6 estaban detenidos para mantenimiento, inspección y recarga de combustible[6]​. Cuando el terremoto fue detectado, las unidades 1, 2 y 3 se apagaron automáticamente (proceso denominado SCRAM). Al apagarse los reactores, paró la producción de electricidad. Debido a los daños de la red eléctrica externa, los motores diésel de emergencia comenzaron a funcionar normalmente con objeto de suministrar electricidad para mantener la refrigeración de los reactores, pero la llegada del tsunami a las 15:41 provocó su parada[7]​.

La ausencia de un muro de contención adecuado[8]​ para los tsunamis que han sucedido en la región[9]​ permitió que el maremoto (de unos 13 metros en la central[10]​ y hasta casi 40 m en otras zonas[11][12]​) produjese una inundación en las instalaciones de hasta unos 5,5 m[10]​. Aunque la estructura de la planta no resultó dañada, la presencia de numerosos sistemas críticos en áreas inundables facilitó que se produjese una cascada de fallos tecnológicos, culminando con la pérdida completa de control sobre la central y sus reactores.

Los primeros fallos técnicos se registraron el mismo día en que se produjo el sismo, viernes 11 de marzo, con la parada de los sistemas de refrigeración de dos reactores y de cuatro generadores de emergencia. Como consecuencia de estos incidentes surgieron evidencias de una fusión del núcleo parcial en los reactores 1, 2 y 3 dentro de las siguientes 72 horas a la pérdida de generación eléctrica, explosiones de hidrógeno que destruyeron el revestimiento superior de los edificios de contención que albergaban los reactores 1,3 y 4 y una explosión que dañó el tanque de contención en el interior del reactor 2. También se sucedieron múltiples incendios en el reactor 4. Además, las barras de combustible nuclear gastado almacenadas en las piscinas de combustible gastado de las unidades 1-4 comenzaron a sobrecalentarse cuando los niveles de dichas piscinas bajaron[13]​. El reactor 3 empleaba un combustible denominado "MOX", diferente al resto de unidades y fuente de cierta polémica por su contenido en plutonio[14]​.

El miedo a filtraciones de radiación llevó a las autoridades a evacuar un radio de veinte kilómetros alrededor de la planta[10]​, extendiendo luego este radio a algunas poblaciones[15]​. Un 0,7% de trabajadores recibieron dosis por encima de los 100 mSv, 12 de los cuales estuvieron expuestos a una irradiación en el tiroides por inhalación de 131I de entre 2 y 12 Gy[16]​.

En junio de 2011, se confirmó que los tres reactores activos en el momento de la catástrofe habían sufrido la fusión del núcleo.[17][18]

Consecuencias radiológicas[editar]

El accidente dio lugar a la emisión de radioisótopos al medio ambiente. La mayor parte de las emisiones a la atmósfera fueron transportadas hacia el este por los vientos dominantes, depositándose en el océano Pacífico Norte y dispersándose dentro de él.[19][20]

Los cambios en la dirección del viento hicieron que una parte relativamente pequeña de las emisiones atmosféricas se depositara en la tierra, principalmente hacia el noroeste de la central nuclear de Fukushima Daiichi. La actividad medida de los radioisótopos se reduce con el paso del tiempo debido a los procesos de desintegración física y transporte medioambiental, así como a las actividades de limpieza.[19][20]

Además de los radioisótopos que entraron en el océano por deposición atmosférica, hubo emisiones líquidas y descargas desde la central nuclear de Fukushima Daiichi directamente al mar frente al emplazamiento.[19][20]

Algunos radioisótopos emitidos, como el 131I, el 134Cs y el 137Cs, fueron encontrados en el agua potable, en alimentos y en algunos productos no comestibles. En respuesta al accidente, las autoridades japonesas establecieron restricciones para evitar el consumo de estos productos.[21]

La magnitud de las emisiones de 137Cs fue aproximadamente unas cinco veces menor que la del accidente de Chernóbil y similares a las emisiones de la planta de reprocesamiento de combustible nuclear de Sellafield durante el incendio de Windscale.[22]

Emisiones a la atmósfera[editar]

Los principales radioisótopos emitidos en el accidente fueron 131I (100-400 PBq), 134Cs (unos 9 PBq) y 137Cs (7-20 PBq).

El 131I , con un periodo de semidesintegración corto de 8 días, contribuyó a las dosis equivalentes recibidas en la glándula tiroides, cuando hubo ingestión o inhalación. El 134Cs y 137Cs, que duran más tiempo, con períodos de semidesintegración de 2,06 años y 30,17 años, respectivamente, contribuyeron a las dosis equivalentes y efectivas a través de la exposición interna y externa. En algunas zonas, el 137Cs puede permanecer en el medio ambiente y, sin la limpieza apropiada, podría seguir contribuyendo a las dosis efectivas recibidas por las personas.

