Pueblos aislados

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estados en los que viven etnias no contactadas

Como pueblos aislados se conoce a pueblos originarios que han optado por vivir en un aislamiento voluntario, rechazando cualquier contacto con representantes del gobierno, empresas de extracción de recursos naturales, colonos y representantes de grupos religiosos que operan en proximidad de sus territorios ancestrales.

La mayoría de los pueblos indígenas ven a las compañías petroleras y de gas, leñadores, mineros y empresarios como "fantasmas de la muerte", debido a los daños que causan en su hábitat, contaminando ríos, devastando la flora y fauna, única fuente de vida conocida por todos.

La mayoría de estos grupos, por ejemplo los que habitan en la zona amazónica de Ecuador, Perú, Brasil y Bolivia, son poco conocidos, cuentan con pocos individuos, y están en peligro inminente de extinción.

América del Sur[editar]

Pueblos de Ecuador[editar]

En el Ecuador los grupos en aislamiento voluntario son:

  • Tagaeri, pertenecientes a familia Huaorani, del gran clan del Coca (Ecuador). Las disputas entre los Huaorani se remontan a los años cuarenta y cincuenta, la evolución de estas confrontaciones llevaron finalmente a la división del gran clan.
Babe,[1] un guerrero huaorani, primo de Taga, recuerda así la división del gran clan:

“Kimontare era hermano de mi papá. Cuando murió mi padre, Kimontare cogió el mando. Fue todavía más cruel que Nihua. Aumentaron las peleas en la familia. Por la pena de la muerte de su papá, Dabo mató a Buganei, la preferida de las mujeres de Nihua, con cinco lanzas. También mató a Kimontare. Por eso su familia, liderada por su hijo mayor Taga, abandonó la región. Name y muchos otros, hasta unos quince, estaban con él; los Tagaeri corrieron hacia abajo, nosotros fuimos hacia arriba".

El último contacto se produjo en 1987 cuando dos personas (Monseñor Alejandro Labaka Ugarte de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y Sor Inés Arango) [2] que intentaron el contacto fueron muertas. Las noticias de los conflictos con los Tagaeri se remontan a 1958, algunos de estos conflictos fueron originados en la resistencia a ser reducidos al río Tihuaeno por el Instituto Lingüístico de Verano (ILV), organización evangélica norteamericana;

Otros grupos huaoranis aislados son:

Bolivia[editar]

A partir de 2006, la presencia de cinco grupos indígenas aislados se confirmó en Bolivia; Se cree que otros tres grupos no contactados de existir. Los grupos cuya presencia ha sido confirmada son: la Ayoreo de Parque Nacional Kaa-Iya, los Mbya-Yuqui en el Yuqui reserva de habitaciones y Rio Usurinta (la mayor parte del Yuquí ahora están en contacto, y sólo unas pocas familias siguen siendo contactados), el yurakaré en Santa Cruz y Beni, el Pacahuara en la reserva Chacobo, y un grupo de Araona en la Reserva Araona, y la toromona de Parque Nacional Madidi. La presencia de otros grupos, como los nahuas en aún no se ha confirmado.

Situación actual, a partir de 2013[editar]

La situación de los indígenas aislados en Bolivia ha mejorado desde la elección de Evo Morales como el presidente. Bolivia firmó la declaración de Belem en 2005, que reconoce los derechos básicos de las personas no contactados.

El estado de los nativos no contactados de Bolivia, son los siguientes:

Señalado por el Chaco boliviano. Consta de alrededor de 5 familias, publicados desde el del Parque Nacional Kaa Iya del Gran Chaco. Hay cuatro bandas, de las que se conocen los nombres de dos: Atétadie'gosode y Tacheigosode.

Compuesta por unos cuatro familias. Tienen contactos intermitentes con el cristianizada Yuki, que fueron reasentados por los cristianos Misión Nuevas Tribus (MNT) en la década de 1960 a la aldea de Bia Recuate. Vive en la Comunidad Nativa Yuki Tierra Tierra Comunitaria de Origen - TCO), especialmente cerca de la Reserva Forestal El Chore (Municipio de Yapacaní). Un pequeño grupo se encuentra también en Río Usehuta (municipio de Puerto Villarroel). Según fuentes confiables, el número Yuki algunas 49 familias, de las cuales 35 son cristianizados y 14 son no contactados.

Vive en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Secure (En la tri-unión de las provincias de Santa Cruz, Beni y Cochabamba). Los Yuracaré son amenazados por los traficantes de drogas.

Una pequeña banda de composición de cinco familias reportadas desde el municipio de Santa Rosa de Abuná en Pando.

