Isla Grande de Chiloé

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Isla Grande de Chiloé
Naturaleza en Chiloé.jpg
Localización geográfica / administrativa

Océano


Pacífico
País(es) Flag of Chile.svg Chile
Región
Provincia
Los Lagos
Chiloé
Datos geográficos
Superficie 8.394 km²
Longitud 180 km
Anchura máxima 62 km
Demografía
Población ~140 000
Coordenadas 41°51′43″S 73°49′52″O / -41.86194, -73.83111


Coordenadas: 41°51′43″S 73°49′52″O / -41.86194, -73.83111
Situación de la isla en Chile.
Isla Grande de Chiloé.
Iglesia de Vilupulli, construida a más tardar a principios del s. XIX.

La isla Grande de Chiloé es la mayor de las islas que integran el archipiélago de Chiloé, un conjunto insular situado en la Región de Los Lagos, en el centro-sur de Chile. Esta isla cuenta con una longitud de 180 kilómetros, de norte a sur, y un ancho promedio de 50 km. Su superficie es de casi 9000 km². Es atravesada de norte a sur por la Cordillera de la Costa, que recibe los nombres locales de cordillera del Piuchén —o de San Pedro— en su parte norte, y de Pirulil, en el sector austral.

El área se caracteriza por su gran actividad marítima, por la fuerte religiosidad —manifestada en sus iglesias y festividades—,[1] por sus artesanías en fibras, lana y madera, por su alfarería,[2] por las construcciones en palafitos y, principalmente, por las tradiciones culturales y mitológicas de sus habitantes.

Se accede a la isla, desde el norte, por la ruta 5 Panamericana, a través de un transbordador que se toma en Pargua, que cruza el Canal de Chacao y después de unos 25 minutos de navegación se arriba a la localidad de Chacao.

Desde el año 2012 se puede acceder por avión, a través del Aeropuerto Mocopulli, que conecta la ciudad de Castro con Santiago y Puerto Montt en el continente.

Historia[editar]

A la llegada de los españoles, la isla estaba poblada por chonos, huilliches y cuncos. Los chonos eran cazadores y recolectores nómadas que se desplazaban en embarcaciones llamadas dalcas, mientras los otros dos pueblos se dedicaban al cultivo de papas, maíz y porotos y a la ganadería de llamas.

En 1540, Alonso de Camargo avistó las costas de Chiloé mientras viajaba al Perú. En una expedición organizada por el obispo de Plasencia Gutierre de Vargas y Carvajal, el capitán Francisco de Ulloa llegó al Canal de Chacao en 1553 y recorrió las islas del archipiélago.

En 1558, García Hurtado de Mendoza inició otra expedición que culminó en la posesión de estas islas para la corona española. En 1567 comenzó el proceso de conquista en Chiloé, fundándose la ciudad de Castro. La isla fue originalmente bautizada con el nombre de Nueva Galicia, pero ese término no prosperó y se mantuvo la voz huilliche Chiloé, que significa "lugar de chelles" (una gaviota blanca con la cabeza negra).

Los jesuitas, encargados de la evangelización, fueron haciendo capillas por todo el archipiélago; para 1767 ya habían 79, y en el día de hoy se pueden encontrar más de 150 templos de madera al estilo tradicional, muchas de ellas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.[3] [4] Tras la expulsión de la población jesuita en 1767, la Orden Franciscana asumió la asistencia religiosa de la isla desde 1771.[5]

Debido a que dependía directamente del Virreinato del Perú, el proceso de independencia de Chile pasó inadvertido en Chiloé y, de hecho, fue uno de los últimos reductos españoles en Sudamérica. Pasó a formar parte de dicho país recién en 1826, 8 años después de la Independencia y tras las campañas fallidas de 1820 y 1824).[6] A partir de 1843, un gran número de chilotes emigraron a la Patagonia en busca de trabajo, principalmente a Punta Arenas pero al mejorar las condiciones de vida y trabajo en la isla en el siguiente siglo esa migración empezó a disminuir gradualmente.[7]

En el siglo XIX fue centro de abastecimiento de los balleneros extranjeros, especialmente franceses.[8] Desde mediados del siglo XIX y hasta principios del siglo XX, Chiloé fue el principal productor de durmientes para ferrocarriles en todo el continente.[9] A partir de entonces, comenzaron a formarse nuevos pueblos para dedicarse a la industria, así nacieron Quellón, Dalcahue, Chonchi y Quemchi. Desde 1895 se fueron entregando tierras a colonos europeos y también a grandes industrias productoras.

Con el auge de la ganadería, se comenzó a ocupar la zona interior de las islas, pues antes sólo se ocupaban las costas. Con la construcción del ferrocarril entre Ancud y Castro en 1912 se completó la ocupación de las tierras interiores de la isla. Este ferrocarril hoy se encuentra fuera de servicio.