También se emitieron radioisótopos del estroncio, rutenio bario y plutonio en menores cantidades, lo que contrasta con las elevadas cantidades de estos radioisótopos emitidos en el accidente de Chernóbil. [19][20][23]

Emisiones a los océanos[editar]

La mayor parte de las emisiones atmosféricas que se dispersaron por el Pacífico Norte (más del 80%, según los modelos) se depositaron en la capa superficial del océano. Posteriormente, se produjo una descarga directa algo menor de agua contaminada durante los esfuerzos de enfriamiento de emergencia. La principal fuente fue agua contaminada procedente de una zanja de la central nuclear. Las emisiones radiactivas alcanzaron su máximo el 6 de abril de 2011. Las emisiones y descargas directas de 131I al mar se estimaron en 10 a 20 PBq. Las emisiones y descargas directas de cesio-137 se estimaron en valores de entre 1 y 6 PBq, en la mayoría de los análisis. [19][20][22]

El agua contaminada del reactor 2 con 4.700 TBq de actividad se fugó hacia el mar a principios de abril de 2011. Se produjeron también emisiones deliberadas en esas mismas fechas de alrededor de 10 400 m³ de agua con poca contaminación. Su propósito fue liberar espacio para almacenar agua con más contaminación y permitir condiciones de trabajo más seguras. NISA confirmó[24]​ que no hubo cambios observables en los niveles de radiactividad en el mar como resultado de dicha descarga, que acumulaba 0.15 TBq. En mayo de 2011, se produjo una fuga de 250 m³ de agua contaminada con 20 TBq procedente del reactor nº 3. [19][20][22]

El agua del mar acumulada para enfriar los reactores se empezó a tratar con el objetivo de bajar los niveles de contaminación radiactiva y así devolverla al mar o para volver a enfriar de nuevo los reactores con el agua tratada.

Según un informe conjunto de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y la FAO (Organización de las naciones unidas para la agricultura y la alimentación) de las Naciones Unidas publicado en mayo de 2012[25]​, los isótopos con mayor vida media detectados en el entorno marino han sido 134Cs y 137Cs,. Del yodo detectado inicialmente no quedan rastros por su corta vida media. Los cesios pueden ser transportados a través de largas distancias por las corrientes marinas, principalmente en dirección al este de Japón; sin embargo, se espera que las grandes cantidades de agua del océano Pacífico rápidamente dispersen y diluyan esos materiales radiactivos.

Se informó también que pruebas de agua marina a 30 km de la costa de Japón han mostrado que las concentraciones de radioisótopos han decaído rápidamente a niveles muy bajos. [19][20][22][23]

Mediciones realizadas en 2015 muestran la presencia de isótopos de cesio radiactivo provenientes de la central nuclear de Fukushima en muestras tomadas a 2600 kilómetros (1600 mi) de las costas de San Francisco, California aunque con niveles de radiactividad 500 veces por debajo del nivel considerado peligroso para el agua. Estas mediciones indican que todavía en 2015 había fugas de material radiactivo en el sitio del desastre.[26][27]

Efectos de la radiactividad en la fauna[editar]

En agosto de 2012, científicos japoneses publicaron sus resultados[28]​ sobre el estudio de mutaciones genéticas en mariposas del género Zizeeria maha expuestas a la radiactividad en la zona cercana a la central nuclear.[29]​ Estos resultados han sido puestos en duda por otros investigadores[30]​.

Efectos para la población[editar]

No se han observado muertes relacionadas con la radiación ni enfermedades graves entre los trabajadores y el público en general expuestos a la radiación del accidente[31][16][23]​. Considerando el nivel de las bajas dosis recibidas por la población de la prefectura de Fukushima, estimadas en menos de 2 mSv con una media de 0,8 mSv y un máximo de 25 mSv[32]​ (como comparación, una persona recibe una media de 2,4 mSv anuales como radiación natural de fondo y 0,1 mSv en una radiografía de tórax[33]​), los riesgos de cáncer inducidos por la radiación de por vida, además de la tiroides, son pequeños y mucho más pequeños que la tasa base de cáncer de la población[16]​. Desde una perspectiva de salud global, los riesgos para la salud directamente relacionados con la exposición a la radiación son bajos en Japón y extremadamente bajos en los países vecinos y el resto del mundo[31]​.

Con respecto al riesgo de cáncer de tiroides en lactantes, niños y adolescentes expuestos (algo más de 350 000[33]​), el nivel de riesgo es incierto aunque pequeño, y aunque es difícil verificar las estimaciones de dosis de tiroides mediante mediciones directas de la exposición a la radiación (100 a 1000 veces menor que las producidas en el accidente de Chernóbil), no cabría esperar más de 1 caso por año como resultado de la radiación[31]​.