  • Chacobo-Pacahuara Capitanía estaban tratando de contactos a partir de 2013. También se ha reportado desde Arroyo Cayuvín entre el río Pacahuara y el Río Negro (Municipio de Nuevo Manoa).
  • Toromona , y Nahua

Señalado por el Parque Nacional Madidi. La región es muy remota, y esto parece que no deja fuera a los madereros y misioneros. El toromona se encuentran a lo largo del Río Colorado y Río Enhajehua (Municipio de Ixiamas). El Yora (Ese Eja).

Bandas no contactados viven en el Comunidad Nativa Araona. Informó de Río Manurimi y Alto Manupare (Municipio de Ixiamas). Las bandas de contacto de Araona número unas 100 personas en total, y viven bajo la supervisión de la organización cristiana fundamentalista Misión Nuevas Tribus (MNT). Tanto el NTM y el SIL están llevando a cabo el contacto forzado con los restantes no contactado Araona, pero estos intentos han fracasado. Además de estos grupos, algunos otros grupos ( Mosetene , Tsimanes , y Chácobo ) también existe con aislamiento intermitente.

Los Tsimané ( Chimanes ) son un pueblo indígena de las tierras bajas de Bolivia , que viven en los municipios de San Borja , San Ignacio de Moxos , Rurrenabaque y Santa Ana de Yacuma del departamento del Beni.

Viven principalmente cerca del río y Medio Ivon y Río Benicito en Beni en el noreste de Bolivia . Una banda también vive cerca del río Yata.

Viven entre el Río Beni se calcula que son más de 200.

  • KapuiboHabitan entre el Río Yata se calcula que serian 250.
  • Ese eja Viven al norte del departamento de La Paz.

Según diversos relatos y reportes podría haber Muchos más pueblos indígenas no contactados en las Densas y aun no exploradas selvas de Bolivia.

Indígenas aislados del Perú[editar]

Survival International estima que existen unos 15 pueblos indígenas aislados en Perú. Estos pueblos se enfrentan a diversas amenazas que ponen en peligro su supervivencia, principalmente el contacto con trabajadores de empresas de hidrocarburos y los madereros ilegales. A principios de la década de los años 80, una prospección de la pretrolera Royal Dutch Shell provocó el contacto con los Nahua o Pucapucari. En cuestión de unos pocos años, más del 40% de los Nahua había muerto. Como medida frente a la vulnerabilidad el Estado peruano estableció en 1990 la Reserva Territorial Kugapakori Nahua Nanti, en las provicias de Atalaya (Ucayali) y La Convención (Cusco).[3]

Sin embargo, en la actualidad, varias petroleras, entre ellas la española Repsol-YPF, operan en zonas donde viven indígenas tanto contactados como aislados, como los cacataibo, los matsigenkas, los mashco-piros y los nanti. El Gobierno de Perú continúa concediendo licencias de prospección, como la del proyecto gasístico Camisea.[4]

Indígenas aislados en situación de extrema vulnerabilidad viven en la provincia de Purús (Ucayali), en la región fronteriza con Brasil. Siete indígenas que pasaron la frontera y tomaron contacto pacífico con una comunidad de indígenas asháninka sedentarizada cerca del río Envira, en el estado occidental de Acre (Brasil), el 29 de junio de 2014, afirmaron que estaban huyendo de ataques violentos. Según un intérprete yaminahua, han sido atacados por madereros y narcotraficantes que operan en su territorio.[5] [6]

Indígenas aislados de Brasil[editar]

Según la Fundación Nacional del Indio de Brasil (FUNAI), la Amazonía brasileña podría ser el hogar de hasta 70 pueblos indígenas en situación de aislamiento. Estos grupos, pequeños y fragmentados, viven sobre todo en los estados de Rondonia, Mato Grosso, Acre, Amazonas y Maranhão. Muchas de estas comunidades son compuestas por los supervivientes del contacto anterior con foráneos, como los indígenas del estado de Acre, que descienden de aquéllos que lograron sobrevivir a la masacre provocada por la llegada de colonos durante la fiebre del caucho. Entre los indígenas aislados reportados se encuentran los piripkura y kawahiva de Mato Grosso y los korubos del valle del Javari (Amazonas).[7] [8]

Algunos de estos pueblos son nómadas y viven de la caza y la recolección, pero muchos otros son sedentarios. La mayoría de ellos están amenazados por la construcción de presas, la tala de la selva para dejar sitio a las grandes plantaciones y ranchos ganaderos o la industria maderera. Cualquier contacto con foráneos puede producir epidemias fatales.