A finales del siglo XX, Chiloé siguió el modelo impuesto en todo Chile y experimentó cambios en sus sistemas de vida. Las nuevas empresas de acuicultura, como las salmoneras, trajeron beneficios para los chilotes, como la generación de empleos, pero también problemas, como la alteración de los ecosistemas.

En 1972 se presentó por primera vez el proyecto de construcción de un puente que permitiera unir la Isla Grande con el territorio continental. La idea de la construcción de este viaducto sólo comenzaría a concretarse durante el gobierno de Ricardo Lagos el que lanzó el proyecto como parte de las obras para celebrar el Bicentenario del país. Sin embargo, durante 2006, el proyecto del Puente Bicentenario fue cancelado luego que el costo estimado superara con creces lo presupuestado inicialmente.

Ciudades[editar]

Transbordador luego de cruzar el canal de Chacao.

Las principales ciudades y pueblos son:

  • Castro: 29 148 habitantes. Fundada en 1567 es la ciudad más poblada de la isla, y la capital de la provincia de Chiloé desde 1982.[10]
  • Ancud: 27 292 habitantes. Fundada en 1767, fue la capital de la provincia de Chiloé hasta 1982; y es la segunda ciudad más importante de la isla. Allí se encuentra el Museo Regional de Ancud, que conserva objetos históricos, artesanales y representaciones de seres mitológicos.[10]
  • Quellón: 13 696 habitantes, la tercera más grande de Chiloé. La ciudad fue fundada en 1906 por una compañía destilatoria que decayó en 1952. Su nombre original era Llauquil.[10]
  • Achao: 3.452 habitantes, cuenta con la iglesia más antigua de Chile, Iglesia Santa María de Loreto y junto a la de Quinchao, son las únicas que quedan de las que construyeron los jesuitas en tiempos de la Colonia.
  • Dalcahue: 4995 habitantes. Famoso por su feria artesanal que se efectúa los domingos por la mañana. Allí se pueden adquirir tejidos y cestería provenientes de las localidades vecinas. Es paso obligado para cruzar a la Isla de Quinchao.[10]
  • Chonchi: 4588 habitantes. Fundada en 1754, es conocida como la "ciudad de los tres pisos", se caracteriza por sus construcciones en ciprés.[10]
  • Queilén: 1912 habitantes, es un puerto asentado en una larga península. Los jesuitas se radicaron en Queilén en el siglo XVIII, pero el pueblo sólo pudo surgir a fines del siglo XIX. Se encuentra a casi media hora de Chonchi.[10]

Referencias[editar]

  1. Sahady Villanueva,Antonio; Gallardo Gastelo, Felipe; Bravo Sánchez, José (2009). «La dimensión territorial del espacio religioso chilote: fusión ejemplar del patrimonio tangible con el intangible». Revista de Geografía Norte Grande 42:  pp. 41-57. doi:10.4067/S0718-34022009000100003. ISSN 0718-3402. 
  2. Bustos Zuñiga, Camila Paz (2005). Reconstrucción de las tradiciones alfareras de Caulín y Apiao a partir de fuentes orales: Chiloé, X Región. Universidad Austral de Chile, Facultad de Filosofía y Humanidades: Tesis para optar al grado de Licenciado en Antropología y al título de Antropólogo. 
  3. Guarda, Gabriel (1984). Iglesias de Chiloé. Santiago de Chile: Ediciones Universidad Católica de chile. 
  4. Consejo de Monumentos Nacionales (2003). Postulación de las iglesias de Chiloé para su inclusión en la lista del patrimonio mundial ante la UNESCO. Santiago de Chile: Consejo de Monumentos Nacionales. ISBN 956-7953-00-7. 
  5. Gutiérrez, Ramón (2007). «Las misiones circulares de los jesuitas en Chiloé: Apuntes para una historia singular de la evangelización». Apuntes: Revista de Estudios sobre Patrimonio Cultural 20 (1):  pp. 50-69. ISSN 2011-9003. 
  6. Barros Arana, Diego (1856). «Documento Justificativo Nº 14». Las campañas de Chiloé (1820-1826). Santiago de Chile: Memoria histórica presentada a la Universidad de Chile en la sesión solemne de 7 de diciembre de 1856. 
  7. «Dante Montiel - El influjo de los chilotes en la Patagonia». Santiago de Chile: Anaquel Austral (7 de octubre de 2010). Consultado el 17 de agosto de 2011.
  8. Berguño, Fernando (2003). «¿Un proyecto de asentamiento francés en la isla de Chiloé (1827-1829)?». Magallania. Anales del Instituto de la Patagonia 31:  pp. 15-20. ISSN 0085-1922. 
  9. Maldonado C., Roberto; Departamento de Navegación e Hidrografía, Chile (1897). Estudios geográficos é hidrográficos sobre Chiloé. Santiago de Chile: Establecimiento Poligráfico "Roma". pp. 379. 
  10. a b c d e f g INE (junio de 2005). «Chile: Ciudades, Pueblos, Aldeas y Caseríos» (PDF comprimido en ZIP). Consultado el 17 de agosto de 2011.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]