El cribado sistemático de tiroides produjo como resultado un aumento de anomalías y cánceres detectados que se deben probablemente a la sobredetección, puesto que se detectó una tasa similar en poblaciones no expuestas a la radiación[33][34][35]​. Este tipo de cribado puede producir más daños que beneficios, generando una ansiedad innecesaria en los padres y en los niños y en algunos casos conduciendo a intervenciones quirúrgicas innecesarias[31][34]

Aunque el accidente nuclear no provocó muertes directas por radiación, más de 110 000 personas fueron trasladadas de sus hogares inmediatamente después del desastre, 50 000 se quedaron por voluntad propia en sus hogares y unas 85 000 aún no habían regresado cuatro años y medio después. Esta evacuación causó cerca de unas 2 000 muertes prematuras, sobre todo durante los tres primeros meses y particularmente entre personas mayores que sufrieron ansiedad, estrés postraumático y depresión al abandonar sus hogares a lo que hay que añadir las producidas entre pacientes hospitalizados en estado crítico que tuvieron que ser evacuados en condiciones poco adecuadas[36]​. Estos efectos postraumáticos se considera el efecto más grave para la salud de los accidentes nucleares[37][38][39]​ y se ha llegado a plantear la conveniencia de este tipo de evacuaciones prolongadas[40][41]​.

Según un informe publicado por TEPCO en 2013, algo más de 29 000 trabajadores participaron en las operaciones, con una dosis media de unos 12 mSv[42]​. Menos del 1% de los trabajadores (unos 170) recibieron dosis por encima de los 100 mSv[43]​. Seis trabajadores de emergencias recibieron dosis por encima de los 250 mSv, sin exceder el nivel de referencia recomendado por ICRP de 1 Sv para efectos deterministas[32]​. Según la OMS, hubo unos 12 trabajadores expuestos a una irradiación en el tiroides por inhalación de 131I de entre 2 y 12 Gy[16]​. Por lo tanto, no se han producidos efectos graves a la radiación tales como el síndrome de irradiación aguda. Los trabajadores de emergencia parecen haberse protegido con éxito de los efectos más graves de la exposición. Sin embargo, para exposiciones de más de 100 mSv, podría esperarse un pequeño aumento en los casos de cáncer atribuibles a la radiación[32]​.

En 2015, el gobierno japonés anunciaba la indemnización, en concepto de accidente laboral, a un trabajador de TEPCO de 41 años diagnosticado con una leucemia, atribuyendo su cáncer a sus trabajos en la central accidentada tras una exposición total de unos 20 mSv[44]​. Gerry Thomas, profesora de patología molecular en el Imperial College de Londres[45]​, cuestionaba la atribución de este cáncer: "Dadas las bajas dosis a las que estuvieron expuestos los trabajadores, el aumento del riesgo es muy pequeño con estas dosis, y sería muy difícil estar seguro de que esto se debió a la radiación y no a otros factores que causan leucemia"[46]

En 2018, el Gobierno de Japón reconoce la muerte de un trabajador de 50 años a causa de un cáncer de pulmón provocado por la exposición a la radiación[47]​. El trabajador recibió una dosis de 74 mSv en sus operaciones en la central de Fukushima y un total de 195 mSv a lo largo de su vida laboral en otras centrales nucleares[48]​. Sin embargo, "dada la ausencia de una dosis umbral para el inicio del cáncer, sigue siendo difícil identificar la exposición a la radiación como la causa raíz del cáncer ocupacional. Además, la asociación entre el cáncer y la exposición a la radiación en el lugar de trabajo no se ha establecido claramente debido a la falta de evidencia científica"[49]​.

Protección de la población[editar]

El sábado 12 de marzo, las autoridades niponas establecieron en un principio que el accidente había sido de categoría 4 en un máximo de 7 en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares. El viernes 18 de marzo, el OIEA informó de que en vista de los daños a los núcleos de los reactores, la autoridad regulatoria nuclear japonesa había resuelto elevar el nivel del accidente en los reactores 2 y 3 a categoría 5, y que la pérdida de funciones de refrigeración en la piscina de combustible usado del reactor 4 era clasificada en la categoría 3.[50]​ El martes 15, expertos nucleares franceses opinaban que el accidente debía clasificarse en la categoría 6.[51][52][53]

El accidente finalmente fue calificado como el más grave desde el accidente de Chernóbil.[54][55][56][57]

En un principio se evacuó a más 45 000 personas en un radio de diez kilómetros alrededor de la central, comenzándose a distribuir yodo, que consumido en su forma estable (Yodo 127) limita la probabilidad de cáncer de tiroides derivado de la emisión a la atmósfera de yodo radiactivo (I-131). El 13 de marzo el gobierno aumentó el radio de evacuación de diez a veinte kilómetros, llegando a 170.000 personas evacuadas.[55][58]​ El día viernes 25 de marzo se volvió a aumentar el radio de evacuación hasta los treinta kilómetros desde la central en vista del aumento de la radiación en los alrededores.[59]

