Silvio Caiozzi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Silvio Caiozzi
Cine Arte Viña (4790723872).jpg
Caiozzi (a la derecha) en 2000.
Nacimiento Bandera de Chile Santiago de Chile
3 de julio de 1944 (70 años)
Ocupación Director de cine
Director de fotografía
productor de cine
Familia
Cónyuge Guadalupe Bornand
Hijo/s 5 hijos
Ficha en IMDb
Caiozzi con Julio Jung en 2000.

Silvio Caiozzi (Santiago, 3 de julio de 1944) es un cineasta chileno, premiado en importantes festivales del mundo, además de tener una extensa carrera como director de cine publicitario. Sus películas se caracterizan por un gran preciosismo estético y sus rodajes, por un gran nivel de meticulosidad y perfeccionismo.

Biografía[editar]

Infancia[editar]

Silvio Caiozzi se encantó con el séptimo arte cuando tenía sólo 13 años. Una cámara de 8mm de su padre fue la clave para que su personalidad tímida y retraída fuera exteriorizada a través de una pantalla con la que entretenía a sus amigos del colegio Kent School, recreando historietas de revistas. Nieto de emigrantes italianos, sus abuelos instalaron un almacén en calle Franklin de Santiago. Dentro de una familia numerosa -eran ocho hermanos-, el padre de Silvio entró a estudiar Medicina, pero debió retirarse por contraer tifus. De alma inquieta, apenas se recuperó comenzó a ayudarle a su padre en el almacén; fue ahí cuando observó que el producto que más vendían eran pickles, salsa de ají y condimentos picantes.

Intrigado por una fórmula donde los productos en vinagre se mantuvieran sin que se echaran a perder, Silvio padre estudió libros de química hasta que encontró la fórmula exacta para conservarlos en sus propios tarros, sin necesidad de refrigerarlos.

Este hecho no sólo hizo crecer el pequeño almacén de sus padres, sino que más tarde, cuando se casó con la descendiente de españoles Benita García, sacaron adelante la fábrica de conservas "Silfra", llegando a tener 60 trabajadores y una próspera historia de negocios ligados a los bienes raíces.

Con un hermano muerto a los 13 años, Caiozzi pasó una infancia solitaria -como él mismo reconoce-, pues sus padres volvían del trabajo cerca de las once de la noche, lo que se tradujo en una personalidad retraída y observadora.

Al egresar del Kent School, trabajó en la fábrica de sus padres durante un año sin saber qué hacer realmente; hasta que a los 17 años, viendo los catálogos del Instituto Chileno Norteamericano de Cultura, se fascinó con la carrera de director y productor de cine y televisión, viajando a Estados Unidos para estudiar en el Columbia College de Chicago, de donde se recibió como Bachelor of Arts in Communications en 1967.

Carrera profesional[editar]

De vuelta en su país, se integró a la productora de programas de televisión Protab, donde fue ayudante del cineasta Helvio Soto, con quien en 1970 fundaron Telecinema, una productora de largometrajes y publicidad. Posteriormente, el director Costa Gavras viajó a Chile a filmar Estado de sitio, donde Caiozzi trabajó en la segunda unidad de cámara.

Desde ese momento no detuvo su trabajo tras las cámaras: se desempeñó como director de fotografía en siete producciones, como : Ya no basta con rezar de Aldo Francia, Palomita blanca de Raúl Ruiz, Caliche sangriento y Voto más fusil de Helvio Soto y La Victoria de Peter Lilienthal.

La producción propia la emprendió en 1974, cuando filmó junto a Pablo Perelman A la sombra del Sol; pero el reconocimiento tanto del público como de la crítica llegó dos años después, cuando estrenó con una gran acogida Julio comienza en Julio, con la cual recibió el Colón de Oro del jurado y del público en el Festival de Huelva en el año 1979, además de ser una de las películas seleccionadas en la Quincena de realizadores de Cannes, como también en el Festival Internacional de Bangalore en 1980 y en el Festival Internacional de Tashkent en 1981. Fue elegida en 1999 la mejor película chilena del siglo. El dinero para rodar esta película provino principalmente de su trabajo realizando spots publicitarios. Los actores y técnicos, además, cobraron muy poco dinero por su trabajo. La película fue filmada en formato de 16 mm y la fotografía en blanco y negro, y posteriormente fue ampliado a 35 mm y procesado en sepia.[1]

Sin embargo, este auspicioso comienzo no tuvo la fuerza suficiente para seguir consolidando su carrera como director, teniendo que trasladar su creativa a la televisión y la publicidad. Esta última faceta le reportó variados reconocimientos, siendo el más importante el León de Oro que le fue otorgado en 1986 en el Festival de Cannes, por el comercial El Indio de Firestone. Previamente había sido reconocido en 1977 como el mejor director de cine publicitario chileno.