El estado de Acre es el hogar de algunos de los pueblos indígenas no contactados: se estima que unas 600 personas pertenecientes a al menos cuatro grupos diferentes, viven en lo profundo de su selva. En 2010 FUNAI difundió las fotografías de una comunidad no contactada de Acre, junto con la que se pensó que era la primera grabación de la comunidad. Obtenidas desde una avioneta, mostraban a un indígena adulto y varios niños en huerto abierto en un claro del bosque, junto a las cabeceras del río Envira. El hombre sostenía una lanza de madera y el cuerpo pintado de rojo. El equipo de Meirelles ha encontrado en la zona huellas humanas, campamentos, refugios, restos de comida cocinada y de hogueras y huertos de yuca, palmeras, bananas y papaya.[9]

Indígenas aislados de Colombia[editar]

En la Amazonia colombiana viven también algunos pueblos y comunidades indígenas tras la llamada fiebre del caucho decidieron renunciar al contacto. Uno de ellos es el pueblo yurí de la cuenca del río Puré y la cabecera del río Bernardo, entre los ríos Caquetá (del que son afluentes los anteriores) y Putumayo. En 1969 los colonos los colonos y el ejército retuvieron una familia por unos días y luego la acompañaron hasta su maloca abandonada por sus parientes, donde los liberaron, sin que se tuviera nuevas noticias sobre ellos.[10] Con base en un vocabulario recolectado entre ellos por el sacerdote Antonio Font, pudo establecerse que su lengua es parecida a la de los yurí que mantuvieron diferentes contactos en el siglo XIX.[11] En 2010 el fotógrafo Cristóbal von Rothkirch tomó fotografías aéreas de malocas similares a la de los yurí retenidos en 1969, así como de otras de forma diferente.[12] [13]

Los nukak del Guaviare se rehusaron al contacto desde la época de las incursiones de los caucheros, hasta que presionados por la colonización se contactaron con los colonos en 1965, fueron contactados por misioneros y un grupo llegó a un poblado en 1988, a partir de lo cual las epidemias gripe los diezmaron.[14] [15] [16] Han sido también afectados por el desplazamiento forzado por la violencia en la región. Otros grupos aislados reportados, cuy existencia no ha sido confirmada, podrían aun sobrevivir en Colombia: los hurúmi'i (un segmento de los yucuna del Amazonas); un grupo del alto río Yarí (Caquetá), que podrían ser carijona; y un grupo al suroccidente del río Apaporis y su afluente el Ajaju, que podrían ser nukak.

¿Por qué se aíslan?[editar]

Muchas de las tribus que se definen como no contactados o pueblos aislados son en realidad sobrevivientes o descendientes de sobrevivientes de crueles atrocidades cometidas en el pasado. Masacres, epidemias y actos de violencia han marcado la memoria colectiva de estas comunidades que hoy intentan, por todos los medios, evitar el contacto con el mundo externo a su comunidad.

Muchos de los grupos aislados de la Amazonia occidental son descendientes de los pocos sobrevivientes de la época de la llamada fiebre del Caucho hacia fines del siglo XIX. En este período se exterminó el 90% de la población autóctona en una terrible secuencia de brutalidad y esclavitud por parte de las compañías que extraían y comercializaban el caucho.

Otros grupos son sobrevivientes de masacres más recientes. Los "cinta ancha", autóctonos de la Amazonia brasileña, han sufrido muchos ataques feroces, entre los años 1920 y 1960, como la tristemente célebre "masacre del paralelo 11" que tuvo lugar en el año 1963 en las fuentes del río Aripuanã donde operaba la compañía Arruda, Junqueira & Co. La masacre fue organizada por el responsable de la compañía, Antonio Mascarenhas Junqueira, para evitar que los nativos interfirieran en sus actividades comerciales. Uno de los responsables de la masacre fue juzgado y condenado a 10 años de cárcel en 1975, sin embargo salió libre ese mismo año. [17]

Oceanía[editar]

Nueva Guinea[editar]

Grandes zonas de Nueva Guinea y Papúa Nueva Guinea están inexplorados por científicos y antropólogos debido al terreno montañoso. Se cree que sobreviven 44 pueblos indígenas no contactados,[18] que se encuentran a lo largo de las siguientes regiones: Gusawi, Lengguru, Kokiri, Derewo, Teriku, Foja, Manu, Waruta y Brazza-Digul.

Australia[editar]

En 1984, aborígenes pintupi, que estaban viviendo una vida tradicional de cazadores-recolectores en el desierto de Gibson en Australia Occidental, se contactaron primera vez con personas de la sociedad australiana. Se cree que era el último pueblo indígena no contactado en Australia.[19] [20]

Asia[editar]

Los Jarawa[editar]

Se cree que los antepasados de los Jarawa y de otros pueblos indígenas de las Islas Andamán, en el Océano Índico, formaron parte de las primeras migraciones humanas exitosas fuera de África. Cientos de miles de colonos indios viven actualmente en las islas, y superan ampliamente en número a la población indígena.