La policía estableció controles en un radio de treinta kilómetros para impedir el acceso de la población. Se cerraron comercios y edificios públicos y el gobierno recomendó a los habitantes de la zona no salir de sus casas, cerrar ventanas y desconectar sistemas de ventilación, no beber agua del grifo y evitar consumir productos locales.[60]​ Varios países aconsejaron no viajar a Japón por el riesgo de contaminación nuclear.[61]​ .[62][63]​ Un número importante de personas buscaron salir del área afectada, por lo que aeropuertos cercanos y estaciones de trenes llegaron a saturarse.[64]

Consecuencias políticas[editar]

  • En Alemania, la canciller Angela Merkel, tras reunir un gabinete de crisis convocado con motivo de la situación en Japón, comunicó que haría comprobar la seguridad de las 17 centrales nucleares existentes en el país. Se estableció una moratoria de tres meses sobre la ley aprobada en septiembre para extender una media de doce años la vida de las centrales nucleares alemanas.[65][66]​ El día 15 de marzo, Merkel anunció el cierre preventivo de siete de las 17 centrales nucleares activas, aquellas construidas antes de 1980. El cierre duraría al menos tres meses.[67]
  • En Suiza la ministra de Energía, Doris Leuthard, anunció que el gobierno había decidido suspender todos los procesos de autorización de nuevas centrales nucleares hasta que se examinase la seguridad de las ya construidas. Se realizaría una inspección federal para analizar las causas exactas de los accidentes de Japón, teniéndola en cuenta para decidir si se revisan las normas al respecto en Suiza.[70]
  • El gobierno de Austria (cuya constitución prohíbe la instalación de plantas nucleares en su territorio) pidió que se llevaran a cabo pruebas de resistencia en todas las centrales nucleares europeas para revisar sus niveles de seguridad.[66]
  • En Chile se generó una cierta controversia sobre la instalación de centrales nucleares, a raíz de que el gobierno firmó un acuerdo de cooperación con el gobierno de los Estados Unidos para la capacitación de personal chileno en materia de Energía Nuclear.[71]
  • En Italia, el partido Italia de los Valores y la Federación de Los Verdes convocaron un referéndum sobre la energía nuclear entre otros extremos, que se celebró el lunes 13 de junio de 2011 (aunque había sido convocado antes del Accidente de Fukushima). La población rechazó todos los temas planteados con una participación superior al 50 % (con rechazos de en torno al 95%) por lo que las consultas pasaron a ser vinculantes para el Gobierno.[72]

Consecuencias económicas inmediatas[editar]

El índice Nikkei, tras dos días de operaciones había perdido más del 14%, a pesar de una inyección por parte del Banco de Japón de más de 43.761 millones de euros,[73]​ si bien en los días siguientes se produjeron rebotes al alza de más del 5% diario.[74]

Pocos días después, algunos estudios valoraban en unos 75.500 millones de euros los daños producidos por el terremoto y posterior tsunami en Japón.[75]

El Banco Mundial por su parte, valoró los daños entre 87.000 y 166.000 millones de euros.[76]​ La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE recortó a la mitad su previsión de crecimiento para Japón, hasta el 0,8% cuando antes era del 1,7%.[77]

Críticas ante el accidente[editar]

Críticas al Organismo Internacional de Energía Atómica[editar]

El miércoles 16 de marzo de 2011 Yuri Andreyev, responsable de descontaminar la ciudad de Chernóbil tras el accidente de 1986, manifestó que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) era «muy cercano a los intereses de la industria nuclear, al proceder la mayoría de sus expertos de empresas del sector». Además, consideraba al OIEA muy débil para tratar catástrofes nucleares por su falta de independencia. En palabras de Andreyev: «Después del accidente de Chernóbil, le dije al entonces director del OIEA, Hans Blix, que era necesario crear una organización cuya función fuera tratar con accidentes».[78][79][80]

El secretario ejecutivo del Acuerdo de Riesgos Mayores del Consejo de Europa, Eladio Fernández-Galiano, después de abrir la cumbre científica sobre el accidente de Chernóbil en Kiev el viernes 22 de abril de 2011 -como parte de las actividades del 25 aniversario de dicho accidente nuclear- declaró que los miembros de los organismos de control de la industria nuclear (OIEA y los Consejos de Seguridad Nuclear de los distintos países -en el caso de Japón la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial-) provenían de la propia industria, eran endogámicos y, a la vista del accidente de Fukushima no habían cumplido su labor reguladora y de control de las empresas que gestionan centrales nucleares. Después del accidente de Chernóbil «la industria nuclear nos dijo que no iba a volver a pasar».[81]

Críticas por el tipo de combustible MOX usado en el reactor III[editar]