En medio de esta creación para la pantalla chica, el grupo de teatro Ictus, le solicitó que dirigiera un video sobre un breve relato de José Donoso, Historia de un roble solo, que es considerado el primer video con un sentido cinematográfico hecho en Chile.

Este trabajo, aunque pequeño, fue bastante significativo, ya que puso en contacto al director con José Donoso, quien apenas vio el video terminado le propuso hacer algo juntos en el futuro. Señaló Caiozzi en cierta ocasión que el mundo de Donoso es un mundo de decadencia, de fin de raza, fin de clase, pero con un cierto grado de ironía al mismo tiempo. Visualmente, tiene una leve deformación de la realidad que es muy interesante y se le puede sacar mucho partido a nivel cinematográfico.[2] El compromiso lo cumplieron a mediados de los ochenta, cuando coescribieron el guion de "La Luna en el espejo".

El estreno de esta película en 1990, trajo consigo nuevamente las críticas positivas y el reconocimiento mundial, ganando un gran número de premios en distintos festivales: Mejor película en el Festival de Trieste, premio a la mejor dirección en el Festival Internacional de Cine de Cartagena, Colombia; premio especial del jurado en el Festival de Cine de Valladolid, entre otros, siendo el premio más destacado el del Festival de Venecia, donde la actriz Gloria Münchmeyer fue ganadora de la Copa Volpi como Mejor actuación femenina.

Pero Caiozzi no sólo se preocupaba de crear, sino que también era un integrante permanente de los espacios donde la televisión y el cine se desarrolla y discute. Es así como durante los años 1989, 1990, 1996, 1997 y 2000 fue el Presidente de la Asociación de Productores de Cine y TV; miembro del Consejo Nacional de Televisión, entre los años 1992 y 1994 y Jurado en los Festivales de Huelva (1980), Trieste (1991) y de La Habana (1994).

Su permanencia en Chile durante el gobierno de Augusto Pinochet, fue decisiva al momento de realizar el documental Fernando ha vuelto en 1998, el que es considerado un verdadero registro de lo sucedido con los detenidos desaparecidos. La obra recibió el primer lugar en el Festival Internacional de Cine de Valdivia, el premio Coral al Mejor documental en Festival de La Habana (1998), y el premio OCIC (1999) conferido por la Iglesia Católica Mundial.

Este cineasta, considerado como uno de los más destacados realizadores chilenos y latinoamericanos, estrenó el 2000 -tras un par de películas fracasadas por falta de financiamiento- Coronación. Con este filme, además de retornar al mundo cinematográfico, nuevamente es reconocido con diversos premios, entre los que se cuentan el ser la película ganadora del IX Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de Providence; mejor película, mejor actor (Julio Jung) y mejor guion en el XXVI Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, España el 2001; mejor película, mejor dirección y mejor música en el XV Festival de Cine Latinoamericano de Trieste, Italia, 2001; mejor dirección, mejor actriz (María Cánepa), mejor actor de reparto (Jaime Valdell) en la entrega de los Premios Altazor el 2001; mejor película, mejor dirección, mejor actor protagónico, mejor actriz protagónica, mejor actor de reparto y mejor actriz de reparto (Gabriela Medina) en la entrega de premios de la Asociación de Periodistas de Espectáculos (APES) el 2000, entre innumerables más.

A su extensa carrera cinematográfica, también se agrega una destacada vida de empresario, pues junto a su familia (es casado por tercera vez con Guadalupe Bornand y tiene cinco hijos) ha formado varias empresas. Una de ellas es la productora Andrea Films, con la que ha trabajado en publicidad, realizado todas sus películas, documentales y la serie de televisión Y... ¿si fuera cierto? exhibida en 1996 por TVN. También creó la productora Andrea Films Internacional, cuyo objetivo es realizar trabajos con productoras extranjeras y es parte de las empresa Caiozzi y García Ltda. El año 2004 fue incorporado a la Academia Chilena de Bellas Artes, siendo el primer cineasta en recibir dicho honor.

Filmografía[editar]

Referencias[editar]

  1. [Cien Películas Latinoamericanas, Julio López Navarro. Ediciones Pantalla Grande, 2000]
  2. [Revista de Libros, El Mercurio, 2 de Septiembre de 1990]

Bibliografía[editar]