Los Jarawa cazan cerdos y lagartos monitor, capturan peces con arcos y flechas y recolectan semillas, bayas y miel. Son nómadas y viven en grupos de 40 a 50 personas. En 1998, algunos de ellos empezaron a salir de la selva por primera vez para visitar poblaciones y asentamientos cercanos.

Los Jarawa se ven amenazados por la llegada masiva de colonos a sus tierras, facilitada por la construcción de una carretera que atraviesa su territorio. Los foráneos cazan ilegalmente los animales de los que los Jarawa dependen para sobrevivir, y además traen consigo enfermedades ante las cuales no tienen inmunidad. El turismo también se ha convertido en una seria amenaza. La organización en defensa de los derechos indígenas Survival International ha lanzado una campaña contra los touroperadores que llevan a los turistas a visitar la reserva Jarawa en una especie de “safari humano”.

Sentineleses[editar]

Los sentineleses habitan en la isla Sentinel del Norte, que hace parte del archipiélago de Andamán. Su población se estima en 250 personas. Su idioma propio es desconocido, pero los jarawa afirma que es distinto al de ellos. Rechazan cualquier contacto. Los científicos estiman que descienden de los primeros habitantes de la isla, que llegaron hace miles de años. encuentran. En los días siguientes al tsunami de 2004 un helicóptero sobrevoló a baja altitud su isla pudo comprobar que los sentileneses habían sabido resguardarse y habían sobrevivido y solamente apuntaron con sus lanzas al piloto, un un gesto significaba "No os queremos aquí".[21]

Véase también[editar]

Referencia[editar]

  1. Tagaeri, resistencia de un pueblo. Adriana Reyes y Fernando Villavicencio - Ecuador-Terra incógnita. Mayo de 1999
  2. Morir en la fe: Monseñor Labaka y Sor Inés Arango; El Universo, 15 de julio de 2012.
  3. Tabra, Sybila y Jorge Agurto (2013) Expansión de Camisea amenaza integridad del pueblo Nanti en aislamiento y contacto inicial; Servindi, 19 de julio de 2013.
  4. royecto gasístico Camisea; Survival International. Consultado el 31 de julio de 2014.
  5. “Ataques violentos” causaron la salida de indígenas aislados de sus tierras; Survival International. 21 de julio de 2014.
  6. Machado, Altino (2014) "Blog da Amazônia Exclusivo: Vídeo do 1º contato dos índios isolados com Funai no Acre" (en portugués); Blog da Amazônia, Portal Terra. Consultado el 30 de julio de 2014.
  7. Indígenas aislados de Brasil; Survival International. Consultado el 31 de julio de 2014.
  8. Encuentran nueva tribu en el Amazonas; eju! TV, 18 de agosto de 2013.
  9. Eede, Joanna "El refugio de los pueblos indígenas aislados"; Survival International. Consultado el 31 de julio de 2014.
  10. Castro Caycedo, Germán (1978) Perdido en el Amazonas. ISBN 958614651-0
  11. Echeverri, Juan Álvaro (2010) “Datos lingüísticos sobre los grupos aislados de la región del Puré”. Informe para Amazon Conservation Team. Bogotá.
  12. Salazar Gómez, Sania (2012) Indígenas yuri se resisten al “mundo blanco”; unPeriódico, Bogotá, 13 de octubre de 2012.
  13. Butler, Rhett A. (2012) Photos: Uncontacted Amazon tribes documented for first time in Colombia; Mongabay.com.
  14. Mondragón, Héctor (1994) "La defensa del territorio Nukak" en Antropología y derechos Humanos"; Memorias del VI Congreso de Antropología en Colombia: 139 a 155. Carlos Vladimir Zambrano editor. Bogotá: Universidad de los Andes. ISBN 958-95646-1-5
  15. Franky, Carlos; Gabriel Cabrera y Dany Mahecha (1995) "Demografía y movilidad socio-espacial de los Nukak". Bogotá: Fundación Gaia.
  16. Cabrera, Gabriel; Carlos Franky y Dany Mahecha (1999) Los nɨ̃̃kak: nómadas de la Amazonia colombiana. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. ISBN 958-8051-35-5
  17. Survival International (Italia), 2012 (en italiano)
  18. BBC: First contact with isolated tribes?; Survival International, 25 January, 2007.
  19. Batty, Philip (2006) Colliding Worlds: First Contact in the Western Desert 1932-1984. Carlton: Museum Victoria Publishing. ISBN 978-0975837009
  20. Thorley, Peter (2006) "Colliding worlds: first contact in the western desert, 1932–84"; reCollections 1 (2). National Museum of Australia.
  21. ¿La tribu más aislada del mundo?; Survival International.

Enlaces externos[editar]