El miércoles 16 de marzo de 2011 Yuli Andreev también señaló que el reactor III de la central de Fukushima I era el más peligroso, ya que se estaba usando el combustible nuclear MOX- mezcla de óxido de uranio y óxido de plutonio -, que la empresa francesa Areva estaba usando experimentalmente en dos centrales nucleares japonesas.[82]

Greenpeace ya advirtió en 2001 a la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos que el uso del combustible MOX - facilitado por la empresa francesa AREVA- debía abandonarse por su alto riesgo y dejar de enviarse a la central de Fukushima I, ya que los reactores convencionales no estaban preparados para ese combustible. El MOX, que producía mayor rendimiento energético, habría demostrado su inestabilidad y, por tanto, la dificultad de su control ya que sufría dos diferentes reacciones -la del uranio y la del plutonio- en un mismo reactor.[83][84][85]

Críticas a la Organización Mundial de la Salud por su acuerdo con la OIEA de 1959[editar]

El accidente de Fukushima volvió a poner sobre la mesa las posibles consecuencias negativas que la firma el 28 de mayo de 1959 del Acuerdo WHA12-40 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). entre la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA) supone para la consecución de los objetivos de la OMS.[86][87]​ Según la agrupación de organizaciones no gubernamentales Por la Independencia de la OMS dicho acuerdo había sido muy negativo, desde su constitución y de manera especial ante las catástrofes nucleares como el accidente de Chernóbil y el de Fukushima.[88]​ Para la organización Por la independencia de la OMS ningún programa social ni médico digno de ese nombre ha sido puesto en práctica en las zonas contaminadas de Chernóbil.[89]​Se considera que dicho acuerdo ha limitado gravemente la protección de la salud de los ciudadanos del mundo en relación con la contaminación radiactiva. Se señala que en los países con actividad nuclear, los estudios epidemiológicos son raros y casi inexistentes y, en ciertos países como Francia, el secreto sobre las actividades nucleares civiles y militares es total, el acuerdo supone un conflicto de intereses entre los objetivos de la OMS y la OIEA, próxima a los de la industria nuclear.[86][90]

Para el académico suizo Jean Ziegler, vicepresidente del comité asesor del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, «el lobby nuclear ha conseguido que la OMS renuncie a ocuparse de las víctimas de las catástrofes atómicas».[91]

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Desastres nucleares en el mundo
Desastres nucleares que involucran Japón
Energía nuclear

Referencias[editar]

