Revolución kirguiza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Revolución kirguiza de 2010
Элдик революция 2010
Bishkek capitol revolution 2010.JPG
Manifestantes destruyen la cerca del Capitolio en Bishkek.
Fecha 6-14 de abril de 2010
Lugar Flag of Kyrgyzstan.svg Kirguistán
Resultado Triunfo de la revolución, fin del Gobierno de Kurmanbek Bakiyev,dimisión y huida del mismo del país
Beligerantes
Flag of Kyrgyzstan.svg Gobierno de Kurmanbek Bakiyev
Flag of Kyrgyzstan.svg Ejército del Kirguistán
Flag of Kyrgyzstan.svg Opositores al gobierno
Flag of the United States.svg Estados Unidos (apoyo a los opositores)
Comandantes
Flag of Kyrgyzstan.svg Kurmanbek Bakiyev Flag of Kyrgyzstan.svg Rosa Otunbáeva
Bajas
65 muertos,400 heridos
[editar datos en Wikidata ]

La revuelta de Kirguistán de 2010 fue una serie de disturbios civiles que se suscitaron en varias ciudades de este país del Asia Central. La principal causa de las protestas fue el descontento popular con el presidente Kurmanbek Bakíev al frente de la situación económica y las libertades democráticas. Los manifestantes tomaron el control del gobierno en la ciudad de Talas el 6 de abril y el 7 de abril luego de enfrentarse con la policía tomaron el control de la capital Biskek. Se confirmaron 65 muertos y 400 heridos.[1] [2]

En la noche del día 7 se reportó la huida del presidente Bakiyek hacia la ciudad sureña de Osh. Mientras que en la capital, los líderes opositores instalaron un gobierno provisional liderado por Rosa Otunbáeva,[3] [4] que controlaba casi todo el país excepto las provincias de Osh y Jalal-Abad, que estaban bajo el control de Bakíev.[5]

El 11 de abril, el gobierno de Estados Unidos reconoció al gobierno provisional como la nueva autoridad nacional.[6] El 15 de abril, Bakíev dimitió y abandonó el país.[7]

Enfrentamientos étnicos[editar]

En junio de 2010, la situación humana, social y política del país -sobre todo en el sur, Osh y Jalal-Abad, de donde es Kurmanbek Bakíev, el presidente depuesto en abril- se agravó hasta el punto de que la comunidad internacional pareció dispuesta a tomar cartas en el asunto, con Rusia -tras los titubeos iniciales- a la cabeza. Se sucedieron violentos disturbios étnicos y políticos, entre las etnias uzbeca y kirguís, que, según datos del Gobierno provisional, produjeron alrededor del centenar de muertos y 1.247 heridos. El lunes 14 de junio, se fijaron en unos 75.000 kirguises de etnia uzbeca los que habían huido hacia Uzbekistán.[8] [9]

La alarma de una crisis humanitaria en la zona hizo reaccionar a los actores internacionales, tras las jornadas del 12 y 13 de junio cuajadas de declaraciones de condena y horror con los crímenes que se estaban cometiendo. El Gobierno provisional, desbordado, pidió el día a Rusia ayuda militar. La respuesta del Kremlin no se hizo esperar: Rusia mandaría ayuda humanitaria, pero no militar. Al mismo tiempo, la ONU, por boca de su secretario general Ban Ki-moon, pidió respeto y solucionar el conflicto por vía "pacífica".[8] [9]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]