  1. EFE (11 de marzo de 2019). «Japón conmemora el octavo aniversario del terremoto y el tsunami que desencadenó la crisis nuclear de Fukushima». RTVE.es. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  2. «TEPCO : Overview of facility of Fukushima Daiichi Nuclear Power Station». www.tepco.co.jp. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  3. Japan to raise Fukushima crisis level to worst, NHK World, Tuesday, April 12, 2011 05:47 +0900 (JST)
  4. The Next Nagasaki - Nuclear Fears Stalk The World, Threat to the American Public, Yoichi Shimatsu, en Global Research -Canadá-, consultado el 21/3/2011
  5. «Fukushima Earthquake and tsunami station blackout accident» (en inglés). 28 de mayo de 2012. Archivado desde el original el 18 de diciembre de 2012. 
  6. Black, Richard (15 de marzo de 2011). «Reactor breach worsens prospects» (en inglés británico). Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  7. «Japanese Earthquake Update (19 March 2011, 4:30 UTC) : IAEA Alert Log: Fukushima Daiichi Nuclear Accident». web.archive.org. 7 de junio de 2011. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  8. «The Fukushima Nuclear Accident». Fukushima Nuclear Accident Independent Investigation Commission. 2012. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  9. Sugawara, Daisuke; Imamura, Fumihiko; Goto, Kazuhisa; Matsumoto, Hideaki; Minoura, Koji (1 de mayo de 2013). «The 2011 Tohoku-oki Earthquake Tsunami: Similarities and Differences to the 869 Jogan Tsunami on the Sendai Plain». Pure and Applied Geophysics (en inglés) 170 (5): 831-843. ISSN 1420-9136. doi:10.1007/s00024-012-0460-1. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  10. a b c Read "Lessons Learned from the Fukushima Nuclear Accident for Improving Safety of U.S. Nuclear Plants" at NAP.edu (en inglés). Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  11. NormileApr. 7, Dennis (7 de abril de 2011). «Japan's Tsunami Topped 37 Meters». Science | AAAS (en inglés). Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  12. «The 2011 off the Pacific coast of Tohoku Earthquake Tsunami Information - Field survey results». www.coastal.jp. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  13. Read "Lessons Learned from the Fukushima Nuclear Accident for Improving Safety of U.S. Nuclear Plants" at NAP.edu (en inglés). Consultado el 17 de marzo de 2019. 
  14. Matson, John. «MOX Battle: Mixed Oxide Nuclear Fuel Raises Safety Questions». Scientific American (en inglés). Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  15. «Transición de zonas de instrucción de evacuación | Estación de Rehabilitación de Fukushima | Gobierno de la prefectura de Fukushima,Japón». www.pref.fukushima.lg.jp. Consultado el 17 de marzo de 2019. 
  16. a b c d «WHO | FAQs: Fukushima Five Years On». WHO. Consultado el 16 de marzo de 2019. 
  17. «3 nuclear reactors melted down after quake, Japan confirms». CNN. 7 de junio de 2011. Consultado el 13 de julio de 2011. 
  18. «'Melt-through' at Fukushima? / Govt report to IAEA suggests situation worse than meltdown». Yomiuri. 8 de junio de 2011. Archivado desde el original el 7 de junio de 2011. Consultado el 8 de junio de 2011. 
  19. a b c d e f g «4.3 Consecuencias radiológicas del accidente.». fukushima-1188.appspot.com. Consultado el 17 de marzo de 2019. 
  20. a b c d e f g «The Fukushima Daiichi Accident». www.iaea.org (en inglés). 7 de diciembre de 2018. Consultado el 17 de marzo de 2019. 
  21. «Hallan restos de yodo radiactivo en el agua corriente de Tokio | elmundo.es». www.elmundo.es. Consultado el 17 de marzo de 2019. 
  22. a b c d Buesseler, Ken; Dai, Minhan; Aoyama, Michio; Benitez-Nelson, Claudia; Charmasson, Sabine; Higley, Kathryn; Maderich, Vladimir; Masqué, Pere et al. (2017). «Fukushima Daiichi–Derived Radionuclides in the Ocean: Transport, Fate, and Impacts». Annual Review of Marine Science 9 (1): 173-203. PMID 27359052. doi:10.1146/annurev-marine-010816-060733. Consultado el 17 de marzo de 2019. 
  23. a b c «UNSCEAR 2013 report - Vol. I». www.unscear.org. Consultado el 17 de marzo de 2019. 
  24. «Report of Japanese Government to the IAEA Ministerial Conference on Nuclear Safety / VI. Discharge of radioactive materials to the environment.». NISA/Kantei. 7 de junio de 2011. Consultado el 20 de marzo de 2019. 
  25. «WHO | Preliminary dose estimation from the nuclear accident after the 2011 Great East Japan Earthquake and Tsunami». WHO. Consultado el 20 de marzo de 2019. 
  26. Woods Hole Oceanographic Institution, ed. (3 de diciembre de 2015). «Higher Levels of Fukushima Cesium Detected Offshore». Consultado el 9 de diciembre de 2015. 
  27. Más puntos de la costa oeste de Estados Unidos con trazas radiactivas de la central de Fuckushima
  28. Otaki, Joji M.; Tanahara, Akira; Gima, Shinichi; Taira, Wataru; Kinjo, Seira; Nohara, Chiyo; Hiyama, Atsuki (9 de agosto de 2012). «The biological impacts of the Fukushima nuclear accident on the pale grass blue butterfly». Scientific Reports (en inglés) 2: 570. doi:10.1038/srep00570. Consultado el 20 de marzo de 2019. 
  29. RTVE.es (14 de agosto de 2012). «La radiactividad de Fukushima provoca graves malformaciones en los insectos». RTVE.es. Consultado el 20 de marzo de 2019. 
  30. Callaway, Ewen (18 de julio de 2013). «Fukushima offers real-time ecolab». Nature News (en inglés) 499 (7458): 265. doi:10.1038/499265a. Consultado el 20 de marzo de 2019. 
  31. a b c d Sarukhan (ISGlobal), Elisabeth Cardis y Adelaida (11 de marzo de 2017). «Tribuna | Fukushima, seis años después: las consecuencias y las lecciones». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  32. a b c Chhem, Rethy K.; Yamashita, Shunichi; Shibuya, Kenji; Kamiya, Kenji; Ishikawa, Tetsuo; Hirohashi, Nobuyuki; Akashi, Makoto; Tominaga, Takako et al. (1 de agosto de 2015). «Health effects of radiation and other health problems in the aftermath of nuclear accidents, with an emphasis on Fukushima». The Lancet (en inglés) 386 (9992): 479-488. ISSN 0140-6736. PMID 26251393. doi:10.1016/S0140-6736(15)61106-0. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  33. a b c NormileMar. 4, Dennis (4 de marzo de 2016). «Mystery cancers are cropping up in children in aftermath of Fukushima». Science | AAAS (en inglés). Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  34. a b Oshima, Akira; Gilmour, Stuart; Shibuya, Kenji (31 de mayo de 2014). «Time to reconsider thyroid cancer screening in Fukushima». The Lancet (en inglés) 383 (9932): 1883-1884. ISSN 0140-6736. PMID 24881983. doi:10.1016/S0140-6736(14)60909-0. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  35. Saenko, Vladimir A.; Thomas, Geraldine A.; Yamashita, Shunichi (18 de enero de 2017). «Meeting report: the 5th International expert symposium in Fukushima on radiation and health». Environmental Health 16. ISSN 1476-069X. PMC PMCPMC5241991 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 28100245. doi:10.1186/s12940-017-0211-y. Consultado el 24 de marzo de 2019. 
  36. Hayakawa, M. (2016). «Increase in disaster-related deaths: risks and social impacts of evacuation». Annals of the ICRP, 45(2_suppl), 123–128. doi:10.1177/0146645316666707. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  37. «WHO | Chernobyl: the true scale of the accident». WHO. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  38. Bromet, Evelyn J.; Havenaar, Johan M. (2007-11). «Psychological and perceived health effects of the Chernobyl disaster: a 20-year review». Health Physics 93 (5): 516-521. ISSN 0017-9078. PMID 18049228. doi:10.1097/01.HP.0000279635.14108.02. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  39. Bromet, Evelyn J. (2014-2). «Emotional consequences of nuclear power plant disasters». Health Physics 106 (2): 206-210. ISSN 1538-5159. PMC PMCPMC3898664 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 24378494. doi:10.1097/HP.0000000000000012. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  40. «ScienceDirect». www.sciencedirect.com. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  41. «ScienceDirect». www.sciencedirect.com. Consultado el 23 de marzo de 2019. 
  42. «Exposure Dose Distribution of the Workers at Fukushima Daiichi Nuclear Power Station». Ministerio de salud, trabajo y bienestar de Japón. Datos proporcionados por TEPCO. 30 de septiembre de 2013. Consultado el 25 de marzo de 2019. 
  43. Kunugita, Naoki; Svendsen, Erik Robert; Okuda, Kengo; Terada, Hiroshi; Yamaguchi, Ichiro; Shimura, Tsutomu (1 de mayo de 2015). «Radiation occupational health interventions offered to radiation workers in response to the complex catastrophic disaster at the Fukushima Daiichi Nuclear Power Plant». Journal of Radiation Research (en inglés) 56 (3): 413-421. ISSN 0449-3060. doi:10.1093/jrr/rru110. Consultado el 24 de marzo de 2019. 
  44. RTVE.es/AGENCIAS (20 de octubre de 2015). «Tokio admite por primera vez que un trabajador ha desarrollado cáncer por la radiación de Fukushima». RTVE.es. Consultado el 24 de marzo de 2019. 
  45. «Home - Professor Gerry Thomas». www.imperial.ac.uk. Consultado el 24 de marzo de 2019. 
  46. McCurry, Justin (20 de octubre de 2015). «Fukushima nuclear disaster: first worker diagnosed with cancer linked to cleanup». The Guardian (en inglés británico). ISSN 0261-3077. Consultado el 24 de marzo de 2019. 
  47. Press, Europa (5 de septiembre de 2018). «Japón reconoce por primera vez la muerte de un trabajador de Fukushima a causa de la radiación». www.europapress.es. Consultado el 24 de marzo de 2019. 
  48. Rich, Motoko (5 de septiembre de 2018). «In a First, Japan Says Fukushima Radiation Caused Worker’s Cancer Death». The New York Times (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 24 de marzo de 2019. 
  49. Seo, Songwon; Lee, Dalnim; Seong, Ki Moon; Park, Sunhoo; Kim, Soo-Geun; Won, Jong-Uk; Jin, Young Woo (2 de febrero de 2018). «Radiation-related occupational cancer and its recognition criteria in South Korea». Annals of Occupational and Environmental Medicine 30. ISSN 2052-4374. PMC PMCPMC5797363 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 29435340. doi:10.1186/s40557-018-0219-y. Consultado el 24 de marzo de 2019. 
  50. «Japanese Earthquake Update (18 March 10:15 UTC)». Organismo Internacional de la Energía Atómica (en inglés). 18 de marzo de 2011. Archivado desde el original el 17 de marzo de 2011. Consultado el 18 de marzo de 2011. 
  51. Francia sube a 6 nivel de alerta por accidente nuclear en Japón
  52. Siniestro en Fukushima alcanza casi nivel máximo de emergencia nuclear
  53. «Japan Raises Nuclear Event Alert to Level 5—"Accident with Wider Consequences"». 15 de marzo de 2011. Consultado el 15 de marzo de 2011. 
  54. «Japón sufre el peor accidente nuclear desde Chernóbil». ABC.es. 12 de marzo de 2011. 
  55. a b «Fukushima vive el peor accidente nuclear desde Chernóbil». elpais.com. 12 de marzo de 2011. Consultado el 12 de marzo de 2011. 
  56. «Fukushima nuclear plant blast puts Japan on high alert». Guardian (en inglés). 12 de marzo de 2011. 
  57. «Huge blast at Japan nuclear power plant». BBC News (en inglés). 
  58. «Comunicado 3: El CSN mantiene el seguimiento de la situación de las centrales nucleares de Japón». Madrid: Consejo de Seguridad Nuclear. 13 de marzo de 2011. Archivado desde el original el 24 de mayo de 2013. Consultado el 14 de marzo de 2011. 
  59. «El primer ministro japonés afirma que la situación en Fukushima es 'muy grave'». elmundo.es. 25 de marzo de 2011. 
  60. «Preparados para lo peor». El espectador.com. 13 de marzo de 2011. Archivado desde el original el 16 de marzo de 2011. 
  61. «España 'desaconseja todo viaje' a Japón tras la alerta nuclear en Fukushima». El Mundo.es. 
  62. Brasil desaconseja a sus ciudadanos viajar a Japón tras devastador terremoto
  63. «Noruega y Suecia desaconsejan viajar a Japón tras el terremoto». Archivado desde el original el 31 de mayo de 2013. Consultado el 15 de marzo de 2011. 
  64. Noticiario Hechos con Javier Alatorre TV Azteca del 15 de marzo de 2011 22:46
  65. «La onda de Fukushima alcanza de pleno a Alemania». 13 de marzo de 2011. Consultado el 14 de marzo de 2011. 
  66. a b «Merkel suspende el plan para alargar la vida de las centrales nucleares en Alemania». El País. 14 de marzo de 2011. 
  67. «Alemania anunció el cierre de siete centrales nucleares». Clarín. 15 de marzo de 11 (09:57). 
  68. «EA pide el adelanto del cierre de Garoña tras los sucesos de Japón». 14 de marzo de 2011. Consultado el 14 de marzo de 2011. 
  69. «Ecologistas se concentrará para pedir el cierre de la central de Almaraz, en Extremadura, y de "todas las demás"». 14 de marzo de 2011. Consultado el 14 de marzo de 2011. 
  70. a b «Alemania y Suiza revisan sus políticas nucleares tras el accidente de Fukushima». 14 de marzo de 2011. Consultado el 14 de marzo de 2011. 
  71. «Concertación inicia fuerte ofensiva ante acuerdo nuclear del Gobierno con EE.UU.». 16 de marzo de 2011. Consultado el 16 de marzo de 2011. 
  72. «Los italianos rechazan la energía nuclear». Intereconomía. 13 de junio de 2011. Archivado desde el original el 30 de junio de 2011. Consultado el 14 de junio de 2011. 
  73. Nikkei Down More Than 14% On Nuke Concerns
  74. Nikkei.com
  75. «ABC.es». Archivado desde el original el 31 de mayo de 2013. Consultado el 16 de marzo de 2011. 
  76. El Banco Mundial eleva hasta el 4% del PIB japonés el impacto económico del terremoto
  77. La OCDE recorta a la mitad su previsión de crecimiento de Japón para 2011
  78. «Responsable de descontaminar Chernóbil dice que no se aprendió de los errores, ABC, 16/3/2011». Archivado desde el original el 19 de marzo de 2011. Consultado el 16 de marzo de 2011. 
  79. "No se han aprendido de los errores de Chernóbil", 16/3/2011, Público (España), Agencia EFE
  80. El responsable de descontaminar Chernóbil dice que no se ha aprendido de los errores, EFE 16-03-2011, Cadena Ser
  81. "La industria nuclear nos dijo que no iba a volver a pasar", Entrevista a Eladio Fernández-Galiano, secretario ejecutivo del Acuerdo de Riesgos Mayores del Consejo de Europa 25/4/2011, Público (España)
  82. Andreyev: "En la industria nuclear no hay organismos independientes", "El reactor más peligroso de Fukushima es el 3, porque emplea un combustible de uranio y plutonio" dice Yuli. 17/3/2011, La Vanguardia, Rafael Poch
  83. Areva at the heart of Fukushima’s explosive reactor
  84. Francia mandará a Japón ingente cargamento de material radiactivo reciclado
  85. Greenpeace response to Areva’s MOX transport: A Travelling Security Threat
  86. a b Por la independencia de la OMS, en independentwho.info (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  87. Acuerdo WHA12-40 entre la OIEA y la OMS de 28 de mayo de 1959, en independentwho, consultado el 26 de abril de 2011 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  88. For the independence of W.H.O -independent.who
  89. [http://www.amcmh.org/PagAMC/downloads/ads115.htm Lo que no te cuentan sobre Chernóbil, en amcmh.org
  90. Dangerously Wrong on Nuclear Radiation, Attack of the Nuclear Apologists, Helen Caldicott, CounterPunch, 12 de abril de 2011
  91. Fukushima y Chernobyl desafían a la OMS, Por Gustavo Capdevila, en IPS, 26 de abril de 2011
  92. Les Sanctuaires de l’abîme - Chronique du désastre de Fukushima, éditions de l' Encyclopédie des Nuisance, 2012

Enlaces externos[editar]

Videos